Entradas etiquetadas como Estudiantes

Medios tradicionales tergiversan información al dar por resuelta crisis universitaria – CRITERIO

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.-Ante tanta manipulación que se ha generado en las últimas horas a través de la prensa tradicional, que de manera tendenciosa ha dado por resuelta la crisis en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la dirigencia estudiantil ha emitido un comunicado para aclarar algunos aspectos. A continuación el comunicado del […]

Origen: Medios tradicionales tergiversan información al dar por resuelta crisis universitaria – CRITERIO

, ,

Deja un comentario

Universitarias unidas por historia de lucha y criminalización (1982-2016)

“En aquellos momentos teníamos más claro a quienes nos estábamos enfrentando, era a grupos represivos y escuadrones de la muerte… hoy veo que estas muchachas se están enfrentando en un contexto mucho más difícil y criminalizador”.

Eran las cinco de la mañana del 1 de julio del 2016, cuando cientos de policías invadieron el suelo universitario, capturaron sin ninguna orden judicial a 24 personas, entre ellas seis alumnas Alexandra Flores Sosa, Kelline Johana Reyes Carranza, Jennifer Flores Sánchez, Alejandra Ávila García, Sairi Banegas Ramos y Emmy Jiménez Zelaya, quienes permanecían en protesta social por la defensa de la educación pública, desde hace un mes, y presas por más de 36 horas.

Casi a la misma hora, pero del 27 de abril de 1982, hombres fuertemente armados allanaron ilegalmente la casa del sub Procurador General de la República, Rafael Rivera Torres, donde estaban reunidas sus hijas Gilda María y Ana Suyapa Rivera Sierra; con sus amigos Guillermo y Edwin Dagoberto López Lone; Milton Danilo y Marlen Irasema Jiménez Puerto, seis universitarios que fueron víctima de desaparición temporal por nueve días; cabe mencionar que Milton y Guillermo permanecieron privados de libertad por unos dos meses, por ser de los líderes con mayor perfil.

En la actualidad, la criminalización por la protesta social contra los y las estudiantes se origina por órdenes de las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), llevando hasta el día de hoy 75 requerimientos fiscales; Mientras que en la criminalización de los años ochentas, las autoridades universitarias intervinieron para que los seis desaparecidos volvieran a casa con vida.

 

Defensores en linea

Origen: Universitarias unidas por historia de lucha y criminalización (1982-2016)

, , ,

Deja un comentario

EL ÉXITO DEL MEU Y EL EFECTO DOMINÓ

…Por José Raúl Alemán Después de mas de un mes de crisis no resuelta en la Universidad, llegamos al esbozo de un intento de diálogo a iniciativa del Movimiento Estudiantil Universitario, donde confluye toda la comunidad estudiantil de la UNAH. Dos son sus demandas, el desistimiento de la persecución penal por parte de la rectoría a […]

 

EL ÉXITO DEL MEU Y EL EFECTO DOMINÓ

,

Deja un comentario

Prevalece la criminalización contra los estudiantes de la UNAH en el primer acercamiento para el diálogo

Origen: Prevalece la criminalización contra los estudiantes de la UNAH en el primer acercamiento para el diálogo

, ,

Deja un comentario

El MP aclara que los procesos solo pueden terminarse por sobreseimiento definitivo o conciliación en un juzgado – CRITERIO

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.- El Ministerio Público pareciese que se estuviera “curando en salud”, cuando este día ha emitido un comunicado donde se defiende de acusaciones que no han sido vertidas cuando señala que son un ente profesional, especializado y libre de toda injerencia político-sectaria. Pero ha sido incapaz de librar ordenes de captura […]

Origen: El MP aclara que los procesos solo pueden terminarse por sobreseimiento definitivo o conciliación en un juzgado – CRITERIO

, , ,

Deja un comentario

Padres, estudiantes y catedráticos se confunden en megamarcha convocada por universitarios – CRITERIO

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.- La megamarcha estaba convocada para las 8 de la mañana saliendo del hospital escuela hasta las instalaciones del polideportivo de la Universidad nacional Autónoma de Honduras (UNAH) donde se inició el diálogo entre las autoridades universitarias y los estudiantes agrupados en el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU). A las 9 con […]

Origen: Padres, estudiantes y catedráticos se confunden en megamarcha convocada por universitarios – CRITERIO

,

Deja un comentario

Cinco estudiantes amenazados a muerte en la UNAH, denuncia universitario

Alerta 124-16 | Honduras, martes 13 de julio de 2016 El perfil de Mak Arm en la Red Social Facebook, con imágenes de las Fuerzas Armadas y de cursos de entrenamiento de la década de los ochenta, ha sido utilizado para amenazar a muerte a estudiantes de la carrera de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, contó a C-Libre un miembro del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU).

Origen: Cinco estudiantes amenazados a muerte en la UNAH, denuncia universitario

,

Deja un comentario

Maquillaje de la represión: Suspenden órdenes de captura contra estudiantes de la UNAH pero procesos penales siguen

Origen: Maquillaje de la represión: Suspenden órdenes de captura contra estudiantes de la UNAH pero procesos penales siguen

, ,

Deja un comentario

CRISIS EN LA UNAH TIENE SUS RAÍCES EN POLITICAS PRIVATIZADORAS DE LA EDUCACIÓN

Las rutinas nos acostumbran a los mismos movimientos, a las mismas personas y a los mismos escenarios; en la sociedad es igual, para saber su realidad es necesario acudir a los espejos y a las rutinas.

Los centros educativos son el reflejo de las sociedades, Honduras no es la excepción y la última coyuntura educativa marcada por protestas desde el 2012, diagnostica la polarización social que vive la nación centroamericana.

Al hablar de rutinas nos referimos a una agenda establecida que se cumple cotidianamente al pie de la letra. En los centros educativos de países desarrollados ese procedimiento nos muestra a diario: maestros, alumnos, aulas de clase, debate permanente, vinculación con la sociedad y críticas constructivas sobre temas de interés público y político.

Pero esto ocurre solo en algunos países, cuya cultura es tan avanzada que a miles de kilómetros de distancia con naciones del tercer mundo dibuja una disyuntiva asimétrica de atraso educativo.

Honduras no se salva de las diferencias y el espejo de la realidad junto a las rutinas  lo evidencia. No es para menos,  el ejemplo se encuentra en este momento en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), el centro de educación superior público más importante del país que alberga a más de 80 mil estudiantes a nivel nacional.

En el último mes, la UNAH vive un proceso de lucha complejo, donde la rutina se caracteriza por falta de clases, toma estudiantil, acusaciones criminales, desalojos violentos, ausencia de diálogo y radicalismos.

El punto que detonó el conflicto fue la aprobación y entrada en vigencia de nuevas Normas Académicas, reformas calificadas por las autoridades como un avance en materia de calidad educativa y que va en el marco de la Cuarta Reforma universitaria, que tiene el objetivo de generar gobernabilidad y convertir a la UNAH en un centro que responda a las características de educación internacional.

En el otro extremo del conflicto están los estudiantes, principales opositores a las reformas; los manifestantes afirman que las modificaciones responden a un plan de exclusión y privatización, además han denunciado en reiteradas ocasiones a las autoridades quienes a través de la Cuarta Reforma impulsan las iniciativas.

Las raíces del conflicto

“Este conflicto hay que verlo desde distintas perspectivas, pues la razones van más allá de la discusión educativa, acá hay un evidente acontecimiento político en marcha y en eso es necesario detenernos”, afirmó el estudiante de la carrera de Sociología de la UNAH en el Valle de Sula Ovét Córdova, quien en este momento es acusado por detentar espacios públicos por parte de las autoridades universitarias quienes a través del Ministerio Público piden la aplicación de la pena contra él y otros 74 alumnos más a nivel nacional, sanción que contempla más de cinco años de reclusión en un centro penal.

Córdova hace la afirmación basando su análisis en la última coyuntura política, pues el Golpe de Estado del 2009 abrió un nuevo proceso social y político, que además de acelerar la polarización, agudizó los conflictos sociales.

“Hay que tener en cuenta que la situación actual de la universidad es parte de una política de continuación del Golpe de Estado, que incluye la represión, privatización y ataques a los sectores más desposeídos”, expresó Córdova.

Por su parte las autoridades han repetido en distintos espacios que ellos no persiguen ningún plan privatizador y que esa es una evidencia del carácter político y no educativo del conflicto. La rectora de la universidad Julieta Castellanos ha dejado claro que cuando de poner orden se trata a nadie le gusta, y a partir de eso empiezan las acusaciones de todo tipo.

Entre las acusaciones de ambas partes se dibujan cuatro factores claves en el problema: políticas internacionales aplicadas en la educación hondureña, intervención de la clase política en asuntos educativos, la falta de democracia interna en la UNAH y la carencia de un diálogo íntegro y consensuado.

Una política internacional en la educación hondureña

“No podemos ver la situación de la educación en Honduras, sin antes echar un vistazo a la coyuntura internacional, países como Chile, Colombia, Argentina y México muestran los procesos de lucha estudiantil quienes en este momento se oponen a un proceso privatizador de la educación a través de paquetes neoliberales impulsados en primera instancia por el Fondo Monetario Internacional (FMI) quienes a cambio de financiamiento a los Estados piden la privatización de todo lo que se les cruce en el camino”, siguió comentando Córdova.

“Las Normas Académicas son un pequeño peldaño en un plan de privatización, en Chile se aumentaron las políticas de exclusión, en Colombia se reformó la Ley de Educación Superior que plantea reformas privatizadoras y en Honduras se impulsa desde el gobierno, universidades privadas y autoridades de la UNAH una nueva Ley de Educación Superior que agudiza la exclusión y entrega la administración de la educación a la empresa privada”, caracterizó Erlin Gutiérrez estudiante de Ingeniería Mecánica.

A finales del 2012, las autoridades de la UNAH iniciaron la socialización del anteproyecto de Ley de Educación Superior (LES), abriendo la polémica sobre poner la autonomía universitaria en manos de las universidades privadas y además violentando la Constitución de la República que en su artículo 160 otorga a la UNAH como única  rectora de la educación superior a nivel nacional.

Sobre el tema, la rectora ha manifestado que en ningún momento la autonomía está en riesgo, tampoco la rectoría de la educación nacional, pero que es necesario impulsar una nueva LES, pues la actualidad necesita modificaciones de mejoras educativas que permitan la competencia internacional.

En la actualidad, Honduras tiene 20 centros de educación superior, 3 estatales y 14 privadas.

Durante más de diez años la UNAH vivió un ambiente sin protestas, años atrás el sindicato, los profesores organizaban jornadas por la defensa de la educación, pero estas organizaciones entraron en un proceso de degeneración, cayendo en actos de corrupción, tráfico de plazas y entre otras razones que permitieron sanciones y una política de persecución desde las autoridades.

Ese es el principal logro, que analistas en materia de educación han reconocido sobre la figura de la rectora Julieta Castellanos, a quien atribuyen la reestructuración del centro e incluso la desmovilización de organizaciones que en los momentos más agudos de lucha generaban pérdida de clases.

“La coyuntura fue muy bien aprovechada, pues las organizaciones fueron víctimas de sus desviaciones y eso permitió su destrucción y contribuyó a la aplicación de nuevas medidas que en nada le vienen bien a la universidad”, dijo un docente que aún integra el sindicato, pero que prefirió omitir su nombre por miedo a tener una sanción.

Y es que el sindicato ha denunciado en múltiples comunicados públicos que en la universidad hay una ley mordaza y quien habla contra la rectora es acusado de estar en contra de la Cuarta Reforma Universitaria.

El docente que desde su anonimato se atrevió a hablar, aseguró que en la universidad se está aplicando un plan desde la clase política, pues el objetivo es detener la oposición, instalar una dictadura y permitir que las reformas se apliquen sin que nadie se atreva a decir nada.

“Desde el Golpe de Estado a la fecha, Honduras ha vivido transformaciones, el gobierno ha destruido todo tipo de organización que le apueste a llevarle la contra, y acá se aprovecharon todos los espacios, sindicatos de empresas estatales, magisterio y el fenómeno de la universidad no es aislado”, dijo el analista político Tomás Andino en un análisis sobre el retroceso de la clase obrera en Honduras en los últimos años.

Entre avances y retrocesos

El proceso más valioso desde los análisis de la clase intelectual hondureña ha sido el proceso de Cuarta Reforma Universitaria, que entró en vigencia en febrero del 2005. Este 2016, la iniciativa cumple once años y junto a ello las autoridades tienen un conjunto de datos para presumir de su gestión.

Entre algunos datos que manejan, con la Cuarta Reforma, hasta el 2013 lograron reducir de un 39% a 17% la franja de estudiantes en riesgo académico; es decir, que reportan un índice menor de 60.

El Vicerrector de la UNAH Ajax Irías aseveró que este mejoramiento es el resultado de distintas variantes, entre ellas la aplicación de la Prueba de Aptitud Académica (PAA), el control docente para que impartan sus clases, la reducción del ausentismo de los alumnos y la política de estímulo académico dirigido a los estudiantes a través del sistema de becas.

“De los 69 millones de lempiras que la universidad capta en concepto de matrícula anual, en promedio el 70% se destina a beca y la aspiración es que todo ese fondo sirva precisamente para desarrollar políticas de inclusión en la UNAH a través de este sistema de estímulo”, dijo Irías.

Asimismo con la Cuarta Reforma las autoridades presumen de iniciar un proceso de inversión en infraestructura que en su mayor expresión se ha dado en Ciudad Universitaria, con la construcción de llamativos edificios.

El nuevo sistema de admisión a través de la Prueba de Aptitud Académica, a criterio de las autoridades ha permitido depurar la universidad, poner orden y límites para quienes ingresan a la universidad.

“La Cuarta Reforma debe continuar, docentes, personal administrativo y estudiantes deben acuerpar medidas que le apuestan a las transformaciones positivas”, argumentó Julieta Castellanos.

“Nosotros estamos de acuerdo con los cambios, más si son positivos, pero no compartimos los métodos y algunos contenidos de los cambios, creemos que dentro de la Cuarta Reforma hay acontecimientos que no colaboran con mejoras educativas.

Para empezar, la Prueba de Aptitud Académica no es más que una herramienta de exclusión, según nuestros conteos gracias a los datos proporcionados por las autoridades, hasta la fecha ya van más de cien mil estudiantes que no han podido ingresar a la UNAH y por ende les toca irse a una privada o no estudiar, la universidad les niega por esa vía el acceso a la educación.

Reconocemos que se han registrado mejoras en la infraestructura, pero todo está centralizado en la capital, los centros regionales son un desastre, no hay laboratorios óptimos para las carreras y tampoco se conoce una política sistemática de cambios para estos centros.

Para aplicar la reforma se instaló una dictadura y quien la critique es antireforma, eso solo evidencia la actitud dictatorial las autoridades, quienes aprovecharon la normativa para atacar a los grupos organizados dentro de la universidad y aplicar la guillotina a quienes se oponen.

Siempre estaremos a favor de reformas positivas, pero cuando estas dejan de serlo y se convierten en una alternativa de represión, persecución, exclusión y privatización, nos opondremos.

La LES, las Normas Académicas, la represión interna, la falta de democracia, la imposición de representantes ante los órganos de gobierno también son parte de la Cuarta Reforma, pero eso nadie lo dice y quienes lo vemos desde una crítica constructiva somos acusados de amenazar el proceso de reforma”, concluyó sobre el tema Ovét Córdova.

“Seguiremos adelante con la reforma universitaria, de ésta depende el avance de la máxima casa de estudios”, dijo en un medio de comunicación la rectora Castellanos.

Y fue así como el agua corrió su cauce, la Cuarta Reforma Universitaria entró en vigencia en 2005, el orden llegó a la universidad, el sindicato perdió su organización, la Asociación de Profesores también, los estudiantes fueron incapaces de movilizarse en diez años, la tranquilidad y armonía parecían por fin haber llegado a la máxima casa de estudios.

El génesis de la movilización estudiantil

Hubo un punto de partida para ocasionar  la crisis que actualmente mantiene el centro sin clases por más de un mes y a 75 estudiantes a punto de ir a la cárcel.

En el fútbol existen las pruebas. Cuando un jugador llega por primera vez a un equipo, lo hace acompañado de una referencia, pero para constatar esa recomendación es necesario probarlo. Eso sucedió en la universidad, la rectora Castellanos se convirtió en el perfil perfecto para poner orden en la universidad y pasó la primera prueba: evitar manifestaciones y pérdida de clases.

“Lo mismo sucedió con el magisterio, el gobierno le apostó a Marlon Escoto, destrozó al magisterio (columna vertebral del movimiento popular durante el Golpe de Estado), lo acorraló a tal punto de sembrar miedo y aprobar normativas lesivas como lo es la Ley Fundamental de Educación y seguir con la política del FMI de exclusión y privatización”, comparó el dirigente magisterial Nestor Alemán en un análisis de la coyuntura en Radio Progreso.

Según lo que aún queda vivo del sindicato, eso es lo que ocurrió en la UNAH. Los argumentos y denuncias públicas recalcan que el gobierno de Porfirio Lobo y de Juan Orlando Hernández como su continuador, acuerparon la gestión de Castellanos, pues les generaba confianza y orden en un espacio que por momentos se convertía en una amenaza para el gobierno.

La universidad ha sido una plataforma de lucha que se ha profundizado tanto a lo interno como a lo externo, la década de los ochenta fue testigo de ello, en medio de la Doctrina de Seguridad Nacional, se aplicó persecución a dirigentes estudiantiles a tal punto de ser torturados y asesinados, todos acusados como promotores del Socialismo que en ese momento pregonaba la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) que más adelante sucumbieron ante la caída del muro de Berlín.

Junto a los ladrillos derrotados de ese muro, años ulteriores los movimientos populares entraron en una profunda derrota, de la que costó levantarse,  el movimiento estudiantil no fue la excepción.

La nueva coyuntura que acabó con la paz en la máxima casa de estudios surge a partir de la lucha contra la discusión del anteproyecto de Ley de Educación Superior, desatando manifestaciones de más de tres mil estudiantes solo en el centro del Valle de Sula.

El gobierno no imaginó que era el comienzo de la crisis actual. A un año de finalizar el periodo gubernamental de Porfirio Lobo en el año 2013 Julieta Castellanos cerraba su periodo como rectora de la universidad, los resultados de su gestión fueron alabados por toda la clase política: intelectuales, iglesias, docencia, presidente y Congreso Nacional.

Fue en ese momento donde el gobierno apostó a su continuidad, el 23 de marzo del 2013 un mes antes de su tiempo en ley como rectora, el Congreso Nacional aprobó por unanimidad la reforma al artículo 264 de la Constitución de la República, que establece que el rector de la UNAH durará en su cargo hasta cuatro años.

La reelección se aprobó, junto a ella su posterior nombramiento a través de un proceso donde el claustro de profesores le respaldó por unanimidad, dejando a un lado la candidatura del doctor Nelson Ávila quien también aspiraba al cargo.

“Interpusimos un recurso de inconstitucionalidad, estudiantes de derecho  a través de la Federación de Asociaciones de Estudiantes (Fae) acudimos a la Corte Suprema de Justicia para reclamar por la ilegalidad, fue hasta el 2016, cuando la Corte se pronunció, declarando inadmisible la petición”, dijo Noel Barahona, abogado del movimiento estudiantil.

En su segundo periodo, el primer movimiento de Castellanos fue organizar a las universidades privadas y sentarlas a discutir la LES, la polémica abrió su primer capítulo y las acusaciones de violentar la autonomía empezaron a sonar en el imaginario colectivo estudiantil.

El segundo movimiento de las autoridades fue el nombramiento de representantes estudiantiles de forma unilateral sin un proceso de elecciones, tal y como lo establece la Ley Orgánica de la UNAH.

“Nosotros no tenemos la culpa que las elecciones estudiantiles hayan fracasado, ellos nunca se pusieron de acuerdo y el Consejo Universitario (máximo órgano de gobierno de la UNAH) no podía quedar sin representación estudiantil”, dijo Ajax Irías actual vicerrector Académico.

“Ahí nos impusieron sus representantes, los directores de carrera que son promotores de la rectoría colaboraron para ello, llamaron a los estudiantes que no se involucraban en luchas y los ubicaron en los cargos de representación estudiantil, los pusieron sin consultarle a los estudiantes, por lo tanto ellos son una representación ilegal”, dijo el estudiante de Sociología Moises Cáceres en el desarrollo del Encuentro Nacional de Estudiantes Unviersitarios en septiembre del 2013 en San Pedro Sula.

Cáceres en la actualidad también es criminalizado, él junto a 74 más atraviesa un proceso de judicialización por suponerlo responsable de organizar tomas en Ciudad Universitaria.

En ese momento se consolidaron dos organizaciones dentro de la UNAH, en Ciudad Universitaria la Plataforma de Organizaciones Estudiantiles (POE) y en San Pedro Sula la Federación de Asociaciones de Estudiantes  (FAE), ambas estructuras denunciaron en repetidas ocasiones a las autoridades en su procedimiento y también presentaron un recurso ante la Corte, acusando de violentar los artículos 8 y 17 de la Ley Orgánica de la UNAH.

“La crisis que ahora todo mundo discute fue generada por las autoridades, la Ley Orgánica es clara y nosotros lo hemos estado denunciando, pero fue imposible tener resultados bajo una dictadura administrativa en la UNAH y en el gobierno que a través de la CSJ anuló cualquier intento legal”, continuó detallando Cáceres.

Y fue bajo esos parámetros que la primera etapa del conflicto educativo tuvo vida y se evidenció el papel de la clase política en el conflicto conjugado con una carencia de democracia interna dentro de la máxima casa de estudios.

La etapa que abrió las Normas Académicas

“Queremos mejorar la calidad educativa,  las Normas Académicas aplicarán modificaciones al índice de aprobación, tomara algunas medidas para las personas que abandonan clases, y también aplicaremos mejoras en los planes de estudio”, manifestaron las autoridades al momento de entrar en discusión las Normas Académicas en el Consejo Universitaro.

El Consejo contaba con representación de todos los espacios, incluyendo a los estudiantes nombrados por las autoridades, ahí se discutió y aprobó la normativa.

De inmediato la iniciativa generó polémica y rechazo del movimiento estudiantil; la segunda etapa de lucha había iniciado.

“La universidad quiere mejorar la educación vía decreto, no podemos tener esos cambios tan bruscos cuando hay precariedad en los centros regionales, los edificios ya se caen, baños en mal estado y laboratorios obsoletos”, denunció Erlin Gutiérrez.

El primer round de las Normas Académicas se dio a finales del 2014, dejó tomas de siete centros regionales y criminalización.

LEA MÁS SOBRE LAS NORMAS ACADÉMICAS AQUÍ

La situación que atraviesa la UNAH en estos momentos es la continuación de la aprobación y aplicación de las Normas Académicas, que entraban en vigencia en este periodo, pero más allá de ese fenómeno se siente la ausencia de un diálogo sincero, íntegro y constructivo.

Hasta el momento hay un mes de inactividad académica, junto a ello dos desalojos violentos, una propuesta de dialogo infructuosa y un nuevo llamado a la conversación vigente.

“Las autoridades han tenido en sus manos solución al conflicto de la universidad, no han podido manejar la situación. En el momento de nombrar a estudiantes de dedo, pudieron dialogar, pero nunca lo hicieron, ahora es tan necesario y urgente para poner fin al conflicto”, dijo Moises Cáceres en una entrevista a Radio Progreso, durante la audiencia inicial en su contra por el Ministerio Público.

“Siempre hemos estado abiertos al diálogo, los estudiantes han tomado posturas radicales, pero nosotros los invitamos incluso cada semana en el centro del Valle de Sula a dialogar todos los miércoles para conocer los problemas cotidianos del centro”, dijo Francisco Herrera director de la universidad en el norte de Honduras en una conferencia de prensa.

“No podemos conversar si nos quieren meter presos, no podemos fingir que todo está bien cuando nos ponen una pistola en la cabeza”, dijo Marcos Rubí estudiante de Sociología antes de su audiencia inicial en los Juzgados sampedranos.

“En este momento es necesario un diálogo, pero más allá de eso se necesita un componente mediador, además que ambas partes dejen de verse como enemigos, hay que consensuar, y construir una nueva representación estudiantil, un proceso íntegro de Normas Académicas y democratizar los espacios, este puede ser el inicio a la crisis”, dijo el catedrático universitario Eugenio Sosa.

“La falta de diálogo conduce a la represión, y en este caso es lo sucedido en la universidad, apostándole a la criminalización de la protesta social, término que en este momento ha generado preocupación de la comunidad internacional”, expresó el doctor en derechos humanos Joaquín Mejía.

“Acusar, reprimir y desalojar es sólo echarle gasolina al fuego, es necesario conversar de forma urgente”, dijo el comisionado universitario en el Valle de Sula, Amado Mencía.

Tan agudo es el conflicto que entrar a un diálogo sin desconfianzas es casi imposible. Los estudiantes ponen algunas condicionantes para conversar: que se deroguen los procesos de criminalización, que se discutan las Normas Académicas y que se hable de la representación estudiantil.

En esta semana, las autoridades han presentado un nuevo ofrecimiento y es dialogar bajo dos condicionantes: discutir los procesos judiciales y la representación estudiantil.

“Vemos con buenos ojos la propuesta de las autoridades, nos acercaremos para decirles antes de dialogar que nos podemos sentar pero si quitan los procesos judiciales, que se incluya la discusión de las Normas Académicas y que se conforme una mesa mediadora”, dijo un integrante del Comité de Huelga que omitió su nombre por miedo a la criminalización.

“Estamos en la disposición de dialogar, ya días lo queremos hacer, ojalá que este evento sea la salida al problema”, dijo Ajax Irias durante el acercamiento del viernes en horas de la mañana del movimiento estudiantil en Tegucigalpa.

La moneda está en el aire, la crisis actual está a las puertas de un diálogo que solo podrá consumarse en la medida que ambas partes cedan un poco en sus planteamientos.

Mientras tanto, los retos dentro de la máxima casa de estudios continúan siendo: respeto a la representación estudiantil, diálogos permanentes, democratizar los espacios y construcción de normativas que beneficien a la comunidad universitaria en su conjunto; mientras esto no suceda, nuevas etapas de conflicto se presentarán en los próximos meses.

Origen: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/3016-conflicto-en-unah-tiene-ra%C3%ADces-profundas-en-procesos-de-reforma-académica

, ,

Deja un comentario

Dejan sin efecto órdenes de captura contra universitarios, pero persisten los requerimientos fiscales

Tegucigalpa.

El Juzgado Penal de la sección Judicial de Francisco Morazán resolvió dejar sin valor y efecto las órdenes de captura contra 19 estudiantes acusados por el Ministerio Público (MP) por suponerlos responsables de los delitos de sedición, usurpación y daños en perjuicio de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La decisión del tribunal se conoció hoy en horas de la mañana, luego que la Fiscalía remitiera una solicitud a los juzgados solicitando la suspensión de las órdenes de captura contra los universitarios y universitarias.

Pese a dejar sin valor y efecto las órdenes de detención, los requerimientos fiscales persisten en  más de  75 estudiantes a nivel nacional de los diferentes centros regionales. Los universitarios bajo quienes pendían órdenes de captura en Tegucigalpa, deberán presentarse a audiencia de declaración de imputado el próximo 22 de julio del año en curso.

Los tribunales de justicia dejaron sin valor y efecto órdenes de captura en contra de: Ariel Alejandro Álvarez Cinthia Rosibel Flores, Jorcky Melissa Madrid, José Adonai Pineda, Luis Carlos Rivera, Edwin Adalid Santamaría, Gabriela Berenice Cubas, Génesis Fabiola Chávez.

Eduardo Enrique Aguilar, Josué Isaías Palencia, Mario Roberto Reyes,  Fausto Manuel Cálix, Gerson Daniel Moya, Veanney Sebastián Rivera, Kenneth Stephan Aguilar, Jenny Gissel Núñez, Jenny Mariela Núñez y Génesis Aracely Andino.

El profesional del derecho con amplia experiencia en los tribunales de justicia, el ex juez Félix Ávila,  expresó que los delitos de daño y usurpación son delitos de acción pública a instancia particular, y para desistir de éstos delitos el Ministerio Público (MP) lo único que necesita es que la víctima o el supuestamente afectado; le retire la autorización para perseguir.

“Es una cuestión sencilla, en este caso lo único que tiene que hacer la Universidad Nacional Autónoma de Honduras  (UNAH) es pedirle al Ministerio Público (MP) que retire la acusación, y la puede retirar, no tiene que esperar hasta que se realice una audiencia inicial, esta es una cuestión fácil de resolver”, explicó Avila.

Luego respecto a si se imputó un delito de sedición, pues es un delito diferente, pero igualmente desde mi punto de vista en estas situaciones, no existe tal delito de sedición, por lo tanto también la Procuraduría General de la República (PGR) que es el representante legal del estado,  puede acudir al MP pidiendo que se retire los cargos y no tiene que esperarse a que se haga un requerimiento y que se demuestre que no se cometió delito.  Esta es una cuestión tan sencilla así como de la misma forma se ha acudido la denuncia ante el MP, la representación de la UNAH puede acudir al Ministerio Público diciéndole que le retire la autorización para proceder y el MP ya no puede proceder, porque ya no tiene acción.

Ávila añadió que incluso no habría necesidad que los estudiantes se presentaran a la audiencia inicial, si el Ministerio Público queda ya  sin acción, queda desautorizado, el juez lo que tiene que hacer es dictar un sobreseimiento definitivo por falta de acción y no tienen necesariamente que presentarse ante los estrados judiciales.

En las últimas horas  el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU)  anunció que asistirá a una reunión de acercamiento con las autoridades universitarias propuesta para el domingo 10 de julio. El MEU sostuvo que el punto referido a la suspensión de las acusaciones en contra de 75 estudiantes  es innegociable.

La dirigencia estudiantil universitaria también propuso una Mesa Mediadora para iniciar el dialogo, compuesta por personalidades hondureñas que no estén ligadas a los partidos políticos.

Las autoridades universitarias que durante semanas se mostraron inflexibles e intransigentes con las demandas planteadas por el MEU, en el sentido desmilitarizar la UNAH, revocar la aplicación de las normas académicas, promover la participación estudiantil en los espacios de gobierno y la suspensión de los requerimientos fiscales, en las últimas horas; al parecer, han comenzado a retroceder  frente a la fuerte presión ejercida  en forma creativa por los movimientos estudiantiles  que como el MEU han realizado masivas movilizaciones y expresiones culturales de todo tipo;  como parte de la lucha emprendida a nivel nacional.

Cofadeh llega la representación legal de Mario Roberto Reyes Tejeda, Génesis Fabiola Chávez López, Cinthia Rosibel Flores Villanueva, Daniel Moya y Edwin Santamaría.

Origen: Dejan sin efecto órdenes de captura contra universitarios, pero persisten los requerimientos fiscales

, , , , ,

Deja un comentario

Juez de lo Penal en caso estudiantes UNAH: “Los enviaré a prisión, ellos no son unos angelitos”

Origen: Juez de lo Penal en caso estudiantes UNAH: “Los enviaré a prisión, ellos no son unos angelitos”

, , ,

Deja un comentario

Estudiantes del MEU convocan a la rectora a un encuentro público el próximo domingo

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- En respuesta al diálogo convocado por la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, (UNAH), Julieta Castellanos, el MEU la convoca a un encuentro público y participativo el próximo domingo 10 de julio a las once de la mañana. El encuentro se desarrollaría en el  Palacio Universitario de los […]

Origen: Estudiantes del MEU convocan a la rectora a un encuentro público el próximo domingo – CRITERIO

, ,

Deja un comentario

Movimiento Feminista y defensoras de derechos humanos condenaron la tortura contra universitarias

Origen: Movimiento Feminista y defensoras de derechos humanos condenaron la tortura contra universitarias

, , ,

Deja un comentario

Crisis de la UNAH: Estudiantes se declaran en asambleas informativas Permanentes

El Movimiento Estudiantil Universitario, (MEU),  se declaró en Asambleas informativas permanentes, debido a que la principal de sus demandas no ha tenido respuesta y es el retiro de los requerimientos fiscales a 75 estudiantes, según lo informaron en conferencia de prensa este 06 de julio de 2016.

Muy temprano en la mañana las y los catedráticos se hicieron presentes a sus respectivas aulas de clases, otros trabajadores de la UNAH  “pasaron tomando lista y fotografías para ver si estábamos dando la cátedra” denunció un profesor.

Los militantes del MEU hicieron visitas de aulas explicándoles a sus congéneres los últimos acontecimientos dentro del campus, seguidamente de manera voluntaria, en solidaridad con las personas procesadas  judicialmente salieron de las aulas, sacaron sillas con el número de estudiantes judicializados por carreras, les colocaron sus nombres y se movilizaron hasta los Juzgados capitalinos para acuerpar al grupo que se presentó libremente. Demandaron que se les suspendieran las órdenes de captura que ya están vigentes.

Al regresar a los predios de la Ciudad Universitaria se aglomeraron frente al edificio administrativo, después de los discursos políticos colocaron sus manos llenas de pintura sobre los limpios vidrios de las grandes puertas y en los muros de la edificación, que después la última jornada de “manos pintadas”, ya lucia completamente relumbrante.

Según la abogada y defensora, Kenia Oliva,  de la Iniciativa Periodismo y Democracia,  no hubo audiencia, porque el Juez José Humberto Palacios dijo que si la realizaba “quedaban presos los estudiantes, porque no son ningunos angelitos.No queda más que Esperar que venga de vacaciones el juez que conoce la causa”destacó..

Comunicado

En su pronunciamiento el MEU definió que es un espacio que aglutina las Asociaciones de carreras, juntas de facultad, movimientos estudiantiles independientes, un frente universitario y comunidad estudiantil universitaria.

Ante los eventos ocurridos en la UNAH, aseguraron que la puesta en marcha de un diálogo que dé una salida a la crisis de la universidad y que permita avanzar en las propuestas de democratización, solo será posible con el retiro de las ordenes de captura y procesos dejudialización de todos los estudiantes.

Que sobre quienes penden estas órdenes se presentaron a la Audiencia de Imputado, pero que el Juez manifestó su resolución antes de la audiencia, la cual sería dejarlos presos, negándose a otorgarles medidas sustitutivas.

Este hecho es interpretado por el MEU como una muestra de que las autoridades universitarias y el sistema de justicia están empeñados en seguir profundizando la criminalización hacia el estudiante y la protesta estudiantil.

Por la tentativa de la rectora Julieta Castellanos con sus prácticas “autoritarias e intransigentes” que demuestran la poca voluntad de darles respuesta a la crisis de la universidad, desde el MEU analizaremos  y sometermos a discusión  mediante métodos asamblearios por carrera y por facultad que la destituyan de su cargo de acuerdo a la Ley Orgánica de la UNAH.

Como Movimiento consideraron que pueden dar solución a la crisis en lo interno, que no es necesaria ninguna intervención política por parte del gobierno de Honduras, ya que las actuales fuerzas del país jamás han tenido la voluntad de fortalecer los procesos de educación pública; porque su interés es parte de una lógica  partidista, no de política académica.

Condenaron las arbitrariedades de las autoridades académicas ante la puesta en marcha de la cancelación de periodos de distintas unidades académicas, un hecho ilegitimo porque la Ley Orgánica de la UNAH,  el único ente académico y administrativo facultado para cancelarlos es el Consejo Universitario.

Hicieron un llamado público a los padres y madres de familia, estudiantes universitarios, docentes, trabajadores, a respaldar y ser parte de la lucha y el movimiento estudiantil universitario, por el rescate de la UNAH, por la defensa de la educación pública y por la defensa de la educación gratuita y de calidad en beneficio de la sociedad hondureña.

Origen: Crisis de la UNAH: Estudiantes se declaran en asambleas informativas Permanentes

, , ,

Deja un comentario

Juez prejuzga caso de estudiantes universitarios

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  Seis de los 21 estudiantes que tienen órdenes de captura pendientes se presentarían voluntariamente a los juzgados capitalinos, sin embargo el juez de turno José Humberto Palacios Guifarro, acusó y prejuzgó a los estudiantes al expresar de forma peyorativa y discriminatoria que si se presentaban los iba enviar a la cárcel.
El juez expresó, que “no son unos angelitos, los voy a enviar a prisión porque siguen las tomas y además el estudiante Fausto Calix ha sido candidato por Libre”, adelantándose al juicio violentando todas los principios del debido proceso, razón por la cual finalmente los estudiantes no fueron presentados ante el juez, por el inminente envío a prisión de los jóvenes.
Se trata del mismo juez ejecutor del desalojo en el que posteriormente se acusó a otros estudiantes el año 2015, en ciudad universitaria, por el que se encuentran criminalizados, Cesario Padilla y Sergio Ulloa.
El abogado Mario Rojas, de la Unidad de Acompañamiento Legal del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), confirmó el prejuzgamiento del togado y agregó que existe el temor que los estudiantes sean enviados a prisión.
En el mes de julio del año 2014 el entonces Estudiante Ronmel Darío Moran fue torturado por la Policía Nacional y posteriormente fue enviado a la Penitenciaría Nacional, acusado del delito de sedición por el juez número 20 de los juzgados penales de la Sección Judicial de Tegucigalpa.
Miles de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras UNAH, se manifestaron en las instalaciones de la ciudad universitaria, para exigir dialogo a las autoridades y el fin de la persecución en contra del Movimiento Estudiantil Universitario.
La protesta inició con la colocación de 75 sillas vacías en la plaza Eduardo Becerra Lanza, con los nombres de igual número de estudiantes acusados del delito de sedición en ciudad universitaria, de los cuales 21 tienen orden de captura pendiente.
Las autoridades llamaron a clases a los estudiantes para hoy miércoles, después del desalojo de los estudiantes el pasado viernes 01 de julio, de las instalaciones de la Universidad Nacional, los estudiantes han regresado, pero han vuelto a tomarse las instalaciones universitarias, diferentes centros regionales también han sido tomados por los estudiantes, como la Universidad del Valle de Sula y el Centro Regional Nor Oriental de Olancho entre otros.
El conferencia de prensa el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), ha reiterado que la puesta en marcha de cualquier proceso de dialogo, para dar respuesta a la crisis “solo será posible con el retiro de las ordenes de captura y los procesos de judicialización que están siendo sometidos” sus compañeros estudiantes.
Diferentes sectores se han pronunciado en contra de la criminalización y por una solución negociada a la crisis, situación que coinciden los estudiantes al rechazar cualquier intervención política externa, porque pueden encontrar una solución a lo interno de la UNAH.
Los educandos cuestionaron la cancelación el periodo a varias carreras lo que calificaron como arbitrario es ilegitimo,  por parte de la las autoridades porque según ellos el único facultado para cancelar periodo es el consejo Universitario.
El MEU anunció que se declara en “asamblea permanente con el objetivo de mostrar el camino a seguir en el proceso de lucha”, que lleva paralizada la universidad por más de un mes.

Origen: http://conexihon.hn/site/noticia/libertad-de-expresión/juez-prejuzga-caso-de-estudiantes-universitarios

, ,

Deja un comentario

Masivas manifestaciones de protesta de la comunidad estudiantil universitaria a nivel nacional

Tegucigalpa.

Masivas manifestaciones de protesta se sucedieron hoy en el campus de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y los centros regionales de Comayagua y el Valle de Sula, lo que impidió el reinicio de clases anunciado por la Rectora Julieta castellanos.

Los universitarios y las universitarias exigen que se retiren los requerimientos fiscales y órdenes de captura que pesan en su contra y que fueron promovidas por el Ministerio Público (MP), a petición de las autoridades universitarias.

También los jóvenes  demandan que se desmilitaricen  los centros de estudio, que  se promuevan procesos de participación democráticos e incluyentes en las instancias de gobierno y que se deroguen las normas académicas que a juicio de los estudiantes son lesivas a sus intereses.

Desde tempranas horas,  la juventud estudiantil universitaria se concentró en la Plaza Eduardo Lanza de la UNAH,  en una demostración de que las demandas planteadas no son promovidas por unos cuantos como señaló la rectora Julieta Castellanos, sino que la presencia de jóvenes se contó por miles.

En la plaza se colocaron decenas de pupitres vacíos con los nombres de los y las estudiantes  que decidieron no asistir a clases, hasta que  las autoridades universitarias den marcha atrás con la criminalización, la militarización, la exclusión en las instancias de gobierno y la imposición de las normas académicas.

La misma situación se presentó en el Centro Universitario Regional del Centro (CURC) con sede en Comayagua, donde miles de estudiantes desarrollaron una caminata que partió desde una gasolinera y que culminaría en el centro universitario, objetivo que no se pudo concretar porque la entrada al centro de estudios superiores;  se vio flanqueada por efectivos policiales antimotines.

Entretanto las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras del Valle de Sula (UNAH-VS) fueron tomadas por centenares de estudiantes  que colocaron pancartas con la leyenda: …”UNAH te quiero pública…” y la “UNAH somos todos”, en Tegucigalpa los estudiantes desplegaron una gran manta que dice:….Volvimos Revolución…No es Violencia es movilización de Conciencia…”.

Cabe señalar que en el campus universitario del Valle de Sula, se observó la presencia de  agentes policiales vestidos de civil que portando armas de fuego.

Este día también estaba previsto, que varios estudiantes a los cuales los tribunales les giraron orden de captura, se presentarían voluntariamente en el juzgado de Letras de Francisco Morazán,  sin embargo la audiencia no se llevó a cabo y será reprogramada una vez que los operadores de justicia retornen de vacaciones.

Las autoridades universitarias están siendo fuertemente cuestionadas por diputados al Congreso Nacional, la empresa privada, organizaciones defensoras de derechos humanos, federación de profesionales universitarios y  ex rectores del Alma Mater por considerar que Julieta Castellanos ha sido incapaz de establecer un diálogo franco con el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) para solucionar la crisis que ya lleva más de 6 semanas.

La comunidad internacional también ha fijado su posición a través de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones en Honduras, quien a través de un comunicado mostró su preocupación por la judicialización de la protesta estudiantil enfatizando sobre el delito de sedición que se ha imputado a los estudiantes.

La Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones en Honduras, cuya representante es Silvya Lavagnoli  considera que la sedición es un delito político de carácter muy grave, que implica el ánimo de subvertir el funcionamiento del orden constitucional.

El partido Nacional, actualmente en el poder, por medio de un pronunciamiento se desmarcó de la crisis al expresar que “los conflictos al interior del Alma Mater, deben ser resueltos entre los actores internos de la máxima casa de estudios del país”.

El Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) se declaró en huega indefinida de libros caìdos hasta que se cumpla con sus demandas. El MEU propone un diálogo abierto y democrático, así como la conformación de una Mesa Mediadora integrada con personajes honorables que estén desligados de la polìtica  partidaria.

Un dirigente universitario expresó este mediodía que si las autoridades desisten de los requerimientos fiscales y las órdenes de captura, estarían dispuestos a iniciar el diálogo. Actualmente hay 75 requerimientos fiscales a nivel nacional y 19 órdenes de captura.

Origen: Masivas manifestaciones de protesta de la comunidad estudiantil universitaria a nivel nacional

, , , ,

Deja un comentario

Crisis universitaria sigue y juez niega medidas sustitutivas a estudiantes

Juez se niega a otorgarles medidas sustitutivas a los 22 estudiantes que están siendo criminalizados por la rectora Julieta Castellanos, han denunciado esta mañana los defensores de derechos humanos y los abogados de los jóvenes procesados Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.- La crisis en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), sigue cobrando mas fuerza […]

Origen: Crisis universitaria sigue y juez niega medidas sustitutivas a estudiantes – CRITERIO

, , , ,

Deja un comentario

Movimiento feminista hondureño respalda movimiento estudiantil universitario 

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El Movimiento Feminista, las organizaciones de mujeres y defensoras de Derechos Humanos respaldaron este miércoles en una conferencia de prensa al movimiento estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Comunicado conferencia de prensa El Movimiento Feminista, las organizaciones de mujeres y defensoras de Derechos Humanos, ante la comunidad Nacional […]

Origen: Movimiento feminista hondureño respalda movimiento estudiantil universitario – CRITERIO

, , ,

Deja un comentario

Honduras: 75 estudiantes judicializados en la UNAH

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Acusados por los delitos de los delitos de sedición, usurpación,  y daños se encuentran 75 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), que mantienen desde hace poco más de un mes diversas medidas de presión para llamar al diálogo con las autoridades universitarias.
Las manifestaciones públicas se realizan de forma simultánea este miércoles en Tegucigalpa, San Pedro Sula, Comayagua y otros centros regionales de Honduras.
Este miércoles, seis de los 19 estudiantes a quienes se les giraron orden de captura se presentarían voluntariamente a los juzgados capitalinos, donde según ha trascendido, el juez se negó a otorgarles medidas sustitutivas de cárcel, por lo que se teme que en las próximas horas podrían ser enviados a prisión.
De acuerdo con Mario Rojas, de la Unidad de Acompañamiento Legal del Comité por la Libre Expresión (C-Libre) los jóvenes finalmente no se presentaron porque se nos informó que serían puestos en prisión, considerando que “los muchachos son los mismos que se siguen tomando la Universidad”, además aseguró -sin conocer el caso- que Fausto Cálix, uno de los acusados formaba parte de la dirigencia política de un partido.
En declaraciones a la prensa hondureña, Alejandra Madariaga indicó que “son 75 procesos judiciales a nivel nacional, incluyendo dos menores de edad capturados en Ciudad Universitaria”.
De acuerdo con Maradiaga, “la manifestación de este miércoles convocada por el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) busca exigir un cese a la criminalización estudiantil para iniciar el proceso de diálogo”.
Los jóvenes se han negado a asistir a un “diálogo sin condiciones” al que llamó la rectora de forma pública en una entrevista con la Cadena Internacional de Noticias CNN, pues consideran que las acusaciones que penden en contra de los 75 estudiantes no pueden formar parte de las “buenas intenciones” para iniciar una mesa amplia de propuestas.
Mientras esto ocurría, cerca de 2,000 estudiantes se movilizaron pacíficamente en el interior de Ciudad Universitaria, rodeados de policías que se apostaron en el bulevar Suyapa, donde yacían instaladas desde hace tres días varias patrullas de la Policía Nacional y una tanqueta antimotines.
Según los participantes, estas son “formas de presión psicológica” para impedirnos continuar en la lucha por las reformas de las normas académicas y el ejercicio de nuestros derechos.
Las acciones penales en contra de los jóvenes que exigen el derecho a la educación ocurren días después de que el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales al Estado hondureño que se investigue todo acto de hostigamiento, acoso y difamación contra defensores de derechos humanos por el ejercicio de sus funciones y lleve a cabo campañas de información y sensibilización sobre el trabajo fundamental que realizan los defensores de derechos humanos, a fin de propiciar un ambiente de tolerancia que les permita llevar a cabo su labor libres de todo tipo de intimidación, amenazas y represalias.
A esto se le suma una campaña intensa de amenazas por vías digitales, las redes sociales y teléfonos son los métodos más recurrentes para intimidar a los jóvenes, según ha podido recoger el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), varios jóvenes han sido víctimas de amenazas contra su integridad física.
Igualmente, C-Libre hizo un llamado a las autoridades hondureñas para investigar el origen de estas amenazas digitales y tomas las medidas necesarias para su interrupción.

Origen: http://conexihon.hn/site/noticia/libertad-de-expresión/honduras-75-estudiantes-judicializados-en-la-unah

, , ,

Deja un comentario

Federación de colegios profesionales rechaza violencia con que actúa la rectora Julieta Castellanos

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La Federación De Colegios Profesionales Universitarios De Honduras (FECOPRUH), en una conferencia de prensa ha manifestado que reprueban enérgicamente las acciones ejecutadas con los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Además señalan que rechazan enérgicamente las acciones ejecutadas en contra de los estudiantes como ser: acusarlos, desalojarlos, […]

Origen: Federación de colegios profesionales rechaza violencia con que actúa la rectora Julieta Castellanos – CRITERIO

, , , , ,

Deja un comentario

Alto Comisionado para los DDHH en Honduras: “Preocupa la judicialización de la protesta estudiantil de la UNAH”

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras,(OACNUDH), emitió un comunicado este 04 de julio de 2016 donde señaló que le preocupa la judicializacuión contra estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, la que está relacionado con la protesta estudial y el desalojo de las instalaciones de la universidad en la capital y otros centros regionales.

El sábado 02 de julio un tribunal de lo penal llevó a cabo la audiencia de imputado a 22 estiudiantes, entre ellos cinco muchachas. Todos permanecieron enchachados frente a la jueza y con un fusil policial apuntando mientras la togada les tomaba sus datos en el Juzgado de lo Penal de Francisco Morazán. Fueron capturados en forma violenta a pesar que desalojaron voluntariamente el edificio de Economía, subidos a empellones a patrullas policiales y posteriormente llevados a la Dirección Policial de Investigación donde permanecieron más de 24 horas, después les tocó esperar largas horas con condiciones precarias para que se realizara la audiencia.

Los policías TIGRES y de la Preventiva sacaron a empujones a los defensores y defensoras de derechos humanos que pretendían observar la forma cómo salían los estudiantes pues la policía prometió que todo sería en tranquilidad, pero llegado el momento los cuerpoes represivos con sus escudos y toletes sacan los las personas que vigilaban el proceso, golpeando a diestra y siniestra. A Yessica Trinidad de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos de Honduras,  la tiraron al piso y al manifestarle ella que era defensora de derechos humanos mostrándole su carnte , un uniformado le dijo “me vale ver…..los defensores de derechos humanos”.

Chachas, policías, fusiles  y declaraciones

En el juzgado todo esto fue observado por una delegación de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Honduras, una representante del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, CONADEH y por defensores y defensoras de derechos humanos.

“La Oficina insta a las autoridades estatales a promover el respeto y la protección de los derechos humanos en el contexto de protesta social y reiterala importancia de no estigmatizar a las personas y grupos que se movilizan.En este sentido,los operadores de justicia deben garantizar entodo momento los derechos de los estudiantes de la UNAH que han sido procesados”, dice parte del comunicado emitido .

A continuación publicamos íntegro el documento:

COMUNICADO DE PRENSA

“Preocupa la judicialización de la protesta estudiantil de la UNAH”

TEGUCIGALPA (4 DE JULIO DE 2016) – La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) expresa su preocupación por la judicialización de estudiantes en relación con la protesta estudiantil y el desalojo de las instalaciones de la UNAH en Tegucigalpa y otros centros universitarios del interior.

“Preocupa en particular la aplicación del tipo penal de sedición a los estudiantes”, afirmó Silvia Lavagnoli, Representante Adjunta del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Honduras. “La sedición es un delito político de carácter muy grave,  que  implica  el ánimo de  subvertir  el funcionamiento  del orden constitucional”. Ya en el 2009, la entonces Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navy Pillay, señaló que la tipificación de los delitos de sedición en Honduras era incompatibles con los estándares internacionales en materia de derechos humanos*. “La discusión del nuevo Código Penal actualmente en curso constituye una oportunidad inmejorable para adecuar estos tipos penales a los estándares internacionales y evitar  que  sean utilizados para criminalizar  el derecho de reunión pacífica”.

La Oficina insta a las autoridades estatales a promover el respeto y la protección de los derechos humanos en el contexto de protesta social y reitera la importancia de no estigmatizar a las personas y grupos que se movilizan. En este sentido, los operadores de justicia deben garantizar en todo momento los derechos de los estudiantes de la UNAH que han sido procesados.

Por otra parte, la Oficina hace suyo el llamado al diálogo del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) a las autoridades del Estado y a la comunidad universitaria. La Oficina exhorta a las partes a redoblar esfuerzos para disminuir las tensiones y adoptar gestos de buena voluntad para recobrar la confianza y avanzar en el diálogo.

(*) Léase el Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para  los Derechos Humanos sobre las violaciones de los derechos humanos en Honduras desde el golpe de Estado de 28 de junio de 2009 (A/HRC/13/66): http://ap.ohchr.org/documents/dpage_e.aspx?si=A/HRC/32/39/Add.2

FIN

VEA EL DOCUMENTO ORIGINAL EN PDF AQUÍ

Origen: Alto Comisionado para los DDHH en Honduras: “Preocupa la judicialización de la protesta estudiantil de la UNAH”

, , ,

Deja un comentario

Tres preguntas urgentes que requieren respuestas y argumentos de calidad

Por: Joaquín A. Mejía Rivera
Coordinador de Investigaciones Científicas del IUDPAS-UNAH e investigador del ERIC-SJ.

Hace unos días, la socióloga Leticia Salomón publicó una reflexión sobre la calidad del debate a propósito de la crisis que atraviesa nuestra Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Comparto con ella la necesidad “de debatir las ideas en lugar de atacar al que coloca sus ideas en la mesa de discusión”1. Y aunque el derecho a la libertad de expresión también protege las informaciones y discursos que ofenden, chocan, inquietan o resultan ingratos o perturbadores a los funcionarios y otros sectores de la población2, en el ámbito académico se requiere dejar a un lado el ataque “furibundo, violento, soez, desquiciado” –como lo plantea Salomón- para poder debatir con altura y buscar los puntos de encuentro que nos permitan resolver los conflictos.

Siendo la educación superior un derecho humano cuya titularidad corresponde a todas las personas y coloca al Estado como el principal obligado a respetarlo y garantizarlo, la UNAH que es la responsable constitucional de organizar, dirigir y desarrollar la educación universitaria, tiene el deber de asegurar que esta se oriente hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, al respeto por los derechos humanos, el pluralismo ideológico, las libertades fundamentales, la justicia y la paz3.

Asimismo, la UNAH tiene la obligación de garantizar que la educación superior capacite a todas las personas para participar efectivamente en una sociedad democrática y pluralista, lograr una subsistencia digna, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos raciales, étnicos o religiosos, y promover las actividades en favor del mantenimiento de la paz4. En consecuencia, la UNAH tiene la responsabilidad de formar ciudadanos y ciudadanas respetuosas del pluralismo, las libertades, la justicia, la diversidad y el diálogo, valores que son fundamentales para el fortalecimiento democrático y que las autoridades universitarias son las primeras llamadas a predicar con el ejemplo.

Los últimos acontecimientos derivados de la crisis universitaria nos han dejado dos imágenes que golpean profundamente a cualquiera que cree en la democracia como el único camino para lograr una convivencia orientada a la solución dialogada de los conflictos: Primero, la imagen de las fuerzas de seguridad del Estado entrando a la UNAH, buscando y capturando a varios estudiantes que mantenían tomadas las instalaciones universitarias; y segundo, la imagen de decenas de estudiantes con órdenes de captura en todo el país, y otras decenas capturados y esposados de pies y manos, y acusados de delitos con un alto grado de indeterminación semántica -usurpación y sedición- y enfrentados a una temible discrecionalidad punitiva de fiscales y jueces que, cuando se trata de perseguir los graves casos de corrupción, invocan el principio de inocencia y observan el principio de estricta legalidad penal pero cuando se trata de sancionar la protesta social aplican a toda costa lo
que Ferrajoli llama la legalidad violenta5, ignorando su obligación de interpretar y aplicar la ley de la manera que más proteja y garantice los derechos humanos, los cuales constituyen la razón de ser de un Estado que se precie democrático y de derecho.

Haciendo eco de la necesidad de un debate de calidad que oportunamente plantea la socióloga Salomón, me permito esbozar tres preguntas cuyas respuestas deberían aportar argumentos y contra argumentos que permitan a la UNAH dar un ejemplo de diálogo, razón, espíritu de apertura y tolerancia, a una sociedad marcada por la polarización y las tendencias autoritarias, y una pauta hacia la protección y garantía de los derechos fundamentales que faciliten que las decisiones relevantes de la vida universitaria puedan ser construidas mediante un proceso participativo y deliberativo.

1. ¿SE COMPRENDE EL ALCANCE DEL DIÁLOGO Y LA CONSULTA COMO GARANTÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS?

A la luz de la interrelación entre nuestro derecho constitucional y el derecho internacional de los derechos humanos, el derecho a la educación superior impone a la UNAH, como responsable y manifestación del poder público en el ámbito de la educación universitaria, el deber de prevenir cualquier violación a este derecho mediante la adopción de todas las medidas de carácter jurídico, político, administrativo y de cualquier otro orden que promuevan la tutela del derecho a la educación superior6. Para prevenir posibles vulneraciones a este derecho, la UNAH debe adoptar las medidas de regular, monitorear, remover obstáculos y realizar estudios de impacto.

La medida de regular implica que la UNAH debe de imponer límites legales a la conducta de quienes tienen responsabilidades en relación con el derecho a la educación y cuyas acciones u omisiones puedan afectar su ejercicio. Como primer paso, las autoridades universitarias deben revisar su normativa interna y su conducta, para adaptarla y suplir eventuales lagunas o insuficiencias o para realizar las modificaciones necesarias que aseguren el fiel cumplimiento de su obligación de garantizar el efectivo ejercicio de los derechos humanos en su ámbito de influencia7. Ello implica la obligación de suprimir reglamentos, normas disciplinarias o cualquier otra normativa y práctica que entrañen una restricción o limitación al derecho a la educación, y de expedir normas y desarrollar prácticas conducentes a su efectiva realización8.

La medida de monitorear implica que la UNAH debe realizar una evaluación constante sobre la situación del derecho a la educación superior para determinar si su normativa o práctica es respetuosa de los derechos humanos, si es efectiva, si es discriminatoria o si imponen obstáculos a su acceso, y si la conducta de las autoridades y docentes es conforme con su respeto. La medida de remover obstáculos implica que la UNAH debe remover aquellos impedimentos fácticos y normativos que limitan el disfrute efectivo del derecho a la educación superior y que mantienen la discriminación e impiden la igualdad9.
Finalmente, la medida de realizar estudios de impacto exige que antes de ejecutar programas, reglamentos, normas académicas o políticas, las autoridades universitarias deben realizar estudios de impacto para conocer los posibles efectos sobre los derechos de los estudiantes y del personal docente y administrativo, y en caso de que tales efectos puedan ser negativos, tomar las medidas adecuadas para evitar cualquier menoscabo a la vigencia de tales derechos. Pero sobre todo, la realización de este tipo de estudios fortalece el diálogo democrático y la transparencia dentro de la UNAH, en el sentido de brindar a las autoridades la oportunidad de informar con claridad sobre las decisiones que se pretenden adoptar, y a los probables sectores afectados ser escuchados.
2. ¿SE COMPRENDE EN SU JUSTA DIMENSIÓN LA IMPORTANCIA DE LA MANIFESTACIÓN PÚBLICA Y PACÍFICA PARA LA DEMOCRACIA?

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha resaltado que en una sociedad democrática el espacio urbano y público no es sólo un ámbito de circulación, sino también un espacio de participación política10, en el que el derecho a la libertad de expresión es fundamental para colocar en el debate público los intereses de los sectores más vulnerabilizados y marginados de la sociedad, y la protesta social es uno de las vías para situar sus demandas en las calles, en las plazas, en los edificios públicos y en las paredes. Por ello, la libertad de expresión en todas sus manifestaciones constituye una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democrática pues es indispensable para la formación de la opinión pública y es una condición para que quienes deseen incidir sobre la colectividad y las políticas públicas, puedan desarrollarse plenamente11.

Por su cercanía al nervio democrático, el derecho a la libertad de expresión está íntimamente conectado con el derecho de manifestación pública y pacífica, y el derecho de reunión y asociación, y constituyen elementos vitales para el buen funcionamiento del sistema democrático. De ahí que la naturaleza democrática de la protesta social exige como mínimo la existencia de “canales abiertos para expresar el disenso político y reclamar por los derechos. Y de eso se trata, precisamente, el derecho a la protesta como ejercicio colectivo de la libertad de expresión”12. En otras palabras, “el derecho a protestar aparece así, en un sentido importante al menos, como el ‘primer derecho’: el derecho a exigir la recuperación de los demás derechos”13.

Aunque genere incomodidad, molestia, se interrumpa el desarrollo normal de las actividades cotidianas o se afecte el ejercicio de otros derechos como la libertad de circulación, manifestarse y protestar pacíficamente es hacer democracia en la vida pública y reconocer que el derecho a la libertad de expresión no es un derecho más sino uno de los primeros y más importantes fundamentos de toda la estructura democrática, por lo que su socavamiento afecta directamente al nervio principal del sistema democrático. En consecuencia, tales alteraciones de la vida pública “son parte de la mecánica de una sociedad plural, donde conviven intereses diversos, muchas veces contradictorios y que deben encontrar los espacios y canales mediante los cuales expresarse”14.
Naturalmente las huelgas, los cortes de calle, el acaparamiento del espacio público e incluso los disturbios que se puedan presentar en las protestas sociales, pueden generar molestias o incluso daños que es necesario prevenir y reparar, sin embargo, las restricciones desproporcionadas de las manifestaciones públicas comprometen seriamente el derecho a la libertad de expresión15. Evidentemente, este derecho no es absoluto y puede estar sujeto a limitaciones; no obstante, dada la importancia de la manifestación pública para la consolidación de la vida democrática, el derecho a la libertad de expresión reviste un interés social imperativo, lo que deja al Estado un marco más estrecho para justificar su limitación.
Tales restricciones deben ser de naturaleza excepcional y, para ser admisibles, deben someterse a tres condiciones básicas establecidas en el artículo 13.2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos: (a) deben establecerse mediantes leyes redactadas de manera clara y precisa, (b) deben estar orientadas al logro de los objetivos imperiosos autorizados por dicho tratado y (c) deben ser necesarias en una sociedad democrática para el logro del objetivo que persiguen, estrictamente proporcionales a la finalidad que buscan e idóneas para lograr dicho objetivo. Por tanto, cualquier limitación al ejercicio del derecho de reunión y manifestación pública debe estar dirigida exclusivamente a evitar amenazas graves e inminentes, por lo que sería “insuficiente un peligro eventual y genérico, ya que no se podría entender al derecho de reunión como sinónimo de desorden público para restringirlo per se”16.

Además, cuando se justifique la implementación de limitaciones para proteger derechos ajenos, es necesario que estos derechos se encuentren efectivamente lesionados o amenazados; del mismo modo, no se puede invocar el “orden público” como justificación para limitar la libertad de expresión si no obedece a causas reales y verificables objetivamente que representen una amenaza cierta y creíble de una perturbación potencialmente grave de las condiciones básicas para el funcionamiento de las instituciones democráticas. No es “suficiente invocar meras conjeturas sobre eventuales afectaciones del orden ni circunstancias hipotéticas derivadas de interpretaciones de las autoridades frente a hechos que no planteen claramente un riesgo razonable de disturbios graves (‘violencia anárquica’)”17.

Es importante dejar claro que tampoco basta un mero desorden como justificación suficiente para que la policía pueda detener a los y las estudiantes que están protestando en forma pacífica; solamente si la conducta de las personas manifestantes es legal pero es razonable pensar que va a causar violencia al interferir con los derechos o libertades de otras personas, “entonces los agentes pueden tomar medidas para prevenirlas, siempre y cuando dicha conducta instigue o provoque violencia18. Para la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), el orden público no puede ser invocado para suprimir o desnaturalizar derechos, sino que debe ser interpretado de acuerdo a lo que demanda una sociedad democrática. La defensa del orden público exige la máxima
circulación posible de informaciones e ideas, es decir, el máximo nivel de ejercicio de la libertad de expresión19.
3. ¿SE COMPRENDE LA GRAVEDAD DE LA UTILIZACIÓN DEL DERECHO PENAL PARA ENFRENTAR LAS PROTESTAS ESTUDIANTILES?

Debemos partir de una premisa elemental: La criminalización de la protesta social es incompatible con una sociedad democrática donde las personas tienen el derecho de manifestar su opinión y en donde la protesta y la movilización social son herramientas de petición a la autoridad pública y canales de denuncias públicas sobre abusos a los derechos humanos20. La criminalización incluye la descalificación, la represión directa con policías y militares, y el uso del derecho penal y la apertura de procesos criminales contra quienes protestan.

Las declaraciones, pronunciamientos y comunicados emitidos por las autoridades públicas en los que señalan a los manifestantes y a quienes los defienden como delincuentes, conspiradores, vándalos, adversarios políticos y desestabilizadores, pueden generar un contexto adverso y estigmatizador, deslegitimar sus demandas frente a la sociedad, lesionar su derecho a la honra y dignidad, y el principio de presunción de inocencia, e incluso colocarlos en una situación de riesgo y de vulnerabilidad, “ya que funcionarios públicos o sectores de la sociedad podrían interpretarlas como instrucciones, instigaciones, autorizaciones o apoyos, para la comisión de actos contra su vida, seguridad personal, u otros derechos”21.

Ejemplo de ello lo constituyen (a) el manejo desigual y en ocasiones sesgado de las protestas sociales por parte de los medios de comunicación, quienes hacen prevalecer la información proveniente de las fuentes oficiales sobre las no oficiales y en ciertos casos ejercen cierta presión pública sobre los operadores de justicia a la hora de admitir una denuncia o dictar prisión preventiva o medidas cautelares; (b) las lesiones, tratos crueles, torturas, amenazas, detenciones arbitrarias y desapariciones temporales a manifestantes por parte de las fuerzas policiales y militares que ignoran abiertamente los criterios de proporcionalidad, oportunidad, necesidad y legitimidad en el uso de la fuerza; y (c) la persecución y sanción penal de las personas manifestantes “mediante la aplicación indebida de tipos penales formulados en forma ambigua o vaga, con modalidades de participación en el delito poco claras, o bien, sin especificar el dolo o intencionalidad que son requeridos para que la conducta se convierta en ilícita, impidiendo conocer adecuadamente las conductas que son sancionadas”22.

Por su parte, la utilización de la denuncia penal para enfrentar las protestas estudiantiles resulta sumamente grave en una sociedad democrática, ya que la invocación de normas que convierten en actos criminales la simple participación en una protesta, la toma de calles, plazas, predios o espacios públicos “o los actos de desorden que en realidad, en sí mismos, no afectan bienes como la vida o la libertad de las personas”23, es incompatible con las obligaciones internacionales del Estado en materia de derechos humanos. En este sentido, es inadmisible la criminalización per se de las manifestaciones públicas cuando se realizan en el marco del derecho a la libertad de expresión y del derecho de reunión, y la utilización de sanciones penales no encuentra justificación alguna bajo los estándares internacionales ni constituye el medio menos lesivo para restringir la libertad de expresión ejercida a través de la protesta social24.
El uso de la sanción penal frente a la protesta social tiene un enorme efecto disuasivo y por ello sólo es permisible en casos absolutamente excepcionales en los que suceden hechos de violencia intolerable; pero la protesta social que se mantiene dentro del ejercicio regular de los derechos constitucionales a la libertad de expresión, reunión y manifestación pacífica nunca puede “ser materia de los tipos penales, es decir, que no es concebible su prohibición penal. En estos supuestos queda excluida la primera categoría específicamente penal de la teoría estratificada del delito, esto es, la misma tipicidad de la conducta”, ya que por más que el número de manifestantes provoque molestias, interrumpa la circulación de vehículos y personas, genere ruidos molestos, ensucie las calles, provoque la interrupción del desarrollo normal de las actividades universitarias, etc., los manifestantes estarán ejerciendo su derecho legítimo en el estricto marco constitucional25.

No se puede ignorar que regularmente se dan excesos en el ejercicio de este derecho, pero ello no convierte automáticamente en típica la conducta puesto que si una protesta excede el tiempo razonablemente necesario para expresarse, no interrumpen la calle por el mero efecto del número de personas sino por acciones dirigidas intencionalmente a hacerlo, algunos grupos prolongan sus gritos una vez concluida la manifestación y se reiteran utilizados para volver a los hogares, etc., “se penetra en un campo que puede ser antijurídico o ilícito, pero que no necesariamente es penal, porque sólo una pequeña parte de las conductas antijurídicas está tipificada penalmente”26.

En este orden de ideas, cuando el ejercicio de este derecho pueda ser abusivo y causar daños importantes, su restricción desproporcionada puede generar “un efecto de silenciamiento, censura e inhibición en el debate público que es incompatible con los principios de pluralismo y tolerancia, propios de las sociedades democráticas. No resulta fácil participar de manera desinhibida de un debate abierto y vigoroso sobre asuntos públicos cuando la consecuencia puede ser el procesamiento criminal, la pérdida de todo el patrimonio o la estigmatización social”27. Como lo señala Gargarella, en “el núcleo esencial de los derechos de la democracia está el derecho a protestar, el derecho a criticar al poder público y privado. No hay democracia sin protesta, sin posibilidad de disentir, de expresar las demandas. Sin protesta la democracia no puede subsistir”28.

Por ello, ante la complejidad que representan las protestas sociales, las autoridades deben tener presente que son una forma de participación política legítima en una sociedad democrática y tienen el deber de dar respuestas adecuadas y conformes al respeto y garantía de los derechos humanos, lo que implica sobre todo, (a) tomar en consideración el alto grado de protección que merece la libertad de expresión como derecho que garantiza la participación ciudadana y la fiscalización del accionar de las autoridades universitarias29, (b) que el uso del derecho penal genera un efecto amedrentador sobre una forma de expresión participativa del estudiantado30 y (c) que se violentan los principios más básicos del derecho penal como el principio de estricta legalidad, de interpretación restrictiva, de ofensividad, de insignificancia y de proporcionalidad31.

Como lo señala el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, las manifestaciones pacíficas no deben considerarse una amenaza y, por consiguiente, las autoridades públicas deben entablar un diálogo abierto, incluyente y fructífero al afrontarlas, así como sus causas32. Por tanto, en una sociedad democrática la protesta social exige de las autoridades universitarias elevadas cuotas de tolerancia hacia la crítica para garantizar el mayor nivel posible de debate colectivo acerca del funcionamiento de la vida universitaria y al mismo tiempo, representa una oportunidad más para que logren articular y procesar las peticiones y demandas del estudiantado, y traducirlas en reconocimiento de derechos33 mediante un proceso de diálogo y negociación de buena fe entre ambas partes, con la finalidad de alcanzar un acuerdo que redunde en mayores niveles de democratización y de garantía del derecho humano a la educación superior.

No está de más decir que lo que diferencia un régimen democrático de uno autoritario es la máxima tolerancia del primero a la crítica pública aunque sea perturbadora, chocante u ofensiva, y su apuesta por la creación de espacios para alentar la deliberación vigorosa y abierta de los asuntos relevantes para la comunidad universitaria, y la utilización del segundo de su más poderoso poder coercitivo –el derecho penal- para castigar, reprimir e inhibir las expresiones y manifestaciones que considera inconvenientes, lo cual es incompatible con los principios que orientan los valores de la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho.

Origen: Tres preguntas urgentes que requieren respuestas y argumentos de calidad

,

Deja un comentario

JOVEN RECOGE IMÁGENES Y REFLEXIONES DE CONFLICTO ESTUDIANTIL EN PEQUEÑOS VIDEOS WEB

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, por eso Fabricio, ya conocido como el fotógrafo del conflicto en la UNAH, se esmera por difundir lo que capta con su lente durante las protestas estudiantiles, en el último conflicto fuertemente reprimidas.

El conflicto en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras suma diversas violaciones a los derechos humanos que van desde la criminalización de la protesta estudiantil hasta amenazas e impedimento al diálogo como salida a la crisis. Estudiantes de varios centros regionales se han tomado la universidad y las clases han estado suspendidas durante 3 semanas. Las expresiones de estudiantes, mujeres y hombres en contra de las Normas Académicas han sido muy variadas, desde el arte, las tomas de edificios pero también desde los medios de comunicación especialmente por internet.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?wmode=transparent&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Ffabricioalvalop%2Fvideos%2F1621290128199998%2F&show_text=0&width=560

A pesar del peligro, Fabricio cree que es necesario contar lo que realmente está pasando y lo dice porque siente que los medios de comunicación tradicionales no están cumpliendo con esa labor.

“Comencé en 2014, después de la primera movilización a la que asistí. Solo vi un medio de comunicación que llegó a cubrir y ahí supe que siendo fotógrafo podía darle cobertura a los movimientos estudiantiles. La reacción ha sido excelente, el mayor problema que tenemos es la desinformación. La mejor alternativa para informarte actualmente son las redes sociales, es el único medio por el cual, como pueblo, podemos opinar y conocer la verdad”; nos contó Fabricio.

Este joven, futuro ingeniero, dice que el error de los medios de comunicación es que no indagan sobre el verdadero problema. Falta profundidad en la cobertura de la realidad. “Ellos solo mencionan que solo se lucha por el índice, lo cual es falso, se está exigiendo depuración de docentes, un alto a la criminalización estudiantil, una mejora de infraestructura y creación de laboratorios.

Los medios de comunicación solo tratan de poner encabezados amarillistas, uno de sus objetivos es vender publicidad; ya perdieron el significado de verdad e imparcialidad”

Fabricio dice que la clave está en conocer sus derechos, por eso tiene confianza en lo que hace.

A pesar de su confianza, Fabricio anda siempre acompañado y toma medidas de seguridad también para no perjudicar a los estudiantes en protesta.

“Pedirle permiso o empezar a charlar con un policía o militar antes de tomarle una fotografía de cerca; las personas son mas accesibles al tratarlos con amabilidad y respeto. No considero mi trabajo muy delicado. Siempre es orientado a reflejar situaciones y condiciones que todos vemos y vivimos a diario”, concluyó.

Origen: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/alef/item/3010-joven-recoge-imágenes-y-reflexiones-de-conflicto-estudiantil-en-pequeños-videos-web

, ,

Deja un comentario