Entradas etiquetadas como El Tiempo

Periodistas de rotativo hondureño protestan por ínfimo ajuste salarial

TEGUCIGALPA, HONDURAS Trabajadores del diario La Tribuna protestaron hoy en protesta por el ajuste salarial de 45 lempiras que recibieron de ejecutivos del rotativo. El plantón de los empleados se …

Origen: Periodistas de rotativo hondureño protestan por ínfimo ajuste salarial

Anuncios

, , ,

Deja un comentario

Can Honduras meet the certification goals of the Alliance for Prosperity?

Tiempo reported today that the newly passed US budget bill includes money for, and suggests the implementation of, a Comision Internacional Contra la Impunidad y la Corupción en Honduras (CICIH), something the indignados have been calling for since they began marching in May of this year.

Tiempo did not get it quite right. The bill does contain authorization of funding for a CICIH, should Honduras implement it, but does not suggest or mandate that Honduras do so nor does it set a cap on support for one, if implemented. It provides that if Honduras or El Salvador establishes an International Commission against corruption and impunity, funds from the Central American Regional Security Initiative (CARSI) can be used to support them if the House Appropriations Committee agrees after consultation.

Which is not to say that the bill has no policy implications for Honduras, and for US relations with it. House Bill 2029, which passed and was signed by President Obama, establishes the appropriations for the State Department, including the authorization language regarding the Alliance for Prosperity in the Northern Triangle of Central America.

In reaction to concerns about continuing migration from these countries, Congress bars the disbursement of 25% of the approved funds to the Northern Triangle countries unless the Secretary of State can certify that these governments are informing their population of the dangers of traveling to the southwestern border of the United States; are combating human trafficking and smuggling; have improved their border security; and are cooperating with the US government and governments in the region to facilitate the return, repatriation, and reintegration of those that do not qualify for refugee status under International law.

A further 50% of the funds for the Alliance are embargoed until and unless the Secretary of Sate can certify that each government meets twelve other criteria. In the case of Honduras, we think the State Department has its work cut out for it.

First the Secretary of State must certify in writing that each government is taking effective steps to
“establish an autonomous public accountability entity to provide oversight of the Plan”. Honduras does not currently have such an entity that we can identify.

Next the Secretary of State must certify that each government is combating corruption “including investigating and prosecuting government officials credibly alleged to be corrupt.”

In Honduras, there are far more identified cases of corruption than the Public Prosecutor’s office has chosen to prosecute, and it has not prosecuted the most flagrant cases involving high status individuals in the National Party (the current ruling party in Honduras).

The Secretary of State is also charged to certify that these governments, including Honduras, has taken steps to “implement reforms, policies, and programs to improve transparency and strengthen public institutions, including increasing the capacity and independence of the judiciary and the Office of the Attorney General”.

Honduras has recently been signatory to an agreement with Transparency International and the Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) to promote and encourage transparency in the Honduran government.

There’s a conflict between what Honduras agreed to do with Transparency International, and what it is doing with the Ley de Secretos Oficiales, which allows the Honduran government to arbitrarily and unilaterally make anything it wants unavailable to the public for up to 25 years, an action taken despite strong opposition from groups like the ASJ and its own government transparency watchdog, the Instituto de Acceso a la Información Publica. In June of 2015 the Instituto de Acceso a la Información Publica issued a resolution ordering the Honduran Congress to reform the law to follow Article 72 of the constitution and other laws related to human rights and other agreements Honduras has entered into regarding transparency. To date, the Honduran Congress has refused to amend the law.

Honduras has taken baby steps towards training the judiciary and the office of the Public Prosecutor to better be able to do their jobs. While there’s been a large financial investment in training, there is little to show for it. The Honduran government has agreed to implement the OAS sponsored MACCIH, but it largely shaped this program into yet another advisory group that will propose changes to the judiciary and Public Prosecutor’s office. The current President and Congress have ignored at least four sets of recommendations for changes to the judiciary since the 2009 coup and we don’t see any reason to expect the outcome this time will be different.

The Secretary must further certify that civil society organizations and local communities are consulted during the design of projects, and participate in the implementation of them. The lack of such consultation has been a constant concern for indigenous and rural communities faced with mining, hydroelectric, and other government approved projects.

Another certification required by the bill is that the Honduran government is taking effective steps to “counter the activities of criminal gangs, drug traffickers, and organized crime.”

Here the government of Honduras has a mixed record.  On the one hand, it has somewhat improved the national homicide rate, bringing it down to about 60 homicides per 100,00 population this year.  It has made numerous arrests of gang members and members of organized crime, but has successfully prosecuted none of them to date.  All high level members of organized crime in Honduras have been extradited to the United States for trial on charges here.  Extortion is rampant, kidnapping for ransom is on the rise, and mass murder, in which four or more people are killed in a single incident, is on the rise. Drug use within Honduras is increasing as well.

Another certification deals with the government taking effective steps to “investigate and prosecute in the civilian justice system members of military and police forces who are credibly alleged to have violated human rights, and ensure that the military and police are cooperating in such cases”.

In theory this is already true under the Ley del Ministerio Publico of 1993.  However, the Public Prosecutor’s office has to choose to prosecute the case, and has a miserable success record in court.

The Secretary of State will have to certify that the Northern Triangle governments are taking effective steps to “cooperate with commissions against impunity, as appropriate, and with regional human rights entities.”  In Guatemala, the Public Prosecutor’s office was slow to accept the help and guidance of its Comisión Internacional Contra la Corrupcion y la Impunidad (CICIG).  Honduras and El Salvador currently don’t have such International commissions. Although there is sentiment in both places to establish them, that sentiment is just not in either current government.

Honduras recently boycotted a series of InterAmerican Human Rights hearings on judicial independence and the corruption of government institutions (see the videos of the hearings from October 22, 2015 on the linked page). Its absence was notable, and noted by the court.  It has, to date, ignored the finding of the InterAmerican Court that Honduras violated due process in dismissing three justices and a magistrate in 2010 for having opposed the 2009 coup.  In October, the court ordered two of the judges and the magistrate reinstated or paid lost wages. The Honduran government has done nothing to date, not even acknowledge the finding.  Ignoring and boycotting are not evidence of cooperation with regional human rights organizations.

The Secretary of State must also certify that the government will “support programs to reduce poverty, create jobs, and promote equitable economic growth in areas contributing to large numbers of migrants.”

The Honduran Congress is barely moving here. Historically National Party governments, like the current one, have increased, rather than decreased poverty in Honduras. This is visible both in the percentage of the population living in poverty, and in the GINI index recorded each year for Honduras. We’ve written about this trend before (here and here).

The Secretary of State will have to certify that the Honduran government is taking effective steps to “create a professional, accountable civilian police force and curtail the role of the military in internal policing”.

One could not certify that for Honduras today.  Not only is there no viable mechanism for removing corrupt, crime-linked police officers (everything done to date has been inconsequential), and no will to do so, but the current government is expressly in favor of militarizing the police and abolishing the civilian police force by progressively defunding it in favor of increased funding to the militarized police force it is building up from scratch.  Honduras is therefore unlikely to take steps under its current government to comply with this condition of funding.

The Secretary of State will have to certify that the government of Honduras is taking effective steps to “protect the rights of political opposition parties, journalists, trade unionists, human rights defenders, and other civil society activists to operate without interference”.

In the Honduras of today, reporters, trade unionists, human rights defenders, and members of the opposition party all regularly receive death threats via text messages.  Many of those threatened either quit, or get killed.  The Honduran police don’t have the staff to pursue something as high tech as tracing a text message source. The Honduran military intelligence group probably could do this, since they effectively have a tap on all Internet and telephone connections in the country, but haven’t done anything about it.  Opposition parties in Congress are shut out of the public debate of bills by the leadership.

The Secretary of State must certify that the governments of these countries, including Honduras, are  taking steps to “increase government revenues, including by implementing tax reforms and strengthening customs agencies”.

Finally, the Secretary must certify the government of Honduras is taking effective steps to “resolve commercial disputes, including the confiscation of real property, between United States entities and such government.”

Given the situation on the ground, it should be difficult for the Secretary of State to certify the Honduras of today is taking effective steps to meet these criteria. Unless it makes changes, Honduras might not have access to the funding it thinks it is going to receive under this program.

Origen: http://hondurasculturepolitics.blogspot.ch/2015/12/can-honduras-meet-certification-goals.html

, , , , ,

Deja un comentario

Gobierno le debe 11 millones de lempiras a Diario Tiempo: Carlos Rosenthal

Tegucigalpa.- El gerente de Diario Tiempo, Carlos Rosenthal, dijo este martes que el gobierno le debe a ese medio de comunicación 11 millones de lempiras en concepto de publicidad.

“El gobierno nos debe 11 millones de lempiras de publicidad”, manifestó Rosenthal, quien pidió a las autoridades de la administración de Juan Hernández que honren la deuda con ese medio de comunicación, cuya edición fue cerrada a partir de este martes 27 de octubre.

Los propietarios de Tiempo aseguraron en su último editorial que su cierre obedece a que están siendo asfixiados económicamente por el gobierno y que su suspensión es temporal, mientras solventan los problemas económicos.

Al respecto, Carlos Rosenthal, aclaró que el personal de ese medio de comunicación no ha sido despedido, ni suspendido, porque su cierre es temporal “mientras encontramos una solución”.

“No hemos despedido a nadie, no hemos suspendido a nadie”, sostuvo Rosenthal, quien aseguró que el medio seguirá operando a través de su versión digital.

El lunes el empresario fue denunciado ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) por un grupo de periodistas que lo acusaron de maltrato verbal, luego que se le acercaran a preguntarle sobre el pago de sus salarios.

Editorial Honduras, responsable de la edición de Diario Tiempo,  es una de las empresas del Grupo Continental, afectada por la designación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la familia Rosenthal por “lavado de activos” y “tráfico de narcóticos”.

El periódico, al igual que más de 40 empresas del Grupo Continental, se ha visto afectado por la liquidación forzosa de Banco Continental ordenada por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

Diario Tiempo fue fundado el 7 de noviembre de 1970 en la ciudad de San Pedro Sula, departamento de Cortés, por Editorial Honduras, S.A. de C.V., propiedad de la familia Rosenthal.

http://criterio.hn/gobierno-le-debe-11-millones-de-lempiras-a-diario-tiempo-carlos-rosenthal/

, ,

Deja un comentario

Gobierno hondureño argumenta que cierre de Diario Tiempo es responsabilidad de los Rosenthal

El gobierno de Honduras argumentó este martes que el cierre de Diario Tiempo es responsabilidad de sus propietarios y reiteró que el origen de los problemas que enfrenta el Grupo Continental, es un asunto exclusivo entre la justicia de los Estados Unidos y la familia Rosenthal.

Diario Tiempo, que es parte del Grupo Continental, cerró sus operaciones este martes 27 de octubre. Mediante su editorial sus propietarios aseguraron que su cierre es temporal y que se dio porque están siendo asfixiados económicamente por el gobierno, tras ser designados por el Departamento del Tesoro como lavadores de activos y traficantes de narcóticos.

En comparecencia ante los medios de comunicación, el secretario del Trabajo, Carlos Madero, aseguró que el gobierno velará por el cumplimiento de los derechos de los trabajadores del rotativo, fundado en la ciudad de San Pedro Sula, el 7 de noviembre de 1970.

Madero, acompañado por el director de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), Francisco Zavala, indicó que la responsabilidad legal y administrativa del diario de circulación nacional, sigue siendo de sus dueños y de su junta directiva.

Agregó que “cualquier problema de operación financiera o de adquisición de insumos, en realidad es consecuencia de sus conflictos con las leyes y Estados Unidos”.

No obstante apuntó que, por instrucciones del presidente Hernández, el Estado se hace presente a través de la Secretaría del Trabajo con el propósito de velar por los intereses de los trabajadores. “Haremos lo que sea necesario para velar por el cumplimiento de los derechos de los trabajadores”, enfatizó.

El funcionario aseguró que el gobierno no tiene como objeto cerrar empresas; “todo lo contrario, estamos comprometidos en la generación de empleos y la atracción de inversiones al país”.

http://criterio.hn/gobierno-hondureno-argumenta-que-cierre-de-diario-tiempo-es-responsabilidad-de-los-rosenthal/

, ,

Deja un comentario

Bloqueo de empresas a Grupo Continental desemboca en el cierre de Diario Tiempo

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

Después de  45 años de distribución a nivel nacional Diario Tiempo, no circulará más  de acuerdo al último editorial colocado en la primera plana,  publicado hoy 27 de octubre de 2015 y titulado “Hasta pronto, Honduras”.

El editorial señala que Tiempo, el Diario de Honduras, se ve en la dolorosa situación de suspender temporalmente su entrega diaria al público, que, generosamente por 45 años, nos ha favorecido con atención y su lealtad a nuestra labor informativa y de opinión.

Por efecto de la liquidación forzosa del Banco Continental decretada por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) y el bloqueo de las empresas de Grupo Continental derivado de la actuación de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC) y la aplicación de la ley Kingpin, no se pudo ni siquiera desaduanar 412 bobinas de papel de TIEMPO, ya pagada y puestas en la empresa naviera norteamericana “Chiquita Logistic Services”. El papel fue devuelto al proveedor Resolute Inc.

El editorial expresa que “las circunstancias que obligan a esta suspensión son de la mayor gravedad en los que importa a la libertad de expresión, al desarrollo de la comunicación social y a la democracia en nuestro país, al grado de construir un caso atípico en el mundo occidental”.

Es consecuencia de una asfixia económica, en primer lugar, debido a que TIEMPO, desde su fundación, surgió como un medio de comunicación corporativo, estrechamente vinculado a la formación de un grupo empresarial netamente hondureño, precisamente para garantizar su independencia y, desde esa plataforma, trabajar por el desarrollo político, económico, social y cultural en nuestra Patria, añade el medio de comunicación.

“Lo que ha significado su fortaleza institucional a lo largo de casi medio siglo de presencia diaria en la vida nacional, es decir su naturaleza corporativa, ha tomado a ser su principal obstáculo ante el zarpazo descargado al Grupo Continental y el bloqueo de sus cuentas en el banco y de las empresas subsidiarias de su base publicitaria, o sea la vena yugular para el sostenimiento económico y laboral del medio”, destaca el editorial.

De modo que resulta imposible la obtención de los insumos indispensables para la impresión de los insumos indispensables para la impresión (papel, tintas, refacciones y repuestos), así como el pago de proveedores y servicios, Asimismo, impide de manera muy penosa el pago de los sueldos y salarios del personal, creándose un problema sumamente grave de derechos humanos, agrega la publicación.

El dirigente sindical Carlos H. Reyes dijo esta mañana a radio Globo que Diario Tiempo siempre tuvo la independencia en cuanto al manejo de sus criterios periodísticos, y eso ha sido importante para la vida del país.

El líder sindical interpretó que lo que “hay es una recomposición de clases en el país y hoy lo que estamos viendo es una lucha entre la misma clase, unos cuantos banqueros o un nuevo banquero apoderándose de la cartera de créditos de otro banco, o sea comiéndose los unos a los otros”.

Llevando la concentración y centralización del capital financiero a niveles más altos y esto al país le va a costar muy caro, es farsa lo que dice esta gente cuando plantea que este es un caso aislado, todas esas empresas de Jaime Rosenthal, todas esas empresas del Banco Continental, todas esas empresas de los Cachiros, todas esa empresas de los Valle, eran empresas que contribuían con el Producto Interno Bruto (PIB) del país; y si ya no lo hacen, el PIB se disminuye en esas mismas proporciones y los daños son más grandes, resaltó Reyes.

Por su parte el Jefe de Redacción de Tiempo en San Pedro Sula, Gérman Quintanilla dijo que se cierra un medio que quizá puede ser importante para la democracia de un país.

Empleados demandan el pago de sus prestaciones laborales

“En el caso nuestro no estamos en capacidad de refutar algunas decisiones de Estados Unidos o del mismo estado, porque son consecuencias, aquí no hay un cierre por libertad de expresión, aquí hay un cierre por consecuencias, como dicen los economistas por un efecto dominó; nosotros somos un efecto de una empresa señalada en Panamá que nos trae como consecuencia que las cuentas de Editorial Honduras (a la que pertenece el diario) hayan sido congeladas, que diario Tiempo no pueda abrir nuevas cuentas”, explicó Quintanilla.

Quintanilla instó a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social a que continúe el proceso adecuado para buscar las vías legales que permitan a los trabajadores y trabajadoras, recibir sus prestaciones laborales a la mayor brevedad posible.

Entretanto el editorial destaca que “como puede apreciarse, el ahorcamiento de Diario TIEMPO se produce por acciones desproporcionadas del gobierno de Honduras en consecuencia de las sanciones establecidas por el gobierno de Estados Unidos de América.”

Es un estrangulamiento de carácter histórico de repercusión mundial, y que ocurre a un medio de comunicación social, desde su primer día, ha luchado por el desarrollo humano, por el progreso económico y social equitativo e igualitarios, y, denodadamente, contra las dictaduras, el militarismo, la corrupción y la impunidad.

La administración de Diario TIEMPO da seguridades de que, en la medida de lo posible, pagará a los empleados sus derechos laborales con los dineros que le adeudan las empresas y el Estado, que constituyen el núcleo de sus anunciantes. Es obligado nuestro agradecimiento, firmemente demostrada en estos momentos aciagos.

TIEMPO, el Diario de Honduras, no puede menos que expresar su profundamente sentido de agradecimiento a nuestros empleados, colaboradores, lectores y anunciantes que, por todos estos años de brega intelectual, nos han acompañado con afecto, pero sobre todo con inmensa lealtad, finalizó expresando el último editorial de diario Tiempo.

Más de 200 trabajadores y trabajadoras del diario se quedarán sin empleo y en estos momentos demandan la intervención del estado para lograr el pago de sus prestaciones laborales.

, ,

Deja un comentario

Diario Tiempo su papel histórico y su cierre forzado

Rolando Canizales

Nunca he sentido especial simpatía hacia Jaime Rosenthal debido a su adhesión ideológica tecnocrática-neoliberal. Pero eso no quiere decir que no reconozca a miembros de la burguesía con un claro principio de respeto a la libertad de expresión, algo de agradecer en el mar de derechas autoritarias que es Honduras. Después de todo, la democracia es eso, respeto por la diversidad de ideas y no tanto votar fanáticamente cada cuatro años por instituciones políticas que, gracias a décadas de componendas poco transparentes, han hecho de Honduras uno de los sitios más lúgubres del planeta
Particularmente, siento un cariño por este diario. Mi papá tenía una suscripción y a los cinco años aprendí a leer en sus páginas. Sus suplementos infantiles eran mis favoritos y leía todas las secciones (desde columnas editoriales hasta notas deportivas), sin entender al principio mucho de lo que decían.
Cuando realicé la tesis de grado sobre los movimientos de izquierda del período 1980-1990, este diario fue mi principal fuente, no tanto por elección como por obligación. El resto de medios hondureños, siguiendo la pauta dictada por Estados Unidos de proyectar a Honduras con la imagen de “oasis de paz” de la región, ocultaban las reivindicaciones de los sectores democráticos y las críticas a un regreso a la democracia marcado por la tutela violenta de las armas.

Mientras TIEMPO exponía las debilidades de la transición democrática (debilidades que hoy pagamos caro), el resto de diarios no hicieron eco de las demandas de cese de la intervención norteamericana y del militarismo en las instituciones del Estado. Por el contrario, estos diarios azuzaban la histeria anticomunista al grado que muchos cayeron en la esquizofrenia-paranoide de ver comunistas en todas partes. En un plano general, ese control de la información era propiciado por la estrategia de crear una tapadera que ocultara el hecho que el país se había convertido en una enorme base de operaciones contrainsurgentes, desde la que asesinaron a hermanos salvadoreños y nicaragüenses. También para encubrir al ejército hondureño de entonces, institución imprescindible en las naciones modernas, pero que en lugar de protegerlos, se cebaba en sus propios ciudadanos.
Sin diario TIEMPO no hubiera conocido los estertores del movimiento estudiantil, obrero y campesino, en auge durante el período de reformas militares de los setenta y ahogado con represión en el regreso a la democracia de los años 1979-1984. Es una historia que todavía está por contarse y los historiadores la conocerán con mayor precisión gracias a este diario. Lo mismo puede decirse de su papel, bajo otras condiciones y otros actores, en la difícil coyuntura del Golpe de Estado de 2009.
El último año, hay que reconocerlo, el diario se había vuelto repetidor de la línea oficial del gobierno, excepción del editorial, el caricaturista y uno que otro columnista valiente. Fenómeno intrigante pues en otras crisis políticas, en apariencia más preocupantes, su carácter independiente resistió mejor. Ojalá no sea la despedida del medio con el cual muchos hondureños se enteraron, aunque sea con opacidades, de las atrocidades y los mecanismos de control del sistema político oligárquico. Pero sobre todo, que no sea la despedida de un diario que despertó el interés por la lectura responsable y seria en varias generaciones. Las peores pesadillas se pueden hacer realidad en un país formado por lectores que únicamente tengan acceso a los “reportajes” o editoriales de La Tribuna, por poner un ejemplo.

http://voselsoberano.org/index.php?option=com_content&view=article&id=17353:diario-tiempo-su-papel-historico-y-su-cierre-forzado&catid=2:opinion

, ,

Deja un comentario

HONDURAS: Periodistas denuncian campaña de desprestigio

viernes, 6 de junio de 2014

C-LibreAlertas sobre violaciones a la Libertad de Expresión en Honduras
Alerta 032-14

6 de junio de 2014.
Comité por la Libre Expresión C-Libre.- La periodista Sandra Maribel Sánchez denunció ser víctima de una campaña de desprestigio por parte de Diario Tiempo propiedad de Jaime Rosenthal Oliva.
Según la periodista la nota publicada el miércoles 4 de junio, titulada “Prensa irresponsable, tropiezo para despenalizar delitos contra el honor”, disponible en versión digital en (http://www.tiempo.hn/portada/noticias/prensa-irresponsable,-tropiezo-para-despenalizar-delitos-contra-el-honor), esta encaminada a denigrar su persona.
Sánchez manifestó que la nota en mención pareciera tratarse de un “libelo” (escrito en que se denigra o infama a alguien o algo), y no una noticia ya que carece de todos los elementos periodísticos.
“En realidad el propósito del dueño del periódico es desprestigiar a dos periodistas que lo han cuestionado como uno de los tres hombres más ricos del país e incapaz de pagar los derechos básicos a sus periodistas”, detalló Sánchez.
La periodista relató que “el texto no hace mención a mi persona ni a la del periodista Fredy Guzmán, pero se colocan nuestras fotografías en un afán de desprestigiarnos visualmente y con esto decirles a sus lectores, miren a estos dos, son periodistas que ofenden a la gente”
Sánchez precisó que efectivamente ha sido procesada en el pasado pero que los casos han llegado hasta el final y prueba de ello es que en su poder están las cartas absolutorias.
Para la periodista la verdadera razón de la campaña de desprestigio obedece al reclamo público que ella hiciera en el marco de la entrega al homenaje póstumo del periodista Francisco Rodríguez, quien laboró por más de 29 años en Diario Tiempo.
“Lo que ha motivado a esta acción es la denuncia hecha de mi parte en cuanto al caso del querido colega Chico Rodríguez, quien murió recientemente y a quien este rotativo no ha podido honrar la deuda del pago del seguro de vida así como el de las prestaciones laborales a su viuda e hijas”, narró Sánchez.
Para la periodista lo lamentable del caso es que “en Honduras hay más de 30 asesinatos de periodista y no es por gusto, ni por qué les caigamos bien o mal a alguien, es porque incomodaron y ante un Estado indeficiente que no es capaz de decir porque mataron a estas personas debemos asumir que son en consecuencia de su labor informativa”.
Por su parte el periodista Fredy Guzmán en su programa radial “Hablamos de día” que se transmite por Radio Globo de 10:00 a 11:00 de la mañana, dijo que la entrecomillada nota periodística es un acto de bajeza de la familia Rosenthal.
“Se esconden bajamente detrás de su periódico y con una nota periodística me atacan porque yo denuncio en mi programa las violaciones a los derechos laborales de los periodistas a quienes les adeudan décimo tercer mes y décimo cuanto y han sido incapaces de pagar el salario mínimo”, denunció Guzmán.
El periodista aseguró que cuando él laboró en ese rotativo durante la década de los 80s, siempre se amenazaba a los periodistas con el cierre del periódico para justificar con ello el incumplimiento de pagos y prestaciones laborales.
“Pero la verdadera razón por la cual no cierran ese medio de comunicación es porque con este chantejean al gobierno de turno, pero han sido incapaces de respetar los derechos laborales de sus empleados”, concluyó Guzmán.
Respecto de la denuncia, el rotativo hondureño nos envió la reacción siguiente: “Diario TIEMPO discrepa respecto a la apreciación relativa a que la noticia no tiene relación con las fotografías publicadas, pues la misma se refiere a la comunicación social, el ejercicio del periodismo y el movimiento a favor de la despenalización de los delitos contra el honor, y los dos personajes que aparecen en las imágenes que acompañan el texto son comunicadores sociales.
En el caso de la periodista Sandra Maribel Sánchez, el diario no considera que haya mentido en el sentido que ella, en efecto ha enfrentado varias querellas y el pie de foto no ha ido más allá de recordar ese antecedente, que es un hecho comprobable. El pie de foto no hace referencia al elemento de culpabilidad, pues Diario TIEMPO reconoce que ese extremo sólo corresponde valorarlo a los tribunales.
En relación a la interrogante sobre la conducta ética de los comunicadores, planteada por C-Libre en un cuestionario, tampoco es un asunto que corresponda contestar a Diario TIEMPO”, finaliza la comunicación enviada a nuestra organización.
Fuente: Comité por la Libre Expresión (C-Libre). 
C-Libre es una coalición de periodistas y miembros de la sociedad civil constituida para promover y defender la libertad de expresión y el derecho a la información en Honduras. Quienes integramos C-Libre, estamos convencidos que en la construcción de un Estado de Derecho es imprescindible la existencia de un periodismo ético, de investigación, fiscalizador de la gestión pública, que se desempeñe en un ambiente de seguridad y acceso libre a la información y que promueva un régimen de opinión pública que haga valer su Derecho a la Información.

rapcos

  
Colonia Palmira, primera calle contiguo Centro Cultural España, 25 metros al norte del redondel de Los Artesanos, Tegucigalpa, Honduras, C.A. Teléfono (504) 2237-9966, fax (504) 2237-9966, Alertas (504) 3229-6241, (504) 9777-9053

Fuente: http://www.hondurastierralibre.com/2014/06/honduras-periodistas-denuncian-campana.html

, , , ,

Deja un comentario