Entradas etiquetadas como Ebed Yanes

Wilfredo Yanes se marchó

El viernes fue sepultado el cuerpo de Wilfredo Yánes, de 57 años, quien era el padre del joven Ebed Jaziel, asesinado por el ejército en 2012.

Conocimos a Wilfredo en el Cofadeh. Era un hombre de poco hablar, de aspecto serio, creía en la justicia de su dios. El profesaba un credo cristiano evangélico.

Un día llegó con mucho dolor a las oficinas del Cofadeh después de la muerte violenta de su hijo.

En esos mismos días las madres de las víctimas miskitas de Ahuas tambén reclamaban al ejército de Honduras y a la DEA por qué mataron a sus seres queridos en la Moskitia.

Aprendió a llorar como hombre, sin los mandatos del patriarcado que ordena no mostrar las emociones.

Wilfredo era un hombre fuerte, pudo ver de frente a los militares que le dispararon a su hijo. Enfrentó personalmente la denuncia pública contra ellos y empujó el juicio en los tribunales. No tuvo miedo.

Pero no bastaba actuar sin miedo, el amacijo de impunidad en Honduras demanda paciencia, contención del bómito, soportar el asco y la viva mierda del tráfico de influencias. Y todo eso daña la salud humana en este país.

La resistencia de Wilfredo, aquél hombre chele de aspecto saludable y fuerte, empezó a declinar frente a la imposibilidad de ver juzgados a los hechores y reparados sus daños por el Estado. Fue enterrado su cuerpo ayer en esta capital.

La muerte de este hombre nos recuerda la de muchas mujeres madres de personas desaparecidas, que murieron igual: llorando, entristecidas de su corazón reclamando en vano la justicia.

Pero Wil también nos dejó muchas lecciones. Una es que no basta rezar, él dejó a sus hermanos evangélicos dentro de los templos y salió a la plazas y medios de comunicación a vocear por su hijo, metió el cuerpo en los espacios públicos para exigir justicia.

Otra lección que nos hereda es que no podemos avanzar en solitario, cuando vino a buscar la experiencia de las madres de los desaparecidos había recorrido solo los caminos. Y estaba cansado. Sin estrategia de lucha. Y necesitaba una mano, dos manos, varias manos, y econtró las nuestras. Pasó a formar parte de nuestra familia.

Hoy enviamos a su familia y vecinos la certeza que Wilfredo Yánes hizo lo que el momento le demandó. Enfrentó a un sistema y lo desnudó.

En su creencia cristiana ha partido a reunirse con Ebed Jaziel en algún lugar ignoto, para acompañar a los seres que aman aquí en la tierra.

Nosotros le decismos desde aquí, don Wil: de los hechos y de los hechores, ni olvido ni perdón.

Origen: http://defensoresenlinea.com/wilfredo-yanes-se-marcho/

Anuncios

,

Deja un comentario

A un año de una impune sentencia, co-homicidas del joven Ebed Jassiel en libertad

Tegucigalpa.

Pese a que los tres son co-homicidas del niño Ebed Jassiel Yanes Cáceres (15), la madrugada del 27 de mayo del 2012, la sala quinta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) sólo sentenció a un militar, quien guarda prisión, los otros dos, incluyendo al jefe de Patrulla, hace un año fueron sobreseídos de los cargos imputados por el Ministerio Público (MP).

El Fiscal Luis Fernando Padilla, como representante del MP, explicó que desde el inicio sólo se acusó al sargento Eleazar Abimael Rodríguez por el homicidio de Ebed, y después ya no se pudo implicar a los otros dos, por lo que este fue privado de libertad una semana después del hecho y condenado a 16 años de prisión, y no veinte como pena máxima establecida en el Articulo 116 del Código Penal de Honduras, siendo la pena mínima 15 años.

Los otros dos militares son el sub-teniente de la Fuerzas Especiales y jefe de la patrulla, Josué Antonio Sierra y el Cabo Felipe de Jesús Rodríguez, quienes se mantuvieron por dos años con medidas sustitutivas a la prisión, después del juicio oral y público celebrado en enero del 2015, declarados culpables, según el Tribunal integrado por Lesly Gallardo, Yessica Granados, Julissa Aguilar y Mario Díaz, como cuarto juez, en la sala quinta de la CSJ; sin embargo no fueron acusado por ese delito, y quedaron en libertad.

A los militares Felipe Rodríguez y Josué Sierra, se les absolvió por los delitos de abuso de autoridad en perjuicio de la Administración Pública, encubrimiento y falta a los deberes de los funcionarios.

A la única persona que se le dedujo responsabilidad por el homicidio fue a uno de los que tenía menor grado, “al gato de los gatos”, al que no tiene poder, expresó Bertha Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, organización que representa a la familia Yanes, en este proceso que busca justicia.

Mientras el caso está en etapa de Casación, ya que la defensa representada por Jacobo Salandía no acepta la pena imputada a Eleazar Rodríguez, el COFADEH contestó la acción legal argumentando que existen las suficientes pruebas que incriminan al militar con los hechos que apagaron la juvenil vida de Ebed Jassiel, la madrugada del 27 de mayo del 2012, cuando evadió un retén militar.

“Cometió un error, como lo haría cualquier joven” declara su papá, Wilfredo Yanes, pero los militares no debieron dispararle, Ebed Jassiel no andaba armado, seguramente huyó por temor, y fue ejecutado casi al llegar a su casa.

El muchacho se conducía en motocicleta la madrugada del 27 de mayo del 2012, y no atendió un retén militar a la altura del desvío a la colonia Los Pinos, carretera que conduce de Tegucigalpa a Danlí, por lo que una patrulla le dio persecución, a bordo iban siete uniformados, tres de ellos le dispararon hasta matarlo, y después se fueron de la escena del crimen, pero volvieron para no dejar evidencias, levantando los revestimientos balísticos que posteriormente tiraron a la orilla de la carretera por el redondel cercano a un centro comercial en la salida al oriente de Tegucigalpa.

“Recuerden que son militares y meter preso a militares en este país va ser difícil, porque meter militares es meter a los que gobiernan a nuestro país”, manifestó Wilfredo Yanes, tras escuchar el veredicto absolutorio contra militares que dispararon a su hijo, hace un año.

En este caso vemos ocultamiento de la verdad, manipulación que se dio desde que se niega que en la Morgue del Poder Judicial en Tegucigalpa está el cuerpo de un niño, señalando que es un hombre de 25 a 30 años de edad, también hubo manipulación en el traslado del comando, entonces al ver la insistencia de la familia por encontrar la verdad, debieron admitir que si son balas militares, y después que se encubre al jefe de la operación, el sub teniente Josué Antonio Sierra, con acusaciones menores por las que ahora está en libertad.

De parte nuestra, agregó Oliva, seguimos acompañando a la familia Yanes Cáceres, quien no ha encontrado justicia ante la muerte de su hijo, ya que desde el primer día de los hechos tomaron control en el asunto por lo que las autoridades militares debieron asumir su responsabilidad y aceptar que las balas eran de su armamento.

Estamos dispuestas a trabajar día tras día hasta el final para que se haga justicia ante esa sentencia manipulada y manoseada, y debido a esas acciones trastocadas que demandamos y exigimos independencia al Sistema Judicial.

No podemos quedarnos indiferentes ante estos hechos, y por eso damos a conocer el sistema de justicia que tenemos, donde se protege a los que cometen actos de violaciones a los ddhh y en este caso ataques a la juventud, porque la impunidad y la corrupción en el país es lo que impera.

El Estado de Honduras tiene deuda histórica en el tema de violaciones a los DDHH y desapariciones forzadas, y cualquier cosa que puedan tocar con el combate a la impunidad, sino se salda la deuda histórica fundamentalmente de los años 80 no habrá avanzado en el tema de justicia de nuestro país, afirmó la defensora de DDHH en Honduras, Bertha Oliva.

Hechos

El día del ataque contra Ebed Jassiel, los militares participaban en un operativo denominado “Relámpago” ordenado por la Presidencia de la República, según declaraciones del encargado de la tropa, Josué Antonio Sierra.

La sentencia fue leída sin la presencia de los militares, tampoco los abogados de la defensa que participaron en esta etapa del juicio, José Tiburcio Amador que representó al cabo Felipe de Jesús Rodríguez; y el abogado Humberto Jacobo Salandía, que lleva la defensa del sub teniente  Josué Antonio Sierra y el sargenteo Eleazar Rodríguez, que guarda prisión desde junio del 2012, porque su arma dio positiva con los casquillos de bala encontrados en la escena del crimen, aunque se comprobó que fueron más los que dispararon, y tras abandonar el lugar, la patrulla regresó, los militares recogieron las evidencias y Sierra las tiró a la orilla de la carretera por el empalme de la colonia Villa Nueva, Kennedy y Hato de Enmedio, justo al inicio del bulevar Fuerzas Armadas, según datos revelados en el Juicio Oral y Público.

Según el Tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados y Julissa Aguilar, no se pudieron comprobar los delitos imputados a los militares, excepto el de homicidio.

Berlin Cáceres y Wilfredo Yánez, insisten en la búsqueda de justicia, han acompañado cada acción del proceso judicial, plantones, audiencias, reuniones con entes de toma de decisión, sobretodo del Ministerio Público, quienes no cumplieron su palabra de hacer justicia por su hijo.

Era un muchacho educado, hablaba dos idiomas, siempre estaba con su familia y a veces salía acompañado de su hermana mayor, por lo que su salida esa noche del sábado 26 de mayo del 2012 fue inesperada, hasta que el guardia de la colonia donde habitan, les dijo que salió a eso de las 11 de noche en una motocicleta, propiedad de don Wilfredo.

Sin embargo todo el domingo 27 estuvo buscándolo por todos lados, hasta que llegó a la morgue capitalina, donde su hijo estaba registrado como un hombre de unos 25 años,  desconocido, y que estaba con una motocicleta, narra Wilfredo Yanes, con su mirada profunda reviviendo esos momentos que aumentan el dolor, porque no volvió a ver a su hijo menor.

Al concluir el Juicio Oral y Público, en enero, el jefe de la Patrulla, Josué Antonio Sierra, quien es licenciado en ciencias militares, dijo que participaron en ese operativo por órdenes de la Presidencia de la República y pidió perdón a la familia Yanes  Cáceres, aunque de esa forma no les iba a revivir a su hijo, les dijo que “estuve cuatro años preparándome en el Alma Mater, yo iba con ímpetu de hacer las cosas bien, de la mejor manera, me educaron en la trilogía del Honor, Lealtad y Sacrificio. Ese día no hubo nada premeditado. No le voy a revivir a su hijo, pero le pido perdón y quiero dejar manifestado que en ningún momento hubo mala intención, lamentablemente recibimos órdenes arbitrarias”.

Origen: A un año de una impune sentencia, co-homicidas del joven Ebed Jassiel en libertad

, ,

Deja un comentario

Premio de UE a periodismo en DDHH otorgado a Wendy Funes, por reportaje que narra la impunidad en asesinato de Ebed Jassiel

E-mail Print PDF
Wendy Funes (derecha) fue galardonada con el Premio Europeo de Periodismo en Derechos Humanos

“Mataste un niño” es la  parte I,  de una serie de reportajes que cuenta el juicio donde se condenó sólo a uno de los tres militares homicidas del niño Ebed Jassiel Yanes, escritos por la experimentada periodista Wendy Funes, cuyo trabajo fue reconocido por la Unión Europea, por su enfoque en derechos humanos.El jueves 15 de mayos, Wendy Funes recibió el “Premio Europeo de Periodismo en Derechos Humanos” en la  categoría de prensa escrita o web, por su reportaje de investigación “Mataste un Niño” Parte I, publicado en http://www.conexión.hn, del cual ella es la coordinadora de Investigación. Leer mas

“Las botas del subteniente Josué Antonio Sierra se ubicaron cerca del cadáver, puso la boca de su fusil de reglamento en el cuerpo, del niño de 15 años, y le dio vuelta. La madrugada era fría. El joven estaba enredado en la  motocicleta. En ese instante se dieron cuenta… Uno de los militares le dijo a Sierra: “hijo de p…mataste a un niño”.”

Con el texto anterior inicia “Mataste un Niño” trabajo que hace evidente el grave estado en el que se encuentra la situación de derechos humanos en Honduras, así como la terrible complicidad existente en algunas esferas estatales, lo que permite que muchísimos casos permanezcan en la impunidad, declaró la autora.

Funes dialogó con defensoresenlinea.com y manifestó que ella cree firmemente que un periodismo digno, ético que conozca a fondo un hecho, es necesario en este país.

“Mi sueño es hacer periodismo de investigación y estoy trabajando cada día para lograrlo”, compartió al preguntarle a que la motiva este reconocimiento, Wendy también recibió un reconociendo de parte de La Tribuna de Mujeres y Oxfam por su trabajo “Crónica desde el laberinto interno de la violencia”, el 25 de noviembre del 2014. Leer mas

Y en el 2011  fue reconocido su reportaje televisivo “Evita ser la próxima víctima de trata” por Save the Children.

Con respecto al premio que por primera vez impulsa la UE, Wendy considera que “es una buena lección que Europa apoye el esfuerzo por hacer periodismo, mientras en el país a los periodistas honestos y que no se alinean con el sistema de corrupción, los marginan y estigmatizan”

Además, esto permite comprender que mientras el periodismo de corrupción triunfa en un país corrupto, hay países hermanos que apuestan por un periodismo íntegro y no alineado.

El evento de premiación se llevó a cabo en la casa del embajador de la Unión Europea,  Ketil Karlsen, en presencia de representantes de la Unión Europea, sociedad civil, entes gubernamentales y miembros del jurado calificador.

Con este premio la Unión Europea busca estimular la reflexión objetiva en la opinión pública de temas en esta especialidad, principios fundamentales para cimentar las bases de desarrollo de las naciones.

El trabajo presentado debía enfocarse en tratar de temas que contribuyan a difundir, extender y destacar valores sobre los derechos contemplados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

De acuerdo con el acta de reconocimiento, los trabajos presentados se evaluaron en función de la pertinencia con respecto al tema de la democracia y los derechos humanos en Honduras; la originalidad del enfoque; la calidad profesional; la profundidad de la investigación; y el impacto público.

Wendy Funes es una periodista con experiencia en cubrir la fuente judicial, ha seguido de cerca el caso en que los miembros de las Fuerzas Armadas subteniente Josué Antonio Sierra, cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el sargento Eleazar Abimael Rodríguez Martínez fueron acusados por abuso de autoridad, encubrimiento y violación de los deberes de los funcionarios, y solo a Eleazar por homicidio, al único que se le condenó por la  muerte de Ebed Jassiel, y que guarda prisión desde junio del 2009, los otros dos están en libertad , pese a que son cohomicidas, señaló la jueza de la sala V de la Corte Suprema de justicia, en 20 de enero de 2015.

Ebed Jassiel, a bordo de la motocicleta de su papá, Wilfredo Yanes, evadió un retén militar en el desvío a la colonia Los Pinos, dándole persecución hasta la colonia Villa Vieja, salida a Danlí, la madrugada del 26 de mayo del 2012.

La resolución emitida por el tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados y Julissa Aguilar, es injusta, acusar solo a uno de haber matado a su hijo menor, no es justicia, declaró en su momento el señor Wilfredo Yánez. Leer mas

Wendy al recibir el premio, se lo comunicó al señor Yanes, a quien ella sintió un poco animado, pues la injusticia en Honduras le ha robado la alegría, ya que tres militares asesinan a su hijo, y la CSJ y el MP no hacen su trabajo como debieren y dejan a en libertar al jefe de la patrulla, Josué Sierra y al cabo Felipe Rodríguez, quienes dispararon junto a Eleazar Rodríguez, sargento en la prisión.

El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras ha acompañado a la familia Yanes Cáceres desde el momento de la recepción del testimonio del adolorido padre, justo hace dos tres años, teniendo su representación legal, y contribuyendo a que este caso no sea uno más en la impunidad.
La coordinadora general del COFADEH,  Bertha Oliva, ha calificado este juicio manipulado, de “compadre hablado” y es una clara demostración que estamos lejos de encontrar justicia en las instancias que corresponden la búsqueda de la misma, eso significa el manoseo de todo el Sistema Judicial para dejar en la impunidad hechos tan graves como como los sucedidos contra el menor Ebed.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3548:premio-de-ue-a-periodismo-en-ddhh-otorgado-a-wendy-funes-por-reportaje-que-narra-la-impunidad-en-asesinato-de-ebed-jassiel&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , ,

Deja un comentario

Otorgan “Premio Europeo de Periodismo escrito en DD.HH.” a periodista de CONEXIHON

Versión para impresiónVersión PDF

Otorgan “Premio Europeo de Periodismo escrito en DD.HH.” a periodista de CONEXIHON
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- La periodista hondureña Wendy Funes fue galardonada este jueves como ganadora del premio del “Premio Europeo de Periodismo en Derechos Humanos” en la  categoría de periodismo escrito o web por su reportaje de investigación “Mataste un Niño” Parte I.
La presidenta de la Asociación Nacional de Escritoras, Anarella Velez. junto a la periodista Wendy Funes.

El reportaje, que relata los acontecimientos ocurridos la madrugada del 27 de mayo de 2012 cuando altos oficiales del ejército hondureño asesinaron a Ebed Yaassiel Yanes Cáceres y encubrieron el crimen del menor de 15 años, fue realizado con auspicio de la cooperación de HIVOS, en el marco del Programa “Actores de Cambio”.

En declaraciones a la prensa Funes comentó que destacar el trabajo realizado en “Mataste un Niño” hace evidente el grave estado en el que se encuentra la situación de derechos humanos en Honduras, así como la terrible complicidad existente en algunas esferas estatales, lo que permite que muchísimos casos permanezcan en la impunidad.
El evento de premiación se llevó a cabo en la casa del embajador de la Unión Europea,  Ketil Karlsen en presencia de representantes de la Unión Europea, sociedad civil, entes gubernamentales y miembros del jurado calificador.
Con esta primera entrega del premio de competencia nacional la Unión Europea busca “estimular la reflexión objetiva en la opinión pública de temas en esta especialidad, principios fundamentales para cimentar las bases de desarrollo de las naciones”.
Los organizadores deseaban propiciar una mayor transparencia sobre el tratamiento que se le da al tema de los Derechos Humanos en Honduras, así como fomentar en la sociedad mayor conciencia de la importancia de defender estos valores del ser humano. De igual forma, homenajear a los y las periodistas que cubren temas de derechos humanos en el país.
Premios en la categoría Televisión
En tanto que el galardón otorgado a la categoría de Televisión fue entregado a la periodista Raquel Lazo de TN5, de la Corporación Televicentro por su reportaje “Pobreza Criminalizada”, enfocado en el caso de una madre soltera que es juzgada por ser indigente, criminalizando su extrema pobreza.
Mientras que el periodista  Cristian Nájera obtuvo una Mención Honorífica por su reportaje sobre de la tribu indígena “Los Tolupanes” donde presenta una pieza periodística positiva que cuenta la historia de la tribu indígena Tolupán “Pueblo Nuevo” en Victoria, Yoro, que en dos años venció el hambre en su comunidad. Ambos son parte de la Unidad de Investigación “Los Reporteros”.
El jurado
De acuerdo con los criterios del concurso podían participar en este certamen los periodistas, de nacionalidad hondureña, que laboren en los medios tradicionales de comunicación, sea radio, televisión, prensa escrita o digital, basados en el país.
De izquierda a derecha: Los periodistas galardonados  Raquel Lazo, Cristian Nájera y Wendy Fúnes.

El trabajo presentado debía enfocarse en tratar de temas que contribuyan a difundir, extender y destacar valores sobre los derechos contemplados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

El jurado fue integrado por: la catedrática universitaria, Anarella Vélez, presidenta de la Asociación Nacional de Escritoras de Honduras (ANDEH); el coordinador de la Escuela de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Noé Leiva; el catedrático universitario, escritor y crítico literario, Julio Escoto y el defensor de derechos humanos, Director Ejecutivo del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), Wilfredo Méndez.
De acuerdo con el acta de reconocimiento, los trabajos presentados se evaluaron en función de la pertinencia con respecto al tema de la democracia y los derechos humanos en Honduras; la originalidad del enfoque; la calidad profesional; la profundidad de la investigación; y el impacto público.

, , , ,

Deja un comentario

Honduras: ¡Mataste a un niño!, II Parte

miércoles, 11 de marzo de 2015

5…Los coroneles no tienen quien los audite…
 Escrito por Redacción | Marzo 9 del 2015  Secciones: Investigaciones
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Para medir el honor, lealtad y sacrificio; para conocer la transparencia institucional; para escrutar cómo reaccionan las Fuerzas Armadas cuando uno de sus miembros es sospechoso de un delito; se solicitó información de altos mandos castrenses investigados criminalmente por la Fiscalía Especial de Derechos Humanos porque habrían encubierto el homicidio contra el adolescente Ebed Yaassiel Yanes Cáceres, de 15 años, cometido por sus subalternos.
La solicitud se hizo el 2 de febrero de 2015 y fue negada por las Fuerzas Armadas porque, según sus funcionarios, es información clasificada.
El 5 de febrero de 2015, la secretaria general de las Fuerzas Armadas, la abogada Olga Suyapa Irías, mediante Memorándum S. G. No.016-2015, recomendó declarar sin lugar la solicitud de información pública “en virtud de que la información requerida en su totalidad cuenta con restricción del acceso por ser clasificada como reservada”.
Irías envió el Memorándum S. G. No.016-2015 con instrucciones del titular de la Secretaría de Defensa, Samuel Reyes.
La denegatoria es acompañada por una resolución de reserva de información del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) que únicamente clasificó como reservada información que pueda poner en riesgo la defensa nacional.
6
Condenaron al sargento y liberaron a los coroneles
El cansancio de la sed de justicia de parte de Wilfredo Yánes se nota en las arrugas debajo de sus ojos. Desde que mataron a su hijo, inició el camino para conocer qué pasó esa madrugada. La mañana siguiente después de la muerte de Ebed Yassiel Yanes Cáceres, habló con los vecinos, unos tenían miedo y no querían hablar, otros, en cambio, recogieron casquillos enredados en la maleza, que los militares no detectaron cuando limpiaron la escena del crimen.
Uno de los vecinos, que después se convirtió en Testigo Protegido, le entregó a Yanes los casquillos que serían determinantes para comprobar científicamente que la bala salió de un fusil militar.
Este crimen ocurrió el 27 de mayo de 2012 y casi tres años después, el proceso sigue abierto en Juicio Oral y Público. El 6 de febrero pasado la Fiscalía pidió 20 años de cárcel para el sargento homicida, Eleazar Abimael Rodríguez.
Los demás imputados salieron libres porque aunque participaron en el homicidio, la Fiscalía sólo los acusó por abuso de autoridad y encubrimiento y al tipificar mal el delito cometieron un error.
El Tribunal de Sentencia aún no define la pena concreta para el único condenado, mientras tanto, en otro juicio, por este mismo crimen, los altos mandos de las Fuerzas Armadas recibieron carta de libertad.
Desde abril de 2013, la Fiscalía enjuició a altos mandos castrenses. Sin embargo, el 2 de febrero de 2015, el Juzgado de Letras de lo Penal dio a conocer que la Corte Primera de Apelaciones ordenó revocar el auto de prisión, dictado en el juzgado de primera instancia.
Los altos mandos de las Fuerzas Armadas fueron acusados por encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios porque obstruyeron la investigación criminal para encontrar a los homicidas del adolescente, sostiene la Fiscalía.
El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras (Cofadeh), como observador en el juicio contra los coroneles y oficiales militares, anunció que la Fiscalía impugnó para que la Corte Suprema de Justicia revoque la libertad de los coroneles, tenientes coroneles y demás oficiales enjuiciados criminalmente.
Durante estos juicios, ha habido dificultades en el acceso a la información, posposición de audiencias judiciales, numerosos recursos e impugnaciones que dilataron el proceso penal.
Como muestra, el 25 de junio de 2014, mediante una cedula de notificación la Corte Primera de Apelaciones le pidió a la defensa de los militares ser leal con la justicia: “la defensa debe actuar con absoluta lealtad ante la justica pues su función no es la de lograr a toda costa y a cualquier precio que los asuntos a ellos encomendados se resuelvan de acuerdo con sus intereses, actuar de esta manera equivale a un acto de deslealtad para la administración de justicia y ello lo prohíbe el Código de Ética del Profesional Hondureño del Derecho, en el artículo 11”, advirtió la Corte de Apelaciones.
Esta apelación fue realizada por el abogado Jacobo Salandía contra una decisión del Juzgado de Letras de lo Penal de la Sección Judicial de Tegucigalpa del 25 de febrero de 2014 con el fin de anular una parte de las actuaciones judiciales.  El tribunal de alzada declaró sin lugar la petición.
A juicio del defensor Salandía, en este caso hay preferencia de la justicia porque se enjuició a los militares, mientras en otros procesos se ha investigado a policías y se les ha dejado en libertad con una resolución de sede administrativa del Ministerio Público.
7
Alto comisionado de los DD.HH. conoce crimen contra adolescente
El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas conoce las supuestas irregularidades denunciadas en el proceso de enjuiciamiento de militares implicados en la muerte del adolescente Yanes Cáceres.
La Relatoría Especial sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias o Arbitrarias de la oficina del alto comisionado conoció del caso luego de diligencias del Cofadeh.
El fiscal de derechos humanos, Luis Fernando Padilla, reconoció que hubo un error de la Fiscalía de Derechos Humanos al acusar únicamente a Eleazar Abimael Rodríguez por homicidio y aunque el Tribunal de Sentencia falló que los tres son homicidas no se les puede volver a enjuiciar.
La única salida es que mediante el recurso de casación, que promoverá la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia acepte realizar un nuevo juicio.
Desde la audiencia preliminar, que elevó este caso a juicio oral, pedimos acusar a los tres acusados por homicidios, pero la jueza Elvia Matamoros lo declaró sin lugar.
También Cofadeh, que actuó en el juicio oral como parte acusadora privada, pidió ampliar la acusación por homicidio, interpusieron un amparo y éste fue negado por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, eso indica que se debió acusar por homicidio desde el inicio, explicó el fiscal.
Según el Libro de Novedades del Comando de Operaciones Especiales (COES) el arma homicida estaba asignada a Eleazar Abimael Rodríguez Martínez. Las pruebas de balística determinaron que con esa arma le causaron la muerte, pero no pudieron determinar quiénes dispararon y de qué fusiles militares salieron las demás balas que ocasionaron una segunda herida accidental en el costado del adolescente y dañaron la motocicleta.

, , , , ,

Deja un comentario

Manoseo del Sistema Judicial provoca impunidad en caso del menor Ebed Jassiel, asesinado por militares

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

Uno de los militares que arrebató con su arma la vida del menor Ebed Jassiel Yánez Cáceres  (15), deberá guardar 16 años de prisión, y no veinte como pena máxima por homicidio, establecida en el Articulo 116 del Código Penal de Honduras.

Así lo dictó está mañana la Sala V de juicios Orales y Públicos de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), dando solo un año más de lo que establece como pena mínima el artículo en mención, que es de 15 años, contra el militar Eleazar Abimael Rodríguez, responsable del homicidio del menor, que se conducía en motocicleta la madrugada del 27 de mayo del 2012, y no atendió un retén militar a la altura del desvío a la colonia Los Pinos, carretera que conduce de Tegucigalpa a Danlí, por lo que una patrulla le dio persecución, a bordo iban siete uniformados, tres de ellos le dispararon hasta matarlo.

El Sargento Eleazar Abimael Rodríguez deberá purgar la pena en prisión, mientras que el Sub Teniente de la Fuerzas Especiales y jefe de la patrulla, Josué Antonio Sierra; y el Cabo Felipe de Jesús Rodríguez, co-homicidas, como lo estableció la CSJ, al concluir el juicio oral y público en enero pasado, fueron absueltos de los delitos de abuso de autoridad en perjuicio de la Administración Pública, encubrimiento y falta a los deberes de los funcionarios, por los que los acusaba el Ministerio Público (MP), de estos delitos también se absolvió a Eleazar Abimael.

El padre del menor, Wilfredo Yánez, no sólo lamenta que únicamente uno de los tres militares que le dieron muerte a su hijo, guarde prisión, sino que el MP no quiso ampliar las acusaciones de homicidio contra Josué Sierra y Felipe Rodríguez, pesé a que autoridades de la Fiscalía, en diferentes momentos le prometieron que iban a hacer algo para que así sucediera.

En su momento, declaró que hay un malestar con el fiscal del MP, German Reyes, quien inició con los requerimientos, y solo incluyó a Eleazar Abimael Rodríguez por homicidio, cuando debió ser contra los otros imputados y supuestamente había tiempo de hacerlo.

Al padre del menor, eso lo  motivó a reunirse con el entonces fiscal Luis Rubí, para reclamarle porque sus sub alternos no habían acusado de homicidio a esos dos militares (Josué Sierra y Felipe Rodríguez) y él prometió corregir esa situación, asimismo habló con autoridades actuales, pero le mintieron. Enlazar

En la audiencia de Individualización de Pena, el MP y la acusación privada, que representa el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), habían solicitado la pena máxima por homicidio que es de 20 años.

Juicio manipulado, acuerdos políticos y “de compadre hablado”

Este es un juicio manipulado, es de “compadre hablado” declaró la defensora de DDHH Bertha Oliva, coordinadora General del COFADEH.

Esa una clara demostración que estamos lejos de encontrar justicia en las instancias que corresponden la búsqueda de la misma, eso significa el manoseo de todo el Sistema Judicial para dejar en la impunidad hechos tan graves como como los sucedidos contra el menor Ebed.

Considero que todavía tenemos la oportunidad de seguir haciendo acciones pero ya están claras las intenciones, determinación y acuerdo político, desafortunadamente en el país se continúan teniendo resoluciones de la aplicación de justicia en los acuerdos políticos.

No creemos que pudo haber sido una omisión de parte del fiscal no incorporar a los demás implicados en el caso, o porque tenía mucho trabajo el fiscal, yo creo que ahí se opera de “compadre hablado”, en unos casos se responsabiliza al MP como en esta ocasión.

A criterio de la defensora de DDHH, los operadores de justicia “se tiran la pelota” en casos que el Juez toma la atribución sin expedirlo el fiscal del MP, sí condena o amplia la pena para otras personas, en este caso el juez encontraba méritos para los demás, pero como no lo había solicitado el MP, los absolvió.

Aquí se denota como está manipulada y mal intencionada el Sistema de Justicia, con estos casos se nos demuestra que estamos muy lejos de sentirnos satisfechas  con la búsqueda de justicia, plena, a tiempo y a quienes corresponde.

En este caso, también queda claro que si el MP ampliaba los delitos, era ilógico que el caso pasaría de homicidio a asesinato, pues tendrían que involucrarlos a todos, y en homicidio simple solo le dio  un año más de la pena mínima al que señalaron como responsable (sargento Eleazar Rodríguez).

Uno se decepciona, se desmotiva, al pensar en que la familia ha realizado tanta lucha y se ha expuesto  para que un juez determine que es un homicidio simple la privación de la vida de un niño que pudo ser promesa del país.

Y nos preguntamos ¿ante quien podemos apelar ahora? Ante la justicia Divina o la justicia terrenal –esa que se impone cuando no ya no se encuentra respuesta en los órganos del Estado, buscar justicia por su propias manos-  están llevando a que la gente busque justicia terrenal, ya no querrán acudir al sistema judicial, volver a la sociedad a un caos más grande de lo que ya tenemos, a eso nos están llevando y me parece que esa es la intención de un Estado que no funciona, que está lejos de demostrar que su línea es sancionar a quienes cometen este tipo de delitos como privar de las vida a los habitantes de este país.

“Siento que son mensajes de empoderamiento que se le está mandando a las fuerzas militares para que continúen  haciendo hechos como el que sucedió con el niño Ebed Jassiel”, concluyó la defensora de DDHH y coordinadora general del COFADEH, Bertha OIiva, que lleva el caso de Eebd Jassiel Cáceres Yánez, asesinado por militares en una patrulla a cargo del sub teniente Josué Antonio Sierra, e l 27 de mayo del 2012.

Ahora los fallos emitidos con respecto a las sentencias absolutorias, se enviarán en el Recurso de Casación a la Fiscalía de Impugnaciones, declaró el Fiscal de DDHH, Luís Fernando Padilla, para lo que tiene 20 días hábiles, y que se estudie la sentencia y el acta de Debate para ver si procede o no interponer el Recurso de Casación ante la Sala Penal de la CSJ.

La sentencia fue leída sin la presencia de los militares, tampoco los abogados de la defensa que participaron en esta etapa del juicio, José Tiburcio Amador que representó al cabo Felipe de Jesús Rodríguez; y el abogado Humberto Jacobo Salandía, que lleva la defensa del sub teniente  Josué Antonio Sierra y el sargenteo Eleazar Rodríguez, a quien, según la sentencia son 16 años de prisión, y se le deberá descontar el tiempo que tiene privado de libertad. Él guarda prisión desde junio del 2012, porque se su arma dio positiva con los casquillos de bala encontrados en la escena del crimen, aunque se comprobó que fueron más los que dispararon, y tras abandonar el lugar, la patrulla regresó, los militares recogieron las evidencias y Sierra las tiró a la orilla de la carretera por el empalme de la colonia Villa Nueva, Kennedy y Hato de En medio, justo al inicio del bulevar Fuerzas Armadas.

Según el Tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados y Julissa Aguilar, no se pudieron comprobar los delitos imputados a los militares, excepto el de homicidio, así que al sargento Abimael Rodríguez también se le absolvió de los otros delitos.

Al concluir el Juicio Oral y Público, en enero, el jefe de la Patrulla, Josué Antonio Sierra, quien es licenciado en ciencias militares, dijo que participaron en ese operativo por órdenes de la Presidencia de la República y pidió perdón a la familia Yánez  Cáceres, aunque de esa forma no les iba a revivir a su hijo, les dijo que “estuve cuatro años preparándome en el Alma Mater, yo iba con ímpetu de hacer las cosas bien, de la mejor manera, me educaron en la trilogía del Honor, Lealtad y Sacrificio. Ese día no hubo nada premeditado. No le voy a revivir a su hijo, pero le pido perdón y quiero dejar manifestado que en ningún momento hubo mala intención, lamentablemente recibimos órdenes arbitrarias”.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3423:manoseo-del-sistema-judicial-provoca-impunidad-en-caso-del-menor-ebed-jassiel-asesinado-por-militares&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, , , , , ,

Deja un comentario

16 años de cárcel para militar homicida de adolescente

Escrito por Wendy Funes | Marzo 3 del 2015

Versión para impresiónVersión PDF

La silla negra donde siempre se sentó Wilfredo Yanes hoy estaba vacía. Nadie más la ocupó.
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  Casi tres años después de su lucha por obtener justicia, Wilfredo Yanes, el padre del adolescente Ebed Yaasiel Yanes Cáceres, que perdió la vida a manos de militares, no escuchó cuando la jueza dijo, que el Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, dicta en el nombre del Estado de Honduras la siguiente sentencia:
“A los 3 días del mes de marzo de 2015… Debemos condenar y condenamos al señor Eleazar Abimael Rodríguez como autor penalmente responsable del delito de homicidio en perjuicio de Ebed Yaassiel Yanes Cáceres, a la pena de 16 años de reclusión la que deberá cumplir en la Penitenciaría Nacional (Unos 17 kilómetros al norte de la capital)…
Tercero: debemos absolver y absolvemos a Eleazar Abimael Rodríguez Martínez del delito de abuso de autoridad en perjuicio de la administración pública. Se declara la responsabilidad civil de Eleazar Abimael Rodríguez Martínez”.
El único condenado por este crimen es Rodríguez Martínez, mientras tanto, el cabo, Felipe de Jesús Rodríguez Hernández y el sub teniente, Josué Antonio Sierra están libres aunque fueron coparticipes, sentenció este mismo Tribunal de Sentencia.
También, en otro juicio por el mismo caso, el mayor retirado, los sub tenientes coroneles y los coroneles, acusados por encubrir el ilícito, quedaron libres.
Sólo cinco años 
A eso hay que sumar, que Rodríguez Martínez sólo estará cinco años más en prisión y si presenta buena conducta podría ser favorecido con la libertad condicional.
El fiscal Luis Fernando Padilla confirmó que el sargento ya cumplió tres años de prisión y al haber sido condenado a 16 años, cumple los dos tercios de la pena dentro de cinco años, calculó el fiscal al ser consultado sobre el tema por Conexihon.
“El Tribunal de Sentencia lo condenó a 16 años, nosotros pedíamos 20 años”, explicó el fiscal del Ministerio Público (MP).
Agregó que los oficiales de las Fuerzas Armadas, acusados por este crimen, están libres y el MP, a través de la Fiscalía correspondiente, presentó un recurso de amparo en la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia para revertir estas cartas de libertad, detalló.
Desde esa silla que hoy estaba vacía, 44 días antes, don Wilfredo Yanes se puso de pie, se dirigió al Tribunal y recordó que su hijo evadió un retén militar porque había sacado sin su permiso la motocicleta y les dijo a los jueces: …era un pequeño que no había desarrollado su cerebro, era un niño…hoy ustedes tienen la preciosa oportunidad de poner un hasta aquí…
Unos minutos después, en esa misma silla, conoció el fallo que el 19 de enero dejó libre a dos militares coparticipes “porque la Fiscalía no los acusó” por homicidio sólo por encubrimiento.

, , , ,

Deja un comentario

¡Mataste a un niño!

Escrito por Wendy Funes | Febrero 26 del 2015

Versión para impresiónVersión PDF

1
Bala militar, bala asesina
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-.Las botas del subteniente Josué Antonio Sierra se ubicaron cerca del cadáver, puso la boca de su fusil de reglamento en el cuerpo, del niño de 15 años, y le dio vuelta. La madrugada era fría. El joven estaba enredado en la  motocicleta. En ese instante se dieron cuenta… Uno de los militares le dijo a Sierra: “hijo de p…mataste a un niño”.
Carretera a la aldea Villa Vieja, al oriente de Tegucigalpa.

El cuerpo presentaba dos heridas. Una bala militar rozó superficialmente el costado derecho, la otra salió del fusil Prieto Berreta con serie A07384G, entró por un costado del cuerpo juvenil, llegó hasta la mandíbula; al pegar en este hueso, se fragmentó y recorrió el organismo del adolescente hasta alojarse en el cerebro ocasionando una hemorragia en el tallo cerebral, revelaría unos meses después el dictamen de autopsia.

Esa madrugada turbia del domingo 27 de mayo de 2012, el cuerpo del menor Ebed Yaassiel Yanes Cáceres cayó herido al inicio del callejón de tierra que desemboca en uno de los pocos cerros con pinos, ubicado al oriente de la capital.
Unos cien metros antes de llegar a la posta policial de Villa Vieja, el adolescente había doblado  tratando de escapar de los militares que disparaban con fusiles Prieto Berreta y M16.
Lo perseguían desde unos kilómetros más abajo porque había evadido un retén militar, instalado desde la noche del sábado 26 de mayo en la colonia Los Pinos, conformado por elementos del Comando de Fuerzas Especiales, Fuerza Naval, Primer y Segundo Batallón de Infantería, Primer Batallón de Artillería y Primer Batallón de Fuerzas Especiales.
En las comparecencias públicas, el entonces presidente Porfirio Lobo Sosa, salía sonriente prometiendo seguridad y decía que estos operativos, de la “Operación Relámpago”, eran combinados entre policías y militares para proteger la vida.  Contradictoriamente esa noche en que acabaron con una vida, sólo había militares.
No hay ninguna evidencia en los Libros de Novedades policiales que haga constar que esta operación era combinada, unas horas antes, a las 21 horas solamente hubo un operativo policial, pero a la altura de la Posta de Villa Vieja.
El padre de la víctima, Wilfredo Yanes, quiso denunciar ante el entonces Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Ramón Custodio, que los militares mataron a su hijo, pero el comisionado se negó a recibirlo.
2
Un testigo a contraluz 
Desde el inicio del cerro, esa madrugada fresca, cualquiera pudo ver, sin ser detectado, el momento en que militares dispararon con sus armas estatales y oír el estruendo de la tierra y las piedras cayendo sobre el techado de las casas.
Wilfredo Yanez muestra la fotografía de su hijo asesinado.

El estallido de los disparos provocó terror en los vecinos, unas mujeres se tiraron al suelo aterradas. Sólo unos días antes habían emigrado de otra colonia escapando de la violencia; otros vecinos despertaron abruptamente, asustados.

Una persona que no quiso hablar con las autoridades, por miedo, contó a Conexihon las escenas temibles que vivieron esa madrugada.
“Vi un carro grande, era un carro muy grande, tipo paila, vi hombres encapuchados, vestidos con traje moteado. Los hombres caminaban apuntando con los fusiles revisando las tres entradas”.
Desde el cerro, las tres entradas se ven como una cruz porque hay una vereda a la derecha, otra a la izquierda y la de en medio en cuyo umbral quedó el cuerpo del menor.
“Los encapuchados buscaban si alguien los vio cometer el crimen y después se fueron”, recordó el testigo.
“Llegaron en un carro grande que parecía ambulancia y que tenía una sirena con luces de colores en la parte de arriba”.  En su descripción, el testigo parece hablar de una sirena policial, sin embargo las patrullas militares no andan sirenas y el único vehículo que coincide con esas características es una Patrulla de Carretera de la Unidad Metropolitana de la Policía número 4 que depende de la colonia Kennedy y que tiene jurisdicción en la posta de Villa Vieja.
No obstante, la Jefatura de la colonia Kennedy –según constató Conexihon- registró este hecho hasta a las 4:45 de la madrugada del 27 de mayo de 2012, la patrulla 74 tomó nota de la muerte indeterminada de una persona de unos 20 años y la policía asegura que no tuvo conocimiento inmediato de las circunstancias de esta madrugada, de acuerdo con el Libro de Novedades.
Otro testigo, denominado Derechos Humanos, llamado así por la Fiscalía, vio el carro conducido de retroceso, por la bocacalle, y a los militares que se bajaron para recoger los casquillos de la escena del crimen.
El Testigo A1 y A3 declararon en el juicio que Sierra les ordenó recoger los casquillos, le reportó lo sucedido al Alférez de Fragata, José Emiliano Novoa Fúnez y que después de cometer el crimen, los mandaron hacia las instalaciones del Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA), donde estaba la base toda la operación.
En el recorrido de Villa Vieja hacia el IHMA iban botando los casquillos que recogieron de la escena del crimen. Los cartuchos fueron tirados cerca de la zona popularmente conocida como “Villas del Sol”, en las cercanías de ese centro comercial también hubo otra muerta esta madrugada. La víctima fue identificada como Javier Antonio Escobar Martínez, por disparos de arma de fuego.
Hechores y móviles, en proceso de investigación, dice el Libro de Novedades Policiales.
Según cuatro Testigos Protegidos, cuando llegaron a la base del IHMA, Sierra les solicitó a sus subalternos guardar silencio.
Tres de los militares acusados por el crimen  contra el menor.

Ese instante fue sólo el inicio de un hilo vertical de supuesto encubrimiento que envolvió a altas esferas de las Fuerzas Armadas de Honduras como la seda de telaraña que se pega en la piel. Hasta efectivos que van a misiones oficiales en Estados Unidos resultaron implicados en el caso.

Después del crimen, el Testigo A1 declaró: “el subteniente Sierra, al mando del operativo, reportó el hecho al coronel Girón (Juan Rubén Girón Reyes) que había matado al muchacho de la moto, inmediatamente a todos los soldados les ordenó regresar a la sede del operativo y en el IHMA, los coroneles les dijeron lo que tenían que declarar”.
 “Altos oficiales ordenaron ocultar los hechos”, sostuvo el Testigo protegido A1, en el juicio en el que se condenó al sargento, Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, por homicidio.
La Fiscalía probó que el sargento, el único condenado por este crimen, portaba el fusil Prieto Berreta con serie A07384G del que salió la bala homicida.
En el mismo juicio, el Tribunal de Sentencia declaró como hechos probados que también cometieron homicidio, el cabo, Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente, Josué Antonio Sierra, pero no los podían condenar porque la Fiscalía no los acusó, sentenciaron los jueces.
3
Dos coroneles y cuatro oficiales de las FF. AA
El Alférez de Fragata, José Emiliano Novoa Fúnez, era el encargado del operativo de este sábado por la noche, según la Fiscalía.  En declaración judicial dijo que él estaba a cargo de la operación. En un informe interno de las Fuerzas Armadas, hecho por el Alférez de Fragata, escribió que el ofendido pasó a bordo de una moto y se hicieron disparos al suelo sin ocasionar daños, según se evacuó como prueba en el juicio oral y público por el homicidio del adolescente.
Los testigos dijeron que correspondía dar cuenta del crimen a su superior, al subteniente Sierra, y así lo hizo. Se lo reportó al Novoa Fúnez y al coronel Girón.
Esa noche, el siguiente en la cadena de mando era el teniente coronel Juan Rubén Girón Reyes, encargado de la supervisión.  Ambos omitieron denunciar el hecho, por eso la Fiscalía los acusó.
Más arriba en la cadena de mando estaba el coronel de Artillería, Raynel Enrique Fúnez Ponce, comandante del Batallón de Fuerzas Especiales. En el interrogatorio fiscal, el coronel Fúnez Ponce declaró que andaba de viaje en Estados Unidos.
El lunes de 28 de mayo se reintegró a sus labores y el 29 de mayo, le reportaron la novedad acontecida con el personal de la Operación Relámpago, dijo el coronel, pero el Testigo Protegido A1 lo implicó en la supuesta maraña de ocultamiento de evidencia.
¿Diga una cosa, testigo protegido, quién les cambió las armas a ustedes?, consultó el fiscal, cuando tomaba la declaración en calidad de Prueba Anticipada.
El testigo respondió: “fue el comandante de nosotros, el coronel Fúnez. ¿Por qué razón les cambió las armas? No sé, eso  fue en la noche del día lunes. ¿Cuándo les cambiaron las armas, les asignaron otras armas? Sí, nos asignaron otras armas y eso fue en el momento. ¿Sabe usted para dónde se llevaron esas armas? Sí al batallón de Fuerzas Especiales que se ubica en La Venta, carretera que conduce a Olancho. ¿Más o menos a qué hora fue el cambio de arma? Fue el día lunes, como a eso de las 7:30 de la noche”. ¿Cuál es el nombre del coronel Fúnez? No lo sé. Sólo sé que es un Fúnez Ponce, asignado al Primer Batallón de Fuerzas Especiales en La Venta. ¿Exactamente por qué dice usted que se les cambió las armas para evadir el problema a efecto si se investiga algo? Creo que esa es la intención para que no nos culparan de este hecho…eso quien lo dijo fue el Coronel Fúnez y él dijo que dijéramos que sólo estuvimos en la Ulloa, en la Honduras y luego al IHMA. Y él nos dijo que en el carro había 10 armas que las cambiáramos y que dejáramos las que andábamos”. 
El coronel Fúnez Ponce dice en un documento que escribió para la Escuela Naval de Postgrado de Monterrey, California que “hay pocas cosas que pueden crear un miedo tan profundo en la sociedad como la violencia terrorista…” y precisamente terror fue el que sintieron los vecinos de la colonia Villa Vieja esta noche.
Durante los interrogatorios, los altos mandos se señalaban entre sí para evadir la responsabilidad de haber entregado un lote distinto de armas.
“Hago la aclaración que los supuestos implicados estaban asignados bajo el mando de operaciones Relámpago y dirigida por el coronel Jesús Alberto Marmol Yánez, desde el 1 de mayo, ubicado en el IHMA de la colonia Kennedy”, dijo Fúnez Ponce. 
Esta era otra de las cabezas de la operación militar de esa noche: Marmol Yánez, el otro comandante del Batallón de Fuerzas Especiales y también coronel de Artillería.
La Fiscalía dio también con el sub comandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales, teniente coronel Mariano Mendoza Maradiaga y con el asesor legal de Auditoría Jurídico Militar, el mayor retirado Juan José Flores Álvarez, fueron acusados por supuesto encubrimiento y abuso de autoridad.
Mendoza Maradiaga declaró que esa noche estaba con fin de semana, pero no anotó su salida en ningún libro porque es un rol interno. Su jefe era el coronel Fúnez Ponce. El día de los hechos el comandante de la Operación era Mármol Yánez, depuso.
Por su parte, en su declaración, Mármol Yánez dijo que cuando la Fiscalía requirió las armas dio la instrucción a la unidad para que las remitiera y hubo un desfase porque los militares tienen diversidad de armas asignadas. ¿Sabe usted quién puso a la orden de la Fiscalía el día 7 de junio las primeras armas?, consultó la Fiscalía, el coronel respondió que el comandante de la unidad, el coronel Fúnez Ponce.
A todos ellos, excepto al coronel retirado Flores Álvarez, al teniente coronel, Mendoza Maradiaga y al mayor retirado, Flores Álvarez,  el Juzgado de Letras de lo Penal de la Sección Judicial de Tegucigalpa les dio auto de prisión porque encontró indicio racional de encubrimiento, empero la Corte Primera de Apelaciones revocó el fallo y ahora el caso pasará a la Corte Suprema de Justicia.
4
“…Que guardáramos silencio”
El Testigo A3 corroboró la orden que recibió para decir que esa noche solamente estuvieron en las colonias La Ulloa y La Honduras. Todos coincidieron ante los tribunales penales del país que recibieron órdenes de guardar silencio.
El oficial, Josué Antonio Sierra, aún siendo homicida –como lo catalogó el Tribunal de Sentencia- estuvo entre el público durante el juicio y ya no como imputado.

Cuando la Fiscalía pidió que le remitieran las armas utilizadas esa noche, el lote de armas que remitieron tanto Marmol Yánez como Funes Ponce fueron distintas a las utilizadas la noche del crimen, indica la acusación criminal.

Con  las declaraciones de Testigos Protegidos A3 y A1 se verificó que el listado de armas y el decomiso de las mismas no correspondían a las características de las que tenían asignadas cuando estuvieron ubicados en la salida hacia Danlí. Específicamente en el retén de la colonia Los Pinos, planteó la Fiscalía en la investigación.
En el Libro de Novedades de Control y de Equipo de Armas del Comando de Operaciones Especiales, la Fiscalía constató el tipo de armas, asignadas a los imputados. El 12 de junio fue puesto a disposición de la Fiscalía otro texto, entre el cual estaba el arma homicida.
 “Les cambiaron las armas para evadir las pruebas de balística, cambiaron el listado y elaboraron otro con nuevos números de serie, reveló el Testigo A1”, según la Fiscalía.
La declaración de A1 se complementa con el hecho de que desde las Fuerzas Armadas, los peritos forenses recibieron un lote distinto al utilizado la noche del crimen. Por eso, los Laboratorios de Balística de Medicina Forense tuvieron que hacer la comparación balística de 24 armas de fuego, entre estas, 17 fusiles M16, marca COLT; cuatro fusiles Prieto Beretta, tres armas de fuego, marca Browning, calibre 9 milímetros; en la búsqueda del arma homicida, dice una acusación de la Fiscalía contra dos coroneles, dos tenientes coroneles, un mayor retirado y un alférez de fragata.
Hubo manipulación para que no se pudiera identificar a los culpables que participaron en el homicidio del menor Ebed Jassiel Yanéz Cáceres, concluyó la Fiscalía.
Nada de esto se conocería sino hubiese sido porque desde la mañana siguiente, el padre de la víctima Wilfredo Yanes se juró que, aunque es cristiano, no iba a dejar impune la muerte de su hijo.
Empezó a buscar los testigos y ellos le contaron cómo uno de los militares le dijo al oficial Sierra: “hijo de p..mataste a un niño”. Hasta ese momento don Wilfredo Yanes no sabía todo lo que estaba por venir.

, , , , ,

Deja un comentario

Acusar sólo a uno de los tres militares homicidas de Ebed Jassiel no es justicia

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

20 años de prisión solicitó esta mañana el Ministerio Público y el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, como pena máxima establecida para el homicida del menor Ebed Jassiel Yánez Cáceres, atacado por una patrulla militar la madrugada del 27 de mayo del 2012, en Tegucigalpa.

Hoy se llevó a cabo la audiencia de individualización de pena, a la que ya no asistieron los imputados, excepto el jefe de la patrulla Sub Teniente Josué Antonio Sierra, quien fue declarado en libertad, porque aunque sí participó en los hechos, era “ilógico auto incriminarse”, determinó en su momento, el Tribunal. Hoy se le vio entre el público asistente a la audiencia donde unos días atrás permanecía en el banquillo de los acusados.

El pasado 20 de enero la Sala V del Tribunal se Juicios Orales y Públicos de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, declaró culpable al sargento Eleazar Abimael Rodríguez, por el homicidio del Ebed Jassiel, quien a bordo de la motocicleta de su papá, Wilfredo Yánez, evadió un retén militar en el desvío a la colonia Los Pinos, dándole persecución hasta la colonia Villa Vieja, salida a Danlí, pero declarado inocente del delito de Abuso de Autoridad.

Mientras que a los otros dos imputados el jefe de patrulla oficial Josué Antonio Sierra, y el cabo Felipe de Jesús Rodríguez, a quienes el Tribunal encontró coparticipes del homicidio, porque realizaron las mismas acciones que Eleazar, están en libertad, puesto que a ellos el MP no los acusó por la muerte de Ebed, únicamente al que tenía el arma que dio positiva con los casquillos encontrados –por vecinos- en la escena del crimen, pese a que los militares después de haber ejecutado al menor, regresaron a recoger las evidencias.

A los miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras, Josué Sierra y Felipe Martínez, se les acusó por los delitos de Abuso de Autoridad, Encubrimiento y Violación a los Deberes de los Funcionarios en perjuicio de la Administración Pública, siendo absueltos según resolución emitida por el tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados y Julissa Aguilar, quienes hoy escucharon las peticiones penales hechas por las partes litigantes.

Justicia tardía…

Esperamos que para el 17 de este mes se conozca la pena para el imputado, dijo el padre Ebed Jassiel, don Wilfredo, quien afirmó que “para alcanzar justicia debería estar presas dos personas más que dispararon en el mismo momento en que disparó la persona que lo mató, de igual manera la jueza lo hizo ver acá –Tribunal-, que cometieron el mismo delito que la persona que está siendo condenada”.

“Que sean juzgados en cada uno de los actos en que incurrieron  en la muerte de mi hijo solamente así podría alcanzar justicia, aunque un poco tardía pero eso sería ganancia en nuestro país, esto aún no termina, se va a la instancia de casación, y veremos que dicen los magistrados”, declaró Yánez.

El ver a uno de los acusados, ahora en libertad y entre el público, le hace pensar que no se hizo un buen trabajo desde el MP a través de la Fiscalía de DDHH, están sobreseídos, no les encontraron responsabilidad, dice la juez. Seguimos exigiendo justicia si se agota el derecho interno, iremos a instancias internacionales, apuntó Wilfredo Yánez.

Por su parte, Luis Fernando Padilla, Fiscal especial de DDHH del Ministerio Publico, dijo que, reconozco que el haber presentado acusación por homicidio sólo contra una persona fue un error palpable, vamos a presentar un recurso de casación.

Entre los agravantes presentados por el Área de acceso a la Justicia del COFADEH, mencionó que hubo alevosía, basándose en el artículo 27 numeral 2 del Código Penal “Ejecutar el delito con alevosía. Hay alevosía cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra la vida y la integridad corporal, empleando medios, modos o formas en la ejecución que tiendan directa y especialmente a asegurarla, sin riesgo para su persona que proceda de la defensa que pudiera hacer el ofendido”.

También sustentaron los agravantes en los artículos 12, 13, 21  que se refieren al entorno en que se ejecutó la muerte del Ebed Jassiel Yánez Cáceres, de 15 años de edad, perseguido por una patrulla militar con siete elementos a bordo, de los cuales se culpó a tres, el jefe de patrulla sub teniente Josué Antonio Sierra, el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el sargento Eleazar Abimael Rodríguez, único encontrado culpable y quien guarda prisión en la Penitenciaría Nacional “Marco Aurelio Soto”, desde junio del 2012.

El 17 de febrero se conocerá la pena que recaerá sobre Abimael Rodríguez, único encontrado culpable del homicidio de Ebed Jassiel, mientras los dos militares coparticipes, fueron absueltos de todos los cargos.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3404:acusar-solo-a-uno-de-los-tres-militares-homicidas-de-ebed-jassiel-no-es-justicia-&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, , , , , ,

Deja un comentario

Fiscalía hondureña pide 20 años para militar homicida de Ebed Jassiel Yanes

Versión para impresiónVersión PDF

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El oficial de las Fuerzas Armadas, Josué Antonio Sierra, aún siendo homicida –como lo catalogó el Tribunal de Sentencia- estuvo entre el público este viernes y ya no como imputado, se sentó cerca los padres del adolescente Ebed Jassiel Yanes. Desde ahí, Sierra conoció la pena que el Ministerio Público solicitó contra el sargento, Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, el que fuera su subalterno la noche que mataron al adolescente de 15 años.
A la audiencia acudió como defensor, Gustavo Espinoza, que se identificó como abogado de las Fuerzas Armadas, es decir que con fondos públicos se estaría pagando la defensa de los imputados.
Durante la audiencia, la Fiscalía consideró que había elemento para solicitar la pena máxima contra Rodríguez Martínez porque el crimen se cometió con agravantes como aprovechar la oscuridad de la madrugada, se usó un automóvil y hubo participación de varios elementos militares en el hecho.
La acusación privada, representada por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Cofadeh) alegó además que en este caso hubo alevosía y calificó al imputado como una persona peligrosa. Solicitó la inhabilitación absoluta y las penas accesorias.
Por su parte, el abogado Espinoza rechazó los alegatos de los acusadores porque el hecho fue circunstancial y las personas de las Fuerzas Armadas fueron víctimas de los actos de servicio, en consecuencia, solicito la pena mínima, dijo.
El Código Penal establece una condena que oscila entre 15 a 20 años de cárcel por el delito de homicidio. Luego de escuchar los alegatos de ambas partes, el Tribunal de Sentencia citó a las partes para el martes 17 de febrero a las 9 de la mañana a fin de darles a conocer la pena concreta.
Al salir de la audiencia, el fiscal Luis Padilla informó que enviarán el caso a la Fiscalía de Impugnaciones para analizar si procede interponer un recurso de casación contra el veredicto del Tribunal de Sentencia que condenó sólo a un militar y falló que los otros dos también participaron en el homicidio, pero no los podía condenar porque no fueron acusados por ese delito.
Los jueces absolvieron de abuso de autoridad al homicida condenado y también al subteniente, Josué Antonio Sierra y al cabo, Felipe de Jesús Rodríguez, acusados por encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios. Por este caso, también son enjuiciados, en otro proceso, altos mandos castrenses que habrían encubierto el homicidio.

, , , , ,

Deja un comentario

Error de la fiscalía deja libres a dos militares homicidas de menor

Escrito por Redacción | Enero 21 del 2015

Versión para impresión Versión PDF

• En este caso, no se puede desconocer que los miembros del ejército no están entrenados para ejercer acciones de policía, sentenció el tribunal.
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El Tribunal de Sentencia de la Sala Cinco tomó como hechos probados que los tres militares acusados participaron en el homicidio del adolescente, Ebed Jassiel Yanez, de 15 años, pero sólo pudieron condenar al sargento Eleazar Abimael Rodríguez Martínez por este crimen porque fue el único acusado como homicida.
Ebed Jassiel Yanez

El Tribunal declaró inocentes a los tres militares del delito de abuso de autoridad y dejó en libertad por  encubrimiento y violación de los deberes de los funcionarios al cabo Felipe de Jesús Rodríguez y al subteniente Josué Antonio Sierra.

“A criterio del Tribunal de Sentencia ha quedado probado que Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús también dispararon sus armas de fuego en dirección al joven Ebed Jassiel lo cual evidentemente los hace coparticipes de la muerte, no obstante, siendo que no fueron acusados por el delito de homicidio por parte del Ministerio Público no procede poner contra ellos ninguna sentencia condenatoria”, leyó la jueza presidenta como parte de los hechos probados en el fallo.
El Código Procesal Penal establece que la carga procesal la lleva la Fiscalía y es la que podía pedir la condena de homicidio para los tres imputados.  Es por eso que dos de los tres miembros de las Fuerzas Armadas, que participaron en el crimen contra un joven porque evadió un retén, desde este martes 20 de enero quedaron en libertad y se integrarían nuevamente a las labores de seguridad ciudadana.
El error de la Fiscalía
Desde el inicio de este proceso judicial, en 2012, la acusación privada del  Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras (Cofadeh) libró un pleito judicial para que los tres militares fueran acusados por el  homicidio  del adolescente, pero la Fiscalía especial de Derechos Humanos decidió procesar sólo al sargento por homicidio y a Rodríguez y Sierra por encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios.
Unos minutos antes de conocer la sentencia, sin imaginar la decisión del tribunal, el padre de la víctima, Wilfredo Yánez, denunció a Conexihon.hn que le parecía  irregular que la Fiscalía de Derechos Humanos hubiese acusado sólo a uno de los tres militares por el homicidio de su hijo.
Este 20 de enero, los jueces del Tribunal de Sentencia les dieron parte de la razón a la acusación privada y al padre de la víctima.
En una sentencia insólita, los jueces calificaron que no hubo encubrimiento porque es compresible que el cabo Rodríguez y el subteniente Sierra hubiesen querido esconder evidencia porque no podían auto incriminarse ya que también participaron en el homicidio del adolescente.
Homicidio de tres militares probado
La presidenta del Tribunal de Sentencia dijo: 
“El Tribunal declara probados los siguientes hechos. Primero: el día 27 de mayo del año 2012, aproximadamente a la 1 de la madrugada, el subteniente de Fuerzas Especiales Josué Antonio Sierra se encontraba a cargo de la patrulla militar de reacción, en la cual también participaban los cabos de Fuerzas Especiales Felipe de Jesús Rodríguez y Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, así como los otros cuatro miembros del ejército de Honduras, utilizando un vehículo Ford para desplazarse. Dicha patrulla estaba ubicada en un retén militar localizado en la salida que va desde Tegucigalpa hacia Danlí.
Segundo: aproximadamente a la 1 de la madrugada pasó por el retén el señor Ebed Jassiel Yánez Cáceres, quien se conducía en una motocicleta, color rojo, con dirección a la colonia Los Pinos, momento en que miembros del ejército que estaban en el retén le hicieron señal de parada, pero Ebed Jassiel no atendió la misma”. Debido a ello, la patrulla militar dirigida por el teniente Sierra empezó a perseguir la motocicleta en que se conducía, pero este no se detuvo. Ante lo cual, los señores Josué Antonio Sierra, Felipe de Jesús Rodríguez Hernández y Eleazar Abimael Rodríguez Martínez dispararon sus armas de fuego en dirección a la motocicleta en que se conducía el hoy occiso con el conocimiento que podrían ocasionarle un daño a éste. De tal forma que uno de los proyectiles impactó en la región superior derecha de la espalda de Ebed Jassiel lo cual le generó un flujo de sangre en la región derecha del cuerpo, contusión del tallo cerebral, hemorragia, contusión del cerebro lo que le ocasionó la muerte. Ante el impacto, la motocicleta cayó en el suelo y sobre esta cayó la motocicleta del joven Ebed Jassiel.  Los miembros del ejército se bajaron del vehículo y verificaron que éste estaba muerto, yéndose del lugar…
Tercero: en el trayecto de retorno al retén, Josué Antonio Sierra le indicó al conductor que regresaran al lugar de los hechos y al llegar a los mismos les indicaron a los miembros de la patrulla que se bajaran y recogieran los mismos, procediendo él mismo con Felipe de Jesús y Eleazar Abimael a recoger los casquillos. La patrulla retorno al retén donde el subteniente Sierra habló con su superior y posteriormente toda la patrulla retornó a la base, en el trayecto, el subteniente Sierra iba botando los casquillos que había recogido en el lugar de los hechos.
El análisis jurídico de este Tribunal de Sentencia, por unanimidad de votos, se hizo un análisis por separado de cada uno, número uno, el delito de homicidio se encuentra regulado en el artículo 116 del Código Penal…en el presente caso se ha acreditado la muerte de alguien, del joven Ebed Jassiel Yánez Cáceres, las circunstancias en las que él falleció, fue provocado por disparos de arma de fuego.
Este Tribunal de Sentencia considera que se ha probado que el proyectil que ocasionó la muerte de Ebed Jassiel fue disparada por el señor Eleazar Abimael Rodríguez, por tanto no queda ninguna duda de la participación de este en el hecho. A criterio del Tribunal de Sentencia ha quedado probado que Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús también dispararon sus armas de fuego en dirección al joven Ebed Jassiel lo cual evidentemente los hace coparticipes de la muerte, no obstante, siendo que no fueron acusados por el delito de homicidio por parte del Ministerio Público

Wilfredo Yánez, padre del menor Ebed Jassiel Yánez Cáceres

quien muriera a manos de una patrulla militar el 27 de mayo de 2012.

no procede poner contra ellos ninguna sentencia condenatoria…en este caso, no se puede desconocer que los miembros del ejército no están entrenados para ejercer acciones de policía, no se puede desconocer que cualquier persona, por sentido común, puede saber que cuando se realizan disparos hacia un vehículo en movimiento, inclusive si es hacia las llantas puede ocurrir un resultado ya sea para el vehículo o para las personas que en él se conduzcan. Por tanto, los acusados tenían conocimiento que al disparar sus armas de fuego, podrían ocasionar un resultado distinto, grado conocimiento que se aumenta desde el momento que tienen entrenamiento en el uso de armas de fuego”.

“…No obstante, no podemos dar un fallo condenatorio en su contra por no haber realizado ninguna acusación por parte del Ministerio Público”, reiteró la presidenta del Tribunal de Sentencia.  Los jueces también analizaron cada uno de los delitos de encubrimiento, abuso y violación de los deberes de los funcionarios para concluir que los imputados no incurrieron en esos ilícitos.
La Fiscalía anunció que analizará si promueve el recurso de casación.   El padre de la víctima lucía adolorido e indignado con la decisión judicial. Por su parte, Sierra llegó con un uniforme de gala militar la mañana de ayer para escuchar la sentencia, después se colocó un atuendo civil para ir al banquillo y luego escuchó junto a sus ex subalternos el fallo en el que le dijeron que comandó una tropa homicida, pero que queda en libertad porque la Fiscalía no lo acusó.

, , , , , ,

Deja un comentario

Honduras: Sargento implicado en homicidio de Ebed Jassiel Yánez pide perdón // Declaran culpable a militar por muerte de joven en Villa Vieja; dos fueron absueltos

martes, 20 de enero de 2015

  Escrito por Wendy Funes | Enero 20 del 2015

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- 
 Unos minutos después de escuchar las conclusiones de la acusación en su contra con la mirada fija en el fiscal de derechos humanos; la aparente serenidad que el subteniente Josué Antonio Sierra mantuvo durante todo el juicio pareció esfumarse cuando le pidió perdón al señor Wilfredo Yánez,  padre del adolescente Ebed Jassiel Yánez.
“Yo tenía en ese entonces sólo cuatro meses de haber egresado de la academia militar, de mi entrenamiento, sin adiestramiento policial, a nosotros nos entrenan para la guerra”, empezó diciendo el sub teniente, en referencia a la tropa que comandó ese 27 de mayo de 2012, en el marco de la Operación Relámpago y que acabó con la vida del adolescente de 15 años.
 Sus palabras rompieron la monotonía del juicio oral y público. Él militar -enjuiciado por encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios- habló en el momento que el Tribunal de Sentencia de la Sala Cinco le dio oportunidad a los imputados de hacer una última petición antes de dictar el veredicto definitivo del caso, que se conocerá este 20 de enero de 2015, a partir de las 9:30 de la mañana.
Motocicleta de Wilfredo Yánez, padre del adolescente Ebed Jassiel Yánez,
utilizada el día de su asesinato.

“Usted nos dijo en la audiencia inicial: no los culpo, no los condeno, ustedes son víctimas del sistema”, recordó el subteniente que les expresó el padre de la víctima, hace unos años en el juzgado de letras.

“Estuve cuatro años preparándome en el Alma Mater, yo iba con ímpetu de hacer las cosas bien, de la mejor manera, me educaron en la trilogía del Honor, Lealtad y Sacrificio (Lema de las Fuerza Armadas). Ese día no hubo nada premeditado. No le voy a revivir a su hijo, pero le pido perdón y quiero dejar manifestado que en ningún momento hubo mala intención, lamentablemente recibimos órdenes arbitrarias”, expresó el acusado.
Sierra indicó que aun siendo militares participaron en ese operativo por órdenes de la presidencia de la República.  Su defensor, Jacobo Salandía, concluyó ante el Tribunal de Sentencia que Sierra reportó a sus superiores lo que pasó ese día y obedeció las órdenes de la cadena de mando de las Fuerzas Armadas.
En el juicio oral y público, evacuado del 15 al 20 de enero, la Fiscalía trató de probar que Sierra levantó los casquillos de la escena para encubrir el crimen, reportó el hallazgo a sus superiores que también encubrieron el ilícito.
Informes falsos de las FF. AA
La distorsión llegó a tal punto que “se presentó un informe del Alferes de Fragata José Emiliano Novoa que dice que pasó el ofendido a bordo de una motocicleta y se hicieron disparos sin ocasionar daño, pero se dice que Sierra le informó de una muerte, con esto se demuestra la falsedad del testigo el coronel Juan Rubén Girón”, planteó la Fiscalía ante el Tribunal de Sentencia, en la etapa de Conclusiones, evacuada este 19 de enero.
“En relación con el oficio del 7 de junio de 2012 la Secretaría del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas envió un oficio al fiscal de Derechos Humanos, German Enamorado, en ese oficio se da cuenta de las armas asignadas a los imputados…lo cual es falso porque en la inspección del libro, el 1 de mayo de 2012, se describen cuáles son las armas asignadas a los imputados, por eso se decomisan primero unas armas y después otras, su señoría”, planteó el fiscal.
Junto a Sierra, están acusados por este mismo crimen el sargento, Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, por los delitos de homicidio y abuso de Autoridad y el cabo, Felipe de Jesús Rodríguez, por encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios.
Rodríguez Martínez dijo al tribunal: “sólo quiero decirles que soy inocente”, el otro coimputado no quiso hablar.
“Miembros de Fuerzas Armadas…nuestros asesinos”
Antes de los imputados, los jueces le dieron oportunidad a la víctima, don Wilfredo Yánez, “si no mal recuerdo en noviembre de 2011, a iniciativa del presidente de la República se aprobó una ley de emergencia porque nuestro país está viviendo inseguridad y salen los militares para proteger al pueblo. Miembros de Fuerzas Armadas, pagados para protegernos se convirtieron en nuestros asesinos”.
“Cómo es posible que le hayan disparado por la espalda…era una persona que no había desarrollado ni el cerebro, era un niño”, lamentó el padre sobre la muerte de su hijo.
“Hoy ustedes tienen la hermosa oportunidad de poner un hasta aquí, ¡ya basta!, conforme a ley y responsabilizar a cada una de las personas que asesinaron a mi hijo. ¿Sabe por qué? Porque mañana pueden ser ustedes, hoy somos nosotros”, solicitó Yánez a los tres jueces de sentencia.
La evacuación de las pruebas testificales y periciales de ambas partes concluyó este 19 de enero a eso de las 5:10 de la tarde y el tribunal citó para la mañana del 20 de enero a fin de leer la sentencia en la que se conocerá si condenan o absuelven a los enjuiciados.
Este crimen ocurrió cerca de la posta policial de la colonia Villa Vieja, en la salida hacia la ciudad de Danlí, situada al oriente del territorio, instantes después que el joven evadiera un retén policial, en la colonia Los Pinos, porque –por travesura juvenil- sacó la motocicleta sin permiso de sus padres.
Siete militares a bordo de un carro tipo paila, marca Ford, lo siguieron mientras le disparaban con sus fusiles Prieto Beretta.  El muchacho escapaba con miedo y la muerte le llegó por la espalda de manos de los militares que salieron para apoyar a la policía en labores de seguridad.
 http://conexihon.hn/site/noticia/derechos-humanos/derechos-humanos-ni%C3%B1ez-y-juventud/sargento-implicado-en-homicidio-de-ebed
             *********************************
 Declaran culpable a militar por muerte de joven en Villa Vieja; dos fueron absueltos
Autor del artículo: Proceso Digital / Martes, 20 Enero 2015 – 10:18
Tegucigalpa – El Tribunal de Sentencia de la Sala Quinta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), resolvió declarar culpables a uno de los tres militares acusados por la muerte del joven Ebed Yasiel Yanes Cáceres (15), hecho ocurrido en la colonia Villa Vieja en mayo de 2012.
Eleazar Abimael Rodríguez, quien se desempeñaba como cabo del Ejército de las Fuerzas Armadas, fue declarado culpable del delito de homicidio y absuelto por el delito de abuso de autoridad.
Mientras que José Antonio Sierra, actualmente subteniente, así como el soldado Jesús Rodríguez, ambos fueron absueltos.
A finales de mayo de 2012, soldados del Ejército que realizaban un retén en el sector de la Villa Vieja, salida al oriente de la capital, asesinaron al joven Yanes Cáceres  porque éste no hizo parada.
En relación a la resolución dictada por las autoridades judiciales, el padre del joven asesinado, Wilfredo Yanes, dijo estar parcialmente complacido con la sentencia.
“Yo pensé que este caso iba a ser diferente y que íbamos a alcanzar justicia, pero no pudimos ser la excepción y formamos parte de una estadística más de los crímenes que ocurren en nuestro país”, lamentó.

, , , , ,

Deja un comentario

CSJ absuelve a militares coparticipes del homicidio del menor Ebed Jassiel

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

Pese a que se dictó sentencia condenatoria por homicidio contra el sargento Eleazar Abimael Rodríguez, y se comprobó que el oficial Josué Antonio Sierra y el cabo Felipe de Jesús Rodríguez, también dispararon contra Ebed Jassiel Cáceres Yánez, tras evadir un retén militar en mayo del 2012, por lo tanto son coparticipes del hecho, fueron absueltos de los cargos que les imputó el Ministerio Público, MP, dejando en libertad a estos últimos.

El veredicto emitido en el cuarto día del Juicio Oral y Público contra los tres militares que provocaron la muerte del menor de 15 años, dice que Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, Felipe de Jesús Rodríguez y Josué Antonio Sierra, son inocentes de los delitos de Encubrimiento, Abuso de Autoridad y Violación a los Deberes de los Funcionarios en perjuicio de la Administración Pública, pues estaban implicados en un hecho que ellos mismos no se podían culpar.

Sólo se condenó el delito de homicidio, y recayó únicamente contra Rodríguez Martínez (quien guarda prisión desde junio de 2012), porque la Fiscalía de Derechos Humanos no acusó a los otros dos de homicidio, únicamente al militar cuya arma dio positiva con los casquillos de bala encontrados en la escena del crimen.

Según el tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados, Julissa Aguilar y Mario Díaz como cuarto juez, no se pudieron comprobar esos delitos, excepto el de homicidio, pero sólo al sargento Abimael Rodríguez se le acusaba por esa causa, dejándolo también absuelto del delito de abuso de autoridad.

Era ilógico que ellos mismos se auto incriminaran y culparan, por lo que querían ocultar los hechos, refiriéndose el Tribunal a las acusaciones de las que serían absueltos, en la Sala Quinta de Juicios Orales y Públicos de la Corte Suprema de Justicia.

Se comprobó que hubo homicidio, la muerte real de Ebed Jassiel Yánez Cáceres, quien aproximadamente pasó en una motocicleta color rojo, a la una de la mañana del 27 de mayo del 2012, evadiendo una señal de parada que le hicieron miembros del ejército, ante los cual  una patrulla militar dirigida por el sub teniente Josué Sierra, empezó a perseguir la motocicleta donde iba el joven, pero este no se detuvo, ante los cual los señores Josué Antonio Sierra, Felipe de Jesús Rodríguez Hernández y Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, dispararon sus armas de fuego en dirección a la motocicleta que conducía Ebed Jassiel, provocándole la muerte una contusión de tallo cerebral, dice parte de la sentencia.

Oficial Josué Antonio Sierra

El fallo que absuelve a militares imputados en muerte de Ebed

Este Tribunal de Sentencia por unanimidad de votos falla, que debemos condenar y condenamos al señor Eleazar Abimael Rodríguez Martínez como autor penalmente responsable del delito de homicidio en perjuicio de Ebed Jassiel Yánez Cáceres y lo debemos absolver por el delito de Abuso de autoridad en perjuicio de la Administración Pública, por el cual es acusado.

Así mismos debemos absolver y absolvemos a los señores Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús Rodríguez, por el delito de Encubrimiento, Abuso de Autoridad y Violación a los Deberes de los Funcionarios en perjuicio de la Administración Pública, por los cuales fueron acusados.

En virtud del fallo condenatorio emitido contra el señor Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, procedo a ordenar continúe cumpliendo la medida cautelar de prisión preventiva, por otra parte se revocan las medidas cautelares impuestas a los señores Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús Rodríguez Hernández, por el fallo absolutorio emitido a ellos.

Para individualización de la pena se convoca a las partes para el 6 de febrero del 2015, es esa misma sala.

Cabe mencionar que la parte acusadora, representada por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, al inicio del proceso solicitó que se les acusara también de homicidio a los otros dos imputados, la petición fue denegada, explicó Karol Cárdenas del Área de Acceso a la Justicia de la organización defensora de derechos humanos que coordina Bertha Oliva.

MP mintió al no corregir el error de acusar por homicidio a los tres militares

Wilfredo Yánez, papá de Ebed Jassiel, abrigaba la esperanza de que en este caso la situación fuera diferente, y que realmente se iba alcanzar justicia, “pero no pudimos ser la excepción y formamos parte de una estadística más de los casos de impunidad que se dan en nuestro país”.

Lamentó que los imputados fueran absueltos de los delitos de encubrimiento, abuso de autoridad y falta a los deberes de los funcionarios, y que únicamente se haya confirmado el homicidio, pues no lo podían ocultar porque hay una persona que murió.

“Lamentablemente continuamos viviendo en un país donde los diferentes órganos de justicia de una u otra manera se coluden para que el pueblo siga viviendo estas dificultades”, agregó Yánez, quien fue a testificar en el Juicio, manifestando que su interés es que se haga justicia.

Dijo que hay un malestar con el fiscal del MP, German Reyes, quien inició con los requerimientos, y solo incluyó a Eleazar Abimael Rodríguez por homicidio, cuando debió ser contra los otros imputados y supuestamente había tiempo de hacerlo.

Al padre del menor, eso lo  motivó a reunirse en determinado momento con el entonces fiscal Luis Rubí, para reclamarle porque sus sub alternos no habían acusado de homicidio a esos dos militares (Josué Sierra y Felipe Rodríguez) y él prometió corregir esa situación.

Relató a medios de comunicación que, me reuní con el director de fiscales en su momento cuando la interventora estuvo en el MP, con (Roberto) Ramírez Aldana, él fue efímero pero también me prometió corregir el hecho de que no se había acusado a estos dos militares por homicidio en su grado de tentativa.

Me reuní con (Rolando Edgardo Argueta Pérez) Argueta con el actual Director de Fiscales, y también me prometió corregir esa situación, porque estaban de acuerdo que el MP falló al momento de presentar esos requerimientos y no acusó del delito de homicidio a esas dos personas.

También me reuní con el Fiscal General y el Adjunto (Óscar Fernando Chinchilla y Rigoberto Cuéllar), y les notifiqué de todas las promesas que todos los anteriores me habían hecho. A última hora me prometieron que al inicio del juicio se iban a pedir las ampliaciones de las acusaciones y tampoco fue hecho esto a raíz que tanto el fiscal que estaba terminando con el caso como la fiscal especial de DDHH no están de acuerdo que eso pueda suceder.

Yo le dije al fiscal (Luis Fernando Padilla) que esas personas siempre tuvieron responsabilidad en el delito de homicidio en su grado de tentativa, porque ellas dispararon en el mismo momento de la persona que disparó la persona que mató, y dispararon con el mismo objetivo, y no es posible que tres personas disparen contra otra persona, uno de ellos lo mate, y los otros dos porque no mataron no tenga responsabilidad.

“Una vez más el MP, empezando por don Luis Rubí, que en paz descanse como fiscal, todavía estamos cosechando frutos de la mala administración que hizo, y los que le siguen parece que son del mismo corte”, declaró el padre del menor asesinado por militares en mayo del 2012.

“Es difícil entrar a hablar con esas personas, gracias a Dios, yo lo he podido conseguir pero en nada ha servido, me mintieron son unos mentirosos, unos irresponsables y están ahí sólo para hacer cosas que le sirvan a su partido político a su persona, pero no al pueblo hondureño”, declaró Yánez.

Además son Wilfredo Yánez, emitido el veredicto, solicito una cita con la Fiscal Especial de Derechos Humanos, Soraya Morales Romero, y con los dos fiscales que llevaron el caso, el que presentó los requerimientos y el que terminó con el juicio (Reyes y Padilla). Ella me aseguró que no se podía ampliar las acusaciones y yo le insistí que sí, tanto los directores de fiscales como los fiscales espaciales me habían dicho que sí se podía.

También dijo que él no confío en ningún hombre, solo confía en Dios, y que este es un hecho más de impunidad en el país.

“Planchón” del MP y la CSJ

Agregó que el veredicto que absuelve a los militares que participaron en el asesinato de su hijo, no sólo es un planchón del MP, sino de la terna de jueces (Lesly Gallardo, Yessica Granados, Julissa Aguilar y Mario Díaz como cuarto juez), podemos darnos cuenta y fuimos testigos de todas las pruebas que se presentaron a los largo del juicio, prácticamente no habían pruebas para la defensa, sin embargo surgieron las mentiras y conjeturas que se formaron al momento de presentar pruebas la defensa.

“Recuerden que son militares y meter preso a militares en este país va ser difícil, porque meter militares es meter a los que gobiernan a nuestro país”, aseveró Yánez.

También envió el siguiente mensaje “Yo le digo a los que nos gobiernan, y no lo vayan a mal interpretar, conocí una frase que decía mi abuela y a mis 60 años de vida ese dicho se cumple ‘no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista’, el pueblo se va a cansar y los primeros que van a salir corriendo de aquí, van a ser ellos”.

El grado de impunidad en que vivimos en nuestro país sigue siendo igual o peor. Lo que no podamos alcanzar acá –en tema- de justicia, porque no buscamos venganza, lo vamos a buscar a nivel internacional y lamento que nuestro país tenga que sonar una vez más por violación a los DDHH. Y lamento, agregó,  que los castigos cuando son condenados por denuncias hechas por el pueblo, sea el Estado el afectado y no los imputados, son militares activos concluyó Wilfredo Yánez, apdre de Ebed Jassiel.

Por su parte la madre de Ebed, Berlín Cáceres, manifestó su insatisfacción porque los tres acusados llevaban la misma actitud, ellos dispararon y por ende iban a matar al menor, “si me parece totalmente injusto el fallo que se da, porque dos han sido declarados inocentes,  cuando ellos dispararon, desde el inicio del proceso ha habido otras situaciones de impunidad, y ahora cuando dejan al oficial que iba a cargo de la patrulla que disparó como inocente” refiriéndose a Josué Antonio Sierra.

MP analizará fallo para ver si interpone Casación

Mientras que Luis Fernando Padilla, Fiscal de DDHH, dijo que el Tribunal ha manifestado que los dos militares, declarados inocentes, han realizado idénticas circunstancias que Abimael, sin embargo el Ministerio Público no acusó a las otras dos personas porque en la escena del crimen solo salió positivo uno de los casquillos (que coincide con el arma de Eleazar Abimael Rodríguez).

Además agregó que “No estamos conformes, pero respetamos el fallo del Tribunal de Sentencia puesto que es a ellos que les corresponde juzgar y ejecutar los juzgados y nosotros debemos apegarnos a respetarlos, y si no los compartimos pues vamos a ver si interponemos  recurso de Casación”.

Padilla dijo “que la inconformidad es por la absolución de los otros tres delitos, puesto que a juicio del MP si se concurrían en ellos, y si el Tribunal no ha considerado a bien los elementos que tomó en cuenta, igual lo respetamos”.

Este tipo de hechos, donde la impunidad se instala al momento de impartir justicia, ha sido un camino tortuoso para las víctimas y defensores de derechos humanos, contribuyendo para exonerar a los violadores de derechos humanos, quienes con sus rangos, insignias o uniformes pretenden exhibir su poderío e imponer un poco de terror.

Esta mañana el oficial Josué Sierra, llegó a los Tribunales de Justicia vestido con uniforme de gala de los que se utiliza en eventos especiales, para escuchar el veredicto de los jueces, una vez concluido el juicio oral y público, pero antes de iniciar la audiencia, apareció vestido de civil, como en las audiencias anteriores.

Sierra era el responsable de la patrulla que persiguió a Ebed, desde el desvío de la colonia Los Pinos hasta Villa Vieja, salida a oriente, junto con Felipe y Eleazar disparó contra el menor, se fueron de la escena del crimen, y luego volvieron a recoger los casquillos para borrar evidencias, además los tiró en la carretera incisión del anillo periférico y boulevard Fuerzas Armadas,  y ordenó a los demás miembros de la patrulla, que eran siete en total, no hablar del tema.

El oficial Sierra en el tercer día de juico, manifestó su perdón a los padres y hermana de Ebed, diciendo que eso no le haría revivir a su hijo, pero que ellos también son víctimas del sistema, porque no están preparados para operaciones policiales, sino que tiene entrenamiento para la guerra, que ellos andaban cumpliendo órdenes, apenas cuatro meses de haber egresado de la academia militar, y que no hubo ninguna mal intención de parte de él y su tropa, sin embargo la motocicleta que conducía el menor, presenta orificios de bala en la parte trasera, y en ningún momento se manifestó que Ebed anduviera armado o que los atacaba.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3384:csj-absuelve-a-militares-coparticipes-del-homicidio-del-menor-ebed-jassiel&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, , , , , ,

Deja un comentario

Honduras: Con uniforme de gala escuchará veredicto oficial implicado en muerte de joven de 15 años

martes, 20 de enero de 2015

Tegucigalpa.

Josué Sierra, el oficial que estuvo a cargo de la patrulla militar y quien dio la orden de disparar contra el menor de 15 años Ebed Jassiel Yanes Cáceres, llegó hoy al Tribunal de Juicios Orales y Públicos de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), vestido con uniforme de gala de los que se utiliza en eventos especiales, para escuchar el veredicto de los jueces, una vez concluido el juicio oral y público.
Ebed Jassiel fue asesinado por elementos militares a bordo de una patrulla, en la madrugada del 27 de mayo del 2012, tras evadir un retén militar en la salida al oriente del país.
Sierra llegó con su uniforme militar al juicio donde siempre asistió vestido de civil, pero hoy, que se dictará sentencia, se exhibió con su uniforme de gala como para tratar de intimidar a los jueces y a los familiares de la víctima, que han estado presentes en todo el proceso.
La acción podría tratarse de una técnica psicológica de intimidación hacia las víctimas, fiscales, y la parte acusadora que estaba a cargo del Ministerio Público y el COFADEH.
En el transcurso del día se conocerá el veredicto contra Abimael Rodríguez, Felipe Rodríguez y Josué Sierra, acusados por el asesinato del menor Ebed Jassiel.

, , , , , , ,

Deja un comentario

Militares implicados en muerte de menor, sólo debían disparar si su vida corría riesgo

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

No disparé porque hay una regla “no disparar mientras nuestra vida no está en peligro” declaró uno de los testigos protegidos que relató los hechos sucedidos cuando una patrulla militar con siete efectivos a bordo, persiguió a Ebed Jassiel Yánez Cáceres, la madrugada del 27 de mayo del 2012, y le quitaron  la vida al menor de 15 años de edad.

El Juicio que se desarrolla en la Sala Quinta de la Sala de Juicios Orales de la Corte Suprema de Justicia, contra el sargento Eleazar Abimael Rodríguez,  el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra (oficial a cargo de la patrulla), por el asesinato de Ebed Jassiel, continuó ayer, en su segundo día, evacuando pruebas y escuchando algunos testigos que de alguna manera se relacionaron con los hechos.

Uno de los testigos protegidos, reafirmó las declaraciones escuchadas el primer día del juicio, en el que se expresa que eran siete los agentes militares a bordo de la patrulla que dieron persecución a una persona que se conducía en una motocicleta y desatendió la señal de parada, en un retén a la altura del desvió a la colonia Los Pinos, salida a oriente.

Asimismo que el oficial a cargo les dijo que lo siguieran, y antes de llegar a la posta policial de la colonia Villa Vieja le dispararon, el oficial a cargo se acercó para ver si el motociclista estaba vivo o muerto, estuvieron poco tiempo allí, y también declaró que quienes dispararon sus armas fueron Josué Sierra, Felipe Rodríguez y Eleazar Abimael Rodríguez, los primeros gozan de medidas sustitutivas a la prisión acusados de abuso de Autoridad, falta a los deberes de los funcionarios y encubrimiento; y el último guarda prisión preventiva, pues se le acusa de homicidio y abuso de autoridad porque su arma coincide con los casquillos de bala encontrados en la escena de crimen, por algunos testigos, pese a que minutos después del homicidio, la patrulla volvió a recoger las evidencias que los podría implicar, y que después iban tirando los casquillos por el redondel de la salida a Danlí, según las declaraciones.

“Eran bastantes, no recuerdo la cantidad de casquillos” declaró uno de los testigos, haciendo referencia a los disparos hechos a Ebed Jassiel, pero que el oficial a cargo les dijo que guardaran silencio, pues él ya había reportado lo sucedido.

También relató que el 4 de junio del 2012, el coronel Fúnez, llegó y les dijo que él andaba unas armas, que dejaran las de ellos y que agarrarán las otras, “y que si nos preguntaban dijéramos que no andábamos allí”. Mencionó que las personas que dispararon fueron tres, uno iba en la cabina y los otros dos en la paila del vehículo.

Uno de las declaraciones expuestas en este juicio es la del coronel Juan Rubén Girón Reyes, quien era encargado del personal contratado para la operación “Libertad” que tenía como zona las colonias del oriente de Tegucigalpa, entre ellas la Kennedy, Villa Nueva y Los Pinos.

Y fue a él que se reputaban los incidentes durante los operativos realizados, por lo que a él el oficial Josué Sierra, le reportó vía teléfono celular que un motorizado había rebasado un retén militar, que había habido disparos y que posiblemente había un muerto. Y éste a su vez le informó el incidente a su eslabón superior el coronel Aurelio Archaga Paz, y este a su superior, supongo que informó, porque hay que seguir procedimientos, declaró el testigo presentado por la defensa.

Cabe mencionar que el coronel Girón Reyes, declaró que su deber sólo era informar a su escalón superior, y no es investigar si había un muerto, quién había disparado o verificar la escena de muerte.

Y manifestó que tienen reglas que describen que acciones realizar según el momento, y que los disparos sólo se realizan cuando su vida o la de sus compañeros estén amenazadas. Por lo que sería en caso extremo.

El 10 de abril de 2013 la Fiscalía Especial de Derechos Humanos presentó ante el Juzgado de Letras de lo Penal Seccional Judicial de Tegucigalpa requerimiento fiscal contra varios oficiales de alto rango de las Fuerzas Armadas por suponerlos responsables del delito de encubrimiento y violación de los deberes de los funcionarios.

Entre ellos el teniente Coronel Juan Rubén Girón Reyes, Subcomandante del X Batallón de Infantería con sede en Marcala, La Paz, nombramiento que se hizo efectivo el 1 de febrero 2013, el Alférez de Fragata José Emiliano Novoa Fúnez, el asesor legal de la Auditoría Jurídico Militar de las Fuerzas Armadas, Juan José Flores Álvarez y el Contralmirante y Auditor Jurídico de las Fuerzas Armadas, Ramón Cristóbal Romero Burgos.

También el Coronel Raynel Enrique Fúnez Ponce, comandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales localizado en la Venta, Francisco Morazán y nombrado el 1 de febrero de 2013 como comandante del Comando de Operaciones Especiales (COES), el coronel de artillería Jesús Alberto Mármol Yánez, quien durante los meses de mayo y junio de 2012 fungió como comandante del Comando de Operaciones Especiales (COES) y comandante de la Operación Relámpago, y tuvo bajo su mando de febrero a julio de 2012 a 300 efectivos militares, destacados en los silos del Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) y en el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) de la capital. El 1 de febrero de 2013 fue nombrado Jefe del Departamento de Recursos Humanos (E-1).

Asimismo la Fiscalía presentó requerimiento fiscal contra otros oficiales por el delito de encubrimiento y abuso de autoridad. Los imputados son: El Teniente Coronel Mariano Mendoza Maradiaga, quien se desempeñó como subcomandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales y nombrado comandante del XVI Batallón de Infantería el 21 de enero de 2013.

Con las declaraciones en el segundo día de este juicio, se han reafirmado las versiones de los testigos protegidos anteriores, sobre la participación de los tres imputados por la muerte del menor Ebed Jassiel Yánez Cáceres en la madrugada del 27 de mayo del 2012, tras evadir un retén militar en la salida a Danlí.

Asimismo, se evacuaron pruebas como informes hechos por peritos del Ministerio Público, en la escena del crimen, la autopsia que establece la causa de muerte es una contusión de tallo cerebral y el médico forense lo cataloga como un homicidio, además la recolección de evidencias y decomiso de armas de reglamento utilizadas esa noche durante el operativo.

El lunes 20 será el tercer día de este juicio a cargo del Tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados, Julissa Aguilar y Mario Díaz como cuarto juez. El Ministerio Público, a través del Fiscal de Derechos Humanos Luis Fernando Padilla, y los defensores Jacobo Salandía y José Tiburcio Amador, aportarán y evacuarán sus pruebas testificales, documentales y periciales.

La familia de Ebed Jassiel ha permanecido atenta a cada uno de los detalles del juicio, Wilfredo Yánez, padre del menor ya dio su testimonio y manifestó que sólo ha llegado hasta este punto en búsqueda de justicia por la muerte de su hijo, cuya representación legal la lleva el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, que tiene 32 años reconstruyendo la memoria histórica y rompiendo el silencio.

, , , , ,

Deja un comentario

Altos mandos de FF. AA. encubrieron homicidio de menor

Escrito por Wendy Funes | Enero 17 del 2015

Versión para impresión Versión PDF

• La Fiscalía propuso un nuevo testigo protegido en la primera parte del debate oral, conocida como incidentes y nulidades; la defensa alegó que debió presentarlo en la Audiencia de Proposición de Pruebas.
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  En el interior de las Fuerzas Armadas, altos mandos militares habrían realizado una serie de maniobras para encubrir el homicidio del adolescente, Ebed Jassiel Yánez Cáceres, ocurrido el 27 de mayo de 2012, en la colonia Villa Vieja, al oriente de la capital.
Ese hallazgo se desprende de las primeras evidencias testificales y periciales del Juicio Oral y Público de los militares imputados, el sargento, Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, por los delitos de homicidio y abuso de Autoridad; el subteniente, Josué Antonio Sierra y el cabo, Felipe de Jesús Rodríguez, por encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios.
El incidente ocurrió cerca de la posta policial, en la salida hacia la ciudad de Danlí, situada al oriente del territorio, instantes después que el joven evadiera un retén policial, en la colonia Los Pinos, porque –por travesura juvenil- sacó la motocicleta sin permiso de sus padres.
Siete militares a bordo de un carro tipo paila, marca Ford, lo siguieron mientras le disparaban con sus fusiles Prieto Beretta. El muchacho escapaba con miedo, según investigaciones de la Fiscalía Especial de Derechos Humanos.
Una bala militar, una bala homicida…
La bala homicida fue una sola. Entró por el lado derecho de la espalda del pequeño cuerpo del adolescente, hizo un orificio de entrada, de abajo hacia arriba, de atrás hacia adelante.  Una vez dentro del organismo, la fuerza del proyectil militar llegó hasta la mandíbula, ahí se fragmentó y ocasionó otra herida que provocó un trauma encéfalo craneal. La víctima falleció por una hemorragia cerebral interna. El balazo fue hecho de larga distancia, según los dictámenes de autopsia y balísticos, presentados en juicio.
Además, el joven sufrió lesiones en la parte izquierda de su cuerpo, el perito forense cree que eso ocurrió cuando su cuerpo cayó al suelo.  Durante la autopsia, en el cuerpo se encontró un proyectil fragmentado. El consultor técnico de la defensa concluyó que si no estaban todos los componentes del proyectil fue porque el núcleo de la munición quedó fuera ya que los militares dispararon al suelo.
Por su parte, el perito forense refutó este argumento porque explicó que el núcleo también pudo fragmentarse cuando el proyectil entró al cuerpo.  El 12 de junio de 2012, la Unidad de Investigación de Muerte de Menores le decomisó al teniente Rodríguez Martínez  el fusil Prieto Beretta, con serie  A07384G, con su cargador.
Con una pericia forense se detectó que esta arma fue usada para disparar la noche que mataron al adolescente.  La defensa trató de desvirtuar el procedimiento de decomiso del que implica al encausado. Sin embargo, en el tribunal están los libros de novedades militares que hacen constar a quién se le había asignado cada fúsil, según el argumento fiscal.
Testigos protegidos
Ya pasaron dos años desde la madrugada que las explosiones de los fusiles militares aterraron a los vecinos de la colonia Villa Vieja y desde que el padre de la víctima, Wilfredo Yánez, adolorido por la pérdida visitó a cada uno de los vecinos para preguntarles ¿qué pasé esa noche? Casi todos le respondieron que no vieron nada.
Algunos testigos desafiaron el miedo y esta tarde del 15 de enero, con clima un poco frío en la ciudad, el Testigo Protegido A1 fue llevado en un confesionario, con vidrio negro a los lados. Los alguaciles judiciales lo introdujeron a la sala, el tribunal verificó sus datos personales y leyeron las advertencias legales del falso testimonio.
El primero en la fila del público, era el padre de la víctima, Wilfredo Yánez; al otro lado de la baranda, en el banquillo, en el extremo derecho de la sala, en el mismo instante que introducían al testigo protegido, el sargento lucía pensativo; Sierra más tranquilo, impasible; mientras el cabo Rodríguez tenía los brazos cruzados.
Aterrador relato
Desde su lugar, el padre del adolescente escuchó el relato con voz distorsionada del Testigo A1:  “ Nosotros estuvimos asignados, en el año 2012, estuvimos aproximadamente un mes y el 26 de mayo, salimos a hacer un operativo a las 18 horas, nos trasladamos a la colonia Ulloa hasta las 12 de la medianoche; después se recibió la llamada de que un motociclista disparó contra militares en un retén en la Honduras (una colonia al oriente de la capital). De ahí, nos trasladaron a un operativo en la salida hacia Danlí (en la colonia Los Pinos)”.
“Cinco minutos después pasó un motociclista y le hicieron parada y no se paró y al ver que los soldados no se paraban, le dimos seguimiento. Antes de llegar a la posta policial, le dispararon, el motociclista se desvió a un callejón y a unos 25 metros cayó”.
Frialdad homicida y encubrimiento
El testigo dio los nombres de los imputados y respondió a la Fiscalía que después el oficial al mando, el subteniente Sierra les dijo que fueran a ver. “El oficial fue a ver si estaba vivo o muerto, le puso la boca del fusil en el cuerpo y le dio vuelta al cadáver”, “dijo que nos fuéramos. Y a medio kilómetro, el carro dio vuelta y vimos (desde la paila del automóvil) que el carro estaba de regreso. El oficial dijo que todos debíamos recoger los casquillos”.
Según el testigo, después de haber retornado a la escena a recoger evidencia se regresaron al retén en la colonia Los Pinos, el subteniente Sierra se bajó y se fue a hablar con el encargado, el coronel Girón y el subteniente coronel Novoa. “Permanecimos como 10 minutos y se acercó el oficial encargado, nos dijo que nos íbamos a dormir. El subteniente Sierra iba botando casquillos por el redondel de Villas del Sol. Estuvimos en base y dijo él que había reportado lo sucedido, el encargado dijo que guardáramos silencio porque ya había reportado”.
Un informe del 30 de mayo de 2012, realizado por el coronel José Emiliano Novoa Fúnez, uno de los jefes de la Operación Relámpago confirma que el primero entregó al coronel Óscar René Flores, Jefe de Logística, un informe que establece que el ahora occiso pasó en una motocicleta, a la 1:45 de la mañana, por el retén de la salida hacia el municipio de Danlí, “a quien le hicieron disparos y que los disparos los hicieron al suelo (folio 212 del expediente judicial)”.
¿Por qué no disparó usted?, le preguntó uno de los defensores; el testigo respondió que  respetó el reglamento de las Fuerzas Armadas que establece disparar sólo si corre riesgo la vida del soldado.
 “Una semana después, el 4 de junio, el comandante, coronel Fúnez, llegó y dijo que andaba unas armas y que dejáramos las que andábamos y que si sucedía algo, que en declaración dijéramos que las habíamos andado (el día del crimen)”.
Otro Testigo Protegido Derechos Humanos, “depondrá que observó a los imputados en compañía de otros que retrocedieron y se tiraron de una paila (del carro) a recoger casquillos” en la escena del crimen, dijo la Fiscalía. Por ahora, la Fiscalía impugnó una resolución judicial de la sala que declaró sin lugar la admisión de este medio de prueba.
El juicio está programado para cuatro días hábiles, inició el jueves 15 de enero y, según la planificación, terminaría el 20 de enero.  Este 15 y 16 de enero fueron las primeras dos audiencias de evacuación de pruebas del debate oral y público, celebrado en el Tribunal de Sentencia de la Sala Cinco.  El Tribunal de Sentencia evacuó la declaración del Testigo A2, Testigo A3, Testigo A4, los testigos de la defensa y las pericias y opiniones técnicas de ambas partes. Una vez evacuada toda la prueba, los jueces dictarán sentencia. La defensa por su parte, propuso evidencias como que los militares no recibieron adiestramiento adecuado para estar en este operativo.
El defensor, Jacobo Salandía, denunció además que en otro caso de encubrimiento que implica a policías de la estación del barrio La Granja en un homicidio, la Fiscalía decretó el cierre administrativo del caso. Eso demuestra un trato inequitativo, de acuerdo con Salandía.  Los militares cuyo sueldo no llega a dos salarios mínimos, además de un equipo de dos defensores privados, tienen consultores técnicos, especialistas en criminalística y balística.
El defensor, José Amador, propuso como nuevo testigo a un perito de la Fiscalía del Ministerio Público para que establezca con quiénes hablaron los militares, esa noche, por teléfono celular.La Fiscalía de Derechos Humanos y una acusadora privada del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras (Cofadeh) integran la parte acusadora del juicio.

, , , , ,

Deja un comentario

Inicia juicio oral y público contra militares implicados en muerte del menor Ebed Jassiel

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

“Estoy aquí para que se haga justicia por la muerte de mi hijo y denunciar las violaciones a los derechos humanos”, declaró hoy Wilfredo Yánez, padre del menor Ebed Jassiel, quien murió a manos de efectivos militares en un retén del Operativo Relámpago, en la salida a Danlí en Tegucigalpa, en mayo del 2012.

Después de posponerla dos veces, ya la tercera es la vencida, dijo Yánez, al manifestar satisfacción porque ha iniciado en la Sala Quinta de la Sala de Juicios Orales de la Corte Suprema de Justicia, el juicio contra el sargento Eleazar Abimael Rodríguez, quien está con cárcel preventiva, el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra, estos últimos con medidas preventivas, por el asesinato de Ebed Jassiel, un menor de 15 años, que viajaba en una motocicleta de su papá, en la madrugada del domingo 27 de mayo del 2012, en la colonia Villa Vieja, ya cerca de su vivienda.

Don Wilfredo, manifestó que “no he perdido el objetivo que es alcanzar justicia, no buscamos venganza, sólo que se aplique la ley a cada una de las personas implicadas en la muerte de mi hijo, conforme a la responsabilidad en que incurrió cada uno de ellos”.

Al  sargento Eleazar Abimael Rodríguez, con prisión preventiva, según consta en el expediente Judicial 1311-2012, se le acusa de homicidio y abuso de autoridad, porque el arma que estaba asignada a él, coincide con los revestimientos de bala que encontraron en la escena del crimen, aunque según testigos, la patrulla, después de disparar se retiró y a los minutos volvió, los agentes recogieron las evidencias, “pero como no hay crimen perfecto” dijo Yánez, quedaron dos casquillos de bala.

Los otros imputados, están con medidas sustitutivas, el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra, Teniente de Artillería, ambos fueron acusados de abuso de Autoridad, falta a los deberes de los funcionarios y encubrimiento, aunque la parte acusadora, representada por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, al inicio del proceso solicitó que se les acusara también de homicidio, la petición fue denegada, explicó Karol Cárdenas del Área de Acceso a la Justicia de la organización defensora de derechos humanos que coordina Bertha Oliva. Cabe mencionar que los imputados pertenecen al Primer Batallón de Fuerzas Especiales.

Don Wilfredo manifestó que “es doloroso enfrentar este juicio, pero estamos abriendo la brecha en este país para enseñarle al pueblo particularmente a los padres y jóvenes que cualquier violación a sus derechos en la medida de lo posible, no podemos quedar callados, sino denunciar a quienes los violentan”.

Uno de los abogados de la parte defensora, Jacobo Salandía, quien representa al Josué Antonio Sierra, quien era el oficial a cargo de la patrulla que dio persecución a Ebed Jassiel, y a Eleazar Abimael Rodríguez, cuya arma salió positiva de haber disparado al joven, los militares también son víctimas del sistema, porque ante la convulsión que vivía el país en aquel momento (tiempo en que los militares atacaron a Ebed Jassiel), el Estado de Honduras ha hecho uso de los militares, y sabemos que los militares no estaban preparados para asistir en tareas policiales.

También que los  tres imputados (en el caso por el homicidio de Ebed Jassiel), son campesinos, y que muchas veces las personas a veces por falta de empleo entran a las Fuerzas Armadas de Honduras. A ellos les mandaron a través de un decreto Ejecutivo y un Legislativo, pero las autoridades aquí, no se percatan que a las personas hay que adiestrarlas para hacer ciertas actividades, la formación militar no es la misma que la policial, explicó Salandía.

Y es que según el abogado defensor, ellos estaban en el cumplimiento de una orden, el cumplimiento de un decreto, por lo que son personas en el lugar equivocado atendiendo una situación de gravidez que el país vive de criminalidad.

Por su parte el padre de Ebed Jassiel, dijo que, si bien es cierto, no se puede descartar que los militares implicados en la muerte de su hijo, sean víctimas del sistema,  también todo sub alterno tiene el respaldo de la ley para desobedecer las órdenes que riñen con la moral y las buenas costumbres o contra las leyes del país.

En el primer día, se conoció la declaración de testigos protegidos, quienes relatan los hechos ocurridos en la noche del 26 y madrugada del domingo 27 de mayo del 2012, cuando después de un patrullaje que inicio a eso de las seis de la tarde, fueron a la salida a Danlí, específicamente al desvió de la colonia Los Pinos, donde, como a la 1:15 de la mañana, una persona a bordo de una motocicleta desatendió la señal de parada en el retén militar, por lo que siete elementos en una patrulla, a cargo de Josué Sierra lo siguieron, disparando contra la humanidad del joven, en la colonia Villa Vieja.

Entre los relatos, se mencionó que quienes dispararon fueron los tres imputados en este caso, además que después de irse, a los minutos regresaron a recoger las evidencias, las que fueron tiradas a la calle aledaña en un centro comercial en la salida a oriente.

También se declaró sobre el cambio de armas y que no se hicieran comentarios sobre lo sucedido esa madrugada.

Se espera que en el segundo día del juicio oral y público se avance con las pruebas testificales, para que se despejen las situaciones dadas para alcanzar justicia, en este juicio que conoce el Tribunal compuesto por Lesly Gallardo, Yessica Granados, Julissa Aguilar y Mario Díaz como cuarto juez.

Este juicio oral y público se había programado para el 18, 19 y 20 de noviembre de 2014, pero uno de los imputados no tenía representantes legal, por lo que se reprogramó para el 1,2 y 3 de diciembre, audiencia que se suspendió porque la defensa recusó al juez Mario Díaz, tras un comunicado firmado por la Asociación de Jueces por la Democracia, AJD, del que forma parte, y que denunciaba el ambiente de violación de derechos humanos que atraviesa el país, pero después se notificó que la recusación no fue aceptada, así que él continúa siendo parte del Tribunal como juez cuarto.

Altos rangos también están involucrados en el caso

A  las 11:30 de la noche del sábado 26 de mayo de 2012, el menor de 15 años Ebed Jaasiel Yánez Cáceres, salió de su casa a escondidas de sus padres, sacó la motocicleta de su papá Wilfredo Yánez, se fue a un lugar de Villa Vieja, en determinado momento pasó por un retén militar que se encontraba ubicado a la altura del desvío de la colonia Los Pinos y al no acatar señal de parada seguramente por no portar licencia de conducir ni documento de revisión de la motocicleta, es seguido por un vehículo militar tipo pick up marca Ford modelo 350, color verde, donado por Estados Unidos, abordado por 7 efectivos militares, quienes le dieron persecución al menor hasta que lo alcanzaron y le dispararon en repetidas ocasiones produciéndole la muerte de manera inmediata.

El 10 de abril de 2013 la Fiscalía Especial de Derechos Humanos presentó ante el Juzgado de Letras de lo Penal Seccional Judicial de Tegucigalpa requerimiento fiscal contra varios oficiales de alto rango de las Fuerzas Armadas por suponerlos responsables del delito de encubrimiento y violación de los deberes de los funcionarios.

Los imputados son: El Coronel Raynel Enrique Fúnes Ponce, comandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales localizado en la Venta, Francisco Morazán y nombrado el 1 de febrero de 2013 como comandante del Comando de Operaciones Especiales (COES), el coronel de artillería Jesús Alberto Mármol Yánez, quien durante los meses de mayo y junio de 2012 fungió como comandante del Comando de Operaciones Especiales (COES) y comandante de la Operación Relámpago.

Este oficial tuvo bajo su mando de febrero a julio de 2012 a 300 efectivos militares, destacados en los silos del Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) y en el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) de la capital. El 1 de febrero de 2013 fue nombrado Jefe del Departamento de Recursos Humanos (E-1).

Asimismo la Fiscalía presentó requerimiento fiscal contra otros oficiales por el delito de encubrimiento y abuso de autoridad. Los imputados son: El Teniente Coronel Mariano Mendoza Maradiaga, quien se desempeñó como subcomandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales y nombrado comandante del XVI Batallón de Infantería el 21 de enero de 2013.

También fueron acusados el teniente Coronel Juan Rubén Girón Reyes, Subcomandante del X Batallón de Infantería con sede en Marcala, La Paz, nombramiento que se hizo efectivo el 1 de febrero 2013, el Alférez de Fragata José Emiliano Novoa Fúnez, el asesor legal de la Auditoría Jurídico Militar de las Fuerzas Armadas, Juan José Flores Alvarez y el Contralmirante y Auditor Jurídico de las Fuerzas Armadas, Ramón Cristóbal Romero Burgos.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3381:inicia-juicio-oral-y-publico-contra-militares-implicados-en-muerte-del-menor-ebed-jassiel-&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , ,

Deja un comentario

Militares a juicio por matar a un adolescente hondureño

Escrito por Wendy Funes | Enero 13 del 2015

Versión para impresión Versión PDF

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Los días 15, 16 19 y 20 de enero próximos será el Juicio Oral y Público de los militares, Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús Rodríguez, por el presunto homicidio del adolescente, de 15 años, Ebed Jasiel Yánez Cáceres y la Administración Pública.
Este hecho ocurrió la madrugada del 27 de mayo de 2012, en la colonia Villa Vieja, al oriente de la capital.  El Ministerio Público acusó a Rodríguez Martínez por los delitos de homicidio y abuso de Autoridad, mientras que Sierra y Rodríguez son imputados por los ilícitos de encubrimiento, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios por tratarse de miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras.
En este proceso, el Juicio Oral y Público estaba programado para desarrollarse en los primeros días del mes de diciembre pasado;  sin embargo, se retrasó ante la decisión de los representantes legales de los imputados de recusar  al abogado Mario Díaz, como juez integrante del caso, informó la Corte Suprema por medio de un boletín institucional.
Los defensores de los militares son los abogados José Tiburcio Amador y Jacobo Humberto Salandía. La Corte de Apelaciones después de analizar las valoraciones de los defensores privados de los imputados determinó declarar sin lugar la solicitud para recusar al juez Díaz.
Ataques de militares contra civiles
 

 

Wilfredo Yanez, padre del joven asesinado.

Los militares dispararon con sus fusiles de reglamento contra el joven que evadió un retén porque había sacado la motocicleta sin permiso de su padre. Los militares le dispararon y regresaron a recoger evidencia de la escena del crimen para ocultar el asesinato, según testimonios de personas que vieron el hecho y que tienen temor por tratarse de militares.

Del mismo modo, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) informó, durante el 2014, de tres agresiones a periodistas y comunicadores sociales  cometidas por miembros de la Policía Militar, uno de ellos el ataque a un bus de civiles en Tegucigalpa, por evadir un retén militar.
Del mismo modo un grupo de militares de la Base Aérea Hernán Soto Cano, ubicada en Palmerola, Comayagua, intimidaron a un periodista, cerrajeando sus armas de reglamento y a finales del año pasado, militares cerrajearon su fusil de reglamento frente a un reportero del periódico El Libertador.
Este juicio empezará en la misma semana que en Honduras, el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, ha criminalizado a la oposición porque no quieren elevar a rango constitucional la Policía Militar cuyos miembros tienen la misma formación que los militares pues dependen de las Fuerzas Armadas.

, , , ,

Deja un comentario

Tribunal reprograma juicio contra militares acusados de homicidio de adolescente

La Sala V del Tribunal de Sentencia después que la Corte Primera de Apelaciones de lo Penal de Francisco Morazán, declaró sin lugar la recusación en contra del juez Mario Díaz presentado por los abogado José Tiburcio Amador y Jacobo Humberto Salandía, programó para los días 15, 16 19 y 20 de enero del año en curso, el juicio oral y público en el proceso que se les sigue a los militares, Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús Rodríguez, presuntos responsables del homicidio del adolescente Ebed Jasiel Yanez Caceres y la Administración Pública hecho ocurrido el 27 de mayo del año 2012 en horas de la madrugada.

En este proceso el Ministerio Público acusó a Eleazar Abimael Rodríguez Martínez por los delitos de homicidio y abuso de autoridad, a Josué Antonio Sierra y a Felipe de Jesús Rodríguez se les imputa los delitos de encubrimiento, abuso de Autoridad y violación de los deberes de los Funcionarios.

El juicio estaba programado desarrollarse en los primeros días del mes de diciembre pasado; sin embargo, ante la decisión de los representantes legales de los imputados de recusar al abogado Mario Díaz, como juez integrante del caso, la Corte de Apelaciones después de analizar las valoraciones de los defensores privados de los imputados determinó declarar sin lugar la solicitud para recusar al juez Díaz quien de acuerdo a esta resolución integrará el Tribunal en este proceso.

Fuente: http://www.tercerpoder.hn/tribunal-reprograma-juicio-contra-militares-acusados-de-homicidio-de-adolescente/

, , , ,

Deja un comentario

Registran actos delictivos de militares hondureños

Sábado, 06 Diciembre 2014 23:10

 

TEGUCIGALPA. En los últimos años y con mayor énfasis en los recientes meses, muchos son los soldados y miembros de la Policía Militar de las Fuerzas Armadas que se han visto involucrados en actos criminales según la ciudadanía.

Uno de estos hechos que causó repudio es el asesinato del joven Ebed Haziel Yánez Cáceres (15), ocurrido el 27 de mayo de 2012, al ser tiroteado por la espalda mientras viajaba en una motocicleta de su padre.

MINEROS
Otro hecho que causó conmoción fueron las múltiples torturas que sufrieron dos mineros en El Corpus, Choluteca, a manos de militares en octubre de este año, donde a través de un video que ellos mismos filmaron se observa que los muchachos estuvieron a punto de ser asfixiados y ahogados, con una capucha y agua sucia.

También en otro incidente ocurrido en julio pasado en San Pedro Sula, un militar pateó a un homosexual y junto a otros compañeros permitió que el joven recibiera una paliza a manos de un médico.

Mientras tanto, en esta capital, un soldado disparó contra un bus rapidito lleno de pasajeros, porque el chofer no se detuvo en un retén militar donde resultaron heridos de bala y esquirla de vidrios dos personas.

Fuente: http://www.tiempo.hn/naci%C3%B3n/item/10610-registran-actos-delictivos-de-militares-hondure%C3%B1os

, ,

Deja un comentario

NO PERMITIRÁN QUE LOS MILITARES QUE MATARON A SU HIJO PERMANEZCAN EN LIBERTAD

5 de Diciembre del 2014

 

Los representantes de la organización no gubernamental Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), convocaron ayer a una conferencia  de prensa para exigir a los órganos de justicia del país agilizar el proceso penal, para sentenciar a los militares que asesinaron al joven Ebed Jaasiel Yánez Cáceres (15), la madrugada del 27 de mayo del 2012.

Al pronunciamiento también asistieron los padres del muchacho, Berlín Cáceres y Wilfredo Yáñez, la Rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, la representante de la Fundación Alfredo Landaverde, Hilda Caldera, Aurora de Pineda y el director de la Coordinación de Instituciones Privadas por las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (Coiproden).

Pasividad del caso

El padre del muchacho asesinado, Wilfredo Yánez, mostró su disgusto con las entidades judiciales por la lentitud con la que se ha manejado el caso, aun cuando ya se ha desarrollado una investigación y se han presentado todas las pruebas para incriminar a los culpables del homicidio de su hijo.

«Nuestro caso, lamentablemente estuvo viciado desde un inicio, cuando la Fiscalía de Derechos Humanos, recibió toda la información, los casquillos, la declaración de los testigos protegidos de manera muy temprana, solamente encarcelaron a uno (al sargento Eleazar Abimael Rodríguez), y no al subteniente Josué Antonio Sierra y al cabo Felipe de Jesús Rodríguez, quienes, tenemos pruebas de que también dispararon en el mismo momento hacia el mismo objetivo, solo que ellos no impactaron el cuerpo de mi hijo», acusó.

Actualmente, Eleazar Rodríguez se encuentra con la medida de prisión preventiva y esta puede durar hasta dos años, no obstante, el plazo fijado por la CSJ parra esta medida vence el sábado 20 de diciembre del presente año, por esta razón, se teme que la resolución no se entregue oportunamente y el imputado salga libre, lo cual podría poner en riesgo todo el proceso.

«Este es otro caso de corrupción»

Yánez aseguró que este caso podría quedar impune al igual que muchos otros en el país, si la Fiscalía y la Corte no toman decisiones acertadas y definitivas. «Hasta los que no conocemos de leyes sabemos que ellos (los acusados) tienen responsabilidad de delito de homicidio en el grado de tentativa. Además de un caso de aberración, este es otro más de corrupción. No podemos acercarle a la fiscalía a través del Ministerio Público, que ellas desconocían que estas dos personas habían cometido el delito», declaró Wilfredo Yánez.

«Hemos hecho hasta lo imposible, cosas que nunca pensamos llegar a hacer, en función de que este proceso judicial se llevara a cabo en tiempo y forma. Pero las excusas y las estrategias que han puesto en práctica las otras partes, les ha valido para que el poder judicial gastase dos años y seis meses para tener fechas para el juicio oral y público para los acusados», explicó el padre de familia.

El caso que actualmente se encuentra en la etapa de Juicio Oral y Público, estaba planificado para el 19, 20 y 21 de noviembre, pero fue prorrogado  para el 1,2 y 3 de diciembre, ya que uno de los imputados renunció a su defensa y su nuevo abogado solicitó tiempo para conocer aún más el caso.

«Estamos exigiendo a la Corte Suprema de Justicia que no vaya a permitir que un asesino sea puesto en libertad y que luego manifieste cualquier excusa, como sucedió con los responsables de la muerte de los universitarios (hijo de la Rectora y el hijo de Aurora de Pineda) que hoy son prófugos de la justicia con la venia de sus autoridades», acotó.

«No podemos callar»

Por otra parte, la madre de Ebed, Berlín Cáceres, agradeció el apoyo que han recibido de la sociedad civil y aseguró que su voz representa la todas las madres que han perdido a sus hijos en actos de violencia y precisó que no es momento para «rendirse o guardar silencio».

«No podemos acomodarnos, ni tener miedo, ni callar. Nos hemos unido en el dolor para seguir en esta lucha, pero no desmayamos, más bien nos da fuerza para seguir solicitando lo que es correcto, no pedimos nada más que justicia. Pedimos al presidente de la Corte que intervenga y que no deje pasar más otro caso impune. Todo lo que se ha trabajado para que se encuentre a los culpables, y ahora todo se viene abajo. Sé que nada de lo que haga va a devolverme a mi hijo, pero no hay silencio para nosotros, no hay olvido, exigimos justicia», expresó Berlín Cáceres.

Fuente: http://www.presencia.unah.edu.hn/seguridad/articulo/no-permitiran-que-los-militares-que-mataron-a-su-hijo-permanezcan-en-libertad

, , , , , , ,

Deja un comentario

Honduras: Reclaman por retardo de la justicia ante el asesinato del joven Ebed Yánez

jueves, 4 de diciembre de 2014

 
 Ebed Jaasiez Yánez Cáceres tenía 15 años cuando fue asesinado.
Tiempo.hn/  Jueves, 04 Diciembre 2014 – 11:24 
 TEGUCIGALPA- La Alianza por la Paz y la Justicia (APJ) manifiestó a través de un comunidado su preocupación “ante la lentitud con que el sistema de justicia en Honduras, está tratando el caso del joven Ebed Jaasiez Yánez Cáceres”.

Cabe recordar que Yánez Cáceres (15 años) fue abatido a disparos, la madrugada del 27 de mayo del 2012, por miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA), en un retén organizado en el marco de la “Operativo Relámpago”, a cargo de los efectivos castrenses.

El caso se encuentra actualmente en su etapa de Juicio Oral y Público, y su inicio estaba previsto para el 19, 20 y 21 de noviembre de 2014, pero este fue prorrogado para el 1, 2, y 3 de diciembre del presente año; asimismo, la defensa recuso al abogado Mario Díaz, miembro de la Asociación de Jueces por la Democracia (AJD), dicha recusación se encuentra actualmente en la Corte de Apelaciones.
En la actualidad, el imputado se encuentra actualmente con la medida de Prisión Preventiva; dicha medida puede durar, como regla general, hasta un año, cuando la pena aplicable al delito sea superior a seis años. La prisión preventiva podrá durar hasta dos años; sin embargo, el plazo de la prisión preventiva vence este próximo 20 de diciembre, y como dicho proceso se encuentra en la Corte de Apelaciones, la preocupación de la sociedad civil se centra en que la resolución no esté a tiempo y el imputado salga libre, poniendo en riesgo el proceso por el peligro de fuga del mismo.
La APJ, plataforma de organizaciones de sociedad civil que ejecuta acciones de auditoría social e incidencia política al sistema de seguridad y justicia en Honduras, “exige a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y al Consejo de la Judicatura (CJ), garantizar que en este caso, como en los que tengan la misma naturaleza, se efectúe un estricto apego a la Ley, para garantizar que impere la justicia; en este caso emblemático, se pone en riesgo la sanción a los culpables de este crimen y se pone en evidencia, la inequidad, deficiencia e inaceptable proceder de algunos órganos del Poder Judicial”, reza el comunicado.
El implicado principal en el caso de la muerte del joven Yánez Cáceres, es el sargento Eleazar Abimael Rodríguez, quien esta con prisión preventiva, acusado de homicidio y abuso de autoridad “porque el arma que estaba asignada a él, salió positiva con el plomo que le extrajeron al cuerpo de mi hijo”, declaró Wilfredo Yanez, padre de Ebed Jassiel.
Los otros imputados, quienes gozan de medidas sustitutivas, son el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra, ambos no fueron acusados de homicidio, solamente se les inicia una acción judicial por abuso de autoridad, falta a los deberes de los funcionarios y encubrimiento. Los imputados pertenecen al Primer Batallón de Fuerzas Especiales de las FFA de Honduras.
 http://www.tiempo.hn/sucesos/item/10365-honduras-reclaman-por-retardo-de-la-justicia-ante-el-asesinato-del-joven-ebed-y%C3%A1nez

, , , , , , ,

Deja un comentario

Nuevamente se suspende juicio Oral y Público contra militares implicados en el asesinato del niño Ebed Jassiel

E-mail Print PDF

La Sala Quinta de la Sala de Juicios Orales de la Corte Suprema de Justicia, suspendió hasta nuevo aviso el juicio contra el sargento Eleazar Abimael Rodríguez (con cárcel preventiva), el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra (ambos con medidas preventivas), después de que uno de los abogados de la defensa, presentó recusación contra uno de los Jueces del Tribunal que conoce el caso.

Se trata del Juez Mario Díaz, quien es miembro de la Asociación de Jueces por la Democracia (AJD), y en un comunicado de prensa emitido este día en un diario de circulación nacional, varias organizaciones defensoras de Derechos Humanos, firman un documento denunciando como el país está re militarizado desde que sucedió el golpe de estado del 2009.

La defensa expresó que el Juez, como es conocido públicamente, es parte de la AJD, y que en ese documento se expresan contra el tema de la militarización, por lo que no debería de estar en un caso donde se implica a miembros de las FFAA.

El Comunicado se hace en el marco de la visita de representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, quien recibe testimonios y denuncias de violaciones a DDHH en Honduras, estos días.

El representante del Ministerio Público, Luis Fernando Padilla, y la abogada Karol Cárdenas, del área de Acceso a la Justicia del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, organización que representa a la familia de la víctima, leyeron el documento.

El Fiscal especial de DDHH, Luis Padilla, dijo que el comunicado de prensa habla del fortalecimiento de las FFAA y como está presente en la sociedad, pero que en ningún momento se refiere al caso específico del asesinato de Ebed Jassiel, y que el juicio es por la responsabilidad de los militares arriba mencionado en dar muerte al menor de 15 años.

Después de deliberar la situación, el Tribunal, decidió admitir el trámite de recusación, por lo que el Juez Mario Díaz, ya no continuará conociendo este caso, sino que será sustituido.

Mientras se nombra un nuevo juez, se queda pendiente la fecha, la que solicitó el MP, sea incluso en fines de semana, y el Tribunal manifestó que será convocada con la inmediatez meritoria.

Este caso se está dilatando, y se toma en cuenta que el militar a quien se le acusa de haber dado muerte al menor, está en el periodo de reclusión de seis meses de prórroga, después de finalizados los dos años que manda la ley, por lo que esta prisión preventiva se vence el 20 de diciembre.

Y es que el juico establecido originalmente para el 19, 20 y 21 de noviembre, pero fue suspendido porque uno de los acusados decidió cambiar de abogado a pocos días del juicio, y el nuevo defensor (quien hizo hoy la recusación) pidió al tribunal 10 días para conocer el expediente y poder defender cabo Felipe de Jesús Rodríguez.

Los implicados son el sargento Eleazar Abimael Rodríguez, quien esta con prisión preventiva, según consta en el expediente Judicial 1311-2012, acusado de homicidio y abuso de autoridad “porque el arma que estaba asignada a él, salió positiva con el plomo que le extrajeron al cuerpo de mi hijo”, declaró Wilfredo Yanes, padre de Ebed Jassiel, asesinado el 27 de mayo del 2012, en la colonia Villa Vieja, salida a Danlí.

Los otros imputados quienes gozan de medidas sustitutivas, son el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra, Teniente de Artillería, ambos no fueron acusados de homicidio, solo por abuso de Autoridad, falta a los deberes de los funcionarios y encubrimiento, Los imputados pertenecen al Primer Batallón de Fuerzas Especiales.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3341:nuevamente-se-suspende-juicio-oral-y-publico-contra-militares-implicados-en-el-asesinato-del-nino-ebed-jassiel&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, , , , , , ,

Deja un comentario

Juicio a militares hondureños por muerte de adolescente de 15 años

1 de Diciembre de 2014

01:29PM  –   Redacción  

Los exmiembros de las Fuerzas Armadas de Honduras son acusados por la muerte del adolescente Ebed Yánez, en un hecho ocurrido el 27 de mayo de 2012.

TEGUCIGALPA, Honduras

Tres exmilitares fueron presentados este lunes en juicio oral y público en los tribunales de justicia, por la muerte de un adolescente de 15 años, ocurrida en 2012 en la capital de Honduras.

Los imputados son Eleazar Abimael Rodríguez Martínez, acusado del delito de homicidio y abuso de autoridad; así como Josué Antonio Sierra y Felipe de Jesús Rodríguez, imputados por encubrimiento, abuso de Autoridad y violación a los deberes de los funcionarios.

Los exmiembros de las Fuerzas Armadas de Honduras son acusados por la muerte del adolescente Ebed Jasiel Yánez Cáceres, en un hecho ocurrido el 27 de mayo de 2012.

Según se ha informado, el menor salió ese día de madrugada sin el permiso de sus padres, a bordo de una motocicleta, aparentemente con la intención de visitar a una joven que había conocido por Facebook y que vivía cerca de Residencial Plaza.

Al no dar con la dirección de la joven, Ebed le envió un último mensaje en el cual le dijo “a saber en qué hoyo vivís, mejor me voy antes de que me agarren los chepos”.

De regreso a su casa de habitación, fue requerido por unos militares que hacían un operativo cerca de la colonia Villa Vieja; no obstante, el joven siguió su marcha ya que habría tenido temor de que le decomisaran su motocicleta.

Los elementos de las FF AA le dieron persecusión y dispararon contra el joven, que recibió tres disparos.

En el jucio oral y público que se les sigue a los exmilitares, se evacuarán los medios documentales, periciales, testifícales y científicos de la defensa y la parte acusadora.

El tribunal determinará si los imputados son culpables o inocentes.

Fuente: http://www.elheraldo.hn/sucesos/772803-331/juicio-a-militares-hondure%C3%B1os-por-muerte-de-adolescente-de-15-a%C3%B1os

, , ,

Deja un comentario

Próxima semana será juicio oral y público contra militares implicados en asesinato de menor

E-mail Print PDF

El juicio Oral y Público contra tres militares implicados en el asesinato del niño Ebed Jassiel Yanes Cáceres, se reprogramó por la Sala Quinta de la Sala de Juicios Orales, para el 1, 2 y 3 de diciembre próximo, ya que uno de los imputados no tenía abogado, por lo tanto se le debía dar tiempo al nuevo defensor para que conozca el expediente.

Los implicados son el sargento Eleazar Abimael Rodríguez, quien esta con prisión preventiva, según consta en el expediente Judicial 1311-2012, acusado de homicidio y abuso de autoridad “porque el arma que estaba asignada a él, salió positiva con el plomo que le extrajeron al cuerpo de mi hijo”, declaró Wilfredo Yanes, padre de Ebed Jassiel, asesinado el 27 de mayo del 2012, en la colonia Villa Vieja, salida a Danlí.

Los otros imputados quienes gozan de medidas sustitutivas, son el cabo Felipe de Jesús Rodríguez y el subteniente Josué Antonio Sierra, Teniente de Artillería, ambos no fueron acusados de homicidio, solo por abuso de Autoridad, falta a los deberes de los funcionarios y encubrimiento, Los imputados pertenecen al Primer Batallón de Fuerzas Especiales.

La audiencia que se llevaría a cabo el miércoles 19 de noviembre, en horas de la mañana, tuvo varios contratiempos, como ser que Eleazar Abimael Rodríguez, quien debía estar presente, no había sido trasladado desde la Penitenciaria Nacional “Marco Aurelio Soto”, donde está recluido; y que, el imputado Felipe de Jesús Rodríguez, decidió cambiar de abogado, pero la notificación fue a pocos días de la audiencia que se había agendado desde agosto. Aunque ya tenía un nuevo representante, este solicitó diez días para conocer el expediente, sino, no aceptaría la defensa.

Por lo que el Tribunal suspendió para la tarde la audiencia, para contar con la presencia tanto del imputado Eleazar Rodríguez, como la del primer abogado de Felipe de Jesús Rodríguez, para horas de la tarde de ese mismo día.

Al final de la jornada, no hubo audiencia, tratando de resolver estos inconvenientes, que hace que el proceso se dilate, pues para que uno de los imputados no quedara en indefensión, se volvió a citar a los testigos e imputados, para la próxima semana, dejando tiempo a que el nuevo togado conozca del expediente y también se nombró a una abogada de oficio.

Habrá justicia siempre y cuando se pueda ampliar la acusación por el delito de homicidio para las dos personas que el Ministerio Público no acusó al inicio, y de no alcanzar la justicia estamos evacuando la instancia nacional, cualquier cosa que no alcancemos aquí, vamos con una demanda internacional, enfatizó Yanes.

En el caso del asesinato del Ebed Jassiel, también hay otros imputados, el Coronel Raynel Enrique Fúnes Ponce, comandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales localizado en la Venta, Francisco Morazán y nombrado el 1 de febrero de 2013 como comandante del Comando de Operaciones Especiales (COES), el coronel de artillería Jesús Alberto Mármol Yánez, quien durante los meses de mayo y junio de 2012 fungió como comandante del Comando de Operaciones Especiales (COES) y comandante de la Operación Relámpago.

Este oficial tuvo bajo su mando de febrero a julio de 2012 a 300 efectivos militares, destacados en los silos del Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) y en el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) de la capital. El 1 de febrero de 2013 fue nombrado Jefe del Departamento de Recursos Humanos (E-1).

Asimismo la Fiscalía presentó requerimiento fiscal contra otros oficiales por el delito de encubrimiento y abuso de autoridad. Los imputados son: El Teniente Coronel Mariano Mendoza Maradiaga, quien se desempeñó como subcomandante del Primer Batallón de Fuerzas Especiales y nombrado comandante del XVI Batallón de Infantería el 21 de enero de 2013.

También fueron acusados el teniente Coronel Juan Rubén Girón Reyes, Subcomandante del X Batallón de Infantería con sede en Marcala, La Paz, nombramiento que se hizo efectivo el 1 de febrero 2013, el Alférez de Fragata José Emiliano Novoa Fúnez, el asesor legal de la Auditoría Jurídico Militar de las Fuerzas Armadas, Juan José Flores Alvarez y el Contralmirante y Auditor Jurídico de las Fuerzas Armadas, Ramón Cristóbal Romero Burgos.

“Busco que se les aplique la ley a las personas que incurrieron en delito, y que sea, según la responsabilidad que hayan incurrido”, afirmó don Wilfredo.

Yo no ando buscando venganza, en la primera audiencia le dije a los muchachos que dispararon contra mí hijo, que los perdonaba, a pesar del daño que hicieron, pero en mi corazón no hay nada negativo para ellos, aseguró el padre de Ebed.

Para Wilfredo Yanes, siempre causa dolor, recordar que el 26 de mayo de 2012, Ebed Haziel Yanes Cáceres, tomó la motocicleta de su propiedad, y en horas de la madrugada del domingo 27, se encontró con un retén militar, fue perseguido por varios efectivos, estos le dispararon hasta quitarle la vida.

Se espera que para la próxima semana se realice la audiencia que durará tres días, lunes, martes y miércoles, donde declaran los testigos citados para este caso, que es representado legalmente por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, quien cumple el 30 de noviembre 32 años en búsqueda de justicia, documentando, acompañando y denunciando las violaciones a los derechos humanos, así mismo reconstruyendo  la memoria histórica, para que no se repitan hechos de lesa humanidad.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3335:proxima-semana-sera-juicio-oral-y-publico-contra-militares-implicados-en-asesinato-de-menor-&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , , ,

Deja un comentario