Entradas etiquetadas como Constituyente

Hernández ahora solo plantea reformas a la Constitución –

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.-El presidente de Honduras, Juan Hernández, reiteró este miércoles su deseo de impulsar un diálogo nacional orientado a hacer reformas a la Constitución de la República, descartando así la elaboración de una nueva Constitución y mucho menos la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. “Si al final nos ponemos de acuerdo […]

Origen: Hernández ahora solo plantea reformas a la Constitución –

,

Deja un comentario

Honduras requiere un genuino Pacto Social

Origen: Honduras requiere un genuino Pacto Social

,

Deja un comentario

Solo un poder Constituyente puede redactar una Constitución –

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.-Reconocidos abogados constitucionalistas de filiación del Partido Nacional, consideraran que una nueva Constitución de la República solo puede redactarse mediante el poder originario que se deriva de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. Los abogados Oswaldo Ramos Soto, quien además es diputado al Congreso Nacional por el oficialista Partido Nacional […]

Origen: Solo un poder Constituyente puede redactar una Constitución –

,

Deja un comentario

Convertir actual Congreso en Asamblea Nacional Constituyente es un Golpe de Estado –

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.- Una Asamblea Nacional Constituyente derivada o sea  convertir el actual Congreso Nacional en ANC es un claro Golpe de Estado, este congreso nacional, no tiene facultades para convertirse en constituyente, expreso el medico sampedrano Carlos Bueso Chinchilla, dirigente del partido Libertad y Refundación en la zona norte. A criterio del […]

Origen: Convertir actual Congreso en Asamblea Nacional Constituyente es un Golpe de Estado –

,

Deja un comentario

JOH no debe liderar Asamblea Nacional Constituyente: Padre Melo –

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.-Parece que el presidente, Juan Hernández, hubiese conocido de antemano los resultados del informe presentado por el ERIC porque se adelantó a lo arrojado por la encuesta donde el pueblo manifiesta que el camino para resolver la crisis de Honduras pasa por una Asamblea Nacional Constituyente, dijo el Padre Ismael Moreno […]

Origen: JOH no debe liderar Asamblea Nacional Constituyente: Padre Melo –

Deja un comentario

Hernández plantea nueva Constitución sin convocar a Constituyente –

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn La pretensión de Hernández coincide curiosamente con lo planteado el pasado viernes por la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, de elaborar desde la máxima casa de estudios una nueva Carta Magna pero sin convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. Tegucigalpa.- El presidente de Honduras, Juan […]

Origen: Hernández plantea nueva Constitución sin convocar a Constituyente –

,

Deja un comentario

UNAH proyecta crear una nueva Constitución antes que finalice el año –

Por: Redacción CRITERIO (Con información de Presencia Universitaria) redaccion@criterio.hn Tegucigalpa.-A juicio de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, es el momento que la máxima casa de estudios superiores, elabore y proponga, en el transcurso de este año, una nueva Constitución de la República. Según Castellanos el ambiente para que […]

Origen: UNAH proyecta crear una nueva Constitución antes que finalice el año –

, , ,

Deja un comentario

Con apoyo de catedráticos españoles, UNAH instruye elaborar nueva Constitución

Tegucigalpa – En el marco de la inauguración de la maestría en Derecho Constitucional, la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, instruyó a los maestrantes trabajar en el diseño de una Constitución de la República que será socializada con diversos sectores de la sociedad, lo que sería el preámbulo para una Constituyente en el país.

Origen: Con apoyo de catedráticos españoles, UNAH instruye elaborar nueva Constitución

, , ,

Deja un comentario

¿Es necesaria una Asamblea Nacional Constituyente en Honduras?

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

constitucion

La Constitución de la Republica data de 1982, emitida bajo decreto 131 y publicada en el Diario Oficial La Gaceta, bajo la edición número 23,162 con fecha 20 de enero de 1982.

Esta carta magna ha sido modificada y violentada cuantas veces lo han querido hacer los políticos, basándose siempre en la ya trillada y famosa frase, “por esta única vez”.

El uso y abuso de la constitución para los fines políticos ha llegado a tal magnitud que el ya fallecido político liberal del departamento de El Paraíso, Rodrigo Castillo Aguilar dijo que, “la Constitución había que violarla cuantas veces fuese necesario”

Los movimientos de oposición y sobre todo el Partido Libertad y Refundación tienen como propuesta política, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente que dé como producto, una nueva Constitución que permita la refundación del país ante la existencia de un Estado fallido.

El líder de la oposición Manuel Zelaya Rosales, el 7 de abril de 1988, siendo diputado por Olancho, condenó la frase de su correligionario y en un escrito presentado al Congreso Nacional expresó: “exigimos que la Corte Suprema de Justicia, sin vacilaciones, ejecute los actos legales pertinentes en contra de las autoridades que han perpetrado este atentado a nuestra constitución”.

En 1936 encontramos también al diputado nacionalista Plutarco Martínez cuando defendía el continuismo del dictador Tiburcio Carías Andino y dijo “La Constitución es pura babosada”.

Los partidos de corte derechista, Partido Nacional (PN), Partido Liberal (PL), Partido Demócrata Cristiano (PDCH), se oponen a la tan sola idea de convocar a una asamblea nacional constituyente, mientras que el Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU) apoya la idea, el Partido Unificación Democrática (UD), concebido como partido de izquierda se ha plegado a los institutos políticos de derecha y se opone a la idea.

Algunos políticos conservadores, en su mayoría de los partidos Nacional y Liberal, consideran que Honduras no necesita una nueva Constitución porque la que está en vigor, puede ser reformada en más de un 90 por ciento.

La verdad es que la actual carta magna hondureña ha sido violentada infinidad de veces y ha sido considerada por el expresidente de Costa Rica, Oscar Arias como “un adefesio jurídico”

Criterio.hn ante esta polaridad de ideas en torno a la convocatoria o no de una Asamblea Nacional Constituyente que redacte una nueva Constitución de la Republica, ha consultado varios analistas de la realidad nacional sobre la necesidad o no de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente.

Edy Tabora, director ejecutivo de C-Libre autor del documento.

Edy Tabora, director ejecutivo de C-LIBRE, ante la pregunta de si es posible una Asamblea Nacional Constituyente manifestó que, “es posible y necesaria, asambleas nacionales constituyentes ha habido como 15, así que una mas no sería la excepción, sobre todo en este momento que es más que necesaria, comenzó diciendo.

Apuntó que el problema sería repetir los vicios que se han dado desde 1821 que se han dado asambleas nacionales y posteriores Constituciones, excluyentes de los intereses de las grandes mayorías.

Desde el inicio del Estado, primero el Estado centroamericano y luego con el estado hondureño implicó primero que solo podían elegir los hombres, luego solo hombres que sabían leer y escribir y que tenían determinada cantidad de dinero con eso se inició el Estado y la última asamblea nacional constituyente de 1980 también fue una asamblea convocada desde los sectores que habían tenido una dictadura y solo participo la elite económica y política.

En Honduras luego de esa asamblea ha habido dos golpes de estado; uno en el 2009 contra Manuel Zelaya Rosales y otro en el 2012 cuando se destituyó la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia razones de más para que haya una nueva asamblea y la posibilidad de que exista dependerá de la exigencia popular.

Ivania Galeano, asesora de Comisión Internacional de Juristas .

Ivania Galeano, asesora jurídica de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ), dijo que, “creo que más que valorar si es posible, tenemos que partir de que es necesaria, porque nos encontramos ante un estado fallido ya que el golpe de estado lo que ha desencadenado es un corte de la institucionalidad por parte del poder militar que claramente rompe con los elementos esenciales de un Estado de derecho”.

Ante estas circunstancias la única forma de reconstruir el estado para que esté al servicio de todos los hondureños y hondureñas, que es la finalidad de ser del Estado, es a través de la Asamblea Nacional Constituyente, apuntó Galeano.

“Las condiciones las tenemos que generar desde la ciudadanía, la movilización social y popular que ha iniciado con el movimiento de las antorchas y las protestas en todo el país, debe pasar a un proceso de profundización de esas movilizaciones y de ese nivel de conciencia colectiva y a través de esa movilización y demanda colectiva exigir, no solo la asamblea, sino ser actores en ese proceso.

Wilfredo Mendez, director ejecutivo de Ciprodeh.

Wilfredo Méndez, director del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), expresó que cree que si es posible, porque el movimiento social desde el año 2009 ha tenido una dinámica extraordinaria y la conciencia colectiva ha afincado una propuesta desde la comunidad, desde las localidades y desde las cosmovisiones y que las capacidades están construidas para ello.

Apuntó que, “ los grupos oprobiosos no permitirían una constituyente como el pueblo la quiere y señaló el caso de la Corte Suprema de Justicia es la máxima expresión y ellos (oligarquía y Partido Nacional), están comprando 7 años más de impunidad a toda costa, como sea y contra quien sea y mucho menos que van a permitir una reforma profunda”.

Méndez, destacó que ve enormes oportunidades de lograr la Asamblea Nacional Constituyente, porque los avances sociales del país son extraordinarios y el movimiento social en el país ha ido generando mucha fuerza, mucha voluntad y mucha creación de conciencia y esos factores son positivos y que están llevando este proceso de maduración que causa mucho optimismo.

Reina Rivera Joya

Reyna Rivera, miembro de la Comisión de Abogados Defensores del Estado de Derecho, dijo que es un tema sumamente complejo, porque hay varias vías de llegar a una Asamblea Nacional Constituyente: una situación de ingobernabilidad donde el propio pueblo empuja al gobierno a solicitarla, que creo que en este caso sería el modelo idóneo para Honduras, “pero esto tendría que llevarnos a una situación de alta polarización y de alta movilización social de un pueblo reclamando, tal como sucedió en Guatemala, donde la ciudadanía le revocó el mandato al presidente”.

Rivera agregó que, en el modelo hondureño, se debería llamar a la asamblea, pero bajo un control popular debido al alto nivel de movilización social que existe en Honduras, pero “llamar a una Constituyente bajo el modelo legislativo existente no ofrece ninguna ventaja. Lo que permitiría más bien seria que el gobierno que se quiere convertir en Estado, sea el que defina y reconfigure el modelo de Asamblea Constituyente a sus propios intereses”.

La única constituyente que puede favorecer a las grandes mayorías y encaminarlos hacia una ruta progresista de mayor inclusión social, sería un modelo donde la ciudadanía masivamente lo reclame y donde el gobierno tenga que ceder poder en el camino de construcción del proceso, analizó Rivera.

Jennifer Erazo, directora de la Fundacion Frederich Ebert para Honduras.

Jennifer Erazo, representante en Honduras de la Fundación Frederich Ebert señaló que cree que hay un trabajo enorme por hacer en torno a este tema por parte de los sectores sociales, el poder político y económico para construir un nuevo pacto social a partir del golpe de estado y todo lo que ha ocurrido, pero “no estoy segura si hay condiciones para convocarla”.

Habría que medir el contexto, la fuerza y la prioridad estratégica de que ocurra o no porque una asamblea nacional constituyente debe ser respaldada por todos los sectores y si hay un sector que controla el poder político que va a dominar la misma entonces es un ejercicio que queda en lo seco.

“Pero si es un proceso más integral cree que tomara un poco más de tiempo como sociedad hondureña avanzar hacia ello”, destacó Erazo.

Finalmente Erazo dijo que, si se llega a dar y es producto de un ejercicio colectivo de la sociedad hondureña que así lo decide creemos que sería un importante paso como sociedad para sentar las bases de un nuevo pacto social en Honduras.

Fuente: http://criterio.hn/es-necesaria-una-asamblea-nacional-constituyente-en-honduras/

Deja un comentario

La Constituyente originaria es el único y verdadero diálogo nacional

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

En el marco del XXV Congreso Ordinario del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS), el presidente de esta organización sindical Carlos H. Reyes, planteó que  independientemente de cómo avance el proceso de lucha contra la corrupción y la impunidad, es urgente la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente originaria, que será el único y verdadero diálogo nacional que se convertirá en un pacto de gobernabilidad que retome el camino de la institucionalidad.

Este señalamiento fue una parte importante del discurso de Reyes al instalar el XXV Congreso Ordinario del STIBYS que contó con la participación  de delegados de las seccionales del sindicato a nivel nacional,  movimientos  sindicales de Nicaragua y Panamá, organizaciones defensoras de los derechos humanos, ejecutivos de Embotelladora La Reyna, federaciones sindicales y partidos de la oposición como Libertad y Refundación (LIBRE), Partido Anticorrupción (PAC) e Innovación y Unidad Nacional Social Demócrata (PINU-SD), entre otras.

“Si no hay estabilidad laboral, no hay estabilidad política, por eso decimos no a la tercerización y al empleo temporal. Pero el capitalismo no solo es explotador y acumulador de capital, sino acumulador de poder; a tal grado que hoy es el capitalismo el que domina a la democracia y no la democracia al capitalismo; el neoliberalismo es su principal instrumento y en el caso de Honduras, después del golpe de estado; en que hemos perdido la institucionalidad, se han desatado todas las fuerzas que atentan contra nuestra soberanía, el desarrollo de nuestras fuerzas productivas y la democratización del país”., expresó Reyes.

Dentro de ellas están los tratados de libre comercio, la entrega de nuestros recursos naturales y bienes comunes, las ciudades modelo, la corrupción, la impunidad, el crimen organizado, etc. Detrás de toda crisis política, están determinados intereses económicos, detrás de la crisis que hoy vivimos se encuentran determinados grupos oligárquicos favorecidos; que son la base en que se sustentan determinados sectores políticos que como el partió Nacional y sus cuadros dirigentes se quieren perpetuar en el poder para seguir profundizando el neoliberalismo, explicó el dirigente obrero.

Reyes señaló que para ello no paran en utilizar la corrupción como un instrumento de poder y acumulación de capital, aliarse con el crimen y el narcotráfico como se ha denunciado últimamente, prostituir los procesos electorales y en fin, prostituir  muchos políticos. Hemos llegado a niveles de corrupción e impunidad, nunca antes vistos en la historia del país y campea en el sector privado, en el poder legislativo, en el poder judicial y en el poder ejecutivo. ¡Qué vergüenza para los hondureños y hondureñas!.

El líder sindical indicó que la clase trabajadora a partir de 1954 ganó un sitial en la vida económica, social y política del país, e incidía en muchas decisiones importantes del país; pero a poco ha venido perdiendo ese poder. En la década de los noventas, después del fracaso de la plataforma de lucha para democratizar a Honduras, quienes quedaron con la iniciativa de la lucha popular fueron las centrales obreras, pero se creó tal vacío de poder ante el avance del neoliberalismo, que tuvo que surgir el bloque popular para llenarlo y crecer hasta forma la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular (FNRP) para detener sus embates y en efecto paramos muchas medidas, incluyendo varias privatizaciones que hoy se han profundizado y lanzado a la calle a una gran cantidad de trabajadores.

Con el golpe de estado surge como una necesidad el FNRP que se monta sobre las bases de lo que fue la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular (CNRP). El FNRP dio una batalla gloriosa, nunca visto en el país, retornó al presidente Manuel Zelaya depuesto por el golpe, pero después de creado el partido Libertad y Refundación (LIBRE) no pudo ser el interlocutor válido de las luchas sociales y se dejó a ese movimiento por privilegiar la lucha electoral al sálvese quien pueda, con las consecuencias en obreros, maestros, pueblos originarios, que ya todos conocemos, dijo Reyes.

Reyes añadió que se creó de nuevo un vacío de poder en la lucha social que impacta lógicamente en l lucha política, nadie creía que volveríamos a llenar las calles como después del golpe de estado, eso parecía impensable, pero la acumulación de desgracias extremas para el pueblo que en buena parte ha abandonado el país para irse como migrantes por la crisis que se vive y que otro montón de hondureños y hondureñas también están dispuestas a hacerlo por la falta de un futuro digno por la juventud por el peligro del crimen organizado y el narcotráfico que ha llegado hasta a impactar a los niños y niñas; aprovechándose de la desintegración familiar originada en el modelo neoliberal.

“Pero a esa acumulación de desgracias personales, se han sumado las sociales, dentro de ellas, los altos niveles de corrupción e impunidad para adquirir un alto grado de desenfreno entre empresarios y políticos como en el caso del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y otros y con las denuncias con pruebas, del periodista David Romero Ellner, tocaron lo más íntimo de nuestra vergüenza e hicieron renacer los actos niveles de dignidad y heroísmo en el pueblo hondureño que en plan de indignados por todo lo que pasa, nos hemos lanzado a la calle con agenda propia para que venga la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad (CICIH) y que se vaya Juan Orlando Hernández, llenando el vacío de desmovilización popular existente, sostuvo el presidente del STIBYS.

Agregó que al movimiento de Los  Indignados nos hemos tenido que sumar todos y todas, la coyuntura creada ha puesto en crisis al régimen que no haya cómo aplastar a ese movimiento pacífico, que ha llamado a un diálogo al cual solo han acudido sus aliados.

“Ante la insistencia en el llamado a la CICIH por la desconfianza en las autoridades colocadas en los más altos públicos por asalto a las instituciones por parte de un grupo del partido Nacional encabezado por Juan Orlando Hernández y el fracaso del diálogo, se ha acudido de parte del régimen a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que le saque las castañas del fuego. Ahora el presidente dando paso táctico hacia atrás, dice que el gobierno formará parte del mismo como cualquier otro sector. La Organización de Naciones Unidas (ONU) aún no  se ha pronunciado sobre la petición del gobierno y de Los Indignados”, detalló el reconocido dirigente.

Reyes explicó en su discurso que al llamado de la OEA han acudido los partidos de la oposición y Los Indignados representados por sus jóvenes conductores, las condiciones puestas por éstas instituciones nos parecen correctas y tienen nuestro apoyo, pero en una instancia como esa,  no se va a privilegiar la necesidad de que un tribunal como la CICIH venga a Honduras porque se enredará en mil problemas, pero independientemente de cómo avance ese proceso de lucha contra la corrupción y la impunidad nos iremos dando cuenta de la urgente necesidad de ir a una (Asamblea) Constituyente originaria, que será el único y verdadero diálogo nacional que se convertirá en un pacto de gobernabilidad que tomará fuerza en una nueva constitución como instrumento para retomar el camino de la institucionalidad del desarrollo de nuestras fuerzas productivas y de la democratización del país.

“De la necesidad de ir a una Constituyente para hacer una nueva constitución, se la hicimos saber desde el Bloque Popular (BP) al presidente del Congreso Nacional  Porfirio Lobo Sosa en el año 2005”, cuando se aprobó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos que se tiró a la basura la Constitución de la Repúblicas, por eso dijimos que necesitábamos una nueva Constitución”.
Cuando a espaldas del pueblo aprobó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos que se lanzó la Constitución al cesto de la basura y hoy se la pasan por donde quieren, quienes dicen gobernarnos. El movimiento sindical como institución ha estado ausente de todo este proceso de lucha que se da en el país últimamente, esto yo se lo decía a mi compañero Secretario General de la Central general de Trabajadores (CGT), Daniel Durón y el me dijo, es cierto.

Reyes dijo que frente a esta realidad, la posición ganada en 1954 como que la estamos perdiendo, debemos rectificar y volver por el camino de mayo, decíamos al principio que el sistema capitalista por ser explotador del trabajo de obreros, campesinos, pequeños y medianos propietarios, trabajadores por cuenta propia y concentrador de la riqueza y el ingreso en pocas manos, nos obliga a constituirnos en sindicatos a organizarnos para luchar por la reforma agraria, a organizarnos en cooperativas  para redistribuir el ingreso, la tierra y la riqueza para que haya estabilidad laboral que es la fuente de la estabilidad personal , de la estabilidad familiar, de la estabilidad de la sociedad y de la estabilidad política; por eso decimos no, a la tercerización y al empleo temporal, si ello es así, los trabajadores del campo y la ciudad somos los primeros llamados a impulsar esos instrumentos, a organizarnos, politizarnos y movilizarnos por nuestros derechos y por la democratización del país.

“Hoy lo común es la pérdida de derechos, hoy lo común es la pérdida de la vida y como que nadie se inmuta, debemos urgentemente revisar la filosofía, la estructura y el plan de acción del movimiento sindical; esa es una deuda que tenemos desde que nos impusieron el neoliberalismo que es el enemigo a muerte de todos los movimientos populares”, sostuvo Reyes.
Respeto a la unidad de la clase trabajadora, el líder sindical dijo que nosotros somos ya un sindicato de industria, ahora vamos por una federación de sindicatos de bebidas y alimentos y si los trabajadores de la salud, ahora que les imponen la Ley Marco de Protección Social para privatizarlos no entienden que deben juntarse en una sola instancia unitaria, fracasarán, lo mismo ocurrirá con los sindicatos de empleados públicos, deben constituirse en un solo poder; también los campesinos y los pueblos originarios deben entenderlo.

Y así sucesivamente hasta que modifiquemos toda la estructura sindical y popular del país, elevando el nivel del poder popular, los partidos políticos si es que son representantes del poder de los interés del pueblo, deben contribuir al desarrollo independiente del movimiento social, porque ningún partido político podrá triunfar en sus propósitos de cambiar el estatus quo, si no existe un verdadero movimiento social organizado que apoye sus proyectos democratizadores y el movimiento social no logrará sus propósitos democratizadores si no existen partidos políticos que en el ejercicio del poder político, lo apoyen, sostuvo el dirigente obrero.

El XXV Congreso Ordinario del STIBYS llama a que luchemos juntos, la política y la lucha social deben andar de la mano, de lo contrario, nos hundiremos más y más como estructura socio-política y como pueblo y seguiremos siendo presas más fáciles de los intereses hegemónicos del imperio, puntualizó Carlos H. Reyes.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3669:-la-constituyente-originaria-es-el-unico-y-verdadero-dialogo-nacional&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, ,

Deja un comentario

Honduras: Expresidente Zelaya se reunió con Presidente Hernández en Choluteca

“En el pleno de la reunión que el Congreso Nacional desarrollaba en la ciudad de Choluteca, Juan Orlando Hernández expresó públicamente que se había reunido con el Coordinador General de LIBRE José Manuel Zelaya, y que este le había pedido el diálogo y ofreció ante todos, iniciarlo de inmediato, sin embargo, está terminando el primer año de su administración y el diálogo con el Primer y Principal Partido de Oposición nunca fue convocado”, dice la carta pública del Partido Libertad y Refundación (Libre).

“LIBRE también condena nuevamente la forma en que los diputados del Partido Nacional, están pretendiendo por medio de la Corte Suprema de Justicia reformar artículos pétreos constitucionales que prohíben la reelección presidencial, a sabiendas que en Derecho Constitucional eso sólo puede ser posible vía consulta popular, en el marco de nuestra propuesta actual y vigente de una cuarta urna y la Asamblea Nacional Constituyente”, indica la misiva de la Coordinación Nacional del partido Libre, que representa el expresidente, Manuel Zelaya.

(Publicación literal)

CARTA A LA NACIÓN

NUEVO PRESUPUESTO GENERAL DE LA REPUBLICA ES INJUSTO E INMORAL

En encuentro que sostuve con Juan Orlando Hernández, realizado en la casa de Mauricio Oliva, en mi condición de Coordinador General de Libertad y Refundación LIBRE, entregue por escrito y calzado con mi firma, un pliego de demandas sobre temas sensibles de la realidad nacional, y la solicitud formal de iniciar un Diálogo Nacional público y transparente sobre los graves problemas que afectan a toda la sociedad hondureña.

En el pleno de la reunión que el Congreso Nacional desarrollaba en la ciudad de Choluteca, Juan Orlando Hernández expresó públicamente que se había reunido con el Coordinador General de LIBRE José Manuel Zelaya, y que este le había pedido el diálogo y ofreció ante todos, iniciarlo de inmediato, sin embargo, está terminando el primer año de su administración y el diálogo con el Primer y Principal Partido de Oposición nunca fue convocado.

Durante todo este año en nombre de LIBRE, he exigido en forma pública la convocatoria al Diálogo Nacional, tal es el caso, que una de las grandes cadenas de televisión por medio de su principal periodista, se ofreció voluntariamente a ser moderador de ese diálogo, lo que aceptamos de inmediato, no obstante, todas esas iniciativas han sido ignoradas y desconocidas por el gobierno autoritario de Juan Orlando Hernández.

En nombre de LIBRE, nuevamente demandamos la urgencia de dar inicio a un gran Diálogo Nacional al que tenemos derecho como representantes del pueblo, donde se hagan esfuerzos por encontrar acuerdos sobre diferentes temas expresados en documento que bien conoce el Secretario General Juan Barahona y el Secretario de Finanzas Mauricio Ramos.

Pueblo de Honduras, estamos próximos a cumplir los primeros 12 meses del Gobierno que preside Juan Orlando Hernández y no hay quien no esté siendo afectado del catastrófico fracaso social y económico en que tiene sumida la nación hondureña, y más aún, en materia de seguridad es manifiesta su incapacidad de combatir la delincuencia, el crimen organizado y detener los escuadrones de la muerte que mantienen con sus masacres humanas, en un estado de permanente terror al pueblo.

Juan Orlando Hernández NOS HA IMPUESTO un gobierno autoritario y antidemocrático lleno de escándalos de corrupción y de injusticias. NOS HA IMPUESTO a sangre y fuego un SISTEMA ECONÓMICO, POLITICO Y SOCIAL que nos empobrece, y que ante el drama de la Nación, se niega a reconocer que en muchas partes del mundo POR INHUMANO Y SALVAJE el NEOLIBERALISMO ha fracasado como modelo de desarrollo; con paquetes de impuestos, devaluación, mayor déficit fiscal, más deuda que nos convierte en dependientes eternos del capital financiero internacional, violencia, miseria y el menosprecio manifiesto e inaceptable por el pueblo.

Es necesario recordar que en mayo de este año en el Congreso Nacional cuando la Bancada Parlamentaria de 37 diputados y diputadas del Primer Partido de Oposición LIBRE, se expresaba mediante una protesta pacífica, fue reprimida y desalojada brutalmente del pleno de la Asamblea con golpes y gases lacrimógenos por las fuerzas de la policía militar pertenecientes al gobierno represivo e intolerante de Juan Orlando Hernández.

Esta semana se discutirá en el Congreso Nacional el Presupuesto de Ingresos y Egresos de la República para el año 2015, la propuesta del nuevo presupuesto está caracterizada por los recortes en áreas sociales fundamentales para el bienestar y el futuro del pueblo como son la salud y la educación, y los programas sociales de reducción de la pobreza .

Libertad y Refundación LIBRE, califica como INJUSTO e INMORAL el nuevo presupuesto de la República para el 2015 y manifiesta que bajo estas condiciones NO APOYAREMOS el congelamiento de salarios a la clase trabajadora, ni la remilitarización en materia de seguridad, mucho menos el modelo neoliberal que todo lo privatiza con despidos masivos y olvidando su compromiso con los sectores sociales a quienes esta devaluando su moneda y aumentando el costo de la energía eléctrica, del trasporte y los alimentos .

LIBRE también condena nuevamente la forma en que los diputados del Partido Nacional, están pretendiendo por medio de la Corte Suprema de Justicia reformar artículos pétreos constitucionales que prohíben la reelección presidencial, a sabiendas que EN DERECHO CONSTITUCIONAL ESO SOLO PUEDE SER POSIBLE VÍA CONSULTA POPULAR, EN EL MARCO DE NUESTRA PROPUESTA ACTUAL Y VIGENTE DE UNA CUARTA URNA Y LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE.

JOSÉ MANUEL ZELAYA ROSALES
COORDINADOR GENERAL
PARTIDO LIBERTAD Y REFUNDACIÓN LIBRE

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/honduras-expresidente-zelaya-se-reuni%C3%B3-con-presidente-hern%C3%A1ndez-en-choluteca

, , , , , , ,

Deja un comentario

Libre propone convocar nuevamente a la “Cuarta Urna”

10 diciembre, 2014 – 2:49 pm

Para ComentarComentarios  
Libre-Cuarta-Urna

El Partido Libertad y Refundación (Libre) en Honduras, a través de su ex candidata a la presidencia del país, Xiomara Castro, propuso este miércoles convocar nuevamente a la “Cuarta Urna”.

La iniciativa la realizó en una conferencia de prensa, donde estuvo acompañada por los diputados y líderes de esa institución política.

“Lo único que nos puede garantizar al pueblo hondureño que se haga lo debido y lo correcto en nuestro país, es volver a convocar y consultarle al soberano. Libre propone que nuevamente se convoque a la Cuarta Urna”, dijo Castro.

Desmintió que exista un acuerdo entre Libre y el Partido Nacional para despenalizar el artículo 239, el cual se refiere a las sanciones que un funcionario será sometido si habla de reelección.

“No existen agendas ocultas con nadie. La única agenda que hay es la misma de 2009, luchar por la participación ciudadana”.

Añadió que no tiene miedo a la discusión de una reelección, porque conocen que el partido tiene la suficiente capacidad para enfrentar al partido en el poder.

“Los acuerdos se pueden dar y yo no le veo nada de malo, pero siempre que esos acuerdos sean en beneficio del pueblo, siempre esos acuerdos deben ser en respeto a la oposición”.

En ese sentido, aseveró que no debe quedar  “la menor duda que el presidente Zelaya se lo va a comunicar a su pueblo”.

Sobre la lucha ideológica de la nueva fuerza, indicó que continuarán enarbolando posiciones necesarias en beneficio de la población.

Fuente: http://www.latribuna.hn/2014/12/10/libre-propone-convocar-nuevamente-la-cuarta-urna/

, , , ,

Deja un comentario

Al reclamar su cuarta urna, Manuel Zelaya aprueba reelección presidencial


  • Lunes, 15 Septiembre 2014 12:07

Mel Zelaya pronunció su discurso en la plaza central de Tegucigalpa. Mel Zelaya pronunció su discurso en la plaza central de Tegucigalpa.

Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa – El ex presidente hondureño Manuel Zelaya Rosales se pronunció hoy en favor de la  reelección presidencial al llamar a sus seguidores a buscar de nuevo el poder de la nación e indicar que la vía correcta es la consulta y la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente.

“Vamos a la consulta popular, vamos a la cuarta urna de nuevo, vamos a la Asamblea Nacional Constituyente, viva la independencia, viva Morazán…”, dijo el ex gobernante en su mensaje en los actos de cierre de un desfile este 15 de septiembre.

“Este pueblo, en ésta movilización en Tegucigalpa les está demostrando que estamos vivos, que no nos rendimos, que no vamos a echar para atrás hasta que el pueblo recobre sus derechos y tome el poder de la nación y estas banderas del Frente de Resistencia y de Libre se puedan colocar en la Casa Presidencial… vamos a la consulta popular, vamos a la cuarta urna de nuevo, vamos a la asamblea nacional constituyente, viva la independencia, viva Morazán….”, manifestó el ahora diputado de Libre al cierre de su mensaje.

Este día, la resistencia hondureña acuerpada por cientos de seguidores desfiló paralelamente en un sector de la capital hondureña y concluyó su marcha al llegar a un estrado ubicado en el parque central de la ciudad.

El desfile, acuerpado por miembros del Partido Libertad y Refundación (Libre), fue encabezado por el ex presidente Manuel Zelaya Rosales.

“Aquí estamos en rebeldía porque no obedecimos la orden del dictador de ir al estadio a rendirle pleitesía, allá (en el Estadio Nacional) va la burguesía, los que traicionan los ideales de la patria, aquí están los maestros que desobedecieron a Marlon Escoto (ministro de Educación)” manifestó.

“Me extraña del ministro de Educación si él fue el primero que me acompañó en Olancho protestando contra el golpe de Estado, por eso hoy los maestros están en desobediencia civil” agregó.

“El pueblo no debe reconocer a un gobierno que nace del fraude y de las armas”, dijo el ahora diputado por Libre.

Pidió a los liberales que dejen esa “asociación macabra” que tiene en el Congreso hondureño con los nacionalistas.

Dijo que este Gobierno se sostiene, pero “si le quitan el pin” se derrumba, aseguró.

Calificó al gobierno de Juan Orlando Hernández como fracasado en economía y entregado a los militares.

“Juan Orlando pare los escuadrones de la muerte, usted puede”, indicó en su mensaje en medio de una retahíla de protestas por todas las políticas del gobierno nacionalista.

Volvió a criticar a los partidos políticos  tradicionales a los que culpó de la actual situación de Honduras.

Criticó la reunión de los presidentes del triángulo norte de América Central con el presidente Barack Obama para conversar sobre el éxodo masivo de niños de la región hacia los Estados Unidos: – “allá fueron con la cabeza baja a pedir… frente a Obama… no entienden ni el alma, ni el corazón del pueblo”, indicó.

Dijo que no descansará hasta ver la bandera de Libre en Casa Presidencial y exhorto a ir tras la consulta popular, la constituyente y la cuarta urna, un mecanismo que él buscó aprobar en 2009, pero en ese momento, prohibido por la ley.

Xiomara en San Pedro Sula

xiomaraEn tanto en San Pedro Sula, norte de Honduras, la marcha, un poco menos concurrida fue encabezada por la esposa de Manuel Zelaya y ex candidata presidencial Xiomara Castro.

“En Honduras hay una policía, los grupos paramilitares están asesinando, aquí se justifica todo, los asesinatos sino son las maras, estigmatizan a la mujer”, dijo Castro a periodistas a su llegada al desfile en San Pedro Sula.

“Estamos aquí porque estamos en contra de la injerencia del Comando Sur de los Estados Unidos en nuestra patria”, dijo Xiomara Castro en su mensaje a los trabajadores.

Palillonas de la diversidad sexual

En el desfile de la Resistencia en Tegucigalpa, resaltó la participación de  la comunidad transexual cuyos miembros marcharon con sus atuendos de palillonas.

Los miembros de la diversidad sexual dijeron sentirse complacidos de participar en el desfile paralelo al oficial.

chicaas

La resistencia marchó en un sector de la capital hondureña y los dirigentes dicen que su movilización es para conmemorar la muerte del prócer Francisco Morazán porque, a su juicio, Honduras no tienen nada que celebrar.

Los desfiles de la resistencia contaron con la asistencia de centenares de simpatizantes que marcharon junto a sus líderes como Juan Barahona, Rasel Tomé, Luis Sosa y Carlos  Reyes.

Fuente: http://www.proceso.hn/index.php/component/k2/item/87692-al-reclamar-su-cuarta-urna-manuel-zelaya-aprueba-reelecci%C3%B3n-presidencial

, , , , , , ,

Deja un comentario

Honduras: Vigencia de la 4ta urna y la Asamblea Nacional Constituyente

domingo, 17 de agosto de 2014

Por Gilberto Ríos Munguía (·)
15 de agosto de 2014

Poco más de cinco años han transcurrido luego del golpe de estado militar que interrumpiera el mandato del Presidente Manuel Zelaya Rosales. Están presentes los recuerdos de una campaña anticomunista feroz que desatara la oligarquía por todo sus medios, acompañando la brutal represión del pueblo en las calles, el asesinato político, la guerra sicológica y la demás acciones criminales respaldadas por el Estado.
Durante todo este tiempo esas acciones continuaron avanzando sistemáticamente con una dirección clara: acabar con la acción organizada de los sectores sociales politizados al máximo en la coyuntura que se generó por el zarpazo militar, intentar vaciar de contenidos y desnaturalizar la lucha de un pueblo que desea cambios radicales en la estructura de la organización política y social.
 Un año antes del golpe de estado, para el mes de septiembre de 2008, el Presidente Zelaya realizó una acción histórica, retuvo las cartas credenciales del entrante embajador gringo Hugo Lorens, en solidaridad con el pueblo y gobierno del Presidente Evo Morales del Estado Plurinacional de Bolivia, éste último se enfrentaba a las más fuertes conspiraciones dirigidas justamente desde la embajada gringa de aquel país.

Para los desfiles marciales que organiza el gobierno los 15 de septiembre de todos los años en conmemoración de la fecha de independencia patria, el movimiento popular y específicamente el Bloque Popular había venido organizando desde el 2004, con mucho éxito, una movilización popular paralela que cuestionaba la celebración de una fecha patria vaciada de contenido por la oligarquía servil a los intereses transnacionales.

La dirección de la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular -instancia nacional e incluyente de lucha de masas creada en el año 2003-, debatía sobre el apoyo abierto al gobierno de Manuel Zelaya cada vez más confrontado a los intereses de la oligarquía, que con la acción de apoyo a Evo Morales demostraba una visión más avanzada de la situación del proceso latinoamericano. En una reunión cercana al histórico 15 de septiembre de 2008, el Bloque Popular decidió entrar al Estadio Nacional para estrechar la mano del único mandatario de Honduras en toda su historia que miraba hacia latinoamérica a la hora de pensar en los destinos del pueblo.

Luego las reuniones en casa presidencial se hicieron frecuentes, como también en la residencia del Presidente Zelaya. Todas los encuentros tuvieron la misma tónica:cuestionar el modelo neoliberal y sus consecuencias negativas en la distribución de la riqueza socialmente producida, también el nivel de control del Estado por parte de la oligarquía y la embajada gringa. “Tengo más confianza de reunirme en mi casa con ustedes,que en la Presidencial en la que me vigilan y me escuchan todo”confesó una vez el entonces Presidente.

Poco después apoyamos la iniciativa de anexión al ALBA y luego, ya en el 2009, también nos sumamos a la Consulta Popular, conocida como 4ta Urna, que conduciría a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

Llegado el domingo 28 de junio de 2009 se había acumulado fuerzas para tener un debate trascendental en la historia de Honduras, uno que debía dirimirse por el voto y la participación popular tan temido por los grupos conservadores y reaccionarios de la sociedad hondureña. Tres días antes el General golpista -famoso en el país por haber liderado en su juventud en el ejército bandas de robacarros y secuestros- abandonaba el proyecto, obligando al Presidente a rescatar con el pueblo, el material electoral secuestrado en una base militar aérea de la capital. Me regreso a ese día porque una vez con la urnas en Casa de Gobierno, el Presidente Zelaya pronunció un discurso en el que dijo “volveríamos a la era de las cavernas si no incluyéramos al pueblo en la toma de decisiones del país… …la democracia debe evolucionar hasta lograr la participación directa del pueblo en las decisiones de Honduras”.

Al día de hoy muchas campañas sucias y multimillonarias se publicaron contra el gabinete de gobierno del Poder Ciudadano del Presidente Zelaya, la más destacada fue la que se dirigía y se dirige contra el Abogado Enrique Flores Lanza, en la que se le acusa de malversar cuarenta millones de Lempiras (aprox. 2millones $ USD), recursos aprobados legalmente por el Poder Ejecutivo para llevar a cabo la Consulta Popular.

Más curioso resulta en este momento que se encuentra cuestionada la administración del ex presidente Porfirio Lobo Sosa y la actual administración del mismo Partido Nacional de Juan Orlando Hernández por escándalos de corrupción y la vinculación de los miembros de su partido con los carteles del narcotráfico y el crimen organización, salgan estas acusaciones a la administración del Gobierno del Poder Ciudadano.
Muchos nos asombramos cuando conocimos la impresionante suma de seis mil quinientos millones de Lempiras (aprox. 325 millones $ USD) del desfalco que hizo el partido nacional al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) para financiar la campaña electoral y el fraude de Juan Orlando Hernández, escándalo del que ha confesado haber tenido conocimiento el ex presidente Porfirio Lobo Sosa, sin que éste procediera de alguna manera.

Luego pesa también sobre la administración nacionalista la obra inconclusa del transmetro de la capital de la república, que con fondos de cooperación se gastaron más de mil quinientos millones de Lempiras, (aprox. 75 millones $UDS), ejecutados por la Alcaldía Municipal con Ricardo Álvarez como principal responsable, también en ese momento presidente del Partido Nacional y ahora designado presidencial.

También en el gobierno nacionalista se consumó el robo a mano armada que representó la intervención del Instituto de Jubilaciones y Pensiones del los Empleados Públicos INJUPEMP, que ha roto todas las marcas al calcularse un desfalco arriba de los catorce mil millones de Lempiras, (aproximadamente 700 millones $ USD), sin que siquiera se aproxime a ver en los juzgados a los responsables principales de todos estos hechos.

El llamado “combate a la corrupción” como todo el aparato de justicia en Honduras es un instrumento mediático para perseguir a los opositores políticos del régimen y ha servido en los últimos cinco años para opacar la necesidad urgente de democratizar el país, las consultas pueblo sobre los temas más trascendentales de la patria y la necesidad imperativa de transformar el estado opresor oligárquico en un verdadero Estado de Derecho.

(·)Secretario General de la Organización Política Los Necios, miembro de la Dirección Nacional del Frente Nacional de Resistencia Popular, miembro de la Dirección Nacional del Partido Libertad y Refundación, Libre y miembro de la Red de Intelectuales y Artistas En Defensa de la Humanidad.
En twitter: @grillo779

, , ,

Deja un comentario

Honduras: The Deep Roots of Resistance

 

“Today a new political force of transformation is born!” As former president Manuel “Mel” Zelaya’s speech on June 26, 2011 reached its crescendo, hundreds of delegates from every corner of Honduras roared. After a short but heated debate that day, the 1,500-member assembly of the National Front of Popular Resistance (FNRP) approved resolutions paving the way for a new political party: Libertad y Refundación (Liberty and Refoundation), or LIBRE (“FREE” in Spanish). Those supporting the resolutions wanted the party to serve as an instrument of systemic change. With it they’d win the 2013 general elections and, once in power, convene a constituyente, a constituent assembly tasked with drafting a new constitution for Honduras.

The decision to create LIBRE came nearly two years after the June 28, 2009 coup d’état that forced Zelaya into exile and sparked a mass movement of civil resistance throughout Honduras. In the days, weeks, and months that followed the coup, hundreds of thousands of Hondurans, many entirely new to activism, took to the streets nearly every day to demand the immediate restoration of Zelaya’s presidency and democracy. Their peaceful demonstrations were met with brutal repression, and the few media outlets that relayed their demands were frequently shut down by state security forces.

The FNRP emerged out of the opposition to the coup and quickly developed into the largest social movement in Honduran history. Loosely organized into collectives at the local and regional level, the resistance includes a rainbow of movements: union activists, teachers, lawyers, artists, indigenous and Afro-indigenous villagers, small farmers, LGBT activists, and human rights defenders, with ideological tendencies ranging from the center left to the far left. United in their opposition to the coup, resistance members also oppose Honduras’s corrupt and deeply conservative political system, which is tightly controlled by the country’s wealthiest families in tandem with the leadership of the nearly indistinguishable Liberal and National parties.

Elections were not initially on the FNRP’s agenda. Many grassroots leaders felt that the movement should maintain autonomy from party politics and refrain from participating in elections widely seen as rigged. Instead, they favored broadening the resistance and intensifying peaceful mobilizations against the coup government’s most retrograde policies and in support of a constituyente. But when Zelaya began playing a more direct leadership role in the resistance after he returned from exile in May 2011, he pushed it toward electoral politics. By the time the FNRP’s June national assembly took place, the membership favored creating a new party that would compete in the 2013 presidential, legislative, and municipal elections.

In the months that followed, dissenting voices were submerged in a tidal wave of support for LIBRE. Bright red LIBRE caps, T-shirts, and banners were on display in communities all over the country. Hundreds of thousands of LIBRE supporters participated in party primaries in November 2012 and elected Xiomara Castro, wife of Zelaya and prominent resistance figure, as their presidential candidate. Major media overwhelmingly favored the National Party candidate, Juan Orlando Hernández, and dozens of LIBRE candidates and activists were killed or injured in violent attacks by unidentified gunmen. Yet as the electoral campaign hit full swing, it seemed that victory was inevitable, with nearly all major pollsters putting Xiomara in the lead.


The Honduran resistance movement and LIBRE can only be understood in the context of political developments in other parts of Latin America. Over the last fifteen years, much of the region has experienced a steady chain of political eruptions as a number of left movements have come to power through the ballot box. Once in office, they have radically revised their countries’ domestic and foreign policy agendas and, in several cases, their nations’ constitutional frameworks.

In the late 1980s, as the Cold War era of U.S.-backed military dictatorships came to an end, many of the region’s traditional left parties were in disarray or had veered to the right, while conservative governments had increasingly adopted neoliberal economic “reforms” promoted and often imposed by the United States and the International Monetary Fund (IMF). These policies included the privatization of state enterprises, the deregulation of labor and financial markets, and the removal of trade barriers. The reforms failed to have the positive, “trickle-down” effects that policymakers promised and instead resulted in a dramatic decline in economic growth throughout the region and increased poverty and income inequality.

By the mid-1990s a grassroots rebellion had begun to swell throughout the region. A first eruption broke out in Chiapas in southern Mexico, where an armed indigenous “Zapatista” movement declared its autonomy from the Mexican state in dozens of communities on January 1, 1994, the day that the North American Free Trade Agreement came into effect. Another upheaval took place in 1999, when a former lieutenant colonel who had led a failed military coup seven years earlier was elected president of Venezuela on a platform of opposition to neoliberalism and the country’s corrupt and deeply unpopular two-party system. Once in power, Hugo Chávez declared the country’s 1958 constitution “moribund” and organized elections for a constituent assembly.

Venezuela’s “Bolivarian Revolution” emboldened left movements throughout the region and was followed by a wave of left-wing electoral victories in neighboring countries.

Venezuela’s “Bolivarian Revolution” emboldened left movements throughout the region and was followed by a wave of left-wing electoral victories in neighboring countries. In Bolivia, social movements that had coalesced during the anti-neoliberal water and gas wars of the early 2000s helped bring Aymara coca grower leader Evo Morales to power in the country’s 2005 elections. Left-wing economist Rafael Correa was elected president of Ecuador in 2006. In Nicaragua, Sandinista leader Daniel Ortega was reelected president seventeen years after being voted out of office, while in El Salvador the former leftist guerilla group FMLN won the country’s 2009 and 2014 presidential elections. Left candidates also won decisively in Brazil, Argentina, Uruguay, and Paraguay.

Like Venezuela, Bolivia and Ecuador both convened constituyentes that drafted progressive constitutions approved by voters in national referenda. Under its 2009 constitution, Bolivia became a plurinational, secular state with firm public control over natural resources and some measure of legal and political autonomy for indigenous communities. Ecuador’s constitution established the “rights of nature”—protecting fragile ecosystems—and the principle of food sovereignty: the obligation of the state to guarantee its people “self-sufficiency in healthy food.” Brazil, where former steelworker Lula da Silva ascended to the presidency in 2003, has offered a more moderate example. Though they have implemented popular anti-poverty policies, Lula and his successor Dilma Roussef haven’t sought to restructure the political system or pushed for a much greater state role in the economy.

Despite clear policy differences between the region’s left governments, there is still a tangible sense of community that unites them. Over the last decade or so, they have worked collectively to deepen Latin American integration through the creation of the new regional groups Unasur—the Union of South American Nations—and CELAC—the Community of Latin American and Caribbean Nations. These organizations promote a common social agenda and adopt foreign policy positions often at odds with those of the United States.

Many Latin American leaders have referred to the region’s profound political shift as a “second independence,” a movement striving to fulfill the promise of emancipation that was never truly achieved during the independence struggles of the early nineteenth century. The focus of this movement, at the rhetorical level if not always in practice, is twofold: empowering the marginalized in the face of the traditional domination of conservative elites, and promoting greater unity to better counter U.S. economic and political dominance.


Honduras has for decades experienced the worst poverty and inequality in Latin America. Neoliberal policies first implemented there in the late 1980s have had a devastating impact, particularly on small farmer (campesino) and indigenous communities. Under the direction of the IMF, the government lowered tariffs and drastically cut public sector spending. A 1992 agricultural “modernization” law led to the concentration of land in the hands of agribusiness corporations and the displacement of thousands of campesinos. By the early 2000s Honduran civil society groups were working together to oppose the continuing neoliberal agenda of the country’s National and Liberal governments.

On August 26, 2003, the growing force of Honduras’s anti-neoliberal movement became apparent when thousands of demonstrators blocked all of the major roads into Tegucigalpa to protest the latest series of neoliberal measures. The massive demonstration marked the beginning of the National Popular Resistance Coordinator (CNRP), which included unions and indigenous and campesino movements. The CNRP continued to take its demands to the street over the following years, notably through its support for teachers opposing pension cuts, and quickly became the largest left-leaning movement in Honduras. Its leaders debated at length whether to participate in the country’s 2005 general elections but decided against it.

The winner of those elections was Liberal candidate Manuel Zelaya. Though his cabinet included a few left-wingers, few expected him to adopt policies that would diverge from those of his predecessors. But a year or so after taking office, Zelaya began to make unexpected moves. To the disenchantment of Honduras’s business leaders, he significantly raised the country’s minimum wage. He opened up negotiations with teachers unions and began a process for reviewing property titles in the Bajo Aguán, a fertile region where a land conflict between small farmers and corporations has raged for two decades. On the international front, he signed the Petrocaribe regional energy agreement with Venezuela and brought Honduras into the Bolivarian Alliance (ALBA), a bloc of governments including Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador, and Nicaragua that openly opposed the U.S. “free trade” and neoliberal agenda in the region.

As he shifted further to the left, Zelaya began discussions with the CNRP and other social movements and agreed to support one of their most ambitious projects: a constituyente tasked with drafting a new, progressive charter to replace the rigid, conservative 1981 constitution, which was drafted during the final days of the last military dictatorship. In early 2009 Zelaya called for a cuarta urna—a fourth ballot—in that year’s November elections to allow voters to decide whether or not to convene a constituyente. When the National Party and conservative sectors of the Liberal Party prevented the proposal from advancing in the Honduran Congress, Zelaya began organizing a non-binding national poll to measure the popular support for the cuarta urna.

Zelaya’s opponents claimed that his real goal was to extend his term in office, but this charge held little water because the November elections, with or without a cuarta urna, would include a vote for a new president, and Zelaya wasn’t on the list of candidates. In reality, Honduran elites were increasingly riled by Zelaya’s leftward turn and looking for any excuse to remove him from power.

In the pre-dawn hours of June 28, 2009, the day the national poll was to take place, Zelaya was kidnapped at gunpoint by the military and put on a plane to Costa Rica. Governments throughout Latin America and the Caribbean were aghast that a blatant military coup could be carried off so easily. In contrast, the United States dragged its feet in condemning the coup and balked at other governments’ demand for Zelaya’s immediate return.


U.S. relations with Latin America’s new left-leaning governments have been rocky from the start. The George W. Bush administration supported a short-lived military coup against Hugo Chávez in 2002 and later backed coup supporters’ attempt to force Chávez out of office by shutting down Venezuela’s vital oil industry. In Bolivia, the U.S. Embassy and USAID worked to keep Evo Morales’s leftist MAS party from gaining power in the early 2000s and later supported right-wing secessionist movements opposed to Morales’s rule. In 2008 the U.S. Embassy in La Paz offered gestures of support to the Bolivian opposition at a time when it was engaged in a violent destabilization campaign condemned by every other country in South America.

U.S. diplomatic cables published by WikiLeaks indicate that the State Department has for years been obsessed with countering the influence of ALBA, depicted in cables as a “dependable political tool for Chávez.” Even non-members with good relations with ALBA countries, like Brazil, have been viewed with suspicion. But the Bush administration’s opposition to Venezuela and ALBA only succeeded in fostering a deeper sense of solidarity among Latin America’s left governments. The region breathed a collective sigh of relief when Obama, shortly after taking office, promised “equal partnerships” and a “new chapter of engagement” with Latin America.

The Honduran coup was Obama’s first big regional test. The country had long served as the most dependable U.S. strategic outpost in Central America. In the 1980s it provided cover and a logistical base for the CIA-backed Contras in Nicaragua. Since 1983 the Soto Cano base has housed U.S. Army troops and aircraft even though the Honduran constitution prohibits a “permanent foreign presence.” Until Zelaya, U.S. interests in Honduras had been secure under the National and Liberal Party governments that together ruled the country since 1983.

“President Zelaya strikes us as a well-meaning populist, but susceptible to leftist influences,” wrote former U.S. ambassador Charles Ford in June 2006, at the beginning of Zelaya’s term. “Zelaya does not appear to grasp the larger geo-political threat posed by Chavez,” Ford added. Two years later, after Honduras had joined Petrocaribe and ALBA, the United States had all but given up on Zelaya. “With only 16 months before he leaves office, our goal is to get Zelaya through his term without causing any irreparable damage to bilateral relations . . . and to minimize further expansion of relations with Chavez,” wrote the new U.S. ambassador, Hugo Llorens, in September 2008.

On the day of the coup, the White House released an ambivalent statement that failed to acknowledge that a coup had taken place. The following day President Obama made a clearer statement: “We believe that the coup was not legal. . . .” Military assistance was partially suspended. Yet the administration was reluctant to pursue more forceful measures against the coup regime. It refused to use the term “military coup,” which, by law, would have triggered immediate suspension of all non-humanitarian aid to Honduras.

Then, at the beginning of November 2009, the U.S. government unilaterally announced that it would recognize the legitimacy of elections in Honduras later that month whether or not democracy had been restored. Shortly afterward, the Río Group—which included nearly every country in Latin America—issued a statement strongly rejecting this position, but the damage was done: the coup regime understood that the region’s dominant power would help it whitewash the coup by recognizing deeply flawed, illegitimate elections. The United States was nearly alone in endorsing the 2009 elections, which took place in a context of heavy repression and were boycotted by the FNRP.

Over the last four years, over 100 campesino activists have been killed in the heavily militarized Bajo Aguán.

U.S. military assistance to Honduras quickly increased under the election’s victor, National Party leader Porfirio Lobo Sosa. Indeed, in the name of the “war on drugs,” U.S. assistance to armies and police forces throughout Central America and Mexico has increased enormously since 2008. During the same period, human rights crimes perpetrated by state security forces have also risen significantly in these countries, but nowhere as dramatically as in Honduras, which has been the homicide capital of the world since 2011 and has one of the highest rates of judicial impunity.

Honduran state security forces executed the 2009 coup and carried out the violent repression that followed. Though a U.S.-sponsored “Truth Commission” identified a number of murders committed by police and military in the wake of the coup, no judicial action was taken, and the victims’ families received no compensation. After Lobo took office the repression continued in a more insidious form, with countless targeted killings and violent attacks against campesino leaders, journalists, LGBT activists (a significant resistance and LIBRE constituency), lawyers, and labor activists. Human rights groups noted the resurgence of widespread paramilitary activity for the first time since the 1980s. Over the last four years, over 100 campesino activists have been killed in the heavily militarized Bajo Aguán. Twenty-four LIBRE candidates and activists have been killed in the last two years, and many more have endured violent attacks and death threats.

Almost a hundred Democratic members of the U.S. Congress have called on the Obama administration to suspend all U.S. security assistance to Honduras while attacks on civil society activists continue with impunity. Senior Honduran security officials have denounced rampant corruption and organized crime throughout the police and military, and in some cases ended up dead. But U.S. funds have kept flowing.


On November 24, 2013, Hondurans showed up at the polls in record numbers. Reports of irregularities documented by Honduran and international civil society groups rapidly began to circulate. Poll workers were threatened; living voters were listed as dead on registries and denied access to the polls; National Party members engaged in extensive vote-buying outside voting centers. As the polls closed, both LIBRE and another new party—the Anti-Corruption Party, or PAC—reported discrepancies between original voting tally sheets and the electronic results posted on the website of Honduras’s electoral authority, the Tribunal Supremo Electoral (TSE).

When the TSE announced that Hernández was winning, both LIBRE and PAC immediately contested the results. But electoral monitoring missions from the Organization of American States and the European Union made little mention of the many irregularities reported by hundreds of independent electoral monitors and declared the elections “free and fair.” That same night U.S. ambassador to Honduras Lisa Kubiske said that she “recognized and respected” the election results. On December 12 the TSE, after rejecting LIBRE and PAC demands for a recount, announced the final official election numbers: Hernández won the election with 36.9 percent of the vote. Xiomara came in second with 28.8 percent, the Liberal candidate had rallied 20.3 percent, and PAC came in fourth with 13.4 percent.

Well ahead of his January 27 inauguration, Hernández began plowing ahead with a two-pronged agenda of militarization and neoliberalism. Anticipating stalemate in the next congress, Hernández, president of the outgoing congress, worked with the National Party majority to pass over a hundred legislative measures in December and January—more laws than were passed during the previous two years combined.

Hernández’s neoliberal package included a regressive 15 percent tax increase on consumer articles, the freezing of public sector wages, the privatization of telecommunications company Hondutel, and the reduction of electricity subsidies. He also pushed forward a plan to establish “charter” or “model” cities in Honduras—development zones exempt from normal Honduran law and subject to tax and legal codes drawn up by foreign governments and corporations.

The outgoing congress also voted to enshrine Honduras’s military police in the constitution. The MP program, created in September 2013 and featured prominently in Hernández’s “law and order” campaign ads, puts thousands of soldiers on the streets. Although their alleged purpose is to crack down on gang activity, MP units have already raided the home of a prominent resistance activist, and human rights defenders and activists fear that efforts to criminalize and repress Honduras’s social movements will only grow.

Though the future may appear bleak for LIBRE and the broader resistance movement, it isn’t devoid of hope. Activists from campesino groups, teachers unions, and other grassroots organizations now belong to the second biggest political bloc in the Honduran Congress. The new government’s aggressive neoliberal agenda will doubtless make life harder for the average Honduran, but it will also reinvigorate the country’s social movements.

After two years of electoral campaigning, it is a time of reckoning and reflection within the FNRP. Should congressional activity be a priority? Or should the movement focus more on supporting campesino struggles and the defense of indigenous communities whose lands and livelihoods are threatened by multinational industrial projects?

The United States would also do well to step back and take stock of what its policies have achieved. The Lobo government, which received significant U.S. diplomatic and financial backing, oversaw a steady rise in poverty and inequality following a period of significantly improved social and economic indicators under Zelaya. Increased U.S. security assistance has coincided with a dramatic increase in violence and reports of killings and abuses involving security forces. At the regional level, the administration’s support for the Honduran coup regime further isolated the United States and fueled integration initiatives in which it plays no part.

Washington policymakers fail to see that social movements, rather than individual leaders like Zelaya, Chávez, or Morales, are the most enduring and potent force of change in Latin America today. These movements were spurred by the very economic policies that the United States has promoted in the region, and repression won’t make them go away. Whether the U.S. government likes it or not, the Honduran resistance and a multitude of similar people’s movements throughout Latin America are here to stay.


Alexander Main is Senior Associate for International Policy at the Center for Economic and Policy Research.

Fuente: http://www.dissentmagazine.org/article/honduras-the-deep-roots-of-resistance

, , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Congreso heterogéneo donde el arte de los consensos será ingente se prevé en Honduras

22:07
20
Noviembre
2013
Tegucigalpa – De cara a los comicios generales del domingo entrante, en Honduras se prevé un Poder Legislativo disímil, con un cariz ideológico diverso y en el que el diálogo deberá ser un arte que dé lugar a los consensos que se requieren para gobernar.
A diferencia de la composición del actual Poder Legislativo, en el cual el Partido Nacional en el poder tiene una mayoría absoluta y en el que además se han logrado votaciones con mayorías calificadas y hasta casi con unanimidad, la potencial realidad del nuevo Legislativo parece será diametralmente opuesta.
La medición de fuerzas parlamentarias en un esquema donde nueve partidos políticos buscan escaños, refleja un escenario inédito en el contexto político hondureño.
Es la primera vez que en un proceso electoral hondureño participan nueve partidos, cuatro de ellos inscritos en el transcurso del actual gobierno y con génesis en la crisis política de junio de 2009, cuando el ex presidente Manuel Zelaya quedó fuera del poder, tras intentar prolongar su mandato, a través de una consulta tendiente a instalar una Constituyente, en ese momento vedada por la Ley.
Distintos y reputados sondeos indican que las elecciones generales en Honduras serán reñidas y que en el caso de la papeleta para elegir a los diputados, es la instancia donde se refleja el mayor avance de la población, al momento de cruzar el voto y discernir.
Pese a las campañas de los diferentes partidos para lograr que los electores voten “en plancha” o “solidariamente”, como se denomina en el argot político a las marcas en cascada en favor de todos los diputados de un solo partido, es en este nivel donde el votante hace una elección razonada y ejerce mayor independencia.
De modo que frente a esa posibilidad, los electores hondureños tendrán frente a si un total de mil 152 candidatos a diputados e igual número de suplentes y será entre ellos, de acuerdo a la carga electoral de cada departamento, que el votante deberá escoger a sus congresistas.
Pero si la forma de seleccionarlos presenta incertidumbre en torno a los resultados, las consecuencias de la escogencia se verán con creces en el accionar legislativo.
Desde la tradicional disputa por la presidencia del Congreso Nacional, la conformación de la junta directiva, así como de las comisiones legislativas vislumbra caminos tortuosos que, se estima, se prologaran en el cuatrienio que deberán actuar y para el cual serán electos.
Cabildeos y alianzas por doquier
Para el analista y académico hondureño Matías Funes, la nueva conformación de fuerzas políticas en el Congreso Nacional, permitirá una dinámica legislativa distinta y admitirá a los diputados “lavar la cara” a ese poder del Estado, tradicionalmente en déficit de prestigio.
“Es una buena oportunidad para que esta composición heterogénea que se prevé, sea una representación digna de los intereses nacionales”, remarcó el analista.
Funes no se atrevió a hacer pronósticos de carácter cuantitativo en cuanto a las potenciales y nuevas fuerzas legislativas.
Sus razonamientos prevén que el nuevo Congreso requerirá de pactos y alianzas por doquier, lo que flexibiliza los esquemas y distribuye el poder.
Remarcó que este escenario plantea que el Poder Ejecutivo estará en manos de un partido, en tanto el Legislativo podría estar dominado por otro instituto político. “Eso tendría un aspecto positivo porque se crea un contra poder en el Congreso, siempre y cuando entre los diputados prime el interés nacional antes que el personal”, estimó.
Además, Funes es del criterio que el nuevo presidente del Congreso debe tener la agilidad y flexibilidad suficiente para buscar consensos. “Lo que espero de esos pactos es que no sean como los que tradicionalmente han habido y que se traducen en un reparto de posiciones. El pueblo aspira a un Congreso que sea la plataforma donde se impulsen algunas transformaciones”, argumentó.
A su juicio, es importante conocer qué pasará con partidos como el Pinu-SD (Partido de Innovación y Unidad Social Demócrata), la Democracia Cristiana y Unificación Democrática, porque su aporte en cuanto a diputados podría disminuir en los comicios del domingo, previó.
En la actual legislatura, la bancada del Pinu ha logrado consolidar su prestigio a nivel popular debido a posiciones independientes y razones, resaltan sus propios dirigentes.
Matías Funes, quien además es miembro de la Comisión de Reforma a la Seguridad Pública, planteó un mejor panorama para los debutantes Alianza Patriótica, Partido Anti Corrupción (PAC), Frente Amplio Político Electoral el Resistencia (FAPER), y Libertad y Refundación (Libre). “Lo que de una forma ayuda a estos últimos partidos es el criterio de la proporcionalidad que les permite a dichos institutos políticos tener alguna participación en el Congreso, pero ¿cuán grande será?, es algo que no podemos prever”, señaló.
Estimó que serán los partidos tradicionales Nacional y Liberal, así como Libre y PAC, los que tendrán acaparadas las mayores fuerzas en el hemiciclo.
Constituyente en ascuas
Previendo un Congreso heterogéneo, Matías Funes dijo que será sumamente difícil la aprobación de una Asamblea Nacional Constituyente como lo ha prometido el Partido Libertad y Refundación (Libre).
“No será fácil lograrlo porque no todas las fuerzas políticas han expresado su voluntad a favor de una Constituyente, eso requiere de un consenso muy amplio que no sé si se va a dar. Habría que ver qué tantos diputados de Libre saldrán electos, aunque en lo personal no creo que saquen una suma importante de parlamentarios”, manifestó.
Insistió que la Constituyente no es algo fácil porque, a su juicio, esa idea más bien divide a las fuerzas políticas. “Hay posiciones muy encontradas, Libre considera que es el camino para democratizar el país, pero los demás afirman que es un hecho innecesario”, dijo Funes.
Un reto
Para el académico, uno de los principales retos del nuevo Poder Legislativo es que se apruebe una Ley Orgánica en lugar del actual Reglamento Interno que le otorga poderes absolutos al titular de ese poder del Estado.
Criticó que todos los que han ocupado la presidencia del Congreso hondureño prometen derogar su Reglamento Interno, sin embargo no lo cumplen cuando ejercen el cargo. “Es urgente democratizar el próximo Congreso”, planteó.
Finalmente, abogó por que el nuevo Parlamento discuta la segunda vuelta electoral, que ya existe en otros países de América Latina y que con tantos partidos (9) en Honduras se vuelve necesaria para legitimar con mayor propiedad a los gobernantes.

, , , ,

Deja un comentario

Cierres regionales, carencia de propuestas y millonarias campañas en recta final electoral

21:30
09
Noviembre
2013
Tegucigalpa – A tan sólo 13 días para celebrarse las elecciones generales en Honduras, la atmósfera política se encuentra marcada por cierres regionales, vacío de propuestas electorales y millonarias campañas.
– Libre ha pronunciado su publicidad en portales digitales internacionales. En tanto los partidos tradicionales Liberal y Nacional continúan con millonarias campañas.
– En las últimas horas, el ombudsman hondureña cuestionó el “vacío” de propuestas en las campañas de los ocho aspirantes presidenciales.
– Los candidatos a cargos de elección popular no han dicho cómo y con qué recursos resolverán los problemas graves del país, como el de la educación, el desempleo, la falta de seguridad y la corrupción, entre otros.
A falta de dos fines de semana para los comicios generales en Honduras, los dirigentes políticos de todos los partidos gastan sus últimos cartuchos en “conquistar el voto indeciso” que a la postre puede significar ganar la elección.
Desde la “evangelización política”, que se trata de pedir el voto en buses del transporte público o tocando las puertas de casa en casa, hasta la masiva publicidad en medios electrónicos internacionales que explota en gran escala el Partido Libertad y Refundación (Libre), son algunas de las estrategias utilizadas a escasos días de los comicios generales.
En sitios digitales de los principales medios internacionales de prensa se despliega la publicidad de Libre. Cabe mencionar que misma es direccionada al territorio hondureño, es decir que cuando en el terruño nacional se navega por estos sitios se pueden apreciar los anuncios políticos. Se trata de una propaganda direccionada.

Cierres regionales de campaña

El Partido Nacional hizo sendos cierres regionales de campaña en La Ceiba e Islas de la Bahía. Anteriormente lo había en el occidente del país.
En tanto el Partido Democracia Cristiana de Honduras (PDCH), hizo su cierre en Talanga y Nueva Armenia, Francisco Morazán.
Lo propio hizo Alianza Patriótica en Yoro y Colón. Mientras en Partido Liberal cerró sus actividades en Puerto Cortés y tienen previsto hacer lo mismo este domingo en el sur de Francisco Morazán.
El Partido de Innovación y Unidad Social Demócrata (Pinu-SD), realizó su cierre de campaña en Siguatepeque y otras zonas de Comayagua. Asimismo, el Partido Libertad y Refundación se trasladó a Choluteca para desarrollar sus actividades.
El Partido Anti Corrupción (PAC), se despide este domingo de sus simpatizantes en Taulabé, Comayagua y el Lago de Yojoa. El lunes lo hará en La Ceiba, Olanchito, Jocón, Yoro y El Progreso.

Reflexión

Este mismo fin de semana, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos Ramón Custodio, cuestionó el “vacío” que hay en las propuestas que los candidatos presidenciales le hacen al pueblo hondureño para sacar al país de la crisis en la que se encuentra.
El ombudsman hondureño expresó que el pobre quiere alivio para su pobreza, el excluido del sistema de salud quiere que se le atienda en su salud debidamente, los muchos niños y jóvenes que no tienen una educación de calidad al final eso les impide el tener oportunidades de trabajo, cuando ellos salen del sistema educativo.
Pese a ese panorama, consultado si tiene confianza en que las elecciones del 24 de noviembre van a transcurrir tranquilas, Custodio respondió que va haber más observación electoral que nunca.
Comentó que muchos organismos independientes y todos los que supervisaron el proceso de 2009 y de las elecciones internas del año pasado vienen y participarán como observadores.
“No tengo ninguna razón para dudar que no se va a respetar el resultado, cualquiera que sea”, indicó Custodio.

Constituyente
Con relación a la propuesta de cambiar la Constitución, Custodio es del criterio que hay un partido que siempre ha querido eso y quieren llegar al poder para eso, nada más que ahora lo declaran en un proceso electoral.
De alguna manera si la votación no les es favorable es que el pueblo no quiere esa propuesta, expresó.
Explicó que hay mecanismos para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, que no es el mismo proceso electoral para elegir a las autoridades generales.
Prosiguió que el mecanismo para convocar a una Constituyente es totalmente diferente al de un proceso electoral.
Agregó que institucionalmente la elección general es para elegir al presidente de la República, los diputados del Poder Legislativo y las corporaciones municipales.
Indicó que ahora existe la figura del plebiscito y el referéndum debidamente aprobados y tendría que sujetarse eso a un plebiscito.

13 mil observadores para comicios
Pese a los reiterados temores de un posible fraude electoral, este fin de semana se conoció que unos 13 mil observadores nacionales e internacionales vigilarán de cerca las elecciones generales.
Unos 700 observadores internacionales y alrededor de 12 mil nacionales vigilarán las elecciones del 24 de noviembre en Honduras, informó una fuente del Tribunal Supremo Electoral (TSE).
El magistrado suplente del TSE, Denis Gómez, dijo que entre los observadores acreditados figuran 90 de la Unión Europea, 70 de la Organización de Estados Americanos (OEA) y 14 del Foro de Sao Paulo.
Las elecciones también serán vigiladas por Naciones Unidas, el Centro Carter y representantes diplomáticos de países acreditados en Honduras, agregó el funcionario.
Unos 5.3 millones de hondureños están convocados a las urnas para elegir para un período de cuatro años al sucesor del presidente, Porfirio Lobo, quien ejercerá la Presidencia del país el 27 de enero de 2014.
También escogerán tres vicepresidentes, 128 diputados al Congreso Nacional, 20 al Parlamento Centroamericano con sus respectivos suplentes y 298 corporaciones municipales.

Fuente: http://www.proceso.hn/2013/11/09/Pol%C3%ADtica/Cierres.regionales.C/77794.html

, , , , , ,

Deja un comentario

Constituyente de 1980 y el anhelado retorno al estado de derecho

              Viernes 08 de noviembre de 2013
                           07:58 pm                            – Redacción 

La presión del poder civil y el temor de Estados Unidos a que se alentara la subversión en Honduras obligaron a los militares a entregar el poder de una forma pacífica.
El edificio donde opera el actual Congreso Nacional sirvió de escenario a la Constituyente de 1980, que elaboró la Carta Magna actual.

El edificio donde opera el actual Congreso Nacional sirvió de escenario a la Constituyente de 1980, que elaboró la Carta Magna actual. (Redacción)
                                    Tegucigalpa,Honduras

Las elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente celebradas el 20 de abril de 1980 se desarrollaron después de casi veinte años de los regímenes militares que llegaron al poder por la vía menos democrática: los golpes de Estado.

Fueron en varios períodos, a partir de 1963, que los militares gobernaron con mano dura el país hasta 1980 cuando, por fin, cedieron a las presiones nacionales e internacionales de devolver a los civiles el poder usurpado.

El 3 de octubre de 1963, el coronel Oswaldo López Arellano encabezó un cruento golpe de Estado que depuso al liberal Ramón Villeda Morales, padre del actual candidato presidencial Mauricio Villeda.

López Arellano se “constitucionalizó” mediante elecciones fraudulentas en 1965 en las que predominaba el interés de controlar la Asamblea Nacional Constituyente para que lo ratificara en su mandato, como en efecto ocurrió.

Estos comicios fueron bautizados por la prensa de Estados Unidos como “elecciones estilo Honduras” por el fraude descarado que hubo.

De esta forma, López Arellano estuvo en el poder hasta el 6 de junio de 1971 cuando le entregó el cargo al nacionalista Ramón Ernesto Cruz, que había ganado las elecciones generales.

Pero “Monchito” Cruz, como le llamaban sus simpatizantes, solo duró en la silla presidencial año y medio porque al final de 1972 fue derrocado por el mismo López Arelllano que se había quedado como jefe de las Fuerzas Armadas.

Este segundo mandato de López Arellano se prolongó hasta el 22 de abril de 1975 cuando fue víctima de un “golpe de barraca”, al interior de las Fuerzas Armadas, dirigido por el entonces coronel Juan Alberto Melgar Castro, esposo de la posterior lideresa del Partido Nacional, Nora de Melgar.

Las Fuerzas Armadas comenzaron a sentir la presión nacional sobre la necesidad de restituir a los civiles sus derechos a elegir y ser electos.
Sin embargo, Melgar Castro fue sustituido el 7 de agosto de 1978 por una Junta Militar de Gobierno presidida por Policarpo Paz García, Domingo

Antonio Álvarez Cruz y Amílcar Zelaya Rodríguez.
Al final quedó solo Paz García que sentó las bases para un retorno pacífico al orden constitucional.

Paz García comenzó a recibir visitas de los partidos políticos (Nacional y Liberal) y representantes de Estados Unidos que le pidieron convocara al pueblo a una Asamblea Nacional Constituyente.

El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, mandó a William Bowdler el 11 de septiembre de 1979 y el 23 de enero de 1980 para sentar las bases para una Asamblea Nacional Constituyente.

Estados Unidos se dio cuenta que continuar con los regímenes militares, muy dados a la represión, podría alentar la subversión en Honduras que ya había triunfado en Nicaragua con la Revolución Sandinista.

Fue así que se creó el Tribunal Nacional de Elecciones que convocó al pueblo hondureño a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente que se realizaron el 20 de abril de 1980.

Estas elecciones fueron ganadas por el Partido Liberal que obtuvo 35 diputados contra 33 del Partido Nacional y 3 del Partido Innovación y Unidad (PINU), que participaba por primera vez.

En números, el Partido Liberal recibió 495, 789 votos equivalentes al 51.67 por ciento; el Partido Nacional obtuvo 423, 623 (44.15 por ciento) y el PINU, 35,052 votos o sea el 3.65 por ciento.

La Democracia Cristiana, que ya figuraba como partido, no participó porque aún no lograba su inscripción por los obstáculos que le pusieron, especialmente los nacionalistas, en el Tribunal Nacional de Elecciones.

Estas elecciones significaron el ansiado retorno constitucional que solo fue interrumpido con la crisis política creada por Manuel Zelaya Rosales, pese a lo cual las elecciones no fueron interrumpidas.

Fuente: http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Pais/Constituyente-de-1980-y-el-anhelado-retorno-al-estado-de-derecho

, , , , ,

Deja un comentario

Los industriales hondureños avalan el retorno de Zelaya

El presidente de la Asociación de Industriales de Hondureños, que apoyó el golpe de Estado, apuesta por esposa del ex presidente como opción de cambio

A tres semanas de las elecciones hondureñas, el Partido Libre, que lidera el expresidente Manuel Zelaya, se ha convertido en la única opción factible de cambio ante la continuidad del gobierno actual. Ante un empate técnico entre el candidato oficialista y la esposa del exmandatario, y con el resto de partidos a más de 12 puntos de diferencia, los actores se reposicionan. En la presentación del programa de Libre se personaron la embajadora de EE UU en Honduras, Lisa Kubiske y Adolfo Facussé, el presidente de la Asociación Nacional de Industriales, que agrupa alrededor de 600 medianas y grandes empresas.

Adolfo Facussé forma parte de una de las estirpes empresariales más poderosas del país, donde se cuenta el mayor terrateniente hondureño y un expresidente liberal, y él mismo está considerado por el Departamento de Estado de Estados Unidos como uno de los artífices del golpe que derrocó hace cuatro años a Zelaya. De hecho en aquel entonces Facussé le dijo a esta periodista que el golpe había sido un mal menor: “Si vas manejando y se te cruza un perro en un lado de la calle y una señora del otro, ¿qué haces? Matas al perro por no matar a la señora”. Ahora parece que el mal menor es el regreso de Zelaya como asesor de su esposa, Xiomara Castro, la primera mujer presidenciable en Honduras. Al candidato oficialista, Juan Orlando Hernández –quién le pisa los talones a Castro en las encuestas– Facussé lo califica como “un pequeño dictador en ciernes”. “Él ha destruido el sistema de separación de poderes, destituyó sin procedimiento a cuatro magistrados de la Corte Suprema, su partido presionó hasta controlar la fiscalía, bajo este gobierno ha habido una corrupción enorme y un despilfarro tremendo y somos el país más violento del mundo. Hay que cambiar”, agrega.

Dos terceras partes de hondureños sobreviven con menos de dos dólares al día, 1.800.000 más que hace cuatro años

Honduras es un país en quiebra. Según un estudio publicado este miércoles por el Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Washington el crecimiento anual del gobierno de Zelaya fue de un 5,7% mientras en la actual legislatura solo llegó al 3,5%. La desigualdad se disparó y en un país de 8,2 millones de habitantes dos terceras partes sobreviven con menos de dos dólares al día, 1.800.000 personas más que hace cuatro años.

Esta situación también afecta a los empresarios, que ven disminuir sus negocios. “¿De qué nos sirve a nosotros una población muerta de hambre? ¿Qué negocio hacemos nosotros?” confiesa Facussé y propone avanzar en un modelo similar al de Brasil o Ecuador. En ese sentido apuesta por “un gobierno de izquierdas que llegue a un acuerdo con la empresa privada, estamos con Xiomara siempre que no instigue la confrontación”.

Facussé describió así el golpe: “Si vas manejando y se te cruza un perro  y una señora, ¿qué haces? Matas al perro por no matar a la señora”

Estas declaraciones suponen un cambio de giro radical para un sector de la patronal que en 2009 se enfrentó abiertamente con Zelaya a raíz del incremento en un 60% del salario mínimo urbano y su propuesta de reformar la Constitución. Ahora Castro vuelve a levantar la bandera de instaurar una Asamblea Constituyente como uno de sus pilares de campaña. Los industriales ahora no se oponen, solo ponen como condición que sea dentro del Congreso. “Que se cree una asamblea revisora o independiente donde puedan ir los talentos que tiene el pueblo hondureño. Gente capaz, inteligente y honesta que busque un consenso para la transformación de Honduras, y se someta a un plebiscito”, explica su líder.

Para el sociólogo hondureño Eugenio Sosa este giro ideológico se enmarca dentro de la coyuntura actual donde cabría una victoria de Castro con un congreso fragmentado en nueve fuerzas políticas. “Libre no va a poder en una legislatura cambiar el modelo económico, va a hacer política social a favor de los pobres, pero no pondría en peligro a la empresa privada. Lo han visto en Nicaragua, en Sudamérica. Y por otro lado Juan Orlando Hernández tiene un grupo de poder que lo apoya, que son las élites más emergentes, pero a gran parte de las élites tradicionales las ha tenido desplazadas. Yo no desconocería que hayan existido conversaciones y negociaciones de Xiomara y Mel Zelaya con estos grupos económicos”, concluye Sosa.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/08/actualidad/1383867959_627047.html

, , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

¿Están dadas las condiciones para una constituyente?

Wednesday, 06 November 2013 16:35 Marvin Palacios
E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

En el tema de la virtual instalación de una Asamblea Nacional Constituyente en Honduras, siempre y cuando alcance el poder en las elecciones del 24 de noviembre el partido Libertad y Refundación (LIBRE), existen más que interpretaciones, vías o medios para convocar a la constituyente.

La Constitución de la República de Honduras no contempla como  en efecto la tienen otras constituciones en el mundo, la forma en que debe convocarse a una asamblea constituyente. Precisamente por que esto no está previsto, es que existen opiniones diversas.

Para el abogado Rodil Rivera Rodil, experto en derecho constitucional, la convocatoria implica una elección de diputados y diputadas constituyentes, estableciendo el número de congresistas.

“Pero aquí hablamos de varias vías populares de democracia participativa, dependiendo de la fuerza que tenga el partido LIBRE en el Congreso, es decir la cantidad de diputados y diputadas que alcance y la cantidad de los otros partidos, asumiendo que ninguno va a ganar la mayoría absoluta, eso puede permitir alianzas en las cuales, claro  está, los sectores pondrán condiciones”, explicó Rodil.

El profesional del derecho constitucional señaló que esas vías para la convocatoria, implican negociaciones y alianzas que puedan presentarse en el Congreso Nacional electo, para que  se logre convocar a la constituyente.

“Se podrá también hacer algo parecido a lo que intentó hacer el presidente Manuel Zelaya con la “cuarta urna” en donde el pueblo manifieste masivamente su deseo de la Constituyente de tal manera que frente a un respaldo popular de gran magnitud, los diputados no puedan oponerse a la Constituyente”, apuntó Rodil.

Añadió que todavía hay más vías, por ejemplo cuando la candidata de LIBRE Xiomara Castro menciona en sus discursos el Pacto Social, este puede interpretarse o considerarse también de varias maneras, porque la Constitución en sí misma es un pacto social.

“Pero puede haber un pacto social antes de la constituyente, en el que el gobierno convoca a todos los sectores de la sociedad en su diversidad, empresarios, obreros, sociedad civil, etc y ahí con ellos se proponen las bases para un programa de gobierno y para la convocatoria a la constituyente”, explicó el experto.

Rodil manifestó que la Constituyente debe ser lo más fidedigna posible de la diversidad de un pueblo, por eso nosotros hablamos de refundar porque ninguna de las 14 constituciones que ha tenido Honduras desde 1824, en ninguna ha estado representado todo el pueblo hondureño, hasta ahora que existe LIBRE con una diversidad de todos los sectores sociales junto con los otros partidos, hasta militares, ahora sí podemos tener una constituyente integrada por diputados de partidos que sí representan al pueblo hondureño.

“De todas estas vías habrá que pensar cuál vamos a escoger y habrá que esperar el resultado de las elecciones, para saber la composición del Congreso Nacional, lo que sí puedo decir es que el apoyo enorme de la Cuarta Urna que no era otra cosa que la constituyente, que llegó al 82 por ciento de aceptación , yo creo que eso ya está ocurriendo, a estas alturas la gente que está a favor de la constituyente está alcanzando niveles del 70 por ciento”, aseguró el abogado Rodil Rivera Rodil.

El experto en derecho constitucional dijo que la constituyente es un anhelo del pueblo hondureño y creo que va a ser muy difícil que en un gobierno, como el que viene, un gobierno mucho más representativo, sería difícil que la constituyente no se pueda lograr.

Otras opiniones apuntan que de ganar la presidencia el candidato oficialista y actual presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, se estaría  convocando también a una constituyente pero procurando proteger los intereses de la oligarquía hondureña y del capital transnacional, lo que profundizaría el modelo neoliberal que busca la venta de las empresas estatales a la inversión extranjera y despojar de la sobernaía al país al ofrecer al mejor postor, las tierras y los recursos naturales del país, como en efecto se estipula en la Ley de Regímenes Especiales de Desarrollo o “ciudades modelo”.

Una información que trascendió y que divulgó este día el periodista David Romero Ellner, director de radio Globo, abrió otra ventana de incertidumbre con respecto a la existencia de un plan para ejecutar un fraude en las próximas elecciones generales del 24 de noviembre de 2013.

La información destaca que las Fuerzas Armadas habrían contratado los servicios de la empresa estadounidense Laticom, con el propósito de intervenir  la transmisión de los datos electorales que vía scaneo de las actas realizará el Tribunal Supremo Electoral el día de las elecciones y posterior a la recepción de todos los datos. Se informó que esta misma empresa interfirió las trsnmisiones de emisoras independientes, hackeo correos electrónicos y sitios web durante y después del golpe de Estado.

El informe también destaca que dicha empresa estaría interviniendo comunicaciones telefónicas, señales de radios y televisoras independientes cuya política editorial fue opuesta al golpe de Estado (como radio Globo, Globo TV, Cholusat Sur, radio Progreso, entre otras), así como el hackeo de correos electrónicos, páginas web y blogs de periodistas, dirigentes políticos y líderes y lideresas del movimiento social, con el fin de establecer nuevamente un cerco mediático que valide la manipulacioón de datos y el eventual triunfo del partido Nacional, que está en el poder actualmente.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=2835:iestan-dadas-las-condiciones-para-una-constituyente&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , , ,

Deja un comentario

Honduras: Movimiento social y popular llama a una Constituyente

Escrito por Redacción en Mar, 11/05/2013 – 07:20

    Versión para impresiónVersión PDF

Siguatepeque, Comayagua (Conexihon).- Más de 50 organizaciones populares del movimiento social hondureño, entre campesinos, indígenas, negros, jóvenes, artistas, de la diversidad sexual llamaron este fin de semana a autoconvocarse para conformar una nueva Asamblea Nacional Constituyente “originaria, popular e incluyente”, a pocos días de celebrarse las elecciones generales en Honduras.
Como parte de un proceso de integración de las organizaciones, más de 500 participantes se dieron cita este fin de semana en la ciudad de Siguatepeque, Comayagua (región central), donde se abordaron entre temas como la unidad, la situación económica y política, el extractivismo y buenas prácticas de activismo solidario entre otros. Para el director del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC-SJ), padre Ismael Moreno, “la necesidad de unidad en un momento como el que vive en Honduras es evidente”. “En sí misma la unidad cuando tenemos elementos comunes es una enorme ganancia, pero además porque cada vez más los poderes en contra de las personas más humildes en Honduras son cada vez mucho más fuertes y concentran más poder, riqueza y recursos en sus manos”.
El Padre “Melo” como se le conoce asegura además que “los sectores sociales no pueden quedar más dispersos, porque cada quien está haciendo cosas muy buenas, desde sus propias capacidades, pero lo que alguien hace en el Aguán es muy similar a lo que se hace en el Valle de Sula, o lo que se hace en Tegucigalpa es muy parecido a lo de San Pedro Sula, pero cada quien en lo suyo, por lo que vivimos una lógica de ensimismamiento, o bien de bastedad. Por esto la articulación fortalece nuestras propuestas y nos lleva a ser más fuertes, delante de los fuertes y a que nuestra propuesta pueda ir avanzando”.
El religioso asegura que pese a la polarización de la sociedad hondureña, es importante “politizar” en la luchas comunes, “debemos convertir la partidización en una esfera y dejar abierta la lucha popular política para debatir de los temas como la tierra, el agua, la lucha por defender nuestros bienes y con ello definir una propuesta común del movimiento popular”. “Espero que este Encuentro sea el primer paso para alcanzar una propuesta unitaria”, insistió.
**
Berta Cáceres: quieren presentar como normal la criminalización
“Vivimos un momento muy importante es darnos fuerzas, sumarnos, integrarnos pues una de las cosas que más pretenden los grupos de poder es aislarnos totalmente, que seamos todos y todas las luchadores y luchadoras muertos políticos, por eso los movimientos sociales estamos llamados a desafiar el poder y desafiar lo impuesto”, consideró Berta Cáceres, la Coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH).
De acuerdo con Cáceres “quieren presentar como normal la criminalización de la que son objeto los movimientos sociales, por lo que no se puede aceptar la señalización de la lucha legítima del pueblo hondureño, de los grupos indígenas, de las mujeres, barriales, feministas o la resistencia en general, los artistas, el mercado, las comunidades o las calles, los movimientos ecuménicos, los medios de comunicación. No podemos permitir que criminalicen los movimientos, como si el derecho a luchar por la vida, los territorios, el agua y nuestros hábitat sea un crimen”.
La dirigente Lenca, quien enfrentará este miércoles una nueva Audiencia de Conciliación en el Juzgado 1ro. de Letras de Santa Barbará, explicó que, “partiendo de la realidad cruda que viven los movimientos sociales, sentimos la necesidad de juntarnos, para hacer avanzar hacia un proceso liberador que eche para atrás todas estas estrategias de opresión”.
A su criterio se debe “definir claramente la articulación para el movimiento social a nivel nacional, afinar la estrategia concreta para la solidaridad como mecanismo a nivel nacional e internacional, definición constante del análisis del contexto y el establecimiento de mecanismos para parar la represión y el terrorismo de Estado, sin dejar de un lado el fortalecimiento de esa resistencia, porque no hemos parado”.
**
Enfrentamos un proyecto de muerte: Miriam Miranda
En el mismo sentido se pronunció Miriam Miranda, presidenta de la Organización Fraternal Negra Hondureña, (OFRANEH), para quien en Honduras “estamos enfrentando un proyecto de muerte, un proyecto neoliberal, un modelo de vida que nos está llevando al borde, pues las organizaciones y los movimientos sociales han estado cada día más dispersos, cada uno en su agenda, sin darnos cuenta de que la suma de las agendas es la que nos puede hacer salir adelante, porque podemos compartir capacidades y espacios, lo que serviría para fortalecer las luchas emancipatorias, de liberación”.
De acuerdo con Miranda, esta articulación permitiría además crear un “nuevo modelo de lucha en el que todos quepamos, con el que puedan vivir todos y todas”, en ese sentido subrayó que “el tema de la unidad es importante, especialmente después del fraccionamiento que se vivió con el golpe de Estado del 2009. La dirigente garífuna también instó a “fortalecer la lucha y el trabajo como nuevos sujetos y sujetas políticas”.
“Esperamos fortalecer algunas bases para articular el movimiento social, -expresó-, viendo a futuro como una alianza que nos permita fortalecer ese tejido y la acumulación de fuerzas desde las bases, el pueblo y las comunidades”. Finalmente el encuentro culminó el domingo con la firma de una declaratoria del movimiento.

 



Declaración de la Plataforma del movimiento social y popular de Honduras

Los días 2 y 3 de noviembre del 2013, 58 organizaciones indígenas, negras, campesinas, ambientalistas, estudiantiles, artísticas, feministas, de la diversidad sexual, de pobladoras y pobladores, políticas, juveniles, internacionalistas y gremiales, con la participación de la articulación de movimientos sociales hacia el ALBA; nos auto convocamos para, desde nuestras sabidurías y poderes ancestrales, reflexionar y debatir sobre nuestras estrategias de lucha frente a la profundización del modelo de destrucción y despojo patriarcal, capitalista y neoliberal.
Con la dignidad y la fuerza de nuestros pueblos, declaramos: Que nos hemos constituido en una plataforma que aglutina los movimientos sociales y populares de Honduras, alrededor de los principios de unidad, solidaridad y de lucha por la vida. Siguiendo estos principios y en el ejercicio de nuestros derechos como ciudadanas y ciudadanos demandamos el respeto a la autonomía de nuestras organizaciones y comunidades por lo tanto, rechazamos y  denunciamos:
El proyecto militarista y represivo del gobierno y que el candidato oficialista a la presidencia de la Republica se ha dedicado a promover y a profundizar la violencia y pobreza,  impulsando desde el congreso nacional la aprobación de nuevas leyes, acciones ilegales encaminadas a terminar con la escaza  institucionalidad formal y la creación de nuevos cuerpos armados y  entrenados para intimidar y reprimir a dirigentes,  luchadores-luchadoras, comunidades y organizaciones populares en general.
La profundización del despojo y saqueo de los bienes comunes y recursos de nuestras comunidades, promovida por las grandes corporaciones nacionales y transnacionales coludidas con el gobierno, con el argumento de impulsar un desarrollo que desconocemos porque solo enriquece a unos pocos a costa del empobrecimiento de la mayoría de la población, el incremento de las desigualdades sociales y el deterioro de la vida en el planeta.
La violencia generalizada que este modelo promueve y que pretende combatir con  medidas que solo generan más violencia. De manera especial rechazamos la violencia contra las mujeres que ha elevado dramáticamente la cifra de femicidios; contra  líderes y luchadores sociales, jóvenes, comunicadores sociales y compañeras y compañeros de la diversidad sexual, crímenes que permanecen en total impunidad.
El hostigamiento y la persecución en contra de defensoras y defensores de derechos humanos y la constante descalificación del trabajo que estas organizaciones realizan en defensa de la vida. Especialmente en contra de las defensoras Magdalena Morales y Berta Cáceres.
La precarización de la vida expresada en la eliminación de las mínimas condiciones y leyes de protección social que costo décadas de lucha al movimiento popular hondureño.
Las políticas neoliberales encaminadas a la privatización y mercantilización de la educación pública que significa cada vez un mayor número de jóvenes que quedan fuera del sistema educativo, violentando su derecho a una educación de calidad.
La impunidad que incentiva y genera una elevada corrupción que impide la inversión social y políticas públicas orientadas a la reducción de la pobreza y la desigualdad social
La demagogia que tradicionalmente hace un uso perverso de las necesidades de la población para promover campañas electorales vacías tendientes a mantener los privilegios de unos pocos que inclusive llegan a promover y ejecutar prácticas violentas en contra de quienes piensan diferente.
Promovemos y reafirmamos nuestro compromiso con:
Una Asamblea Nacional Constituyente, originaria, popular, incluyente y auto convocada, condición indispensable para la  refundación del país. La defensa de los derechos territoriales, culturales y espirituales de las comunidades y pueblos originarios. Derechos reconocidos en convenios internacionales firmados y ratificados por el Estado de Honduras (convenio 169 OIT, sobre todo en lo relacionado a la autonomía y el derecho a la consulta libre, previa e informada actualmente violentados por el Estado hondureño que actúa en favor del capital transnacional.
 La  denuncia de la persecución y criminalización de las luchadoras y luchadores y los movimientos sociales y populares a los que pertenecen. La construcción colectiva y unitaria del movimiento social y popular hondureño que trasciende la política formal en todas sus manifestaciones e intereses.  La búsqueda y construcción de un nuevo modelo económico alternativo al modelo neoliberal que en vez del lucro ya la competencia promueva la solidaridad, la cooperación  y el respeto a la vida y a la naturaleza.
El rescate de lo público y del Estado, para construir un nuevo Estado al servicio del ser humano, no del capital, laico y garante de los derechos fundamentales de los hondureños y hondureñas. Una verdadera Cultura de paz, construida desde el respeto a las diversidades de las personas y a las diferentes cosmovisiones de los pueblos que elimine las prácticas racistas, discriminatorias y sexistas.
La construcción de nuevos sujetas y sujetos políticos, proceso dirigido fundamentalmente a las y los jóvenes que hoy constituyen el 52% de la población hondureña. El derecho a contar con nuestros propios medios de comunicación comunitarios fundamentales para avanzar en la construcción de un proyecto de nación desde el movimiento social y popular hondureño.
El arte y la cultura popular como legítima expresión de los pueblos. Nuestra resistencia y la construcción de prácticas y formas de pensar anti-neoliberales, anti-capitalistas y anti-patriarcales. La solidaridad entre los pueblos del mundo como pilar fundamental para avanzar en nuestras luchas.
Siguatepeque, 3 de noviembre de 2013.

, , , , , , ,

Deja un comentario

Xiomara Castro de Zelaya presentó plan de Gobierno

Enviado por Marino Ortariz el 31 Octubre 2013 – 6:28pm
**** Representantes de organismos internacionales y del cuerpo diplomático acreditado en el país, escucho a la candidata presidencial sobre la propuesta de su plan de Gobierno, donde se incluye la promoción de la Asamblea Nacional Constituyente.
Tegucigalpa, Honduras

La candidata presidencial por el partido Libertad y Refundación (LIBRE), Xiomara Castro, presentó las Bases de Gobierno para una Honduras LIBRE, ante invitados especiales y acompañada de acompañada de sus candidatos a designados Juliette Handal, Juan Barahona y Enrique Reina.

Castro explicó que el plan de gobierno es producto de la participación de varios sectores de la sociedad y refleja la propuesta de refundación del país, frente al diagnóstico de la situación de crisis que vive Honduras hoy.

“Quiero darle un reconocimiento muy especial al grupo técnico y político que trabajó en las bases de este plan. Asimismo extiendo mi reconocimiento a los hombres y mujeres que, desde las bases del pueblo, han creado e impulsado este plan para redefinir el nuevo rumbo de nuestra nación: escoger las propuestas conservadoras o la propuesta de reconciliación y refundación nacional que propone libre”, afirmó Xiomara.

La candidata aseguró que son muchos los problemas que el país tiene que resolver, especialmente los que se originaron como resultado del golpe de Estado de 2009.

“A partir de ese hecho se incrementó el narcotráfico en nuestro país, y por lo tanto la violencia, las muertes de periodistas, abogados y defensores de derechos humanos y especialmente se incrementaron las masacres de jóvenes por escuadrones de la muerte” recordó la candidata.

“Nosotros sabemos que el único camino que tenemos para rescatar a Honduras es la refundación para implementar una cultura de paz, justicia y solidaridad”.

Dijo además que el modelo del neoliberalismo implementado en los últimos años ha incrementado la pobreza en Honduras y que “esa realidad nos obliga a meditar, reflexionar y proponer el reemplazo inmediato del modelo económico sustentado por el bipartidismo, que actúa como un potente veneno contra el pueblo que aspira tener una vida digna¨.

“Nuestro plan de gobierno es como un traje hecho a la medida de Honduras. Es la construcción de un proyecto social de seguridad jurídica, donde se nos involucre a todos. Un proyecto de seguridad comunitaria, la definición de nuestra propia vía hacia el desarrollo y hacia el buen vivir”, concluyó la candidata.

Asamblea Nacional Constituyente

Fernando García, miembro del Colectivo Técnico del Plan de Gobierno, leyó las Bases de Gobierno para una Honduras LIBRE y explicó que las soluciones extraordinarias frente a la crisis de naturaleza extraordinaria requieren “un pacto social incluyente, una Asamblea Nacional Constituyente para la democratización del Estado y la participación directa de la ciudadanía”.

El Plan de Gobierno también asegura que la Asamblea Nacional Constituyente redefinirá “la estructura del Estado, los ejes del poder político y económico y el marco jurídico e institucional que transforme las relaciones garantizando un desarrollo sustentable”.

Igualmente, dio a conocer los temas de “urgencia nacional y carácter estructural” que serán atendidos por la Constituyente, como la creación de un Sistema de Democracia Participativa y Estado de Derecho que prevé, incluso, el mandato revocatorio; y el rol y competencia de las Fuerzas Armadas. hondudiario

Fuente: http://www.hondudiario.com/?q=node/3751

, , ,

Deja un comentario

Honduras: Partido propone asamblea constituyente


Por ALBERTO ARCE
Published: Oct 31, 2013
 

Tegucigalpa, Honduras (AP) – El Partido Libertad y Refundación (Libre) de Honduras convocó el jueves a una asamblea nacional constituyente para refundar al país, el mismo llamado que hizo que el presidente Manuel Zelaya fuera derrocado en un golpe de estado en 2009.

El partido hizo el anuncio al presentar su programa de gobierno de cara a las reñidas elecciones presidenciales y legislativas que se celebrarán el próximo 24 de noviembre.

El programa, coordinado por Rubén Palma y Fernando García, ex ministro de Economía con Zelaya, es “un diseño de país a 20 años vista basado la elección de una asamblea nacional constituyente que redacte una nueva Constitución para Honduras” y lo “convierta en un estado moderno y eficiente basado en la justicia social y la equidad así como en la constitución del poder popular bajo los principios del socialismo democrático”, dijo Palma.

García señaló que “Honduras se encuentra tan debilitado y degradado que se encuentra al borde de convertirse en un estado fallido donde prevalen la injusticia y la impunidad, no hay institucionalidad y las funciones estatales como educación y salud se han abandonado debido a la aplicación de un modelo neoliberal fracasado y a las consecuencias de un terrible golpe de estado”.

El programa explicado por García, basado más en principios que en medidas concretas de gobierno, parte de que “el socialismo democrático debe redefinir la estructura del estado y el marco jurídico que permita un sistema de desarrollo económico alternativo basado en la participación ciudadana directa”. El ex ministro también mencionó conceptos como “soberanía agroalimentaria”, “justicia tributaria”, “equidad de género” y el “acceso a la tierra y a los activos productivos por parte de una nueva mayoría social”.

Lo sondeos más recientes señalan que la situación es de empate técnico entre Juan Orlando Hernández, candidato del Partido Nacional, en el gobierno, y Xiomara Castro, esposa del ex presidente Zelaya.

La campaña de Hernández gira en torno a la seguridad y la creación de una Policía Militar que responde a la situación de emergencia en materia de seguridad que sufre el país. Honduras tiene el índice de homicidios más alto del planeta.

Hernández defiende también programas asistenciales de entrega de bonos sociales o fogones a la población más necesitada mientras que Castro propone “desmilitarizar a la sociedad y la seguridad y crear una policía comunitaria que aborde la seguridad pública”.

El candidato oficialista acusa a Libre de representar “a los de camino malo” y de que en sus mítines “hay más banderas de Venezuela que de Honduras” porque “Libre ha nacido en esa tierra”, un extremo que no ha podido ser comprobado.

Castro afirma que su propuesta se basa en “la reconciliación de una patria dividida por un golpe de estado articulado por los que ahora están en el poder”.

En un inesperado giro, el empresario Adolfo Facussé, presidente de la poderosa Asociación Nacional de Industriales y señalado por muchos como uno de los principales apoyos del golpe de estado que derrocó a Zelaya en 2009 y al que llegó a retirársele la visa estadounidense por su implicación en el mismo, acudió a la presentación del programa del partido Libre y dijo a The Associated Press que “el gobierno actual es un desastre y no me gustaría que hubiera continuidad”.

Facussé reconoció la “legitimidad del partido Libre”, que “responde a las aspiraciones de un sector de la población” y señaló que la administración actual “ha terminado con la separación de poderes y se apoya en una peligrosa concentración de poder” a la que calificó como “tendencia dictatorial”.

El líder empresarial, en un guiño a la propuesta del partido Libre, también señaló que “el país necesita cambios profundos” y que está de acuerdo con la instalación de una “asamblea revisora de la Constitución integrada por notables que redacten una nueva propuesta que pueda ser llevada a referéndum”.

Fuente: http://m.apnews.com/mnnes/db_15336/contentdetail.htm?contentguid=AJdfHvNf

, , , , , ,

Deja un comentario

HONDURAS: Candidata de Libre reitera que Constituyente es solución para los problemas del país

domingo, 13 de octubre de 2013

Autor del articulo: Proceso Digital  / Domingo 13 de Octubre 2013.
Jutiapa- La candidata presidencial por el Partido Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro realizó este domingo una concentración en el municipio de Jutiapa, Atlántida, Caribe de Honduras, donde reiteró que la Asamblea Nacional Constituyente es la solución para los problemas del país.
Castro fue acompañada por su esposo el ex presidente Manuel Zelaya quien es el coordinador general de Libre, aspirantes a diputados y alcaldes por ese departamento del país.
En su discurso, la ex primera dama hondureña prometió a sus seguidores que en su gobierno instalará una Asamblea Nacional Constituyente para solventar los problemas del país.
Asimismo, reiteró que enviará a los militares a donde deberían de estar ya que su obligación es defender la patria.
La lideresa política, hizo un llamado a sus seguidores a votar masivamente para que la Constituyente se haga una realidad.
Agregó que el proyecto de Libre es construir una verdadera y definitiva independencia, a través de la Asamblea Nacional Constituyente.
Reiteró que “Libre propone los jurados populares para el castigo del delito penal y propone elegir con el voto popular a los magistrados y fiscales, al Tribunal Superior de Cuentas y a los miembros del Tribunal Supremo Electoral”.
Agregó que si llega a ser presidenta de Honduras los diputados del Congreso Nacional van a rendir cuentas y que nunca más van a abusar del poder, asimismo, someterá a referéndum revocatorio las privatizaciones y contratos amañados que ha hecho Coalianza y ley de las ciudades modelo.
“Vamos a revocar las leyes que afectan al magisterio, a los trabajadores y campesinos y campesinas de Honduras”, reiteró.

, ,

Deja un comentario

“La Resistencia” ratifica a Manuel Zelaya y Juan Barahona como líderes del movimiento social

Tegucigalpa. El encuentro nacional, denominado “mártires campesinos del Aguán”  se definió por aclamación la permanencia de Zelaya y Barahona como las cabezas visibles de la agrupación surgida luego del golpe de Estado del 28 de junio de 2009; además se determinó no participar, por el momento, del proceso electoral sin la presencia de “Mel” en Honduras.

Con cuatro horas de retraso, los más de 1500 delegados de los 18 departamentos del país, incluyendo a los residentes en el exterior, denominados “departamento 19” dejaron en claro que la prioridad para refundar la Patria, es a través de la Asamblea Nacional Constituyente y la toma del poder.

Previo a ello, 14 de las 18 representaciones dejaron en claro que no acudirán a procesos eleccionarios, mientras no retorne a Honduras Manuel Zelaya, exiliado en República Dominicana por persecución político judicial emprendida por el Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia.

Al mismo tiempo, los asambleístas exigieron la implementación de una nueva Ley Electoral que sea incluyente como condición para participar en comicios.

Entre otros de los acuerdos del evento fue la conformación de una asamblea intermedia, que se efectuará el 12 de marzo en esta ciudad para definir el Comité Político de “La Resistencia”.

http://www.ellibertador.hn/?q=article/%E2%80%9Cla-resistencia%E2%80%9D-ratifica-manuel-zelaya-y-juan-barahona-como-l%C3%ADderes-del-movimiento-social

Deja un comentario