Entradas etiquetadas como Organización Mundial de la Salud (OMS)

OMS: Honduras entre los países con escasa inversión en Salud

la Organización Mundial de Salud(OMS) indica que Honduras es el país que menos invierte en el sistema sanitario.

Origen: OMS: Honduras entre los países con escasa inversión en Salud

,

Deja un comentario

Honduras: Una sociedad en diáspora por la conflictividad y violencia

Honduras es uno de los países más violentos del mundo según el Índice de Seguridad Pública en América Latina, actualmente con una tasa de 66 homicidios por cada 100 mil habitantes. Para la OMS la tasa es de las más altas en un país que no está en guerra declarada. Pero la guerra en Honduras es silenciosa y se ensaña con las personas más empobrecidas. Las ciudades más violentas casualmente fueron creciendo por la llegada de migrantes que del campo huyeron a la ciudad por el poco acceso a la tierra y a créditos para producir, además del abandono estatal.

San Pedro Sula, al norte de Honduras es llamada la capital del crimen, y Tegucigalpa le sigue con un alto número de homicidios. La Ceiba en el atlántico y El Progreso, Yoro que también son consideradas ciudades con mayor desempeño económico, siguen aumentando en homicidios y otros tipos de violencias.

Para contextualizar partimos de una de las miles de historias que suceden en los barrios y comunidades de estas ciudades, muchas de estas denominadas “zonas calientes”. En El Progreso, Yoro existe control de maras, pandillas y bandas ilícitas dedicadas al narcotráfico y al robo de vehículos. En una zona controlada por bandas criminales vivía Miguel, un joven de 23 años que a los 16 formó una familia a la orilla de una quebrada que pasa por esta zona de la ciudad. Miguel trabajaba como conductor de un empresario, ese era el sustento de su familia. Cuando Miguel ya tenía un hijo de 6 años y una de 3 sufrió un atentado. El vehículo en el que él transportaba a su jefe y su familia fue interceptado por tres hombres armados con una clara intención de secuestro, según cuenta Miguel. Dispararon al vehículo y Miguel atropelló a uno de los criminales.

Desde entonces su vida cambió. Al vivir Miguel en una zona conflictiva, en una casa muy vulnerable, el miedo creció. Vivió persecución por parte de los delincuentes hasta que un día decidió migrar hacia Estados Unidos con su esposa y dos pequeños.

Dos de sus hermanos se habían marchado hace unos años y ya estaban establecidos en Estados Unidos y le ayudaron económicamente para que partiera. Miguel le dijo a su madre que no llorara su partida, que eso era mejor a terminar en el cementerio, porque ya en Honduras ese era su destino más cercano.

Así huyó Miguel con su esposa de 23 años y sus pequeños hijos.

Tomaron un bus hacia Guatemala y de Guatemala a Méjico. Iban con un guía. Cuando subieron al último bus que los llevaría a frontera de Méjico con Estados Unidos, agentes del Instituto Mejicano de Migración subió al bus y pidió papeles a Miguel y a su niño de 6 años. La niña y la madre no fueron descubiertas.

Allí terminó esa lucha por sobrevivir para Miguel. Su esposa y su niña de 3 años siguieron el camino mientras que él y el pequeño de 6 fueron detenidos y puestos en varios centros de detención en Méjico durante 15 días hasta ser deportados.

Miguel regresó a su barrio controlado por la violencia. El pequeño regresó a su escuela con demasiadas heridas y ahora le pide a su papá que lo intenten de nuevo porque extraña a su hermanita.

La migración ha cambiado a la familia hondureña, las ha dividido y reconfigurado. La familia de Miguel lo vivió cuando sus dos hermanos salieron del país a buscar una vida mejor dejando hijos al cargo de las abuelas. Ahora la familia lo sufre más al verse partida en dos tras fronteras que se hacen impenetrables y la situación de violencia y pobreza que sigue vigente en el país de origen.

Así como Miguel hay miles de personas que se desplazan forzosamente de sus comunidades, muchas veces en primera instancia a otras ciudades y luego dan el salto al norte.

Representantes de las Agencias de las Naciones Unidas, la Agencia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos y otras  organizaciones que integran la Comisión Interinstitucional para la Protección de las Personas Desplazadas por la Violencia, desarrollaron un levantamiento de información primaria sobre desplazamiento forzado por violencia en Honduras.

La investigación se realizó en un periodo de cuatro meses, en veinte municipios a nivel nacional, con una representatividad del 60 y 70 % de la población en Honduras.   En esta destaca que al menos 1 persona de cada familia de las 34 mil familias encuestadas ha migrado dentro y fuera del territorio nacional a causa de la violencia, sumado a esto en un 4%  todos y todas los desplazados manifiestan no querer regresar a su lugar de origen y buscar otro lugar donde vivir sea dentro o fuera de Honduras.

Los datos de más alta densidad en violencia e inseguridad que promueve el desplazamiento forzado se ubican en los departamentos de  Colón, Cortés y Atlántida, en estas zonas según el reporte también hay gran movimiento del crimen organizado y conflictos territoriales por agro industria, turismo e industria extractiva.

“El desplazamiento forzado es una problemática que día a día se agranda,  en Centroamérica, el crimen organizado y otras situaciones de violencia son fenómenos que han afectado la seguridad, en el CIPRODEH  a diario recibimos denuncias de situaciones que están provocando que las familias se desplacen”, detalló Ian Quiroz, coordinadora del Proyecto Asistencia y Atención a personas del interés del ACNUR en Honduras,  del CIPRODEH.

Entre tanto , Paola Bolognesi representante de la ACNUR refirió que en Honduras el fenómeno del desplazamiento no es masivo, sino que se da gota a gota, ya sean familias o personas, porque de esa forma pasan desapercibidos.

“El desplazamiento ocurre tanto en la zona urbana como en la rural, para el 2009 la cifra de solicitud de asilos de hondureños era de 1500 personas y en el 2013 fue de 4000, siendo Estados Unidos y Canadá los países donde hay más solicitantes”, explicó Bolognesi.

Las historias que el ACNUR ha conocido a través de emigrantes retornados al país evidencian que tanto adultos como niñas y niños antes de salir del país, fueron desplazados por la violencia en más de una ocasión. La migración en estos casos constituye un mecanismo de  protección a la vida, la libertad, seguridad y la integridad física.

Unas 19 mil personas que han huido de Honduras, Guatemala y El Salvador por la violencia se han refugiado en Costa Rica y países de América del Norte, según ACNUR. El representante de esta oficina de Naciones Unidas para Centroamérica, Fernando Protti, indicó que desde hace tres años trabaja en los tres países centroamericanos con la población que se desplaza huyendo de la violencia y que ha logrado que sean recibidos en otros países como refugiados.

Honduras sigue en los peores puestos de las listas mundiales. San Pedro Sula, al norte de Honduras, por cuarto año consecutivo se impuso como la ciudad más violenta del mundo. Le siguen llamando la “capital mundial del crimen”, con una tasa de 171.20 homicidios por cada 100 mil habitantes. San Pedro Sula ha sido escenario frecuente de buena parte de las 80 masacres que en 9 meses se perpetraron en Honduras.

“Se registran 282 víctimas en 79 escenas de homicidios múltiples y se han incrementado cuatro eventos en relación al año anterior donde se contabilizaron 75 hechos en el mismo periodo de tiempo”, expresó Migdonia Ayestas a medios nacionales hace dos meses cuando presentó estas cifras sangrientas.

Actualmente en Honduras funcionan 14 fuerzas de seguridad del Estado diferentes, tanto que en muchos casos no trabajan coordinadas. El experto en temas de seguidad, Joaquín Mejía asegura que hay dos elementos con el tema de seguridad que marcan la línea del actual gobierno: la militarización y la privatización de la seguridad. En 2015, de acuerdo a la ONU, en Honduras existen entre 70 mil y 150 mil guardias de seguridad frente a 12 mil policías. Un guardia por cada 103 habitantes, pero solo 1 policía por cada 1103 habitantes. Se ha demostrado que la depuración policial ha sido un fracaso, con millones de lempiras invertidos para apenas 7 expedientes de policías enviados al poder judicial. En teoría se han depurado más de 2 mil policías, pero alrededor de 1000 siguen en la policía trabajando aun cuando no salieron bien evaluados en el proceso.

Mejía asegura que la ciudadanía sigue clamando por seguridad, sin embargo las estrategias de seguridad del gobierno son erróneas.

“Se debe reconocer que en cuanto a golpes contra el narcotráfico  hubo avances importantes, el acuerdo de extradición con Estados Unidos por ejemplo, sin embargo hay que recordar que una verdadera política de seguridad debe tener cobertura en las diversas violencias que se viven en las calles. Cuando existen esos niveles de inseguridad, lo que tenemos es una ciudadanía de baja intensidad, con miedo a retomar el espacio público como parte de la cultura democrática. El estado de derecho no puede combatir el crimen utilizando los mecanismos de los criminales o reduciéndose a criminales, en ese sentido existen los mecanismos democráticos que son a través de políticas públicas integrales, que tengan continuidad, con normativa adecuada, un presupuesto adecuado pero lo que vemos es la tasa de seguridad que en un 70% va para los militares, sin fortalecer la investigación y la aplicación de justicia”, explicó.

Y el que la militarización no ha funcionado como política de seguridad pública se expresa en los muchos ciudadanos y ciudadanas salen de sus comunidades, barrios o colonias debido a los hechos criminales que ocurren, muchos desplazados y amenazados por maras, crimen organizado o narcotráfico. Y el círculo continúa ya que en toda la ruta del migrante los peligros son constantes.

Alberto Xicontencatl de la casa del migrante en Saltillo, Coahuila en Méjico cuenta que toda la ruta del migrantes es controlada por carteles de la droga, “en esta zona los Zetas y el cartel del Golfo son quienes secuestran, matan y obligan a los migrantes a trabajar en actividades ilícitas”.

La Casa del Migrante constantemente recibe denuncias por el secuestro de migrantes, y como grupos criminales piden hasta 3 mil dólares por su liberación, eso es únicamente el inicio de la odisea que enfrenta la población en tránsito, según Xicontencatl.

Alberto Xicontencatl, concluye diciendo que no existe la capacidad de alentar la migración, ni mucho menos decirle a la gente que deje su lugar de origen. Lo que sí se debe advertir son los peligros que existen en la ruta migratoria.

“Ahora pasar la frontera sur de Méjico es aún más complicado, se siguen poniendo muros para evitar el tránsito de gente, lo que expone más la vida de los migrantes y de las migrantes. Y es ante esta realidad que alentamos a los gobierno centroamericano y especialmente al mejicano y estadounidense a respetar los derechos de la población en tránsito, y crear estrategias para comenzar a brindar oportunidades a la ciudadanía para evitar que migre buscando oportunidades de sobrevivencia que son negadas en sus países de origen”, concluyó.

VIOLENCIA TERRITORIAL

Pero la violencia en Honduras no es tan fácil de identificar ni analizar porque los actores son diversos y los contextos grises. Honduras, a pesar de su riqueza natural es uno de los países más desiguales del mundo.

El desglose de la distribución de los ingresos indica que el 10 % más rico de la población obtiene un 39 % de los ingresos del país, mientras que el más pobre recibe un 11 %. Honduras es el segundo país más pobre del continente americano, con un Producto Nacional Bruto (PNB) per cápita de 1,000 dólares aproximadamente. Y a la par de esta pobreza, tres de los doce millonarios más importantes de Centroamérica están en Honduras, según una publicación de la revista mexicana especializada Forbes Latinoamérica.

Los valles más ricos y sus costas permanecen en constante conflicto por su ubicación estratégica para el trasiego de drogas, pero también por el acaparamiento de tierras por un grupo de empresarios y la explotación que estos hacen de las tierras con los monocultivos y el control territorial a través  de la violencia. La ley del más fuerte predomina porque es claro en Honduras que el abandono estatal es más notorio en las zonas más ricas en bienes naturales. En estos valles, costas y montañas las instituciones del Estado apenas hacen asomo, en muchas comunidades las familias deben mantener las escuelas, las ONG´s han llegado a instalar servicios básicos como agua potable o letrinas. Esto ocurre en mayor número de casos con poblaciones indígenas y garífunas que conforman una minoría de población, el 13% de la población total del país, pero que llevan cientos de años resistiendo y sobreviviendo en la precariedad.

En Honduras cuando la industria extractiva quiere instalarse encuentran esta falta de Estado y agudiza los conflictos. Las zonas más ricas en recursos naturales son paradójicamente las más empobrecidas. Las personas en estas zonas no tienen acceso a sus derechos básicos: salud, educación, agua potable, energía, y viven relegados para no ser capaces de administrar esos recursos, para no tener el poder de sus comunidades.

Cuando llega la gran industria, promovida por el Estado, la premisa es que generará empleo y desarrollo, hasta la evolución de las culturas, pero ni siquiera el empleo es posible porque la excusa es que “no hay mano de obra calificada”, quizá terminen siendo los pobladores esclavos de las empresas, haciendo el trabajo más precario a bajo costo. Esto lo protagoniza la industria minera, la industria del turismo, la agroindustria, etc. Al negar derechos fundamentales y servicios básicos inmediatamente se le niega a la población el poder de administrar sus recursos naturales, de producir y todo es un ciclo.

Cuando las comunidades se resisten vienen los conflictos territoriales que desembocan en migración forzada a la ciudad o al extranjero, violencias que muchas veces terminan en homicidios y más pobreza. Un par de familias logran obtener un buen nivel de vida porque las empresas terminan siendo el Estado (les ponen hospital, seguridad, energía), el “compromiso” hace que en muchos casos la gente le de la salud y la vida misma a estas empresas.

Nahun Lalin de la Organización Fraternal Negra lo vive en carne propia. Él es maestro en La Ceiba y en los últimos dos años ha notado el aumento de niños y niñas que abandonan la escuela porque se van hacia Estados Unidos con sus madres, mayormente. Hay un aumento en las migraciones en las comunidades garífunas y líderes comunitarios catalogan esto como un tercer destierro que ha sido fríamente calculado por los gobiernos neoliberales que respaldan los planes para el desarrollo que generan riqueza a unos pocos empresarios y trasnacionales.

“Primero comenzaron quitándonos el idioma, porque el garífuna solo se enseña en casa, no hay nada escrito y en las escuelas hasta hace poco logramos que se reconociera para que se enseñara. Luego la migración de la juventud por la falta de empleos, a pesar de estar en zona turística y con proyectos turísticos en auge, hizo que los jóvenes fueran cambiando nuestra cultura, ya no vestían con nuestros trajes típicos y las estructuras de las casas fueron cambiando, ya no como las hacían nuestros ancestros”, dice Lalin.

Por eso en comunidades como Triunfo de la Cruz, Tornabé, San Juan en Tela y Sambo Creek en La Ceiba hay muchas casas grandes, con una estética notablemente extranjera, pero vacías, o sin terminar porque el sueño americano era para regresar en mejores condiciones a sus comunidades, pero la situación es peor y la opción es irse con todo y familia, abandonar el sueño del retorno a la tierra que los vio nacer.

“Los niños y niñas ya no están motivados en las escuelas porque dicen que si van a la escuela, les da igual si pasan o no porque seguramente su destino próximo es irse”, cuenta Lalín. Un hombre garífuna muy joven que cree que vale la pena quedarse a luchar por sus tierras y la cultura que les han heredado sus ancestros.

Los conflictos en las comunidades garífunas se han agudizado por la instalación de megaproyectos turísticos como Bahía de Tela, o el impulso del actual gobierno para que se instalen Zonas Especiales de Empleo y Desarrollo (ZEDES), una de ellas planificada para desarrollarse en Punta Castilla, La Ceiba y Baja Mar en Cortés, donde por 218 años han habitado comunidades garífunas.

Armando, vicepresidente de la comunidad Barra Vieja en Tela, Atlántida dice que los constantes desalojos y las presiones para que vendan sus tierras para expandir los mega proyectos turísticos han hecho que los ancianos y ancianas tengan que desplazarse a comunidades menos conflictivas o donde haya servicios públicos de salud porque han enfermado de los nervios o el corazón, según cuenta. Muchas madres han partido con sus hijos e hijas hacia Estados Unidos porque los más pequeños sufren traumas por la presencia policial, militar y de la seguridad privada que los intimida.

Un garífuna sin tierra no es un garífuna, dice Mirian Miranda, coordinadora de la Organización Fraternal Negra (Ofraneh). “Por eso nos quieren quitar la tierra porque el territorio para nosotros es sagrado. Dicen que no lo producimos porque no le metemos monocultivo de palma africana, pero hemos vivido armónicamente con la tierra y el mar por más de 200 años y nos hemos reproducido aquí, hemos hecho comunidad. Ahora nos quieren quitar estas riquezas, desplazándonos a la fuerza”, dice Mirian.

En Bahía de Tela los conflictos tienen diversidad de actores. Son 5 comunidades a la orilla de la playa donde se han establecido los garífunas las que serían afectadas por estos megaproyectos cuyos dueños van desde reconocidos empresarios, políticos hasta narcotraficantes.

Uno de los casos es la reserva protegida Punta Isopo cuya mitad es privada y manejada por la familia Facussé, una de las más ricas del país. Con la excusa de la preservación ambiental, Facussé se ha apoderado de zonas núcleo tanto en Tela como en Trujillo y Zacate Grande en el sur de Honduras. En Punta Isopo, a pesar que la convención 169 de la OIT establece el respeto a los caminos ancestrales, los garífunas no pueden ni acercarse a las playas porque hay fuerte presencia de hombres armados que vigilan la zona e intimidan a los visitantes. Además en un pequeño cerro de Punta Isopo hay un helipuerto donde miembros de la comunidad Triunfo de la Cruz aseguran se presta para actividades ilícitas. En esta zona crece la caña brava con la que antes construían sus chozas los garífunas, ya no pueden ir por ella al cerro.

En la misma zona, en territorio ancestral de la comunidad Triunfo de la Cruz, donde funcionaba la cooperativa de mujeres “El Esfuerzo”, se encuentra el proyecto turístico Punta Isopo Resort. Para instalarse todos los cultivos de yuca que las mujeres tenían fueron destruidos. Esta al ser una tierra ancestral, no puede ser invadida, por lo que la comunidad organizada denunció al proyecto ante la fiscalía en Tela, Atlántida. El desarrollo del proyecto se paró por un solo día y luego siguió funcionando con fuerte presencia de hombres armados. La amenaza en este caso es el reconocido cartel del narcotráfico “Los Cachiros” que han controlado el territorio en la zona atlántica y del valle del Aguán por muchos años, según denuncian miembros de la comunidad.

A esta conflictividad se le suma el papel de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional que actúan en defensa del capital nacional y trasnacional. En Barra Vieja, Tela Atlántida, la comunidad fue desalojada por militares en dos ocasiones y los abusos militares han sido denunciados por las comunidades.

La violencia que generan estas invasiones en el territorio, que es sagrado para el pueblo garífuna, ha producido la migración forzada de cientos de niños con sus madres y hombres jóvenes de la comunidad.

Milton Cacho, un líder comunitario, quedó solo al irse su esposa y su hijo en un viaje donde dos buses transportaron a las personas que iban huyendo de esta realidad hacia Estados Unidos el año pasado. Milton dice que quienes se quedan se exponen a lo peor, con tantos actores queriendo apoderarse de sus tierras, pero hay muchos que se quedan ateniéndose a las consecuencias. Su esposa e hijo tienen un mejor futuro allá, dice Milton, porque aunque en Estados Unidos la crisis también ha afectado, aun así, es mejor que vivir en Honduras.

En diciembre de 2015, el Estado de Honduras fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violación al derecho a la tierra del pueblo garífuna en el caso Triunfo de la Cruz.

Alianza para la prosperidad

En 2014 se mediatizó la situación migratoria de niños y mujeres hondureñas hacia Estados Unidos, tratando de “mejorar la situación de los países expulsores”, los gobiernos del triángulo norte se reunieron con el gobierno estadounidense y crearon el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo norte de Centroamérica que en principio generaría oportunidades para que las personas no huyan de sus países.

Los promotores del Plan aseguran que se busca generar condiciones para que la gente se quede, y eso se lograría a través de proyectos turísticos, de la agroindustria, minería, etc. El Proyecto Bahía de Tela es fuertemente apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el marco de esta alianza, inicialmente planificada para evitar las migraciones pero que tiene como consecuencias, por ejemplo, el destierro de las comunidades garífunas.

El padre Alejandro Solalinde, director de un albergue para migrantes llamado Hermanos del Buen Camino en Iztepeq, Oaxaca, asegura que últimamente los grupos vulnerables de Centroamérica están migrando masivamente, no solo los menores, también población originaria como los garífunas de Honduras.

“Nunca había visto tanto flujo migratorio de garífunas de Honduras, jamás había visto una cantidad así, esto es una señal de la migración se ha agravado y que es ocasionado por el sistema neoliberal capitalista. Aquí lo importante es pensar en el ser humano, este sistema está mandado por el capital financiero, este ha hecho que nos deshumanicemos”, dijo Solalinde.

***

Subiendo un poco más por el territorio hondureño nos encontramos con el Valle del Aguán en el departamento de Colón, una zona militarizada y donde en los últimos 6 años han sido asesinados 144 campesinos y 16 guardias de seguridad. Tres terratenientes: Miguel Facussé, René Morales y Reinaldo Canales y el control de carteles del narcotráfico orillan a la población abandonada por las instituciones del Estado a vivir entre la espada y la pared.

En el artículo: Se derramó la copa ¿por qué tantos migrantes?, el padre Ismael Moreno, SJ lo explica así:

“Hace 22 años, un buen grupo de dirigentes de varias de las cooperativas de palma africana del fértil Valle del Aguán, beneficiarios de la reforma agraria impulsada en los años 70, entró en arreglos con el exitoso empresario Miguel Facussé, quien ingeniosamente se había apropiado de fondos del Estado destinados al incentivo de la industria. Con dineros bajo la mesa para esos dirigentes, Facussé se quedó con inmensas tierras para el cultivo de palma africana en el Aguán.

Este empresario, de ascendencia árabe, no solo se apropió de fondos de la estatal empresa Corporación Nacional de Inversiones (CONADI), a la que llevó a la bancarrota a comienzos de los años 80, sino que logró que se le condonaran las deudas que había adquirido con el Estado por nuevos empréstitos para impulsar lo que él denominó “Plan para la Transformación de Honduras”.

Los dirigentes cooperativistas del Aguán se embolsaron unos poquitos millones de lempiras, que muy pronto despilfarraron en parrandas sin control y Facussé se convirtió en el mayor productor de palma africana del país y en el principal abastecedor de este producto en el mercado internacional, mientras miles de familias cooperativistas debieron conformarse con unos cuantos miles de devaluados lempiras, refugiándose en la economía informal. Emigraron hacia las laderas del valle y muchos de los más jóvenes, especialmente las muchachas, se trasladaron al Valle de Sula, en donde comenzaba a florecer la industria maquiladora bajo el control mayoritario de implacables patrones coreanos. Comenzaba así el “derrame” neoliberal. Muchos de los niños migrantes tienen padres o madres que experimentaron la pérdida de sus tierras en aquellos años.”

La situación de conflicto se agudizó cuando en 2008 hijos de esta generación de campesinos que fue engañada por los terratenientes, comenzaron un proceso de recuperación de tierras en diferentes municipios de Colón. El Estado respondió con mayor represión a través de la operación Xatruch II y los empresarios con sus grupos armados de seguridad privada.

La pobreza extrema producto del monocultivo y las pocas oportunidades de empleo se sumó a la desesperación de la gente que no ha podido vivir en paz desde ese entonces.

Así muchas personas comenzaron a migrar, pero otras que han decidido quedarse luchan contra esa dinámica de violencia y represión con el riesgo de ser asesinadas y criminalizadas.

VIOLENCIA DE GÉNERO

En este contexto, las mujeres son sobrevivientes de más formas de violencia o de varias caras de la misma.

En la región más peligrosa de uno de los países más violentos del mundo, la dirigente social Margarita Murillo fue asesinada por la espalda mientras sembraba la tierra. A un año de este hecho, que no solo enlutó a la familia de Murillo, sino al movimiento social de Honduras, la impunidad se apodera del caso.

Kenia Murillo, la única hija que quedó en Honduras tras su muerte, ya que los 3 restantes emigraron, sigue tocando puertas exigiendo justicia.

“Mi mamá sabía que la iban a matar, ella decía que andaba las tablas en el lomo, incluso ella se cuidaba, pero estuvo seis meses inactiva, se salió del Frente y de toda organización tras sufrir un derrame cerebral para poder descansar. Y allí cuando descansaba, en sus tierras donde esperaba que la semilla de pepino naciera, es que a ella la matan”, dijo.

Toda su vida Margarita concienció a sus hijos e hijas de que debían ser fuertes cuando ella faltara, pero Kenia dice que ha sido un gran golpe en su vida haberla perdido de esa manera.

“No todos los días una se levanta con los ánimos para seguir. Yo ya no pude seguir sembrando en las tierras que cultivábamos con ella, no he querido volver y hasta perdí la inversión que había puesto allí”, cuenta Kenia quien poco sale de la casa por miedo de que la persigan por su insistencia en exigir que el caso de Margarita se resuelva.

Actualmente el caso de Murillo lo llevan en la Unidad de Crímenes de Alto Impacto en la ATIC en Tegucigalpa. Organizaciones como el Comité de Familiares de Desaparecidos de Honduras (Cofadeh), el Foro Social del Valle de Sula y el Foro de Mujeres por la Vida, han acompañado a Kenia en su insistencia porque se investigue y condene a los responsables del crimen de su madre.

Carol Reyes, del Foro de Mujeres por la Vida dice que es una preocupación que el Estado solo considere el asesinato por razones de conflicto de tierra desconociendo los riesgos que Murillo tenía como defensora de derechos humanos, fundadora del Frente Nacional de Resistencia Popular durante el momento de más fuerte represión estatal contra disidentes.

Murillo es asesinada en un contexto de violencia que se ensaña con las mujeres y su caso sigue la ruta de un sistema de justicia que además de no ser confiable también maltrata a las víctimas, especialmente si son mujeres.

Es asesinada en medio de un problema agrario que sigue cobrando la vida de campesinas y campesinos pero también es asesinada por varios disparos en un país con más de 1 millón y medio de armas, la mayor parte ilegales, en manos de hombres. Es asesinada en un país donde cada 16 horas una mujer diferente sufre su mismo destino.

Neesa Medina del Centro de Derechos de Mujeres explica como las mujeres se convierten en botín de guerra. En Honduras hay miles de hombres armados, hombres en el ejército, en la policía pero también en las más de 6 mil empresas de seguridad privada donde no hay algún tipo de control de armas y municiones. Esas armas después de la jornada laboral van a las casas donde estos hombres han infundido el terror en sus familias por años. Ahora estos hombres están armados.

La impunidad y la violencia se entroncan en el sistema patriarcal dice Carolina Sierra del Foro de Mujeres por la Vida. Es en este sistema del más fuerte, donde la mujer ha sido replegada por tantos años, y donde la violencia se ensaña y la impunidad permite la repetición y el aumento de estos hechos.

Según un mapa de violencias contra las mujeres, el 17% de las violencias registradas por los medios de comunicación no llegan a denuncias. La desconfianza en la policía y el sistema judicial es tal que cada vez menos mujeres denuncian las violencias que viven en sus hogares, en las calles y en sus luchas territoriales.

“La violencia se ensaña con nosotras porque las mujeres estamos en todas las luchas”, dice Jessica Trinidad de la Red de Defensoras de Honduras que ha registrado la violencia de la que sobreviven las defensoras en los territorios. Trinidad asegura que han descubierto que el 80% de las defensoras que sufren represión en las calles por sus luchas contra la minería, megaproyectos turísticos o exigiendo acceso a la tierra, también sufren represión dentro de sus casas. No hay lugar seguro para las mujeres.

“Las hondureñas vivimos con el terror de ser asesinadas en un país que mantiene índices de violencias similares a una guerra. Para el 2013, según fuentes oficiales, se redujo el número de homicidios de hombres, aumentó el de mujeres asesinadas pues la tasa pasó de 2.7 en el 2005 a 14.6 en el 2013”, expresaron las organizaciones feministas en Méjico.

Al inicio de la llamada “crisis humanitaria” de los miles de niños, niñas y mujeres masivamente deportados a Honduras, el Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR) recibió 2 vuelos con unidades familiares, mujeres con pequeños niños desde 0 a 10 años.

En uno de estos vuelos venía Paula, originaria de la ciudad de El Progreso, Yoro quien fue deportada un vuelo que trajo a más de 200 migrantes, 40 de ellos mujeres. No es la primera vez que Paula era deportada, hace un par de meses intentó cruzar frontera pero corrió con la misma suerte.

Ella forma parte de los dos millones de desempleados. Por mucho tiempo buscó empleo sin tener respuestas favorables, fue allí donde la idea de migrar se presentó.

En ambos intentos la suerte ha sido la misma, detenida en la frontera de Estados Unidos-Méjico y retornada a Honduras aún con más frustraciones. En su primera deportación  recuerda claramente como equipo del gobierno llegó a las instalaciones del CAMR prometiéndoles una fuente de empleo y formación a través del Infop (Instituto de Formación Profesional), pero esa promesa jamás se cumplió.

“Son puras promesas, nada más promesas. Mientras ellos estén bien no les importa lo que vive el pueblo. Aquí Juan Orlando Hernández no se cansa de repetir que en Honduras hay trabajo. Señor Presidente, dígame ¿dónde están esos empleos? Dice que estamos seguros, lo reto para que vaya a mi colonia, no hay día de Dios que no maten a una persona, no hay día de Dios que la gente no sea asaltada, dónde está la seguridad,  dónde están los empleos, conteste señor presidente”, dice indignada y con rabia Paula.

A pesar de los múltiples peligros existentes en la ruta hacia el norte, Paula se despidió diciéndonos tajantemente: “la otra semana me voy, no me quedaré aquí donde no existen oportunidades”.

Cuando vimos a Blanca, su desesperación nos llamó la atención. Luego de varios minutos se acercó y nos pidió el teléfono prestado. “Hágame un favor, tengo que llamar a Estados Unidos, un amigo prometió mandarme un dinero para poder regresar a mi comunidad”. Al igual que Paula, ella intentó cruzar frontera con la esperanza de conseguir un empleo en Estado Unidos. “Soy una persona que supera los 35 años, y aquí eso parece un pecado, no puedo conseguir un trabajo y tengo que mantener a mis hijos”.

Ella es originaria de la comunidad de La Flecha en el municipio de Macuelizo, Santa Bárbara, al occidente hondureño. Recuerda que en meses anteriores el mismo presidente llegó a su sector prometiendo la entrega de hornillas para las amas de casa- “Yo estaba alegre porque con la entrega de esa ayuda podía poner un negocio para generar ingresos al hogar, pero esa hornilla solo quedó en puras promesas, puras pajas”.

Blanca nos dice que si no encuentra trabajo nuevamente intentará de nuevo dar el salto.

Suyapa Gonzáles, una joven que no sobrepasa los 30 años fue deportada cuando cruzaba la frontera de Estados Unidos. Luego de estar 7 años desempleada, ya que su último trabajo fue como operaria en una maquila donde se organizaron para exigir que se les respetara los derechos laborales, se vio obligada a buscar otros destinos para poder alimentar a dos hijos. Suyapa es madre soltera.

Para ella, la gente en Honduras huye debido a la inseguridad y el hambre que enfrentan miles de familias.

“Al no existir oportunidades somos obligados a irnos de nuestros hogares, abandonar la familia y encontrar suerte lejos de nuestros seres queridos. Cuando llegamos al centro de detención nos decían por qué los hondureños insisten en migrar cuando su presidente dice que allá las cosas están bien- Es inaceptable que Juan Orlando vaya a mentir, cuando en Honduras todas las cosas están mal, la gente no se va porque quiere, sino que es obligada”, dice Suyapa con rabia en sus palabras que conformaban un presagio. Suyapa probablemente se vaya de nuevo y tal vez nunca vuelva.

Así se mueve la sociedad hondureña, entre la conflictividad que genera un Estado corrupto, élites económicas y políticas que acaparan la riqueza y una frontera que cada vez se mueve más al sur, acorralándola entre la violencia y la desesperación.

Origen: Honduras: Una sociedad en diáspora por la conflictividad y violencia

, ,

Deja un comentario

Confirmados primeros dos casos de zika en Honduras

Tegucigalpa – Las autoridades de Salud confirmaron los primeros dos casos del virus del zika en Honduras, luego que las pruebas de laboratorio dieran positivo.
– Los casos se registran en el departamento de Valle. El resto de los diagnósticos de la enfermedad serán vía clínica.
La información fue oficializada por el viceministro del ramo, Francis Contreras, quien agregó que los casos se presentaron en la zona sur del país.
El funcionario explicó que Salud tenía reactivos en su poder, lo que facilitó detectar los casos de esta enfermedad y no esperar los resultados de un laboratorio internacional.

“Montamos un cerco epidemiológico en el sur del país, ya que al haber confirmado El Salvador la existencia del virus, nosotros por lógica teníamos la sospecha que los muchos casos de dengue que existían en el lugar, algunos de ellos podrían ser de zika”, explicó.

“Luego de vigilar los casos febriles detectados en el sur de Honduras, hemos confirmado que dos de ellos dieron positivo por el virus zika”, señaló.
Detalló que los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) permiten que el país diagnostique un único caso, el resto serán exclusivamente clínico.
Contreras puntualizó que al confirmarse los dos casos de virus de zika, “no quiere decir que solo ese número haya de la enfermedad en estos momentos”.
El número de casos de microcefalia en recién nacidos causados por el virus del zika en Brasil llegó a 134 hasta el pasado sábado, de los que uno murió, según un boletín epidemiológico divulgado por el Ministerio de Salud de la nación sudamericana.
El zika, un virus transmitido por el Aedes aegypti, el mismo mosquito responsable por el dengue y la chukungunya, comenzó a propagarse en los últimos meses por algunos países de América Latina y su expansión en Brasil ha sido vinculada a un significativo salto en los casos de microcefalia.

El virus se identificó por primera vez en 1947 en los bosques de Zika en Uganda (África) y fue detectado en América Latina en 2014 por las autoridades de Chile, que confirmaron el primer caso en la isla de Pascua.
 
http://www.proceso.hn/actualidad/item/115573-confirmados-primeros-dos-casos-de-zika-en-honduras.html

Origen: http://www.hondurastierralibre.com/2015/12/confirmados-primeros-dos-casos-de-zika.html

,

Deja un comentario

Un 40 % de la población en general consume agua no purificada, según OPS

Debido al fuerte impacto de la sequía a nivel nacional, la población en general esta consumiendo agua de mala calidad.

La sequía continua afectando la población hondureña, ya que el 40 por ciento de la misma esta consumiendo agua no purificada, según un reciente informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En ese sentido, la ministra de Salud, Yolani Batres, manifestó que el agua no purificada aumentan otras enfermedades que son hidricas, añade, sin embargo aumentan los padecimientos como ser Chikungunya y Dengue

Señaló que el cambio del clima ha hecho que el agua sea un recurso mucho más valioso y el cual tiene que aprenderse a cuidar y tratar de una manera apropiada.

Es por esa razón que “cuando visitamos las colonias aconsejamos a la población que el lugar donde se almacene el líquido tiene que ser limpio y tapar bien el recipiente que contienen el agua”.

Para finalizar, Batres, recomendó que “es necesario darle un mejor tratamiento al preciado líquido, no solo con la educación si no también con leyes y políticas que promuevan el buen uso y la calidad del agua”.

Fuente: http://www.radiohrn.hn/l/noticias/un-40-de-la-poblaci%C3%B3n-en-general-consume-agua-no-purificada-seg%C3%BAn-ops

, ,

Deja un comentario

Violencia una tarea pendiente que mantiene en zozobra a población hondureña

May 08, 2015

“Cuando salgo de mi casa me despido de mi familia  como si fuera la última vez que los voy a ver, ya que en nuestro país uno nunca sabe si va a regresar a la casa vivo o en un ataúd”, indicó Víctor López, habitante de El Progreso, Yoro, calificada la tercer ciudad más violenta de Honduras, después de San Pedro Sula y Tegucigalpa.

En tono molesto dijo que la factura de los malos y corruptos  gobiernos la está pagando el pueblo hondureño con sangre y luto. “Y lo peor  de todo es que uno no observa por donde esto pueda cambiar. Hay militares y policías en algunas calles pero la violencia sigue imparable, uno ve a gente honrada que la están matando y eso es preocupante”, indicó.

Pese a la reducción de 12.2 por ciento en la tasa de homicidios de acuerdo al Observatorio de la Violencia (OV) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la ciudadanía vive envuelta en un ambiente de asaltos, robos, amenazas, extorsiones, desapariciones y asesinatos. En cifras, según el OV la tasa de homicidios es de 69 por cada 100 mil habitantes y se estima que se cometieron 5,936 homicidios en el 2014, 495 al mes y en promedio 16 víctimas diarias.

“La distribución espacial de los homicidios en el año 2014, refleja tres zonas diferenciadas según el nivel de intensidad del fenómeno que mantiene año con año. Entre las zonas en las que se mantienen los homicidios están los departamentos de la zona norte (Cortés, Atlántida, Yoro y Colón) y Francisco Morazán, son los que presentan más violencia homicida del país con tasas entre 106.3 a 73.2 por cada cien mil habitantes”, de acuerdo a Migdonia Ayestas  del OV de la UNAH.

Esta impresionante cantidad de muertos ubica al país como el más violento del mundo. Prueba de ello es que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estándar debe ser 9 homicidios por 100,000 habitantes, sin embargo, en Honduras la tasa en 2011 alcanzó los 86.5 muertos (hasta noviembre).

Violencia en ascenso 

Informes del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, señalan que antes del 2006, la violencia se logró mantener durante tres años por debajo de los 40 homicidios por 100,000 habitantes.

La escalada de violencia, que se ha logrado frenar de manera mínima, comenzó en el año 2006. Para el caso, se establece que en el año 2000 hubo 3,176 homicidios (es decir, una tasa de 49.9, lo que equivale a un promedio de 8.7 homicidios por día). Ya en el 2011, es decir, una década después, se registran 7,104 homicidios (tasa de 86.5, es decir, un promedio de 19.4 homicidios por día).

¿Qué pasa?

“Sin duda alguna la tasa de homicidios se ha reducido y lo dice una institución respetable como los es el Observatorio de la Violencia de la UNAH,  sin embargo hay muchas situaciones que se tienen que estudiar a profundidad”, indicó el doctor Joaquín Mejía, especialista en derecho internacional y miembro del Equipo de Reflexión Investigación y Comunicación (ERIC-SJ).

Manifestó que para el caso solo este año se han encontrado cinco cementerios clandestinos y siguen desapareciendo personas. En Honduras podría estar pasando lo que está pasado en México y Colombia donde se ha reducido el número de asesinatos pero se incrementa el número de desaparecidos, según Mejía.

“En el caso de los cementerios clandestinos y las personas desaparecidas no son tomados como asesinatos porque no aparecen los cadáveres. Aquí se tiene que ampliar el análisis y ampliar el tipo de fuentes para recabar otros datos”, indicó Mejía.

Pero aseguró que al mismo tiempo hay que apostarle a mejorar la calidad de vida de la población esto significa  que la gente tenga espacios donde poder convivir y trabajar dignamente y no solo apostarle a la represión.

Impunidad 

“En Honduras de 100 homicidios solo cinco  son condenados en promedio. Por lo que el 95  por ciento de impunidad motiva a cualquier persona a convertirse en criminal porque saben que no serán castigados”, indicó el abogado Ramón Barrios, de la Asociación de Jueces por la Democracia.

Honduras es el séptimo país del mundo con mayor impunidad, superado en el continente únicamente por Nicaragua, Colombia y México. De acuerdo con el Índice Global de Impunidad (IGI) 2015, un estudio practicado por investigadores de la Universidad de Las Américas, Puebla, México.

En Honduras, al igual que en otros países ubicados al centro del continente americano, la violencia así como la desigualdad económica son factores que se han identificado como obstáculos para la construcción de un Estado democrático. Ambos fenómenos minan la capacidad de las instituciones del Estado para procurar seguridad y justicia a la población.

Armamento

El Informe sobre Desarrollo Humano para América Central del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, indica que en Centroamérica circulan alrededor de 3 millones de armas de fuego y que dos de cada tres serían portadas en forma ilegal.

Honduras es uno de los tres países de la región donde estaría circulando gran parte de ese armamento. Se estima que en el país hay más de 800 mil armas en poder de diversos sectores de la ciudadanía, de las cuales 650,000 estarían circulando ilegalmente.

La mayor parte de las muertes violentas que ocurren en Honduras no son causadas por armas como: tanques, artillería y aviones de guerra sino por armas como la AK-47, rifle de asalto, ametralladora, pistola, revólver, machete y puñal.

Fuente: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/2061-violencia-una-tarea-pendiente-que-mantiene-en-zozobra-a-poblaci%C3%B3n-hondure%C3%B1a

, , , ,

Deja un comentario

Casi 30 muertes dejan fiestas de año nuevo en Honduras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló en diciembre anterior que Honduras presenta la tasa de muertes más alta del mundo, con un promedio de 104 decesos violentos por cada 100 mil habitantes y bota la cifra de 66.4 que ha divulgado el gobierno hondureño.

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Mientras las autoridades reportan que en Honduras bajó la tasa de homicidios a 66.4 por cada 100 mil habitantes, las fiestas de año nuevo dejaron alrededor de 28 decesos violentos y se iguala a años anteriores.

Sólo en la zona atlántica se reportaron siete muertes violentas; en Tela y La Ceiba y varias comunidades del departamento de Colón ocurrieron la mayoría de los fallecimientos. Los cuerpos sin vida fueron trasladados a la morgue de San Pedro Sula (norte) para ser autopsiados.

En la capital industrial, se registró entre el 31 de diciembre y el 1 de enero hubo cuatro muertes, un guardia de seguridad fue ultimado por desconocidos en el instante que se dirigía a su trabajo.

Asimismo, se encontraron a dos personas envueltas en sacos de harina en un punto no determinado de SPS, ambos mostraban evidencias de haber sido torturados; ninguno de los cadáveres ha podido ser identificado.

El cuarto fallecido fue encontrado en la peligrosa colonia Rivera Hernández de esa ciudad, tampoco pudo ser identificado.

Un joven que había sido raptado por desconocidos, apareció sin vida en las cercanías del Aeropuerto Internacional de San Pedro Sula y respondía al nombre de Carlos Izaguirre (14).

En la zona occidental de Honduras, tres hombres fueron ultimados a tiros en la localidad de Las Vegas, Santa Bárbara, y respondían a los nombres de Gaspar y Orvin Muñoz Castellanos; la tercera persona fue identificada como Cristian Muñoz Bardales.

En Danlí (oriente) dos jóvenes fallecieron en una colisión. Las autoridades informaron que Jorge Adonay Sevilla (25) y Milton Rivera Banegas (21) se conducía en un vehículo turismo cuando perdieron el control del volante y se estrellaron contra un muro.

Mientras en Tegucigalpa, un joven fue asesinado en el barrio La Cabaña por desconocidos y se ignora las causas del crimen.

Además, fue encontrado en sacos un cadáver a inmediaciones del mercado La Isla de Comayagüela.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló en diciembre anterior que Honduras presenta la tasa de muertes más alta del mundo, con un promedio de 104 decesos violentos por cada 100 mil habitantes y bota la cifra de 66.8 que ha divulgado el gobierno hondureño.

Nota: Amigo lector y lectora: Adquiera la edición impresa de EL LIBERTADOR, cada mes, en su punto de venta favorito o suscríbase por el año, y se lo llevaremos a su casa u oficina.

Llame a los teléfonos de oficina en Tegucigalpa, Honduras:
2239-0060 / 2232-0051 o llame al móvil 9580-0703

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/casi-30-muertes-dejan-fiestas-de-a%C3%B1o-nuevo-en-honduras

, , ,

Deja un comentario

Diario Página 12 de Argentina: epidemia de asesinatos en Honduras

A pesar de que el gobierno aseguraba haber reducido el número a 69 sobre cien mil, la cifra es desmentida por la Organización Mundial de la Salud, con un informe publicado hace dos semanas, que ubica a Honduras entre los países más violentos del mundo. El informe de la OMS afirma que en realidad Honduras alcanza los 103,9 muertos por cada cien mil. En el continente, la segunda distante es Venezuela, con 57,6, mientras que Argentina ostenta 6 cada cien mil.

Por Ezequiel Sánchez: Página/12 En Honduras

Tegucigalpa. Honduras es un país repleto de armas, con un promedio de veinte asesinatos diarios que ha naturalizado la barbarie. Desde bancos hasta jugueterías tienen las entradas vigiladas por seguridad privada con ametralladoras.

Por otro lado, los militares son los encargados de resguardar las escuelas y de cumplir las tareas que le correspondían a la policía, ya que según el gobierno, y como en México, ésta fue relegada tras haber sido corrompida por el narcotráfico.

“Un policía mal pagado, un policía discriminado, un policía que sabe que está exponiendo su vida y que cualquiera de estos días va a dejar a su familia desprotegida, es presa fácil de cualquier ofrecimiento por parte de la delincuencia común o por la organizada”, dice María Luisa Borjas, ex jefa de Asuntos Internos de la Policía Nacional, removida de su cargo por denunciar que el jefe del Estado Mayor Conjunto había participado en una banda que robaba autos.

Pero en vez de mejorar la calidad de la policía, el ex presidente Porfirio Lobo Sosa sacó a los militares a la calle a mediados del 2012. Al mes, ya habían asesinado por la espalda a un joven de quince años que no frenó en un retén para que su padre no descubriera que le había usado la moto sin permiso.

“Ya estamos cansados de decirles que no están preparados para lidiar con la sociedad. Ellos están preparados para otros menesteres, están entrenados para matar”, denuncia Wilfredo Yánez, papá de la víctima, parado en la escena del asesinato, donde aún hay marcas de las balas que le dispararon a su hijo Ebed.

Omar Rivera, de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), indica que la ola de violencia se da en un contexto de aumento de presupuesto militar y disminución de los de salud, educación y servicios públicos.

“Honduras es el segundo país que más ha incrementado su presupuesto militar en los últimos años (58 por ciento desde 2010) en América latina después de Paraguay”, señaló.
Aunque los militares tienen cada vez más poder, las muertes violentas no dejan de crecer.

A pesar de que el gobierno aseguraba haber reducido el número a 69 sobre cien mil, la cifra es desmentida por la Organización Mundial de la Salud, con un informe publicado hace dos semanas, que ubica a Honduras entre los países más violentos del mundo.
El informe de la OMS afirma que en realidad Honduras alcanza los 103,9 muertos por cada cien mil. En el continente, la segunda distante es Venezuela, con 57,6, mientras que Argentina ostenta 6 cada cien mil.

El contraste entre Honduras y sus vecinos inmediatos es aún más llamativo. “A dos horas de Tegucigalpa, los índices de seguridad en Nicaragua son totalmente inversos (13 homicidios cada cien mil), porque ese país se dio cuenta de que tenía que atacar el problema desde un punto de vista integral”, ilustra Carlos Sierra, coordinador del Área de Seguridad del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh).

Para Neesa Medina, especialista en femicidios, Honduras no sólo carece de un plan integral para aplacar la violencia, sino que la alienta a través del alto nivel de impunidad que garantiza su ineficaz sistema judicial.

“El Estado no sólo promueve la violencia y el armamento a su población, sino que la perpetúa a través de la impunidad del 95 por ciento de los casos de muertes violentas de mujeres que se dan a diario”, apuntó la especialista.

Según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el porcentaje de casos que terminan sin condena asciende a 98 por ciento cuando se trata de delitos por violación a los derechos humanos.

Es que ni la fama que da ser Miss Honduras protege a las jóvenes. María José Alvarado apareció asesinada a balazos junto a su hermana hace un mes, justo el día en que debía volar a Londres para participar del concurso Miss Mundo.

Uno de los oficios más peligrosos en Honduras es el de conductor de transporte público. De acuerdo con el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh), más de cien choferes de colectivos han sido asesinados este año. Yeleni Cruz, usuaria habitual de dicho transporte, sabe a lo que se expone.

“El impuesto de guerra es que los mareros te piden una cuota mensual para que vos puedas tener tu negocio sin ser acribillado, porque ellos tienen el control de las drogas y el control del transporte público”, describe mientras hace fila en la parada.

La violencia aqueja a toda la población, pero desde la sociedad civil afirman que practica una persecución colectiva para aprovecharse de los sectores más vulnerables.
“Afecta a ciertas poblaciones como los indígenas, por las zonas con recursos naturales.
Otros grupos vulnerables han sido los periodistas, abogados, líderes campesinos y miembros de la comunidad LGTBI”, afirma Erick Martínez, del Ciprodeh.

Mientras tanto, el actual presidente Juan Orlando Hernández ha lanzado este año los Guardianes de la Patria, una iniciativa para que chicos rodeados de militares reciban educación cívica y religiosa los fines de semana.

Por primera vez en su historia, el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas le envió una carta formal al presidente donde le solicita “abstenerse de implicar a niños y niñas en actividades como las visitas escolares a bases militares o los actos militares en los centros educativos”, según relata Wilmer Vázquez, director de la Red pro niños, jóvenes y adolescentes (Coiproden).

En Honduras un permiso para portar armas durante cuatro años vale sólo quince dólares.

Berta Oliva, fundadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), traza un paralelismo con las peores épocas del terrorismo de Estado. “Los mismos actores del pasado –afirma– han creado esta inseguridad para vender después políticas de seguridad.”

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/diario-p%C3%A1gina-12-de-argentina-epidemia-de-asesinatos-en-honduras

, , , , , , ,

Deja un comentario

Honduras: 927 jóvenes fueron asesinados en 2014

La denuncia la realizó este jueves Casa Alianza. Por estas muertes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) volvió a catalogar a Honduras como una de las naciones más violentas del mundo al presentar un promedio de 103.9 muertes por cada 100 mil habitantes.

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Alrededor de 927 jóvenes entre los 10 y 18 años fueron asesinados en Honduras en 2014, denunció ayer la organización Casa Alianza.

El director de la organización, José Guadalupe Ruelas, señaló que “entre enero y diciembre de este año, unos 927 jóvenes menores de edad perdieron la vida en circunstancias violentas”.

A Ruelas le preocupa que la mayoría de los casos no ha sido resuelto, por lo que teme que queden impunes.

Cabe mencionar que la entidad denunció que sólo en enero y febrero anterior, más de 100 muchachos fueron asesinados, cuando en 2013 hubo menos de 80 crímenes.

Por estas muertes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) volvió a catalogar a Honduras como una de las naciones más violentas del mundo al presentar un promedio de 103.9 muertes por cada 100 mil habitantes.

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/honduras-927-j%C3%B3venes-fueron-asesinados-en-2014

, , , , ,

Deja un comentario

Militarización de Honduras consolida proyecto dictatorial

viernes, 19 de diciembre de 2014

Por Giorgio Trucchi |Rel-UITA
Crisis de derechos humanos e impunidad marcan regreso al pasado
 

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que Honduras detiene el récord de país más mortífero del planeta con 103,9 homicidios por 100.000 habitantes, es decir casi 4 veces la tasa regional (28,5) y más de 15 veces la mundial (6,7).
Pese a que las autoridades hondureñas han presentado datos estadísticos tendientes a desvirtuar el contenido de dicho informe, mostrando una tendencia a la baja en homicidios -de 86,4 en 2011 a 77 por 100.000 habitantes en 2013-, las y los defensores de derechos humanos no dejan de señalar los impactos de la creciente militarización del país y sus instituciones.
Bertha Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) y Premio “Personalidad en Derechos Humanos de América Latina” 2013, aseguró a La Rel que este proceso no solo marca un regreso al pasado para Honduras, sino que profundiza la crisis de derechos humanos en un contexto de impunidad casi total.

Terrorismo de Estado

-En su más reciente programa radial, el COFADEH habló de “retorno del pasado”, de creciente militarización y de impunidad. ¿Qué está ocurriendo en Honduras?
-Los militares siguen siendo los mismos que en el pasado cometieron crímenes de lesa humanidad, y no se les debió haber permitido nunca salir de sus cuarteles.

Ahora, nuevamente empoderados y tomando el control de varias instituciones del Estado, no solo generan niveles más elevados de impunidad, sino que vuelven más difícil la democratización del país, que aún sufre las consecuencias nefastas del golpe de 2009.

El presidente Juan Orlando Hernández cree que, mostrando su fuerza bruta a través de la presencia de los militares en las calles, puede mandar señales positivas de cambio. Sin embargo, lo que estamos viendo es un retroceso en cuanto a la participación ciudadana, la democracia y el respeto de los derechos humanos.

De igual manera, vemos como la militarización de la seguridad pública, la creación de nuevos cuerpos de élite y de la policía militar están generando formas de violaciones a los derechos humanos que pensábamos enterradas en el pasado, como por ejemplo la tortura, sobre todo contra jóvenes.

Toda esta situación está creando una cultura del miedo y del silencio en la sociedad hondureña, y la convivencia democrática, así como la defensa de derechos, va a ser cada día más difícil.

-Hace pocos días el general Julián Pacheco asumió la cartera de Seguridad. ¿Otra señal de que la Policía está siendo desplazada en sus funciones por los militares?
-El tema de Seguridad Pública ya pasó a ser un tema de Inteligencia Militar. Esta vez ni siquiera nombraron a alguien en retiro, sino a un militar que está en pleno ejercicio de sus funciones. Por supuesto que él no va a estar al servicio de la sociedad, sino del presidente Hernández.

Esto es otro grave retroceso en el proceso de desmilitarización de la sociedad hondureña, tal como lo demandamos hace unas décadas. Los militares siguen siendo los mismos y no han avanzado en su forma de ver al pueblo como un enemigo.

Con esa decisión arbitraria se reafirma lo que estamos diciendo: Honduras va de paso hacia la consolidación total de una dictadura disfrazada de democracia, que va a ser dolorosa, sangrienta y larga.

Debemos seguir reclamando y denunciando ante el mundo lo que está pasando.

-¿Cuál es el objetivo que persigue el presidente Hernández al otorgar este renovado protagonismo a las Fuerzas Armadas?
-Pretende consolidarse en la presidencia durante estos cuatro años y perpetuarse en el poder. Los militares son una herramienta fundamental para realizar este proyecto y para controlar, con la fuerza, las tantas voces disonantes.

Paulatinamente estamos perdiendo todos los espacios democráticos para seguir trabajando a favor de la vida.

-A ese propósito, el partido de gobierno está impulsando ante la Corte Suprema de Justicia la modificación de artículos constitucionales, que prohíben y sancionan la reelección presidencial. ¿Cuál es la posición del COFADEH?

-Se trata de una estrategia política del presidente Hernández y del Partido Nacional para, por un lado desgastar al partido Libertad y Refundación (Libre) en una discusión sin fin sobre el tema de la reelección presidencial y, por el otro, para perpetuarse en el poder con los militares a su servicio, y no al servicio de la nación.

A partir de ahora tendremos unas Fuerzas Armadas consolidadas, equipadas y  con poder económico y político, que sirvan a los intereses del presidente Hernández.

En este sentido no estamos en contra de la reelección presidencial, pero la reforma debe darse a través de una consulta popular amplia y una Asamblea Nacional Constituyente que surja del mismo pueblo, como un verdadero proyecto de nación que recoja el sentir y las exigencias de toda la ciudadanía.

La hipocresía de los golpistas

-Hace cinco años el tema de la reelección contribuyó a que se diera un golpe de Estado. Ahora, los sectores golpistas promueven los mismos cambios. ¿Es solo hipocresía?
-Estamos ante políticos sin ningún escrúpulo, que únicamente piensan en sus intereses personales y que ven en Honduras su negocio particular. La militarización del país, las estrategias para dividir al partido Libre y el deseo de perpetuarse en el poder están detrás de estos cambios repentinos que rozan el absurdo.

Pero de fondo hay también un fuerte disgusto y hasta un odio por la Honduras que estuvo en contra del golpe de Estado, y esto impide un acercamiento para poder pensar de forma colectiva qué es lo mejor para el país.

-La primera semana de diciembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visitó al país. ¿Cómo evalúas su estadía y el informe preliminar que acaban de publicar ?
-El informe fue fuerte y contundente. En un país tan herido, tan golpeado y tan ávido de justicia, la presencia de la CIDH permitió a las víctimas contar sus dramas y denunciar las persecución, represión y hasta el abandono total de parte de las instituciones.

Asimismo, los comisionados pudieron constatar la total impunidad que hay en el país, así como la instrumentalización y la colusión del sistema de justicia con el poder político y económico, y la existencia de lugares irregulares de detención.

En fin, creo que la CIDH tiene todos los elementos para evaluar y pronunciarse contundentemente ante lo que estamos sufriendo las y los hondureños.

-Honduras saldrá del Capítulo Cuarto del Informe Anual de la CIDH en el cual se incluyen los países violadores de derechos humanos.
-A partir del golpe de 2009, Honduras fue incluida en el Capítulo Cuarto, sin embargo el artículo 59 del reglamento de la CIDH establece que cuando se hace una visita “in loco”, el país sale de esa lista negra. Por lo tanto, la CIDH está cumpliendo con un procedimiento previsto por su reglamento interno.

Esto en ningún momento significa que Honduras ha cambiado su práctica en violación a los derechos humanos, sino que hay que darle la oportunidad a un país para ver si recapacita. Lamentablemente estamos viendo como el gobierno maquilla cifras para que el país y el mundo crean que los índices de violencia están bajando.

-El Ministerio de Seguridad acaba de dar a conocer cifras sobre homicidios que difieren enormemente con los datos de la OMS.

-He dejado de sacar números estadísticos porque siento indignación por algo que se ha convertido en una maniobra política.

-El gobierno asegura que esta supuesta tendencia a la baja es el resultado de su política de “mano dura”.
-Es una estrategia mediática y refleja lo deshumanizado que es el actual gobierno. Estoy segura que esconden resultados y cifras, pero lo peor es que estamos perdiendo colectivamente el significado del valor de la vida y que lo ponemos en mesa de negociación.

Ni en pesadilla voy a creer que la mano dura pueda dar resultados…lo que hay es impunidad y ocultamiento de la verdad. Esto es vergonzoso.

Fuente: Rel-UITA

, , , , , , , ,

Deja un comentario

Honduras entre los países más violentos de América Latina

El 75% de los 165.617 asesinatos en América Latina y el Caribe en el 2012 -el último año en las estadísticas- fueron perpetrados con armas de fuego. El informe sitúa la tasa homicida para la región en 28,5 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Agencias / EL LIBERTADOR

Moscú. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un informe sobre la violencia en el mundo, donde destacan varios países de América Latina.

El 75% de los 165.617 asesinatos en América Latina y el Caribe en el 2012 -el último año en las estadísticas- fueron perpetrados con armas de fuego.

El informe sitúa la tasa homicida para la región en 28,5 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Honduras, con 103,9 muertes violentas por cada 100.000 personas, lidera el lúgubre listado. Solo en 2012 este país centroamericano registró la muerte de 8.248 personas.

Las estadísticas de esa nación duplican los niveles de Jamaica Belice, El Salvador y Venezuela.

Antigua y Barbuda tiene la mejor tasa al respecto: 4,4 asesinatos por cada 100.000. El segundo es Chile con 4,6 homicidios, seguido por Cuba con 5.

Argentina y Costa Rica finalizan el ‘top 5’ con 6 y 8,5 asesinatos por cada 100.000 habitantes, respectivamente.

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/honduras-entre-los-pa%C3%ADses-m%C3%A1s-violentos-de-am%C3%A9rica-latina

, , ,

Deja un comentario

Honduras sigue en el primer lugar de homicidios de Latinoamérica

jueves, 11 de diciembre de 2014

Un cuerpo es reclamado en la morgue del Ministerio Público en la capital de Honduras.
Un cuerpo es reclamado en la morgue del Ministerio Público en la capital

Redacción El Heraldo.hn/   10 de Dicimebre 2014-07:04 Pm / Washington,Estados Unidos.

El país también figura entre los que registran mayor cantidad de crímenes cometidos con armas de fuego.
Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado este miércoles, sitúa nuevamente a Honduras en el primer lugar de homicidios en América Latina. El documento establece que algunos países de ingresos bajos y medianos de América Latina y el Caribe tienen las tasas de homicidio más altas de los países en desarrollo, así como la proporción más alta de homicidios cometidos con armas de fuego.

Entre otras conclusiones, señala que las tasas de homicidio más altas, según las estimaciones de la OMS, se registraron en Honduras (103.9 por 100,000), Venezuela (57.6 por 100,000), Jamaica (45.1) y Belice (44.7).

Entre otras conclusiones, señala que las tasas de homicidio más altas, según las estimaciones de la OMS, se registraron en Honduras (103.9 por 100,000), Venezuela (57.6 por 100,000), Jamaica (45.1) y Belice (44.7).
El informe destaca además que 165,617 muertes en países en desarrollo de América Latina y el Caribe se debieron a homicidios, tres cuartos de los cuales se cometieron con armas de fuego (datos de 2012).
Lo anterior se traduce en 28.5 homicidios por 100,000 habitantes, más del cuádruplo de la tasa mundial de homicidio (6.7 por 100,000) y más del doble de la tasa de los países en desarrollo de África, que tienen la segunda tasa regional de homicidio más alta del mundo (10.9 por 100.000).
“Los países en desarrollo de las Américas, como grupo, comparten la dudosa distinción de tener la tasa más alta de violencia interpersonal letal del mundo”, señaló el doctor Marcelo Korc, asesor sobre Desarrollo Sostenible y Seguridad Humana de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).
“Muchos de nuestros países miembros están tomando medidas para abordar este problema de violencia, pero sigue siendo un reto enorme llevar a cabo programas eficaces de prevención y tratamiento para bajar estas tasas y reducir el sufrimiento extraordinario que representan.”
Otros hallazgos 
La OMS destaca también que tanto a nivel mundial como en las Américas, 30% de las mujeres que han estado en pareja por lo menos una vez informan que han sufrido violencia física o sexual, o de ambos tipos, en algún momento de su vida.
Una proporción mayor (76%) de países de las Américas tiene planes nacionales de acción para reducir la violencia que cualquier otra región de la OMS, incluidos 91% con planes para reducir el maltrato infantil, 86% con planes para disminuir la violencia sexual y de pareja y 71% con planes para reducir la violencia juvenil.
En todos los países del continente hay leyes que reglamentan las armas de fuego; sin embargo, menos de dos tercios tienen programas especiales como de recompra o de recolección y destrucción de armas.
Recomendaciones 
Para reducir los niveles de violencia, el informe recomienda 18 programas que constituyen las “mejores inversiones”, entre ellos, programas para reducir la disponibilidad y el consumo nocivo de alcohol, leyes y programas para reducir el acceso a armas de fuego, programas escolares para enseñar a los niños y los adolescentes “aptitudes para la vida” como la resolución de conflictos sin recurrir a la violencia.
Además, esfuerzos para cambiar las normas de género que apoyan la violencia contra la mujer, programas para mejorar la crianza en las familias en riesgo de violencia y campañas de información pública para prevenir el maltrato de los ancianos.
En el proceso de realización del informe participaron en el informe 21 países miembros de la OPS/OMS en las Américas, de un total de 35.

, ,

Deja un comentario

OPS y OMS remiten informe sobre PAE

Miércoles 09 de abril de 2014

10:34 pm  – Redacción   

El estudio científico que respaldan ambas organizaciones internacionales refiere a que no existe ningún tipo de daño a la salud de la mujer.

Tegucigalpa,

Honduras

Representantes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) presentaron ante la cámara legislativa un informe científico sobre la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE).

El documento, que contiene la postura de la Organización Mundial de la Salud y OPS, fue remitido a solicitud del Congreso Nacional.

Ana Treasure, representante de OPS/OMS en Honduras, informó que se realizó un acompañamiento con la Sociedad de Ginecología y Obstetricia para llevar la evidencia científica.

“La evidencia nuestra habla de un uso para condiciones de emergencia cuando a habido una situación de abuso sexual, situaciones donde a habido un olvido o falla de algún método anticonceptivo”, explicó Treasure.

“Es una pastilla para ser utilizada únicamente en situaciones de emergencia”, agregó.

Indicó que el estudio científico que respaldan ambas organizaciones internacionales refiere a que no existe ningún tipo de daño a la salud de la mujer.

Según la OPS y la OMS, la PAE solo actúa de dos formas: la primera de estas es que produce un espesamiento del moco cervical para evitar que el espermatozoide ascienda hasta el ovario para fecundar el óvulo.

La segunda refiere a que el fármaco obstruye el ovario para impedir la ovulación, es decir que el óvulo salga del ovario para que sea fecundado.

Fuente: http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Pais/OPS-y-OMS-remiten-informe-sobre-PAE

, ,

Deja un comentario

Depuración policial, una prioridad en Honduras

El combate al narcotráfico y la reducción de la elevada tasa de homicidios, así como la implementación de una política integral de seguridad, son los retos de Juan Orlando Hernández para reducir la violencia y la inseguridad Tweet Una de las medidas que fue impulsada por Hernández fue la creación de la Policía Militar, por lo que se espera que durante su gestión tenga un mayor destacamento. Una de las medidas que fue impulsada por Hernández fue la creación de la Policía Militar, por lo que se espera que durante su gestión tenga un mayor destacamento. () Tegucigalpa, Honduras Desarrollar una política integral de seguridad, continuar enérgicamente con la depuración de la Policía Nacional, combatir el narcotráfico y reducir drásticamente la tasa de homicidios son considerados los principales retos que tendrá en materia de seguridad el presidente electo, Juan Orlando Hernández. Estudiosos y analistas del tema de la violencia coinciden en estos aspectos que tendrá que enfrentar el nuevo gobierno que tomará posesión el próximo 27 de enero. Entre el 2010 y el 2012 la violencia en Honduras alcanzó una tasa de 87 homicidios por cada cien mil habitantes, estándar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera una pandemia. Aparte de esta violencia incontrolable, Hernández también tendrá que ser enérgico con la depuración de una Policía Nacional altamente corrupta, conformada actualmente por una gran cantidad de agentes y oficiales vinculados al narcotráfico, al robo de armas, robo de vehículos, extorsión, secuestros, asesinatos, sicariato y toda una gama de delitos. Asimismo, deberá combatir el problema del narcotráfico por tierra, mar y aire e impulsar las extradiciones de hondureños solicitados por Estados Unidos por el delito de tráfico de drogas, situación que los jueces no han querido aplicar argumentando falta de seguridad personal. Política integral Para Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), uno de los retos de la nueva administración será desarrollar una política integral en materia de seguridad donde participen las instituciones del sector de seguridad, justicia, salud, educación, Dirección Ejecutiva de Ingresos y Comisión de Banca y Seguros, entre otras. Según ella, desde estas entidades se pueden potenciar acciones de prevención de la violencia y control del delito, especialmente de las bandas criminales y del narcotráfico que operan en el país. “Pero el principal reto es establecer una verdadera depuración policial y enseñarles que apliquen los valores fundamentales como el respeto a la vida y dignidad humana, la honradez, honestidad, respeto a los derechos humanos; además de fortalecer los organismos de investigación criminal para que permitan, como primer paso, dar con los autores materiales de la violencia y la criminalidad, esto ayudaría a combatir la impunidad en el país”. “La depuración de la Policía es una de las prioridades porque es una necesidad, es una de las demandas de la ciudadanía y debe ser un proceso basado en evidencia científica para tener un cuerpo armado que goce de la confianza de la población”, sostuvo Ayestas. Conocimiento Entre 2010 y 2012 la escalada de violencia se disparó en el país, alcanzando una tasa de 87 homicidios por cada cien mil habitantes, estándares que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera una pandemia. Este azote social no es desconocido por Hernández, ya que como presidente del Congreso Nacional en la administración del presidente Porfirio Lobo Sosa, ha tenido que aprobar al menos 17 leyes para tratar de reducir los escalofriantes índices de criminalidad. Entre las normas que el Legislativo aprobó en los últimos 24 meses están la cuestionada tasa de seguridad, la extradición a Estados Unidos de los narcotraficantes, un decreto para depurar la Policía Nacional, la creación de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), la conformación de la Comisión de Reforma de la Seguridad Publica (CRSP), la Policía TIGRES y por último la Policía Militar. A pesar de todas estas legislaciones, de acuerdo con el Observatorio de la Violencia, en el primer semestre de 2013 la tasa de homicidios descendió apenas a 85.5 homicidios por cada cien mil habitantes. En ese período se registraron 4,993 muertes violentas. El norte y el occidente son las zonas con las más elevadas tasas de violencia. Si esta tendencia de descenso se mantiene, el Observatorio de la Violencia proyectó que para finales de 2013 la tasa bajará a 80, un nivel todavía alto. Política sostenida El sociólogo Eugenio Sosa es del criterio que para que la sociedad hondureña llegue a los estándares normales de Naciones Unidas, de 8 homicidios por cada cien mil habitantes, se necesitan políticas de seguridad exitosas y sostenibles, por lo mínimo durante dos gobiernos continuos. Explicó que de no haber políticas continuas, la reducción de los homicidios puede ser temporal, o sea mientras estén las medidas, como la de los militares en las calles, pero al dejarse de actuar sosteniblemente la violencia puede alcanzar un repunte. Para el abogado y analista Raúl Pineda Alvarado, “los grandes retos que tendrá el nuevo presidente son en el orden económico y en el orden de seguridad. En estos dos aspectos hay una enorme deuda con la sociedad hondureña”. En materia de seguridad tiene que crear un equipo multidisciplinario que no reduzca el tema de la Policía, sino que enfoque el problema de manera integral y científica, viéndolo como un asunto social. Sin embargo, el primer reto que tiene Hernández es la funcionalidad de la policía y eso pasa por una depuración efectiva y un equipamiento adecuado. “El nuevo gobernante tendrá que darle un carpetazo al tema de la mala administración de la policía y empezar una evaluación por resultados”, sugirió. Sobre las expectativas de la Policía Militar, Pineda sostuvo que esta solo puede ser complementaria del trabajo de la Policía Nacional, pero no sustituta. Durante su campaña electoral, Hernández impulsó que a esta nueva entidad policial se le diera rango constitucional, sin embargo, con un nuevo Congreso Nacional no hay certeza de que la propuesta aprobada en primer debate sea ratificada. En cuanto al narcotráfico, por ser un delito transnacional, el nuevo gobernante tiene que buscar alianzas con México, Colombia y Estados Unidos para darle un enfoque a un problema que todavía no se ha estudiado adecuadamente y no se puede vencer a un enemigo que no se conoce. Hernández tiene que trabajar en una estrategia de cooperación internacional que permita que los recursos que tenga Honduras no se desvíen a resolver un problema que es de corte internacional, añadió. Pineda dijo estar plenamente convencido de que “Honduras igual que Brasil y Venezuela deben ceñirse a protocolos internacionales y empezar a trabajar en la estrategia de derribar aeronaves que transporten droga o hundir barcos que no atiendan los llamamientos de la autoridad correspondiente”. En cuanto a esto, “entiendo que en esa materia hay mucha reserva, mucha oposición de países que colaboran mucho con la narcoactividad”, cuestionó. Sostuvo que en los últimos años los decomisos de droga se han reducido por dos razones: por la falta de recursos para la operación de las autoridades encargadas de combatir ese problema y por la corrupción, pero también existe un tercer componente que es la enorme producción de drogas elaboradas en los laboratorios de Estados Unidos, que han venido a sustituir a drogas como la marihuana y la cocaína. Un problema que Honduras también deberá enfrentar. http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Al-Frente/Depuracion-policial-una-prioridad-en-Honduras

, , ,

Deja un comentario