Entradas etiquetadas como Erick Arriaga

Asesinato de Erick Arriaga podría ser mensaje para periodista Julio Ernesto Alvarado

Versión para impresiónVersión PDF

Asesinato de Erick Arriaga podría ser mensaje para periodista Julio Ernesto Alvarado
• Asesinato de operador pudo ser claro mensaje camuflado
• Yo no quiero declarar, tengo miedo, mi miedo es porque mi corazón me dice que me lo mataron los mareros, la zona es de muchos mareros y la policía tiene relación ellos.
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El operador de Radio Globo, Erick Geovany Arriaga Casco, tenía 10 años de vivir en esa colonia sitiada por la Mara Salvatrucha (MS), para él, ese no era problema, es mas estando ahí, se sentía más seguro, cuentan sus amigos.
Según testigos, eran las 10:40 de la noche, cielo despejado, estaba agachado viendo un video en el teléfono, junto a tres vecinos en una acera, poca gente circulaba por la calle de tierra y de pronto, desde una motocicleta dos sujetos le dispararon hasta quitarle la vida.
Antes de matarlo, los dos motociclistas no dijeron nada ni dispararon a sus acompañantes, aunque una joven sí resultó herida, producto de una esquirla./ Fotografía: El Heraldo

Justamente en esta zona, el 23 de febrero pasado, lo abatieron y casi de inmediato la versión preliminar policial, y la que se quedó en el imaginario colectivo, fue que su muerte estaba ligada a la barra Revolucionarios, “Revos”, del equipo de fútbol Motagua.

Lo que la policía no contó es que el operador trabajaba en una radio que goza de medidas cautelares de protección por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) debido a las amenazas en su contra por el rol que desempeñó durante el Golpe de Estado en Honduras.
Tampoco la policía, le informó  a la prensa que Arriaga había recibido amenazas y persecución junto al periodista Julio Ernesto Alvarado que libra una batalla judicial porque una funcionaria de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Belinda Flores, insiste en inhabilitarlo.
Y coincidentemente, su asesinato ocurrió un mes después de que el Estado insistía en inhabilitar a Julio Ernesto Alvarado para ejercer el periodismo pese a que esa decisión había sido frenada por una medida de la CIDH.
El 28 de enero, un mes ante del crimen de Arriaga, la periodista Dina Meza informó a C-Libre que “la Procuraduría General de la República (PGR) intentaba revocar la medida cautelar número 196-14, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que suspendió la inhabilitación del periodista, Julio Ernesto Alvarado”.
Ninguna de las pistas seguidas por Conexihon ni las entrevistas con testigos, vecinos, compañeros y expertos en criminalística, el análisis de perfiles, fotos y antecedentes, reflejan que hubiese habido alguna conducta irregular en la vida de Erick.
Las autoridades, al parecer engavetaron el expediente de investigación criminal al concluir que justamente lo mataron por ser “Revo”, sin indagar más sobre las persecuciones que sufrió el muchacho junto al periodista Alvarado.
Tenía 21 años de edad, fue asesinado en la colonia 21 de Febrero. Hace cuatro años trabajaba como operador en la capitalina Radio Globo, medio de oposición al gobierno.

Un criminalista consultado concluyó que el ataque era completamente un mensaje directo, y que no querían mayores interpretaciones, por eso lo mataron solo a él. La fuente indicó que si hubieran matado a los cuatro que estaban esa noche, las interpretaciones fueran otras, pero los sicarios cuidaron de ejecutarlo solo a él.

Perseguido junto a periodista intimidado
Al consultar al periodista Julio Ernesto Alvarado sobre esos seguimientos, recordó que ocurrieron mientras conducía el programa “Media noche”, en marzo del año pasado, transmitido de 10.00 de la noche hasta las 12.00 o 1:00 de la madrugada por Radio Globo.
Asegura que desde hace varios meses intentaron matarlos. A Erick al salir de la radio, lo esperaban sujetos desconocidos, pero la acción oportuna de guardias de seguridad de un local del edificio consiguió que los sujetos huyeran del lugar.
El periodista explicó que en varias ocasiones al terminar la programación de la radio, él iba a dejar a Erick a su casa, pero, en al menos siete ocasiones, los persiguieron en vehículos de lujo, motocicletas y una vez casi se estrellan con otro automóvil, en el Bulevar Fuerzas Armadas cuando intentaban huir del seguimiento ilegal.
Alvarado declaró que el acoso cesó hasta que suspendió la transmisión del programa y después que solicitó el apoyo de un policía amigo que le asignó una patrulla durante tres meses para que los resguardara.
Inclusive con esa vigilancia policial, una vez una camioneta los persiguió cuando la patrulla se había distanciado un poco, no obstante, los patrulleros lograron detectar la acción y la camioneta escapó.
Pero una de las veces que sí piensa que los querían matar en la misma radio, fue una noche que al llegar encontró un carro bloqueando en su estacionamiento, preguntó a los guardias de quien era y le contestaron que de un señor que subió a buscarlo, contó Alvarado. Julio subió al piso siguiente a su oficina, al canal, a la radio y a las escaleras del RNP pero no encontró al visitante, bajó y los guardias le informaron que mientras él subía, el misterioso desconocido huyó rápidamente. Solo se andaba cerciorando que Julio ya estaba en la radio.
El periodista Julio Ernesto Alvarado aseguró que no tiene información que lo haga pensar que a Erick lo mataron por intimidarlo a él, pero como hipótesis no lo descarta. 

Luego, en pleno programa, hombres armados en una camioneta se estacionaron frente a la radio, listos para un ataque, por lo que un celador advirtió a Erick, quien iba a comprar a un negocio en el primer nivel, que no bajara porque los estaban esperando.

El muchacho regresó y los celadores tomaron posiciones de defensa, los sujetos armados, al mirar la reacción, decidieron marcharse, aunque continuaban pasando frente al edificio.  Alvarado recordó que esa noche se estuvieron hasta las 3.00 de la madrugada, con Erick y una persona más, esperando que la camioneta no volviera a pasar y que tuvo que salir en camiseta para que no lo reconocieran.
“Esa vez sí creo que la intención era matarnos en la cabina, empezando por Erick porque era el que bajaba a comprar”, cuenta.
El periodista aseguró que no tiene información que lo haga pensar que a Erick lo mataron por intimidarlo a él, pero como hipótesis no lo descarta. “Y la policía nunca me ha buscado para pedirme información, y saben que hasta denuncias presenté sobre esas persecuciones”.
Del otro lado, está la madre triste y con miedo, Bessy Lorena Casco. Ella reveló, “a veces pienso que lo mataron por envidia, varias veces lo siguieron de la radio, en esas ocasiones cerraba a la 1:00 de la madruga. ‘Nos siguieron, casi nos matan’, dijo una noche; lo seguían en el carro con Julio Ernesto, hasta el celular botó una vez, entonces yo le dije que dejara de trabajar ahí porque son de la Resistencia, dice que en la persecución tomaron varias rutas y Julio le dijo nos vamos a matar, al menos tres veces los siguieron”.
Resistencia es el término para denominar a las personas opositoras al Golpe de Estado del 28 de junio de 2009.
Un trabajador ejemplar
Cuando Arriaga era un adolescente de 17 años, Miguel Ordóñez, operador de radio Globo, lo llevó para entrenarlo, “le costó un poquito pero aprendió”, recordó Ordóñez. Casi nunca recibió reclamos por su trabajo. Su labor era tan buena que en los últimos meses Erick sentía hasta cierto malestar porque era el primero que llamaban ante cualquier emergencia en situaciones laborales.
Ordóñez conocía a Erick desde niño. Arriaga apenas cursó sexto grado, sacó un curso en el Instituto de Formación Profesional (Infop), en estructuras metálicas, oficio que nunca pudo ejercer.
“Éramos muy cercanos, en las fotografías que aparece está con mi saco, era cipote alegre y tan servicial que dejaba de estar en casa para colaborar en la radio”, contó Cesar Silva.

Mientras tanto, César Silva, periodista de Globo TV al momento de la entrevista, indicó que  durante la emisión del programa La Vanguardia en Globo TV, “al medio día normalmente compramos arroz chino para almorzar, muchas veces hablamos de los riesgos.

Yo vivo en una zona difícil, pero ahí todos nos conocemos, por eso no tengo problemas, me decía Erick; entonces hablamos de tomar medidas permanentemente, él decía que un taxista lo contrataba la mamá para que lo fuera a traer, o Miguel lo llevaba al salir a las 10.00 de la noche”.

“El domingo antes de su asesinato me dijo Liki, el culón tiene hambre. Decía así porque era proporcionado de nalgas, y ahorita no está Julio Ernesto, para bajarlo, dijo, para comprar comida y nos reíamos”, recuerda.
“Éramos muy cercanos, en las fotografías que aparece está con mi saco, era cipote alegre y tan servicial que dejaba de estar en casa para colaborar en la radio”, contó Cesar Silva, también protegido por medidas cautelares porque ha sufrido secuestro, amenazas a muerte por parte de militares e intimidación judicial. Silva fue el periodista que reveló el escándalo de corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).
Otra vecina de la 21 de Febrero, entrevistada al respecto, también dio referencias positivas de Erick, al igual que otros amigos consultados.
Familia bajo amenazas
El Estado no ha procurado hasta ahora garantizar el derecho de conocer la verdad de los hechos que tiene la madre de Arriaga, por si eso no fuera suficiente, ahora es víctima de desplazamiento forzado por la violencia.
“Mi hijo nunca fue amargado, siempre fue jovial, durante 21 años que lo tuve, nunca lo conocí enojado, tenía un carácter sonriente. Cuando se enojaba se ponía serio pero hasta ahí nomás”, recuerda Bessy Lorena Casco, madre del muchacho.
La familia de Erick abandonó la colonia donde vivía, porque según Lorena, no encuentra explicaciones que justifiquen el asesinato, pues, reconoce que si Erick hubiera andado en malos pasos habría razones, mas esa incertidumbre de no saber nada la llevó a protegerse, al menos escapando del lugar.
“Fue un cipote que desde los 17 años asumió la manutención de la casa, nos sostenía a mí, a mi sobrino, a su esposa, y a mi otro hijo de 18 años, era la cabeza de la casa, cuando empezó a trabajar yo también trabajaba; a los tres meses me despidieron, desde ese entonces, tomó la batuta de la casa porque el papá se fue para Estados Unidos y no mandó nada, ya él era todo, yo me admiro de la clase de hijo que tenía y la gente lo admiraba porque se quitaba el bocado para dárselo a quien lo necesitaba, era tan responsable, amigable y servicial”, cuenta Bessy, tratando de no llorar.
“Desde niño él era quien iba a cobrar mi salario y luego se iba a hacer las compras al mercado y al supermercado, siempre traía lo que yo necesitaba”, dice Bessy, viajando a los recuerdos donde se encuentra muy a menudo con Erick. Sus hijos prácticamente se crecieron solos, al cuidado de Erick, que también era un menor, y por eso agradece “a Dios porque pese a esa condición, sus hijos nunca se le perdieron”.
Casco informó que desde que Arriaga era niño, ella trabajaba de 7.00 de la mañana hasta las 7.00 de la noche. /Fotografía: Diario Tiempo

Erick solo quería comprarle una casa a su familia y estaba decidido, a que si lo despedían de la radio, se iría a EEUU. La compañera de hogar de Erick, en estos momentos también estaba desempleada y Erick asumía la responsabilidad de su casa.

La mamá le advertía el peligro en las barras, “un día de estos te van a matar”, le decía Bessy. En diversas ocasiones lo castigó severamente por haberse ido al estadio sin su permiso.
“Era tan fanático que todas las camisas el Motagua las tenía, aunque pequeño le daba unas ‘malmatadas’ con el palo de la escoba porque me decían ese cipote está en la Revo, anda en el estadio, entonces le decía, ‘antes que otro perro te mate, mejor te mato yo, porque me dolió parirte, me dolerá matarte pero al menos fui yo, pero me decía no le ponga mente’, y no me explico de donde le sale eso de Motagua porque todos somos olimpistas aunque no fanáticos, solo el salió fanático del Motagua”.
Bessy reconstruyó los últimos días con su hijo, recordando que el 21 de febrero era el día de la colonia y desde el 20 se quedaban despiertos hasta media noche para escuchar las mañanitas, es una tradición del barrio.
“Señora, vaya a dormir, me dijo a media noche, luego el 21, sábado, les hice el almuerzo y por la noche fuimos a una fiesta de la colonia hasta las 4.00 de la madrugada del domingo 22, nos acostamos, a las 12 del medio día me preguntó si estaba el almuerzo, les freí pollo, ese día me dijo que iba al estadio, luego llegó y le pregunté si estaba preocupado, pero me dijo que no”.
El lunes 23 la misma rutina, entonces hice el almuerzo temprano porque iba a salir a traer un dinero, no lo vi preocupado, yo salí y en la noche regresé, Gaby, la mujer de él me preguntó qué haríamos de cena, “entonces le hizo como a las 9.00 de la noche chorizo barbacoa y huevos…”.
Pese a que la muerte ya rondaba el lugar, “yo no presentí nada y esto que dicen que las madres presientes, ya eran las 10:00 de la noche y tenía sueño pero no me fui a acostar, me quedé en el mueble, hasta que a las 10 y minutos Gaby me pregunta ¿ya vino su hijo?, y en eso me cae una llamada. La mamá de un amigo de él, aunque yo vi raro y hasta pensé que me había conseguido trabajo porque en la tarde estuve chateando con ella. -Hola Nery, le dije; -hola Lore, me dice, venga mire su muchachito, pero corra, me dijo”.
“Entonces salí corriendo como loca, ahí sí dije me lo mataron, pero no lloré, llegué me le acosté encima, le dije hijo luche por su vida, yo no escuché ni los disparos, estaba cerca, todo mundo escuchó y yo no, lo vi tirado, no lloraba, luche por vivir porque no tengo a nadie más, le dije, pero ya no respiraba”.
Ella permaneció en la acera con su hijo y con el dolor encerrado en las lágrimas. Llegó la policía, a las 3:00 de la madrugada –unas cinco horas después del crimen- vinieron los médicos forenses para hacer el levantamiento legal del cuerpo. Ahí la policía encontró un papel que hace alusión a la barra de los Revolucionarios.
Sin embargo, el Equipo de Investigación de C-Libre visitó la escena del crimen unos días después, constató que en el lugar, hay “placazos” (grafitis) de la MS en las paredes, para delimitar territorio. La gente prefiere no hablar y es claro que la MS nos vigilaba desde que entramos a la colonia. Algunos vecinos aseguraron que ese papel estaba pegado en la pared de la pulpería hace muchos meses, con los disparos se desprendió y cayó en la escena del crimen. La policía la vio como suficiente evidencia para dar una versión mediática que explicara las causas y hechores del crimen.
Lo que siguió al crimen no fue una investigación sino un archivo para el expediente, pues, hasta ahora ni la madre ni la esposa ni compañeros de trabajo de Erick fueron entrevistados para conocer si había sospechas o indicios. La policía que el proceso sigue en investigación. La madre de Erick y la esposa solo fueron interrogadas por policías para solicitarles el número de teléfono porque las llamarían para que fuera a declarar, pero no ha ocurrido.
“Yo no quiero declarar, tengo miedo, mi miedo es porque mi corazón me dice que me lo mataron los mareros, la zona es de muchos mareros y la policía tiene relación ellos”, dijo con temor pero con franqueza.
La madre de Erick relató que al morir su hijo, fue a la radio a cobrar la quincena que le debían, cuando le habían pagado, le preguntó a Alejandro Villatoro, dueño de la empresa, si su hijo tenía algún seguro o algún otro derecho y le contestó que no tenía nada más y  le ofreció que podría ayudarla con los gastos del sepelio, entregándole un cheque por diez mil lempiras. David Romero, director de la Radio, aseguró que efectivamente nadie tiene seguro en el medio, pese a que al menos hay cinco personas en esa empresa con medidas cautelares.

, , , ,

Deja un comentario

En Honduras el terror se infunde con ¿falsos positivos?

Versión para impresiónVersión PDF

Serie 1 de 4

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon). – El recorrido por encontrar la verdad de los asesinatos de dos jóvenes relacionados con un medio de comunicación en Honduras condujo a descubrir que en sus muertes hay acciones típicas de la delincuencia común y elementos que denotan una probable fabricación de escenas del crimen. La realidad alrededor de estas muertes se torna compleja, pues al analizar las escenas de los crímenes y sus formas de operar parecen orientados a intimidar a terceros.
Sin embargo, si se descartara que los crímenes tenían como objetivo mandar un mensaje de intimidación indirecta, la evidencia recabada en la presente investigación muestra que los mismos son aparentemente planificados para que parezcan comunes.
Allegados a las víctimas, expertos forenses, analistas sociales e incluso personas dedicadas al sicariato fueron consultados por Conexihon y coincidieron que en Honduras se están cometiendo crímenes para desviar la atención de la población sobre temas en particular o para culpar, de los hechos, a otras personas o sectores sociales y políticos.
Sobre la base de esta macabra estrategia, la investigación criminal es dirigida hacia personas inocentes que son asediadas intimidadas, amenazadas o asesinadas por parte de los verdaderos asesinos o, en su defecto, capturadas por agentes policiales, torturadas y puestas a la orden de los tribunales de justicia a donde se les juzga por delitos que no cometieron.
Estas dos muertes ocurrieron en el contexto de un patrón de aumento vertiginoso de asesinatos contra periodistas: 49 comunicadores y trabajadores de medios de comunicación perecieron entre 2009 y 2015; mientras de 2000 a 2009 únicamente habían ocurrido tres y en las décadas anteriores, esto ni siquiera sucedía.

Coincidencias entre los dos jóvenes ejecutados 

Erick Arriaga Casco, operador de Radio Globo.

Merelyn Abigail Espinoza Bustillo tenía 14 años, era hija de Rony Espinoza, periodista que labora en Radio Globo. Por su parte Erick Arriaga Casco, era un joven de 21 años, operador del mismo medio de comunicación. La adolescente apareció asesinada el 2 de noviembre del año anterior en un precipicio de la colonia San Francisco de Comayagüela; sólo cuatro meses después Arriaga fue ejecutado por sicarios, cerca de su casa, el 23 de febrero en la colonia 21 de Febrero, aledaña a la misma colonia.

Los dos casos no parecieran tener relación entre sí, pero los conectan coincidencias, la proximidad de los lugares de ejecución, el vínculo al periodismo de la capital hondureña y el lapso menor a cuatro meses en que ocurrieron.
Ambos fueron cometidos en horas de la noche, el de Erick, ante testigos y en el de Merelyn, aunque pudo haber sido cometido también a eso de las 9.00 de la noche, aparentemente nadie vio a los asesinos, porque en el lugar donde apareció -se supone- solo la fueron a botar.
A ella la mataron de un golpe contundente en la cabeza, a él, de al menos 12 balazos, según el informe preliminar de los policías que llegaron a la escena del crimen. En ambos hechos, hubo un compromiso público por parte de las autoridades de  encontrar a los responsables, pero lejos de eso, las investigaciones parecen dilatarse y no hay resultados concretos. El mejor testigo es el tiempo transcurrido.

Deficiencias investigativas 

En los dos sucesos, se observan enormes deficiencias investigativas, por ejemplo, en el caso de Merelyn, encontrada sin vida desde el 2 de noviembre del año pasado, ni siquiera se tiene la causa de muerte. Tampoco un esperado vaciado telefónico que los acercaría a los responsables del crimen, dio pistas contundentes.
Mientras, en el caso de Erick, transcurrido hace más de un mes, ni siquiera se le tomó declaraciones a su madre, su cónyuge o sus compañeros de trabajo, quienes pudieran tener información importante.
Las investigaciones parecieran estancadas; las autoridades policiales consultadas aún no tienen nombres de sospechosos de los crímenes y,  en los dos procesos, los detectives desvinculan totalmente las muertes del ejercicio periodístico.
La policía justifica los delitos con el estribillo de que “tienen que ver más con la conducta particular de cada una de las víctimas”.

Parece un crimen  planificado

El de Merelym es un crimen complejo, de la escena no se rescató toda la evidencia porque sus asesinos la tiraron en una zona de difícil acceso para los investigadores, la causa de su fallecimiento ha sido difícil de precisar porque sus asesinos la mataron con métodos que no dejaron evidencia. Además, la escena del crimen es múltiple, es decir, cometieron el delito en varios lugares, eso hace más difícil encontrar pistas y el crimen es publicitado con mentiras oficiales.
Aunque no hay crimen perfecto, este tiene detalles que lo vuelven un rompecabezas con piezas improbables.

Analistas explicaron que la escena del crimen, o al menos donde lanzaron el cadáver era muy estudiada. Expertos coincidieron en que la escena del crimen como que fue seleccionada, pues pese a ser una zona transitada en el día, durante la noche es oscuro y solitaria, no hay cámaras de vigilancia y tampoco hubo testigos aparentes, es un botadero de basura en una corriente de aguas residuales que llegan hasta el río Guacerique, una de las principales cuencas de agua potable de la capital.

Otros expertos que analizaron los perfiles de redes sociales y fotos de la menor, no hallan nada revelador en sus cuentas, aunque sí tenía muchos contactos, pero los manejaba ocultos. La encontraron muerta el 2 de noviembre del año pasado, las primeras hipótesis policiales la retratan como una niña que a sus 14 años era rebelde, desobediente de sus padres, con ejemplos de desorganización familiar, víctima de algún grupo organizado y una niña en condición de vulnerabilidad social porque habría recibido amenazas en algunos sectores de Comayagüela.
Pero ese escenario es aprovechado por la Policía no sólo para estigmatizar a la fallecida sino que algunas autoridades policiales casi obligan a sus parientes a desistir de la investigación “para que no les pase lo mismo”.
“No me importa pagar con mi vida, pero quiero saber quién fue y por qué la mataron”, dijo el periodista Rony Espinoza, al agregar que encontró otras debilidades en las investigaciones, que en su momento las hará públicas, porque por ahora tiene un compromiso de las instituciones encargadas para esclarecer el caso.
Pese a que la muerte de la menor fue a inicios de noviembre anterior, al finalizar marzo pasado no se había determinado la forma del deceso. Desde unos meses antes, se tuvo que enviar a la República de El Salvador muestras para aclarar al menos ese extremo. El dictamen ha permanecido misteriosamente, muchos días, en poder de autoridades del Ministerio Público que dicen tenerlo, pero no lo pasan a los detectives aunque los equipos que investigan la muerte han hecho reiteradas peticiones porque eso permitirá dar un paso más en la investigación criminal.
El padre de la menor descarta que la muerte haya sido por vínculos con el ejercicio de sus funciones, pero en todo caso, serán las autoridades las que desestimarán ese extremo.
En la investigación del caso se nota alguna especie de displicencia o lentitud, desde el momento mismo del levantamiento del cadáver, que pudieran ser típicas del sistema hondureño. Sin embargo, es destacable que aunque el hallazgo del cadáver, en una poza de agua entre la San Francisco y Los Laureles, en Comayagüela, fue reportado por vecinos desde las 9:00 de la mañana y fue hasta la 1:00 de la tarde que inició el levantamiento.
A eso hay que agregar que el personal forense no bajó al lugar donde estaba el cadáver, unos 40 metros debajo de la calle pavimentada, dejando a los bomberos la labor de rescate del cadáver, lo que pudo provocar pérdida de evidencias.

La opinión de un sicario 

Merelyn Abigail Espinoza Bustillo, hija del periodista Rony Espinoza,

de Radio Globo.

Este medio habló con un supuesto sicario e integrante de una red de trata de mujeres para que diera su versión sobre este caso en particular. En la plática sostenida, relató que ellos operan redes de menores de 13, 14 y 15 años para que presten servicios al crimen organizado, para comercio sexual, tráfico de drogas y extorsión.

Indicó que los carteles de Colombia y México solicitan mujeres bonitas desde Honduras. La tarea de ellos es reclutar menores que consigan mujeres, a quienes les ofrecen buena paga y si se resisten, las amenazan con matarlas a ellas, a sus padres y si no obedecen, cumplen las amenazas.
Agregó que en estas redes están involucrados muchos elementos policiales, quienes contribuyen para desviar la atención en las investigaciones, haciendo que casos típicos como pudo haber sido el de Merelyn, parezcan comunes ante la sociedad, ocultando evidencias o sembrando otras.
Si es posible pueden buscar inocentes como sospechosos, y al final, les aplican la misma dosis a los investigadores, se les ofrece dinero o la amenaza de acabar con la familia, por lo que finalmente terminan siendo cómplices.

Más mentiras y negligencias policiales 

Muy cerca del lugar donde apareció muerta Merelyn, fue liquidado Erick Arriaga la noche del 23 de febrero en la colonia 21 de Febrero, en Comayagüela pero casi cuatro meses después.
El joven regresó de trabajar de Radio Globo, ubicada en el bulevar Morazán, a las 10.00 de la noche. Fue dejado a unos pasos de su casa por un compañero de trabajo, pero extrañamente decidió alejarse de su casa y caminar al fondo de la colonia, a una pulpería, propiedad de una amiga. Estaban conversando, se reían y Erick le mostraba un video de vecinos.
Dos hombres en motocicleta llegaron, no dijeron nada y le dispararon en reiteradas ocasiones, matándolo de inmediato.
El caso también parecería común partiendo del principio que tanto la San Francisco como la 21 de Febrero son zonas dominadas por una pandilla, y que Erick, era un fanático del Motagua, acción que lo llevaba a vincularse a la barra deportiva de Los Revolucionarios “Revos”.
A más de un mes del hecho, la policía también mantiene empantanado el caso y la orientación que se le da es también por su vínculo a la barra del equipo de fútbol.
Sin embargo, se encuentran muchos detalles que hacen pensar en la displicencia para no esclarecer el caso y que en la sociedad y familia se quede la versión que fue por un hecho común, de barras, como lo relacionó el sicario consultado por Conexihon.
La policía estableció de manera preliminar que el joven recibió más de 40 balazos, pero su cuerpo presentaba 12. Luego se dijo que en el cadáver se encontró un papel que decía que lo mataban por “Revo”, pero este medio investigó y determinó que en la pared de la pulpería donde estaba Erick desde hacía mucho tiempo estaba el cartel relacionado a los “Revos”, y que producto de la balacera se desprendió y quedó en la escena del crimen.
Después se estableció que aún transcurrido más de un mes, la policía ni siquiera había tomado testimonio a la madre, ni a la esposa de la víctima, para saber si ellas tenían alguna información.
Tampoco conocieron el testimonio de periodistas que tuvieron relación estrecha con la víctima y que conocían alguna información, es más, fuentes consultadas descartan que el hecho tenga que ver con el gremio periodístico, vinculándolo al conflictos de maras.
Al consultar a la policía sobre los avances del caso, se limitan a informar que han avanzado todavía no se tienen identificados sospechosos con nombres, pero aun así descartan cualquier vínculo con la labor periodística.
Un joven sicario consultado sobre este caso, dijo que no tiene información al respecto, pero recordó que muchas veces le tocó ejecutar a personas vinculadas a personas públicos solo para intimidarlo y que luego, procedían con la policía a modificar las escenas del crimen y cambiarle el rumbo a las investigaciones para que aparentaran ser un hecho común.

Los “falsos positivos”

Los “falsos positivos” son muertes de personas supuestamente ligadas al crimen organizado o eliminadas en “ajustes de cuentas”, reportadas por la Policía Nacional como resultados de asesinatos en pleitos o hechos positivos de la acción contra grupos armados, especialmente, maras y pandillas.
Cuatro menores de edad, estudiantes de colegios públicos en Tegucigalpa fueron asesinados el 24 de marzo, en Honduras, en medio de una jornada de protestas estudiantiles.

A mediados de noviembre del 2011, el Comisionado de Derechos Humanos en Honduras (CONADEH) solicitó a los representantes del Poder Legislativo la aprobación inmediata de la figura penal de ejecución extrajudicial y que la misma fuera sancionada con la pena de prisión de por vida. En Honduras hay ejecuciones extrajudiciales “como actos arbitrarios de agentes del Estado investidos de autoridad”, estableció Ramón Custodio en su informe sobre la situación de los derechos humanos remitido al Congreso Nacional.

Estas son acciones ejecutadas fuera de la ley que se estarían cometiendo en Honduras como parte de una campaña para infundir el miedo en la población. Esta campaña se estaría llevando a la práctica mediante diferentes operaciones, entre éstas, el arresto o ejecución de personas inocentes, particularmente de jóvenes, por parte de grupos con vínculos al poder político e incluso por elementos de las fuerzas del orden público, pasando dichos inocentes por criminales o por disociadores, incluso que sus muertes se deben a pleitos entre maras o barras de los equipos de futbol a las cuales supuestamente estaban vinculados.
Las autoridades hondureñas están dispuestas a pagar sumas de hasta 20.000 lempiras en recompensa a quienes den información que lleve a la captura de presuntos mareros, la llamada Ley de Recompensas fue aprobada en abril de 2014.
En el Derecho Internacional Humanitario a estos hechos se les conoce como ejecuciones extrajudiciales. “También son consideradas como tales las ejecuciones u homicidios extralegales, dado que esta privación de la vida se produce al margen del proceso judicial o legal y a la vez es ilegal con arreglo a las leyes nacionales e internacionales. La privación de la vida como resultado de homicidios perpetrados por orden de un gobierno o con su complicidad o tolerancia o aquiescencia, sin un proceso judicial legal”.
Para ejemplificar sobre los falsos positivos y en relación a los cuatro jóvenes estudiantes asesinados en Honduras en el mes de marzo, José Guadalupe Ruelas García director de Casa Alianza  expresó que estas muertes son “parte de un escenario mucho más amplio, donde, mensualmente, se ejecutan a 83 niños, niñas y jóvenes menores de 23 años”.
“Si bien el gobierno intenta relacionar estos asesinatos con el crimen organizado que opera en el país, nosotros creemos que existe una relación directa tanto con la protesta estudiantil como con la coyuntura de violencia que están sufriendo los jóvenes”.
José Guadalupe Ruelas García,  director de la organización

defensora de la niñez, Casa Alianza.

Por otra parte, para Guadalupe Ruelas hay dos elementos que rescatar en estos crímenes. “El primero es que todos estos jóvenes estaban involucrados en la protesta estudiantil, y el otro tiene que ver con la actitud ambigua del gobierno que, por un lado trata de denigrar a los estudiantes asesinados y por el otro afirma, insistentemente y sospechosamente, que él no tiene nada que ver con lo que ha ocurrido”.

“Además, en lugar de comprometerse con la investigación y la búsqueda de los culpables, se ha volcado con fuerza en atacar y criminalizar a otros sectores, tanto políticos como sociales. Todo esto genera un manto de dudas y sospechas”. Expresó el defensor de derechos humanos.
En los últimos días, diferentes sectores han denunciado la existencia de escuadrones de ejecución de menores. El gobierno, por su parte, ha dicho que “desde días anteriores, algunos dirigentes de partidos de oposición, en coordinación con ONG afines a ellos, comenzaron a montar una trama perversa y tendenciosa en donde se distorsiona la realidad de la muerte de menores…”.
De acuerdo con el último informe de Casa Alianza, durante los últimos 17 años, particularmente entre febrero de 1998 a febrero de 2015 se han registrado en el país 10,190 casos de ejecuciones arbitrarias y muertes violentas de niños, niñas y jóvenes menores de 23 años.
En el transcurso de los primeros trece meses de gobierno de Juan Orlando Hernández, se han registrado 1,076 muertes violentas y/o ejecuciones arbitrarias de niñas, niños y jóvenes menores de 23 años en el país.
Entre enero de 2011 y noviembre de 2012, 149 civiles murieron a manos de policías, incluidas 18 personas de menos de 19 años, según surge de un informe de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. El entonces Comisionado de Policía Nacional Preventiva Alex Villanueva confirmó las conclusiones del informe e indicó que posiblemente haya habido muchos más asesinatos cometidos por policías que nunca fueron denunciados. El gobierno no respondió a reclamos del rector de la universidad de que informara cuántos de estos asesinatos habían sido investigados o permitieron la imposición de condenas.

, , , ,

Deja un comentario

Honduras: Acuerdo de duelo de la Coordinación Nacional y miltancia del Partido Libertad y Refundación (LIBRE)

martes, 24 de febrero de 2015

, , , ,

Deja un comentario

Operador de Radio Globo acribillado por desconocidos

Versión para impresiónEnvia a un amigoPDF Alerta 22-15
24 de febrero, 2015

Comité por la Libre Expresión (C-Libre). El operador de Radio Globo, Erick Arriaga, de 21 años, fue asesinado de varios disparos, en la colonia 21 de Febrero, de la ciudad de Comayagüela, al norte del Distrito Central. Este incidente ocurrió a eso de las 10:40 de la noche del 23 de febrero, unos minutos después que su compañero de la estación, Miguel Ángel Ordóñez, lo dejara en ese lugar, donde lo mataron.

Ordóñez declaró que lo dejó a eso de las 10:20 de la noche cerca de su vivienda porque salieron tarde de la radio, a las 9:40 horas, después de cerrar operaciones. Arriaga era el operador del noticiario nocturno que dirige el periodista Gustavo Blanco.

Con su muerte suman cuatro los comunicadores y trabajadores de Radio y TV Globo asesinados desde 2013 a la fecha y a esto hay que agregar el misterioso crimen, aún sin esclarecer, de la hija del periodista Rony Espinoza.

El director de Radio Globo, David Romero Ellner, denunció en la emisión vespertina de Interpretando la Noticia, de este 24 de febrero, que unas horas antes del asesinato de Arriaga, frente al edificio de la radiodifusora estuvo estacionado, de 2:00 a 4:00 de la tarde, el taxi con registro 015. Además, hace una semana había vigilancia militar frente a Radio Globo y el mismo día sufrió persecución, dijo Romero Ellner.

“No quisiera pensar que este es un mensaje de terror”, señaló. Romero Ellner denunció que en el país existen cuerpos paramilitares del gobierno que están sembrando el terror.

Consternación de sus compañeros y familiares
En las transmisiones de Radio Globo este 24 de febrero, los periodistas mostraron su consternación. Menos de tres meses después de haber retirado de la Morgue capitalina el cuerpo sin vida de su hija de 15 años, el periodista Espinoza tuvo que hacer la cobertura periodística del crimen contra su compañero.

“Salimos de nuestras casas y no sabemos si vamos a regresar”, comentó Espinoza, con la voz entrecortada, durante su transmisión.

Asimismo, denunció que los familiares de Arriaga se desmayaban y en la Morgue no hay personal para dar los primeros auxilios.

Por su parte, el periodista Marvin Ortíz informó que había más personas en la zona donde atacaron a Arriaga y los asesinos se dirigieron solamente a él.

Durante la mañana, Romero Ellner dijo que “tenemos hoy un dolor profundo. No quisiéramos creer que es un mensaje subliminal, dramático, doloroso”.

Sus familiares y los periodistas condenaron la información oficial, transmitida por un medio televisivo, que pretendió involucrar a Erick Arriaga como militante de pandillas para justificar el crimen. A juicio de los periodistas de Radio Globo esta falsedad, que sigue la agenda informativa oficial, intenta distraer la atención.

El cadáver de Arriaga fue retirado de la morgue a las 11:35 de la mañana de este martes para trasladarlo hacia la colonia 21 de Febrero y unas horas después, su cuerpo sería llevado al Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (Copemh) para su velatorio.

Fue recordado por sus compañeros como un joven amable, divertido, honesto, responsable, que luchaba por el bienestar de su mamá.

Su madre, sólo identificada como Bessy Lorena, repetía que no quería ver a su hijo cuando lo sacaran de Medicina Forense, “a él no le gustaba que yo sufriera, pero manos criminales le arrebataron la vida”.

Escenas de similar consternación y temor surgieron en 2013 porque 17 días después de su desaparición, encontraron el cadáver del periodista Aníbal Barrow, descuartizado en una laguna en la Costa Norte del país.

Fuente: http://clibrehonduras.com/main/noticias/operador-de-radio-globo-acribillado-por-desconocidos

, , , ,

Deja un comentario

Asesinan técnico de Radio Tv Globo Honduras, Erick Arriaga

La información preliminar de la Policía, indica que varios hombres fuertemente armados a eso de las 11:00 de la noche interceptaron al joven (foto) en una de las calles de la colonia 21 de Febrero de Tegucigalpa, y le dispararon al menos 14 veces.

Según el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), Honduras vive desde hace varios años en una situación de “epidemia letal” debido a la elevada tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes que registra año con año.

Redacción Central / EL LIBERTADOR

Tegucigalpa. Apenas 21 años de edad tenía el técnico-operador de la corporación Radio-televisión Globo, Erick Arriaga, ultimado anoche en la capital hondureña por desconocidos que se aproximaron al ahora occiso cuando se encontraba en el barrio donde residía y, sin mediar palabra, le dispararon hasta liquidarlo.

La información preliminar de la Policía, indica que varios hombres fuertemente armados a eso de las 11:00 de la noche interceptaron al joven en una de las calles de la colonia 21 de Febrero de Tegucigalpa, y le dispararon al menos 14 veces.

A esa hora Erick regresaba a su residencia luego de su jornada laboral en Radio Globo donde cubría las labores técnicas en el horario de 5:00 de la tarde a 9:00 de la noche, según comentarios de sus compañeros cuando hoy se enteraron de la dolorosa noticia.

Las autoridades de la Policía Nacional, no han dicho hasta el momento mayores detalles del crimen, se desconoce las causas, pero afirman que se realizan investigaciones para dar con los homicidas materiales e intelectuales.

“Durante los últimos 16 años, particularmente entre febrero de 1998 a diciembre de 2014 se han registrado en el país 10,037 casos de ejecuciones arbitrarias y muertes violentas de niños, niñas y jóvenes menores de 23 años. Y la tendencia muestra que estas cifras de la muerte van en alza en los últimos dieciséis meses”, según hallazgos de la organización internacional Casa Alianza-Honduras.

De acuerdo a un informe del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), en Honduras, entre el año 2000 y 2013 murieron en forma violenta alrededor de 60,379 personas, víctimas de las armas de fuego, armas blancas y otras armas contundentes. Según el ente estatal, Honduras vive desde hace varios años en una situación de “epidemia letal” debido a la elevada tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes que registra año con año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que el “promedio normal” son 8.8 homicidios por cada 100,000 habitantes. Pero Honduras tuvo en los últimos años un crecimiento acelerado en la tasa de homicidios, al pasar de 30.7 en el 2004 a 86.5 en 2011.

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/asesinan-t%C3%A9cnico-de-radio-tv-globo-honduras-erick-arriaga

, , ,

Deja un comentario