Entradas etiquetadas como Memoria Histórica

Estudiantes recorren la ruta de la memoria histórica de los crímenes de lesa humanidad

Estudiantes de secundaria de cuatro centros educativos de la Capital conocieron el camino escabroso recorrido por las víctimas de la desaparición forzada de la década de los años 80’s, tras recorrer la ruta de la memoria histórica que comprende más de 10 estaciones ubicadas en el centro, norte, oriente y sur del departamento de Francisco Morazán.

En la jornada que se realizó el fin de semana participaron más de 22 estudiantes de los institutos Jesús Aguilar Paz, Pineda Ponce, Normal Pedro Nufio y Técnico Nueva Suyapa, quienes se reunieron en la sede del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), lugar donde comienza el recorrido de la ruta de la memoria histórica.

Este pequeño viaje al pasado ha sido organizado por el Cofadeh desde hace varios años atrás y en esta ocasión a petición del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Victimas de la Tortura (CPTRT) se realizó el sábado 23 de julio de 8:00 de la mañana a 4.30 de la tarde, donde se visitaron 10 lugares en el Distrito Central y uno en el municipio de Santa Ana.

Con una historia cargada de acontecimientos trascendentales, la sede del Cofadeh fue el inicio de este recorrido donde se visitaron primeramente los puntos históricos de memoria del centro de la Capital, donde se destacan la antigua sede del Poder Judicial, la Catedral, la Plaza de La Merced (conocida como Plaza de los Desaparecidos), la antigua Casa Presidencial, la sede donde funcionó la desaparecida Dirección de Investigación Nacional (DIN)  y el edificio donde funcionó por muchos años la sede del Cofadeh.

Luego se trasladó a las afueras de la ciudad, al sector de El Reventón, ubicado a unos 41 kilómetros de Tegucigalpa, sitio que fue utilizado en esa época por los agentes del Estado para ejecutar personas. Ahí se realizó una exhumación donde se encontraron cuatro osamentas, las cuales aún no han podido ser identificadas.

En la misma zona también se visitó la Casa del Terror o Casa de Amarateca, la que fue utilizada como centro de tortura y muerte, y sus predios utilizados como cementerio clandestino. Y muy cerca de ahí está El Diamante, lugar que en los 80`s funcionaba un hospital clandestino de la contra revolución nicaragüense. También sirvió como cárcel clandestina.

El recorrido finalizó en la Aldea La Joya en el municipio de Santa Ana, en el Hogar contra el Olvido, lugar que ha edificado el Cofadeh para mantener fresca la memoria y viva la esperanza.

Antes de comenzar el recorrido, en la sede del Cofadeh a los estudiantes se les dio a conocer la historia del surgimiento del Cofadeh, de como 12 familias afectadas por la desaparición de un pariente se aglutinaron para darle vida a la institución, un 30 de noviembre de 1982.

Sobre las fotografías de los desaparecidos y asesinados en la década de los 80`s, que están en la Sala de Memorias, se les explicó a los alumnos que son de distintas nacionalidades y que por eso el nombre del comité lleva en Honduras para poder representar a las víctimas que no son hondureñas, pero que estaban en nuestro territorio cuando desaparecieron por las políticas que se estaban aplicando en el país.

Durante la segunda mitad de los años 70`s y toda la década de los años 80`s, conocida también como la guerra fría, Centro América vivió una situación conflictiva por razones políticas y en ese marcó se implementó en Honduras la doctrina de seguridad nacional la que dejó más de un centenar de personas desaparecidas y muchos asesinados, que estaban involucrados en los movimientos sociales, estudiantiles y sindicales del país.

“El terror contra los derechos humanos en el país ha ido cambiando de rostro, antes era Gustavo Álvarez Martínez y posteriormente cuando lo asesinan en 1989, cambia el rostro del terror y ese rostro se llama Alexander Hernández. Sale del escenario Alexander Hernández a finales de los años 90 y entra otro rostro del terror que se llama Billy Fernando Joya Améndola, ese es el actual rostro del terror, pero no solo es el único, hay un montos de rostros y muchos nombres que permanecen en el beneficio del anonimato y con el beneficio de la impunidad”, les explicó Mery Agurcia al grupo de estudiantes.

Asimismo les explicó que la memoria histórica o la impunidad tiene tres aristas, la impunidad jurídica, en la que casi no se puede hacer nada porque depende de un juez; la impunidad histórica, con la que sí se puede hacer mucho y si esa se consolida es culpa de la sociedad por no difundirla, y la impunidad política.

“Para nosotros es de gran satisfacción que logramos conocer y apropiarnos de esa historia, una historia que le ha pasado a compañeros y compañeras que están en lo mismo que nosotros estamos”, dijo uno de los participantes.

Para Mario Zavala, quien trabaja en el CPTRT en un proyecto que involucra a los estudiantes de secundaria, es del criterio que el sistema como tal nos ha hecho creer que no hay historia y por lo tanto ese es un derecho negado y que al hacerse parte de ese derecho, al tomarlo por propia cuenta, eso permite verlo desde otra perspectiva.

“Es interesante porque los chavos se apropian de un derecho que les es negado por este mismo sistema, un sistema que te condena a olvidar a aquellas historias, y son historias que cuando se olvidan se vuelven a repetir”, enfatizó Zavala.

A los estudiantes los acompañó la profesora Aleida Lozano del instituto Técnico Nueva Suyapa, quien confesó que en la década de los ochentas su familia fue afectada por la política de Seguridad Nacional implementad en ese tiempo, cuando fue desaparecido Oscar Alexis Colindres (desaparecido en 1981), quien era el novio de una de sus hermanas.

“Mi hermana vino a estudiar Química y Farmacia aquí a Tegucigalpa y se hizo novia de Oscar Alexis Colindres y cuando eran novios él desapareció y eso nos afectó mucho porque donde vivía mi hermana los agentes represores de aquel tiempo allanaron ilegalmente la vivienda, lo que obligó a mi hermana abandonar los estudios”, explicó la profesora.

Agregó que hay un montón que no aparecen en la lista, porque un tío de ella de nombre Álvaro Rodríguez, quien era sindicalista, desapareció en esa época en San Pedro Sula y no está en la lista que el Estado reconoce en el informe “Los hechos hablan por sí mismos” que desaparecieron en el país.

Los participantes en el recorrido consideran que la pedagogía que implementa el Cofadeh permite que sea una historia que acompañe la vida de los estudiantes, que no solo se quedará con la exposición, sino se multiplicará porque esta experiencia será compartida con sus demás compañeros.

Los estudiantes que vivieron esta experiencia de conocer los puntos históricos de los crímenes de lesa humanidad, participan en los gobiernos estudiantiles de sus centros educativos y están organizados en la Federación de Estudiantes Socialistas (FES).

 

Defensores en linea

Origen: Estudiantes recorren la ruta de la memoria histórica de los crímenes de lesa humanidad

, ,

Deja un comentario

Por el Derecho a la Verdad y Memoria de las víctimas de violaciones a DDHH

martes, 24 de marzo de 2015

Martes, 24 de Marzo 2015 -14:04 Sandra Rodríguez / defensoresenlinea.com/

La Organización de las Naciones Unidas, ONU, designó cada 24 de marzo para que se conmemore el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

El propósito del Día es promover la memoria de las víctimas de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos y la importancia del derecho a la verdad y la justicia.
Además, rendir tributo a quienes han dedicado su vida a la lucha por promover y proteger los derechos humanos de todos y a quienes la han perdido en ese empeño.
En esta fecha, en el año 1980, fue asesinado el obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, quien fuese ferviente defensor de la causa de los Derechos Humanos en el hermano país centroamericano.

Monseñor Óscar Arnulfo Romero, de El Salvador, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba una misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia en San Salvador.

El sacerdote católico fue célebre por denunciar en sus homilías las violaciones de derechos humanos y por expresar solidaridad con las víctimas de la violencia política que se vivía en esa época.

Por lo que, tomando en cuenta su ejemplo, en 2010 la Asamblea General de la ONU declaró el 24 de marzo como el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

La observación promueve la memoria de las víctimas de violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos y la importancia del derecho a la verdad y la justicia; y rinde tributo a quienes han dedicado su vida a la lucha por promover y proteger las garantías básicas de todos y a quienes la han perdido en ese empeño.

Conocido popularmente como San Romero de América, a 35 años de su asesinato, el Vaticano ha reconocido su martirio por “odio contra la fe” y lo beatificará el próximo 23 de mayo en San Salvador.

Argentina reemplaza tres palabras: “control de país” por “Memoria, Verdad y Justicia”

Y es que, “la memoria nos ayuda a iluminar el presente y a generar el futuro en la vida de los pueblos y en nuestras propias vidas. La historia es memoria de la vida de los pueblos, que se fue construyendo en el tiempo, entre luces y sombras, entre el dolor y la resistencia. Argentina es sacudida y violentada por la última dictadura militar y por todas las dictaduras implantadas en América Latina impuestas a través de la Doctrina de Seguridad Nacional por los EE.UU. Los golpes militares y sus mecanismos del terror, metodologías que llevaron al asesinato, torturas, desaparición de personas, destrucción de la capacidad productiva del país, y los miles de exiliados dispersos en el mundo, están en nuestra memoria…”

Fragmento de la Carta de Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, con motivo del 30 aniversario del golpe militar.

“La memoria despierta para herir a los pueblos dormidos que no la dejan vivir libre como el viento”, dice León Gieco en su canción “La memoria”, esa memoria que se volverá a reivindicar hoy cuando se conmemoren 39 años del Golpe militar que durante siete años sumió en la noche más oscura a la Argentina.

A 39 años del golpe militar: los pueblos sin memoria son pueblos dormidos, manifiesta el pueblo argentino, quien dedica este día a una jornada para recordar y analizar qué les pasó en esos 2.818 días, llenos de violencia, dolor y ausencias.

El 24 de marzo de 1976 el general José Rogelio Villarreal le dijo a Isabel Martínez de Perón: “Señora, las Fuerzas Armadas han decidido tomar el control político del país y usted queda arrestada”.

“Control del país”, tres palabras que contenían un futuro fatídico: disolución de los partidos políticos, cierre del Congreso, reemplazo de la Corte Suprema de Justicia, supresión de la actividad sindical y debacle económica y social.

Este “control del país” fue teñido de sangre con más de 30.000 desaparecidos; detenidos por razones políticas que fueron víctimas de una violencia extrema y vejámenes y 500 bebés robados a sus padres biológicos, a quienes se les cambió la identidad.

“Control del país”, también significó una brutal y aniquiladora política económica.

El régimen militar impulsó las bases de un nuevo modelo económico: el neoliberalismo, con la idea de que el Estado debía intervenir lo menos posible en el mercado.

De esta forma, se configuró un país regresivo en lo económico y socialmente injusto, publica hoy http://www.telam.com.ar

39 años después, “control del país” es reemplazado por otras tres palabras Memoria, Verdad y Justicia, que son los pilares en los que una sociedad debe apoyarse para poder mirar hacia delante, pero sin olvidar y aprendiendo de los errores.

Entre otros hechos, la memoria de los argentinos se despierta con 116 nietos recuperados, más de 200 detenidos-desaparecidos identificados a través de sus restos encontrados enterrados clandestinamente; más de 100 ex centros clandestinos de detención señalizados para recordar que por allí pasó el horror y con 11.941 víctimas que vieron y verán sentados en el banquillo de los acusados a sus verdugos.

La memoria se despierta cuando son llevados ante la justicia los jueces cómplices y los empresarios que no dudaron en “entregar” a sus trabajadores a cambio de beneficios económicos bañados en sangre.

Pablo Neruda dice en su poema “Los enemigos”: “Por esos muertos, nuestros muertos, pido castigo. Para los que de sangre salpicaron la Patria, pido castigo. Para el verdugo que mandó esta muerte, pido castigo. Para el traidor que ascendió sobre el crimen, pido castigo. Para el que dio la orden de agonía, pido castigo. Para los que defendieron este crimen, pido castigo”.

En Honduras la impunidad es una norma

En nuestro país, la crisis en materia de derechos humanos continúa profundizándose  en forma acelerada, lo que demuestra la pérdida del estado de Derecho y la debilidad institucional incompetente para  sancionar a los  perpetradores  de crímenes, tanto en los hechos históricos como en los casos actuales.

La impunidad y falta de justicia es norma en el país, lo que motiva a que agentes del Estado se sientan autorizados para cometer abusos de todo tipo que van desde el asesinato por razones políticas, hasta secuestros por colusión con el crimen organizado.

El  Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, sólo registra  una condena  por detención ilegal  en los casos de graves violaciones a derechos humanos en la década  de los años ochenta, pese a las abundantes evidencias existentes que comprometen a los agentes del Estado.

Documentó 189 desapariciones ocurridas durante la década de los ochentas. Asimismo, tiene evidencia de que en 40 casos de desapariciones forzadas actuales, desde el 2006 al 2013, estaban involucrados agentes de todas las fuerzas de seguridad del Estado.

La situación actual es sumamente grave; y, el actual gobierno ha adoptado la posición  simplemente de esconder las cifras, minimizar los hechos y  presentar un discurso a la opinión pública -nacional e internacional- que el país está cambiando, porque lo que más les preocupa es la reputación y la imagen del gobierno y no atender las  violaciones a los derechos fundamentales.

 http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3446:por-el-derecho-a-la-verdad-y-memoria-de-las-victimas-de-violaciones-a-ddhh&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, ,

Deja un comentario

Artistas crean proyecto de reconstrucción de la memoria histórica

Versión para impresiónVersión PDF

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- “Honduras no tiene memoria y vivimos como en un vacío. La gente no se identifica, no consigue reconocerse, no tiene referentes. Su historia verdadera de lucha y de valor, poco a poco e inexorablemente, se va perdiendo”, dice preocupada Blanca Ochoa a Opera Mundi. Egresada de la segunda generación de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de Cuba, Ochoa vive el rescate de la memoria histórica como algo muy personal, casi como un proyecto de vida. Ella comparte esta exigencia con un viejo amigo, Luis Méndez, coordinador de la Escuela de Formación Política para Movimientos Sociales.
“Es algo que viene de muy lejos. Luis trabajaba con niños y niñas de los barrios más pobres de Tegucigalpa y yo lo visitaba porque quería conocer esta experiencia. No teníamos nada para poder filmar, ni para documentar este estupendo trabajo. Siempre le decía: ‘¡Qué no daría para poder tener una cámara de vídeo y construir memoria de todo este trabajo!’ Pero nunca perdimos la esperanza”, recuerda la cineasta.
Luego vino el teatro experimental, el compromiso con los movimientos sociales y populares, las luchas contra el modelo neoliberal – que entró en Honduras como un huracán, devastando el tejido social y mercantilizando los bienes comunes y las relaciones sociales. Durante años, cada quien buscó su camino personal dentro y fuera de Honduras, pero siempre manteniendo este hilo invisible, este sueño de construir memoria colectiva y garantizar su transmisión a las generaciones futuras.
“Cuando se habla de nuestro país, solamente se piensa en la Honduras patio trasero de los gringos; a la Honduras servil a los proyectos hegemónicos de la región. Han llegado al punto de instrumentalizar a nuestros próceres, ocultando, por ejemplo, el proyecto unionista e integrador de Francisco Morazán. Sin embargo, aquí ha habido personas que hasta han ofrendado su vida luchando contra el modelo hegemónico. Queremos rescatar su historia, su pensamiento, porque su lucha es parte de nosotros, nos da identidad y un camino por recorrer”, explicó Méndez.
El proyecto
La principal herramienta del proyecto independiente de reconstrucción de memoria histórica es el audiovisual. El objetivo es recoger los testimonios de aquellos “héroes anónimos” que han sido invisibilizados por los grandes medios de comunicación corporativos, y que han vivido los momentos fúlgidos de la lucha política y social de Honduras.
La histórica huelga bananera de 1954, que en pocos días encendió el país y que marcó la ruta futura del movimiento popular, obrero y campesino hondureño; la lucha contra las dictaduras militares de los años 60 y 70, contra la intervención norteamericana; las desapariciones y los asesinatos políticos de los 80, hasta llegar a la ola neoliberal que asoló al país, las luchas en defensa de los territorios y los bienes comunes, y el golpe de estado que, en 2009, derrocó al presidente Zelaya, generando una reacción inesperada de rechazo popular.
Algunos de ellos ya aceptaron ser entrevistados públicamente, otros hablarán de los compañeros que quedaron en el camino, como el padre Guadalupe Carney, defensor del campesinado hondureño. Algunos prefieren mantener el anonimato, preservando su seguridad y la de sus familiares. La creciente militarización como estrategia para combatir la ola de violencia que azotó el país después del golpe, convirtiéndolo en uno de los lugares más peligrosos del planeta y con la tasa más alta de homicidios a nivel mundial, obliga a tomar medidas de precaución.
“Cuando fuimos a buscar imágenes y sonidos de muchas de estas etapas de nuestra historia, nos dimos cuenta que no había nada, que todo se había perdido. Desde los medios alternativos tenemos que pasar a la ofensiva, recuperando las historias reales de quienes han vivido y luchado en su propia tierra y a la par de hermanos y hermanas centroamericanas. Vamos a buscar sus voces, sus rostros, sus aportes políticos y teóricos, sus sueños, sus desaciertos y dolores guardados. Vamos a recorrer nuevamente estos caminos ya andados, reconstruyendo historias”, agregó el coordinador de la Escuela de Formación Política.
Para Blanca Ochoa es muy claro: este arduo trabajo de reconstrucción, a través de las imágenes y las voces de estos héroes anónimos, de los momentos más crudos de Honduras, debe tener un fuerte componente de interactividad.
“Sin memoria histórica se cae en la vaciedad de referentes y en la posibilidad de que los proyectos hegemónicos de consumo y de transformación, así como los falsos referentes de una supuesta democracia, se afirmen entre los jóvenes. Rescatar las imágenes de estas personas maravillosas nos permite reconocernos en ellas, contrarrestando la falsa identidad y la falta de conciencia que quieren imponernos. Estamos en medio de una guerra mediática y tenemos que luchar por una conciencia histórica y colectiva, para que las nuevas generaciones se motiven, se alimenten de ella, participando activamente y convirtiéndose en el futuro de este país”, dijo la egresada de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de Cuba.
Internacionalización del olvido
Para Méndez, en Honduras hubo “un ocultamiento premeditado de la realidad”, con el cual se ha pretendido convencer a las nuevas generaciones, de que en este país nunca existió una oposición firme al modelo depredador vigente.
“En Honduras no hay conciencia de hacer patria y nuestro territorio siempre ha servido de plataforma para los intereses estratégicos norteamericanos. Han pretendido homologarnos, desapareciendo las culturas originarias, abandonándonos en un limbo. La oligarquía local y el imperialismo siguen manipulando la realidad, conspirando con los intereses transnacionales. Para ellos no existimos, somos un simple pase sobre este planeta, sin dejar huellas. Se nutren de nuestra cultura originaria, segregan a los pueblos indígenas y negros, los reprimen, los excluyen, los discriminan y los convierten en folclor, artesanía y mercancía. Nos roban la vida”, sentenció Ochoa.
Si bien la batalla contra “un monstruo tan poderoso” parece destinada a la derrota, Méndez advierte que no todo está perdido. “Nuestro aporte es algo pequeño, pero es lleno de significados y valores. Lo vamos a entrelazar con otras experiencias y proyectos de recuperación de la memoria, de dignificación de nuestra cultura y vivencia, de indignación ante el despojo. Vamos hacia una batalla contracultural, porque es algo por el cual vale la pena pelear”, aseguró.
También para Blanca, este compromiso con la memoria ya se ha convertido en un proyecto de vida que la ha marcado y que ahora se renueva. “Vamos a aprovechar y a empoderarnos de esa misma tecnología que usan para tratar de desaparecernos; la vamos a hacer nuestra y a usar para que las nuevas generaciones sean el semillero para genera cambios”, concluyó./Fuente:Opera Mundi

, , ,

Deja un comentario