Entradas etiquetadas como Nueva Esperanza

Closed mines haunt two towns in Honduras as threats against activists mount

Global Sisters Report is focusing a special series on mining and extractive industries and the women religious who work to limit damage and impact on people and the environment, through advocacy, action and policy. Pope Francis last year called for the entire mining sector to undergo “a radical paradigm change.” Sisters are on the front lines to help effect that change.

The mines no longer operate.

The large trucks that carried heavy equipment no longer rumble down dirt roads fogging the air with dust.

The workers no longer trudge along those same roads inhaling the dust weighted by the humidity of dawn.

Community opposition succeeded in shutting down mines in Nueva Esperanza in northern Honduras and El Tránsito far to the south near the border of Nicaragua. But to many people in these two small towns the closings serve only as a pyrrhic victory.

For now, the armed guards that circled the mines are gone. But gone too are the jobs the mines provided. In their place, a lingering loss of trust among residents in these agricultural communities, and a continuing fear that this is just a temporary respite before the mines in both towns reopen.

Activist Olga Hernandez with a photo of Berta Caceres behind her says the Nueva Esperanza mine destroyed mountains and divided the community. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

The privately owned mines began their operations in regions where families had subsisted off the land for centuries. The mines’ presence altered both the landscape and the social fabric of these communities.

Now, more than two years after countless protests stopped the mines, the fault lines between those who support mining and those who don’t because of concern about the potential for environmental damage and the loss of a way of life continue to divide communities and even some families. More disturbingly, death threats toward opponents of mining have become an increasing concern, especially since the murder of Honduran environmental activist Berta Cáceres in March of this year.

Honduras now has the highest murder rate for environmental activists in the world, and conflict over land rights is the primary driver. Rampant inequality, a weak judicial system, cozy relationships between political and business elites, and near total impunity for crimes against human rights defenders have contributed to 109 murders of environmental activists between 2010 and 2015, according to Global Witness, a British non-governmental organization which tracks human rights and environmental abuses.

“We were threatened: ‘You better not show your face in this town again,’ ” said Sr. Maria de Rosario Soriano, a member of the Messengers of the Immaculate order, who with other sisters from her community supported anti-mining activists in Nueva Esperanza. “We didn’t go to Nueva Esperanza for a few weeks. Even the priests and our mother superior told us it was better to stay away for a while.”

Hundreds of miles away, outside El Tránsito, where tree-lined mountains punctuate a seared skyline of hazy heat, Sr. Reyna Corea sat in the shaded terrace of Hermanas of Our Lady of the Holy Rosary. She knew of the struggles in Nueva Esperanza but said with evident relief that El Tránsito was not as divided. However, she added, all was not well. Differences between the residents of El Tránsito and implicit threats existed there, too.

“I feel I’m discriminated against by the police and municipality,” said Corea, 51, who opposed mining in El Tránsito. “When I need help to bring water to a community, they deny me and the other sisters. They say we are with those activists who protest and riot. They say we are with the instigators. They say, ‘You better stop what you are doing.’ In Honduras, such a warning makes an impression.”

 

The mine comes to Nueva Esperanza

Nueva Esperanza is home to about 1,000 people. Five rivers run through it: Leán, Congo, the Metalias, Santiago and Alao. The town sits at the foot and climbs up the slopes of the mountains that separate the department or county of Atlántida from the neighboring department of Yoro. The mountains hold gold, iron and other mineral deposits. Dirt roads, some not more than paths, line the mountains. The people here farm the rich soil, harvesting corn, beans and other basic staples.

“We are poor,” a woman said near the church in Arizona, about a two-hour drive from Nueva Esperanza, “but we are not hungry.”

Between 2011 and 2013, when businessman Lenir Perez, owner of the Minerales Victoria mining company, purchased 2471.05 acres, covering all of Nueva Esperanza and 15 other farming communities, the residents of Nueva Esperanza “were victims of militarization and para-militarization of their territories, persecution and threats, and police and judicial harassment,” according to a co-sponsored report by El Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), a Jesuit-sponsored investigation and research organization in Honduras, and the College for Public Health and Social Justice at Saint Louis University of Missouri. The June 2016 report found that families lived under siege. Activists received death threats from the police and anonymous callers by phone and text messaging.

“For more than a year we could not go out after 6 p.m.,” said activist Olga Hernandez, 29, a Nueva Esperanza resident. “Private security from the mine patrolled the streets. Nothing ever happened. It was a psychological thing: ‘Don’t go out, or else.’ That ‘or else’ kept us inside.”

Fr. Cesar Espinoza opposed the Nueva Esperanza mine. Threats, he said, were made against his life as a consequence. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

Despite the intimidation, Soriano spoke out against the mine.

“The mine first came offering jobs and huge amounts of money for land,” she recalled. “So, we started telling the community, ‘Don’t be naive and believe in everything they offer.'”

Soriano said she and another sister, Presentación Aguilar, organized community meetings in local churches to discuss mining and its impact on health and the environment. They cited the Book of Genesis and how it called on mankind to protect nature, not exploit it.

Perez, the sisters said, never confronted them. But men with guns who did not wear police or military uniforms observed their meetings. They did not attend but peered through windows.

“We had to give talks with armed goons looking in on us,” Soriano said. “It came to a point where we were so afraid we called our mother superior and asked her if we should leave or stay. She told us to look into our hearts and we felt we could not leave the community.”

The sisters stayed, but the harassment, they said, continued even within the church. At one meeting, Aguilar discussed her opposition to mining when a member of the church jumped up and told her to shut up and stop spreading lies.

Anti-mine activist Jose Lucio Lopez opposed the El Tránsito mine and participated in sit-ins to stop workers from entering the mine. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

“You could feel the anger and the uproar in the entire community,” said Aguilar. “Hatred was in the air between those who worked for the mine and those who opposed it. Even in church gatherings.”

Although Perez, who did not return repeated phones calls and emails requesting an interview for this story, never confronted the sisters, he did communicate with the vicar of the nearby parish of Arizona. A priest there, Fr. Cesar Espinoza, had been voicing his support for those who opposed mining.

“I spoke out against the mine,” Espinoza, 39, recalled. “On local radio, from the pulpit. I asked the bishop to speak out against it. I spoke everywhere and wrote my opinions for publications.”

In May 2013, Espinoza’s supervisor, the vicar, exchanged emails with Perez. He chastised Perez for not being candid about his operation and for increasing antagonism.

“Do you think being transparent is to sneak in machinery on a Saturday escorted by the police?” Vicar Victor Camara wrote in an email, a copy of which was provided to Global Sisters Report. “Have you chosen force and conflict? I hope that you ponder the consequences and that above all no human lives be put at stake, since no human life is worth all the gold in the world. Please know that with conflict there will be no winners, everybody will lose, including you.”

Perez responded that he “only believed in doing things in an honest way.” He said it saddened him to see Honduras “taken apart by businessmen, drug dealers, politicians and environmentalists (communists and subversive curas).” Curas is a derogatory term for priests. Perez also accused the church of cowardice for not having stopped Espinoza’s advocacy against the mine. He called Espinoza “another sinner behind his robe.”

“Believe me, I would like to open that mine hand in hand with the community,” Perez wrote, “but I will not allow a Guatemalan [Espinoza] and the activists to destroy this country.”

Two months later, on July 25, 2013, Orlane Vidal and Daniel Langmeier, with the Honduras Accompaniment Project, a program of the Friendship Office of the Americas designed to engage in nonviolent protest in Honduras, were held captive for two and a half hours by armed men, who, according to Amnesty International, were from the Nueva Esperanza mining project.

The observers had been staying with a family opposed to the mine. Amnesty International found that the leader of the armed men told Vidal and Langmeier that they would be “disappeared in the woods” if they returned to the area. The observers were held at gunpoint and warned not to speak publicly about their abduction. They were released at a bus stop in Nueva Florida, a town not far from Nueva Esperanza. They filed complaints with the authorities. The abductors were not charged.

“It was like an amber alert when we heard about the abduction,” Espinoza recalled. “Everyone — activists, church members — called the government demanding their release. The vice president issued the order to locate them immediately.”

Lourdes Zelaya of El Tránsito said she and her husband are under threat for their opposition to the mine. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

The kidnapping galvanized the community. Honduran law allows mayors the final decision on whether a mine can or cannot operate in their township. In the municipal elections of 2013, anti-mine activists met with mayoral candidates and asked them to sign an anti-mining pledge. On August 20, 2014, upon taking office, the newly elected mayor, Mario Fuentes, closed the Nueva Esperanza mine. But activists say the closing did not end the matter.

“The problem is still ongoing,” said Sr. Aguilar. “The mine still owns the land. What will happen if we elect a mayor who supports mining?”

Activist Olga Hernandez said the land remains as scarred as the community.

“Today, you see plants and trees growing back but the personal damage is like the mountains they flattened. You can’t make a mountain grow back.”

After the mine closed, resentful, unemployed mine workers unleashed their anger toward the activists, said Arizona deputy mayor Cesar Alvarenga, an opponent of the mine. He said his wife left him because of the threats.

“Yes, I still get threats,” Alvarenga said. “This fight has ruined my life. It is very difficult to live with fear because we know these people are so powerful. They have money and the support of the government and won’t go away easily. They invested a lot of money, and we know they won’t lose it like that.”

An El Tránsito couple on their house porch by a crack they say was caused by dynamite used in the mine. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

A town with a 200-year-old mining history

More than 500 miles south of Nueva Esperanza, the town of El Tránsito stands beneath a wide sky and bright sun that scorches the land with a dry heat far different from the humidity that wraps the mountains of Nueva Esperanza.

The El Tránsito mine dates back to the early 1800s. Hundreds of mining tunnels, residents say, run beneath the town like a maze of prairie dog burrows, destabilizing centuries-old buildings. Decades of mining, residents say, polluted local waters making it unfit for human consumption because of high levels of cyanide and lead, among other heavy minerals. There are no known official reports, but residents say they don’t use the water.

“We used to play in the closed mines,” recalled activist Jose Lucio Lopez, 43, who grew up in El Tránsito. “It was a beautiful little town. Quiet. Nothing was ever disturbed.”

The mine had been closed for decades when it started operations again in 2014 after Honduran businesswoman Maria Gertrudis Valle claimed the land as belonging to her. She did not respond to messages from GSR asking for comment.

“Five years ago this woman came into town,” recalled Sr. Reyna Corea. “She said she had documents that showed this land belonged to her. She sent representatives to speak for her. She was like a ghost, rarely seen but known to exist.”

At first, Corea said, the residents of El Tránsito supported the mine until its workers began using explosives. The ground trembled and the walls and floors of houses began to crack.

“They dynamited day and night,” Lopez said. He said as many as 200 people from outside the town would come to work in the mine.

“The whole town would shake from the dynamite,” Lopez said. “As many as 80 explosions a day, every day.”

More than 200 activists, he said, organized sit-ins blocking the road to the mine. Twenty people always occupied the road 24 hours a day. If activists saw a stranger in town they suspected of being with the mine or an unfamiliar vehicle, they would ring the church bell, a call to activists to support the people at the sit-in. The protesters would not allow miners who had managed to enter the property to leave. Police were forced to bring them food and water. A year after the sit-ins began, the mine ceased operations in November 2015. Success, however, has not lessened the threats activists here say they face.

“People have tried to bribe us to be quiet,” said Lourdes Zelaya, 43, a mother of two children, of herself and her husband. “We have been chased by cars and motorcycles trying to force us off the road. People tell us, ‘Watch out. You will be killed.’ At the sit-in, a police officer told my husband, ‘You will be killed.’ We tried to file a complaint, but the police department refused to take it.”

Her 18-year-old daughter Marci said she, too, feels in danger.

“I live in fear something will happen to me because of what is happening to my parents,” she said. “I’d like to help them but I don’t know how. I am vulnerable. I know they can hurt my parents by doing something to me.”

The ongoing threats against activists suggest that the mine owner or other business interests hope to reopen the mine, Corea said.

“As in Nueva Esperanza and all over Honduras, the mine owners will keep trying,” she said. “They will not fall asleep because the mine is not operating. Of course, the problem always comes down to money. People see cash and they lose sight of things, so if money comes then we can’t say what will happen.”

Origen: Closed mines haunt two towns in Honduras as threats against activists mount

, ,

Deja un comentario

Investigación desnuda modelo extractivista que explota, desplaza, criminaliza y agrede a comunidades

Desplazamiento de familias, criminalización, hostigamiento y persecución contra lideresas y líderes comunitarios ha dejado la lucha en contra de la minería en Nueva Esperanza, una comunidad del municipio de Tela, Atlántida. La gente, sus historias y luchas son uno de los tres casos estudiados en la reciente investigación que hizo el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) junto son la Universidad Saint Louis Missouri.

A la par de la situación de Nueva Esperanza, también se analizó la realidad de las comunidades indígenas Tolupanas en Yoro, San Francisco Locompa y en la montaña o parque nacional Botadero ubicado en el departamento de Colón.

En los tres casos se reveló que la conflictividad socioambiental estará presente en la medida que se continúe impulsando proyectos que generan contaminación, dominación y apropiación de la naturaleza, por grupos de poder transnacionales confabulados con las élites nacionales, que despojan, vulneran y empobrecen a pueblos originarios y descendientes indígenas, garífunas y campesinos, quienes valoran la naturaleza como “Madre Tierra”, planteamiento que urge reforzar a nivel político e ideológico, económico, social y cultural, como aspecto crucial en la lucha contra la hegemonía del sistema de acumulación capitalista, que amenaza la vida de la humanidad y del planeta.

En Honduras la actividad extractivista se ha profundizado especialmente en los últimos 25 años, cuando más impulso ha tomado el modelo neoliberal basado en la alianza de los capitales multinacionales con las élites locales que identificaron en los ríos, bosques, minerales, aire y los territorios una cantera certera para la producción de capitales, contando a su favor con la legislación y la connivencia de las autoridades y partidos políticos responsables de la conducción de la institucionalidad del Estado.

Buscar las mayores ganancias con base en la explotación ilimitada de los bienes comunes de la naturaleza, sin importar los costos humanos y sociales, es la lógica que conduce el modelo económico extractivista.

“Una de las cosas que queda clara es que en el contexto que vivimos y la realidad que tiene Honduras, el modelo extractivo y sobretodo la actividad minera resulta inviable para las comunidades. Los únicos que hacen negocio con esto son los empresarios, ni siquiera el Estado de Honduras tiene ganancias significativas en comparación con el daño que están generando” dijo Pedro Landa del equipo investigador al momento de devolver los resultados de la investigación esta semana en Tegucigalpa en el marco del II Congreso de Minería y Geología que promueve una universidad privada y el gobierno a través de Mi Ambiente y Inhgeomin.

Landa  hizo énfasis en el daño e impacto que la presencia minera deja al tejido social de las comunidades, además de los destrozos en las fuentes de agua. “En los testimonios que recoge la investigación las comunidades siguen afectadas emocional y físicamente por la presencia de estas empresas. Esto llama al gobierno de forma urgente a modificar la política extrativista. Se requiere de reformas para fortalecer la presencia del Estado a través de una serie de reformas que garanticen los derechos de las comunidades que están siendo afectadas”.

 

Origen: Investigación desnuda modelo extractivista que explota, desplaza, criminaliza y agrede a comunidades

, ,

Deja un comentario

Palmerola Airport Contract Bad for Honduras?

On March 18, 2016, President Juan Orlando Hernandez representing the Government of Honduras, and Lenir Perez, representing the bid winner, EMCO, signed a contract to build an international air terminal and supporting facilities in Soto Cano Air Base (also known as Palmerola) in Comayagua.  Such an airport is necessary since Toncontin airport in the capitol city of Tegucigalpa has a dangerous approach and short runway which cannot be lengthened.  The contract was negotiated by COALIANZA, which if past practice is any evidence, makes it suspicious.  COALIANZA has negotiated a number of contracts that are not financially good for Honduras, but great for the company receiving them.

Palmerola air base was built from nothing during the 1980s by the US military to become a staging area for air support missions for the Contra’s then trying to overthrow the Sandanista government of Nicaragua.  I still remember the twice weekly flights of C5a and later C17 cargo planes landing at Ramon Villeda Morales International Airport near San Pedro Sula and offloading truckloads of military supplies and equipment onto the staging area to be ferried up to Palmerola for its construction.  Today it is a key strategic foothold of the US Southern Command (SOUTHCOM) in Latin America, and home of Joint Taskforce Bravo with an 8000 foot runway.

At the time of the signing the contract terms were not publicly disclosed, but government statements outlined some of the terms.  First, the concession period in which EMCO would have the right to operate it was 30 years.  The contract required $23 million in funding from the Honduran government, and a further $53 million provided by the government of Spain.  EMCO will supply $87 million.

However, as the contract is now before Congress for ratification, terms are becoming public that lead one to question what Honduran authorities were thinking when they signed this contract, and raise questions about whether it can be ratified, even by this Congress controlled by the National party.

Salvador Nasralla pointed out that if the government of Honduras decides to keep Toncontin airport open, even if just for flights within Honduras, it will have to pay EMCO 20 million Lempiras (about $953,000) a month until Toncontin is closed .  Eduardo Facussé noted that the concession can be automatically renewed by EMCO for an additional 30 years, making it a 60 year concession, not the 30 mentioned in the press releases.  Facussé also pointed out that the contract obligates the Honduran government to close not just Toncontin International Airport in Tegucigalpa, but also Ramon Villeda Morales airport in San Pedro Sula, or face paying even higher monthly charges to EMCO.  A financial analysis of the income from the airport indicates that EMCO will not have to pay anything to the government of Honduras for the concession until years 27 or 28.  Facussé continued:

“I’d like to be in this type of business.  I don’t know what kind of advisors the President of the Republic has who have told him that this is profitable for the country….The concessionary has all the advantages; that is to say that the owner of the contract for Palmerola, and the Government has a series of [financial] obligations.”

Inversiones EMCO is a subsidiary of Grupo EMCO, a company founded in 2003 in Honduras.  It consists of a number of subsidiaries (Alutech, EMCO Mining, Inversiones EMCO, Constructora EMCO).Company owner  Lenir Perez is the son-in-law of Miguel Facussé, who before his recent death was the richest man in Honduras.  Perez is married to Ana Isabel Facussé.  Its subsidiary, EMCO mining began operations in San Pedro, Tocoa, Olancho in April of this year without the permission of the communities in which the mine resides, a clear violation of Honduran law.
Another mining subsidiary, Minerales Victoria, with an iron mine in Nueva Esperanza, Atlantida has a history of human rights violations.  Perez’s firm admits it kidnapped two international observers in 2014 and threatened their lives.

If Eduardo Facussé’s statements about the clauses of the contract are correct, one wonders what President Hernandez’s advisors were thinking in advising him to sign such a disadvantageous contract, but then, it was negotiated by COALIANZA, so we should have expected that.

http://hondurasculturepolitics.blogspot.ch/2016/05/palmerola-airport-contract-bad-for.html

, , , ,

Deja un comentario

CONVOCATORIA: PLANTÓN ESTE MARTES 21 DE ABRIL FRENTE AL MINISTERIO PÚBLICO DE LA CEIBA, ATLANTIDA.

lunes, 20 de abril de 2015

El Movimiento Amplio por la Dignidad Justicia (MADJ), convoca a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, la Sociedad Civil y el pueblo en general a un plantón este martes 21 de abril a las 10:00 am, frente al Ministerio Público de La Ceiba, Atlántida, para denunciar y cuestionar a la fiscalía ¿por qué razón no se castiga a la empresa minerales La Victoria, por las violaciones a derechos humanos y daños al medio ambiente de las comunidades del Sector Florida en el municipio de Tela, departamento de Atlántida?

¡El MADJ exige respeto por la dignidad humana y la soberanía territorial del pueblo del Sector Florida!

Del martes 7 de abril al 14 de mayo, se conmemoran 7 años de la huelga de hambre que realizaron varios fiscales del Ministerio Público exigiendo que se destaparan varios casos de corrupción pública. En este marco el MADJ está realizando una serie de actividades de denuncias contra actuales actos de corrupción.

Después de 38 días de Huelga de Hambre, surgió el MADJ el 24 de mayo de 2008.



, , , , ,

Deja un comentario

Ex jefe seguridad de Empresa Minerales la Victoria condenado a prisión por violación a Derechos Humanos

martes, 18 de noviembre de 2014

 

Wilfredo Fúnez ex jefe de seguridad de la Empresa Minerales La Victoria, cuyo promotor es Lenir Pérez, yerno del empresario Miguel Facusé; fue condenado hoy martes 18 de noviembre por el Tribunal de Sentencia de Tela, al encontrarse responsable de los delitos de Privación de libertad, allanamiento de morada y coacciones, en contra de dos defensores extranjeros de Derechos Humanos y de las comunidades del Sector Florida, quienes en oposición a la explotación minera de la zona han emprendido una lucha de resistencia territorial por la defensa de sus bienes naturales, hasta declarar libre de minería el Sector Florida, en Tela, Atlántida.

Según Víctor Fernández, coordinador del MADJ, Fúnez aceptó la responsabilidad ante el Tribunal de Sentencia, recibiendo la pena de 3 años por el delito de privación de libertad, 1 año por allanamiento de morada y 3 meses por coacciones, penas que fueron solicitadas por la representación legal de las comunidades afectadas.

El Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, continuará luchando en defensa de los bienes naturales y derechos humanos de las comunidades organizadas, quienes denuncian las múltiples anomalías y corrupción de dichos proyectos extrativistas en el país.

Por la Dignidad, contra la corrupción e impunidad…

Publicado por MADJ en 10:33

Fuente: http://movimientoampliodignidadyjusticia.blogspot.ch/2014/11/ex-jefe-seguridad-de-empresa-minerales.html

, , , , , ,

Deja un comentario

The Hondurans that don’t migrate: Nueva Esperanza and the “resource curse”

Community members looking out over the aftermath of the mining activity in their community

Community members in Nueva Esperanza survey the aftermath of mining activity in their territory. Photo: Erika Piquero

The reddish gravel road sloping upwards over the nearest mountain was dotted with silhouettes of a group of people from the community of Nueva Esperanza. They were climbing to the summit, via a road cut out by the Minerales Victoria Mining Company, to show visiting international human rights observers the aftermath of the mining company’s activity.

As the group slowly climbed the road, the mine’s lingering presence became more pronounced. While it is no longer active, it has left an indelible mark on the landscape: the verdant mountainside was branded by patches of reddish-brown overturned earth that no longer produced anything green. The scars on the land were indications of mining activity completed under a phase of ‘exploration’ – but the physical evidences showed destruction more aesthetically similar to exploitation.

Masked exploitation

The company’s ‘exploration’ activity began without the approval of the community members, and in spite of strong local opposition to the destruction of their land.

Even though a 2004 moratorium on metal mining is still in effect in Honduras, Minerales Victoria was able to obtain a concession in Nueva Esperanza (an area rich in iron oxide, coal, and gold) via a legal loophole: the 2013 Mining Law, which allowed for relaxed controls and loose classifications of types of metals and their uses after extraction.

Community members faced increasing death threats and intimidation as a result of the mining company’s presence in the region. Many residents worried about potential environmental effects and impact on community health, as the mining activity could lead to contamination and destruction of the land and water that sustain their livelihoods.

Nueva Esperanza’s situation is, in many ways, emblematic of Honduras’ history as a victim of resource extraction.

Honduras has always been affected by the resource curse,” says Kevin Coleman, a history professor at the University of Toronto. “The country has natural resources and that becomes a reason for exploiting it.”

What is happening in Nueva Esperanza and throughout the country is not new; it has just been exacerbated by the coup and, Coleman adds, “decades of extracting natural resources – silver, bananas, timber, pineapples and shrimp (depending on the decade) – while neglecting the fundamentals of investing in public education, health care, and upholding Honduran laws designed to protect the country’s people and land from rapacious profit-driven enterprises.”

Compromised authorities

As in Locomapa de Yoro and other communities throughout Honduras, local authorities were not concerned with the mining company’s legal infractions. In fact, evidence suggests that local state authorities were actively colluding with the mining company. Local policemen escorted armed men affiliated with the mining company into the area and actively participated in acts of aggression against community members, including firing shots at the feet of local community members.

Local policemen were also absent from their post on the day two members of PROAH, a human rights accompaniment organization, were kidnapped. Several months of increasing intimidation and threats against community members who had voiced opposition to mining activity came to a head when armed men trespassed onto private territory and held two PROAH members captive for several hours.

Only after this kidnapping — and the subsequent international pressure — was there any response from the Honduran authorities.

A lingering presence

Yet even with Wilfredo Funez, the kidnappers’ ringleader, arrested and awaiting trial and the mining company gone, the community still faces threats to its safety, as representatives of the mining company have built structures on community members’ property, thrown trash in families’ yards and even fired gunshots close to specific houses.

Other lingering effects are found in the land and landscape itself. The summit of the mountain was stripped and overturned during the ‘exploration’ phase. The community’s roads have been ruined, and they have already noticed issues with water contamination.

These concerns become even more worrisome during the rainy season, as contamination will only spread with heavy rains and flooding. The unprotected road cut out of the mountain will likely be prone to mudslides, causing accessibility issues that did not exist with the roads created by community members, which followed the natural contours of the land.

Another kidnapping

On July 3, 2014, two Nueva Esperanza community members were kidnapped along with PROAH team members. Two of the victims had accompanied the community in their resistance to the mining project, and were also beneficiaries of the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) precautionary measures, which are intended to protect people whose lives are at risk.

Two months later, on August 30, the community voted to declare their territory a mining-free zone. Though the lack of an investigation into the kidnapping has made it impossible to determine if there was a link between the crime and the community’s opposition, the fact that the two targets were beneficiaries of official protective measures — and were still kidnapped anyway — demonstrates the ongoing threat to people who dare to engage in, or support those engaging in, open resistance.

In spite of the continued aggression, the community members still defend their position against mining in their community. Their demands are simple: they want the right to their territory, and development under their own terms.

Yet even these basic requests may be too much to ask — at least in Honduras.

As Daniel Langmeier, a human rights observer with experience in Honduras, says, “There is an absolute lack of freedom, as we understand and treasure it, over one’s life to decide…[they are] confronted with these horrible situations all the time and feel trapped.”

Fuente: http://latincorrespondent.com/honduras/hondurans-dont-migrate-nueva-esperanza-mining-resource-curse/

, , , ,

Deja un comentario

NUEVA ESPERANZA, TELA, ATLÁNTIDA. MADJ – ATLANTIDA


RATIFICAN PRISIÓN PARA JEFE DE SEGURIDAD DE MINERALES LA VICTORIA.
Tela, Atlántida. 23.09.14
El Tribunal de Sentencia de Tela, Atlántida, determinó mantener en
prisión a Wilfredo Fúnez Cáceres, quien es acusado por los delitos de
privación injusta de la libertad, allanamiento, coacción, en perjuicio
de los señores Antonio Alfaro Callejas y Concepción Gutiérrez Morales,
así como los integrantes del Proyecto de Acompañamiento Internacional de
Honduras (PROAH) Orlan Vidal Y Daniel Langmeir.
Según la acusación, el 25 de julio de 2013, luego de reiterados abusos y
hostigamiento a las comunidades del sector Florida, en Tela Atlántida,
por parte de la Policía Nacional y la Seguridad de la empresa Minerales
La Victoria, el señor Wilfredo Fúnez Cáceres, en su condición de jefe de
seguridad de la mencionada empresa, junto a 30 hombres que portaban
armas, ingresaron violentamente a la vivienda del matrimonio Callejas
Gutiérrez, los humillaron y les obligaron a salir y a los dos
acompañantes internacionales los privaron de libertad por varias horas y
los abandonaron en la comunidad de Nueva Florida, lugar donde fueron
auxiliados por otros miembros de las comunidades.
Después de la sostenida presión de las organizaciones comunitarias del
Sector, Wilfredo Fúnez fue acusado, capturado y puesto en prisión. Su
defensor privado pidió la revisión de la medida cautelar, solicitando
medidas sustitutivas. La Fiscalía y la acusación privada que sostiene el
Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), se opusieron a
la solicitud y el Tribunal de Sentencia, ratificó la prisión para el
acusado.
En los próximos meses tendrá lugar la audiencia de juicio oral y
público, en la que se decidirá definitivamente si el Jefe de seguridad
de Minerales la Victoria es condenado o absuelto por los delitos que se
le acusa.
Relevante:
La empresa Minerales la Victoria promueve más de 10 proyectos mineros en
el departamento de Atlántida, pretendiendo la concesión de más de 10 mil
hectáreas de tierra. Las 16 comunidades del sector Florida, como otras
del departamento de Atlántida, han luchado en todos los frentes contra
los abusos de esta empresa, incluso, en cabildo abierto celebrado el 30
de agosto, se declararon territorio libre de explotación minera.
Departamento de comunicaciones del MADJ

, , , , , ,

Deja un comentario

Victorias de la Resistencia

lunes, 8 de septiembre de 2014

Mientras el país sigue prisionero de la clase política corrupta y violenta que sigue consumiendo la vida de la ciudadanía que en su mayoría sigue a la espera de un nuevo amanecer que le devuelva la dignidad que le ha sido arrebatada por siglos, hay enormes satisfacciones en la lucha social y política, sobre todo en “La Resistencia ancestral” de los pueblos y también de las comunidades que montaña adentro resuenan como un temblor que poco a poco llegará a todos los territorios que hoy retoman fuerzas para confrontar a los enemigos de los pueblos.

 

Hoy queremos compartir y ofrendarle a nuestro pueblo digno dos de las más resientes victorias que deben reconocérsele a 16 comunidades organizadas en el Sector de Florida en el Municipio de Tela y al pueblo Lenca de San Francisco  de Lempira.

Comenzamos por la primero;  El 30 de Agosto el escenario fue en la Yusa, comunidad de Florida, este lugar se convirtió en referente histórico de lucha, ya que la ciudadanía de las 16 comunidades que conforman ese sector llegaron puntualmente a donde se realizaría un Cabildo Abierto para discutir la voluntad popular sobre la actividad minera en la región pero este cabildo no fue un cabildo normal bajo el molde del tradicionalismo político sino más bien un espacio solicitado con beligerancia por los y las que con experiencia de lucha han sabido poner en su sitio a los empresarios mineros y todos aquellos que le hacen el juego (entre políticos de la zona, policía nacional, Secretaria de Recursos Naturales, Instituto Hondureño de Geologia y Minas entre otros)

Esa mañana junto con los Misioneros Claretianos, el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), El Movimiento Ambientalista de Atlántida (MAA), La Parroquia de San Juan Pueblo, el Proyecto de Acompañamiento internacional para Honduras (PROAH), el ERIC-SJ, Radio Progreso, Radio Dignidad, Radio Subirana y Radio Exclusiva junto con el pueblo ordenaron a la Corporación Municipal de Tela emitir la declaración que en esencia exige lo siguiente:

Artículo 1. La Corporación Municipal de Tela Declara a las 16 comunidades del sector de Florida: Nueva Esperanza, La Yusa, El Socorro, Buena Vista, El Carmen, Camaguey, El Zapote, Alaho, El Coco, Las Mercedes, Las Minas, Nombre de Dios Tela, Brisas de Lean, Nueva Unión, Concepción y El Guayabo, Comunidades Productoras de Agua y Libre de Exploraciones y Explotaciones Mineras y de cualquier forma de explotación riesgosa para la subsistencia y convivencia saludable de sus habitantes. Esta determinación es de carácter vinculante.

Aquí les ofrendamos a los y las que nos escuchan la primera victoria que debemos reconocer y cuidar como una victoria del pueblo hondureño como tal y cada vez que salga el sol en estas 16 comunidades sabremos que un día nuevo nos recibe con la grata sorpresa de que el peligro de destrucción a la madre naturaleza por el momento ha sido detenida por La resistencia de estas comunidades.

El siguiente reconocimiento de victoria es para el pueblo Lenca de San Francisco de Lempira que Asamblea Departamental del COPINH en Lempira

“En Defensa de los Territorios, Espiritualidad y Cultura Frente a los Proyectos Extractivos” realizada el Sábado 6 de Septiembre en el Centro de San Francisco donde acudieron más de 500 indígenas lencas de varias comunidades que primero compartieron una misa realizada por 5 Sacerdotes de otras zonas del país que se dieron cita para compartir el “evangelio Revolucionario de Cristo” como lo llamo uno de los líderes de la Fe”

La Iglesia de San Francisco se impregno de esta fe y de la palabra de Dios que exige a sus hijos e hijas que defiendan la herencia de sus padres aunque sean perseguidos, injuriados y amenazados a muerte y aunque pierdan la vida por defender sus riquezas naturales se deberá mantener el mismo espíritu de lucha en todos y todas.

Todo lo manifestado en la misa fue antesala de la asamblea popular que se realizo en la plaza central ante la presencia de militares y policías preventivos que merodeaban como sombras de discordia en aquel lugar, fue entonces cuando comenzó a sentirse la sangre de Lempira que nos recorrió por la venas a todos y todas para que con documentos en mano (expedientes de los proyectos obtenidos en las mismas instituciones del Estado) diéramos lectura a las intenciones corruptas de la Alcandía de San Francisco que desde hace 4 años ha comenzado a moverse por debajo de la mesa para concesionar el caudaloso Rio de San Juan y con ello todas las vertientes que puedan producir Energía renovable para los industriales y dejar a oscuras, la destrucción ambiental y en el marginamiento a las comunidades Lencas de aquel sector.

La palabra fue sencilla pero fuerte, la palabra denuncio y evidencio las intensiones de los proyectos: Tanguay impulsado por Hidroelectrica y Energía de lempira, Las Flores 1  y etapa 2 por la empresa Renovales de Occidente y  Maiquira por la empresa  Generación Hidroeléctrica de  Lempira.

La palabra lenca hizo ver la corrupción en los mecanismos de inversión y sobre todo hiso énfasis en que todos estos proyectos y su desarrollo no han contado con la palabra Lenca por lo que no hay ninguna duda que son totalmente ilegales e ilegítimos

Esta misma palabra tomo mayor fuerza cuando todos los y las Lencas lanzaron la orden y la advertencia de que no permitirán ningún avance de los 4 proyectos mencionados.

Aquí están estas 2 victorias para que las compartamos entre todos y todas pero ¿Por qué darles carácter de Victorias?

Porque en medio de tanta muerte, de tanta galopante corrupción, de tanto latrocinio, de tanta demagogia de toda la clase política, de tanta violencia social, de tantas mentiras de los medios de comunicación, de tanta división de nuestra sociedad, de tanta persecución y criminalización de la lucha, de tanta acumulación de la riqueza en pocas manos, de tanta acumulación de pobreza de los que hoy se graduando de miserables y de tanta desesperanza debemos reconocer que en medio de esto hay trabajo político, social consiente, consistente y silencioso que ha dado como resultado el avance de la lucha por la defensa territorial y por las Riquezas Naturales y Comunes.

Por eso reconocemos en estas dos victorias el caminar de dos organizaciones que compartimos nuestras luchas, las sentimos, las vivimos y las cuidamos.

Abrazamos pues todas estas luchas y las que vienen desde el MADJ al COPINH  porque las luchas del COPINH son nuestras y las nuestras son del COPINH. Pero más allá de este reconocimiento entre dos organizaciones, va el mayor reconocimiento para el pueblo en general que sigue en resistencia para todos y todas van nuestras luchas, nuestros avances y nuestras victorias.

Sangre de Lempira, semilla de libertad

Desde la Dignidad contra la Corrupción

Movimiento Amplio por la Dignidad y al Justicia

Publicado por MADJ en 14:08

Fuente: http://movimientoampliodignidadyjusticia.blogspot.ch/2014/09/victorias-de-la-resistencia.html

, , , , ,

Deja un comentario

DECLARATORIA DE TERRITORIOS LIBRES DE MINERÍA

lunes, 1 de septiembre de 2014

16 COMUNIDADES DEL SECTOR DE FLORIDA EN EL MUNICIPIO DE TELA/DEPARTAMENTO DE ATLÀNTIDA RECUPERAN SU SOBERANÍA TERRITORIAL Y RESTITUYEN SU DIGNIDAD HUMANA.

Este histórico sábado 30 de Agosto del año 2014, sentimos orgullo de ser RESISTENCIA que resurge del temblor de la tierra que reclama junto a sus hijos e hijas que los empresarios mineros y políticos CORRUPTOS la dejen en paz de una vez por todas.

Fue la dignidad de la lucha de las mujeres, los hombres, la juventud y la niñez junto con los ancianos de 16 comunidades del sector de Florida quienes de manera auto convocada obligaron a la Corporación Municipal de Tela a realizar un cabildo abierto para definir el respeto a las comunidades y las riquezas naturales que contiene este territorio; que será defendido con todo si las clase política corrupta pretende hacer retroceder la decisión de un   pueblo que a una sola voz a dicho;     NO A LAS MINERAS DE NINGÚN TIPO.

El pueblo ordeno a la Corporación Municipal de Tela emitir el certificado que en esencia exige lo siguiente:

Artículo 1. La Corporación Municipal de Tela Declara a las 16 comunidades del sector de Florida: Nueva Esperanza, La Yusa, El Socorro, Buena Vista, El Carmen, Camaguey, El Zapote, Alaho, El Coco, Las Mercedes, Las Minas, Nombre de Dios Tela, Brisas de Lean, Nueva Unión, Concepción y  El Guayabo, Comunidades Productoras de Agua y Libre de Exploraciones y Explotaciones Mineras y de cualquier forma de explotación riesgosa para la subsistencia y convivencia saludable de sus habitantes. Esta determinación es de carácter vinculante.

El Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, el Movimiento Ambientalista de Atlántida,  El Patronato Regional del Sector de Florida y las comunidades eclesiales de base de la Parroquia de Arizona CELEBRAN Y COMPARTEN esta victoria en nombre del pueblo hondureño y nos unimos a otros municipios que han sido declarados TERRITORIOS PRODUCTORES DE AGUA Y LIBRES DE EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN MINERA como ser; los municipios de Balfate en Colon, El Negrito en Yoro y San Nicolás en Santa Bárbara.

Sigamos creciendo y liberando a nuestra patria de estos proyectos de muerte 

DIGNIDAD Y JUSTICIA.

Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia

1 DE SEPTIEMBRE/2014

Publicado por MADJ en 14:39

Fuente: http://movimientoampliodignidadyjusticia.blogspot.ch/2014/09/declaratoria-de-territorios-libres-de.html

, , ,

Deja un comentario

¡¡LIBRE DE MINERIA!! . SECTOR FLORIDA, TELA, ATLÁNTIDA

30/agosto/2014. Hoy es un día histórico para el sufrido pueblo hondureño que habita las montañas del Sector Florida ubicado en el Municipio de Tela, Atlántida en Honduras. Desde las 8:00 de la manaña los pobladores de las 16 comunidades empezaron a llegar a la comunidad de la Yusa, donde se realizaría el tan esperado Cabildo Abierto para discutir la voluntad popular sobre la actividad minera en la región.

Después de hacer un ejercicio responsable de escuchar la conveniencia o no de dicha actividad se pasó a la votación a mano alzada para saber cuántos estaban a favor y cuántos estaban en contra de la minería en la zona. El resultado de dicha votación fue arrollador, casi la totalidad de los participantes alzaron la mano para repudiar energicamente la explotación minera a cielo abierto en la región. El Alcalde de Tela, Mario Fuentes, que presidió el Cabildo Abierto dejó claro que la decisión soberana del pueblo, para un tiempo indefinido, expresada el día de hoy solo puede ser revocada por otro Cabildo.

Los Misioneros Claretianos nos sentimos profundamente gozosos con esta decisión popular, ya que desde hace dos años hemos acompañado y sufrido este proceso junto con las comunidades afectadas. Agradacemos infinitamente a Dios por la sabiduría y la fortaleza que ha dado todos los que nos hemos aventurado a hacer su voluntad en circunstancias tan adversas.  Agradecemos a todos los que de diferentes formas fueron solidarios con nosotros y las comunidades amenazadas del sector Florida. Somos conscientes que la construcción de la paz en esta zona no termina hoy. Sentimos la fuerza del amor de Dios que nos quema por dentro y nos lanza en la busqueda del Reino de Dios y su Justicia.

¡La Gloria de Dios es que los Ríos y las montañas Vivan!

 

Con mano arriba el pueblo dijo:No a la Mineria en el Sector FloridaCon mano arriba el pueblo dijo:No a la Mineria en el Sector Florida

Fuente: https://www.facebook.com/notes/jpic-claretianos/libre-de-mineria-sector-florida-tela-atl%C3%A1ntida/1566569306904240?notif_t=note_tag&_fb_noscript=1

, , ,

Deja un comentario

NUEVA CRIMINALIZACIÓN A MIEMBROS DE LA COMUNIDAD DE NUEVA ESPERANZA



 Hoy,
09 de Julio de 2014 la comunidad de Nueva Esperanza ha vivido una vez más el
maltrato por parte de las autoridades encargadas de impartir
justicia. Olman Vijil
Vasquez, Grevin Amaya Pineda y José Lemus Pineda fueron citados
de manera indebida e intimidante por inspectores de la D.N.I.C. con placas No.
1309 y 11727 a comparecer  a sus oficinas en Tela, Atlántida por supuestos
"DELITOS VARIOS". Ante este citatorio la comunidad de Nueva Esperanza
se sintió agredida debido a que la denuncia la interpuso una familiar
del trabajador minero Wilfredo Funez, arrestado el pasado 28 de febrero y
el cual ha aceptado su culpabilidad en los delitos imputados en contra de la
comunidad y de los observadores internacionales de PROAH. Por tal razón,
unos 30 vecinos y los Misioneros Claretianos, de la oficina de Justicia, Paz e
Integridad de la Creación (JPIC),  acompañaron a los tres miembros criminalizados
representados por su abogado Martín Fernández, miembro del MADJ. 


Entre
las anomalías del citatorio está:


 1.
El primer citatorio lo recibieron los imputados el domingo 6 de julio por la
tarde para presentarse el lunes 7 por la mañana. Conducido  por personas particulares de la comunidad.


2.
En el segundo citatorio iba una nota
intimidatoria escrita en la esquina de cada una de las Actas de Citación que
dice así: "presentarse obligatoriamente o se dará orden de captura por la
fiscalía ultima cita". 


3.
En la D.N.I.C no había denuncia ni declaración por parte de la demandante.
Después de escuchar a la demandante se evidenció que no existían los tales “delitos
varios” que ameritarán la intimidación de "orden de captura".


4.
Los inspectores fueron los mismos que se prestaron para la criminalización de 5
líderes de la comunidad de Nueva Esperanza en enero del año pasado en clara
colaboración con la Empresa Minera y donde, por supuesto, no se comprobó ningún delito.


5.
Luego, los pobladores quisieron poner denuncias sobre hechos “reales” de
amenazas y hostigamiento y los mismos inspectores se negaron a recibirlas.


Ante
estos hechos, surgen las preguntas ¿Por qué no se actúa con igual celeridad a
favor de las demandas de la comunidad de Nueva Esperanza que lleva más de dos
años pidiendo que se haga una investigación seria y responsable en las
diferentes violaciones a sus Derechos Humanos ejecutadas por la Empresa Minera
La Victoria? ¿Al aceptar la culpabilidad Wilfredo Funez por qué no se inicia un
proceso contra los autores intelectuales de los delitos aceptados?


¿Por
qué el Estado Hondureño, por medio de sus órganos de Justicia, permite que se
siga criminalizando a las Víctimas que gozan de Medidas Cautelares dictadas por
la CIDH, en vez de concretar dichas medidas con prontitud?


Lamentamos
lo sucedido y nos seguimos solidarizando con la comunidad de Nueva Esperanza
esperando que pronto estén librados de tanto sufrimiento y terror empresarial e
institucional.


 


OFICINA
DE JUSTICIA, PAZ E INTEGRIDAD DE LA CREACIÓN


MISIONEROS
CLARETIANOS - HONDURAS

, , , , , ,

Deja un comentario

*ALERTA: ASALTO ARMADO A SACERDOTES CON MEDIDAS CAUTELARES Y ACOMPAÑANTES INTERNACIONALES DE DERECHOS HUMANOS (PROAH) *

El Proyecto de Acompañamiento internacional en Honduras (PROAH) expresa su grave preocupación ante el asalto armado y secuestro de los sacerdotes César Augusto Espinoza Muñoz y Abel Carbajal, de la parroquia de Arizona, Atlántida y tres acompañantes internacionales de derechos humanos de PROAH (dos ciudadanos suizos y una ciudadana francesa).

El asalto armado ocurrió el 3 de julio, aproximadamente a las 7 pm. cerca de Siguatepeque. Un carro blanco tipo turismo (parecido a un taxi) interceptó el carro de la parroquia en el que viajaban los tres acompañantes y los sacerdotes. Tres hombres armados salieron del carro blanco y apuntaron sus armas a los sacerdotes y a los miembros de PROAH. Les obligaron a salir de su vehículo y a pasarse al asiento de atrás del carro blanco, mientras el cuarto asaltante se escapó manejando el carro de la parroquia. Los asaltantes secuestraron a la fuerza a los sacerdotes y miembros de PROAH llevándoles en el carro durante unos 45 minutos y amenazando de matarles. Les dejaron luego en Siguatepeque.

Padre César y Padre Abel, así como 16 miembros de la comunidad de Nueva Esperanza y defensores de los derechos humanos que los apoyan, son beneficiarios de medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), debido a las amenazas y uso de violencia por parte de representantes de la empresa Minerales Victoria, de otros intereses mineros y de la Policía Nacional, en respuesta a la oposición pacífica y legítima de la comunidad a la actividad minera.

PROAH acompañaba a la comunidad de Nueva Esperanza cuando el 25 de julio de 2013 dos acompañantes internacionales de PROAH (una ciudadana francesa y un ciudadano suizo) fueron mantenidos cautivos durante 2,5 horas por varios hombres armados que vigilaban las operaciones mineras de Minerales Victoria.

El asalto armado y secuestro del 3 de julio a beneficiarios de medidas cautelares y acompañantes internacionales pone en evidencia la situación de inseguridad extrema en Honduras, a la que la población se enfrenta cada día en todo el país. Además, el asalto demuestra la falta de protección de los beneficiarios de medidas cautelares así que el alto nivel de riesgo que afrontan los defensores nacionales e internacionales de derechos humanos en Honduras.

En varios casos acompañados por PROAH se evidencia la falta de protección de los beneficiarios de medidas cautelares:

En Locomapa 38 personas recibieron medidas cautelares de la CIDH tras el asesinato de tres indígenas Tolupanes el 24 de agosto 2013 durante una protesta pacífica contra la actividad minera y la explotación forestal ilegal en sus tierras. Sin embargo, los supuestos autores de la masacre, quienes tienen órdenes de captura, permanecen libres en la comunidad y siguen intimidando a los opositores al proyecto minero. Un miembro de la comunidad exiliado, todavía no ha vuelto a Locomapa. El 9 de junio de 2014, un beneficiario de medidas cautelares recibió nuevas amenazas por parte de un general en condición de retiro que además dañó sus cultivos y sus bienes.

Cuatro meses después de que el Estado de Honduras se comprometió a aplicar las medidas cautelares de la CIDH, la comunidad sigue amenazada y vulnerable.

En junio del 2014, el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, también beneficiario de medidas cautelares, emitió una Acción Urgente denunciando que el gobierno hondureño no ha adoptado medidas eficaces para disuadir la inseguridad e implementar medidas de protección.

La Acción Urgente fue emitida en respuesta a “una serie de acontecimientos que en forma sistemática vienen ocurriendo en las últimas semanas, hechos que se producen inmediatamente después que el COFADEH realiza acciones públicas de denuncia”. Estos acontecimientos incluyen la vigilancia de la oficina, así como el secuestro temporal y golpes severos sufridos por un miembro de COFADEH.

PROAH expresa su grave preocupación ante los niveles extremos de inseguridad, de impunidad y la falta de protección eficaz y adecuada de los beneficiarios de medidas cautelares así como de los defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras.

PROAH brinda acompañamiento internacional a defensores y defensoras de derechos humanos, incluyendo personas u organizaciones del movimiento social y de derechos humanos que se encuentran bajo amenaza u hostigamiento debido a su trabajo a favor de los derechos humanos individuales y colectivos.

8 de julio 2014

Fuente: https://proah.wordpress.com/2014/07/09/alerta-asalto-armado-a-sacerdotes-con-medidas-cautelares-y-acompanantes-internacionales-de-derechos-humanos-proah/

, , , , , , , ,

Deja un comentario

A juicio oral y público caso de defensores internacionales y pobladores que fueron víctimas de abusos

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

El anunciado procedimiento abreviado consistente en que el jefe de seguridad de la Corporación Minerales Victoria, Wilfredo Fúnez reconoce que cometió los delitos de allanamiento, coacción, amenazas y privación injusta de la libertad en contra de dos observadores internacionales de derechos humanos y dos miembros de una familia, no se pudo concretar debido a inconsistencias presentadas por la defensa del imputado.

Resulta que la defensa solicitó para efectos de considerarse un procedimiento abreviado, que la aplicación de las penas por los delitos confesos, fuesen mínimas para el imputado, solicitud que  el Ministerio Público objetó y consideró que en vista de que el abogado defensor de Wilfredo Fúnez, el profesional del derecho Melvin Urbina, desistió del acuerdo a que se había llegado con la Fiscalía, se declarase desierto el procedimiento abreviado.

En vista de lo cual, la jueza María Elena Guzmán del Juzgado de Letras Seccional de Tela, resolvió lo siguiente:…”Habiendo escuchado al abogado de la defensa privada del imputado que en esta audiencia ha solicitado la imposición de penas distintas a las concertadas al momento en que administrativamente se pusieron de acuerdo como lo manda el artículo 403 del Código Procesal Penal en su párrafo I, por lo que ésta suscrita considera que al haberse evidenciado en esta audiencia que no ha existido o que se ha roto el acuerdo previo entre el Ministerio Público y el imputado sobre la aceptación del proceso abreviado…es procedente declarar sin lugar la solicitud de proceso abreviado y que se continúe con la tramitación común del proceso, no considerando la admisión de los hechos por parte del imputado como una confesión”.

La jueza establece que “se declare sin lugar la solicitud conjunta de proceso abreviado por haberse roto el acuerdo previo entre el Ministerio Público y la defensa del imputado y por no haberse garantizado los derechos de las víctimas, por lo cual se ordena la continuación del presente proceso”, señala la resolución.

En la audiencia, el Área de Acceso a Justicia del COFADEH consideró oportuno registrar el caso como un precedente tanto para las autoridades gubernamentales como para las compañías privadas, en el sentido que los abusos que se cometan contra defensores de derechos humanos, y contra cualquier ciudadano o ciudadana, sean nacionales o extranjeros, estarán sujetos a la vigilancia, monitoreo, denuncia y acompañamiento legal de las organizaciones que realizan defensoría ciudadana.

El COFADEH también apuntó, que dado que se discute en primer debate en el Congreso Nacional una Ley de Protección para Defensores y Defensoras de Derechos Humanos es el momento para que el Gobierno reconozca, proteja y promueva el ejercicio de la defensoría de derechos humanos en todo el territorio nacional.

Sobre la audiencia llevada  cabo en el municipio de Tela, departamento de Atlántida y con la decisión adoptada por el tribunal de esa localidad, el jefe de seguridad de Wilfredo Fúnez, empleado de la Corporación Minerales Victoria, propiedad de Lenir Pérez, (yerno del terrateniente Miguel Facussé) permanecerá recluido en el centro penal de Tela.

Para buscar un juicio abreviado, Wilfredo Fúnez se declaró culpable de los delitos de allanamiento, coacción, amenazas y privación injusta de la libertad en perjuicio de Daniel Langmeier (Suiza) y Orlane Vidal (Francia) integrantes del Proyecto de Acompañamiento Honduras (PROAH), así como contra Antonio Alfaro Callejas y Concepción Gutiérrez Morales, étos últimos representados en la audiencia por el acusador privado, Víctor Fernández.

La Fiscalía acusó a Fúnez y el Juzgado Seccional de Tela le decretó  auto de prisión por los delitos de  allanamiento, coacción, amenazas y privación injusta de la libertad, en perjuicio de los dos observadores internacionales de derechos humanos (un programa que aglutina a observadores de derechos humanos procedentes de varias nacionalidades, y que acompaña a organizaciones que trabajan en la defensoría, entre ellas al COFADEH).

Si bien la parte defensora había interpuesto un recurso de apelación contra la decisión adoptada por el juzgado, se conoció que en días posteriores desistió de tal recurso y retiró el escrito ante el tribunal.

En cambio propuso que su cliente (Wilfredo Fúnez) fuese sometido a un procedimiento abreviado, que es una medida alterna que contempla el Código Procesal Penal, estableciéndose como requisito que el imputado se declare culpable de los delitos.

Desde el mes de marzo de 2013, Wilfredo Fúnez ha permanecido recluido en una celda del presidio de Tela,  municipio del departamento de Atlántida.

Cabe señalar que en los delitos participaron otros miembros de la seguridad  de  Corporación Minerales Victoria, pero la Fiscalía solo acusó a Wilfredo Fúnez.

Es importante señalar que este caso marca un precedente, ya que se logró acreditar en la audiencia inicial la comisión y la participación de los delitos cometidos por el imputado, lo cual llevó a la defensa a buscar una medida alterna, que al final no se concretó.

Contexto

El 25 de julio de 2013 guardias de seguridad fuertemente armados de la Corporación Minerales Victoria, propiedad de Lenir Pérez (yerno del terrateniente Miguel Facussé) merodeaban e intimidaban a los pobladores de la comunidad Nueva Esperanza, municipio de La Masica Atlántida.

Las acciones hostiles de los guardias se produjeron porque la comunidad se opone a la extracción minera que desarrolla Lenir Pérez en esta zona, en vista que nunca se les consultó acerca de dicho proyecto y además porque dicho personaje presiona a pobladores para que vendan sus tierras.

De hecho César Alvarenga y Roberto García líderes del movimiento pacífico que se ha opuesto a las operaciones mineras fueron amenazados a muerte por parte de Lenir Pérez, situación que obligó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a dictar medidas cautelares de protección para los ambientalistas.

El 24 de julio de 2013, los observadores de derechos humanos de PROAH, Daniel Langmeier de Suiza y Orlane Vidal de Francia, llegaron a la comunidad para alojarse allí en la casa de María Concepción  Gutiérrez, cuya familia había sido blanco de amenazas de los guardias de seguridad de la Corporación Minerales Victoria.

Tanto Langmeier como Vidal habían notificado previamente a la Policía que estarían en dicha comunidad, sin embargo el día que ingresaron, no se encontraban agentes en la estación policial.

La mañana del 25 de julio de 2013, aproximadamente a las 9:00 am, un grupo de siete hombres fuertemente armados llegaron a la casa, acompañados por 25 trabajadores del proyecto minero, armados con machetes.

El grupo estaba  encabezado por Wilfredo Fúnez, empleado de Corporación Minerales Victoria y miembro de las pocas familias que apoyan el proyecto minero en la zona.

Los individuos amenazaron a los dos miembros del PROAH que estaban acompañando a la familia y los obligaron a salir de la casa, afirmando que “desparecerían si volvían a la comunidad”. Se informó que simultáneamente, varios de los hombres armados corrieron siguiendo el dueño de la casa, y lo obligaron a volver a la propiedad mientras hacían disparos al aire.

Durante el trayecto varios hombres apuntaron sus armas contra la humanidad de los defensores de derechos humanos y profirieron todo tipo de insultos, además de amenazarlos que si intentaban ingresar nuevamente en la comunidad, serían víctimas de desaparición. Posteriormente los conminaron a que entraran en una camioneta junto con varios de los hombres. Después les forzaron a que mostraran las fotos que habían tomado con sus cámaras fotográficas, para luego borrar aquellas que comprometían a la empresa minera.

Tiempo después los bajaron en un sector donde había mucho lodo, allí se encontraba personal de la empresa minera. Según testimonios de los defensores,  el trato fue diferente, fueron trasladados en otro vehículo pick up color negro, escoltado por 3 hombres armados con escopetas que se subieron en la paila y posteriormente  fueron dejados en la comunidad de Nueva Florida

Finalmente los defensores de derechos humanos fueron liberados en la comunidad de Nueva Florida aproximadamente a las 11:30 de la mañana, con amenazas de que la comunidad de La Nueva Esperanza sufriría represalias si denunciaban el incidente. El individuo que profirió dicha amenaza fue Wilfredo Fúnez.

La tarde siguiente (el 26 de julio), hombres armados de la empresa minera atravesaron la comunidad de La Nueva Esperanza en motocicletas, dispararon al aire con sus armas de fuego causando zozobra entre el pueblo.  La familia que alojó a los defensores de derechos humanos internacionales se vio obligada a huir de su casa, por temor a sufrir atentados.

Los hechos suscitados en contra de observadores internacionales de derechos humanos produjeron la condena de decenas de organizaciones tanto a nivel nacional como en el extranjero. La organización Front Line Defenders en aquella oportunidad manifestó en un comunicado: “Front Line Defenders expresa su profunda preocupación por la integridad física y psicológica de los miembros de la comunidad de La Nueva Esperanza y de los defensores de derechos humanos internacionales”.

Front Line Defenders nota con inquietud que los defensores de derechos humanos en Honduras, particularmente aquéllos que trabajan en el contexto de derechos a la tierra y proyectos mineros y de construcción, enfrentan un nivel de riesgo extremadamente alto de daño a su integridad física o incluso a su vida, y que la  acción jurídica contra los responsables es inexistente en la gran mayoría de los casos, citó el comunicado.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3210:a-audiencia-preliminar-caso-de-defensores-internacionales-que-fueron-victimas-de-abusos&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , , , ,

Deja un comentario

Empleado de Minerales Victoria acepta que cometió abusos contra defensores de DDHH

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

Wilfredo Fúnez empleado de la Corporación Minerales Victoria, propiedad de Lenir Pérez,  quien se encuentra recluido en el presidio de Tela, se declaró culpable de los delitos de allanamiento, coacción, amenazas y privación injusta de la libertad en perjuicio de dos observadores internacionales del Proyecto de Acompañamiento Internacional-Honduras (PROAH).

Así lo dio a conocer el  Area de Acceso a Justicia del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), que actuó como acusador privado en la causa. La acción promovida por la defensa del imputado obliga a desarrollar un proceso abreviado que permitirá a Wilfredo Fúnez, a salir de prisión al conmutar la pena que le dicte el Juzgado Seccional de Tela, departamento de Atlántida.

La Fiscalía acusó Fúnez,  empleado de la Corporación Minerales Victoria (encargado de la seguridad de la empresa) y el Juzgado Seccional de Tela le decretó  auto de prisión por los delitos de  allanamiento, coacción, amenazas y privación injusta de la libertad, en perjuicio de los jóvenes Daniel Langmeier  (25) y Orlane Vidal (26) integrantes del Proyecto de Acompañamiento Honduras (PROAH), un programa que aglutina a observadores de derechos humanos procedentes de varias nacionalidades, que acompaña a organizaciones que trabajan en la defensoría, entre ellas al COFADEH..

Si bien la parte defensora había interpuesto un recurso de apelación contra la decisión adoptada por el juzgado, se conoció que en días posteriores desistió de tal recurso y retiró el escrito ante el tribunal.

En cambio propuso que su cliente (Wilfredo Fúnez) sea sometido a un procedimiento abreviado, que es una medida alterna que contempla el Código Procesal Penal, estableciéndose como requisito que el imputado se declare culpable de los delitos.

Desde el mes de marzo de 2013, Wilfredo Fúnez ha permanecido recluido en una celda del presidio de Tela,  municipio del departamento de Atlántida.

En la audiencia de la que aún no se ha determinado fecha (conocida como intermedia) se estaría emitiendo una sentencia condenatoria, en la cual se aplicarán las penas por cada delito cometido.

En este caso se aplicarán penas menores a los 5 años y considerando que al declararse confeso el imputado, la condena se reduce en un tercio, la medida permitirá que Wilfredo Fúnez pueda conmutar la pena y salir en libertad.

Los observadores de derechos humanos de PROAH, Orlane Vidal de Francia y Daniel Langmeier de Suiza

Cabe señalar que en los delitos allanamiento, coacción, amenazas y privación injusta de la libertad contra los dos observadores de derechos humanos de PROAH participaron otros miembros de la seguridad  de  Corporación Minerales Victoria, pero la Fiscalía solo acusó a Wilfredo Fúnez.

Tanto el COFADEH como la Fiscalía buscaban una sentencia condenatoria para el imputado, pero con la acción interpuesta, se causa un procedimiento abreviado, que evita un largo proceso penal.

Es importante señalar que este caso marca un precedente, ya que se logró acreditar en la audiencia inicial la comisión y la participación de los delitos cometidos por el imputado, lo cual llevó a la defensa a buscar una medida alterna.

Aún no está determinada la fecha para la realización de la audiencia intermedia, y aunque el acusado no irá a la cárcel,  en los registros del Juzgado de Tela, quedará consignado que hubo una sentencia contra Wilfredo Fúnez por los delitos cometidos en contra de dos defensores internacionales de derechos humanos.

Contexto

El 25 de julio de 2013 guardias de seguridad fuertemente armados de la Corporación Minerales Victoria, propiedad de Lenir Pérez (yerno del terrateniente Miguel Facussé) merodeaban e intimidaban a los pobladores de la comunidad Nueva Esperanza, municipio de La Masica Atlántida.

Las acciones hostiles de los guardias se produjeron porque la comunidad se opone a la extracción minera que desarrolla Lenir Pérez en esta zona, en vista que nunca se les consultó acerca de dicho proyecto y además porque dicho personaje presiona a pobladores para que vendan sus tierras.

De hecho César Alvarenga y Roberto García líderes del movimiento pacífico que se ha opuesto a las operaciones mineras fueron amenazados a muerte por parte de Lenir Pérez, situación que obligó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a dictar medidas cautelares de protección para los ambientalistas.

El 24 de julio de 2013, los observadores de derechos humanos de PROAH, Daniel Langmeier de Suiza y Orlane Vidal de Francia, llegaron a la comunidad para alojarse allí en la casa de María Concepción  Gutiérrez, cuya familia había sido blanco de amenazas de los guardias de seguridad de la Corporación Minerales Victoria.

Tanto Langmeier como Vidal habían notificado previamente a la Policía que estarían en dicha comunidad, sin embargo el día que ingresaron, no se encontraban agentes en la estación policial.

La mañana del 25 de julio de 2013, aproximadamente a las 9:00 am, un grupo de siete hombres fuertemente armados llegaron a la casa, acompañados por 25 trabajadores del proyecto minero, armados con machetes.

El grupo estaba  encabezado por Wilfredo Fúnez, empleado de Corporación Minerales Victoria y miembro de las pocas familias que apoyan el proyecto minero en la zona.

Los individuos amenazaron a los dos miembros del PROAH que estaban acompañando a la familia y los obligaron a salir de la casa, afirmando que “desparecerían si volvían a la comunidad”. Se informó que simultáneamente, varios de los hombres armados corrieron siguiendo el dueño de la casa, y lo obligaron a volver a la propiedad mientras hacían disparos al aire.

Durante el trayecto varios hombres apuntaron sus armas contra la humanidad de los defensores de derechos humanos y profirieron todo tipo de insultos, además de amenazarlos que si intentaban ingresar nuevamente en la comunidad, serían víctimas de desaparición. Posteriormente los conminaron a que entraran en una camioneta junto con varios de los hombres. Después les forzaron a que mostraran las fotos que habían tomado con sus cámaras fotográficas, para luego borrar aquellas que comprometían a la empresa minera.

Tiempo después los bajaron en un sector donde había mucho lodo, allí se encontraba personal de la empresa minera. Según testimonios de los defensores,  el trato fue diferente, fueron trasladados en otro vehículo pick up color negro, escoltado por 3 hombres armados con escopetas que se subieron en la paila y posteriormente  fueron dejados en la comunidad de Nueva Florida

Finalmente los defensores de derechos humanos fueron liberados en la comunidad de Nueva Florida aproximadamente a las 11:30 de la mañana, con amenazas de que la comunidad de La Nueva Esperanza sufriría represalias si denunciaban el incidente. El individuo que profirió dicha amenaza fue Wilfredo Fúnez.

La tarde siguiente (el 26 de julio), hombres armados de la empresa minera atravesaron la comunidad de La Nueva Esperanza en motocicletas, dispararon al aire con sus armas de fuego causando zozobra entre el pueblo.  La familia que alojó a los defensores de derechos humanos internacionales se vio obligada a huir de su casa, por temor a sufrir atentados.

Los hechos suscitados en contra de observadores internacionales de derechos humanos produjeron la condena de decenas de organizaciones tanto a nivel nacional como en el extranjero. La organización Front Line Defenders en aquella oportunidad manifestó en un comunicado: “Front Line Defenders expresa su profunda preocupación por la integridad física y psicológica de los miembros de la comunidad de La Nueva Esperanza y de los defensores de derechos humanos internacionales”.

Front Line Defenders nota con inquietud que los defensores de derechos humanos en Honduras, particularmente aquéllos que trabajan en el contexto de derechos a la tierra y proyectos mineros y de construcción, enfrentan un nivel de riesgo extremadamente alto de daño a su integridad física o incluso a su vida, y que la  acción jurídica contra los responsables es inexistente en la gran mayoría de los casos, citó el comunicado.

 

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3190:empleado-de-minerales-victoria-acepta-que-cometio-abusos-contra-defensores-de-ddhh&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , , , , ,

Deja un comentario

Incumplimiento de consulta previa en proyectos mineros genera violencia

Jun 13, 2014

Una carta llegó a la comunidad de Nueva Esperanza y otras comunidades del sector Florida en Tela, Atlántida. Procedía de la Honduras Mining Company, pidiendo el derecho de paso de servidumbre para un proyecto minero que pretenden instalar en la aldea Carmen colindante con Nueva Esperanza. La comunidad encendió las alertas de nuevo, hace apenas un año un proyecto minero les había quitado la paz montaña arriba.

El derecho a la consulta previa, libre e informada es muy poco conocido en las comunidades del interior del país. Procesos organizativos en el departamento de Atlántida (uno de los más ricos en minerales y agua) han intentado luchar por el mismo y antes que un proyecto, ya sea hidroeléctrico o minero, se instale, están exigiendo toda la información necesaria para que desde su autodeterminación, el pueblo tome la decisión de dejarlo pasar o detenerlo.

Ese día en que el empresario Gustavo Urrutia, minero conocido en el sector por instalar proyectos mineros sin consultar, la comunidad de Nueva Esperanza montó vigilancia y colocó una pancarta en la entrada de la aldea que decía: el agua y los territorios son de los pueblos.

Doña Evangelina y don Enrique recuerdan que no hace mucho, el proyecto minero de otra empresa llamada La Victoria, les causó muchos problemas. La policía confabulada con el empresario los intimidaba, llegó a disparar en la tranca que ellos habían colocado para evitar el paso de los camiones, y varias personas tuvieron que huir de la comunidad para sobrevivir ante amenazas a muerte. A manos de empleados del empresario de la zona, en Nueva Esperanza se dio la privación de libertad de 5 extranjeros observadores de derechos humanos que apoyaban la lucha contra la minera en ese entonces.

Ayer se llevó a cabo el seminario “Derecho a la consulta previa y la defensa de los territorios” organizado por la Convergencia por los derechos humanos zona noroccidental, en la que especialistas explicaban la normativa nacional e internacional para el desarrollo de un proyecto extractivo y los derechos de las comunidades. Doña Evangelina estuvo allí escuchando atentamente junto a otras mujeres y jóvenes del sector.

El expositor Pedro Landa, miembro de la Coalición de Redes ambientalistas de Honduras explicó la nueva Ley de Minería y en su análisis concluyó que según esta normativa, la consulta ya no tiene que ser tan previa. “si la consulta no se realiza en plazo (60 días), la solicitud está aprobada directamente. Y si el resultado de la consulta es negativo, se puede volver a realizar dentro de 3 años.  ¿Pero por qué no se aplica lo mismo para el caso que se acepte, que cada tres años se pueda volver a  realizar?”, dijo Landa. Todo esto contradiciendo tratados internacionales como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y el Convenio 169 de la OIT.

“Existen mecanismos de protección internacional ante los organismos de Naciones Unidas que exigen  la consulta y  consentimiento libre, previo e  informado de los pueblos cuando se ven afectados, y hacen énfasis en los proyectos de explotación de bienes naturales. Esta exigencia va incluso  cuando se llevan a cabo medidas legislativas (nuevas leyes), incluso del rango constitucional”, explicó la abogada Ivania Galeano de la Convergencia por los derechos humanos.

Falta de consulta previa provoca violencia

San Juan Pueblo del municipio de La Masica, Atlántida es una comunidad muy conocida a nivel nacional, especialmente por la crisis de temblores que sufrió el año pasado. Por esta comunidad pasa una falla geológica que atraviesa la cordillera Nombre de Dios donde además hay múltiples áreas protegidas por ser productoras de agua. Aun así las comunidades han sido alertadas por solicitudes de concesión para explotación minera e hidroeléctrica.

El padre Marco Ayala, párroco de San Juan Pueblo, Atlántida, también participó en el seminario “Derecho a la consulta previa y la defensa de los territorios” y concluyó que es necesario que estos talleres lleguen a las bases, a los líderes comunitarios.

Ayala escuchó atentamente a Landa quien explicaba que la nueva Ley de Minería en la que los minerales son catalogados como bienes mercantiles y no naturales presenta muchas trampas para beneficiar la explotación minera. Por ejemplo, explicó Landa, el artículo 48 dice que en ningún caso se otorgarán  permisos mineros en  las áreas protegidas declaradas e inscritas  pero de las 117 áreas protegidas declaradas, solo el 8% están inscritas.  Lo mismo con las zonas productoras de agua, tienen que estar inscritas, y el ICF les cobra a las comunidades por hacerlo (aunque debería ser gratis).

La Masica es un municipio rico en fuentes de agua, vida silvestre y tierra productiva.

El sacerdote cuenta que en San Juan Pueblo, la falta de consulta previa ha generado tal violencia que por el conflicto minero ya hay 8 personas asesinadas. La comunidad de Betania, montaña arriba ha sido codiciada por dos empresas mineras que han puesto en confrontación a la comunidad y alrededor de 30 familias han sido desplazadas por el conflicto. Los proyectos aún no se desarrollan.

“Las normas sobre la consulta previa son violadas en estos proyectos, se meten a la brava y cuando supuestamente socializan el proyecto continúan haciendo las mismas cosas que antes invitando solo a los que están de acuerdo dándoles regalitos y eso es contrario a las leyes. El proyecto actual es de extracción de piedra de hierro, primero un señor apellido Rojas se introdujo a la montaña, sin tener el consentimiento de la municipalidad ni del pueblo pero tenía documentos de la Serna (Secretaría de Recursos Naturales). Se introdujo a la brava, cercó el camino, y generó violencia”.

En su participación en el seminario, Landa explicaba que a partir de la nueva Ley de Minería se han dado 19 conflictos mineros de esta envergadura. Y que la llamada “narco minería” está agarrando fuerza, junto con el sicariato y crímenes de terror, para paralizar a la comunidad.  Al plantearle la situación al gobierno de Porfirio Lobo Sosa, Landa dijo que la respuesta fue que era algo normal en los proyectos mineros.

La ley establece que una persona podrá tener 10 concesiones. Estos mineros de San Juan Pueblo ya son conocidos por solicitar varias concesiones en el sector. Landa explicó que el 45% de las solicitantes de concesiones son hondureños, luego buscan los socios en el extranjero. Los empresarios  extranjeros son los dueños, pero piden a un hondureño que solicite la concesión a cambio de regalías: velo corporativo para evadir las  responsabilidades jurídicas.

Y es que en la práctica, el Estado parece favorecer a los concesionarios por encima de los derechos de las comunidades.

“Como iglesia nosotros nos sentimos involucrados, hemos convocado a caminatas por la paz rechazando este tipo de violencia y responsabilizando a los entes involucrados en el conflicto. Eso nos ha traído amenazas. Yo no tengo miedo porque no hago nada malo lo que hago es defender y  darle la información necesaria a la gente.”

Comunidades indígenas también han sido afectadas por la falta de consulta previa y los conflictos que se generan a raíz de esto. Un ejemplo es el caso de Locomapa, Yoro en el que indígenas Tolupanes han sido asesinados y amenazados por su defensa del territorio ante proyectos mineros que se quieren establecer en sus montañas.

La justicia aún no ha llegado luego del asesinato de tres Tolupanes indígenas que eran defensores de bienes naturales; María Enriqueta Matute de 60 años, Armando Fúnez Medina y Ricardo Soto Fúnez en San Francisco Locomapa, Yoro. Los responsables materiales e intelectuales no han sido capturados.

El crimen ocurrió el 25 de agosto del 2013 a las 5:30 de la tarde, cuando los tres indígenas pertenecientes a la tribu San Francisco, fueron asesinados con armas de fuego, cuando estos realizaban acciones en defensa de su territorio ante la explotación ilegal de los recursos naturales en la zona.

A pesar que se ha reconocido por medio de testigos los responsables de este crimen, la policía no ha dado el seguimiento correspondiente a la investigación de estas muertes, los testigos indican a Selvin Fúnez y Carlos Matute como los responsables, ellos supuestamente estaban al servicio del Consejo Indígena y de empresarios mineros que explotan antimonio en los territorios de estas tribus y debido a la oposición que realizaban estas tres personas, los victimarios les quitaron la vida.

Después de estos hechos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, ordenó medidas para proteger a 38 personas de la comunidad, sin embargo el Estado no responde y la comunidad plantea la posibilidad de recurrir nuevamente ante estas instancias para exigir justicia para los indígenas Tolupanes.

Desde los años 90 hasta la actualidad se han contabilizado 43 asesinatos en la comunidad de los Tolupanes, según un recuento realizado por Juan Mejía del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ).

Municipios libres de explotación minera

El padre Ayala es de la idea de que al tener toda la información de las contrapartes, las decisiones que el pueblo tome serán en beneficio de todos y todas. Con experiencias cercanas como la de Balfate en Colón, o la de El Negrito en el departamento de Yoro, que han sido declarados municipios libres de explotación minera. La Masica quiere seguir un camino y al hablar con el alcalde actual, la comunidad corroboró que hay apertura para que el pueblo decida.

“El alcalde actual del municipio de La Masica nos ha dicho que está disponible a apoyar la lucha y si las comunidades quieren declarar el municipio libre de minería lo va a hacer. Para eso hay que darle una información amplia a la gente, en las dos partes, en los desastres que ocasiona la explotación minera y los beneficios que podría generar también”, dijo Ayala.

Sin embargo, Landa explicó que las leyes de Honduras no están hechas para este tipo de iniciativas. “No pueden establecerse zonas del territorio que quedan excluidas de la minería, sin cumplir con el procedimiento legal  correspondiente, dice la ley ¿Pero  cuál es el procedimiento correspondiente? No se sabe.  ¿Y cómo quedan las declaratorias de municipios libre de minería?  La ley se lo pasa por encima. Los abogados de las empresas mineras se agarran de este artículo para todo”.

Si las leyes nacionales no contemplan la consulta previa, las organizaciones exigen que se cumplan las leyes y tratados internacionales y han llevado el tema de consulta previa a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. También pretenden presentarlo  dentro del Examen Periódico Universal y aprovechar los mandatos de Naciones Unidas.  Han solicitado al Consejo de derechos humanos de la ONU  que brinde una opinión sobre el no cumplimiento de los Convenios a  partir de esta ley de minería, esto puede tener impacto.

“Es importante hacer todas las acciones legales para demostrar que el  sistema interno no funciona”, concluyó Landa.

Fuente: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/1081-incumplimiento-en-consulta-previa-proyectos-mineros-genera-violencia

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Instalada la “segunda fiebre del oro”, Honduras requiere aplicación de la nueva Ley de Minería

18:44
14
Abril
2014
Tegucigalpa – Las comunidades hondureñas involucradas en el rubro de la minería parecen desconocer las reglas claras para su exploración y explotación, la normativa vigente parece ser desconocida para ellos, este hecho les ha llevado incluso a declararse en alerta por considerar que se les está afectando su recurso agua y la contaminación del ambiente incide en su entorno. Pero la llamada “segunda fiebre del oro” se ha instalado en la región.
Así en la zona de Nueva Esperanza, en Atlántida, la población se opone a la exploración minera y ha iniciado sendas protestas, mismas que se repiten en las comunidades indígenas de Locomapa y El Negrito, en Yoro, otras en Intibucá, en occidente, y ahora en El Tránsito, en el departamento de Valle.

Pero también en Choluteca existe inconformidad acerca de la llegada de las minas, en vista de la amarga experiencia dejada por la minera Entremares en el Valle de Siria, en el central departamento de Francisco Morazán, en donde las secuelas siguen latentes.

Para evitar episodios de consecuencias insospechadas, los legisladores aprobaron entre el año pasado, la nueva Ley de Minería que de acuerdo a las autoridades del medio ambiente fue ampliamente consensuada entre las comunidades porque en la misma se indica que ellas son actores claves en la decisión acerca si opera o no una empresa minera en su zona.

El país incluso se sumó a la Iniciativa para la Transparencia de la Industria Extractiva (EITI), por sus siglas en inglés, orientada a que las empresas dedicadas a este rubro rindan cuentas y sean más transparentes en sus acciones.

La nueva Ley de Minería enfrenta ahora desafíos en donde se establece que cuando se quiera explotar una mina, habrá un plazo de 60 días para consultar a la comunidad y socializar el proyecto, algo que no ha pasado en la localidad de El Tránsito, en Nacaome, Valle.

Allí al parecer se ha querido reactivar una vieja mina que operó allá por los años 1800, en la época de la minera Rosario Minning Company. Particulares sin orden de ningún tipo están detonando en la vieja mina y los habitantes denuncian que se les está contaminando el agua.

El alcalde de Nacaome, Valle, Víctor Flores, manifestó que no ha autorizado ningún permiso de explotación, en tanto la nueva ley de minería que ya se encuentra vigente señala que el pueblo debe ser consultado para que opere una mina, y que si éste niega el permiso, la empresa puede en tres años volver a intentar una nueva consulta. Nada de eso está ocurriendo en la región de El Tránsito.

Fiscales del ambiente y técnicos de la Secretaría del Ambiente se han desplazado a la zona para analizar la problemática que al parecer es similar a la de otras zonas en el país, en donde el gobierno se ve obligado a atender el problema antes que los afectados se revuelvan o que los interesados dejen nula la nueva ley, ahuyentado así la inversión extranjera y las mismas garantías de seguridad jurídica que ofrece el Estado.

La Ley de Minería contempla un plazo para que los beneficiados de las licencias comiencen la etapa de explotación, caso contrario les quitarán ese derecho. Las concesiones mineras pueden ser de exploración, explotación y/o beneficio. Las mismas pueden ser metálicas, no metálicas, de gemas o piedras preciosas.

La Ley de Minería aprueba también la explotación de cielo abierto y pese a las protestas de grupos ecologistas, los legisladores dejaron este método de explotación por considerar que la nueva normativa contiene mecanismos más rigurosos de control y vigilancia.

Más del 60 por ciento del territorio hondureño es apto para la exploración y explotación minera, según cifras del gobierno hondureño, y en los últimos nueve años se ha producido una especie de una segunda fiebre del oro en Centroamérica al anunciarse el interés de empresas mineras canadienses y estadounidenses, de explorar y explotar al menos 250 proyectos a lo largo del istmo, diseminados en al menos 23 regiones vírgenes.

En Honduras el interés por la minería no sólo se traduce en oro, ahora también el país ha entrado a la fase del otro oro hondureño como es el óxido de hierro, el cual se exporta principalmente hacia Asia. Como las mineras, las empresas dedicadas a la extracción del óxido de hierro tampoco están dejando mucho beneficio a las comunidades y será hasta ahora que está vigente la nueva ley minera, que empezarán a pagar un canon más adecuado por exploración y explotación.

La industria minera genera al país divisas por un poco más de 300 millones de dólares, según proyecciones oficiales que esperan un repunte de la industria en los próximos años, siempre y cuando la participación de las comunidades sea efectiva, porque a diferencia de hace más de una década, la defensa del medio ambiente se ha instalado más fuertemente en Honduras.

Fuente: http://www.proceso.hn/2014/04/14/Ciencia+y+Tecnolog%C3%ADa/Instalada.la.segunda/85053.html

, , , , , , , ,

Deja un comentario

Artistas se unen a la lucha de indígenas Tolupanes en Yoro

Mar 21, 2014

Artistas, grupos de mujeres y organizaciones defensoras de los derechos humanos llegaron hasta el sector de Locomapa en el departamento de Yoro, para solidarizarse con las tribus tolupanes que han sufrido hostigamientos por parte de empresarios mineros y madereros.

El evento convocado por el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), contó con la participación de  varios artistas, entre ellos, la banda sampedrana Et´nica (banda de música rock alternativo de la zona norte). También hizo su presentación la talentosa cantautora hondureña Karla Lara, quien llegó en representación y acompañamiento del Foro de Mujeres por la Vida.

Jexiel Ardón integrante de Et`nica expresa que hay un olvido intencional del gobierno, ya que para lo único que se toma en cuenta a los pobladores de este sector es para que pongan una firma y de esa forma saquearles los bienes naturales.

“No ha habido una cultura desarrollándose, porque eso amplía el conocimiento. Y claro, al gobierno no le interesa eso. Hay un marginamiento bárbaro. Acá lo único que hay que explotar es la cultura, el turismo, eso traería ingresos. Sin embargo, vemos que como acá hay tantos recursos naturales, no solamente de árboles sino también con eso que encontraron oro, entonces saquean la madera y el oro. Lo que al gobierno le interesa es tenerlos marginados” manifiesta Ardón.

Consuelo Soto, una de las defensoras del territorio indígena e integrante de la tribu expresó su contenta: “muy alegres porque esta visita es en la comunidad de Ojo de Agua, siempre en la tribu San Francisco Locomapa, Yoro, donde hay una gran cantidad de gente, esta gente está muy emocionada porque vinieron unos cantantes, y la comunidad quedó muy impresionada porque se habla de la madre tierra”.

Los habitantes de la tribu San Francisco Locomapa han sido fuertemente atacados por madereros y empresarios mineros, provocando el asesinato de 3 indígenas asesinados el 25 de agosto de 2013. Estos crímenes aún no han sido esclarecidos por las autoridades hondureñas.

El evento cultural se dio en el marco del retorno reciente de 8 indígenas que salieron junto con sus familias por amenazas a muerte producto de la defensa del territorio.

En Atlántida se otra lucha se mueve

Las comunidades del sector Florida en el departamento de Atlántida, esperan que la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA), niegue la licencia ambiental que ha pedido nuevamente el empresario Lenir Pérez,  quien intenta explotar una mina en la comunidad.

“Las comunidades de este sector, junto al MADJ y otras organizaciones que protegemos el ambiente, esperamos que SERNA determine el cierre total de la empresa después de haber generado un gran impacto al ecosistema” expresó Osman Orellana coordinador del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia en el departamento de Atlántida.

Los pobladores esperan además, que se castigue con todo el peso de la ley al señor Wilfredo Funes, trabajador de Lenir Pérez, quien secuestró a dos observadores internacionales por varias horas. Estos observadores vigilaban que no se cometieran atropellos en contra de la comunidad, producto de la actividad minera.

“Wilfredo Funes quien lideraba una banda de sicarios en la zona, fue capturado el 28 de febrero por la policía tras una orden del Ministerio Público. Esperamos que se le dé de 6 a 8 años, que es lo que dijo el juez, por los delitos de coacción, amenazas a muerte y privación de libertad a dos extranjeros” dijo Orellana.

Tanto la lucha de Locomapa en el departamento de Yoro, como la de las comunidades en el departamento de Atlántida —ambos departamentos ubicados en el norte de Honduras— muestran características similares: la ausencia de políticas públicas que protejan a las comunidades, además, la carencia de aplicación de justicia en contra de los empresarios mineros y madereros acusados de ser hechores intelectuales de algunos crímenes cometidos en dichas zonas.

Fuente: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/810-artistas-se-unen-a-la-lucha-de-ind%C3%ADgenas-tolupanes-en-yoro

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Dictan prisión preventiva a trabajador de Lenir Pérez que secuestró a observadores internacionales

Mar 04, 2014

Recientemente fue capturado el señor Wilfredo Funes, trabajador de Lenir Pérez, acusado de ser el responsable de las amenazas, agresión, atentados, hostigamiento, daños a la propiedad privada, desplazamiento forzado de varias familias y la privación de libertad de dos observadores internacionales.

El sábado anterior se realizó la primera audiencia en contra de Funes, en esta sesión, la jueza dictaminó prisión preventiva mientras se desarrolla el proceso judicial. La acusación que se le hace es la de ser el supuesto ” responsable del delito de privación injusta de la libertad en perjuicio de los ciudadanos: Daniel Langeir de nacionalidad Suiza y Orlane Vidal de nacionalidad Francesa. Este hecho ocurrió el 25 de julio del 2013″.

Wilfredo Funes está detenido en la cárcel de Tela. Y al parecer, un abogado de San Pedro Sula lo está defendiendo. Mañana miércoles será la audiencia inicial  a las 8 am.

El padre César Espinoza, quien en su momento recibió amenazas a muerte por el conflicto en Arizona, Atlántida, asegura que le entristece que solo a Wilfredo se le haya capturado, y que el responsable principal de todo, el minero Lenir Pérez, esté gozando de libertad.

Fuente: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/768-dictan-prisi%C3%B3n-preventiva-a-trabajador-de-lenir-p%C3%A9rez-que-secuestr%C3%B3-a-observadores-internacionales

, , , , , ,

Deja un comentario

Capturan a uno de los autores materiales del secuestro de observadores internacionales de DDHH

voselsoberano.com | Viernes 28 de Febrero de 2014 17:37

 

Captura_WilfredoEl jefe de seguridad de Minerales la Victoria, Wilfredo Fúnez, habría sido capturado recientemente acusado del secuestro a los defensores internacionales de Derechos Humanos representantes de Proyecto Acompañamiento Honduras (PROAH), quienes fueron privados de libertad y hostigados por varias horas, mientras se encontraban acompañando la lucha de las comunidades contra la minería en defensa de los bienes naturales en la comunidad de Nueva Esperanza, Tela, Atlántida.

El Proyecto de Acompañamiento Internacional en Honduras (PROAH) se estableció en el país en septiembre de 2010, en respuesta al deterioro de la situación de los defensores de derechos humanos después del golpe de estado de 2009. Su mandato es de brindar acompañamiento internacional a defensores de derechos humanos, incluyendo personas u organizaciones del movimiento social y de derechos humanos que se encuentran bajo amenaza u hostigamiento debido a su trabajo a favor de los derechos humanos individuales y colectivos. Es un proyecto de la ONG estadounidense Oficina de Amistad de las Americas (Friendship Office of the Americas).

El 25 de julio de 2013, Orlane Vidal y Daniel Langmeier, de nacionalidades francesa y suiza, estaban visitando a la comunidad de La Nueva Esperanza en el municipio de Tela. Esta comunidad lleva más de un año sufriendo persecución, incluso por parte de la policía y hombres contratados por la empresa Minerales Victoria, por su oposición pacífica a un proyecto de exploración minera otorgado por el Estado sin su consentimiento. Ese día, los observadores fueron raptados por dos horas y media por hombres de la minera, fuertemente armados. Este grave incidente fue denunciado legalmente y públicamente1 por las víctimas del secuestro. Amnistía Internacional emitió una alerta detallando los hechos.Ver más sobre el secuestro de los voluntarios internacionales
Ante tal situación el MADJ denunció nivel nacional e internacional la persecución y amenazas contra los liderazgos de la organización, evidenciado al atentar contra los observadores internacionales de PROAH. caso llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), otorgando medidas cautelares para el MADJ y patronato regional del sector Florida, responsabilizando al Estado de Honduras por la integridad y seguridad de los luchadores contra la corrupción en defensa del territorio.

Fuente MADJ y Proah

 

Proyecto de minería en La Nueva Esperanza : Escalada alarmante de intimidaciones dirigidas a la comunidad  

6/jun/ 2013 –  (Ver nota en el sitio)

 

La comunidad de La Nueva Esperanza, ubicada en el departamento de Atlántida, permanece en lucha para proteger este rincón de paraíso tropical en las montañas, cerca de la costa caribeña de Honduras, ante la concesión de una nueva actividad extractiva, otorgada a la empresa Minerales Victoria para la explotación de depósitos de hierro. El dueño de esta empresa es Lenir Pérez, yerno del terrateniente Miguel Facussé, y opera a través de su compañía Alutech, que forma parte de Inversiones EMCO, una empresa con sede en San Pedro Sula y especializada en la construcción de estructuras de acero.

Pobladores de La Nueva Esperanza

MADJ y MAA denuncian la intimidación de la comunidad

En un comunicado conjunto1, divulgado por el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) y el Movimiento Ambientalista de Atlántida (MAA), que están brindando apoyo a La Nueva Esperanza y a las demás comunidades cercanas que están siendo afectadas por el proyecto, han denunciado una escalada alarmante de intimidaciones desde el inicio del año 2013, y especialmente en las últimas semanas, por parte del empresario Lenir Pérez y de policías y civiles armados que lo apoyan. Dos líderes de la comunidad, César Alvarenga y Roberto García, miembros de MADJ, ya son beneficiarios de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por haber recibido mensajes de textos por teléfono con amenazas de muerte por parte del empresario Pérez, en agosto de 2012.23El padre guatemalteco César Espinoza, párroco en el municipio aledaño de Arizona, que ha estado activo en defensa de la comunidad, también ha sido blanco de ataques similares, al recibir amenazas de “supuestos trabajadores mineros” en su celular en enero de este año4.

El Proyecto de Acompañamiento Internacional (PROAH) visitó la comunidad a finales de mayo y mediados de junio por invitación de la comunidad y el MADJ para que pudiera ver la situación de primera mano.

Exploración de la area concesionada con los pobladores

 

 

La clasificación del óxido de hierro – trampa legal

Debido a la moratoria todavía en vigor sobre la minería metálica por razones ambientales,5la empresa obtuvo la concesión para la explotación no metálica – óxido de hierro – aunque todos los pobladores de La Nueva Esperanza saben que, además de este mineral (y del carbón), los cerros que rodean a la pequeña comunidad son ricos en oro. De hecho la búsqueda artesanal de oro en las quebradas forma parte de su tradición. La solicitud de la concesión de minería no metálica es una de las trampas legales que permiten a las empresas eludir la moratoria. Desde la Dirección Ejecutiva de Fomento a la Minería (Defomin)y ahora bajo la nueva Ley de Minería6 (más detalles a continuación), la clasificación de óxido de hierro como metálica o no, depende del uso que el concesionario afirma que le va a dar, es decir, si será para productos metálicos, se clasifica el óxido como metal, pero basta que el solicitante diga que va a utilizarlo para producir cemento, por ejemplo, para que lo clasifiquen como una concesión no metálica.

Óxido de hierro

Posible veta de oro en la orilla de la quebrada

Además de permitirles evadir la moratoria, tal clasificación significa que una minera puede obtener una concesión con menos requisitos, controles ambientales e impuestos. Asimismo, una vez conseguida la concesión, bajo una sencilla comunicación a las autoridades, las empresas pueden recurrir a la minería metálica, una actividad mucho más rentable para sí mismas y mucho más impactante para el medio ambiente y la salud de los habitantes. (La explotación del óxido de hierro también puede tener impactos profundos en el medio ambiente y la salud de los habitantes de las comunidades que residan cerca de la mina; pero unas de sus ventajas en comparación con la minería de oro, por ejemplo, es que no se usan químicos como el cianuro para extraer el metal, ni tanta agua).

La concesión en La Nueva Esperanza

Minerales Victoria, la empresa de Lenir Pérez, obtuvo una concesión de 1000 hectáreas, aunque ha solicitado 110007. El terreno concesionado incluye 16 comunidades que, por ser su economía basada en la ganadería, perderían su fuente de sustento a través del agotamiento o de la contaminación de las quebradas y de los manantiales. Por eso, están firmes en manifestar su oposición al ingreso de la empresa en su territorio. Según el patronato, sólo 3 de las 45 familias de La Nueva Esperanza apoyan la minera, por ya estar involucradas en sus operaciones. A pesar de que los pobladores rehúsan a vender sus tierras, los intentos de la empresa, respaldada por el alcalde de Tela, siguen, y muchos están recibiendo amenazas y presiones para que vendan sus parcelas. Además, la empresa ya ha empezado a trabajar en unos terrenos que son propiedad de pobladores de La Nueva Esperanza, de acuerdo con información proporcionada por el patronato. Ha cercado terrenos, talado bosques y ha empezado la exploración en diferentes sitios, incluso en la orilla de una quebrada que proporciona agua a la comunidad.

Ensayos mineros

 

Los hostigamientos de la comunidad y los daños medioambientales van aumentando

La tensión local ha ido creciendo en los últimos meses. Para impedir el paso de vehículos de la empresa, la comunidad puso en febrero una cadena con candado cerca de la vivienda de don Enrique, el anciano emblemático de la resistencia en la comunidad. Sin embargo, en la noche del 13 del mismo mes, agentes policiales rompieron la cadena por medio de disparos, destruyendo el candado. Los policías involucrados en los hechos andaban sin identificación. En respuesta a la denuncia puesta ante el Ministerio Público (MP) por los habitantes de la comunidad, las autoridades reconocieron de manera pública su acción ilegal en el departamento de Atlántida. A pesar de esto, los policías siguen llegando a la comunidad sin identificación, una práctica que despierta las dudas de los pobladores en cuanto a su verdadera identidad. Hay sospechas de que los hombres, aunque uniformados, sean en realidad miembros de la vigilancia privada de la empresa propiedad de Lenir Pérez. Desde entonces, los intentos de impulsar un diálogo entre los habitantes opuestos al proyecto minero y los empresarios no ha llegado a ningún resultado. Al contrario, la situación de amenaza a la comunidad sigue intensificándose.

Por ejemplo, el sábado 25 de mayo, aprovechando el desfile del carnaval de La Ceiba, trabajadores de la empresa intentaron ingresar a la concesión con dos camiones cargados de maquinarias y acompañados por policías. Sin embargo, los pobladores, presentes en su comunidad para celebrar un cumpleaños, con un esfuerzo colectivo, impidieron la entrada de los camiones, Después de este episodio, que se denunció en la Radio Progreso, el domingo 26 de mayo hubo una asamblea en la orilla de la quebrada que separa la comunidad de La Nueva Esperanza y el terreno concesionado para planear, ante la falta de respuestas de la empresa, acciones de protesta con relevancia nacional.

Pese a la firmeza del rechazo de la comunidad, los hostigamientos y amenazas se han multiplicado en los últimos días. El pasado lunes 3 de junio, un grupo de policías ingresó a la comunidad, acercándose a la zona concesionada y frente a las protestas de los pobladores, dispararon sus armas de fuego, sin provocar heridos. Esa misma noche también se escucharon disparos. Luego, en la noche del 5 de junio, un grupo de aproximadamente 20 hombres civiles no identificados y fuertemente armados, penetraron a la comunidad, con el propósito de sembrar el terror entre los habitantes a través de amenazas de muerte reiteradas. Frente a esta situación de peligro, los pobladores están sufriendo un “estado de sitio” que sigue vigente, obligándoles a quedarse encerrados en sus viviendas por seguridad. El maestro de la comunidad decidió suspender las clases, mientras que las condiciones de seguridad de la aldea son cada vez más difíciles.

 

Las piedras acumuladas para impedir el paso de los camiones de la empresa

Fue ante la gravedad de los hechos y el riesgo de agravamiento de la violencia en la comunidad de La Nueva Esperanza, que el 7 de junio pasado los pobladores, respaldados por el MADJ, denunciaron y condenaron las amenazas constantes por parte de los empresarios, en el comunicado ya mencionado, en donde se hace un llamamiento a las autoridades locales y nacionales, así como a la sociedades civil nacional e internacional, para que intervengan y demanden un cese de la violencia relacionada al proyecto minero. La comunidad reiteró su rechazo frente al desarrollo de explotación extractiva en su territorio, y pidió el paro de las actividades y la salida definitiva de la empresa.

Sin embargo, los hostigamientos siguen. El 14 de junio, tres hombres de la comunidad estaban en una casa cuando recibieron una llamada telefónica advirtiéndoles que varios hombres armados iban allí. Los tres decidieron huir, pero fueron perseguidos por los hombres armados quienes empezaron a disparar. Los tres, salieron afortunadamente ilesos, pero se vieron obligad

La cumbre el 17 de junio

os a esconderse hasta que los hombres armados se fueran (Denuncia No. CEIN-PROV-0101-2013-04187). Voluntarias de PROAH, cuando asistieron a la misa en la comunidad el 19 de junio, vieron a dos hombres armados con escopetas cerca de la iglesia, uno de ellos tratando de esconderse.

 

 

 

 

 

 

La cumbre el 29 de mayo

Mientras tanto, hay cada vez más daño al medioambiente de la comunidad por las operaciones supuestamente de “exploración”. Los trabajadores de Minerales Victoria están abriendo carreteras ilegales, rompiendo cercos privados sin permiso de los dueños y botando árboles de la orilla de la calle que son patrimonio de la comunidad. Un golpe particularmente doloroso para la comunidad ha sido la destrucción del Manguito, un árbol de mango ubicado a mitad de la cuesta entre Nueva Esperanza y El Carmen, una aldea más arriba, donde todos los viajeros tomaban un tiempo para descansar y luego continuar el viaje, disfrutando la brisa y la frescura de su sombra. Además, ya se empieza a ver los efectos de las operaciones sobre las fuentes de agua: una quebrada que antes corría clara se ha vuelto lodosa, contaminada por la tierra excavada para abrir las carreteras y para otras obras.

El manguito el 29 de mayo

 

El Manguito el 17 de junio

La nueva Ley de Minería y la extracción a cielo abierto

En Honduras, La Nueva Esperanza es una pieza más del mosaico de comunidades en resistencia contra las empresas mineras que operan en el territorio nacional. sin el consentimiento de las comunidades afectadas. Con la nueva Ley de Minería,8 aprobada el pasado 23 de enero por el Congreso (aunque todavía suspendida por falta de reglamentos de aplicación9), se esperan por lo menos 300 nuevas concesiones que corresponden a alrededor del 15 por ciento del territorio nacional. Según los movimientos sociales y los voceros de las comunidades afectadas por la actividad minera, no se ha tenido en cuenta la opinión de las poblaciones afectadas; más bien, la ley se escribió bajo asesoría directa de empresas transnacionales interesadas y de embajadas extranjeras en el país. Uno de los ejemplos más llamativos ha sido el de la minería a cielo abierto. A pesar de que en un sondeo de 2011, el 91 por ciento de los hondureños y las hondureñas se opusieron,10 la ley, ni siquiera menciona este tipo de minería, no le pone ningún obstáculo, sino que deja implícita su continuación, como sostiene la Coalición Nacional de Redes Ambientales (CNRA)11 . En este sentido, mientras países como Costa Rica ya han prohibido la explotación minera a cielo abierto en todo su territorio, y en muchos de los demás países de América Latina está en curso el debate12, Honduras se mantiene en el marco de una práctica devastadora para el medio ambiente y que, además, ofrece muy poco empleo para la población local.

Entre las demás debilidades de la nueva Ley de Minería, hay que subrayar: la posibilidad de concesionar terrenos poblados (con consecuente riesgo de desalojo de comunidades enteras); las prioridades de las empresas en el uso de las fuentes de agua; la falta de protección de las fuentes de agua de las comunidades, a menos que estén ubicadas en una ‘zona productora de agua’ ya designada; la privacidad de la información técnica y financiera, que queda en las manos de las empresas y la falta de un proceso de consulta libre, previa e informada de las comunidades indígenas y afrodescendientes, como está prevista en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado por el gobierno de Honduras13. Bajo la nueva Ley, la consulta de todas las comunidades, sean indígenas o no, está prevista después de la fase inicial de exploración, es decir cuando la empresa ya habrá obtenido una primera forma de concesión, ocupando el territorio comunal e invirtiendo sus capitales. El rechazo por parte de una comunidad podría dar paso a contramedidas legales y sanciones económicas graves al Estado, según lo previsto en tratados internacionales ratificados por Honduras14. En este sentido, ya existe como precedente el caso de la minera canadiense Pacific Rim con su demanda multimillonaria al estado salvadoreño.15

La minería como ‘motor económico’: expectativas altas, regalías bajas

Frente a las preocupaciones de los comunicadores sociales y de las comunidades afectadas, las autoridades sostienen que el motor de Honduras para salir de su actual condición de pobreza es la extracción de sus riquezas ocultas, que los conquistadores españoles dejaron en su mayoría, sin explotar. La Secretaría de Recursos Naturales estima que en más del 60 por ciento del territorio nacional existe vocación para la explotación de los minerales, tanto metálicos como no metálicos. El presidente de la Asociación Nacional de Minería de Honduras (Anaminh), Santos Gabino Carvajal manifestó que, al entrar en vigencia la nueva Ley de Minería, comenzará la llegada a Honduras de capitales provenientes de naciones industrializadas como China, Canadá y Estados Unidos que traerá una inversión de hasta 4 mil millones de dólares a largo plazo16.

Pese a estas expectativas tan altas, hay que subrayar que tanto el canon territorial (es decir la renta pagada por hectárea para la concesión) como los impuestos que el Estado va a recaudar son muy bajos. Además, los impuestos están sujetos a la autoevaluación por parte de las empresas. Bajo la nueva ley, el impuesto total para la minería metálica, es del 6% del valor de las ventas17,(aún más bajos – 2.5% – en el caso de minería no metálica) del cual el 1% está destinado a la autoridad minera, el 2% a la municipalidad donde se encuentra ubicada la explotación minera, y el 1% a ‘proyectos de desarrollo’ gestionados por la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada (COALIANZA). El 2% que queda, es en concepto de tasa de seguridad. Es decir que, a excepción del 1% de los proyectos de COALIANZA no hay otro mecanismo que permita una forma de distribución y de socialización de la riqueza producida por la actividad minera a nivel nacional18, sino el fortalecimiento de las fuerzas de seguridad, en un país que ya está en un preocupante proceso de militarización.

1 Comunicado de MADJ y MAA (7.6.2013) http://madj.org/content/index.php?option=com_content&view=article&id=271:comunidades-del-departamento-de-atlantida-bajo-amenaza-de-muerte-por-la-voracidad-de-empresarios-mineros-y-corrupcion-de-funcionarios-del-estado&catid=56:rrnn&Itemid=117

2 Medidas cautelares de la CIDH – MC 342/12 de 3 de octubre de 2012 – César Adán Alvarenga Amador y Roberto García Fúnez, Honduras. http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/cautelares.asp.

3 Pág.1 del comunicado de MADJ y MAA

4 Ibid. pág.2.

5 Una prohibición de nuevas concesiones mineras fue origalmente impuesta en agosto de 2004 por la Ministra de Recursos Naturales, Patricia Panting, por dos factores: 1. El Comité Ambientalista del Valle de Siria y la Alianza Cívica por la Reforma a la Ley de Minería demostraron que Defomin (Dirección Ejecutiva de Fomento de la Minería) estaba otorgando concesiones a GoldCorp sin cumplir con los procedimientos legales y 2. La Marcha Nacional por La Vida que exigió la cancelación de todas las concesiones mineras y madereras. La Ministra también destituyó al director de Defomin. La presente moratoria a la minería metálica fue impuesta por el Presidente Zelaya en febrero de 2006, a través de Decreto Ejecutivo PCM-09-2006, citando en el preámbulo la necesidad de tener ‘una explotación racional de la nación, así como el menor impacto en el ambiente y la reutilización de las zonas explotadas en beneficio de la colectividad’. Bajo el decreto, la moratoria se quedaría vigente hasta la introducción de reformas a la Ley de Minería de 1998. Aunque la controvertida nueva Ley de Minería fue aprobada en enero de 2013, no ha sido implementada hasta ahora por falta de reglamentos de aplicación. Como consecuencia, por el momento la moratoria sigue vigente. (Decreto Ejecutivo PCM-09-2006 publicado en El Diario Oficial La Gaceta No.30,928 de 14.2.2006. Tambien disponible en http://www.pgrfa.org/gpa/hnd/files/compendio_de_legislacion_ambienta_abril-2011.pdf).Véase tambien informe Comisiòn de Verdad pag. 57-58: http://comisiondeverdadhonduras.org/sites/default/files/Informe%20COMISION%20DE%20VERDAD%20.pdf

6 Ley de Minería de 2013: http://www.defomin.gob.hn/2013pdf/LeydeMineria02042013.pdf

7 Existen 19 concesiones mineras metálicas ya aprobadas en el Departamento de Atlántida, la mayoría de ellas en el municipio de Tela, que suman 24,600 hectáreas (6% de la superficie del departamento) y 14 concesiones mineras no metálicas ya aprobadas (Fuente: CEHPPRODEC – Centro Hondureño de Promoción para el Desarrollo Comunitario)

8 Ley de Minerìa de 2013: http://www.defomin.gob.hn/2013pdf/LeydeMineria02042013.pdf

9 http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Economia/En-suspenso-Ley-de-Mineria-hasta-que-se-apruebe-reglamento

10 Encuesta de CESPAD (Centro de Estudio para la Democracia) – setiembre de 2011 http://cespad.org/sites/default/files/Encuesta%20de%20mineria%20en%20Honduras-2012.pdf

11 Comunicado de la CNRA (23.1.2013) ‘Nuevo atentado contra la población de Honduras: Ley de minería entrega territorio y población como mercancía’. (Disponible en http://periodicoecovida.com/?q=node/167)

12 http://www.noalamina.org/mineria-latinoamerica/mineria-costa-rica/asumio-y-detuvo-la-mineria-a-cielo-abierto

13 http://www.miningwatch.ca/news/honduran-mining-law-passed-and-ratified-fight-not-over

14 http://www.hondurassiexporta.hn/oportunidades-de-mercado/tratados-comerciales-internacionales/

15 http://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/minera-pacific-rim-demanda-el-salvador-por-us315m

16 http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Economia/La-riqueza-de-Honduras-aun-esta-oculta-en-sus-entranas

17 Artículo 76 de la Ley de la Mineria de 2013.

18 Preocupante cuando se tiene en cuenta los daños que las operaciones mineras pueden causar al medio ambiente y la salud más allá del municipio, y aún a la infraestructura usada para transportar los minerales explotados. Véase por ejemplo: http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Al-Frente/Exportacion-de-oxido-puede-colapsar-el-puerto-de-San-Lorenzo http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Al-Frente/Oxido-de-hierro-acelera-destruccion-de-red-vial

vos

Fuente: http://voselsoberano.com/index.php?option=com_content&view=article&id=16417:capturan-a-uno-de-los-autores-materiales-del-secuestro-de-observadores-internacionales-de-ddhh&catid=1:noticias-generales

, , , , ,

Deja un comentario

Honduras: ¡ ATENCIÓN mucha ATENCIÓN !…. ALERTA..!!‏

miércoles, 29 de enero de 2014

La mañana de hoy llegó a la comunidad de Nueva Esperanza, Tela, Atlantida, un carro ford 4X4, color blanco, doble cabina, vidrios poralizados y sin placas, como es costumbre de la empresa ¨Minerales Lempira¨, del empresario Gustavo Urrutia. Ante dicha visita, los pobladores de la comunidad retuvieron el carro por unos 20 minutos, entrevistando los ocupantes del mismo,  respondiendo a los nombres de Josè Heriberto Rojas Zelaya, Wilson Eulalio Cruz, German Leonel Andino Pinto y Carlos  Armando Tosta Cantarero, quienes se identificaron como empleados de la Empresa ¨Minerales Honduras Ore Company¨. Al parecer es otra empresa minera perteneciente al señor Urrutia o es el nuevo nombre de la empresa  Minerales Lempira.Según versiones de los y las habitantes presentes, estos hombres manifestaron que andaban visitando la zona. Donde hace unos 2 meses la empresa Minerales La Victoria realizó operaciones de exploración y explotación de oxido de hierro, entre otros minerales. Sin embargo, dicha empresa, se viò obligada a retirarse de la zona concluyendo el 2013, ante las insistentes diligencias jurídicas y la acción social de la población organizada en el Movimiento Amplio por la Dignidad y la justicia en coordinación con el Patronato Regional del sector Florida, y la iglesia catolica de la regiòn, en clara expresiòn que la unidad nos garantizarà el combate a la corrupciòn de cichos proyectos y el saqueo de los bienes naturales, que no dejan mas que miseria, enfremedades, divisiòn y violencia en las comunidades.

Finalmente, los pobladores  les hicieron ver su descontento y les advirtieron que la resistencia y la oposición frente a la explotaciòn minería sigue FIRME Y PERMANENTE… 
 ALERTAMOS A LAS COMUNIDADES A PERMANECER VIGILANTES DE NUESTROS TERRITORIOS!!!
POR LA DIGNIDAD, CONTRA EL SAQUEO DE BIENES NATURALES.
MOVIMIENTO AMPLIO POR LA DIGNIDAD Y LA JUSTICIA 
29 DE ENERO 2014 
http://www.madj.org
Facebook: movimientoporladignidad@gmail.com

Publicado por Américo Roca Dalton en 22:10

Fuente: http://www.hondurastierralibre.com/2014/01/honduras-atencion-mucha-atencion-alerta.html

, ,

Deja un comentario

Denuncian presunta irregularidad en entrega de premisos de explotación

El subcoordinador general del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), Víctor Fernández, denunció que se están otorgando permisos de explotación irregularmente.

Manifestó que debido a que existe presunta “irresponsabilidad de la institución en todos los proceso de entrega inmisericorde del territorio y de la riqueza natural del país y las aguas nacionales y los minerales pasan siempre por un proyecto de licenciamiento ambiental”, existe grupo que están analizando “presentar recursos de impugnación a muchas licencias ambientales”.

Al mismo tiempo denunció que “se entregaron esas licencias ambientales bajo mecanismos de corrupción”.

Por su parte, el Secretario General de Recursos Naturales, Rafael Canales, manifestó que no están entregando licencias ambientales.

Enfatizó que en el caso de la impugnación de un proyecto minero en la comunidad de Nueva Esperanza en Tela, departamento de Atlántida, “las concesiones no las da la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, si no que las a Inhgeomin (Instituto Hondureño de Geología y Minas)”.

Remarcó que Serna, únicamente autoriza el licenciamiento ambiental, en relación a la viabilidad o no de las normativas y su reglamento.

En ese sentido, dio que atenderán las peticiones de MADJ, para conocer las razones por las que aducen que se está causando contaminación.

Al mismo tiempo, Canales subrayó que Serna realiza un proceso de socialización de cada uno de los proyectos, tanto hidroeléctricos como mineros y que por lo tanto, “debe estar en su expediente respectivo una socialización, en conjunto con la Alcaldía y de la Comunidad”.

http://proceso.hn/2013/12/10/Nacionales/Denuncian.presunta.irregularidad/79340.html

, , , , , , ,

Deja un comentario

HONDURAS: SE PROFUNDIZA PERSECUCIÓN CONTRA VICTOR FERNÁNDEZ COORDINADOR DEL MOVIMIENTO AMPLIO POR LA DIGNIDAD Y LA JUSTICIA

viernes, 8 de noviembre de 2013

El Movimiento Amplio Por La Dignidad y La Justicia (MADJ) denuncia la persecución e intimidaciones de las que está siendo víctima nuestro compañero Víctor Fernández Guzmán, Coordinador General del MADJ. Ya que el día miércoles 6 de noviembre el abogado Fernández viajaba  de Tegucigalpa  hacia San pedro Sula, luego de participar en la conferencia de Prensa del lanzamiento “Honduras Debate”, espacio de varias organizaciones que realizan propuestas de Políticas Públicas para que sean incorporadas por los Partidos Políticos. Asimismo, realizó gestiones ante distintas  Fiscalías del Ministerio Publico relacionadas con las denuncias que El MADJ a interpuesto por concesiones mineras, amenazas e intimidaciones a líderes de Atlántida; en su regreso fue objeto de persecución desde el desvío a Santa cruz de Yojoa hasta delante de Villanueva, Cortés por un vehículo blanco, Hilux, doble cabina y sin placa.
Estas acciones de intimidación no son aisladas, pues Víctor Fernández junto a su hermano Martin Fernández, también miembro de la Coordinación Nacional del MADJ,  ha sido criminalizado mediante  denuncia interpuesta por “La Sociedad Mercantil la Victoria” en la cual, se le acusa de incitar a la población de Nueva Esperanza a oponerse a la explotación minera.
Recientemente, el candidato del Partido Nacional Juan Orlando Hernández ha incitado al odio en contra del abogado Víctor Fernández Coordinador del MADJ y Berta Oliva  directora del COFADEH, como reacción a la participación de ambos defensores de los Derechos Humanos en la Conferencia de Prensa y reuniones desarrolladas con Senadores del gobierno de los Estados Unidos, realizadas en el marco del 149 periodo ordinario de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH.
Igualmente, el empresario de La Sociedad Mercantil La Victoria que ejecuta explotación minera en Nueva Esperanza Tela, Atlántida habría advertido que si hablaban sobre la violación a Derechos Humanos de la mina en el Sector Nueva Esperanza se las iban a ver con él, refiriéndose a la participación que el abogado Fernández tuvo en la Audiencia sobre Megaproyectos y el Derecho de Consulta  ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Además, el Abogado Víctor  Fernández, es el defensor de Berta Cáceres, Tomas Gómez, Aureliano Molina y Magdalena Morales dirigentes, defensores de los bienes naturales en su lucha por la tierra y contra el concesionmiento de bienes comunitarios, víctimas de la persecución judicial por las empresas hidroeléctrica DESA- SINOHIDRO y empresarios latifundistas.
Por tanto, denunciamos que todas estas acciones de intimidación y amenazas a nuestro compañero son parte de una estrategia orquestada desde el gobierno mediante la inteligencia militar desplegada en el país para la persecución a defensores de Derechos Humanos y denunciamos la operación Libertad desplegada en la zona Centro Occidental del País que esta orientada a defender los intereses de empresas hidroeléctricas y mineras que tienen intereses en los departamentos de Santa Bárbara,  Intibucá, Cortés y Comayagua.
El Movimiento Amplio Por La Dignidad y la Justicia demanda al Estado de Honduras que cumpla con el deber de respetar los Derechos Humanos del pueblo hondureño y que se implementen mecanismos que garanticen la vida de los defensores de los bienes Naturales que hoy están siendo víctima de todo tipo de violaciones a sus derechos.
El Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia ratifica su posición de lucha contra la Corrupción en todas sus expresiones y a favor de los pueblos  históricamente oprimidos por el sistema político, económico y social;  desde la participación y el luchar activo y pacífico de la ciudadanía.
Dignidad y Justicia.
“Solo el pueblo Salva al pueblo”
http://www.madj.org
Facebook: movimientoporladignidad@gmail.com

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Nueva Esperanza, Honduras: Against the Same Old Neoliberal Agenda

PDF Print E-mail
Written by Greg McCain
Wednesday, 06 November 2013 19:01
It is an hour drive to get to Nueva Esperanza from the main road that cuts through the Northern Honduran department of Atlantída. This small village sits at the foot and climbs up the slopes of the mountains that separate Atlantída and the neighboring department of Yoro. It is a mountain rich in metal deposits such as gold, iron, and antimony. But more than this, it is rich in the culture of the people that live here. They cultivate the fertile soil, sowing and reaping the basic food staples that sustain their families. Now, due to the richness of the deposits and the greed of the moneyed elite who have access to the government and want to mine the hills, their livelihood and their very lives are in danger.

On Monday October 14th, a helicopter flew over Nueva Esperanza and over the site of where iron oxide is being mined from one of the foothills. In the helicopter was Lenir Pérez, the owner of Alutech, a metal roofing company whose website states (in Spanish), “Vision Statement: By 2013, to establish ourselves as the best metal processing industry in Central America, both in its corporate and social responsibility, and in the quality and excellence of its products and services.” Pérez is also the owner of Minerales Victoria which was given a mining concession by the Mayor of the municipality of Tela and SERNA (The Ministry of Natural Resources and the Environment). In a land deal that still is under suspicion, Perez’s company was able to get full ownership of over 27 hectares (almost 67 acres) of land. After exploring this area, Pérez claims that only 8 hectares are mineable. He has asked the Honduran Government for a concession to explore 1000 more hectares (2471 acres).

From the porch of Gustavo Rosales’* home you can look out over the hillside across to where Minerales Victoria has dug up the side of the hill, leaving it bare of vegetation and pulling up all but a few of its trees. Gustavo says that he has been approached by employees of Minerales Victoria to sell his property. This has him concerned, but not scared. He is concerned because Pérez has hired paramilitary guards to threaten other members of the community that have refused to sell. Gustavo states that the offer was attractive. Times have been tough for the campesinos especially since the military coup in 2009, which caused the Honduran economy to tank and the elites behind the coup to grab as much of the riches as the country has to offer. Roberto Micheletti, de facto President of Honduras immediately after the coup, took possession of huge tracts of land that belonged to the government and sold it for pennies on the dollar to other coup plotters and supporters, such as Miguel Facussé the richest man in Honduras and father-in-law to Liner Pérez.

In spite of the quick cash that Gustavo could get if he sold, he has more important priorities. “I have to think about my family and their future,” he said. If I sell my land, we eat for now, but what will my children eat later if we don’t have the land to grow our own crops and raise our own chickens and pigs.”

As Gustavo says this, heaping bags of freshly picked oranges are piled around the porch, while those who have made the 40-minute trek from the center of Nueva Esperanza, across silt clogged streams and over steep muddy hills, are peeling and devouring the fruit. Señora Rosales feeds everyone heaping bowls of rice and beans and stewed chicken.

The Rosales don’t often get this many visitors because to get to their property it is necessary to skirt the border of Minerales Victoria’s mining site where the aggressiveness of the threats by the paramilitary guards is too intimidating. The group of about 20 people who made this trek did so because International Human Rights Observers accompanied them. But this is not any guarantee of safety. On July 25th of this year, two observers, one Swiss and one French, from PROAH (the Spanish acronym for The Honduran Accompaniment Project) were kidnapped for over 2 hours by about 40 rifle-toting guards and machete-wielding employees of Pérez’s mine. They were asked if they were communists, made to erase the photos in their cameras, driven to a nearby town, and threatened with death if they returned.

On the day of the visit to the Rosales farm, the streams were unusually shallow. The members of the community said that it was partially due to the lower than usual rainfall, but they had never seen it this shallow in the past. They attributed it to the amount of water that the mining company uses in the extraction process. Also, the rivers were thick with red silt that resembled the dirt exposed on the hillside by the extraction. The closer one climbs toward the site of the mine the thicker the red mud is in the streams. In the hills above the mine, the streams are abundant with small minnow-like fish. Further down hill, they are nonexistent.

The mood shifted on several occasions as the group navigated across the creeks and up the rocky muddy hills. The jovial disposition of each would become somber when they passed the property of someone who was forced to flee because of the death threats. The community has stayed in touch with their displaced neighbors. Those who have sought refuge with family or friends in other parts of the country continue to organize with MADJ (Broad Movement for Dignity and Justice). For their part, the organizers of MADJ have faced threats of their own. Liner Pérez has used his money and family influence to get the District Attorney’s office and the Judges of the Municipality of Tela to pursue prosecutorial persecution against Victor Fernandez and his brother Martin. The two organizers have been charged with inciting the community to fight against the mining and intimidation and of being the intellectual authors of the protests the community has waged against Pérez and his mining company.

There have been numerous prosecutions in Honduras against community organizers supporting communities as they fight back against the oligarchs who are exploiting the natural resources. Berta Caceres, the General Director of COPINH (Civil Council of Popular and Indigenous Organizations of Honduras) faces prosecution for supporting the indigenous Lenca community of Rio Blanca, Intibuca against the foreign-owned Agua Zarca Hidroelectric plant that has plans to dam the local river and cut off the Lenca’s access to their ancestral land. In another case, Magdalena Morales, Regional Director of the CNTC (National Council of Farm Workers), has been charged with similar accusations: inciting protest, usurpation of land, and damages against the property of AZUNOSA, the giant Honduran sugar company that is owned by the British corporation SAB-Miller.

The similarity and timing of these prosecutions is more than coincidence. They are happening just before the general elections for President. The two political parties that have been controlled by the oligarchy and the military, as well as supported by the US government, are facing very real opposition from the new LIBRE party consisting of people who were part of the resistance that grew out of the protests against the coup d’état in 2009. Pepe Lobo, the de facto President elected in fraudulent elections in 2009 in which the country was under military control, and Juan Orlando Fernandez (JOH), current President of the National Congress and National Party candidate for President of the country, have been using JOH’s consolidation of power in the Congress to privatize and sell off as much of the natural resources as possible before the elections. JOH’s congress has passed mining laws which skirt the constitution, as well as appointed an Attorney General who is aligned with the oligarchy and has pursued these persecutions of activists. JOH has also impeached Supreme Court Judges that have challenged the constitutionality of the laws that have been passed. Most troubling of all is JOH’s creation of a military police force that has judicial-like authority to order and execute searches and seizures of anything and anyone at their own discretion without oversight or transparency.

Some in the community of Nueva Esperanza are cautiously optimistic regarding the elections. Francisco Alvarado is less so.

“In this country, elections aren’t going to change anything,” said Francisco. “If Xiomara wins, but Libre doesn’t have enough votes (in Congress) to stop Juan Orlando (JOH) then what is to stop there being another coup, and even if Libre does have enough to stop that, who controls the military? All we can do is keep struggling to keep what little we have. We have no other options.”

And so the struggle to keep their land continues.

* Names have been changed to protect the citizens of Nueva Esperanza

Fuente: http://upsidedownworld.org/main/honduras-archives-46/4545-nueva-esperanza-honduras-against-the-same-old-neoliberal-agenda

, , , , , ,

Deja un comentario

Evidencian en la CIDH medidas represivas del Estado hondureño

Evidencian en la CIDH medidas represivas del Estado hondureño
El Estado de Honduras  quedó evidenciado una vez más como violador de los derechos humanos de su  población, en la realización del 149 periodo de sesiones de la Comisión  Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, en Washington, DC, Estados Unidos. Las  audiencias realizadas a finales de octubre fueron fundamentales para las  organizaciones defensoras de derechos humanos porque ratificaron con casos  concretos la indefensión en que vive la población hondureña, partiendo de  sendos temas como la Independencia Judicial, Medidas Cautelares,  Consulta previa y Megaproyectos.

Los comisionados y  comisionadas de la CIDH, conocieron de primera mano las causas y efectos de la  ineficacia del Estado de Honduras, que lejos de asegurar el cumplimiento de las  garantías individuales y colectivas de la ciudadanía se ha convertido en un impulsor  de medidas represivas atentatorias con la integridad y la vida.

Consulta  previa
El Movimiento Amplio  por la Dignidad y la Justicia, MADJ, el Centro Hondureño de Promoción para el  Desarrollo Comunitario, CEHPRODEC, Centro de Investigación y Promoción de los  Derechos Humanos, CIPRODEH, el Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas  de Honduras, COPINH, la Convergencia por los Derechos Humanos, CDH,  y el Equipo de Reflexión, Investigación y  Comunicación de la Compañía de Jesús, ERIC-SJ, plantearon a la CIDH el  agravamiento de las condiciones que viven sectores campesinos, indígenas y  pueblos originarios con la avanzada de concesiones respaldadas por el gobierno  de Porfirio Lobo Sosa.

De manera general se  mostró como a pasos agigantados se está vendiendo el territorio y  criminalizando la lucha de las comunidades que resisten a la escalada  destrucción de los bienes naturales. Se partió de tres casos emblemáticos como  el Proyecto Agua Zarca de la empresa SinoHydro y Desa, en Río Blanco Intibucá  que atenta contra la población indígena Lenca, el de la Tribu San Francisco,  Locomapa, Yoro, con la explotación del bosque, y la instalación de minería e  hidroeléctricas, misma situación que se repite en el departamento de Atlántida  donde hasta el momento suma unos 24 proyectos hidroeléctricos y 32 concesiones  mineras en proceso, sobresaliendo todo el sector Florida y la comunidad Nueva  Esperanza.

Osman Orellana, de  Nueva Esperanza, Atlántida, testificó ante los comisionados de la CIDH, sobre  las repercusiones que está teniendo para las comunidades la instalación del  proyectos mineros, entre estos Buena Vista 1 y 2, de la Empresa Minerales la  Victoria, que además ha solicitado al gobierno hondureño 11 mil hectáreas de  tierra para concesiones de minería a cielo abierto. La oposición de las  comunidades cercanas ha provocado que la empresa impulse una campaña de  intimidación en complicidad con la Policía y grupos armados,  las familias han sufrido amenazas a muerte,  persecución y hasta el desplazamiento de hogares enteros que han rehusado  vender sus tierras.

La situación en   Locomapa, Yoro, con la Tribu Indígena Tolupán, San Francisco, también fue  conocida de voz de José María Pineda, expulsado de la comunidad Piedra Gorda,  junto a 18 indígenas más por resistirse a la venta indiscriminada del bosque y  detener la construcción de un proyecto hidroeléctrico. José María informó a los  Comisionados que se encuentra junto a otros compañeros más fuera de su  comunidad producto de amenazas a muerte, ya que el 25 de agosto de este año  tres indígenas fueron asesinados por defender sus territorios.

Otro caso conocido  por la Comisión fue la criminalización de la lucha indígena de los Lencas, en  Rio Blanco, Intibucá, contra quienes el Estado a través de la Fiscalía y a  petición de los empresarios hidroeléctricos ha promovido procesos judiciales  contra líderes indígenas como Bertha Cáceres, Aureliano Molina y Tomás Gómez,  acusándolos de daños continuados, usurpación y coacción.

Pedro Landa,  representante de CEHPRODEC,  demostró como  a partir del golpe de Estado de junio del 2009 se ha visualizado un “proceso  agresivo de concesiones masivas de bosque, subsuelo y ríos en proporciones  percibidas como intolerables por las comunidades afectadas y sin que  previamente fueran consultadas acerca de la viabilidad de los proyectos y de su  impacto en la vida y la salud de sus miembros”.

Según información  recabada por estas mismas organizaciones constatan que en el territorio  hondureño a partir del golpe de Estado y de acuerdo a información Instituto  Hondureño de Geología y Minas, “a inicios del 2013 existían 97 proyectos  mineros de oro y plata aprobados, 320 nuevos proyectos en trámite, 193  proyectos de minería no metálica aprobados y 233 solicitudes de nuevos  proyectos en proceso de aprobación”.

En material legal  establecieron en el informe presentado a los Comisionados “como se han derogado  normas que prohibían la ejecución de proyectos hidroeléctricos en áreas  protegidas del país y que ponen en riesgo la vida y la salud de las comunidades  ubicadas en los territorios cuyos ríos están siendo concesionados”.

Hasta estos momentos  hay 21 proyectos hidroeléctricos en territorios indígenas y garífunas y  cerca del 40% del territorio nacional está  concesionado o en proceso de concesionamiento para la explotación de  yacimientos minerales. La constante es que mayormente los proyectos no han sido  socializados con las comunidades y el Estado.

Brenda Mejía,  representante del ERIC, hizo del conocimiento de los Comisionados de la CIDH en  primera instancia que: “Que solicite a los Relatores Especiales sobre los  Derechos de los Pueblos Indígenas y sobre Defensoras y Defensores de Derechos  Humanos, continúen realizando un monitoreo permanente sobre la situación en  Honduras y valoren la posibilidad de realizar visitas periódicas in situ.  Además que el Estado revise urgentemente todas las concesiones autorizadas sin  consulta previa, así como de aquellas que aunque hayan respetado dicho derecho,  estén causando daños ecológicos significativos. También que se decida  urgentemente la adopción de medidas cautelares a  favor de Adonis Romero y otros en el marco de  los hechos señalados en los escritos del 14 de junio y 1 de octubre de este año  (MC-195-13).

El Estado en su   defensa presentada por la Procuradora General de la República, Ethel Deras, no  fue capaz de platear argumentos sólidos y se contradijo en datos que las mismas  autoridades han otorgado a las organizaciones y que quisieron hacer ver a los  Comisionados como una leve mejoría en el país.

La CIDH exteriorizó  al Estado hondureño, que ir a una comunidad y decir que se va a hacer un  proyecto no es una consulta previa.

Cumplimiento  de medidas cautelares
El  Estado de Honduras, a través de sus instituciones dejó evidenciado que sigue “ofreciendo el mismo catálogo de medidas de  protección,  limitadas y restringidas a patrullajes perimetrales, escoltas  policiales y la asignación de un enlace telefónico”, lo que no representan  ningún tipo de protección dijo Luz Marina, del Ciprodeh.

La Procuradora General de la República, Ethel Deras,  en su afán por dejar bien parado al Estado y al gobierno de Porfirio Lobo Sosa,  dijo que han consensuado 246 medidas cautelares y que solo 13 quedan  pendientes. Marcia Aguiluz de Cejil México/ Centroamérica, reaccionó “el avance  no se cuenta con las medidas consensuadas sino cuantas son cumplidas a  cabalidad sin que estas representen una carga económica para el beneficiario  que tiene que correr con gastos de alimentación y transporte del Policía que le  sirve de escolta”.

Las organizaciones  defensoras de derechos humanos concluyeron puntualizando en que los mismos problemas que  denunciaron hace cuatro años hoy siguen vigentes. Además María Martin, de Protección  internacional junto a las organizaciones,  mostraron preocupación por el anteproyecto de  ley que busca proteger los defensores de derechos humanos, señalando que no fue  socializada y es muy vaga en sus intenciones, convirtiéndose solo en una ley  que justifica las violaciones a los derechos humanos.

El Estado planteó el anteproyecto de ley como parte  de un gran proceso de socialización y validado por el Ciprodeh, además que han  dispuesto al menos 10 millones de lempiras anuales para protección de  afectados, situación calificada como penosa por las organizaciones ya que estos  fondos nunca llegan a los beneficiarios de medidas y en otro caso quien las  ejecuta es la Policía Preventiva, altamente denunciada como violadores a los  derechos humanos.

La Comisión instó tanto al Estado y a las  organizaciones a trabajar en conjunto y construir una ley que proteja a los  defensores de derechos humanos pero que responda a las necesidades de estos.

Independencia  Judicial
Ton Pandy, presidente de la Asociación de Jueces por  la Democracia, habló sobre sus preocupaciones sobre los atentados a la independencia  judicial. La elección poco transparente del Consejo de la Judicatura y la  indefensión en la que están ejerciendo la impartición de justicia. Asimismo  dijo que fue casi una burla escuchar como el Estado respondía sus peticiones,  ya que aseguraron que no hay en los entes operadores correspondientes  denuncias  de violación al derecho de la  Independencia Judicial y que una muestra de los avances es la creación del  Consejo de la Judicatura.

Posibles  logros
La CIDH emitirá sus  recomendaciones luego de analizar los casos planteados. A criterio del Abogado  Joaquín Mejía, litigante ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, este  es un proceso que puede traer logros partiendo resoluciones favorables para el  beneficio y protección de los defensores y defensoras de los derechos humanos,  bienes naturales, y por otro lado, contribuir además a que se cumpla con la  independencia de los poderes del Estado y la inclusión de los sectores  marginados.
En el caso de  megaproyectos y consulta previa, el abogado Víctor Fernández del Madj, espera  que partiendo de las recomendaciones hechas por la CIDH se pueda poner un alto  a estos proyectos que se convierten en lesivos para la dignidad de los pueblos  originarios.

Fuente: http://tt.radioprogresohn.net/~rprog/multimedia/boletines_2013/boletin312/plantillacompleta/index.html#ir1

, , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Church workers: Honduran mine concessions fuel human rights abuses

HONDURAS-MINING Oct-10-2013 (1,030 words) xxxi

By Ezra Fieser

Catholic News Service

SANTO DOMINGO, Dominican Republic (CNS) — Four years after a coup
d’etat threw Honduras into crisis, church workers said human rights
abuses continue unabated, fueled by disputes over mining concessions.

A new Honduran mining law passed in January has opened up huge swaths of
the countryside to mining exploration. But the mining industry has
increasingly become the source of grave human rights abuses as mostly
poor, rural citizens who live on the land have been threatened, said
church and human rights workers.

“People in these communities are living under fear and with a lot of
stress. You’re talking about people who are afraid they will be killed
by machete for opposing the mining industry,” said Claretian Father
Cesar Espinoza, a priest in Arizona in the department of Atlantida near
the Caribbean coast.

As the November general election approaches, Catholic groups are raising
awareness about the deteriorating human rights situation and the threat
posed by mining interests to rural, mainly agricultural communities.
They seek to pressure international actors, including the U.S.
government, to take a stronger stance on the situation.

In September, leaders from across Central America met to share
experiences and discuss ways to fight back against mining companies. The
meeting brought together Jesuits from the U.S. and Central America,
researchers, community leaders and others to discuss the impact of
mining. A similar meeting is planned for Oct. 30 in San Salvador.

Shaina Aber, policy director at the U.S. Jesuit Conference, and several
other U.S. Jesuits recently visited Honduras on a fact-finding mission
in which she was “blown away by the multilevel dimension of violence” in
Honduras.

“We came away from our visit realizing it wasn’t just generalized or
gang violence, but a penetration of state institutions by powerful
individuals who are wealthy and profit off the weak institutions of the
state,” she said.

Honduras has become the most murderous country in the world, partially
because of weak state institutions that were thrown into disarray in
2009 when then-President Manuel Zelaya was ousted by the army in what
was Central America’s first military coup since the end of the Cold War.

“After the coup, the human rights situation got worse,” said Karla
Rivas, news editor at the Honduran Jesuit-run radio station Radio
Progreso.

The station was shut down by the military just hours after the coup.
Although the station was allowed to open the next day, Rivas said
workers have been routinely exposed to threats for its dogged analysis
and reporting.

“We continue to do what we do because we want a better country,” she
said of the station’s work. “What we’re experiencing is not to the level
of what is happening in the communities that are opposing mining.”

The new mining law ended a moratorium on new concessions and effectively
opened up “the majority of the national territory to companies,” Rivas
said.

For instance, in the tiny village of Nueva Esperanza near the country’s
Caribbean coast, a Honduran company has been granted a concession to
explore for minerals, a step before the physical establishment of a
mining operation.

With only a handful of the 45 families that live in the village
supporting the mine, the company resorted to threats and bullying,
including the use of an armed security force, said human rights groups
working in the area.

“They brought in seven armed guards. … They’ve threatened everyone.
The school closed because the teacher was harassed. The church closed
because the priest had to flee. It’s an environment of fear,” said
Daniel Langmeier, a human rights observer working with the Honduras
Accompaniment Project, which is documenting abuses in Honduras.

In July, Langmeier, 26, and a fellow observer stayed overnight with a
family that had been threatened. The following morning, security guards
confronted the observers — even though they were not on the mine — and
held them at gunpoint for more than an hour.

“They accused us of being communists, or resistance fighters sponsored
by the Venezuelans,” Langmeier, a Swiss national who lives in
Tegucigalpa, said in a telephone interview. “I tried to explain to them
that they had no authority there, but they would just laugh and point
their guns at us.”

After a harrowing afternoon in which Langmeier and his colleague were
repeatedly threatened and stripped of their cellphones and photos, the
guards eventually released them.

“I thought to myself, ‘There’s no way they are stupid enough to kill
international human rights observers.’ But on the other hand, they were a
lot of young men with high-caliber rifles who seemed out of control,”
Langmeier said. “They told us never to come back or we would be
‘disappeared’ in the forest.”

The family with whom Langmeier was staying has been in hiding since the
incident. And although Langmeier filed a criminal complaint, no arrests
have been made in the case.

He and other human rights groups plan to file a complaint with the
Inter-American Commission on Human Rights in Washington; they will
include details about the situation in Nueva Esperanza.

Father Espinoza, who has himself received death threats, said the
government fails to protect communities such as Nueva Esperanza.

“There is no justice in this country,” he told Catholic News Service in a telephone interview.

Questions to U.S. and Honduran government officials about the claims
raised by Catholic workers and human rights organizations went
unanswered.

In the absence of a government response, the U.N. and the U.S. government need to do more to help, Aber said.

“There needs to be a more robust presence of the United Nations … and
more responsiveness on the part of the (U.S.) government when there are
threats against human rights,” she said.

The Jesuit delegation met with the human rights office in the U.S. Embassy in Tegucigalpa, the capital, to raise concerns.

Observers said there has also been disappointingly little acknowledgment
of the gravity of the situation by the country’s bishops. The bishops’
conference did not return calls for comment.

“The church hierarchy has taken a position in favor of development, with
the idea that it could help a country that is poor,” said Rivas, the
Jesuit radio station news editor. “The problem is that it’s development
at the cost of the people.”

END

Fuente: http://www.catholicnews.com/data/stories/cns/1304265.htm

, , , , ,

Deja un comentario