Entradas etiquetadas como Tolupanes

INFORME FINAL DE MASACRE EN LOCOMAPA, YORO MARZO 2016 – Blog MADJ

INFORME FINAL DE MASACRE EN LOCOMAPA, YORO MARZO 2016

PAZ, JUSTICIA Y SOLIDARIDAD PIDE EL PUEBLO TOLUPÁN

El domingo 21 del pasado mes de febrero se perpetró una masacre más en la tribu San Francisco de Locomapa, en el caserío Cabeza de Vaca Número Dos, dejando al descubierto un nuevo frente de lucha territorial que se multiplica en prácticamente las 31 tribus tolupanes; motivado por el avance de múltiples frentes de colonización agrícola constituidas por masas cada vez mayores de familias campesinas pobres que desde varias regiones de Honduras están siendo expulsadas y huyen hacia las serranías más inhóspitas en busca de un pedazo de tierra para sobrevivir.

En el pueblo Tolupán han sido asesinados aproximadamente un centenar de indígenas sin que hasta ahora el Estado de Honduras haya hecho justicia en siquiera algunos de dichos crímenes. En la web de la secretaría de Etnias podía leerse que éste es el pueblo originario más martirizado de Honduras. Sin embargo, con el actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, al reducir este ministerio a sub secretaría se eliminó de la web tan flagrante afirmación martirial.

En este maremágnum de crímenes contra el pueblo Tolupán sobresale el caso especial de la tribu San Francisco de Locomapa, que con esta última masacre el número de personas asesinadas asciende a 17, de los cuales 11 han tenido lugar en el último lustro. Y, como en el resto de las tribus tolupanes, no hay un solo asesino que haya sido castigado o se encuentre guardando prisión por ello.

El domingo 21 de febrero aproximadamente a las 08:45 AM, fue acribillada una familia de campesinos pobres que hacía unos meses se había instalado en predios de la tribu San Francisco de Locomapa. Los campesinos e indígena asesinados son:

+ José Pantaleón Alvarenga Galdámez (padre),

+ Elvin Joel Palencia Fuentes (hijo),

+ Carlos Roberto Palencia Fuentes (hijo),

+ Nahún Alberto Morazán Sagastume (Yerno) y

+ Santos Filander Matute (indígena Tolupán).

Se trata, pues, de 5 personas asesinadas por una de las bandas de criminales que permanecen en la zona al servicio de terratenientes, madereros y mineros, a quienes se les contrata para hacer “limpiezas” de personas que resultan insoportables e indeseables para los intereses de los poderosos de Locomapa.

La familia martirizada provenía de la región occidental de Honduras y habían llegado a la zona de Locomapa el pasado 4 de enero para instalarse en una propiedad de 4 manzanas de tierra, con la intención de ampliarse un poco más.

Esta masacre deja al descubierto las continuas incursiones de masas campesinas extremadamente pobres que están siendo expulsadas hacia las fronteras agrícolas de los pueblos originarios para instalarse en sus territorios. Como ya lo señalamos, esta situación particular de Locomapa es común en el resto de los pueblos originarios de Honduras. Al igual que los tolupanes, los misquitos, Tawahkas y Pech han denunciado constantemente el avance de frentes de colonización agrícola constituidos por masas campesinas provenientes de diferentes regiones del país, particularmente de las zonas sur, occidente y el oriental departamento de Olancho; mientras que los Garífunas, Chortí y Lencas están siendo o ya han sido expulsados de gran parte de sus territorios por grandes terratenientes, empresarios forestales o inversionistas del sector turismo.

Una situación bastante incómoda para la tribu San Francisco de Locomapa

La enorme cantidad de conflictos sociales que están en curso en este momento en la tribu San Francisco de Locomapa hacen que esta situación se vuelva más crítica de lo que pudiera ser.

En primer lugar, San Francisco de Locomapa se encuentra en décadas de lucha en contra del saqueo de los bienes forestales de la tribu. La sangre ha sido derramada una y otra vez siempre que algún líder indígena Tolupán de Locomapa ha alzado su voz contra los saqueadores. Luis Soto Madrid, cacique de la tribu en la década de los ochentas, fue asesinado a machetazos el 1 de mayo 2002 por denunciar a empresarios deforestadores de los bosques de la tribu y sus cómplices al interior de la misma. Faustino Córdova, cacique de la tribu al momento de su asesinato, acaecido el 7 de septiembre del 2008. Se le arrebata la vida por defender el patrimonio forestal de la tribu. Antonio matute, residente en el caserío Pedregales, asesinado a machetazos el 22 de diciembre del 2011. Osman Matute Soto, residente en el caserío Pedregales, asesinado en junio del 2012 con arma de fuego. Carlos Roberto Romero, indígena del caserío Mezcales, asesinado el 22 de diciembre del 2012 con arma de fuego. Y desde el 2010 el empresario maderero Kenton Landa Uclés ha interpuesto denuncias criminales contra los tolupanes que se oponen al saqueo de sus bosques, contando para ello con el apoyo del ministerio público y la policía nacional[1].

El silencio se impone a los tolupanes cuando se trata de defender sus bienes forestales y aun así el pueblo Tolupán de Locomapa no claudica. En este momento al menos XX demandas de orden criminal han sido interpuestas por el MADJ y los tolupanes en los juzgados de Yoro y en Tegucigalpa.

En segundo lugar, San Francisco de Locomapa mantiene un conflicto abierto con los empresarios mineros que clandestinamente explotan los yacimientos de Antimonio, contando con un permiso local viciado de nulidad extendido por la Unidad Municipal Ambiental del municipio de Yoro[2] y la “vista gorda” de los guardias de seguridad de las postas policiales de Ocotal y La Habana. En algunos períodos pasan diariamente hasta 20 pick ups cargados de broza, custodiados por matones que “fusil al hombro” se desplazan continuamente en motocicletas dando seguridad a los vehículos que transportan el material. Mientras tanto, dejan las laderas de las montañas convertidas en descombros y las fuentes naturales de agua quedan severamente alteradas. Oponerse a este despojo le costó a la tribu San Francisco de Locomapa el asesinato de 3 indígenas: Ricardo Soto Fúnez, Armando Fúnez Medina y María Enriqueta Matute. Líderes indígenas de la tribu, pertenecientes al MADJ, asesinados el domingo 25 de agosto del 2013[3]. Y de esa fecha al 2015 ha habido otros  asesinatos vinculados a la misma problemática, entre los que sobresalen el asesinato de Luis Reyes Marcía, ocurrido el 5 de abril de 2015 y el asesinato del joven Erasio Vieda Ponce, que tuvo lugar el 18 de julio de 2015 . Por estos crímenes, el MADJ ha emprendido una acción en procura de justicia en contra del Estado de Honduras ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. La Comisión Interamericana de derechos Humanos ha dictado medidas de protección solicitadas al Gobierno de Honduras en un intento por detener el derramamiento de sangre indígena; intento frustrado hasta ahora por la falta de voluntad de las secretarías de Seguridad y Policía Militar quienes, estando tan apertrechados como nunca, les ha faltado voluntad real para dar captura a los asesinos que se pasean tranquilamente por los poblados de Locomapa.

En tercer lugar, la tribu San Francisco de Locomapa se encuentra en lucha por la defensa de las tierras tribales de vocación agrosilvopastoril usurpadas por grandes terratenientes de la zona que se han instalado en las mismas. Roy Varela es un terrateniente que ocupa tierras tribales en el sector de Buenos Aires, Suyatal y la quebrada San Jacinto. Sin embargo, el caso más emblemático ocurre con el General en condición de retiro de las Fuerzas Armadas de Honduras, Oscar Filander Armijo Uclés, que desde la pasada década de los ochentas del siglo XX subía a la tribu con camiones militares cargados de soldados con quienes procedió a cercar grandes extensiones de tierra, despojando de la misma a toda familia tolupán que encontraba a su paso[4]. La familia Uclés retiene bajo su control al menos 3 vastas extensiones de tierra: una hacienda entre el caserío El Zompopero, cerro Padre Vélez y borda El Esquinero; otra propiedad entre el volcán San Francisco y las comunidades indígenas de La Fortuna y El Terrero; y una finca extensa entre los cerros Jicarito, El Paragua y La Misión. No fue sino hasta el pasado mes de octubre de 2015 que, luego de destruir la choza de una familia Tolupán, despedazar sus sembradíos y amedrentarles como lo había hecho hasta entonces con muchas otras familias indígenas, el MADJ y los tolupanes pudieron sentar en el banquillo de los acusados a tan prepotente señor en los juzgados de Yoro.  En este momento el caso está en espera del veredicto final del juzgo y, mientras tanto, el General no puede acercarse a las comunidades de la tribu.

En cuarto lugar, la tribu San Francisco de Locomapa se encuentra resistiendo las incursiones agrícolas de innumerables familias campesinas provenientes de diferentes regiones del país. El área de mayor avance de la frontera agrícola en los territorios de la tribu se encuentra en el sector de El Sinaí, donde numerosas familias campesinas expulsadas de otras regiones del país llegan en busca de un pedazo de tierra para sembrar café y granos como el maíz y frijoles. Aunque las familias tolupanes suelen ser hospitalarias y atentas con los visitantes, no deja de preocuparles los flujos masivos y crecientes de ladinos desconocidos que al final, al desbrozar grandes extensiones de tierras, amenazan la existencia permanente de las fuentes de agua, de los bosques y de las limitadas fajas de tierras fértiles propias para plantíos agrícolas. Desde hace varios años y en repetidas ocasiones se han nombrado comisiones de la tribu que visitan las oficinas del Instituto Nacional Agrario, INA, el Instituto de Conservación Forestal, ICF, y el Ministerio Público, MP, para que ayuden a regular técnicamente este fenómeno social sin que hasta ahora alguna de tales instancias se haya preocupado por lo que está ocurriendo. Los 4 campesinos junto al Tolupán masacrados el pasado 21 de febrero pertenecen a una de tantas otras familias que han emigrado a la zona con la intención de hacerse de un pedazo de tierra para cultivarla y vivir de ella. La familia fue asesinada por una escuadra de matones que pululan en la región y se encuentran al servicio de los intereses de las familias poderosas que pretenden concentrar el mayor número posible de tierras, bosques y fuentes de agua del sector de Locomapa.

Un Estado que no responde

1.  El Estado incumple desde su institucionalidad. La situación expuesta indica que en este momento la tribu San Francisco de Locomapa es un escenario en el cual convergen tantos intereses; mezquinos unos (terratenientes, mineros y empresarios), de sobrevivencia otros (familias campesinas pobres) y de raigambre de pobladores y pobladoras nativos (tribu Tolupán); y, frente a esta realidad, el Estado de Honduras a través de sus instituciones se muestra parcializada e incapaz de hacer prevalecer la justicia y el Estado de derecho en la zona[5], de donde se advierte la emergencia de una situación caótica y perversa desigual que reporta jugosos dividendos a mineros, madereros y terratenientes mientras que a los tolupanes y las familias ladinas marginales solo les corresponde poner las víctimas.

2.  El Estado incumple ante la OEA. El Estado de Honduras ha sido emplazado desde hace dos años por la Comisión Interamericana de derechos Humanos de la OEA para que capture las bandas de sicarios que operan en la zona, enjuicie a los actores materiales e intelectuales de los crímenes cometidos contra tolupanes y proteja, por lo pronto con la implementación de medidas precautorias, a la población Tolupán. Hasta ahora el Estado ha sido incompetente.

3.  El Estado incumple ante la OIT. Desde otra perspectiva, el Estado de Honduras ha sido incapaz de cumplir con los compromisos contraídos en el marco de la adopción del Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas. En este momento el MADJ y el pueblo Tolupán han demandado al Estado de Honduras ante la OIT por el incumplimiento de dicho convenio en lo que respecta al pueblo Tolupán, enfatizando en los derechos sobre sus territorios y bienes naturales y el derecho que asiste al pueblo Tolupán a decidir sobre sus medios de vida en la forma de consulta libre, previa e informada[6].

 justicia, paz y dignidad para Locomapa y Honduras

Los tolupanes y tolupanas miembros del MADJ y constituidos como Consejo Preventivo de la tribu San Francisco de Locomapa y el MADJ en general, haciendo causa común, frente a esta masacre nos posicionamos de la siguiente manera:

1.  Condenamos la masacre perpetrada contra la familia ladina campesina y un indígena Tolupán en el caserío Cabeza de Vaca Número Dos.

2.  Presentamos nuestro pésame y solidaridad a las familias enlutadas, a la vez que les animamos a continuar luchando por la defensa justa de la tierra y los bienes naturales que nos regalan la vida.

3.  Llamamos a todas las tribus tolupanes a unirse aún más y crear una sola y efectiva estrategia común de defensa de sus territorios y bienes naturales.

4.  Exigimos al Estado que de una vez por todas asuma el restablecimiento de la paz con justicia y dignidad en el sector de Locomapa. Y ello no se logrará si el Estado se hace representar en el departamento de Yoro a través de funcionarios coludidos con la injusticia, parcializados a favor de los intereses de los poderosos y ciegos ante los vejámenes que tienen que vivir los indígenas y los pobres en general.

5.  Agradecemos el acompañamiento y la solidaridad mostrada al pueblo Tolupán de Locomapa y al MADJ por organismos de derechos humanos, agencias de cooperación, instituciones y movimientos populares nacionales e internacionales ante la situación de dolor, caos e incertidumbre generados por la masacre de gente inocente. Gracias, una vez más, por hacernos sentir su hermandad.

San Pedro Sula, Cortés. Honduras, C.A.

7 de marzo de 2016

Juan Antonio Mejía Guerra

Coordinador Nacional de Educación

MADJ


[1] Causa penal 30-2010. Se acusó a los indígenas tolupanes por el delito de “Obstaculización de ejecución de plan de manejo o plan operativo aprobado por el Instituto de Conservación Forestal”. Dicho plan fue aprobado por el Estado violentando el derecho del pueblo Tolupán a la consulta libre, previa e informada. Otro ejemplo es la Causa Penal 02-2012 incoada por el empresario maderero Kenton Gerardo Landa Uclés en contra de los indígenas tolupanes, contando con el apoyo de la Policía Nacional de Yoro para capturar a los dirigentes indígenas.

[2] Los permisos otorgados en claro acto de abuso de autoridad fueron firmados unos por el alcalde municipal y otros por el coordinador de la Unidad Municipal del Ambiente, Ing. Medardo Varela Bustillo.

[3] Expediente 90-13 del Juzgado de Letras Seccional de Yoro.

[4] El 5 de septiembre de 2014 el MADJ y la última familia Tolupán en proceso de despojo de sus tierras y demás bienes naturales procedieron a interponer denuncia ante el Juzgado, la cual fue registrada bajo el expediente 82-14. Sin embargo no fue sino hasta el 20 de octubre de 2015 que el ex general de las FFAA compareció ante el juzgado y se le tomó la declaración de imputado.

[5] Por ejemplo, el Estado desde el Instituto de Conservación Forestal otorgó el Plan de Manejo Forestal BP-YI-004-19994-11 y el Plan Operativo ICF-Y-309-2009 a empresarios forestales para que explotaran los bosques de la tribu San Francisco de Locomapa sin el consentimiento de la asamblea de la tribu.

[6] Mejía Guerra, J. A. y Fernández Guzmán, V. et alt (2015). Violación de derechos humanos de los pueblos indígenas en Honduras: El caso del pueblo Tolupán. MADJ, FUNDAMBIENTE, CUTH. La denuncia fue presentada el 2 de noviembre de 2015 ante la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones, CEACR, de la OIT. Y fue formalmente recibido el 9 de diciembre de 2015.

Origen: INFORME FINAL DE MASACRE EN LOCOMAPA, YORO MARZO 2016 – Blog MADJ

, , ,

Deja un comentario

CIDH condena asesinato de integrantes del pueblo indígena Tolupán en Honduras

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato de cinco integrantes del pueblo indígena Tolupán en Honduras y de la comunidad de San Francisco de Locomapa. Uno de los indígenas asesinados fue Santos Matute, integrante del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) y beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la CIDH. La CIDH urge al Estado hondureño a conducir de manera inmediata y dentro de un plazo razonable una investigación de oficio, orientada al esclarecimiento de las circunstancias en que ocurrieron estas muertes y a sancionar a los responsables materiales e intelectuales.

Según información recibida por la CIDH, el 21 de febrero de 2016 en San Francisco de Locomapa fueron asesinados Nahún Alberto Morazán, Roberto Carlos Palencia, José Alvarenga, Elvin Joel Alvarenga y Santos Matute, todos integrantes del pueblo indígena Tolupán. Mientras que cuatro de ellos perdieron la vida al instante, Santos Matute fue trasladado con heridas de arma de fuego al Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, donde falleció el 22 de febrero. Santos Matute era beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la CIDH desde 19 de diciembre de 2013 en razón de las amenazas, hostigamientos y hechos de violencia contra integrantes del MADJ debido a su labor en defensa de los recursos naturales de los pueblos indígenas en el sector de Locomapa, departamento del Yoro.

En su informe sobre la situación de derechos humanos en Honduras, publicado el 18 de febrero de 2016, la CIDH analizó con preocupación la situación de riesgo del pueblo indígena Tolupán debido a la ejecución de proyectos de explotación minera y represas hidroeléctricas sin un adecuado proceso de consulta previa, libre e informada. El informe indica que 17 integrantes del pueblo Tolupán han sido asesinados en los últimos años sin que se haya investigado de forma debida estos crímenes. La CIDH recuerda que los pueblos indígenas tienen derecho a gozar del control efectivo de sus tierras y a verse libres de interferencia de personas que pretenden tomar control de sus territorios mediante el uso de la violencia. Los Estados también se encuentran obligados a prevenir y luego proteger a los pueblos indígenas afectados de estos actos violentos cuando ocurren en el marco de conflictos territoriales. Que haya una medida cautelar vigente de la CIDH quiere decir que las autoridades estatales estaban informadas de la situación de riesgo grave inminente en que estaba la persona, por lo cual resulta particularmente preocupante que no se hayan adoptado las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas protegidas por la misma.

La Comisión Interamericana insta al Estado hondureño a investigar sin dilación y con debida diligencia estos asesinatos, y a juzgar y sancionar a las personas responsables de forma pronta. La Comisión reitera que los actos de violencia y otros ataques contra las defensoras y los defensores de derechos humanos no sólo afectan las garantías propias de todo ser humano, sino que atentan contra el papel fundamental que juegan en la sociedad y sume en la indefensión a todas aquellas personas para quienes trabajan.

En este sentido, la Comisión urge a las autoridades competentes a seguir todas las líneas lógicas de investigación, incluyendo la posibilidad de que estos asesinatos hayan estado motivados por las actividades de estos líderes indígenas como defensores de derechos humanos. La CIDH a su vez insta al Estado hondureño a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que las y los defensores de derechos humanos puedan realizar sus actividades de denuncia, acompañamiento y protección, libres de ataques u actos de violencia que pongan en riesgo su vida, su integridad y su seguridad. También urge al Estado de Honduras a adoptar medidas inmediatas para proteger la vida e integridad de los integrantes del pueblo indígena Tolupán, sus líderes y defensores, respetando su identidad cultural, perspectiva y concepción de derechos, con miras a evitar la repetición de estos hechos.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No. 028/16

https://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2016/028.asp

, , , ,

Deja un comentario

Estado de Honduras con los brazos cruzados mientras continúa asesinato de Tolupanes a pesar de medida cautelar de la CIDH

Denuncias

Origen: Estado de Honduras con los brazos cruzados mientras continúa asesinato de Tolupanes a pesar de medida cautelar de la CIDH

, ,

Deja un comentario

General Finlánder Armijo Uclés enfrenta juicio por violar derechos humanos de familia Tolupán

El general del ejército hondureño Oscar Filánder Armijo Uclés, compareció este día ante el Juzgado de Letras de lo Penal de la ciudad de Yoro, Yoro, luego de haber sido acusado como responsable de los delitos  de Daños, Amenazas y Allanamiento de Morada, en perjuicio de  Darling Ermilio Soto y David Paz, miembros de una familia Tolupán de la Tribu de San Francisco de Locomapa, del departamento de Yoro, según informó a través de un comunicado el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, MADJ.

Armijo Uclés está señalado como uno de los responsables de violaciones a los derechos humanos en la década de los ochenta, cuando en Honduras se implementó por los Estados Unidos la Doctrina de la Seguridad Nacional. Sin duda la impunidad de la que goza le ha animado a volver a las andadas y lo hace contra la tribu tolupán que no tiene acceso a la justicia por la discriminación que sufre desde el Estado de Hondura, s a través de los diferentes operadores de justicia que se confabulan contra este tipo de acciones.

El militar junto a varios hombres que portan fusiles de asalto, en varias ocasiones ha irrumpido en la vivienda de la familia Tolupán; ha destruido su casa, sus cultivos, les ha apuntado con sus armas y les ha ordenado abandonar la zona, bajo amenaza de matarles si no lo hacen.  El acusado reclama como suya la tierra en la que la familia cultiva sus alimentos para sobrevivir y ha construido su humilde vivienda. Por su parte, las victimas aseguran que su casa y cultivos están dentro del territorio del título ancestral de la tribu, el cual data de 1864.

Al finalizar la audiencia este 05 de octubre, al militar se le impusieron cuatro medidas cautelares: a) Presentarse cada 15 días ante la secretaría del Juzgado; b) Prohibición de salir del país; c) prohibición de concurrir al lugar de los hechos; y, d) Prohibición de comunicarse con las víctimas. La siguiente audiencia (la audiencia inicial) fue convocada para el 04 de noviembre de 2015, a las 9 y 30 de la mañana. El equipo legal del MADJ junto a la Fiscalía de Etnias, actúan como parte acusadora en el proceso.

Antecedentes de las acciones del militar contra familia

Este es el contenido de un pronunciamiento del MADJ, emitido en junio del año pasado y que describe las atrocidades cometidas por el militar:
El   9 de Junio del año pasado, alrededor de las 10 de la mañana,  el ex general  Finlander Armijo Uclès llegó a la casa de habitación del indígena tolupán  Santos Antonio Córdova y María Idalia Soto en la comunidad de El Terrero, Locomapa, Yoro,  rodeando la casa diciendo que pararan  cualquier actividad de trabajo, y  destruyendo  las pertenencias de la familia indígena, desapareciendo material de construcción y destruyendo cultivos  de plátanos y café.

Pero eso no fue todo, Armijo Uclès violentó psicológicamente a tres niños y un joven,

hijos de Antonio Córdova, quienes se encontraban solos en la casa de habitación,  recibiendo la amenaza que el día 10 de Junio  llegaría a destruir completamente la casa porque era su propiedad.  Ante lo cual, los hijos de Córdova se vieron obligados a salir  corriendo temerosos,  a avisar de lo sucedido a la comunidad, ya que el ex general Armijo Uclès llegó con pistola en mano y guardaespaldas a realizar persecución a la familia indígena que se encuentra desplazada actualmente.

Las agresiones se realizan por segunda ocasión  a la familia tolupán quienes defienden su legítimo derecho a la tierra que pretende ser arrebatada por el ex general, terrateniente que ha acaparado tierras tribales del pueblo  tolupán y que desde 1980 viene amenazando a las comunidades indígenas, según un pronunciamiento divulgado por el MADJ el 10 de junio de 2014.

El conflicto vuelvió a manifestarse porque la familia Córdova ha defendido su derecho a  la tierra puesto que les pertenece, ya que son originarios de la zona. En cambio, la familia Armijo Uclès ha llegado a la zona del pueblo tolupán a  apoderarse de los bienes naturales, tierra, bosques y minerales, los cuales pertenecen a los indígenas por ser pueblos originarios, respaldado internacionalmente por el Convenio 169

de la OIT.

El  indígena Santos Antonio Córdova  es uno de los indígenas beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y el Estado hondureño está en la obligación de velar por la integridad humana de su persona, brindando protección por su situación de riesgo en defensa de los bienes naturales, ante  acaparadores que violentan a los pueblos indígenas empobrecidos  por la histórica corrupción y despojo de sus riquezas, en un modelo Neoliberal que les somete y aniquila.

“Denunciamos al Estado hondureño  por  darle larga a las denuncias  presentadas por el pueblo tolupán y no atender las amenazas de las que son víctimas, para no lamentar más situaciones trágicas como el asesinato de 3 compañeros indígenas ocurrido en agosto del año anterior, triple crimen por el que las autoridades no  han capturado a los responsables que se mantienen transitando  en la zona. Además, el Estado continua  sin responder eficientemente al cumplimiento de medidas cautelares”, señalaba el MADJ en ese momento.

Por lo que, el pueblo tolupán organizado en el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia se mantiene en pie de lucha defendiendo su derecho a  la autodeterminación de los pueblos y defensa de los bienes naturales que por derecho ancestral y natural les corresponde.

http://www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/en/contexto/item/1025-general-finlander-armijo-enfrenta-juicio-por-violar-derechos-humanos-de-familia-tolupan

, , ,

Deja un comentario

Justicia para sus mártires exige pueblo tolupán

En exigencia de una investigación que lleve a los responsables de la muerte de al menos  100 mártires defensores de su territorio ancestral, se movilizaron este miércoles 30 de septiembre de 2015 las representaciones de 31 tribus que representan al pueblo tolupán en la zona central del departamento de Yoro, informó el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ).

La movilización comenzó a inmediaciones de la sede de la Federación de Tribus Xijaques de Yoro (FETRIXI) y se trasladaron hacia las sedes el Ministerio Público, el Instituto Nacional Agrario (INA) así como al Instituto de Conservación Forestal (ICF) y la alcaldía municipal en aquella ciudad, detalló la información proporcionada por el MADJ.

Al Ministerio Público se trasladaron con la finalidad de exigirle una pronta investigación que lleve a la condena de los autores materiales e intelectuales de los asesinatos de los mártires del pueblo tolupán, mientras que condenaron las acciones de las autoridades del INA por favorecer con la entrega de parte de sus tierras a ganaderos, terratenientes y políticos tradicionales, desconociendo el carácter de territorio ancestral que les  corresponde a las tribus.

Mientras que tanto al ICF como a las autoridades municipales de la ciudad de Yoro, las y los miembros de las tribus tolupanes le reprocharon las acciones de complicidad que tienen estas con empresarios  de la minería y de la madera ya que con su aprobación han dado paso a las concesiones para la explotación de minas, bosques y ríos sin la consulta y aprobación de los pobladores y las pobladoras, en una clara violación al convenio nro. 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) referente al derecho que tienen los pueblos indígenas y originarios a la consulta y la decisión sobre temas vinculantes a sus territorios.

El MADJ culminó la jornada con una actividad artística en el centro comunal de la tribu de Playa Grande en conmemoración de esta fecha en honor a Vicente Matute, uno de los 100 mártires defensores de los derechos del pueblo tolupán quien fuera asesinado hace exactamente 30 años.

Dignidad y justica para pueblo tolupán

De manera oficial el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia a través de un comunicado exigió a las autoridades competentes el esclarecimiento de los asesinatos de 100 líderes y lideresas de las diferentes tribus del pueblo tolupán.

La organización hizo un llamado al cese de la impunidad que impera en los operadores de justicia en el departamento de Yoro, lo cual hace posible que los responsables de la muerte del centenar de miembros del pueblo tolupán continúen en libertad.

Este es el comunicado integro del MADJ en relación de la exigencia de justicia para el pueblo tolupán:

El Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia en el pueblo tolupán, haciendo uso de nuestro legítimo derecho a la protesta pacífica, demandamos de una vez por todas que se castigue a los asesinos materiales e intelectuales que año tras año vienen asesinando indígenas a vista y paciencia de las autoridades corruptas, de un gobierno cómplice con los asesinos.

Son cerca de 100 tolupanes que han sido asesinados en las últimas décadas y a ninguno de ellos se les ha hecho justicia. Las acciones de las autoridades judiciales y el ministerio público demuestran una clara falta de interés en establecer las responsabilidades criminales con lo que, lejos de amedrentar a los asesinos y sicarios, más bien los alientan a seguir matando gente inocente.

tolupa2

Los asesinos y sicarios del pueblo tolupán se sienten sabedores que nunca irán presos mientras existan jueces y fiscales corruptos; pero el pueblo tolupán ha decidido levantarse y caminar hacia el sol de la justicia para dignificar a sus mártires indígenas, coronándolos con la gloria de su resurrección en las entrañas más profundas de nuestras tribus.

En nuestros ríos resplandece la pureza del alma tolupán que se resiste a ser comprada o humillada. En nuestros pinares y bosques el viento resopla cada día con el aliento de cada uno de nuestros mártires, a quienes se les ha arrebatado la vida por cuidar de nuestro pueblo. Cada día abonamos con nuestros sudores los suelos de la madre tierra que hemos heredado de los mártires. Por eso estamos de pie y gritamos sin cesar que nuestros mártires están más vivos que nunca y no los olvidaremos jamás.

De pie y con valor exigimos justicia a los funcionarios corruptos que han asaltado nuestra patria hondureña, porque en el sueño libertador de Francisco Morazán y demás héroes  están contenidas las esperanzas de los pueblos indígenas por vivir libres, con dignidad y con justicia para todos y para todas.

Las balas asesinas no nos van a callar nunca más. Cada indígena asesinado levanta un ejército tolupán en lucha fiel porque se haga justicia a nuestros mártires. Cada funcionario corrupto que intente despojarnos de nuestros territorios conocerá un pueblo de 31 tribus indignadas, unidas para defender los 5 mil años de existencia en nuestros territorios. Cada empresario perverso que intente despojarnos de nuestros bienes naturales será rechazado porque la vida ni se vende ni se compra; y la vida tolupán es un milagro divino que se nutre del agua de nuestros manantiales, de la brisa suave que nos visita cada día desde las alturas, de la tierra que alegremente nos sustenta. No vendemos la vida ni dejaremos que nos la arrebaten.

Al pueblo hondureño,

A los demás pueblos indígenas y afrodescendientes,

tolupa3

Les decimos que nuestras luchas y nuestros sueños como pueblo tolupán encarnan las luchas y sueños de todos ustedes. Nos solidarizamos con los hombres y mujeres que se indignan ante tanta corrupción, nos unimos con los hombres y mujeres que sueñan con una Honduras donde todos y todas vivamos con dignidad.

Por nuestra tierra y sus elementos,

Por los bosques y montañas,

Por nuestras aguas y vertientes,

Con nuestra mano en el corazón y de rodillas ante el altar de nuestros mártires juramos que no descansaremos hasta que se haga justicia y se nos garantice una vida en paz y libertad, en justicia y dignidad para todas las tribus tolupanes.

Yoro. 30 de septiembre de 2015

Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia en el Pueblo Tolupán

http://www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/en/contexto/item/1019-dignidad-y-justicia-para-los-martires-del-pueblo-tolupan

, ,

Deja un comentario