Entradas etiquetadas como Dunia Montoya

Pasos de Animal Grande – Periodista agredida por la policía batalla contra las consecuencias de la golpiza y la impunidad

Denuncias

Origen: Pasos de Animal Grande – Periodista agredida por la policía batalla contra las consecuencias de la golpiza y la impunidad

, , ,

Deja un comentario

Testimonio de periodistas evidencia trato violento de la policía y el ejército hacia labor informativa en Honduras

Wednesday, 16 September 2015 06:56 Written by  Published in Amenazas a la Libertad de Expresión Read 21 times

Sus palabras transportaban al lugar de los hechos, en donde las fuerzas policiales y militares reflejaron el desprecio hacia la labor informativa de acuerdo a  los testimonios de los periodistas Dunia Montoya y Cesar Obando,   el pasado lunes 14 de septiembre de 2015, en conferencia de prensa en un hotel de Tegucigalpa, organizada el Comité por la Libre Expresión (C-LIBRE) y el Grupo de Sociedad Civil (GSC).

Los casos de Montoya y Obando se suman a otros cuatro periodistas que fueron agredidos el pasado martes 01 de septiembre de este año, producto del violento desalojo a una protesta organizada por las Mesas de indignación en las ciudades de El Progreso y en Tocoa, departamentos de Yoro y Colón respectivamente.

Los otros trabajadores de la comunicación afectados ese día fueron Gerardo Chévez de Radio Progreso, Ronmel Paz de Campus TV, a quienes  les fue arrebatada su credencial de prensa por parte de la fuerza policial y militar,  y además sufrieron los efectos del gas lacrimógeno. Eddie Andino de Canal 6, a quien le impactó una bomba lacrimógena en su rodilla derecha y Judith reyes de canal 11.

Obando labora para Radio Popular del Aguán, una estación comunitaria que opera en la ciudad de Tocoa Colón y es corresponsal de Radio Progreso en esa ciudad. Mientras que Montoya, con una experiencia de más de 15 años en el periodismo, es coordinadora de la organización Comunicación Comunitaria (COMUN), que a su vez edita la revista “Vida Laboral ”, en la ciudad de El Progreso Yoro, además de ser directiva de la recién creada Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH).

En un comunicado emitido por C-LIBRE y GSC, condenaron el ataque contra los y las periodistas y se mostraron preocupadas porque no se tiene conocimiento de sanciones penales contra  este  tipo de acciones de las fuerzas de seguridad del Estado.

“Frente a esta situación hacemos un llamado a nivel nacional e internacional para adoptar todas las acciones correspondientes para revertir esta grave agresividad de agentes estatales que coloca en riesgo la vida de periodistas, defensores de derechos humanos y ciudadanía en general”, manifestaron las organizaciones.

Agresión en su contra deja un mensaje de odio

“Hoy nos presentamos ante ustedes compañeros de los medios, tratando de evidenciar la situación que estamos pasando, demostrar la total indefensión que sufrimos los periodistas, comunicadores que nada más tratamos de hacer nuestro esfuerzo para mostrar la realidad de este país… hoy nosotros y mañana puede ser cualquiera de ustedes”.

Esas palabras marcaron el testimonio de Dunia Montoya ante las y los periodistas que asistieron a la conferencia de prensa de este lunes.

Inicialmente narró el comportamiento hostil por parte de la policía nacional y el ejército durante la manifestación del pasado 01 de septiembre. Junto con el resto de colegas de la zona norte que se presentaron a la protesta, Montoya afirmó que solo el hecho de la presencia puede persuadir para que no se realicen ataques de este tipo hacia la ciudadanía.

“Yo decidí, después de dos horas de permanecer en el lugar cubriendo el desarrollo de la toma, retirarme porque tenía un compromiso para esa hora… solo había caminado quizás 100 metros cuando empezaron las detonaciones, salí corriendo con mi cámara encendida para dar cobertura a lo que ocurría”

Al llegar de nuevo al punto donde ella se encontraba, la fuerza de los elementos armados del Estado había procedido con la brutal acción, al punto de tomar de sus camisetas a los ciudadanos y ciudadanas con fines de ser capturados y capturadas, según comentó Montoya.

“Junto con los otros periodistas estábamos registrando eso cuando yo seguía a un policía que llevaba de la camiseta a un manifestante y de repente quedé en medio de todos ellos y uno de los policía, muy molesto se dirigió a mi persona, tomó mi cámara, quebró la pantalla, su reflector y pretendieron arrebatármela, forcejearon y me tiraron contra el pavimento”.

Al mostrarse en desventaja contra la fuerza física y armamentística, la comunicadora sintió el peso de botas contra diferentes partes de su cuerpo, con énfasis en su rostro, mientras alcanzaba a escuchar el grito de unos protestantes quienes lograron identificarla como periodista. En entrevista exclusiva para www.pasosdeanimalgrande.com, Montoya narró los momentos de represión a los que fue sometida durante esa mañana del 01 de septiembre.

La comunicadora social  tiene que guardar reposo por un período de dos meses, de los cuales ya han pasado 15 días y las huellas de la represión le acompañan en su cuerpo. Dolores frecuentes y su brazo completamente inmovilizado han paralizado su accionar periodístico y de capacitación en el área radiofónica.

La periodista presentó denuncia ante el Ministerio Público para dejar constancia de lo ocurrido pero hasta los momentos no ha recibido respuesta alguna. Ella fue enfática al mencionar que “esto que nos ocurrió, no fue un accidente, fuimos al menos siete periodista agredidos”.

“Esto te pasa por metido”

En un territorio abonado con sangre del campesinado hondureño, se dispuso a ejercer la labor informativa desde Radio Popular del Aguán, el periodista César Obando, la mañana de ese martes 01 de septiembre en su ciudad de origen, Tocoa en el departamento de Colón.

La sede de la radio se encuentra a escasas cuatro cuadras de la posta policial de la ciudad, lo que la hace vulnerable del ojo vigilante de los miembros policiales .

Mientras el ejército hacía gala de su fuerza desproporcionada en contra de la ciudadanía indignada en aquella localidad que se manifestaba pacíficamente, Obando, quien también es corresponsal de Radio Progreso, filmaba el violento desalojo a través de su cámara y relataba a su medio lo que ocurría.

“Yo daba cobertura ese día de lo que hacía la policía, golpeaban y gaseaban a las personas. Me encontraba cerca de los policías y yo describía lo que sucedía, en eso, dos militares encapuchados me dijeron que dejara de transmitir, yo continué trasmitiendo y minutos después un militar encapuchado lanzó una bomba lacrimógena a mis pies y enseguida otro me empujó contra el pavimento. Sufrí varios raspones” , describió en su relato.

Gracias al auxilio de los indignados e indignadas, Obando logró estabilizarse luego de haber sufrido dolor fuerte de cabeza y síntomas de vómito. Por si eso no fuera poco, mientras continuaba su relato para la radio comunitaria, se percató de que dos policías comenzaron a seguirlo con intenciones de quitarles sus herramientas de trabajo.

El joven comunicador se desplazó hacia un barrio popular en la zona hasta donde los y las protestantes eran perseguidos como si se tratara de una cacería humana. César se trasladaba para continuar informando sobre lo que ocurría, sin embargo fue identificado por los elementos armados situación que lo obligó a retirarse del lugar.

“Salí corriendo y agarré un taxi, me dijeron que me fuera para el Comisionado Nacional de Derechos Humanos, CONADEH-, llegando al lugar me siguió una patrulla. Ingresé y me quedé hasta que llegaron defensores de derechos humanos y salí con ellos a poner la denuncia en la Fiscalía”.

Pero tampoco ha obtenido respuesta por su denuncia desde el Ministerio Público de la ciudad de Tocoa, al contrarío él considera que “ha sido de más persecución hacia mi persona, porque no se me ha llamado de parte del Ministerio Público para decirme que ya hay una audiencia, por andar denunciando lo que me pasa actualmente siento que hay más persecución hacia mi” declaró.

El clima de represión hacia su trabajo continúa según denunció el periodista,   “se han parado varios carros, camionetas vidrios polarizados, parecidos a los que se usan en las Fuerzas Armadas y se estacionan enfrente de la radio sin preguntar nada. Esto es una amenaza para quienes laboramos allí”.

Estos golpes son herencia del golpe

El comportamiento violento hacia la manifestación pacífica y contra los y las periodistas que realizan la cobertura de los hechos,  son una herencia de los hechos ocurridos durante los siete meses de gobierno de facto de Roberto Micheletti, los cuales iniciaron con el rompimiento del orden constitucional el 28 de junio de 2009, con la expulsión del expresidente Manuel Zelaya de la presidencia.

Precisamente, la revista “Vida Laboral”, en su edición número 49 del año 2011, realizó una edición especial con el objetivo de documentar los casos de violaciones al trabajo realizado por al menos 50 periodistas y comunicadores sociales durante el golpe de Estado, específicamente en los años 2009 y 2011.

Otra de la reacciones violentas de los elementos policiales y militares fue el ataque contra un grupo de mujeres periodistas, quienes en noviembre del año 2011 realizaron una movilización hasta Casa Presidencial exigiendo una respuesta, por parte del Estado al esclarecimiento del asesinato contra la periodista Luz Marina Paz. Las comunicadoras fueron gaseadas y toleteadas por órdenes del jefe de la Guardia de Honor Presidencial (GHP). También interpusieron la denuncia en el Ministerio Público contra el ex presidente Porfirio Lobo Sosa y su guardia de honor, pero su caso quedó engavetado e inactivo.

Sin duda los y las periodistas están en la mirilla de los cuerpos represivos del Estado de Honduras que debe cumplir compromisos internacionales para la protección de la libertad de expresión, pero la impunidad es creciente y refuerza el penoso segundo lugar de Honduras como el país más peligroso para ejercer el periodismo.

Fuente: http://www.pasosdeanimalgrande.com/index.php/en/amenazas-a-la-libertad-de-expresion/item/998-testimonio-de-periodistas-evidencia-trato-violento-de-la-policia-y-el-ejercito-hacia-labor-informativa-en-honduras

, , , , , , , ,

Deja un comentario

C-Libre y Grupo Sociedad Civil condenan violencia brutal contra la prensa

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Dunia Montoya cuando fue salvajemente golpeada con patadas en el rostro por un soldado de FUSINA en una manifestacion en el Progreso.

Los actos de violencia perpetrados el pasado 1 de septiembre en el norte de Honduras, contra un grupo de periodistas y comunicadores sociales por parte de la Policía Nacional Preventiva y de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), fueron condenados este lunes por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) y el Grupo Sociedad Civil (GSC).

Los señalamientos contra los elementos de la seguridad nacional se originaron en una rueda de prensa en la que participaron dos de las víctimas, quienes narraron el penoso incidente que dejó daños físicos y remarcó un nuevo atentado contra la libertad de expresión.

Los hechos se registraron en la ciudad de El Progreso, Yoro, mientras los periodistas y comunicadores sociales daban cobertura a una toma de carretera que realizaban miembros de la organización social, “Oposición Indignada” y del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) en repudio al saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y en exigencia a la instalación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad Honduras (CICIH).

Dunia Montoya con su brazo vendado y su clavícula dislocada cuando hablaba con la prensa en Tegicugalpa.

PRONUNCIAMIENTO

Mediante un pronunciamiento, C-Libre y Grupo Sociedad Civil, condenaron el ataque contra los periodistas, Dunia Montoya, de la Revista Vida Laboral; Gerardo Chévez, de Radio Progreso; Román Paz, de Campus TV; Eddie Andino, de Canal 6 y César Obando Flores, de Radio Progreso y Radio Popular del Aguán y otros periodistas camarógrafos de Canal 11 y del noticiario Hoy Mismo de la Corporación Televicentro, cuyos nombres no fueron establecidos a petición de los afectados, que temen ser objeto de represalias por parte de sus patronos.

Las organizaciones apuntan que Honduras atraviesa una escalada de violaciones al derecho a la libertad de expresión cometidas por la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

Según estas organizaciones los ataques contra la prensa durante el 2015, se han triplicado, con respecto al 2014. Asimismo que entre enero y febrero del presente año, los policías y militares han cometido 25 agresiones contra periodistas y comunicadores sociales, de los cuales 13 se acreditan a la Policía Nacional y 12 a las Fuerzas Armadas.

LAS VICTIMAS

Una de las periodistas agredidas, Dunia Montoya, directora de la revista Vida Laboral y una de las principales afectadas, narró cómo los elementos de la Policía Nacional y del Ejército, la golpearon y pretendieron arrebatarle la cámara, mientras filmaba el desalojo violento.

Montoya señaló que durante la cobertura constató que los policías y militares actuaron violentamente contra los manifestantes, ya que pese a que estos ya habían dejado el paso libre en la carretera y se ubicaban en las orillas, los tiraban de la ropa y los empujaban y arrastraban, sin razón alguna.

“Mientras yo estaba grabando a un policía que llevaba prendido a uno de los manifestantes, un policía moreno, muy alto se dirigió directamente a tomarme la cámara y me quebró la pantalla de la cámara con su mano. Después otros policías y militares intentaron arrebatármela, en ese forcejeo de proteger y conservar mi equipo, varios de ellos me empujaron, me lanzaron contra el pavimento, ya en el pavimento yo no supe nada, lo único que pude percibir fue el dolor que sentía del peso de las botas sobre mi pecho y cara”, detalló Montoya, quien tiene más de doce años en la labor periodística.

Después de la brutal golpiza, la comunicadora social, fue traslada a un hospital donde los médicos le diagnosticaron una luxación severa en el hombro derecho (desprendimiento), que la mantendrá inhabilitada e incapacitada por dos meses.

Montoya, al igual que el resto de periodistas y comunicadores sociales que fueron agredidos, presentaron una denuncia en el Ministerio Público donde aún no han recibido respuesta.

Pese a que el caso fue publicado en casi todos los medios de cobertura nacional e incluso internacional, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) no se ha pronunciado.

El corresponsal de Radio Progreso también fue agredido por  miembros de la policía y el ejercito.

Por su parte César Obando, corresponsal de Radio Progreso y director de prensa de Radio Popular del Aguán, contó que ese mismo día de la represión en El Progreso, se suscitó otro incidente violento en la ciudad de Tocoa, Colón, en el atlántico hondureño, durante una toma de pobladores en la que él fue la víctima.

“Yo trasmitía, entonces vinieron dos policías encapuchados, se me acercaron y me dijeron que dejara de trasmitir, pero seguí trasmitiendo y a los pocos minutos me lanzaron una bomba lacrimógena a los pies y vino otro policía y me empujó, entonces caí al pavimento y me dijo un policía que eso me pasaba por metido y que por mi culpa la población se estaba dando cuenta de lo que estaba pasando”, expresó Obando.

El joven comunicador detalló que producto de la agresión resultó con raspones y heridas, que lo incapacitaron por una semana de su trabajo en los dos medios de comunicación para los que labora.

C-Libre y el GSC establecen que a la impunidad de los asesinatos de 59 comunicadores (as) y trabajadores (as) de medios de comunicación entre 2003 y 2015, por falta de investigación criminal, se suman amenazas a muerte, estigmatización, criminalización, espionaje, levantamiento de perfiles y robo de equipo propiedad de los medios de comunicación y con mayor énfasis, las golpizas policiales y militares y el uso de gas lacrimógeno en contra de los miembros de este gremio mientras realizar sus tareas informativas.

Lamentan que la ola de ataques ocurra pese a la existencia de la Ley de Protección de Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia, vigente desde mayo de 2015.

Fuente: http://criterio.hn/c-libre-y-grupo-sociedad-civil-condenan-violencia-brutal-contra-la-prensa/

, , , , , , ,

Deja un comentario

Periodista Dunia Montoya: En la mirada de los policías se notaba la saña y el odio

Thursday, 10 September 2015 02:34 Written by  Published in Amenazas a la Libertad de Expresión Read 133 times

La Periodista Dunia Montoya fue salvajemente golpeada por policías La Periodista Dunia Montoya fue salvajemente golpeada por policías Foto: Coordinadora Indigena del Poder Popular

La mañana del pasado martes 01 de septiembre de 2015 quedará registrada en el acontecer nacional no solo por ser la fecha de inicio de las fiestas de independencia, sino porque las fuerzas policiales y militares hicieron gala de su fuerza desproporcionada y reprimieron violentamente varias acciones de protesta, convocadas por las mesas de indignación, en al menos cuatro departamentos de nuestro país.

agresion el progreso

Foto: Diario La prensa

represion el progreso

Una de las acciones represivas tuvo lugar en la ciudad de El Progreso Yoro, en donde además de la ciudadanía indignada, cinco periodistas fueron agredidos por parte de las fuerzas del orden, llevándose la peor parte la periodista Dunia Montoya, quien mientras cubría el desalojo violento, fue rodeada por un grupo policial y le destruyeron su cámara filmadora y además fue lanzada al suelo y golpeada constantemente en varias partes de su cuerpo, incluyendo su rostro.

Montoya es coordinadora de la organización Comunicación Comunitaria (COMUN) que a su vez edita la revista “Vida Laboral”, la cual aborda la temática relacionada con la protección a los derechos de los movimientos sociales así como la actual situación laboral en el país. Es la actual Tesorera de la recién creada Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH), desde donde capacita a personas de las diferentes radios comunitarias al interior del país.

Producto de las acciones violentas en su contra, la comunicadora sufrió una luxación en su hombro derecho el cual mantiene inmovilizado, tiene hematomas en varias partes de su cuerpo y marcas de bota militar en su rostro.

También resultaron agredidos los periodistas Eddie Andino de Canal 6, a quien una bomba lacrimógena le impactó su rodilla derecha. Asimismo los periodistas Gerardo Chávez de Radio Progreso, Ronmel Paz de Campus Tv a quienes los hombres armados les arrebataron sus respectivas credenciales y fueron objeto de amenazas mientras hacían su cobertura para sus  medios de comunicación.

Desde su reposo, la comunicadora accedió a platicar con pasosdeanimalgrande.com y denuncia la actual situación de vulnerabilidad que enfrentan las y los periodistas en la zona Norte y en el país en general.

dunia repre

Pasosde animalgrande.com,PAG: ¿Qué recuerda de ese martes 01 de septiembre en que fue agredida?

Periodista Dunia Montoya, DM: Llegue ahí más o menos como a las siete de la mañana. La actividad, la toma, había pasado hace como una hora. Ya había un cordón de policías y militares con bastante hostilidad frente a la gente, algunos elementos se movían en medio de la gente portando bombas lacrimógenas. Las personas sostenían la toma en ambas cabeceras del puente de la Quebrada Seca. El movimiento indignado y trabajadores de maquilas organizados, se encontraban presentes, con una participación bastante activa desde hace meses porque se han visto afectados por el desfalco del IHSS.

Había mucho asedio y hostilidad, la gente intentaba mantenerse firme. Personas con vehículo se acercaban a apoyar, no había reclamos de su parte. Transcurrieron alrededor de dos horas de la acción y había movimientos de parte de la policía como de que traerían otro convoy.

Estaba disponiéndome a salir, porque tenía otro compromiso. Uno espera que la presencia de los medios persuada de agresiones, ya que al ver que somos varios moderan sus actitudes violentas contra los manifestantes. Le pregunté a mis compañeros si creían que habría represión, pero dijeron lo más probable era que no. Solamente había caminado unas seis cuadras cuando escuché los estallidos de las bombas y me regresé, ya con la cámara encendida.

Al llegar, los policías y militares ya llevaban a personas de la camisa arrastradas a las patrullas, a pesar de que éstas ya se habían dispersado a las orillas, liberando el paso del puente,  pero policías y militares seguían disparando bombas.

policia reprime progreso

Foto:honduprensa.wordpress.com

Llevaban al menos a dos trabajadores del cuello. A Bartolo –Fuentes- (su esposo y actual diputado al Congreso Nacional) se le abalanzaron dos policías, y entre varios compañeros intentaron quitarlos. Al pasar eso, yo iba detrás de un policía que llevaba arrastrado a un trabajador, yo le iba diciendo que lo dejara en paz. Al ir caminando me quedé sola en medio de un grupo de policías, y hasta después que veo los videos me percaté que había otro grupo cerca donde Bartolo y los demás intentaban que dejaran en paz a un muchacho al que estaban toleteando, lo que impidió que se fijaran en lo que pasaba conmigo.

Un policía grande y moreno me arrebató la cámara y me la quebró, otros policías quisieron forcejear. Yo sé que trataba de evitarlo, pero recuerdo que había varios encima de mí.

Cuando me caí, no sé cuántos policías me agredieron. Al estar en el pavimento, solo me acuerdo que yo sentí el peso de la bota, a esa altura yo ya no logré identificar a nadie, no supe si era el mismo de la cámara. Luego de un par de minutos no sabía lo que pasaba, solo sentía el peso de la bota encima de mi pecho. Me recupero al escuchar los gritos de la gente que intentaban arrastrarme para  levantarme.

No podía levantar el brazo derecho del dolor, y comencé a preguntar por mi cámara a pesar del dolor intenso porque según yo se habían llevado mi cámara. Me sacaron entre varios trabajadores, un jefe de la policía se metió para decir que la policía no solamente agredía sino que también ayudaba. El intentó auxiliarme para darle vuelta a las cosas. Al hacerme la radiografía en el hospital, me desmayé y tuvieron que ponerme oxígeno. En el quirófano me tuvieron que recolocar el hueso en su lugar, pero tuvieron que anestesiarme completamente. No sé qué paso en ese momento.

dunia hospital

 Dunia Montoya: Al hacerme la radiografía 

en el hospital me desmayé y tuvieron 

que ponerme oxígeno.

PAG: ¿Ha recurrido a realizar acciones legales luego de lo ocurrido?

DM: Yo acudí a la fiscalía de Derechos Humanos en  la semana, me mandaron a decir que vendría la fiscal a la casa por mis dificultades, yo estuve esperando que viniera, mi esposo me llevó, pero no estaba la fiscal de turno. Igual me tomaron la denuncia y quedaron en que la fiscal se iba a comunicar conmigo para hablar con Medicina Forense para que tomaran las pruebas pero no me ha contactado,

Uno siempre acude para dejar un precedente, a pesar de no creer, hay evidencia de la arbitrariedad y el salvajismo, pero no creemos que la fiscalía vaya a tomar acciones sobre lo que ocurrió. Nosotros no quisiéramos tener que identificar individualmente a la policía. Fue una acción en conjunto, es la institución como tal que actuó , así que es a ella que debemos pedirle cuentas.

PAG: Antes de esta acción ¿Había sufrido usted algún otro tipo de represión?

DM: En el golpe, fueron varios momentos difíciles. El segundo día del golpe, precisamente en este mismo puente, sufrí más que todo empujones de la policía, con los escudos. Cuando la gente se movió al puente de la Democracia, hubo golpes y disparos contra compañeros. Con la gente yo sufrí el gas lacrimógeno. Estando pendiente de los detenidos, incluido un compañero mío, el más joven, me moví a la policía para averiguar quiénes estaban detenidos para saber quiénes eran y poder actuar.  Estando ahí, esa misma persona que me quebró la cámara se encontraba ahí, y le dijo a otro mira, aquí está esta vieja puta. Es un hombre bien grandote, y yo soy bien chaparrita, así que cosas de ese estilo intimidan, al encontrarlo en otros momentos, me he sentido intimidada por este hombre. Y en esta ocasión fue él quien también me quiebró la cámara.

PAG: Usted goza de medidas cautelares otorgadas por la CIDH ¿El Estado se ha encargado de garantizarle las mismas?

DM: Como nosotros estuvimos presentes durante el golpe y fuimos objeto de persecución y amenazas, además nuestra oficina está cerca de la policía, a través de una organización defensora de derechos humanos, solicitamos las medidas cautelaras para todo el equipo, pero las suspendieron en el 2013. No me sirvieron de mucho ya que estas consistían en patrullajes en mi casa y en la oficina, pero yo no los quería cerca porque ellos habían agredido a Bartolo y mis hijos les tenían miedo. Pedimos que nos auxiliaran y nos dieran algún carnet, para que si en algún momento tenso en una protesta lo notaran y vieran que debían cuidarnos o respetarnos.

PAG: Con los actos de represión hacia la ciudadanía indignada y a la prensa independiente ¿Qué mensaje pretende dejar el actual gobierno?

DM: En el caso de El Progreso nos ha tomado de sorpresa, desde el golpe ha sido una ciudad muy activa y de mucha protesta. A pesar de las amenazas, los policías median sus actuaciones. Actuaron abiertamente con saña y odio, andaban los ojos rojos y desorbitados. Aquí nunca habíamos visto una acción tan fuerte como ese día, ni siquiera contra los periodistas. Debido a la vinculación con los movimientos sociales y el trabajo, uno podría entender las amenazas, pero actuaron de manera indiscriminada y no respetaron a nadie.

Este gobierno está desesperado por legitimizarse, ya que la indignación y el repudio de la población está subiendo, está desesperado y quiere imponerse a toda costa frente a la protesta social, sin importar a quien tenga que llevarse de frente, incluida la prensa.

PAG: Algunos periodistas en la capital han sido violentados en su ejercicio de informar recientemente, después de lo ocurrido allá en la zona norte ¿Cuál es la situación de libertad de expresión actualmente en nuestro país?

DM: Yo creo que muchos compañeros han hecho esfuerzo porque se aprobara la ley de protección para periodistas y defensores. La situación de la libertad de expresión se está agravando. Durante el gobierno de Pepe Lobo que era de conciliación, con manifestaciones y protestas abiertas, de alguna manera la hostilidad había bajado, pero yo siento que ahora la situación es totalmente abierta y descarada, actuando contra la prensa de manera indiscriminada, sean o no disonantes con las manifestaciones populares. Ojala no lleguemos al extremo que vivimos en el golpe, cuando murieron muchos de nuestros compañeros. La libertad de expresión y de prensa está bajo una represión abierta para callar su voz.

PAG: ¿Cómo cataloga usted el silencio que guarda el Colegio de Periodistas de Honduras, CPH, ante la represión de la cual ha sido objeto tanto usted como otros colegas en el país?

DM: Hay una actitud cómplice, muchos de los que hoy tiene secuestrado el colegio, son periodistas que trabajan en medios corporativos, no solamente trabajan ahí y se autocensuraron sino que son serviles a la posición, no hay una actitud independiente. El colegio es manejado por los grandes medios. Mi posición frente al colegio, y nunca he querido afiliarme a pesar de haber egresado hace muchos años, en el 94, yo tomé distancia por sus actitudes. Desde el golpe sobre todo vimos que el colegio no se pronunció, sus acciones han sido tan poca cosa ante la situación de violación de libertad de expresión y asesinatos de compañeros, no hay una actitud beligerante. Son un instrumento del gobierno.

congreso

PAG: El Congreso Nacional discute una serie de reformas al Código Penal, en las cuales se penaliza la protesta social ¿Qué opinión le merece esta acción?

DM: yo diría que no es más que una muestra de soberbia e intolerancia. Se llenan la boca diciendo que hay que entrar al proceso de diálogo con todos los sectores, pero solamente se han quedado los sectores cercanos al gobierno. Hace todo el teatro, pero estableciendo medidas que cambian los ánimos y generan mayor conflictividad, eso demuestra que el gobierno no se va a medir en contra de la protesta social. El gobierno está engañándonos y crea mayores medidas coercitivas. Esto solamente agravara la situación del país a futuro.

Al terminar las preguntas, Dunia aprovechó el momento para agradecer las muestras de solidaridad que recibió y continúa recibiendo luego de los hechos en su contra. A pesar del dolor constante, la inmovilidad de su brazo y el reposo obligado, como ella lo llama, la periodista mencionó que “este tipo de solidaridad es importantísima para una”.

El testimonio de Dunia Montoya es solo el reflejo del autoritarismo que se vive y se respira en las principales ciudades del país, en donde el actual gobierno de Juan Orlando Hernández pretende apagar las antorchas de la indignación y silenciar las voces de quienes denuncian la corrupción y exigen que sea combatida y en ciudades como El Progreso que no es la excepción, ya que allí se mantiene al asecho la mirada constante del dictador Roberto Micheletti, que comandó las acciones violentas contra el pueblo hondureño en el año 2009 con un golpe de Estado militar auspiciado por la oligarquía y el gobierno estadounidense.

, , ,

Deja un comentario

Condenamos represión contra Dunia

E-mail Print PDF

La Asociación de Medios Comunitarios de Honduras, AMCH, repudia el uso desproporcionado de la fuerza policial y militar este martes contra manifestantes en distintos puntos del territorio nacional y contra periodistas que cubrían los hechos.

Entre las víctimas de la desproporción y la brutalidad está nuestra compañera Dunia Montoya, quien sufre luxación de su hombro derecho, golpes contusos en el rostro y tórax (“patadas”) causados por agentes de la Policía Militar, que además destruyeron su cámara de video mientras filmaba la represión.

Dunia Montoya, reconocida profesional del periodismo, destacada comunicadora popular y directiva de esta Asociación, es beneficiaria de medidas cautelares solicitadas por la CIDH a la Secretaría de Seguridad hace seis años; ahora tendrá que guardar al menos dos meses de reposo por la golpiza policial.

Dunia cubría una protesta ciudadana en Quebrada Seca, sobre la carretera del Litoral Atlántico, motivada por la corrupción del gobierno nacional que se niega a solicitar a la ONU la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad, para juzgar a los titulares de los tres poderes del Estado y a los operadores de justicia implicados en el saqueo de fondos públicos en el país.

La AMCH también condena que la misma célula militar –PMOP — injertada dentro de la secretaría de seguridad, haya agredido este martes con bombas de gas, leños del bosque y balas importadas a los periodistas Eddie Andino, Gerardo Chévez, Román Paz y César Obando, de los departamentos de Cortés, Yoro y Colón.

En consecuencia, demandamos la sanción penal de los policías que causaron este acto de barbarie contra todas las víctimas, particularmente contra una mujer, una periodista, una ciudadana, que ejercía libremente sus derechos a la información, libre expresión y comunicación.

Coordinación de AMCH

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3716:condenamos-represion-contra-dunia&catid=54:den&Itemid=171

, , , ,

Deja un comentario

Reportera hospitalizada al recibir golpiza de la Policía Nacional y cuatro periodistas atacados con bombas lacrimógenas

Alerta 151-15 | Honduras, 1 de septiembre de 2015

Comité por la Libre Expresión (C-Libre). Miembros de la Policía Nacional y de la Policía Militar agredieron físicamente a cinco reporteros de los departamentos de Yoro y Colón, los golpearon hasta causarles fracturas, les tiraron bombas lacrimógenas, los militares sacaron sus armas de fuego y dispararon contra población civil.

En el Progreso, Yoro, la periodista de la Revista Vida Laboral, Dunia Montoya, fue hospitalizada este martes 1 de septiembre, con fracturas en su brazo, después de recibir una golpiza por parte de elementos de la Policía Nacional que llegaron al extremo de darle patadas en el rostro y quebrarle su equipo de trabajo, además atacaron a los periodistas Eddie Andino, Gerardo Chevez y a Román Paz, según el testimonio de uno de los comunicadores que sufrió parte del ataque.

Entre tanto, en el departamento de Colón, otro periodista permanecía refugiado en el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) huyendo de policías encapuchados que lo persiguieron y le lanzaron gas lacrimógeno mientras le advertían que le pasaba por andar “transmitiendo en vivo y por metido (entrometido)”.

En la ciudad de “El Progreso, Yoro”, el ataque ocurrió mientras los reporteros daban cobertura a una protesta de los pobladores que se tomaron la carretera para protestar por la corrupción gubernamental.

Al corresponsal de Radio Progreso, Gerardo Chevez, miembros de la Policía Nacional le decomisaron su carné de periodista. Chevez, es beneficiario de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El reportero contó que la represión inició de repente.

“Estábamos con la cobertura, Dunia con su cámara y yo para radio y los demás periodistas haciendo su cobertura. Dunia está grabando cuando de repente comienzan a golpear la gente y comienzan a quitarle la cámara, Dunia se niega porque les dice que es su herramienta, comienzan a golpearla con el tolete, en la manos y en las piernas y la logran tirar al piso y un policía le pateó la cara en tres veces, pero con las botas, duro, ella está en el hospital”, Según Chévez.

Montoya es la esposa del comunicador y diputado del partido Libertad y Refundación (Libre), Bartolo Fuentes.

“A mí me quitan mi carné me comienzan a dar golpes bajos para no dejar cicatrices”. El reportero quiso escapar, “pero en el momento me vuelven a agarrar y me van dando”, “a Eddie Andino, de Canal 6, le pegaron con bombas lacrimógenas” y al comunicador Román Paz, de Campus TV tiraron una bomba lacrimógena en los pies y otra en la cara, que casi le daña el rostro, relató.

Los reporteros interpusieron la denuncia ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos y ante el Ministerio Público. Terror vivió periodista en Colón En Colón, en la zona del Bajo Aguán, el corresponsal de Radio Progreso, Cesar Obando Flores, corresponsal de Radio Progreso, dijo a C-Libre que horas de la mañana de 7:30 a 8:00 horas, había una toma de carretera en el puente de Tocoa. La Policía Nacional y la Policía Militar se instalaron antes que los manifestantes cuando llegaron manifestantes ya estaban ellos ahí, la policía no dejaba pasar los vehículos, después los policías le dijeron a los manifestantes, ‘quítense de la calle y comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas’. “Yo describía que lanzaban bombas, los Policías Militares hicieron disparos contra las personas.

Yo estaba largo”, el periodista estaba apartado de la zona de conflicto narrando cómo ocurría el desalojo y uno de los agentes sacó una bomba lacrimógena y se la lanzó. La bomba le cayó en los pies y el comunicador empezó a correr. “Un policía encapuchado, por detrás, y un Policía Militar me pegaron un empujón y me lanzaron al pavimento, me raspé todo (golpée) el estómago, los codos, se me quebró mi teléfono, quedé en medio del humo, otros compañeros me dieron auxilio, me logré levantar y seguí corriendo.

Una patrulla comenzó a darme persecución, un policía me dijo que eso me pasaba por andar transmitiendo en vivo. El policía andaba encapuchado. Corrí unas 16 cuadras, me perseguían tres policías, entré a una casa para escapar, por otra puerta, tomé un taxi, llegué a refugiarme al Comisionado y la patrulla pasaba por ahí. Me persiguieron por unos 20 minutos policías a pie, me decían que me parara, corrían encapuchados”.

Fuente: http://www.clibrehonduras.com/alerta/reportera-hospitalizada-al-recibir-golpiza-de-la-polic%C3%ADa-nacional-y-cuatro-periodistas

, , , , , ,

Deja un comentario

Cinco periodistas agredidos por la policía en violento desalojo a manifestación en zona Norte

Tuesday, 01 September 2015 23:51 Written by  Published in Amenazas a la Libertad de Expresión Read 182 times

Periodista Dunia Montoya, fue golpeada salvajemente por la policía y el ejército Periodista Dunia Montoya, fue golpeada salvajemente por la policía y el ejército Fotos: Periodista Patricia Murillo y de radioprogresohn.net

Una periodista fuertemente golpeada y cuatro más con lesiones leves fue el resultado de la agresión por parte de elementos de la policía Nacional y el ejército mientras daban cobertura a las jornadas de protestas realizadas en diferentes puntos de la zona Norte y Atlántica del país, las cuales fueron brutalmente reprimidas este martes 01 de septiembre de 2015.

Mientras en la capital se realizaban los actos de protocolo por  la celebración de las fiestas de independencia, al interior del país, específicamente en los departamentos de Yoro , Colón, Intibucá y Amapala, miembros y miembras de las Mesas de Indignación mantuvieron tomados los puentes y carreteras principales exigiendo la instalación de la Comisión Nacional contra la Impunidad en Honduras (CICIH),el juicio político contra el Fiscal General y Fiscal Adjunto y transparencia en la elección de la nueva Corte Suprema Justicia.

En una de las protesta que se realizó a inmediaciones del puente “La Democracia”,  en El Progreso, departamento  de Yoro, una de las afectadas más gravemente fue la Periodista Dunia Montoya,  de la revista “Vida Laboral”,  quien fue rodeada por elementos armados que le quebraron su cámara fotográfica y por si no fuera suficiente, la tiraron contra el suelo en donde le lanzaron patadas a su rostro. Montoya fue trasladada de emergencia a un centro hospitalario de la ciudad de San Pedro Sula.

Según conoció pasosdeanimalgrande.com, la comunicadora sufrió una luxación en su hombro derecho y tiene marcas de bota militar en su rostro, producto de la agresión de la que fue objeto mientras cubría el desalojo violento de esta mañana.

edy andino canla 6

Foto: Facebook Periodista Patricia Murillo

En la misma ciudad fueron agredidos también Gerardo Chevez de Radio Progreso, a quien los uniformados le arrebataron su carnet de  Periodista. Igual suerte corrió Román Paz de la televisora Campus TV. Mientras que a Edy Andino, de Canal 6,le impactó una bomba lacrimógena en su rodilla derecha justamente mientras trasmitía en directo el desalojo.

El periodista Chevez fue testigo presencial de las acciones contra sus colegas y no pensó que también se convertiría en víctima. Mientras transmitía para la emisora donde labora, cuestionaba a los miembros armados del por qué hacían uso de la fuerza contra la ciudadanía indignada.

“Después del ataque a la compañera Dunia, yo estoy en vivo relatando la detención de la que son objeto tres protestantes, pregunto ¿Qué les pasa? Y me rodea un grupo de militares y policías y me arrebatan el carnet y comienzan a darme golpes cortos”, denunció Chevez.

Estos golpes cortos no dejan huella en el cuerpo, sin embargo si son sentidos por la persona agredida, añadió. Posteriormente, un militar se dirigió hacia el periodista con intención de golpearle la cabeza con un tolete pero “se metió el jefe de la policía en medio y logré escaparme”.

El comunicador actualmente goza de medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgadas luego de sufrir amenazas a su trabajo durante el golpe de estado del 28 de junio de 2009.

Otro caso de represión al trabajo periodístico tuvo lugar en Tocoa Colón, en donde fue agredido el comunicador Cesar Obando, quien daba cobertura a la protesta de los indignados e indignadas en aquella ciudad.

Obando narró al Comité por la Libre Expresión (C-LIBRE) que mientras describía el momento en el que se reprimía la toma, “varios policías encapuchados me pegaron un empujón y me lanzaron al pavimento, me raspé todo”.

Agregó que perdió su teléfono celular, con el cual transmitía en su calidad de corresponsal de Radio Progreso, en Tocoa, Colón.

Lo grave es que al lograr escapar de la zona de peligro, Obando fue perseguido por elementos policiales y militares, quienes le gritaban “esto te pasa por andar transmitiendo en vivo”. Corrió aproximadamente 16 cuadras hasta que tomó un taxi el cual lo transportó a la sede regional del Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH), dijo Obando a C-LIBRE.

Represión deja de ser un secreto a voces

Ante la convocatoria a un paro cívico a realizarse en la capital, las acciones violentas de parte de los cuerpos armados en contra de la ciudadanía ya habían sido anunciadas y oficializadas por sus máximas autoridades desde la semana anterior.

Por medio de las redes sociales, varias organizaciones defensoras de derechos humanos, difundieron un memorándum de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional (FUSINA), el cual llamaba a sus elementos a “ejecutar operaciones policiales- militares para garantizar el orden y la seguridad así como el derecho a la libre locomoción en sus sectores de responsabilidad”.

Bajo registro (F-3) 2015 Nro. 0268, FUSINA  notificó a los diferentes comandantes a nivel nacional a que tomen las medidas necesarias para garantizar el orden y la seguridad ciudadana en respuesta a las acciones de grupos opositores al actual gobierno.

Anteriormente, autoridades de la Secretaría de Seguridad divulgaron ante diferentes medios de comunicación en el país un comunicado de prensa en el marco de una serie de tomas de carreteras realizadas por miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) y el movimiento campesino.

“El derecho a manifestarse pacíficamente debe ser garantizado constitucionalmente sin exigencia de permiso o autorización previa, ni más limitaciones que la exigencia de ser pacíficas y la protección de los derechos de los demás. En momentos de crisis el Estado debe agotar el diálogo y si la crisis es violenta utilizar la fuerza pública con criterio de proporcionalidad usando el mínimo de fuerza necesaria para re-establecer el orden y sin utilizar la detención arbitraria por el solo hecho de ser manifestante”. Señaló Frank La Rue, ex Relator para la Libertad de Expresión de la Organización de Naciones Unidas, ONU, en la visita que hizo a Honduras en el año de 2012, por la situación de violencia contra los periodistas en Honduras.

Por su parte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH en su informe “La protesta social pacífica: ¿un derecho en las Américas?”   señaló que “…muchos Estados de las Américas responden frecuentemente a las manifestaciones pacíficas tendientes a protestar contra políticas públicas o contra las derivas de la globalización, con la criminalización o inclusive con la represión violenta de los movimientos sociales que han originado estas protestas; contribuyendo de esta forma al deterioro del sistema democrático..”.

Desde el Presidente de la República se descalifica la profesión

Siguiendo la misma línea del discurso del presidente Juan Orlando Hernández, cobijado en la frase del dictador alemán de Adolfo Hitler de “haré lo que tenga que hacer”, la Secretaría de Seguridad manifestó en aquel momento que “estas acciones de alteración del orden público, obedecen a una estrategia de grupos con el fin de desestabilizar el gobierno y promover el caos…”.

La agresión en contra de la prensa en la zona Norte este día, sumada al clima de intolerancia que promueve el actual presidente Juan Orlando Hernández, en días pasados se le negó el derecho a preguntar en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno al corresponsal  Dassaev Aguilar, de la cadena televisiva iraní HispanTV. Se suma a ello la campaña de hostigamiento en  redes sociales contra la periodista Gilda Silvestrucci , corresponsal de teleSUR en español.

Vea Informe de la CIDH “La protesta social pacífica: ¿un derecho en las Américas?”   en este link:  http://goo.gl/16N3Hm

Memorandum enviado por FUSINA para instruir a policías y militares a reprimir a la población el pasado 25 de agosto de este año:

memorandum de FUSINA para reprimir manifestaciones

, , , , , ,

Deja un comentario

Policía desaloja manifestantes en el norte de Honduras usando balas, toletes y gas lacrimógeno

Los militares y policías la emprendieron contra los periodistas que daban cobertura a los desalojos y a la periodista,  Dunia Montoya,  le patearon la cara en tres ocasiones y le fracturaron un brazo.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La periodista Dunia Montoya, permanece hospitalizada tras la golpiza por los elementos de Fusina.

Varias personas heridas y detenidas fue el saldo que dejó el desalojo efectuado por la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA),  en las manifestaciones realizadas este martes en las ciudades de Tocoa, en el departamento de Colón y en El Progreso departamento de Yoro, ambos al norte de Honduras.

En el brutal desalojo resultaron heridos los periodistas Gerardo Chévez,  corresponsal de Radio Progreso,  Dunia Montoya de la Revista Vida Laboral quien  fue hospitalizada con fracturas en uno de sus brazos y Edy Andino del canal 6 de San Pedro Sula.

Heridos2

Patean rostro de periodista

La periodista  Dunia Montoya, fue hospitalizada este martes 1 de septiembre, con fracturas en su brazo, después de recibir una golpiza por parte de elementos de la Policía Nacional que llegaron al extremo de darle patadas en el rostro y quebrarle su equipo de trabajo.

Al corresponsal de Radio Progreso, Gerardo Chévez, miembros de la Policía Nacional le decomisaron su carné de periodista. Chévez, es beneficiario de medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Chévez relató que estaban en la cobertura con su colega Dunia, ella con su cámara y él con su teléfono para la radio y los demás periodistas haciendo su cobertura.

“Dunia estaba grabando,  cuando de repente los policías y militares comenzaron a golpear la gente y querían a quitarle la cámara, Dunia se negó diciéndoles que esa es su herramienta de trabajo y en respuesta los policías y militares comenzaron a golpearla con el tolete en las manos y en las piernas”.

Observe la oreja de este manifestante.

Luego la  tiraron al piso y “un policía le pateó la cara en tres veces, pero dándole duro con las botas, ella está en el hospital”. Según Chévez,

La policía y miembros del ejército llegaron desde muy temprano en tono amenazante y dando solamente media hora para que los hondureños indignados protestaran a pesar que lo hacían pacíficamente.

Tras pasar la media hora dada por los uniformados, estos la emprendieron contra los manifestantes usando toletes, gases lacrimógenos.

Heridos3

Otro relato

Por su parte, Cesar Obando Flores, corresponsal de radio progreso,  relató que la Policía Nacional y la Policía Militar se instalaron antes que los manifestantes cuando llegaron manifestantes ya estaban ellos ahí, la policía no dejaba pasar los vehículos, después los policías le dijeron a los manifestantes, ‘quítense de la calle y comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas’. “Yo describía que lanzaban bombas, los Policías Militares hicieron disparos contra las personas, relató Obando a la Organización C-Libre.

Yo estaba largo”, el periodista (Edy Andino de canal 6), estaba apartado de la zona de conflicto narrando cómo ocurría el desalojo y uno de los agentes sacó una bomba lacrimógena y se la lanzó.

La bomba le cayó en los pies y el comunicador empezó a correr. “Un policía encapuchado, por detrás, y un Policía Militar me pegaron un empujón y me lanzaron al pavimento, me raspé todo (golpée) el estómago, los codos, se me quebró mi teléfono, quedé en medio del humo, otros compañeros me dieron auxilio, me logré levantar y seguí corriendo.

Una patrulla comenzó a darme persecución, un policía me dijo que eso me pasaba por andar transmitiendo en vivo. El policía andaba encapuchado. Corrí unas 16 cuadras, me perseguían tres policías, entré a una casa para escapar, por otra puerta, tomé un taxi, llegué a refugiarme al Comisionado y la patrulla pasaba por ahí.

Me persiguieron por unos 20 minutos policías a pie, me decían que me parara, corrían encapuchados”, relató Obando ante el comisionado de los Derechos Humanos.

Fuente: http://criterio.hn/policia-desaloja-manifestantes-en-el-norte-de-honduras-usando-balas-toletes-y-gas-lacrimogeno/

, , , , , , , , , ,

Deja un comentario