Entradas etiquetadas como Angel Amílcar Colón Quevedo

Piden a Honduras dar la ayuda prometida a migrante excarcelado en México


  • Jueves, 11 Diciembre 2014 17:36

Piden a Honduras dar la ayuda prometida a migrante excarcelado en México

Autor del artículo: EFE

México – El Gobierno hondureño no está generando las condiciones adecuadas de retorno para Ángel Amílcar, el migrante hondureño que pasó más de cinco años en una cárcel mexicana acusado de delitos que dice no haber cometido, denunció hoy el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh).

A través de un comunicado, esta organización indicó que la Secretaría de Gobernación de Honduras se comprometió a apoyar a Amílcar, quien regresó a Honduras el pasado 9 de noviembre, con un proyecto productivo y que no lo está cumpliendo.

A su regreso, el hondureño fue recibido por diversas instancias del Gobierno hondureño, como el comisionado nacional de Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, y el secretario de Derechos Humanos, Gobernación, Justicia y Descentralización, Rigoberto Chang Castillo.

Este solicitó formalmente a la segunda dependencia medidas de acompañamiento para facilitar su retorno a Honduras, entre ellas apoyo para iniciar un proyecto productivo y continuar con su proceso de rehabilitación física y psicológica.

Sin embargo, señaló el Centro Prodh, un mes después de la solicitud, Amílcar “no ha recibido respuesta alguna de su petición, a pesar del compromiso asumido desde la secretaría citada”.

“Cabe mencionar que la propia oficina del secretario hizo pública la reunión sostenida con Ángel a través de los medios de comunicación, así como la petición que Ángel realizó”, apunta el documento.

El hondureño fue detenido en 2009 en la ciudad mexicana de Tijuana, fronteriza con EE.UU., cuando la Policía allanó la vivienda donde un traficante de personas lo mantenía antes del cruce.

“Viví un infierno, a mí me arraigaron 40 días en un cuartel militar, me trataron como prisionero de guerra, después me trasladaron a una cárcel de máxima seguridad donde completé mis cinco años, siete meses y seis días” de prisión, subrayó a su regreso a Honduras.

Durante los más de cinco años que estuvo en una cárcel de Tepic, en el occidental estado de Nayarit, tuvo “problemas con las autoridades”, pues lo “incomunicaron” y le “dificultaron reunir los medios de prueba necesarios para demostrar” su “inocencia”.

La organización Amnistía Internacional (AI) lo declaró preso de conciencia porque “la tortura y el maltrato del que fue víctima tuvo un factor de discriminación racial por su origen afrodescendiente garífuna y resultó su encarcelamiento en un procesamiento injusto”.

Fuente: http://www.proceso.hn/component/k2/item/92990-piden-a-honduras-dar-la-ayuda-prometida-a-migrante-excarcelado-en-m%C3%A9xico.html

, ,

Deja un comentario

Gobierno, consulados y embajadas deben saber qué sucede con los hondureños emigrantes y presos en el extranjero

E-mail Print PDF
Denise González, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Centro PRODH.

Tegucigalpa.

Hace un mes que el hondureño Ángel Amílcar Colón  regresó al país, después de cinco años preso en México, acusado de una serie de delitos federales que no cometió, es conocido como “un preso de conciencia”, su caso refleja la falta de aplicación de justicia, violaciones a los derechos humanos y que el Estado hondureño debe estar más pendiente de lo que sucede con sus connacionales que abandonan por necesidad el país.Colón, de 38 años de edad, es un defensor de Derechos Humanos, que necesitaba encontrar un trabajo con el cual pagar el tratamiento médico de su hijo gravemente enfermo, por lo que tomó la decisión, en 2009, de emigrar a los Estado Unidos de América, como lo hacen 80 mil hondureños cada año, debido a la falta de políticas públicas que les permita el acceso a un empleo, educación, salud, seguridad, en general tener estabilidad familiar y emocional.

En tierra donde sólo iba de paso, el ex presidente de la Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH, fue víctima de discriminación, detención arbitraria, tortura, incomunicación, presunción de inocencia y debido proceso.

En la detención participaron agentes de la policía mexicana quienes lo torturaron y humillaron para obligarlo a realizar una confesión falsa en la que reconocía su implicación en la delincuencia común organizada.

En el mes de julio, Amnistía Internacional, AI, declaró preso de conciencia, al considerar que la tortura y el maltrato del que fue víctima, tras su detención en el 9 de marzo del 2009 en Tijuana, fue un factor de discriminación racial por su origen étnico garífuna y resultó en su encarcelamiento en un procesamiento injusto.

Después de un largo proceso por obtener justicia, el Centro PRODH y AI, instaron al gobierno mexicano, en especial a la Procuraduría General de la República mexicana, PGR, a retirar los cargos contra Ángel Colón permitiendo su inmediata e incondicional liberación, además de solicitar una investigación “exhaustiva e imparcial” sobre las denuncias de tortura y otras violaciones de los derechos humanos, incluida la discriminación racial.

15 de octubre de 2014, la PGR, presentó conclusiones no acusatorias en favor de Ángel reconociendo que no se encontraba acreditada su responsabilidad penal en los delitos por los cuales había sido acusado; sin embargo, no ha recibido reparación integral del daño.

Y de un viaje que de “sueño americano” se convirtió en una pesadilla de 5 años en la cárcel de Tepic, México, Ángel volvió a su tierra, pero no vino sólo, sino que lo acompañaban dos abogados que vivieron de cerca su sufrimiento, Luís Tapia y Denise González, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Centro PRODH.

Ángel al volver a Honduras, con su familia, se mostró contento, después de 5 años de estar en una cárcel de máxima seguridad en un  país extranjero. Hubo momentos de tristeza y felicidad, pero contento de volver a su país, compartieron  sus abogados.

Pero desde el Centro PRODH, uno de los retos para acompañar a Ángel durante su proceso penal, explicó Luís, fue que los peritos mexicanos no querían aplicar la prueba idónea para documentar  la tortura, argumentaban diferencias culturales, por lo que tuvimos que buscar personas expertas de Honduras, específicamente del Centro de Prevención, Rehabilitación y Tratamiento de Víctimas de Tortura, CPTRT.

Pero estuvo más de un año el litigio de quien realizara este examen y finalmente se hizo en mayo pasado, y por ahí empezamos a ver la posibilidad de que Ángel recobrara su libertad.

Había que aplicar el Protocolo de Estambul, que es el Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (Naciones Unidas, Nueva York y Ginebra, 2001).

Luís Tapia

También se vio como un reto el financiamiento para la movilización hasta el centro penal donde permanecía, pues había que viajar mucho para ir a ver su estado personal y expediente judicial, comentó Denise.

Cabe mencionar que el centro PRODH recibe denuncias de muchos casos de este tipo, y aunque quisieran atenderlas todas, brinda más de 300 asesorías al año, por lo que es importante  el trabajo en red y la articulación con otras organizaciones, expresaron los abogados mexicanos.

Estado hondureño debe identificar a sus 400 connacionales presos en México

Una de los detalles para que el caso de Amílcar fuera conocido a nivel internacional, considera Luís, es que la denuncia sea pública. De aquí se trabajó en el informe “Migrantes en prisión, la incriminación de migrantes en México, otro destino trágico”, para saber cuántas personas centroamericanas están en cárceles mexicanas, y resulta que hay 400 hondureños.

Esta carga se le trasladó al Estado –mexicano-, ellos tienen que averiguar quiénes son y a través de sus órganos deben garantizarles los derechos humanos.

También tiene que dar cuentas sobre qué hace por las personas migrantes que pasan por México tratando de llegar a EEUU, cómo se trata a los que caen en cárceles, y aquellos que  cómo el caso de Ángel, son acusados injustamente.

Por lo que, hay que denunciar ante el gobierno hondureño lo que está sucediendo en el extranjero, y el Estado –hondureño- debe  garantizar la protección de sus connacionales fuera del país.

No hay manera de que las familias sepan de sus parientes migrantes, si no se cumple con las funciones consulares, si la Embajada y Consulados no están dotadas con el personal necesario y no van a las cárceles a ver si hay un hondureño allí, enfatizaron los representantes del Centro PRODH.

“En el caso de Ángel, se le venció el término de presentar pruebas de su inocencia, porque no tuvo apoyo consular”, afirmaron los defensores mexicanos.

Además las familias deben abocarse a organizaciones defensoras de ddhh, servicio a migrantes, redes de madres que buscan a sus hijos, aconsejan los acompañantes de Ángel Amílcar.

A un mes de estar en el seno de su hogar, para Ángel debe continuar el proceso de reparación de parte del gobierno mexicano y reconstruir su vida, con su familia. Mientras que el centro PRODH seguir apoyándolo en la medida de sus posibilidades.

Y para el Estado hondureño, que conozca quienes son los presos centroamericanos, que identifique quienes son los hondureños, y que deba identificar si hay más personas encarcelados injustamente.

A Ángel las pesadillas no lo dejan dormir tranquilo, porque con frecuencia revive los momentos de la tortura por parte de los agentes mexicanos, fueron cinco años tras las rejas, ha vuelto a su casa, pero ya no encontró a su hijo Ángel, por cuya salud decidió emigrar a EEUU, tampoco está su mamá, hermanos y tía, y de ninguno se pudo despedir porque fallecieron, y no se le permitió hablar con ellos.

“Ya no hay nada que me impulse a abandonar de nuevo el país, voy a tratar de tener una estabilidad de mi hogar, ver la manera de proveer para las necesidades de la casa  y ver como echar a andar algunas ideas que tengo por ahí”, expuso Colón a su regreso.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3365:gobierno-consulados-y-embajadas-deben-saber-que-sucede-con-los-hondurenos-emigrantes-y-presos-en-el-extranjero&catid=42:seg-y-jus&Itemid=159

, , , ,

Deja un comentario

Colon vivió un infierno en la cárcel mexicana

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

Ángel Amílcar Colon Quevedo cayo en una cárcel mexicana siguiendo “el sueño americano”, buscando una mejor oportunidad de vida para él y su familia.

Colon tiene una trayectoria de lucha en el movimiento social, desde pequeño fue seminarista en Tocoa, departamento de Colon, en el seminario menor hoy conocido como la Pastora Social Intercoba, ingreso al Centro Universitario Regional del Norte donde fue presidente de la Asociación de Estudiantes Afro hoy conocida como la Universidad del Valle; luego de egresado trabajo en una organización internacional conocida como Asociación de Mujer y Familia, después se empleo en la Organización Fraternal Negra de Honduras y posteriormente fue presidente de la OFRANEH. Pasante de la carrera de Energía Eléctrica en el CURLA.

Se desempeña como electricista, también “trabajo la tierra, es lo que aprendí en casa desde chico”, relato Colon que cuando decidió inmigrar del país no tenia suficientes fondos para irse, debido a la situación económica de su familia, además, que su hijo mayor padecía de cáncer y eso lo obligo a tomar una decisión de probar suerte en el país del norte.

“Fui a buscar fondos para traer dinero y llevar a mi hijo para asistencia medica en el exterior, ese es mi pasado”, Colon añadió que cuando se identifico ante las autoridades mexicanas como ex presidente de la OFRANEH, inmediatamente observo que se genero discriminación por parte de las autoridades y lo trataron mal.

Colon emprendió el viaje haciendo uso de sus últimos ahorros y quitando algunos prestamos para sufragar los gastos, en el momento de su detención llevaba cinco mil dólares de los que lo despojaron los uniformados mexicanos, el primer coyote con el que se contacto lo dejo abandonado en Balancan, tuvo que contratar a otro en un lugar llamado Emiliano Zapata, a su paso en Guatemala logro contabilizar a mas de cinco mil centroamericanos que tenían la misma ruta.

El migrante levanto su cabeza al techo y por un momento su mirada se perdió en sus pensamientos, sus ojos se llenaron de lagrimas que con fuerza de voluntad evito que se derramaran y se observaba un leve movimiento de los dedos de sus manos en señal de ansiedad a recordar lo vivido en el momento de su detención en Tijuana.

Narro que fue a dar a un domicilio donde recibió instrucciones de permanecer diez días, el se encontraba recostado cuando el 9 de marzo de este año, escucho fuertes golpes en las puertas y ventanas de la vivienda, fuertes detonaciones de armas de fuego que duraron quince minutos.

Prosiguió Colon, “Sentí miedo con mi vida y decidí correr,  para buscar un lugar seguro y que mi cuerpo no fuera impactado por una bala perdida, después de saltar un muro la policía lo agarro en la Barranca”, relato.

Colon denuncio que en el momento de su aprensión fue agarrado a patadas y puñetazos por los agentes policiales, lo hicieron subir hincado la loma de la barranca lo que hizo que sus rodillas sangraran, mientras gateaba no dejaban de golpear su impotente humanidad, fue trasladado a la estación de la policía estatal.

Después Colon paso a manos de la Policía Federal los que lo introdujeron en un baño en donde las paredes estaban impregnadas de sangre, le pusieron bolsas en la cabeza para asfixiarlo, colon expreso que “en ese acto cuando te ponen las bolsas sientes como si tu alma sale de tu cuerpo y si te desmayas te despiertan a cachetadas”.

Luego de ser torturado por los federales fue entregado en manos del Ministerio Publico, los que lo depositaron al ejército mexicano, quienes continuaron con los interrogatorios y la tortura. En el cuartel militar “me trataron como prisionero de guerra, me ridiculizaron, me pegaron, hicieron burlas de discriminación los soldados y algunas personas detenidas, porque ese trato no se lo hicieron de esa manera a otra gente, sino a mi por ser afro descendiente”, manifestó el migrante.

Según Colon su deducción es que lo que querían era responsabilizar a alguien por los delitos que habían, ya que dijeron que el viajaba con diez personas mas, explico que agarraban gente de diferentes lugares y daban la impresión que andaban en un solo grupo, de esa manera armaron los delitos de los que lo acusaban.

Lo acusaron de delincuencia organizada contra la salud porque supuestamente Colon estaba en posesión de cocaína y mariguana, también de acopio de armas, le colocaron un armamento y portación de cartuchos y fomento a la delincuencia organizada, por su supuesta colaboración con la delincuencia organizada.

Colon aduce que no tenía dinero para comprar las medicinas de su hijo, menos para comprar un arsenal de armas; al final el Ministerio Publico desiste porque no pudo sustentar los delitos imputados.

Sin embargo, lo que le llamo la atención al hondureño retornado es que lo estigmatizaron con la nacionalidad de Colombiano con la expresión “pinche colombiano piensas que nos vas a engañar, donde esta la droga, donde están las armas durante las patadas y puñetazos”.

Colon no entendió la actitud de las autoridades mexicanas hacia los afroamericanos, acuso que el Estado mexicano es responsable de la violencia que se vive en ese país, el salió libre porque no pudieron probar ninguna vinculación con los delitos y desisten de la acción criminal.

Durante el tiempo que permaneció preso no pudo hablar con su hijo por el cual viajo, quien murió de cáncer, uno de sus hermanos falleció sin la oportunidad de volverlo a ver y sus otros hermanos migraron para los Estados unidos,  logro tener comunicación con su esposa.

El migrante ya entablo una demanda contra el gobierno mexicano, para que sean investigados los agentes que cometieron actos de tortura en su contra, en tanto, han iniciado negociaciones para la indemnización por los tratos degradantes e inhumados de los que fue victima.

“Ya no hay nada que me impulse a abandonar de nuevo el país, voy a tratar de tener una estabilidad de mi hogar, ver la manera de proveer para las necesidades de la casa  y ver como echar a andar algunas ideas que tengo por ahí”, expuso Colon.

El hombre de tez oscura, ahora con pesadillas por las noches cuando su subconsciente revive las escenas de golpes y torturas a las que fue sometido en las cárceles de México, padece de estreñimiento, a veces defeca con sangre, con problemas estomacales, esta a punto de perder su ojo derecho, desgaste en los huesos producto de los actos de torturas, fue torturado física y psicológicamente, su sueño no es el mismo porque despierta temblando, llorando y gritando; Colon exclamo “en las cárceles se vive un infierno”.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3315:colon-vivio-un-infierno-en-la-carcel-mexicana&catid=71:def&Itemid=166

, ,

Deja un comentario

Tras cinco años encarcelado, regresa a Honduras Ángel Amílcar Colon Quevedo

 

Versión para impresión Versión PDF

• Denuncia que su caso no es el único y que actualmente hay al menos 400 personas hondureñas privadas de la libertad en cárceles mexicanas
• Demanda  aplicación del Protocolo de Estambul tanto en México como en Honduras para documentar casos de tortura como el CPTRT lo hizo en su caso
• Exigirá una reparación integral del daño incluyendo garantías de no repetición y la investigación de los responsables de la tortura
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Ángel Amílcar Colón Quevedo quién permaneció privado de su libertad, por con años, seis meses y siete días, regreso a su país, acompañado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y el Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura (CPTRT).
Acompañado por ambas organizaciones, demandó  la reparación del daño y la adopción de medidas estructurales para evitar que más migrantes sufran su misma situación.
Ángel Amílcar relató que en enero de 2009 se vio obligado abandonar su país para intentar llegar a Estados Unidos, por la grave situación económica que atravesaba su familia y la enfermedad de uno de sus hijos. Narró que durante su trayecto por México, vivió lo que cientos de migrantes hondureños sufren, es decir, múltiples engaños y abusos, tanto a manos de coyotes como agentes del Estado.
En marzo de 2009 en la ciudad de Tijuana, fue engañado por un coyote que le prometió falsamente ayudarlo a cruzar la frontera con Estados Unidos. En cambio lo llevó bajo amenazas a una casa, donde cuatro días después se realizó un operativo policiaco.

Tras ser detenido, Ángel fue tratado como delincuente, y no como víctima. Después de ello sufrió una larga serie de violaciones a su integridad física, entre las que destacan la tortura física y psicológica, por elementos de la Policía Federal y el Ejército mexicano y le fueron violados sus derechos a la defensa adecuada, a la asistencia consular y a la no discriminación.
Afortunadamente, con la intervención de las expertas del CPTRT, la Psicóloga Carmen Martínez y la Doctora Eliomara Lavaire, le fue practicada a Ángel Amílcar la prueba científica idónea, para documentar la tortura, mediante la aplicación del Protocolo de Estambul.
Con base en dicha prueba, fue posible que el Centro Prodh y Amnistía Internacional solicitaran a la Procuraduría General de la República que se desistiera de los cargos fabricados en contra de Ángel, lo que derivó en su liberación.
Por lo tanto, comprendiendo que el Protocolo de Estambul es fundamental para documentar y prevenir la tortura, Ángel Amílcar exige que tanto en México como en Honduras se adopte la práctica de pericial basada en las directivas emanadas del Protocolo de Estambul, tal y como ha sido recomendado a ambos Estados por diversos organismos internacionales de derechos  humanos.
Es importante mencionar que, a partir de información recolectada por el Centro Prodh y publicada en el informe “Migrantes en prisión. La incriminación de migrantes en México, otro destino trágico” es posible afirmar que en México hay al menos 400 personas hondureñas privadas de la libertad en centros federales y estatales de reclusión.
En otras palabras, el caso de Ángel Amílcar sólo es un botón de muestra de una grave situación de violación a derechos humanos de migrantes hondureños en México, además de los secuestros, las desapariciones y las ejecuciones. Por lo tanto, es fundamental que el Estado hondureño cumpla su obligación de proteger a sus connacionales, incluyendo aquellas personas que han sido detenidas y privadas de libertad en México.
Finalmente, Ángel anunció que ha solicitado que el Estado mexicano en coordinación con el Estado hondureño, reparen integralmente el daño por las graves violaciones a derechos humanos que sufrió, incluyendo la adopción de medidas de derecho interno que garanticen que hechos como los que él tuvo que padecer no se repitan nunca más y que además los policías y militares que lo torturaron sean investigados efectivamente en el marco del absoluto  respeto a sus garantías constitucionales.

, , , ,

Deja un comentario

Regresa a Honduras emigrante encarcelado injustamente en México

Muy contento se mostró por su regreso a Honduras el emigrante hondureño Ángel Amílcar Colón, luego de permanecer durante 5 años y siete meses en México acusado injustamente de crimen organizado.

Este domingo por la mañana arribó colón al aeropuerto Toncontin de Tegucigalpa, después de ser liberado por amnistía internacional el pasado 15 de octubre.

Una delegación del Comisionado de los Derechos Humanos, encabezada por el titular, Roberto Herrera, y miembros de la Fundación Luther King recibieron en la terminal aérea al emigrante de 38 años.

Colón se mostró agradecido con los medios de comunicación y con el pueblo hondureño por su solidaridad con el caso.

Por su parte el titular del Conadeh, Roberto Herrera agradeció nuevamente el apoyo de la Cancillería hondureña y de organizaciones de la sociedad civil tanto de México como de Honduras ya que en todo momento mantuvieron su apoyo hasta lograr la liberación y el regreso de Colón a Hondura

El hondureño fue detenido en marzo de 2009 en la ciudad de Tijuana, cuando policías allanaron la vivienda donde un traficante de personas lo mantenía antes de llevarlo a la frontera con Estados Unidos.

Antes de emprender su viaje al país del norte para ayudar económicamente a su familia, Colón era presidente de la Organización Fraternal Negra Hondureña, defensora de los derechos culturales y territoriales de los garífunas.

Fuente: http://www.radiohrn.hn/l/noticias/regresa-honduras-emigrante-encarcelado-injustamente-en-m%C3%A9xico

, , , ,

Deja un comentario

Ángel Amílcar Colón Quevedo agradece apoyo por liberación

Domingo, 26 Octubre 2014 23:32

Autoridades diplomáticas hondureñas y el compatriota Angel Amílcar Colón se reunieron en México. Autoridades diplomáticas hondureñas y el compatriota Angel Amílcar Colón se reunieron en México.

TEGUCIGALPA. El compatriota Ángel Amílcar Colón Quevedo visitó al embajador de Honduras en México, Mariano Castillo, con el fin de agradecer las gestiones realizadas a su favor durante el proceso de su liberación.

Castillo en su conversación con el compatriota, destacó que previo a su liberación y a solicitud del gobierno de Honduras, a través de la misión diplomática, se elevó la petición de su liberación ante las más altas autoridades de México, especialmente la Procuraduría General de la República (PGR).

Durante el encuentro le comentó además que el seguimiento de la solicitud fue mediante mecanismos diplomáticos necesarios a fin de que el proceso se redimensionara como un “Caso Político” entre ambos gobiernos, con el subsecuente logro de su liberación el 16 de octubre”, informó la Cancillería en un comunicado.

El caso del hondureño Ángel Amílcar Colón, estuvo a cargo durante su proceso judicial, por parte del ex cónsul Osmar Adán Cárcamo Iglesias.

Fuente: http://www.tiempo.hn/naci%C3%B3n/item/6248-%C3%A1ngel-am%C3%ADlcar-col%C3%B3n-quevedo-agradece-apoyo-por-liberaci%C3%B3n

, , ,

Deja un comentario

Honduras buscará justicia para inmigrantes presos en México

19 Oct 2014 / 02:28 PM /

De los inmigrantes centroamericanos recluidos en prisiones mexicanas y centros de readaptación social el 34% provienen de Honduras.

El ombudsman hondureño Roberto Herrera.
El ombudsman hondureño Roberto Herrera.

Tegucigalpa, Honduras

El comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Roberto Herrera, dijo hoy que impulsará una campaña orientada a que centenares de hondureños que están recluidos en cárceles de México tengan acceso a la justicia.

“Queremos asegurar el acceso a la justicia, a sus recursos efectivos y a que no pasen esas penas o privaciones”, indicó Herrera en un comunicado del organismo.

Agregó que, como Estado hondureño, la campaña se hará primero en las prisiones o centros de detención de México y posteriormente en las de Estados Unidos.

Luego de sostener una comunicación por vía telefónica con el inmigrante hondureño Ángel Amílcar Colón, quien el jueves recuperó su libertad tras casi seis años en una prisión mexicana, Herrera aseguró que hará “un examen” de la situación de los compatriotas presos en México “para asegurarles el derecho de acceso a la justicia”.

Colón fue acusado de crimen organizado, torturado, discriminado, encarcelado y violados sus derechos durante el tiempo que estuvo en una cárcel de Tepic, en el occidental estado de Nayarit, señalaron el viernes pasado sus abogados en México.

El defensor del pueblo hondureño subrayó que el caso de Colón “es la expresión de la política nacional de seguridad y la política migratoria que impulsa el Gobierno de México”.

Destacó que la política mexicana de seguridad “se caracteriza porque en aras del combate al crimen organizado se criminaliza a quienes no forman parte de ese crimen organizado”.

Además, señaló que “los más criminalizados” al aplicar esa política “son los que no tienen documentos, los que no tienen redes de apoyo, los que no tienen un abogado privado para defenderse”.

Herrera enfatizó que si el objetivo de esas medidas “es evitar que más inmigrantes lleguen a la frontera del norte de México, cada vez vamos a tener más migrantes en prisión”.

Unos 1,219 inmigrantes centroamericanos están recluidos en prisiones mexicanas y centros federales de readaptación social, apuntó el ombudsman, al citar un estudio del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez de México.

Del total de inmigrantes indocumentados presos en México, el 45 % proceden de Guatemala, el 34 % de Honduras, el 13 % salvadoreños, 3 % nicaragüenses, 3 % de Belice y el 1 % de Panamá, detalla la nota.

En el mismo comunicado, el director del Centro de Derechos Humanos, Mario Patrón, dijo que no descarta que centenares de hondureños recluidos en prisiones mexicanas estén pasando por “la misma historia” que vivió Colón durante más de cinco años.

Además, cuestionó que lo que ocurre en las cárceles de México es “porque los excesos de aquellos funcionarios no son castigados y por eso es que a partir del caso de Ángel Colón se pretende hacer un llamado a la no impunidad, a la investigación y a la sanción”.

Colón fue “criminalizado” y “víctima” de un operativo policial, de un Ministerio Público (fiscalía) que “no valoró esa ilegalidad” y de un juez que “autorizó su arraigo” por casi 80 días en instalaciones militares, donde fue torturado, aseguró Patrón.

En su paso por México, los inmigrantes son víctimas de asaltos, secuestros, extorsiones y ejecuciones por parte de grupos del crimen organizado y de algunas autoridades, según el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

Fuente: http://www.laprensa.hn/inicio/759416-410/honduras-buscar%C3%A1-justicia-para-inmigrantes-presos-en-m%C3%A9xico

, , , ,

Deja un comentario

México: La liberación de preso de conciencia torturado llega con años de retraso

Oct 17, 2014

Fuente: Amnistía Internacional

Ángel Amílcar Colón Quevedo, preso de conciencia y víctima de tortura, ha sido puesto en libertad tras cinco años de prisión preventiva, positiva medida que hace mucho tiempo que debería haberse tomado, ha manifestado Amnistía Internacional.

Ángel Colón fue detenido por la policía en Tijuana, en norte de México, cuando viajaba desde su país, Honduras, a Estados Unidos en marzo de 2009. Sufrió entonces tortura a manos de policías y militares, que lo golpearon y lo sometieron a asfixia y a insultos racistas.

Lo obligaron a firmar una declaración falsa, que se utilizó para implicarlo en actividades delictivas. Se retractó de la declaración cuando lo llevaron ante un juez y denunció la tortura a las autoridades, que no hicieron nada.

El procurador general federal de México ha decidido ahora retirar los cargos contra Ángel Colón, que ha sido puesto en libertad sin condiciones.

“Ángel Colón sufrió tortura a manos de las autoridades mexicanas y ha visto su vida truncada por años de prisión preventiva. Es indignante”, ha afirmado Erika Guevara Rosas, directora del Programa de Amnistía Internacional para América.

“Las autoridades mexicanas pueden y deben tomar aún más medidas para garantizar que ni la policía ni el ejército recurren a la tortura y que todas las denuncias de tortura se investigan con rapidez y exhaustividad. No pueden permitir que injusticias como las cometidas contra Ángel Colón vuelvan a repetirse.”

Ángel Colón es miembro de la comunidad afrodescendiente garífuna, y Amnistía Internacional cree que su tortura, detención y procesamiento fueron el resultado de discriminación basada en su origen étnico y su condición de migrante indocumentado.

Cuando la policía se lo llevó en 2009, lo golpearon en las costillas, lo obligaron a caminar de rodillas, le propinaron patadas y le dieron puñetazos en el estómago. Luego le vendaron los ojos y lo llevaron a una base militar, donde oía los gritos de otras personas también detenidas. Lo amenazaron con hacerle lo mismo que a ellas y lo golpearon reiteradamente. Le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza hasta casi asfixiarlo. Lo desnudaron y lo obligaron a limpiar con la lengua los zapatos de otros detenidos y a realizar actos humillantes, a la vez que, según la información recibida, lo llamaban “pinche negro”.

“Me gustaría que las personas que cometieron estos actos fueran llevadas ante la justicia”, dijo Ángel Colón a representantes de Amnistía Internacional que fueron a verlo a la prisión.

“Mi mensaje a todas las personas que me están mostrando su solidaridad y que están en contra de la tortura y la discriminación es que no bajen la guardia. Se está abriendo un nuevo horizonte. Me alegra lo que está pasando.”
“La puesta en libertad de Ángel es la primera medida que ha tomado el gobierno mexicano para devolverle su dignidad, su libertad y su vida. Ahora reconocen que es inocente, pero en 2009 lo exhibieron como un delincuente ante las cámaras de televisión. Merece justicia y reparación”, ha afirmado Mario Ernesto Patrón, jefe del equipo jurídico de Ángel y director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro PRODH) de México.

Aunque la Procuraduría General federal tuvo constancia de la denuncia de tortura de Ángel en 2009, no se hizo nada para investigarla. Los exámenes médico forenses oficiales, que son obligatorios según la legislación nacional y las normas internacionales de derechos humanos,  no se realizaron hasta cuatro años después, y se dejaron sin terminar.

Amnistía Internacional pide al gobierno mexicano que, además de investigar las denuncias de tortura y garantizar que Ángel Colón puede interponer recursos efectivos y recibe reparación, revise el enfoque que aplica a los exámenes médico forenses de presuntas víctimas de tortura a fin de hacerlos totalmente compatibles con las normas internacionales establecidas en el Protocolo de Estambul de 1999. En el caso de Ángel, la participación de peritos médicos independientes fue decisiva para demostrar que había sufrido tortura.

“El caso de Ángel es un claro ejemplo de la falta de medidas de la Procuraduría General federal para documentar debidamente los casos de tortura. En la mayoría de los casos jamás se llevan a cabo exámenes médico forenses oficiales. Cuando se realizan, es ya demasiado tarde. Tienden a traumatizar de nuevo a las víctimas y a desanimarlas de insistir en sus denuncias. Además, los peritos médicos oficiales presentan a menudo conclusiones infundadas, que los fiscales utilizan para encubrir la tortura, en vez de realizar  investigaciones efectivas”, ha explicado Erika Guevara.
“Las autoridades mexicanas tienen que reconocer de manera más general el valor probatorio de los exámenes realizados por peritos independientes. Con ello darían un primer paso para mejorar el sombrío historial de impunidad del país con respecto a la tortura y los malos tratos.”

Información complementaria

Amnistía Internacional llevaba haciendo campaña para conseguir que Ángel Colón fuera puesto en libertad desde julio de 2014, cuando lo declaró preso de conciencia.

El 4 de septiembre, la organización publicó un informe, Fuera de control: Tortura y malos tratos en México, en el que señaló que las denuncias de tortura y otros malos tratos infligidos por agentes de policía y militares habían aumentado un 600 por ciento en un decenio.

El 64 por ciento de los mexicanos y mexicanas afirman tener miedo de sufrir tortura si son detenidos por la policía u otras autoridades, según una encuesta realizada por Amnistía Internacional.

Fuente: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/1404-m%C3%A9xico-la-liberaci%C3%B3n-de-preso-de-conciencia-torturado-llega-con-a%C3%B1os-de-retraso

, , ,

Deja un comentario

Liberan a hondureño preso de conciencia en México

E-mail Print PDF

México, DF.

El migrante garifuna hondureño Ángel Amílcar Colón Quevedo, quien permaneció durante cinco años injustamente encarcelado en México, fue liberado este jueves, anunció el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh).

A través de su cuenta de Twitter, la organización confirmó que Colón –declarado como preso de conciencia por Amnistía Internacional—salió hoy del Centro Federal de Readaptación Social número 4, de Tepic, Nayarit.

Como se informó en este diario, el activista hondureño fue acusado de delitos contra la salud y delincuencia organizada a pesar de que fue víctima de un traficante de personas que lo mantenía preso con amenazas.

En vez de recibir ayuda, Colón Quevedo fue torturado para obligarlo a autoincriminarse como parte de un grupo delincuencial, en un proceso judicial donde se le negó asistencia consular y ocurrieron otras irregularidades.

“Después de un encarcelamiento prolongado de poco más de 5 años y 7 meses, finalmente, como consecuencia del desistimiento de la Procuraduría General de la República (PGR), Ángel obtuvo su libertad. Estaremos trabajando con él las estrategias tanto legales como de justicia y reparación del daño que podrían venir en adelante”, señaló en entrevista con La Jornada Mario Patrón, subdirector del Prodh.

El abogado explicó que luego de 5 años, la PGR no había cerrado el periodo probatorio de la primera instancia no había dictado sentencia definitiva, por lo que luego de brindar pruebas de su inocencia, la instancia dirigida por Jesús Murillo Karam decidió presentar conclusiones de no acusación.

Los detalles del caso y el posicionamiento de Colón serán dados a conocer mañana en conferencia de prensa.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3295:liberan-a-hondureno-preso-de-conciencia-en-mexico&catid=71:def&Itemid=166

, ,

Deja un comentario

Roberto Herrera Cáceres: ¨Queremos que se haga justicia¨

El defensor del pueblo hondureño participa desde el lunes en el XIX Congreso internacional de la Federación Iberoamericana de Ombudsman.

El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Roberto Herrera, pidió hoy a la fiscalía de México que “se haga justicia” en el caso del migrante hondureño Ángel Amílcar Colón, acusado de crimen organizado en ese país.

“Lo único que queremos es que se haga justicia, que los errores se enmienden y que los derechos humanos resplandezcan”, indicó Herrera en un comunicado tras reunirse en privado con funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) de México.

El defensor del pueblo hondureño participa desde el lunes en el XIX Congreso internacional de la Federación Iberoamericana (FIO) de Ombudsman, que se celebra en México, en el que abordan la migración y el tráfico de personas.

El caso del hondureño declarado preso de conciencia por Amnistía Internacional “es paradigmático porque se trata de un defensor de los derechos humanos” de los garífunas, etnia a la que pertenece, subrayó Herrera.

Añadió que el organismo que él dirige realizó, en una fecha no precisada, una investigación y constató que Colón “no tiene antecedentes penales, que nunca usó la violencia ni en su país ni fuera de su patria”.
El hondureño fue detenido en marzo de 2009 en la ciudad mexicana de Tijuana, en frontera con Estados Unidos e ingresado a la prisión federal de Tepic, en el occidental estado de Nayarit.

Según el comunicado del estatal Comisionado de los Derechos Humanos, tanto la fiscalía mexicana como la defensa de Amílcar presentarán el próximo día 23 “las conclusiones finales” del caso para que el expediente sea entregado al juez que determinará la sentencia que recibirá el acusado.

“En nombre de la familia y de la comunidad garífuna de donde procede Ángel Amílcar Colón esperó que las conclusiones y la decisión del juez vayan apegadas a la realidad”, enfatizó Herrera.

Fuente: http://www.radiohrn.hn/l/noticias/roberto-herrera-c%C3%A1ceres-%C2%A8queremos-que-se-haga-justicia%C2%A8

, , ,

Deja un comentario

Honduras: Preso de conciencia acumula violaciones en su contra durante su cautiverio en México // La lucha contra la tortura: “No bajen la guardia”‏

martes, 30 de septiembre de 2014

Desde hace cinco años Ángel Amílcar Colón guarda prisión en Mexico.

Autor del artículo: Proceso DigitalMartes,30 de Septiembre 2014-12:14



Tegucigalpa – El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, lamentó hoy que el proceso contra el migrante hondureño Ángel Amílcar Colón se haya extendido por más de 5 años y aseguró que cada día que pasa, en la prisión de máxima seguridad en México, es una acumulación de violaciones a sus derechos humanos.
–          Comisionado de DDHH reclama libertad y derechos de su compatriota.
En reunión sostenida,  este martes, en México, con el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), Mario Patrón, el ombudsman hondureño calificó de “terribles” los daños psicológicos y morales que está sufriendo tanto Amílcar Colón, que guarda prisión, como su familia y su misma comunidad garífuna.
Durante la entrevista, Herrera Cáceres hizo un recuento de las violaciones a los derechos humanos que ha sufrido el migrante hondureño desde que fue privado de su libertad por las autoridades mexicanas, en marzo del 2009.
Mencionó para el caso, que el juicio ha durado más de 5 años y aún no hay sentencia, a lo anterior se suma el hecho que  no fue notificado consularmente, fue objeto de torturas, lo mantuvieron incomunicado de su familia  y otras  violaciones que hacen que el proceso sea nulo desde el inicio.
Reiteró que un proceso que ha durado más 5 años sin sentencia, es  excesivamente largo en cualquier Estado de derecho y viola todos los principios de plazo razonable.
“Nos encontramos que cada día que él está allí, privado de su libertad en esa cárcel de máxima seguridad en México, es para acumular más violaciones a sus derechos humanos”, cuestionó.
Fue reciente que este hombre logró que por primera vez  desde su detención que lograra ver a su esposa y a su hijo.
Según el defensor de los derechos humanos, lo importante, en este momento, es que Amílcar Colón logre su libertad.
Herrera Cáceres, se encuentra en México realizando acciones en defensa del migrante hondureño, además  participará  en la XIX Asamblea General y Congreso Internacional de la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO)  que tendrá lugar en México, del 1 al 3 de octubre, en la que se abordarán temas relativos a la niñez, mujer, migrantes y trata de personas, se informó en esta capital.
Es una “tragedia humanitaria” lo que ocurre en México
Por su parte, el  director  del Centro Prodh, Mario Patrón, destacó el compromiso y capacidad de respuesta  asumida tanto por el Comisionado de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres como por el embajador de Honduras en México, Mariano Castillo.
Declaró que el Centro asumió la defensa de Ángel Colón luego que éste les enviara una carta solicitándoles apoyo.
“No podíamos soslayar la solicitud de un garífuna que lleva más de 5 años de estar en prisión, donde la constante han sido las graves violaciones a los derechos humanos que ha sufrido tanto las vinculadas a su libertad personal como con su integridad física”, expresó
Calificó como una “tragedia humanitaria” lo que está pasando en su país, México,  con las personas migrantes, cuyo destino es Estados Unidos.
“Es una tragedia humanitaria, no la puedo catalogar de otra manera, estamos hablando de migrantes  secuestrados, extorsionados, desaparecidos, ejecutados y torturados”, puntualizó.
Miles de migrantes condenados, no por las leyes sino por el abandono
Patrón indicó que para el  Centro Prodh,  el caso de Ángel Amílcar Colón, representa la oportunidad de evidenciar una arista más, que era un componente no visibilizado hasta ahora, en esa “tragedia humanitaria” que se vive en México.
Agregó que en las cárceles de su país hay miles de migrantes centroamericanos que están detenidos, acusados de delitos y prácticamente condenados, no por las leyes  sino que por el abandono.
En su criterio son personas que por su calificación de indocumentadas y sin redes de apoyo, por no contar con una representación jurídica adecuada están en condición de vulnerabilidad extrema, como ocurrió con  Ángel Colón.
Procurador  General de México fue interpelado en la cámara de diputados
Patrón ve con mucha satisfacción que el Procurador  General de la República de México haya dado instrucciones a sus asistentes para que se haga justicia en el caso del migrante hondureño y también defensor de los derechos humanos del pueblo garífuna
El funcionario compareció ante el Congreso Nacional de México donde fue interpelado, la semana recién pasada, por diputados  mexicanos en torno al  caso  del hondureño Ángel Colón.
En julio, el ombudsman hondureño remitió una misiva dirigida a diputados del Congreso Nacional de Honduras donde les informó pormenorizadamente del caso y les pidió que  a través de ese poder del Estado realizarán las gestiones necesarias para apoyar al migrante hondureño, sin embargo, meses después aún no se han pronunciado. 
Un sueño que terminó en una cárcel de máxima seguridad
A sus 32 años y dejando a su esposa e hijos, Ángel Amílcar Colón salió de Honduras el 7 de enero de 2009 con la intensión de llegar a Estados Unidos para ayudar a su familia y sobretodo,  pagar la atención médica de uno de sus hijos, quien fue diagnosticado con cáncer y que meses después murió.
El garífuna viajó 34 horas dentro de la caja refrigerada de un camión que le llevará al Distrito Federal, al parecer, con él iban otras 119 personas.
Del Distrito Federal salió hacia Tijuana, Baja California (frontera con EEUU), a donde llegó dos meses después. Allí conoció a una persona que le prometió falsamente ayudarle a cruzar la frontera y le llevó a una casa donde fue amenazado desde el inicio.
Al llegar, se le informó que no podía entrar a ciertas habitaciones, ni hacer preguntas sobre lo que viera u oyera y tampoco podía asomarse por las ventanas “si quería seguir con vida”.
El 9 de marzo de 2009, cuando llevaba 4 días en la casa, el hondureño escuchó golpes violentos y detonaciones de arma de fuego que provenían del exterior. Sin saber lo que pasaba y ante el temor de perder su vida, salió por la parte trasera de la vivienda.
Se trataba de un operativo conjunto de la Policía Federal Preventiva, la Estatal Preventiva, la Ministerial del Estado y la Municipal que justificaron el operativo argumentando que estos últimos habían escuchado detonaciones  y pedido refuerzos para investigar.
Ángel fue detenido junto a otras diez personas, acusado de haber cometido diversos delitos federales, como delincuencia organizada, acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y delitos contra la salud en su modalidad de posesión de cocaína y marihuana con fines de comercio.
Ángel Amílcar Colón Quevedo se encuentra encarcelado en el Centro Federal de Readaptación Social No 4 Noroeste en Tepic, Estado de Nayarit, México.
                             ***********************************

Honduras: La lucha contra la tortura: “No bajen la guardia”‏

Por Alex Neve, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional Canadá (habla inglesa)
Llevábamos dos horas y media de viaje desde que salimos de Guadalajara. Al acercarnos, el ominoso nombre de la cárcel, CEFERESO número 4, Centro Federal de Readaptación Social, surgió, enorme e intimidante, al pie de una colina.
La siguiente hora la pasamos recorriendo interminables controles de seguridad, la mayor cantidad por la que he pasado en una visita a una cárcel en ningún lugar del mundo. Nos pusieron un sello en los antebrazos, visible sólo con una luz especial, y que tuvimos que enseñar a la salida para demostrar que ninguno se había quedado en lugar de un preso. De hecho, la seguridad visible era mayor de lo que yo había visto en ninguna de mis visitas al centro de detención de Estados Unidos de Guantánamo, en Cuba.
Todo esto, pensarán ustedes, porque el equipo de Amnistía iba a ver a un famoso terrorista, al capo de un cartel de la droga o a un temido jefe de la delincuencia organizada.
Nada de eso. Íbamos a entrevistar a Ángel Amílcar Colón Quevedo, activista de derechos humanos que ha soportado tortura, discriminación racial y un proceso jurídico terriblemente injusto durante más de cinco años. Que un hombre así, tras haber pasado por semejante abanico de graves violaciones de derechos humanos, esté encerrado en un lugar tan ominoso y duro añade una dimensión especialmente cruel a las injusticias que ha sufrido.
Ángel, un hombre elocuente que rezuma elegancia, dignidad y un estimulante compromiso con la justicia, nos habló de su trabajo y de sus viajes en defensa de su comunidad afrodescendiente garífuna y denunciando problemas medioambientales. A comienzos de 2009, sufrió una inmensa tragedia personal: uno de sus dos hijos enfermó de cáncer y el dinero necesario para costear el tratamiento que podría salvarle la vida al muchacho superaba con mucho lo que su padre podía ganar en Honduras. Como tantos cientos de miles de centroamericanos y centroamericanas, emprendió el viaje de la emigración. Atravesó México, en dirección a la frontera con los Estados Unidos, con intención de cruzarla y encontrar un trabajo con el que conseguir el dinero que su familia necesitaba deseperadamente.
Pero todo salió muy mal. La policía estatal hizo una redada en la vivienda de Tijuana donde esperaba para cruzar. Ángel huyó, pero fue detenido en las inmediaciones.
Y entonces comenzó la tortura.
Lo golpearon una y otra vez en las costillas, le hicieron caminar arrodillado, le dieron patadas y puñetazos en el estómago. Con los ojos vendados, lo trasladaron a una base militar, donde oía los gritos de otras personas que estaban siendo torturadas.
Le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza para provocarle sensación de asfixia. Lo hicieron desnudarse y lamer los zapatos de otros presos. Proferían contra él insultos racistas. Y todo esto siguió durante 16 horas, después de las cuales lo obligaron a hacer una declaración y sirviéndose de ella lo acusaron de pertenencer a una banda de delincuentes. A pesar de que se retractó de lo declarado cuando más tarde fue llevado ante un juez, y describió cómo lo habían torturado, esa declaración sigue formando parte del sumario y no se han investigado los hechos.
Hasta este año, cinco después de su terrible experiencia, no ha sido examinado por fin por expertos médicos independientes, que han confirmado casi con total certeza que fue torturado. Y sin embargo, sigue tras las rejas.
Las próximas semanas son críticas, pues la fiscalía decidirá a mediados de octubre si sigue adelante con el caso.
Al comenzar nuestra visita, le informamos de la oleada de activismo que, tanto en México como en todo el mundo, se ha desarrollado y se desarrollará en su favor. Pudimos mostrarle páginas y páginas con los mensajes de solidaridad de más de 2.000 personas que ha recogido la Sección Mexicana. Enseguida sus ojos se llenaron de lágrimas, sin duda conmovido por saber que tanta gente, en tantas partes del mundo, sabía de su caso, se preocupaba por él y actuaba para conseguir su libertad.
Nos contó la profunda tristeza que sintió cuando supo que su hijo había muerto de cáncer pocos meses después de salir él de Honduras, y el dolor de llevar tanto tiempo separado de su esposa y su otro hijo, que sólo tenía dos años cuando se fue.
Pero aún tiene esperanza de que se hará justicia: “Ahorita me gustaría algo: que pongan ante la justicia a la gente que cometió estos actos. […] Que se presente a la justicia y que la justicia haga lo que deba hacer. Para que esas cosas no vuelvan a pasar. Que lo que me pasó a mí no le pase a otras personas.”
Expresó su agradecimiento a las personas que habían actuado en su caso y en otros. Y con el corazón en la mano, pidió que todas las personas que se habían solidarizado con él y que están contra la tortura “no bajen la guardia”. Como señaló: “La tortura no tiene color, no tiene raza, no tiene distinciones algunas. Puede ser cualquier persona. Y destruye. Destruye la vida, destruye a la persona.”
Al terminar nuestra visita hubo cálidos y estrechos abrazos. Me sentí como si me despidiera de un buen amigo, pero sabiendo que nos volveríamos a encontrar. Todo el equipo salió del CEFERESO número 4 con la firme determinación de hacer todo lo que pudiéramos en las próximas semanas para atraer aún más atención sobre el caso y generar aún más presión sobre las autoridades mexicanas. La decisión sobre el caso está  prevista para mediados de octubre, el margen de tiempo para conseguirlo es crítico.
Ángel confía en que su libertad está cerca. “Para mí me gustaría en este momento que se me diera la libertad”, nos dijo. Su confianza debe ser nuestra confianza. Su determinación debe ser la nuestra.
#StopTortura en México. #Free Ángel Colón. Firma la petición. Escribe una carta. Y consigue que el mayor número posible de amistades, familiares y compañeros y compañeras de trabajo lo hagan también.
No podemos bajar la guardia.
www.alzatuvoz.org/amilcar/

Agradecemos a todas las personas que se han solidarizado con Ángel Amílcar, preso de conciencia que fue torturado y humillado por agentes de la Policía Estatal, Federal y por miembros del ejército para obligarlo a realizar una confesión falsa.Tras entregarle los mensajes de solidaridad que fueron enviados de todas partes del mundo, Ángel Amílcar agradeció a todas las personas y organizaciones que se han solidarizado con su caso y luchan contra la tortura y discriminación donde quiera que se encuentren.No descansaremos hasta ver a Ángel Amílcar reunirse con su familia en libertad. Alza tu voz por él en: www.alzatuvoz.org/amilcar

Agradecemos a todas las personas que se han solidarizado con Ángel Amílcar, preso de conciencia que fue torturado y humillado por agentes de la Policía Estatal, Federal y por miembros del ejército para obligarlo a realizar una confesión falsa.

Tras entregarle los mensajes de solidaridad que fueron enviados de todas partes del mundo, Ángel Amílcar agradeció a todas las personas y organizaciones que se han solidarizado con su caso y luchan contra la tortura y discriminación donde quiera que se encuentren.

No descansaremos hasta ver a Ángel Amílcar reunirse con su familia en libertad. Alza tu voz por él en: www.alzatuvoz.org/amilcar

http://aimexico.tumblr.com/

, , , , , ,

Deja un comentario

Piden a fiscalía mexicana facilitar la excarcelación de inmigrante hondureño

martes, 23 de septiembre de 2014

Autor del artículo: EFE
México – La defensa del inmigrante hondureño Ángel Amílcar Colón pidió hoy a la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) de México presentar conclusiones no acusatorias que faciliten su liberación inmediata, tras pasar cinco años en prisión.
El Centro Miguel Pro Juárez (Prodh) presentó la solicitud a la PGR después de informar que el gubernamental Consejo contra la Discriminación (Conapred) emitió “medidas precautorias” a favor del hondureño declarado preso de conciencia por Amnistía Internacional.

“La PGR puede poner límite a las situaciones denunciadas presentando conclusiones de no acusación y permitiendo la inmediata liberación de Ángel”, señaló el Prodh en un comunicado.
Sobre las medidas a favor del inmigrante, quien denunció actos discriminatorios en su contra por varias instituciones del Estado mexicano, señaló que incluyen “facilidades para comunicarse con su familia” y su defensa.
El Conapred también pidió que se informe al Instituto Nacional de Migración (INM) que Amílcar “es víctima de tortura” y que existe una investigación por este delito, por lo que considera pertinente concederle la visa humanitaria que ha solicitado, indicó el Centro.
Una fuente del Consejo contra la Discriminación declinó hacer comentarios a Efe en torno a esta resolución con el argumento de que hay un procedimiento abierto y “no pueden dar información porque pueden entorpecer las averiguaciones del caso”.
Amílcar presentó el 18 de julio pasado una queja ante el Conapred por actos discriminatorios en su contra cometidos por funcionarios de la Secretaría de la Defensa, del Consejo de la Judicatura, de la Comisión Nacional de Seguridad y del Ministerio de Gobernación.
El hondureño denunció que fue torturado por motivos raciales por policías federales y elementos castrenses en una base militar y procesado por delincuencia organizada debido a su origen afrohondureño.
Amílcar fue detenido en marzo de 2009 en la ciudad mexicana de Tijuana, en frontera con Estados Unidos, e ingresado a la prisión federal de Tepic, en el occidental estado de Nayarit.
Antes de emprender su viaje a EE.UU., Amílcar era presidente de la Organización Fraternal Negra Hondureña, que defiende los derechos culturales y territoriales del pueblo garífuna, una etnia con raíces africanas y amerindias.
 EFE

, ,

Deja un comentario

Esposa de hondureño Ángel Amílcar relata drama humano de su cónyuge

viernes, 12 de septiembre de 2014

July Baltazar, esposa de Ángel Amílcar. Foto: El Universal

Autor del artículo: Tomado de El Universal/México
México DF – Como un impacto “muy fuerte, aunque lo sufrimos de diferente forma”, consideró July Baltazar, esposa de Ángel Amílcar, hondureño detenido en 2009 y calificado como preso de conciencia.
De acuerdo a un reporte de prensa del diario El Universal de México, la angustia que July sufrió al enterarse que Ángel estaba en México, “donde nadie se da cuenta cuando alguien desaparece, si vive o no vive”, no la puede describir.

Datos publicados por Amnistía Internacional en el informe “Fuera de control: Tortura y otros malos tratos en México”, el 64 por ciento de los mexicanos declaró al ser entrevistado que tiene temor de sufrir tortura en caso de ser puestos bajo custodia.
Además, asegura que desde 2010 hasta finales de 2013, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recibió más de siete mil quejas por torturas y otros malos tratos y, pese a que las quejas han disminuido en 2014, el número es mucho más elevado que hace 10 años.
El relato de July
Días después de que el hijo de ambos muriera a causa del cáncer, July se enteró, por medio de una carta que su pareja le escribió que seguía vivo, pero preso en México.
La esposa de Amílcar relató que “luego sé que está vivo, buenas noticias, pero me dicen que está preso, y ¿ahora?, ¿cómo le hago?, ¿a quién le pido ayuda?, ¿cómo me voy allá?, ahí no te puedes ir caminando, tienes que tener dinero para moverte a México, entonces quedas casi igual con las manos arriba sin poder hacer absolutamente nada”.
La joven mujer emprendió el viaje hacia el país del norte del continente, y después de casi cinco años sin ver a su esposo, July logró reunirse con Ángel el pasado 1 de septiembre.
Contó haberlo visto en buen estado a pesar de encontrarse en un lugar como el Cefereso 4, donde las condiciones de vida no son las óptimas y relata, en medio de lágrimas, un poco de lo que su esposo le contó durante su encuentro.
“A Ángel lo someten a tal grado que su única opción es decir que sí, aunque no sea la realidad. A él, por su color, le decían ‘¿y tú? Pinche negro’, él dice que lo agarraban como su payaso, se convirtió en el payaso de ellos”.
Tras su detención y antes de ser puesto a disposición del Ministerio Público Federal, Ángel fue torturado. “Cubrieron mi cabeza con unas bolsas que me impedían respirar y sentía mi alma como que salía de mi cuerpo, sentía que me ahogaba, que me moría (…) después de que el Ministerio Público me pone a disposición del Ejército mexicano, las humillaciones por las que padecí, el trato denigrante y la tortura psicológica siendo testigo ocular del trato a otros presos”.
July, en conferencia de prensa, afirma que como mujer, atravesar esas situaciones no es fácil, “tienes que buscar otros medios para sostener la casa, porque los niños no preguntan ‘¿por qué no hay comida?’, sino dicen ‘¡quiero comida!’. Entonces eso te llena de impotencia pero tienes que estar ahí porque ellos te necesitan. Tú estás emocionalmente destruida pero a tus hijos tienes que mostrarles otra cara, decirles que todo está bien”.
Hasta hace poco, las autoridades del Cefereso 4 le permitieron a Ángel tener pluma y hojas en su celda. July relata que en una ocasión tuvo oportunidad de escribirle una carta a su esposo, la abogada de éste le hizo llegar la carta, pero al momento de entrar a su celda, el custodio se la arrebató y la rompió. Asegura que si descubrían que contaba con lápiz o papel lo sometían a diferentes castigos.
Después de casi cinco años sin ver en persona a su esposo, July tuvo oportunidad de ver a Ángel. “Aunque sea tu pareja, la convivencia es lo que marca el afecto, entonces se sienten un montón de cosas, estás entre alegría por el hecho de que los puedes ver, pero es una sensación extraña de ver a alguien a quien no has visto hace tanto tiempo.

, , ,

Deja un comentario

Activistas de Amnistía Internacional visitarán a Amílcar, hondureño preso de conciencia en México


  • Sábado, 06 Septiembre 2014 16:56

De acuerdo con AI, el hondureño de la comunidad Garífuna, sufrió tortura y maltrato por parte de policías estatales y militares. De acuerdo con AI, el hondureño de la comunidad Garífuna, sufrió tortura y maltrato por parte de policías estatales y militares.

Autor del artículo: Agencias

México – Este domingo el ciudadano hondureño Ángel Amílcar, preso en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de Tepic, Nayarit, recibirá la visita de una delegación de Amnistía Internacional (AI).

Directivos de la organización internación ingresarán a conversar con Amílcar a quien en 2009 lo detuvieron en Tijuana, Baja California, mientras esperaba cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

De acuerdo con AI, el hondureño de la comunidad Garífuna, sufrió tortura y maltrato por parte de policías estatales y militares en un aparente motivo de discriminación por su origen étnico.

La representante de la organización “llevará a cabo un acto de solidaridad en esta misma ciudad. Este acto estará encabezado por el Grupo de Activistas, Voluntarias y Voluntarios de Amnistía Internacional en Tepic” y servirá para entregar a Amílcar las cartas que personas en todo el mundo le expresan su apoyo, se informó en un comunicado.

La organización hizo un llamado a medios de comunicación y simpatizantes locales a sumarse al acto de solidaridad que se llevará a cabo en Tepic en el Parque La Loma, ubicado en Paseo de la Loma esquina Querétaro (entrada principal frente al restaurante El Girasol).

En ese lugar, la delegación de AI que visita a Ángel Amílcar dará a conocer toda la información relevante del caso el próximo 7 de septiembre de 2014, a las 17:30 horas.

Fuente: http://www.proceso.hn/index.php/component/k2/item/87254-activistas-de-amnist%C3%ADa-internacional-visitar%C3%A1n-a-am%C3%ADlcar-hondure%C3%B1o-preso-de-conciencia-en-m%C3%A9xico

, , ,

Deja un comentario

Migrante hondureño “preso de conciencia” en México podría ser sentenciado a 70 años de cárcel

Ciudad de México. En unos días el primer migrante centroamericano, considerado por Amnistía Internacional (AI) como un “preso de conciencia”, será sentenciado con una pena que podría alcanzar los 70 años de prisión.

Se trata de Ángel Amílcar Colón Quevedo, un hondureño garífuna con ascendencia africana que es procesado por delincuencia organizada desde 2009 en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 4 “Noroeste”.

Colón Quevedo fue detenido en una casa de seguridad de un coyote en Tijuana, Baja California en 2009. Decidió migrar hacia Estados Unidos para poder costear el tratamiento de uno de sus dos hijos que padecía cáncer.

Fue en la cárcel donde recibió la noticia, seis meses después de su detención, de que su hijo de siete años había muerto.

“Preso de conciencia es el más amplio respaldo y apoyo que Amnistía pueda otorgar a las víctimas en su defensa. En México es el primer migrante con estas características, ya hubo otros como Jacinta Francisco Marcial, pero con otras características”, dijo Denise González Núñez, miembro del Área Institucional del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh).

González explicó que la causa de Ángel será cerrada en unos días y que la sentencia por delincuencia organizada, el delito por el cual es procesado el hondureño, alcanza hasta los 70 años de cárcel.

“Este caso es muy grave porque pone en evidencia una realidad de la migración, porque tras documentar lo que sucedió, se concluye que fue discriminado por su origen étnico, torturado con insultos racistas, por su color de piel”, explicó.

Cuando Ángel Amílcar fue detenido en una casa de seguridad de un coyote en Tijuana, Baja California en 2009, su color de piel oscura jugó un papel muy importante.

“Ángel fue engañado por un coyote, lo tenía secuestrado en una casa de seguridad. Llegó un operativo y Ángel creyó que sería liberado, pero la autoridad en lugar de tratarlo como una víctima lo torturó y lo insultó.

Le decían ‘pinche negro colombiano, crees que nos van a engañar’, y el juez tenía un expediente de un delincuente al que le apodaban ‘El Negro’ y eso le bastó cuando tuvo enfrente a Ángel para concluir: ‘Este es negro como el que andamos buscando, este es’, sin ninguna otra justificación”, explicó Denise González.

Desde ese momento el migrante hondureño se encuentra recluido, sin que el respaldo de organizaciones como AI pueda ayudarlo a salir de su cautiverio. Fue en la cárcel donde recibió la noticia, seis meses después de su detención, de que su hijo de siete años que padecía cáncer, había muerto.

“Ni siquiera pudo despedirse de su hijo, la razón por la cual decidió migrar hacia Estados Unidos para poder costear su tratamiento. Se quedó en México, no pudo llegar”, recordó González Núñez. Ángel Amílcar no es cualquier hondureño.

En su país fue un conocido defensor de los derechos humanos y participó en organizaciones internaciones, pero la necesidad económica lo orilló a salir de Honduras un 7 de enero de 2009, con 32 años, esposa y dos hijos.

“Viajé para buscar recursos para la atención de mi hijo”, dijo Ángel en una de sus declaraciones ante el juez. Para poder viajar a Estados Unidos Ángel pidió préstamos, se gastó sus ahorros y pagó a un coyote cinco mil dólares para llevarlo a la ciudad de Houston, Texas.

El coyote cruzó Guatemala por tierra y por agua junto con otros migrantes, pero como ocurre en muchos casos, las autoridades mexicanas los interceptaron en la zona de Balancán, Tabasco, donde los migrantes fueron abandonados.

Ángel pagó mil 500 pesos para viajar al Distrito Federal en una caja refrigerada de un camión con otras 119 personas. De la Ciudad de México hasta Tijuana fueron dos meses de viaje.

Cuando llegó a Tijuana Ángel conoció a un coyote apodado “El Ruso”, quien con la promesa de ayudarlo a cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, lo llevó a una casa de seguridad.

De acuerdo con el Centro Prodh, el migrante fue retenido a la fuerza en esa casa y obligado a realizar labores de limpieza para poder comer, en un lugar donde había armas y drogas, donde fue detenido junto con sus secuestradores.

El Centro Pro Juárez informó que las pruebas presentadas por el Ministerio Público en contra de Ángel son: un parte informativo de los policías que participaron en el operativo y por una serie de dictámenes periciales respecto de la cantidad y el tipo de drogas, armas y demás objetos encontrados en el interior de la casa en la cual fue detenido.

Aministía Internacional lanzó una petición a través de redes sociales para que ciudadanos se unan a la causa y logren liberar al migrante. “Le escribo para externarle mi preocupación por el caso de Ángel Colón, migrante de origen afro descendiente garífuna quien, tras sufrir tortura y otros malos tratos, se encuentra recluido en Nayarit”.

“Le pido que se retiren los cargos en su contra y se permita su libertad inmediata e incondicional. También, le pido que se lleve a cabo una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre sus denuncias de tortura y otras violaciones de derechos humanos, tales como la discriminación racial; que se examinen a fondo todas las pruebas disponibles, incluido el informe forense elaborado por expertos en medicina independientes, que se hagan públicos sus resultados y que las personas responsables de esos actos comparezcan ante la justicia”.

Lo anterior es el texto que circula en Twitter y Facebook en una carta dirigida al Procurador Jesús Murillo Karam. (Tomado del diario Sin Embargo).

Fuente: http://www.ellibertador.hn/?q=article/migrante-hondure%C3%B1o-%E2%80%9Cpreso-de-conciencia%E2%80%9D-en-m%C3%A9xico-podr%C3%ADa-ser-sentenciado-70-a%C3%B1os-de-c%C3%A1rcel

, , , , , , ,

Deja un comentario

Defensor de DDHH convertido en prisionero a la espera de justicia en Méjico

Ago 22, 2014

Cinco años y cinco meses han pasado desde que el hondureño Ángel Amílcar Colón Quevedo fuera detenido arbitrariamente en Tijuana, Méjico mientras pretendía cruzar la frontera hacia Estados Unidos. Para Ángel ha pasado toda una vida de sufrimiento, tortura e injusticia. Actualmente las organizaciones defensoras de derechos humanos, tanto en Méjico como en Honduras están esperando que la resolución de la Procuraduría General de la República en Méjico regrese la libertad a este defensor de derechos humanos.

“Ser privado de libertad es una situación que puede volverse insoportable para cualquier ciudadano, pero ser privado de libertad en un país extranjero es peor. Este es el caso de Ángel Amílcar Colón Quevedo, un migrante hondureño que tratando de llegar a los Estados Unidos, fue presa de las redes de trata de personas”, expresa en un comunicado el Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y su familiares (CPTRT), que realizó recientemente un peritaje basado en el protocolo de Estambul para comprobar las acciones de tortura a las que fue sometido Amílcar en Méjico y así lograr su liberación.

Colón Quevedo es un defensor de los derechos humanos, ex presidente de la Organización Fraternal Negra  de Honduras (OFRANEH), incluso, Quevedo litigó ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, el caso del líder garífuna Alfredo López, quien fue acusado por narcotráfico, encarcelado sin pruebas y sin derechos mínimos a la justicia en Honduras. El Estado hondureño fue condenado por este caso, en que evidentemente se tenía una intención de afectar el liderazgo garífuna que se oponía a la expropiación de sus tierras para la explotación turística.

Del peritaje médico y psicológico, que realizó el CPTRT en el caso de Amílcar, se concluyó que éste “fue sometido a tortura física y psicológica, consistente en la aplicación de métodos como: golpes, posiciones forzadas, exposición a condiciones antihigiénicas, desnudez forzada, asfixia, privación de la normal estimulación sensorial, vendaje de ojos, presenciar tortura de otras personas, humillaciones, insultos, comentarios discriminatorios en relación a su raza, entre otras prácticas de mayor gravedad que no se exponen aquí, por respeto a la intimidad de la  víctima”.

El peritaje fue ratificado ante las autoridades judiciales del Estado mexicano, en una audiencia en el juzgado que conoce la causa.

Relato de terror

Ángel Amílcar, salió de  Ofraneh antes de 2009. Tras esto, cayó en una crisis económica y familiar debido a que su hijo mayor estaba enfermo de cáncer y necesitaba una intervención de urgencia para salvar su vida. Ángel, desesperado salió de Honduras, rumbo a Estados Unidos apoyado por familiares que ya vivían en este país del norte.

Un coyote lo transportó hasta Tabasco, Méjico y allí lo dejó solo. Amílcar recorre 34 horas en la caja refrigerada de un tráiler hasta Méjico DF con 119 personas más. Allí lo alojan, y luego sigue avanzando con aventones de traileros. Luego llega a Tijuana, frontera con Estados Unidos, ya estaba a unos metros de cruzar el territorio mejicano, pero todo se complica cuando contacta a un traficante de personas que le dice que lo llevará a Estados Unidos. Estando allí Ángel se da cuenta que está privado de su libertad, cuando lo encierran en una casa por 4 días. Estando en este encierro es cuando llega un operativo policial de Tijuana, policías federales y estatales llegan disparando, Ángel intenta huir pero al final ellos logran su detención.

Ángel cuenta en su testimonio que cuando lo llevaban detenido, hubo un tramo de terreno baldío que lo hizo caminar de rodillas.  Allí comienza un proceso de discriminación por parte de las autoridades quienes le decían: negro colombiano, seguro eres narcotraficante.

Pasan 15 horas para ponerlo ante autoridades investigadoras. En ese tiempo fue víctima de tortura tanto psicológica como física, le ponen una bolsa en la cabeza, lo golpean y hasta abusan sexualmente de él. Además es exhibido ante las demás personas detenidas y otros policías, lo hacen hacer posturas militares, limpiar las botas de militares con su saliva, se burlan de él y cuando dice que es líder garífuna lo golpean con mucha más fuerza.

A Ángel lo ponen a disposición en una base militar, en contra de toda norma de derecho interno e internacional. Allí brinda su declaración. Han pasado más de 5 años, y actualmente se encuentra privado de su libertad, en la Cárcel Federal de Máxima Seguridad, Cefereso Número 4, del municipio de Tepic, Estado de Nayarit, México, acusado de delincuencia organizada, narcotráfico y acopio de armas.

Luis Eliud Tapia Olivares, del Centro Prodh que ha llevado la defensa integral de Ángel Amílcar en Méjico nos contó esta historia, parecida a un relato de terror. Luis cuenta que Ángel, siendo un defensor de derechos humanos, lo primero que hace es pedir auxilio a Amnistía Internacional solicitándole una lista de organizaciones de derechos humanos en Méjico. En esa lista circulaba Prodh, y Ángel decidió escribirles.

Ahora, este centro dedica todas sus áreas: dirección, comunicación internacional, defensa, desarrollo, para lograr la libertad de Ángel Amílcar y la investigación de tortura que ha sufrido.

La historia de Ángel se suma a la de miles de migrantes, en muchos casos, no contadas porque la muerte llega antes que la justicia. Ángel sale de Honduras con rumbo a Estados Unidos como los dos hondureños que cada 15 minutos parten, huyendo de la pobreza y la violencia.

“Ángel es víctima de varias violaciones a sus derechos, no tiene asistencia consular durante su declaración, cuando habla hacen que se auto incrimine aduciendo que sí había delitos en el camino, y luego nosotros consideramos que su especial situación de vulnerabilidad es por su condición de migrante y de afrodescendiente, sin ninguna prueba de que Ángel haya participado en una acción delictiva. Amnistía internacional lo nombró recientemente preso de consciencia porque su criminalización es eso: ser migrante y afrodescendiente”, explicó Luis Eluid.

Uno de los periódicos más importantes en el mundo tituló el 23 de julio de este año: Negro, hondureño y migrante: los tres delitos de Ángel Amílcar. A partir de allí, los medios de comunicación a nivel global han difundido esta historia, esperando que se llegue a la liberación de Amílcar quien ya no podrá siquiera abrazar a su primogénito aquejado por el cáncer, pues murió durante su cautiverio, al igual que su madre y su tía.

Su abogado defensor, Luis Eliud del Centro Prodh cuenta que cuando se comunica con su pareja, finalmente, Ángel se da cuenta que su hijo por quien había viajado murió. Su madre y su tía también mueren, y no tuvo derecho a comunicarse con su familia, él ha estado completamente aislado, su situación de migrante le ha complicado la situación y su vida misma.

“El estado hondureño lo visita por primera vez cuando ya está en la cárcel, al cónsul de San Luis, Potosí no le ha faltado voluntad para hacer su trabajo pero al Estado de Honduras sí le falta una política de no olvidarse de sus compatriotas cuando ya están en Méjico. Méjico es donde hay más migrantes hondureños en el mundo y no puede ser que un cónsul se encargue de 13 estados de Méjico él solo, porque solo tiene una secretaria que no se mueve de la oficina. Tiene que ir a recoger restos humanos, visitando mutilados, asistencias consulares, debido a violaciones de ddhh imputables al Estado mejicano y sus autoridades. Es una política de Estado de Honduras de no asistir a sus connacionales fuera del país”, condenó el abogado.

El centro Prodh junto al CPTRT en Honduras anunció que esta es la última etapa, ya solicitaron el cierre de pruebas. “La pelota está en la cancha de la Procuraduría que puede desistirse de la acusación o el juez puede absolverlo, ojalá salga, no hay ninguna prueba para que sea condenado”, concluyó Tapia Olivares.

Exigen su liberación

La fundación hondureña Martin Luther King Jr. solicitó las autoridades del gobierno de México que cese la discriminación racial y las violaciones a los derechos humanos contra los hondureños que transitan por ese país con destino a Estados Unidos de América.

A través de un comunicado entregado al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera Cáceres, los representantes de la organización también piden a las autoridades mexicanas que retiren los cargos y liberen al hondureño garífuna Ángel Amílcar Colón, encarcelado en ese país desde marzo del 2009.

La Fundación, integrada por miembros de la comunidad garífuna, solicitó que se investiguen las denuncias de tortura, discriminación racial y otras violaciones cometidas contra Colón.

Además, piden la intervención de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, con sede en Washington, y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para que investiguen el caso de Amílcar Colón y formulen a las autoridades mexicanas las recomendaciones.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera, instó también el 5 de agosto  a la Procuraduría General de la República de México que valore las pruebas y retire los cargos contra el migrante hondureño Ángel Amílcar Colón, detenido en Tijuana desde marzo del 2009, por el delito de delincuencia organizada.

Fuente: http://radioprogresohn.net/index.php/comunicaciones/noticias/item/1289-defensor-de-ddhh-convertido-en-prisionero-a-la-espera-de-justicia-en-m%C3%A9jico

, , , , , , ,

Deja un comentario

Piden a México cese a violación de DDHH

16 de Agosto de 2014

10:31PM  –  Redacción  

Solicitan retirar cargos y liberar a garífuna hondureño.

Tegucigalpa, Honduras

La fundación hondureña Martin Luther King Jr. solicitó las autoridades del gobierno de México que cese la discriminación racial y las violaciones a los derechos humanos contra los hondureños que transitan por ese país con destino a Estados Unidos de América.

A través de un comunicado entregado al comisionado nacional de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera Cáceres, los representantes de la organización también piden a las autoridades mexicanas que retiren los cargos y liberen al hondureño garífuna Ángel Amílcar Colón, encarcelado en ese país desde marzo del 2009.

La Fundación, integrada por miembros de la comunidad garífuna, solicitó que se investiguen las denuncias de tortura, discriminación racial y otras violaciones cometidas contra Colón.

Además, piden la intervención de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, con sede en Washington, y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para que investiguen el caso de Amílcar Colón y formulen a las autoridades mexicanas las recomendaciones.

Fuente: http://www.elheraldo.hn/pais/738861-331/piden-a-m%C3%A9xico-cese-a-violaci%C3%B3n-de-ddhh

, , , ,

Deja un comentario

Con plantón frente a la embajada de México, exigen la libertad de dirigente garífuna

Versión para impresión Versión PDF

Tegucigalpa, Honduras.- Con un plantón frente a la embajada mexicana en Honduras miembros de la Fundación Marin Luther King exigieron la liberación de Ángel Amílcar Colón Quevedo, defensor de derechos humanos hondureño que fue reconocido la semana pasada como preso de conciencia por Amnistía Internacional, y cuyo caso fue asumido por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), organización civil mexicana de defensa de los derechos humanos.
El plantón se realizó en el contexto del creciente interés de la sociedad hondureña por este caso, que incluye declaraciones del Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Dr. Roberto Herrera Cáceres, en donde reconoció el carácter de defensor de derechos humanos de Ángel Amílcar, e hizo un llamado a las autoridades mexicanas para que investiguen y castiguen la tortura y discriminación a la que fue víctima.
El plantón estuvo integrado por decenas de personas de origen garífuna), la intencionalidad del mismo era fundamentalmente llamar la atención de las autoridades mexicanas y hondureñas ante una situación grave que afecta al pueblo garífuna y que se refleja muy claramente en el caso de Ángel Amílcar.
La acción fue convocada por la Fundación Martín Luther King Jr. En palabras de su presidente, René García Oliva “Convocamos el plantón porque hay una indiferencia gubernamental hacia la problemática de Ángel Amílcar Colón allá en México. No ha habido ninguna gestión el gobierno nuestro para liberar a Amílcar Colón de la cárcel”. A través de la misma solicitaron “una cita en la Cancillería de la República con Mireya Agüero para que nos reciba y tratar de abrir una agenda en torno a este tema”.
El presidente de dicha organización de defensa de los derechos del pueblo garífuna, destacó: “nosotros insistimos de que hay mucha gente nuestra presa en México; hasta desaparecidos; y no hay una agenda en torno a este tipo de problemáticas. Nuestra gente va de aquí a Estados Unidos porque aquí no hay fuentes de trabajo”. El grupo de manifestantes fue atendido por el embajador de México en Honduras, Víctor Hugo Morales Méndez, quien se comprometió a elevar su exigencia al gobierno mexicano.
Según indicó García Oliva, “estamos exigiendo que se forme una comisión entre el Gobierno mexicano y el de Honduras para atender esa problemática de muchos centroamericanos, hondureños que están ahí, presos en México. Porque además de Amílcar hay muchos otros presos en México”. las otras exigencias del plantón fueron planteadas en su comunicado en donde, entre otras cosas, exigen, entre otras cosas:
  • Se retiren los cargos en su contra y su libertad inmediata e incondicional
  • Hacer una investigación sobre denuncias de torturas y otras violaciones de los derechos humanos, como la discriminación racial
  • Que comparezcan ante la justicia los responsables de estos actos.

Fuente: http://conexihon.info/site/noticia/derechos-humanos/pueblos-indigenas/con-plant%C3%B3n-frente-la-embajada-de-m%C3%A9xico-exigen-la

, , , , ,

Deja un comentario

México ignora los llamamientos de ONG internacionales para liberar a un migrante hondureño

México ignora los llamamientos de ONG internacionales para liberar a un migrante hondureño preso desde hace cinco años

En diciembre de 2005 Florence Cassez, una ciudadana francesa, fue acusada de participar en tres secuestros y acabó en prisión en México. En enero de 2013 la Suprema Corte de Justicia ordenó su liberación después de decidir que las autoridades habían vulnerado tres derechos fundamentales. Uno de ellos el de la asistencia consular. El caso, que dividió a la sociedad mexicana, tensó por más de un lustro la relación entre México y Francia, donde el expresidente Nicolás Sarkozy tomó la liberación de su compatriota como una batalla personal.

En México existe hoy un caso similar no tan polémico. Ángel Amílcar Colón está encarcelado desde 2009, acusado de delincuencia organizada. Este hondureño sigue contando los días de su encierro a la espera de que su país le brinde con diplomacia la defensa que no tuvo en los tribunales. El Comisionado de Derechos Humanos de Honduras ha enviado este lunes una nota a la cancillería y al Congreso Nacional solicitando la “defensa del connacional”. De esta forma, se suma una nueva voz a la campaña que comenzaron Amnistía Internacional y la ONG mexicana Centro Pro DH para exigir la liberación de este garífuna (afrodescendiente), que ha sido declarado preso de conciencia.

“Sabemos que nuestro cónsul en México ha visitado a Ángel en el penal de Nayarit. Cree en su inocencia. Nuestra embajada está también al corriente”, señaló el comisionado Roberto Herrera vía telefónica desde Honduras. El caso, señala, comienza a despertar interés en un país que aporta un buen número de historias al caudal de 300.000 centroamericanos que pasa por México rumbo a Estados Unidos cada año.

El pasado jueves 31 de julio se realizó un discreto plantón frente a la embajada mexicana en Tegucigalpa. Integrantes de la Fundación Martin Luther King Jr., que defienden los derechos de la comunidad negra en Honduras, denunciaron la “indiferencia gubernamental” en el caso de Ángel Amílcar. “No ha habido ninguna gestión de nuestro Gobierno para su liberación”, dijo René García, presidente de la organización.

Ángel, de gorra, trabajó como promotor de Marie Stopes International, dedicada a la promoción de la salud reproductiva y materna / Centro Prodh

Ángel trabajó como defensor de derechos humanos en su tierra. Se vio obligado a migrar a Estados Unidos para ayudar a pagar el tratamiento de su primogénito, enfermo de cáncer. Pero nunca llegó a su destino. En Tijuana fue detenido en una casa por la policía mientras esperaba a que un pollero (tratante de personas) lo ayudara a cruzar la frontera.

Desde su país tratan de abonar en su defensa. “Hemos verificado muchos extremos. En Honduras Ángel era respetado como defensor. Ha sido presidente de una ONG de fraternidad negra. Ha estado presente en juicios ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dice Herrera. El comisionado asegura que “no tiene antecedentes penales” en su país de origen. “Hemos hablado con las ONG y con quienes le han dado formación. No hemos podido encontrar ningún antecedente que pueda dar dudas”, agrega.

El expediente de Ángel Amílcar Colón está lleno de irregularidades que se han pasado por alto desde que comenzó la etapa de instrucción hace más de cinco años, en marzo de 2009. Hoy sus abogados señalan que las autoridades no han podido aportar una sola prueba “fehaciente” que vincule al migrante hondureño con las armas y drogas que supuestamente fueron halladas en la casa donde se llevó a cabo la detención.

En septiembre de 2009 Ángel apeló la decisión del juez que le había dictado auto de formal prisión. En mayo de 2010 un tribunal unitario modificó el auto, pero evitó meterse a fondo en el expediente. En 2011 un fallo pidió dictar una nueva resolución que fundara adecuadamente los hechos. En agosto de 2012 un juez reiteró las acusaciones por los delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud y acopio de armas de uso exclusivo del ejército.

La defensa de Ángel denuncia que prácticas deleznables como el racismo ha enturbiado el expediente. El migrante fue acusado de delincuencia organizada por un juez que lo relacionó con otro caso en el que figuraba un narcotraficante apodado ‘El negro’. “Siendo él afrodescendiente, las autoridades lo inculparon. Asumieron que era esta persona, cosa que no tiene fundamento y es discriminatoria”, señala Luis Tapia, uno de sus abogados.

Para el comisionado Roberto Herrera, sin embargo, una de las faltas más graves sucedió mucho antes, en la misma noche en la que Ángel Amílcar fue detenido en Tijuana. “Las autoridades no llamaron ni se le brindó la posibilidad de acudir a la protección consular. El cónsul de Honduras en San Luis Potosí conoció el caso a posteriori. Es una falta grave al derecho internacional”, señala.

Ángel sigue aguardando que alguien en Honduras haga lo mismo que el expresidente Sarkozy hizo por Cassez. Pero hasta el momento, su caso sigue siendo una tragedia más que ilustra el negro panorama que pinta para aquellos que quieren cruzar México en busca de una mejor vida.

Fuente: http://www.radiohrn.hn/l/noticias/m%C3%A9xico-ignora-los-llamamientos-de-ong-internacionales-para-liberar-un-migrante-hondure%C3%B1o

, , ,

Deja un comentario

Ombudsman insta a México a retirar cargos y liberar a migrante hondureño

El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Roberto Herrera, instó hoy a la fiscalía de México a retirar los cargos contra el migrante hondureño Ángel Amílcar Colón, acusado de crimen organizado, permitiendo su inmediata liberación, y a investigar la denuncia de tortura presentada por el detenido.

El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Roberto Herrera, instó hoy a la fiscalía de México a retirar los cargos contra el migrante hondureño Ángel Amílcar Colón, acusado de crimen organizado, permitiendo su inmediata liberación, y a investigar la denuncia de tortura presentada por el detenido.

En entrevista con Efe en Tegucigalpa, Herrera pidió “respetuosamente” a la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) que “antes de presentar la parte final del caso valore de nuevo las pruebas” y que “desista” de tramitar la solicitud para que Colón sea condenado en México por crimen organizado.

“Es muy importante que se examine el expediente y (se hagan) constar todas las vulneraciones que se han producido” contra el migrante hondureño, de la etnia garífuna, subrayó Herrera.

El defensor del pueblo en Honduras enfatizó que “por ahora lo importante es liberar a nuestro compatriota Colón, reunirlo con su familia y luego seguir con lo que corresponda como consecuencia de estas actitudes”.

Colón fue detenido en la ciudad de Tijuana en marzo de 2009 cuando policías allanaron la vivienda donde un traficante de personas lo mantenía antes de llevarlo a la frontera con Estados Unidos.

Colón “ha sido objeto de tortura y se le han vulnerado todos los derechos”, destacó Herrera, al tiempo que señaló que el acusado fue privado de su libertad por “ser migrante, por su origen étnico y por su color de piel”.

El Ombudsman exhortó a la PGR a investigar las denuncias de tortura y otras violaciones a los derechos humanos del acusado, disponibles en un informe elaborado por médicos internacionales, que a inicios de 2014 examinaron a Colón y concluyeron que los resultados médicos eran coherentes con su denuncia sobre tortura.

Colón, quien está encarcelado en una prisión federal de Tepic, Nayarit, emigró de Honduras para ayudar económicamente a su familia y cubrir la atención médica de su hijo Ángel Elvir, quien padecía cáncer y que falleció a causa de la enfermedad.

Herrera denunció, además, que las autoridades mexicanas vulneraron el derecho al debido proceso, a la presunción de la inocencia y a la integridad física de Colón, y le han negado el derecho a comunicarse con su familia en Honduras.

“No se aseguró el cumplimiento de las formalidades que garantizasen la defensa de nuestro compatriota y se omitieron una serie de acciones con el objeto de dejar la incriminación fundamentada en un delito de crimen organizado, en el cual él no ha tenido ninguna participación”, indicó el defensor del pueblo.

Colón, declarado el pasado día 22 “preso de conciencia” por Amnistía Internacional (AI), también ha sido objeto de “discriminación racial y se le han vulnerado todos sus derechos como migrante”, añadió.

Herrera subrayó que ante la vulneración de los derechos humanos de Colón no se descarta que Honduras pida a México una “reparación” de los daños ocasionados al migrante hondureño.

Antes de emprender su viaje a Estados Unidos, Colón era presidente de la Organización Fraternal Negra Hondureña, que defiende los derechos culturales y territoriales de los garífunas, que también exigen la liberación del migrante.

(Agencia EFE)

Fuente: http://www.radiohrn.hn/l/noticias/ombudsman-insta-m%C3%A9xico-retirar-cargos-y-liberar-migrante-hondure%C3%B1o

, , , ,

Deja un comentario

“Preso de conciencia”: Demandan a México que libere a afrodescendiente

Jueves, 31 Julio 2014 22:57

Entre 9: 00 y 11: 00 de la mañana duró la protesta frente a la embajada de México, en defensa del garífuna hondureño preso en México, Angel Amílcar Colón Quevedo.

Entre 9: 00 y 11: 00 de la mañana duró la protesta frente a la embajada de México, en defensa del garífuna hondureño preso en México, Angel Amílcar Colón Quevedo.
San Pedro Sula, Honduras

Miembros de la Fundación “Martin Luther King Jr”, realizaron un plantón la mañana de ayer frente a la embajada de México en esta capital, para solicitar la liberación de un afrodescendiente hondureño, quien está preso en aquel país desde hace cinco años por causas no justificadas, cuyos únicos delitos son: “ser negro, hondureño y migrante”, según los demandantes.

Durante el plantón, los manifestantes entregaron una carta al embajador de México, Víctor Hugo Morales Méndez, donde le solicitan interceda ante su gobierno para la excarcelación del compatriota Angel Amílcar Colón Quevedo.

“Excelentísimo señor embajador, nuestra organización se ha visto obligada acudir a su ilustre presencia en búsqueda de la libertad inmediata de nuestro compatriota y hermano garífuna Angel Amílcar Colón Quevedo, quien se encuentra encarcelado en el Centro Federal de Readaptación Social Número 4, Noroeste en Tepic, en el Estado de  Nayarit, México”, dice la carta entregada al diplomático.

El escrito agrega que Colón Quevedo es “considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional, porque la tortura y el maltrato al que fue sometido tuvo un factor de discriminación racial por su origen afrodescendiente garífuna y su encarcelamiento en un procesamiento injusto, cuyos únicos delitos son: Ser, negro, hondureño y migrante”.

Los manifestantes solicitaron al embajador en el documento que “se retiren los cargos en su contra y su libertad inmediata e incondicional; hacer una investigación sobre denuncias de torturas y otras violaciones de los derechos humanos, como la discriminación racial”.

También que se examinen las pruebas disponibles y el informe forense elaborados por expertos independientes; que comparezcan ante la justicia los responsables de estos actos y, además, integrar una comisión de trabajo y seguimiento para atender lo solicitado.

Fuente: http://www.tiempo.hn/portada/noticias/%E2%80%9Cpreso-de-conciencia%E2%80%9D-demandan-a-mexico-que-libere-a-afrodescendiente

, ,

Deja un comentario

Exigen liberación de hondureño preso en México desde 2009

Martes, 22 Julio 2014 23:15

Amílcar permanece en el Centro Federal de Readaptación Social 4 Noroeste en Tepic, Nayarit, donde no tiene permitido llamar ni escribir a su familia en Honduras, acusaron.

Amílcar permanece en el Centro Federal de Readaptación Social 4 Noroeste en Tepic, Nayarit, donde no tiene permitido llamar ni escribir a su familia en Honduras, acusaron.

MEXICO, (AFP) – Organizaciones civiles como Amnistía Internacional denunciaron ayer que los migrantes que pasan por México para llegar a Estados Unidos siguen sufriendo abusos de las autoridades, como el caso de un hondureño que fue torturado para que se autoinculpara de delitos.

“Los migrantes son susceptibles de ser encarcelados y acusados de delitos que no cometieron” y las garantías judiciales, como el derecho a la asistencia consular, “son prácticamente una fantasía para ellos”, dijo en conferencia Denise González, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

“México es un país profundamente racista y discriminador que se acentúa con los migrantes”, dijo el representante en México de Amnistía Internacional (AI), Perseo Quiroz.

Una “muestra”, dijo Quiroz, es el caso del hondureño Ángel Amílcar Colón Quevedo, exintegrante de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh) de Honduras, a quien el cáncer de su hijo lo obligó por razones económicas a emigrar a Estados Unidos.

Hechos
Al pasar por México, en la ciudad de Tijuana pagó 3.000 dólares a un traficante de personas para que lo pasara a la vecina localidad estadounidense de San Diego (California, EEUU), pero los traficantes lo encerraron en una casa en territorio mexicano.

Cuatro días después, el 9 de mayo, fue detenido en un operativo en esa casa y posteriormente fue torturado “por elementos del Ejército y policías federales para obligarlo a autoinculparse en la comisión de delitos”, dijo Denise González.

AI declaró ayer a Colón “preso de conciencia” debido a que fue “sometido a tortura” a causa de su origen afrodescendiente garífuna dando lugar a “un procesamiento infundado” en el que se le acusa de crimen organizado, dijo Quiroz.

Con la voz quebrada por el llanto, la esposa de Colón, Yuly Alexandra Baltazar, pidió “justicia” a las autoridades judiciales mexicanas.

July Baltazar, pareja de Amílcar, lamentó que ni siquiera pudo informarle de la muerte de Ángel, su hijo mayor de dos, quien padecía cáncer.

Quevedo está encarcelado desde hace cinco años en el estado de Nayarit, noroeste de México, y su proceso está en la recta final. AI y el Centro Prodh pidieron a la fiscalía reconocer “su inocencia”.
El aumento en los últimos años de los menores que migran solos, puso el tema de los indocumentados en la mesa de discusión de Estados Unidos, México y países centroamericanos. Como resultado, el gobierno mexicano anunció medidas para frenar la inmigración de indocumentados, estimados en 200.000 al año.

Frase
“Exigimos al Estado mexicano su inmediata e incondicional liberación. Asimismo, Amnistía Internacional ha emitido una acción urgente en la que hace un llamado a todos sus activistas, a que actúen por Ángel”, Perseo Quiroz, director de Amnistía Internacional México.

Expediente
En el expediente ya obra un Protocolo de Estambul, que es la prueba médica y psicológica que da cuenta de la tortura y que, por tanto, la prueba incriminatoria que tiene a Ángel en la cárcel es un medio de prueba ilícito”, describió Mario Patrón, subdirector del Centro Prodh.

“Estaremos próximos a la etapa final del juicio, teniendo la expectativa y la confianza de que el juez que conoce del caso, si hace una valoración somera de la prueba, tendrá que declararlo inocente”.

En caso de que el Poder Judicial Federación no lo encuentre inocente, puntualizó, solicitan a la PGR que emita conclusiones no acusatorias en contra de Amílcar, para así finalizar el juicio.

Cifra
1,219 centroamericanos están encarcelados en México por procesos irregulares, según estudio  del centro Prodh

FOTO Zócalo-Zaltillo.

Fuente: http://www.tiempo.hn/el-mundo/noticias/exigen-liberacion-de-hondureno-preso-en-mexico-desde-2009?utm_source=el-mundoTab&utm_medium=page&utm_campaign=tabs

, , , ,

Deja un comentario

Honduras: Torturado en México expresidente de OFRANEH

Versión para impresiónVersión PDF

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Ser privado de libertad es una situación que puede volverse insoportable para cualquier ciudadano, pero ser privado de libertad en un país extranjero es peor. Este es el caso de Ángel Amílcar Colón Quevedo, un migrante hondureño que tratando de llegar a los Estados Unidos, fue presa de las redes de trata de personas y actualmente se encuentra privado de su libertad, en la Cárcel Federal de Máxima Seguridad, Cefereso Número 4, del municipio de Tepic, Estado de Nayarit, México.
Colón Quevedo es un defensor de los derechos humanos, ex presidente de la Organización Fraternal Negra  de Honduras (OFRANEH), fue detenido el 9 de marzo de 2009 en Tijuana, México.  A petición de Ángel, a través del Centro de Derechos Humanos  Miguel Agustín Pro Juárez (Centro PRODH)[1], de México, personal del Centro de Prevención Tratamiento y Rehabilitación de Victimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT) encabezado por dos profesionales de la medicina y la psicología, viajaron el pasado mes de abril, a documentar el caso y realizar un peritaje médico psicológico basado en el Protocolo de Estambul[2], con el propósito de investigar posibles hechos de tortura y Tratos crueles inhumanos o degradantes en contra del compatriota, por parte de las autoridades mexicanas.
Del peritaje médico y psicológico, se concluyó que  Ángel Amílcar Colón Quevedo, “fue sometido a tortura física y psicológica, consistente en la aplicación de métodos como: golpes, posiciones forzadas, exposición a condiciones antihigiénicas,desnudez forzada, asfixia, privación de la normal estimulación sensorial, vendaje de ojos, presenciar tortura de otras personas, humillaciones, insultos, comentarios discriminatorios en relación a su raza, entre otras prácticas de mayor gravedad que no se exponen aquí, por respeto a la intimidad de la  víctima”.  El peritaje fue ratificado ante las autoridades judiciales del Estado mexicano, en una audiencia en el juzgado que conoce la causa.
Nuestro compatriota cuenta y ha contado con el apoyo irrestricto de los defensores de derechos humanos del Centro PRODH, quienes le han prestado la asistencia legal integral, sin embargo el auxilio de organizaciones humanitarias como esta, no están a la disposición de la gran cantidad de compatriotas que viajan a los Estados Unidos, por lo que es probable que existan muchos más hondureños que han sido víctimas de tortura y tratos crueles inhumanos o degradantes en las cárceles de México.
El CPTRT, hace un llamado respetuoso al Estado mexicano, para que se evite la práctica de la tortura cuando se detiene a nuestros hermanos migrantes y se les garanticen los derechos humanos  y la inmediata liberación de nuestro compatriota.  Al Presidente Juan Orlando Hernández, para que se hagan las gestiones diplomáticas necesarias, para la liberación de nuestro compatriota detenido en territorio mexicano.
Que se implemente una verdadera política de protección de los derechos económicos, sociales y culturales de los y las hondureñas, ya que sólo de esta manera se  evitarán las trágicas experiencias que viven nuestros niños, niñas, hombres y mujeres, que buscando fuera lo que debería recibir dentro de su patria, pierden la vida y la libertad como es el caso de Ángel Amílcar Colón Quevedo.
Tortura es “todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia”[3].

, , ,

Deja un comentario

Ex presidente de la OFRANEH fue torturado por agentes mexicanos

E-mail Print PDF

 

Amílcar Colón estuvo arraigado del 13 de marzo al 31 de mayo de 2009

Tegucigalpa.

Amnistía Internacional (AI) en un informe divulgado recientemente sobre la situación en México acerca de la aplicación de la tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, registró el caso de Angel Amílcar Colón Quevedo, un reconocido defensor de derechos humanos de la comunidad garífuna hondureña, que fue víctima de dichos vejámenes a manos de efectivos militares y policiales mexicanos. Colón Quevedo guarda prisión por delitos que no cometió desde el año 2009.

El pasado 13 de mayo de 2014, Amnistía Internacional lanzó una campaña mundial que se llama Stop Torture (Alto a la tortura). Esta campaña se enfoca en 5 países: México, Filipinas, Marruecos, Nigeria y Uzbequistán.

En su Informe “La Tortura en México”, Amnistía Internacional retomó 4 casos paradigmáticos, uno de los cuales es el del líder comunitario, defensor de los derechos humanos de la comunidad garífuna y ex presidente de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH).  Angel Amílcar Colón Quevedo, quien fue víctima de torturas de parte de autoridades policiales mexicanas.

Colón Quevedo fue detenido el 9 de marzo de 2009 en Tijuana, acusado de delincuencia organizada, acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y delitos contra la salud en su modalidad de posesión de cocaína y marihuana con fines de comercio. Admitió las acusaciones, afirma, tras haber sido sometido a torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes por policías estatales y federales así como por militares.

Reconocido en Honduras como defensor de los derechos humanos perteneciente al pueblo afrodescendiente garífuna de Honduras, Colón Quevedo había viajado el  7 de enero de 2009 a Tijuana, Mexico  de camino a Estados Unidos. Confiaba en ganar en Estados Unidos dinero con el que pagar el tratamiento del cáncer para su hijo, relata el informe documentado de este caso por parte de  Amnistía Internacional (AI).

Colón Quevedo le pagó 5 mil dólares a un coyote para que lo llevara de Guatemala a Houston, Texas, Estados Unidos, pero fue abandonado por el coyote en una región de Tabasco junto a otros emigrantes.

Tras llegar a Tijuana, Colón Quevedo se puso en contacto con un supuesto coyote conocido como el Ruso o Rulo, quien lo condujo a una casa en una zona residencial con instrucciones de guardar silencio e ignorar sobre todo lo que aconteciera en aquella residencia.

Se le advirtió que no saliera de la habitación donde fue conducido por el Rulo o Ruso y que aguardara instrucciones, sin embargo el 9 de marzo de  2009, alrededor de las cuatro de la tarde el hondureño escuchó disparos dentro del inmueble, por lo que salió y se escondió en una barranca cercana.

“El Estado mexicano me destruyó”

El diariodelyaqui.mx  publicó el 3 de mayo de 2014 un reportaje titulado “El estado mexicano me destruyó”, en donde Angel Amílcar Colón Quevedo declaró:  “Las pesadillas no me dejan. Frecuentemente revivo las escenas de cómo me torturaron”.

Edmundo Orellana, Amílcar Colón, padre Andrés Tamayo y Bertha Oliva durante una conferencia de prensa de “La Marcha por La vida”

A veces despierto llorando, gritando (…). Me han expuesto con una gran cantidad de drogas y de armas en los periódicos; dicen que soy ladrón, asesino, narcotraficante. El Estado mexicano me destruyó”, acusa Ángel Amílcar Colón Quevedo, inmigrante hondureño, desde el penal de alta seguridad de Tepic.

El diarioyaqui.mx relató en su reportaje que el 9 de marzo de 2009, hombres armados irrumpieron en la casa y él huyó. Fue detenido momento después por la Policía Estatal Preventiva (PEP).

Según el expediente 53/2009 de la causa penal y la ampliación de su declaración preparatoria, rendida ante el Juzgado Segundo de Procesos Penales en Tepic, una vez descubierto por agentes que dijeron ser policías estatales fue obligado a patadas, puñetazos y toletazos a subir de rodillas una loma, su rostro fue cubierto con su camisa; otras 10 personas fueron detenidas con él, entre ellos un mexicano de nombre Jesús Armando Isedo Medina, quien también esperaba cruzar la frontera.

Ante el juez, el hondureño Colón Quevedo contó que fue “paseado” por los oficiales mexicanos dentro de un vehículo durante varias horas; luego fue llevado al baño de unas oficinas cuyo piso estaba lleno de sangre y ahí policías federales lo intentaron asfixiar con una bolsa de plástico, más tarde en instalaciones que cree son de la Procuraduría General de la República (PGR)  le tomaron huellas dactilares y fotografías y lo obligaron a firmar documentos.

Fue torturado y humillado

Después fue trasladado a la Segunda Zona Militar donde los malos tratos corrieron a cargo de militares. Mientras escuchaba cómo torturaban a otras personas en un cuarto, “yo realizaba las humillaciones desagradables que me pedían, para evitar la macaneada”, se destaca en el expediente.

Los militares lo obligaron a limpiar con su saliva los zapatos de sus co-procesados y de otros detenidos y a adoptar “posturas militares” mientras era insultado por su color de piel.

“Me convirtieron en el payaso”, señala en su ampliación de declaración, en la cual afirma que la madrugada del 10 de marzo de 2009 , vencido por las humillaciones y ante la actitud amenazante de sus captores, firmó documentos en presencia de militares encapuchados y tres civiles que dijeron ser del Ministerio Público Federal.

Lo obligaron a hacer una declaración que luego fue utilizada para procesarlo por cargos de pertenencia a una banda criminal. Él denunció el trato sufrido, pero no se llevó a cabo ninguna investigación. Cuatro años después de su detención,  Ángel Amílcar Colón Quevedo recibió la visita de un psicólogo de la Procuraduría General de la República (PGR), pero éste suspendió la evaluación alegando supuestas diferencias culturales. No se ha llevado a cabo ninguna otra evaluación.

Colón Quevedo fue presentado ante los medios junto con sus co-acusados (Jesús Armando Isedo Medina, Sergio Alonso Barraza Elías, Marcos Adrián Herrera Uny, Christian Macías Vega, Francisca López Morales, Juan Bernardo Figueroa Ortega, José Alfredo Mallory Figueroa, Raúl Sandoval Moral, Hugo Noel García Estrada y Juan Gabriel Monárrez Ontiveros) con armas de fuego y droga, supuestamente decomisadas en la casa donde permaneció.

Colón estuvo arraigado del 13 de marzo al 31 de mayo de 2009, un tiempo en el cuartel militar, otro en un hotel e incluso lo llevaron a la Ciudad de México, “pero lo regresaron a Tijuana porque no había lugar en el Centro Nacional de Arraigos”, apunta el abogado Tapia Olivares.

Abunda que el auto de formal prisión fue dictado en razón de su color.

“En la puesta a disposición, los agentes aprehensores dicen que en la casa además de armas y drogas había copias de una causa penal que nada tiene que ver con la de Ángel Amílcar , en la que se hacía mención de un supuesto miembro del cártel de los Arellano Félix dedicado al cobro de derecho de piso, al que le apodan El Negro; con eso, el juez (primero de Distrito del XXIV Circuito en Nayarit) concluye que Ángel Amílcar es esa persona, por ser afrodescendiente, y le dicta el auto de formal prisión”, el 31 de mayo de 2009.

El caso sería transferido posteriormente al Segundo Juzgado, donde ahora se desahoga, de acuerdo con la publicación realizada el 3 de mayo de 2014 del periódico digital: diarioyaqui.mx, el diario destaca que Denise González Núñez y Luis Tapia Olivares, abogados del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro (Prodh) quienes apoyan la defensa jurídica de Angel Amílcar Colón Quevedo informaron que la intervención en agosto de 2013, de los relatores de la ONU, Gabriela Knaul (sobre independencia de magistrados y abogados)  y  Juan Méndez (sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes)  hizo que la Procuraduría General de la República (PGR) de México,  iniciara el 11 de diciembre del año pasado una averiguación previa por tortura en agravio de Colón Quevedo y 10 coacusados.

El anuncio fue confirmado por  la Misión Permanente de México ante la Oficina de las Naciones Unidas y otros Organismos Internacionales con sede en Ginebra, en un documento dirigido el 15 de enero de 2014 al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El abogado Juan Méndez visitó a Colón Quevedo el pasado 24 de abril de este año en el penal de Tepic,  como parte de una gira de trabajo en México que comenzó el 22 de abril y concluyó el viernes 2 de mayo, relata el diariodeyaqui.mx.

La publicación añade que “entrevistado vía telefónica desde las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro (Centro Prodh), el cual lleva su defensa jurídica, Colón está esperanzado en que Méndez continúe “en esa misma línea y exija al Estado mexicano que aclare las controversias” para alcanzar la libertad y que le sea reparado el daño.

Además de las secuelas a su salud, entre ellas la hipertensión diagnosticada ocho días después de su detención, durante su reclusión cinco miembros de su familia murieron “por el impacto y la depresión”.

Amnistía Internacional pide que se adopten medidas urgentes para acabar con el uso de la tortura y otros malos tratos en México, y para poner fin al clima de impunidad, se garantice que las personas detenidas tengan acceso a asistencia letrada, incluida la oportunidad de contactar con un abogado particular, desde el momento de la detención.

Además demanda al gobierno mexicano que garantice que las personas privadas de libertad puedan tener acceso a sus familiares y médicos de manera rápida y periódica y que toda persona puesta bajo custodia, pueda impugnar de inmediato la legalidad de su detención y eliminar la detención preventiva sin cargos (“arraigo”).

Amnistía Internacional insta al Gobierno de México recluir a las personas que sean sospechosas de delitos,  únicamente en centros de detención reconocidos. Garantizar que recae en la policía y en el Ministerio Público la carga probatoria de demostrar que las declaraciones se han realizado sin coacción, entre otras recomendaciones.

Durante el periodo en que fue detenido Colón Quevedo, organizaciones civiles, como la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste (CCDHN), documentaron decenas de casos de tortura.

El secretario ejecutivo de la CCDHN, Raúl Ramírez Baena, informó que de 2009 a 2013 de las 35 quejas documentadas en Baja California contra miembros del Ejército y la Policía Preventiva, 25 correspondieron a tortura, con 166 víctimas directas.

“Mientras estuvo el general Alfonso Duarte Múgica al frente de la Segunda Zona Militar, con base en Tijuana, primero, y después en la II Región Militar, con control en las dos Baja Californias y Sonora, de 2008 a finales de 2012, las denuncias por tortura señalaban a militares como los agresores. Después las acusaciones de tortura se dirigieron hacia agentes de la Policía Estatal Preventiva”, explica Ramírez en entrevista, luego de participar en una reunión del relator con varias organizaciones en Tijuana el pasado 30 de abril del año en curso, señaló el periódico digital diariodelyaqui.mx

 

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3142:ex-presidente-de-la-ofraneh-fue-torturado-por-agentes-mexicanos&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, , , ,

Deja un comentario