Entradas etiquetadas como amenaza

Periodista recibe amenazas cuando grababa accidente

Alerta 159-16 | Honduras, miércoles 7 de septiembre de 2016 El periodista Miguel Castillo Paz denunció que grababa con su cámara de vídeo un accidente automovilístico, ocurrido en Puerto Cortés, cuando uno de los participantes lo amenazó y dijo que no quería que publicaran nada los periodistas corruptos, sinvergüenzas.

Origen: Periodista recibe amenazas cuando grababa accidente

Anuncios

, ,

Deja un comentario

Los que amenazan al pueblo indígena de La Paz, son los mismos que en los 70 y 80 servían de “orejas” a policías y miliares

Origen: http://defensoresenlinea.com/los-que-amenazan-al-pueblo-indigena-de-la-paz-son-los-mismos-que-en-los-70-y-80-servian-de-orejas-a-policias-y-miliares/

, ,

Deja un comentario

Dirigente de la CNTC: Nos matan, vigilan y persiguen en el campo y cuando llegamos a la capital

Origen: Dirigente de la CNTC: Nos matan, vigilan y persiguen en el campo y cuando llegamos a la capital

, ,

Deja un comentario

Familia del diputado Jari Dixon recibe amenazas a muerte

El diputado del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), Jari Dixon a través de su cuenta de Facebook denunció en las últimas horas amenaza.

Origen: Familia del diputado Jari Dixon recibe amenazas a muerte

, ,

Deja un comentario

Closed mines haunt two towns in Honduras as threats against activists mount

Global Sisters Report is focusing a special series on mining and extractive industries and the women religious who work to limit damage and impact on people and the environment, through advocacy, action and policy. Pope Francis last year called for the entire mining sector to undergo “a radical paradigm change.” Sisters are on the front lines to help effect that change.

The mines no longer operate.

The large trucks that carried heavy equipment no longer rumble down dirt roads fogging the air with dust.

The workers no longer trudge along those same roads inhaling the dust weighted by the humidity of dawn.

Community opposition succeeded in shutting down mines in Nueva Esperanza in northern Honduras and El Tránsito far to the south near the border of Nicaragua. But to many people in these two small towns the closings serve only as a pyrrhic victory.

For now, the armed guards that circled the mines are gone. But gone too are the jobs the mines provided. In their place, a lingering loss of trust among residents in these agricultural communities, and a continuing fear that this is just a temporary respite before the mines in both towns reopen.

Activist Olga Hernandez with a photo of Berta Caceres behind her says the Nueva Esperanza mine destroyed mountains and divided the community. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

The privately owned mines began their operations in regions where families had subsisted off the land for centuries. The mines’ presence altered both the landscape and the social fabric of these communities.

Now, more than two years after countless protests stopped the mines, the fault lines between those who support mining and those who don’t because of concern about the potential for environmental damage and the loss of a way of life continue to divide communities and even some families. More disturbingly, death threats toward opponents of mining have become an increasing concern, especially since the murder of Honduran environmental activist Berta Cáceres in March of this year.

Honduras now has the highest murder rate for environmental activists in the world, and conflict over land rights is the primary driver. Rampant inequality, a weak judicial system, cozy relationships between political and business elites, and near total impunity for crimes against human rights defenders have contributed to 109 murders of environmental activists between 2010 and 2015, according to Global Witness, a British non-governmental organization which tracks human rights and environmental abuses.

“We were threatened: ‘You better not show your face in this town again,’ ” said Sr. Maria de Rosario Soriano, a member of the Messengers of the Immaculate order, who with other sisters from her community supported anti-mining activists in Nueva Esperanza. “We didn’t go to Nueva Esperanza for a few weeks. Even the priests and our mother superior told us it was better to stay away for a while.”

Hundreds of miles away, outside El Tránsito, where tree-lined mountains punctuate a seared skyline of hazy heat, Sr. Reyna Corea sat in the shaded terrace of Hermanas of Our Lady of the Holy Rosary. She knew of the struggles in Nueva Esperanza but said with evident relief that El Tránsito was not as divided. However, she added, all was not well. Differences between the residents of El Tránsito and implicit threats existed there, too.

“I feel I’m discriminated against by the police and municipality,” said Corea, 51, who opposed mining in El Tránsito. “When I need help to bring water to a community, they deny me and the other sisters. They say we are with those activists who protest and riot. They say we are with the instigators. They say, ‘You better stop what you are doing.’ In Honduras, such a warning makes an impression.”

 

The mine comes to Nueva Esperanza

Nueva Esperanza is home to about 1,000 people. Five rivers run through it: Leán, Congo, the Metalias, Santiago and Alao. The town sits at the foot and climbs up the slopes of the mountains that separate the department or county of Atlántida from the neighboring department of Yoro. The mountains hold gold, iron and other mineral deposits. Dirt roads, some not more than paths, line the mountains. The people here farm the rich soil, harvesting corn, beans and other basic staples.

“We are poor,” a woman said near the church in Arizona, about a two-hour drive from Nueva Esperanza, “but we are not hungry.”

Between 2011 and 2013, when businessman Lenir Perez, owner of the Minerales Victoria mining company, purchased 2471.05 acres, covering all of Nueva Esperanza and 15 other farming communities, the residents of Nueva Esperanza “were victims of militarization and para-militarization of their territories, persecution and threats, and police and judicial harassment,” according to a co-sponsored report by El Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), a Jesuit-sponsored investigation and research organization in Honduras, and the College for Public Health and Social Justice at Saint Louis University of Missouri. The June 2016 report found that families lived under siege. Activists received death threats from the police and anonymous callers by phone and text messaging.

“For more than a year we could not go out after 6 p.m.,” said activist Olga Hernandez, 29, a Nueva Esperanza resident. “Private security from the mine patrolled the streets. Nothing ever happened. It was a psychological thing: ‘Don’t go out, or else.’ That ‘or else’ kept us inside.”

Fr. Cesar Espinoza opposed the Nueva Esperanza mine. Threats, he said, were made against his life as a consequence. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

Despite the intimidation, Soriano spoke out against the mine.

“The mine first came offering jobs and huge amounts of money for land,” she recalled. “So, we started telling the community, ‘Don’t be naive and believe in everything they offer.'”

Soriano said she and another sister, Presentación Aguilar, organized community meetings in local churches to discuss mining and its impact on health and the environment. They cited the Book of Genesis and how it called on mankind to protect nature, not exploit it.

Perez, the sisters said, never confronted them. But men with guns who did not wear police or military uniforms observed their meetings. They did not attend but peered through windows.

“We had to give talks with armed goons looking in on us,” Soriano said. “It came to a point where we were so afraid we called our mother superior and asked her if we should leave or stay. She told us to look into our hearts and we felt we could not leave the community.”

The sisters stayed, but the harassment, they said, continued even within the church. At one meeting, Aguilar discussed her opposition to mining when a member of the church jumped up and told her to shut up and stop spreading lies.

Anti-mine activist Jose Lucio Lopez opposed the El Tránsito mine and participated in sit-ins to stop workers from entering the mine. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

“You could feel the anger and the uproar in the entire community,” said Aguilar. “Hatred was in the air between those who worked for the mine and those who opposed it. Even in church gatherings.”

Although Perez, who did not return repeated phones calls and emails requesting an interview for this story, never confronted the sisters, he did communicate with the vicar of the nearby parish of Arizona. A priest there, Fr. Cesar Espinoza, had been voicing his support for those who opposed mining.

“I spoke out against the mine,” Espinoza, 39, recalled. “On local radio, from the pulpit. I asked the bishop to speak out against it. I spoke everywhere and wrote my opinions for publications.”

In May 2013, Espinoza’s supervisor, the vicar, exchanged emails with Perez. He chastised Perez for not being candid about his operation and for increasing antagonism.

“Do you think being transparent is to sneak in machinery on a Saturday escorted by the police?” Vicar Victor Camara wrote in an email, a copy of which was provided to Global Sisters Report. “Have you chosen force and conflict? I hope that you ponder the consequences and that above all no human lives be put at stake, since no human life is worth all the gold in the world. Please know that with conflict there will be no winners, everybody will lose, including you.”

Perez responded that he “only believed in doing things in an honest way.” He said it saddened him to see Honduras “taken apart by businessmen, drug dealers, politicians and environmentalists (communists and subversive curas).” Curas is a derogatory term for priests. Perez also accused the church of cowardice for not having stopped Espinoza’s advocacy against the mine. He called Espinoza “another sinner behind his robe.”

“Believe me, I would like to open that mine hand in hand with the community,” Perez wrote, “but I will not allow a Guatemalan [Espinoza] and the activists to destroy this country.”

Two months later, on July 25, 2013, Orlane Vidal and Daniel Langmeier, with the Honduras Accompaniment Project, a program of the Friendship Office of the Americas designed to engage in nonviolent protest in Honduras, were held captive for two and a half hours by armed men, who, according to Amnesty International, were from the Nueva Esperanza mining project.

The observers had been staying with a family opposed to the mine. Amnesty International found that the leader of the armed men told Vidal and Langmeier that they would be “disappeared in the woods” if they returned to the area. The observers were held at gunpoint and warned not to speak publicly about their abduction. They were released at a bus stop in Nueva Florida, a town not far from Nueva Esperanza. They filed complaints with the authorities. The abductors were not charged.

“It was like an amber alert when we heard about the abduction,” Espinoza recalled. “Everyone — activists, church members — called the government demanding their release. The vice president issued the order to locate them immediately.”

Lourdes Zelaya of El Tránsito said she and her husband are under threat for their opposition to the mine. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

The kidnapping galvanized the community. Honduran law allows mayors the final decision on whether a mine can or cannot operate in their township. In the municipal elections of 2013, anti-mine activists met with mayoral candidates and asked them to sign an anti-mining pledge. On August 20, 2014, upon taking office, the newly elected mayor, Mario Fuentes, closed the Nueva Esperanza mine. But activists say the closing did not end the matter.

“The problem is still ongoing,” said Sr. Aguilar. “The mine still owns the land. What will happen if we elect a mayor who supports mining?”

Activist Olga Hernandez said the land remains as scarred as the community.

“Today, you see plants and trees growing back but the personal damage is like the mountains they flattened. You can’t make a mountain grow back.”

After the mine closed, resentful, unemployed mine workers unleashed their anger toward the activists, said Arizona deputy mayor Cesar Alvarenga, an opponent of the mine. He said his wife left him because of the threats.

“Yes, I still get threats,” Alvarenga said. “This fight has ruined my life. It is very difficult to live with fear because we know these people are so powerful. They have money and the support of the government and won’t go away easily. They invested a lot of money, and we know they won’t lose it like that.”

An El Tránsito couple on their house porch by a crack they say was caused by dynamite used in the mine. (GSR photo / J. Malcolm Garcia)

A town with a 200-year-old mining history

More than 500 miles south of Nueva Esperanza, the town of El Tránsito stands beneath a wide sky and bright sun that scorches the land with a dry heat far different from the humidity that wraps the mountains of Nueva Esperanza.

The El Tránsito mine dates back to the early 1800s. Hundreds of mining tunnels, residents say, run beneath the town like a maze of prairie dog burrows, destabilizing centuries-old buildings. Decades of mining, residents say, polluted local waters making it unfit for human consumption because of high levels of cyanide and lead, among other heavy minerals. There are no known official reports, but residents say they don’t use the water.

“We used to play in the closed mines,” recalled activist Jose Lucio Lopez, 43, who grew up in El Tránsito. “It was a beautiful little town. Quiet. Nothing was ever disturbed.”

The mine had been closed for decades when it started operations again in 2014 after Honduran businesswoman Maria Gertrudis Valle claimed the land as belonging to her. She did not respond to messages from GSR asking for comment.

“Five years ago this woman came into town,” recalled Sr. Reyna Corea. “She said she had documents that showed this land belonged to her. She sent representatives to speak for her. She was like a ghost, rarely seen but known to exist.”

At first, Corea said, the residents of El Tránsito supported the mine until its workers began using explosives. The ground trembled and the walls and floors of houses began to crack.

“They dynamited day and night,” Lopez said. He said as many as 200 people from outside the town would come to work in the mine.

“The whole town would shake from the dynamite,” Lopez said. “As many as 80 explosions a day, every day.”

More than 200 activists, he said, organized sit-ins blocking the road to the mine. Twenty people always occupied the road 24 hours a day. If activists saw a stranger in town they suspected of being with the mine or an unfamiliar vehicle, they would ring the church bell, a call to activists to support the people at the sit-in. The protesters would not allow miners who had managed to enter the property to leave. Police were forced to bring them food and water. A year after the sit-ins began, the mine ceased operations in November 2015. Success, however, has not lessened the threats activists here say they face.

“People have tried to bribe us to be quiet,” said Lourdes Zelaya, 43, a mother of two children, of herself and her husband. “We have been chased by cars and motorcycles trying to force us off the road. People tell us, ‘Watch out. You will be killed.’ At the sit-in, a police officer told my husband, ‘You will be killed.’ We tried to file a complaint, but the police department refused to take it.”

Her 18-year-old daughter Marci said she, too, feels in danger.

“I live in fear something will happen to me because of what is happening to my parents,” she said. “I’d like to help them but I don’t know how. I am vulnerable. I know they can hurt my parents by doing something to me.”

The ongoing threats against activists suggest that the mine owner or other business interests hope to reopen the mine, Corea said.

“As in Nueva Esperanza and all over Honduras, the mine owners will keep trying,” she said. “They will not fall asleep because the mine is not operating. Of course, the problem always comes down to money. People see cash and they lose sight of things, so if money comes then we can’t say what will happen.”

Origen: Closed mines haunt two towns in Honduras as threats against activists mount

, ,

Deja un comentario

Periodista cierra programa de TV ante acoso de alcalde de Siguatepeque

El comunicador manifestó que que teme por su vida y que por esa razón mejor cerró su programa.

Por: Redacción CRITERIO redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. El periodista Leonel Juárez,  que hasta hace pocos días informaba a través de su programa “Juárez Informa” por Tv Centro en la ciudad de Siguatepeque, departamento de Comayagua,  se vio obligado a cerrar su medio ante el acoso del alcalde Juan Carlos Morales.

El periodista Leonel Juarez cuando transmitía su programa "Juárez Informa" por TV Centro de Siguatepque

El periodista Leonel Juárez cuando transmitía su programa “Juárez Informa” por TV Centro de Siguatepeque

El comunicador relató a criterio.hn que,  como él no se prestó al juego del edil este se ha dedicado a perseguirlo y a acosarlo, cerrándole todos los espacios de trabajo posible y fue así que se interpuso para que lo contrataran como relacional público de la Universidad de Ciencias Forestales.

También intentó que despidieran a su esposa de la Secretaría de Desarrollo Social y bloqueó toda la pauta publicitaria, manifestándoles a los empresarios que se anunciaban en el programa que el que pautara con Juárez Informa,  “está cortado con él”.

En los últimos días ha repartido una enorme cantidad de dinero a los periodistas del municipio para montarle una campaña de desprestigio, dijo el comunicador.

Ante esta situación, Juárez  decidió cerrar el programa porque el alcalde ha manifestado que si insistía en seguirlo denunciando, las cosas se pueden ir a más y denunció que teme por su vida ya que el alcalde tiene poder y algunas relaciones peligrosas.

Juárez dijo que,  “el alcalde tiene se hizo millonario a los 35 años, ahorita tiene 40 pero es millonario desde hace 5 años”. Recordó que una vez en su programa un abogado invitado le pregunto públicamente que le manifestara al pueblo que casos ha ganado como abogado o que de donde proviene esa riqueza.

Juárez relató que dialogó con su familia y junto a ellos tomó la decisión de mejor cerrar el programa porque ve amenazadas su vida,  ya que el alcalde Morales controla todo en Siguatepeque

En su cuenta de Facebook Leonel Juárez escribió lo siguiente:

Una persona que tiene fuertes vínculos con el bajo mundo desde hace muchos años, que sus mejores socios son reconocidos corruptos, quien hoy está borracho de poder, sin ser inteligente se ha vuelto millonario, una persona a quien nadie se atreve a denunciar o poner en evidencia. Es el más claro síntoma de temor. Desde los medios, le han hecho creer al pueblo que es; incapaz de hacerle daño a alguien, que es de buen corazón; pero sus acciones en privado muestran todo lo contrario. NO ME DIGAN POR FAVOR QUE NO TENGO PELIGRO. Señor presidente, Juárez Informa queda cancelado por obvias razones. Gracias al menos por leerlo.

Otras razones por las que el programa de Tv queda cancelado. Este muchacho bloqueo mi nombramiento en la forestal, ordenó marginar y ridiculizar a mi esposa también periodista en el otro canal de Siguatepeque, ahora dijo que quien pautara publicidad conmigo está cortado con él, luego intento despedir a mi esposa de una secretaria de estado, está pagando muchos periodistas para montarme una campaña de desprestigio. Y aun así me dicen que el hombre es tranquilo y que no le hace daño a nadie jajaja. Díganme ustedes que más sigue en la lista?

Es muy importante revisar los antecedentes de una persona, para poder saber de lo que es capaz. Quien se reune a chupar con narcos, corruptos comprobados, se hizo millonario a los 35 sin ser brillante entre otras cosas que ya saben. No me digan que es un angelito que no es capaz de matar ni un zancudo.

Lucha desigual. Un periodista solamente con valor,  pero sin dinero, luchando contra el poder político, una parte del económico y el bajo mundo como aliados estratégicos. Y todo un pueblo Apoyándome pero también sin dinero ni poder político.

Origen: Periodista cierra programa de TV ante acoso de alcalde de Siguatepeque – CRITERIO

, ,

Deja un comentario

Comisario de policía amenaza con desenmascarar políticos involucrados en narcotráfico (parte I)

“Tener 22 años de servicio en la policía le ha permitido recabar cualquier cantidad de información y el otro año es año político, yo Juan Francisco Posas, me voy a encargar que un montón de políticos que se van a lanzar a las candidaturas, desenmascararlos a través de las redes sociales, por ahí van a […]

Origen: Comisario de policía amenaza con desenmascarar políticos involucrados en narcotráfico (parte I) – CRITERIO

, ,

Deja un comentario

“Te voy a matar si seguís defendiendo estos vagos”: advierten a defensor de derechos humanos por caso de la UNAH

Alerta 121-16 | Honduras, viernes 08 de julio de 2016
Comité por la Libre Expresión (C-Libre). El Comité Para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), denunció que uno de sus procuradores fue amenazado de muerte por un Sub Comisario de Policía, identificado como  Jorge Guzmán.
El procurador Jorge Jiménez fue recibido con amenazas cuando constataba la situación de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), detenidos dentro de su centro de estudios el pasado 01 de julio.
Jiménez se dirigió a las instalaciones de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) con el objeto de constatar la situación de los estudiantes detenidos ilegalmente dentro de la UNAH.
De acuerdo con la denuncia de la organización, “cuando equipo del CODEH se hace presente para constatar la condición de los detenidos se encontraba en las afueras de la DPI un pelotón de policías Cobras, al mando del Sub Comisario Jorge Guzmán, quien está asignado al Comando Cobras. Cuando el joven procurador Jorge Jiménez, se identificó con su carné y chaleco y le manifestó el interés de ingresar a constatar la condición de los detenidos, este le manifestó de manera ofensiva lo siguiente: a mí me vale ver… los derechos humanos, te voy a matar, si seguís defendiendo estos vagos para mí lo que vale es esto, refiriéndose a las insignias policiales. Después procedió a tomar fotografías y a empujarlo”.
El pasado primero de julio, 22 estudiantes universitarios fueron detenidos en el desalojo de las instalaciones de la máxima casa de estudios, por parte de la Policía Nacional.
Los defensores ponen “en alerta” a las organizaciones y condenan el “cobarde hecho donde se pone en riesgo la vida de nuestro compañero” al tiempo que hacen un llamado a las organizaciones de derechos humanos a denunciar este tipo de hechos que evidencia la falta sensibilidad de parte de agentes de seguridad del estado.

Origen: http://www.clibrehonduras.com/alerta/“te-voy-matar-si-segu%C3%ADs-defendiendo-estos-vagos”-advierten-defensor-de-derechos-humanos-por

, , , , ,

Deja un comentario

Ataque en la UNAH: ¡Los voy a matar, los voy a matar, nadie me lo impide!

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon). – Los jóvenes que protestaban contra las normas académicas oyeron pasar cerca de sus cuerpos el sonido de las balas.
En un hecho sin precedentes, en las últimas dos décadas, para frenar la protesta social en la UNAH, un hombre, con supuesta formación militar, que los estudiantes percibieron como un guardaespaldas porque vestía una guayabera blanca, pantalón negro y zapatillas del mismo color, los atacó a balazos.
Era la tarde del 2 de junio pasado, mientras tropas policiales iniciaban un desalojo que se prolongaría por más de tres horas, tirando bombas lacrimógenas y pedradas contra los integrantes de la protesta estudiantil; en el interior, casi frente al edificio de la Editorial, un grupo de estudiantes con el rostro tapado vieron que el hombre con guayabera blanca les tomaba fotos, según sus relatos.
Con temor a ser identificados por los antecedes de asesinatos y desapariciones ocurridas en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), según argumentan, le pidieron que no tomara fotografías.
Cuando se le dijo que no tomara fotos retrocedió y se escondió atrás del vehículo en el que andaba, después empezó a disparar, primero hacia el suelo, después al aire y unos minutos antes de escapar hacia uno de las calles de la UNAH, disparó con dirección a un alumno, contaron varios de los universitarios que presenciaron el incidente.
El universitario que le pidió que dejara de tomar fotografías y que recibió como respuesta balazos, contó a Conexihon que ninguno de los guardias de seguridad intervino para protegerlos. Así fue este instante que vivió expuesto a la boca del cañón de un arma, dentro de la universidad que rectora las políticas de la educación superior en Honduras:
¿Podemos revelar su identidad o andaba con identidad oculta?
Yo andaba con identidad oculta
Cuénteme ¿qué pasó?
Hicimos una protesta pacífica a lo interno y a lo externo en contra de las normas académicas y el Plan de Arbitrios. Cuando nosotros estábamos en la protesta, estábamos en el portón de la entrada vehicular de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras; estaba un guardia de la señora rectora a lo cual él nos estaba tomando fotos y vídeos, entonces yo lo fui a increpar preguntándole que por qué nos estaba tomando fotos cuando él me dijo que no me acercara a él y él de un solo sacó el arma y disparó al suelo.
¿Por qué dice que es un guardia de la rectora?
Porque andaba con guayabera y con un pantalón de tela y así se visten los guardaespaldas de la rectora.
¿Él les estaba tomando fotos, andaba en un vehículo?
Sí andaba en un vehículo, un  Mitsubishi y nos estaba tomando fotos y vídeos.
¿Las características de este vehículo: la placa?
Es un Mitsubishi, color azul, placa no tengo el dato.
¿Saben de quién es propiedad este vehículo?
Lo que mantengo información es que era del Banco Continental y ahora pasa a propiedad de la OABI (Oficina Administradora de Bienes Incautados).
¿Y lo andaba esta persona?
Si lo andaba
¿Ustedes vieron cuando él se bajó?
Sí lo andaban dos personas, lo andaba el guardia y lo andaba el chofer.
¿Cuál guardia?
El guardia de la rectora
¿Es el que dispara?
Es correcto sí
¿El conductor quién es?
El conductor no, no sabemos, él no se metió en el problema, él sólo era el conductor me imagino.
¿Cómo vestía?
Andaba un pantalón de tela, andaba una camisa de botones normal.
¿Con qué le estaba tomando fotografías?
Con un celular
¿Qué tipo de celular?
Eh no no tan, un celular de esos Android de los baratos, no con buena resolución de cámara.
¿Le estaba tomando directamente a usted?
A todos los estudiantes que estaban en la protesta.
¿Todos los estudiantes llevaban su cara tapada?
Correcto sí, la mayoría andaba su cara tapada.
¿Por qué si usted tenía su cara tapada va y le dice por qué me tomás fotos?
Porque es una medida que están tomando para después levantar perfiles, haciendo perfiles, cuando nosotros hacemos los discursos en la plaza y después cuando nosotros andábamos encapuchados, bueno entonces así nos van identificando esta persona estaba acá, estaba en la plaza y también estaba en la protesta y se estaba cruzando fuera del bulevar.
¿Entonces usted va y les dice por qué me estas grabando, dice?
Sí, entonces él de manera prepotente sólo me dijo no te me acerqués y sólo sacó el arma y disparó al suelo.
¿Qué emociones percibió de este hombre?
Una forma prepotente, y muy agresivo, se mostró tranquilo al sacar el arma, no se miraba con miedo, más bien en forma intimidante un poco sonriente, más bien sacó el arma.
¿Le disparó a usted o disparó al suelo?
Al suelo, disparó al suelo.
¿Hay un vídeo en el que se ve que dispara contra un estudiante?
Sí cuando yo lo increpo y empieza a disparar, toda la avalancha de estudiantes se va con él a decirle, por qué está disparando, entonces cuando él apunta, viene otro compañero y lo agarra (por detrás) forcejea con él, pero el guardaespaldas se soltó y empieza a disparar contra otro compañero, fue contra dos compañeros que disparó.
¿No hirió a nadie?
Por suerte no, a nadie hirió
¿Fue por suerte, cálculo o puntería?
Creo que fue como cálculo de él
¿Cree que podía disparar bien?
Creo que sí, me imagino que debe tener entrenamiento.
¿No ningún compañero suyo que tengan señales de disparos? 
Sí hay un compañero que tiene señales de disparo que le rasguñó la camisa, la bala.
¿Y ustedes tienen este vídeo?
Sí tenemos todas las evidencias, tenemos los casquillos, la camisa rasgada, el olor a pólvora y tenemos un celular que era parte del guardaespaldas (que se le cayó mientras disparaba).
Mientras este hombre disparaba dice usted que estaba prepotente ¿por qué dice que estaba prepotente?
Porque se miraba de una forma muy tranquila porque otros guardias de seguridad, de Espa, lo estaban protegiendo a él y no estaban protegiendo a los estudiantes, entonces el cómo que tenía más fuerza para disparar y para hacer lo que él quisiera.
¿Mientras disparaba decía algo?
Los voy a matar, los voy a matar, nadie me lo impide yo voy a hacer con ustedes lo que quiera.
¿Hay otra frase que usted mencionaba antes que les dijo, esta frase cuál era?
No me recuerdo tal vez los otros compañeros que estuvieron cerca sí.
¿Él les dispara se sube al auto y qué pasa después?
Disparó en reiteradas ocasiones.
¿Cuántas veces?
En el forcejeo disparó al aire, disparó como cuatro veces, le disparó personalmente a un compañero, creo que disparó como unas seis veces.
¿Y al aire y al suelo?
Al aire y al suelo y no sé si tuvo puntería o era cálculo, pero sí se miró que le disparaba el cuerpo de la persona.
¿Cuántas veces?
A él le disparó una vez.
¿Y esta persona su compañero corrió y evadió que pasó o cómo fue?
Sí corrió, él corrió en forma circular, en zigzag para evadir el disparo.
¿Después cómo reaccionó su compañero el que sobrevivió al disparo?
Nos fuimos para otro portón, pero andaba tranquilo él.
¿Estaba nervioso?
No, no se mostró nervioso.
¿Qué se siente que les disparen?
Pues se siente algo bien…, uno piensa aquí me voy a morir o aquí voy a quedar se siente algo bien feo, se siente algo horriblemente feo.
¿En el momento sintió miedo?
Sí cuando sacó la pistola, pensé que me iba a disparar a un brazo o a una pierna.
¿Pensó, me puede matar?
No, nunca pensé, me imaginé estoy dentro de la universidad él no lo va  a hacer, va a tener denuncias o van a proceder contra él, está en toda la capacidad de disparar, pero en ese momento, no, no me va a disparar, pensé.
¿Ahora qué ha pasado un día, qué piensa de ese instante en el que estuvo cerca de un arma de fuego?
Bueno, pienso que hay que tener un poco más de cuidado y tener un protocolo de seguridad porque él sí está en toda la disposición de disparar y hacer con los estudiantes lo que quiera porque no tenemos protección dentro de la universidad.
¿Su papá que le dijo?
No he tenido comunicación con ellos.
¿Y su mamá?
Tampoco.
¿No les ha contado?
No
¿Ellos no se dan cuenta?
Correcto, no se dan cuenta.
¿Estuvo cerca de salir herido por arma de fuego y sus progenitores no saben?
No, no se dan cuenta.
¿Por qué no les ha contado?
Porque he tenido problemas con ellos por andar en la lucha estudiantil.
¿Cuántos años tiene usted?
24
¿Y ellos, por supuesto, creen que usted corre riesgo y por eso no lo apoyan?
Sí correcto, por mí misma seguridad, ellos han decidido que me aleje y que no esté en las luchas sociales.
¿Cómo entro a esto?
Entré en 2011, en una lucha que se estaba suscitando con la lucha magisterial, el movimiento estudiantil también estaba acuerpando esa lucha, yo decidí acuerpar esa lucha y desde 2011 estoy en la lucha estudiantil.
¿La influencia en sus ideas viene de sus padres?
La influencia de  mis ideas fue por parte de que a raíz de mi formación que he tenido desde 2011.
¿En el colegio?
En el colegio, yo estaba en un colegio privado, mi familia es totalmente conservadora son del Partido Nacional.
¿Cómo entró a este mundo?
En 2011, estuve en una protesta fuera del bulevar, luego me empecé a llevar con compañeros me daban análisis de la problemática y me fue interesando, fui leyendo libros y a través de ellos estoy en el movimiento social en la lucha estudiantil.
¿Cómo durmió anoche después de esto que pasó?
Tranquilo la verdad, cansado pero tranquilo. Ya me han intimidado, en 2014 entraron militares a mi casa, yo no estaba, pero sí fueron a buscar como información.
¿Recuerda algunas frases en el momento de los disparos?
La indignación de los estudiantes, el guardia dijo yo puedo hacer con ustedes lo que yo quiera, yo los puedo matar y a mí nadie me va a hacer nada, también los estudiantes decían quítenle el arma, los mismos guardias de la seguridad privada, no que les vamos a ayudar; pero al mismo tiempo lo estaban resguardando a él y no a los estudiantes.
¿Qué se siente recibir este tipo de situaciones?
Cuando uno está en contra de este sistema represivo y opresor, nos vamos a encontrar todo este tipo de cuestiones que nos van a intimidar y nos van a amenazar hasta de muerte, yo le digo a la población que si estamos en la lucha, si estanos en contra de este sistema, que no tengamos miedo para defender nuestros derechos, eso vamos a tener la represión del Estado.
¿Por qué se tapan los rostros?
Por cuestiones de seguridad, por protocolo y para que no nos levanten y un perfil y que se lo entreguen a la policía, Roger, el jefe de la guardia privada y el consultor le entregan perfiles a la policía para que nos dé persecución.
¿Hay desapariciones forzadas en la UNAH?
Dentro del proceso que ha estado el movimiento estudiantil hasta el momento no.
¿Pero de los sindicalistas, hay desaparecidos?
Sindicalistas sí, hay dos sindicalistas desaparecidos porque estaban en contra del régimen de…

Origen: http://conexihon.hn/site/noticia/libertad-de-expresión/ataque-en-la-unah-¡los-voy-matar-los-voy-matar-nadie-me-lo-impide

, , ,

Deja un comentario

Más criminalización, intimidación y amenazas contra estudiantes de la UNAH

Comité por la Libre Expresión (C-Libre). Nueve universitarios más han sido criminalizados por las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), seis son alumnos del Centro Universitario Regional del Centro (CURC), en el departamento de Comayagua, y tres más del Centro Universitario del Litoral Pacífico (CURLP), en el departamento de Choluteca, al sur de  Honduras.

Además, por participar en las protestas estudiantiles, en los últimos días, sufrieron hechos de intimidación, el líder estudiantil, Fausto Cálix; la estudiante Dayanara Castillo, aun estando fuera del país, y otro alumno de la UNAH, no identificado.

Los estudiantes del CURC, mencionados en el escrito mencionado por la Fiscalía, son Rusbbel Barahona Ordóñez, Óscar Gonzáles Madrid, Erick Silvestre Ortes, Enrique Barahona, Cristian Maudiel Bonilla, Darlin Almendarez.

En el CURLP, los alumnos criminalizados son Adonis Jordiel Alvarez Soriano, Henry Orlando Rodríguez D’Vicente Y José Nahúm Gutiérrez Yánez.

Con estas nuevas acusaciones, suman 15 los estudiantes procesados por acudir a protestas universitarias.

Intimidaciones

Por otra parte, a través de las redes sociales, el 20 de junio pasado, Cálix informó que se encontraba cerca de la UNAH, dando una entrevista a un canal de Televisión.

“Cuando terminé de dar la misma, un compañero me informa de la sospecha que tenía de un carro, queremos anotar la placa y nos damos cuenta que el mismo no las lleva, para nuestra sorpresa se baja una de ellos se ve que anda armado y nos dirige la mirada a lo que nosotros respondemos con irnos del lugar y refugiarnos en la UNAH. También dejo constancia que no es la primera vez que me dan seguimiento”.

Cálix responsabilizó a las autoridades universitarias y a entes represivos del Estado por cualquier daño a su integridad física.

Por su parte, el periódico Pasos de Animal Grande publicó que el 15 de junio de 2016, un estudiante de la UNAH, miembro del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) denunció agresión por parte del conductor de un automóvil desconocido, en la movilización Global para exigir justicia por Berta Cáceres, este 15 de junio de 2016.

De acuerdo con Pasos de Animal Grande, el joven relató, “salimos de la universidad acompañando la movilización del COPINH, previo a que paráramos el tráfico estaba un carro detenido, camioneta color gris, cuando nosotros salimos íbamos en un grupo adelante, el automóvil aceleró y se me fue encima, me golpeó la pierna, después de la acción volvió a acelerar y tranquilamente se fue del lugar”.

“Tampoco es caer en la paranoia, pero no podemos ver estos hechos de forma aislada” dijo el estudiante quien tiene dificultad para caminar debido al golpe recibido, publicó el periódico.
El 14 de junio, el mismo periódico digital reveló que el día que 14 organizaciones de derechos humanos realizaron una conferencia de prensa, en el portón de entrada de la UNAH, a Castillo la llamaron y un desconocido le dijo: “Si regresas a Honduras te vas a arrepentir”.

Castillo salió del país en 2015 por amenazas en su contra al participar en protestas universitarias. A inicios de junio, las autoridades de la UNAH solicitaron a la Fiscalía pedir orden de captura en su contra aunque no estaba en el país y la acusaron de participar en la manifestación, criminalizando la expresión pública.

El 18 de diciembre de 2014 fue expulsada de la carrera de Sociología, por las autoridades universitarias, junto a cinco compañeros más, su regreso a clases fue gracias a un Recurso de Amparo, presentado por sus apoderados legales ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) lo que molestó a la rectora Julieta Castellanos que no ha cesado en estigmatizar  a los expulsados, informó Pasos de Animal Grande.
Origen: http://www.clibrehonduras.com/alerta/más-criminalización-intimidación-y-amenazas-contra-estudiantes-de-la-unah

, , , , , ,

Deja un comentario

Defensora de DDHH amenazada en Honduras recibe premio en Dublin

La activista hondureña Ana Mirian Romero recibió este viernes el Premio Front Line Defenders por defender los derechos humanos.

DUBLIN. La activista hondureña Ana Mirian Romero (29), recibió este viernes el Premio Anual 2016 de Front Line Defenders para Defensores/as de Derechos Humanos en Riesgo, un galardón que rinde homenaje a la labor de quienes a través del trabajo no violento, hacen una contribución sobresaliente a la promoción y protección de los derechos humanos de sus comunidades, a menudo enfrentando gran riesgo personal.

La joven  lidera la lucha de su comunidad indígena contra un proyecto hidroeléctrico que pone en peligro la supervivencia de su pueblo. A eso dedica su vida. “¿De profesión? Yo soy defensora”, dice orgullosa.

Premio y las amenazas

Ana Mirian, quien viajo hasta Dublín para recoger el premio, aseguró que es la primera vez que sale de su país “lo que más me ha llamado la atención es el aire limpio y el ambiente saludable, en Honduras hace tiempo que no se puede respirar”.

Ana Mirian Romero carga a su hija de seis meses en la premiación.
Ana Mirian Romero, defensora amenazada en Honduras,  carga a su hija de seis meses al recibir premio.

Romero fue elegida entre otros cinco candidatos que optaban a este galardón, que concede cada año la organización “Front Line Defenders” a defensores de los derechos humanos cuyas vidas corren peligro.

Directora de Front Line Defenders habla sobre Ana

De acuerdo a la directora ejecutiva de la organización, durante una ceremonia celebrada en el Ayuntamiento de Dublín, Mary Lawlor destacó que “cada uno de los finalistas a nuestro premio anual lucha por la justicia y los derechos humanos en su comunidad, y lo hace enfrentándose a serios riesgos”.

Nota Relacionada: Indigenas llegan a la Capital a protestar por asesinatos de activistas

“Intentan poner fin a su poderosa labor” han sometido a Ana Mirian Romero y a sus hijos a “ataques armados, amenazas y actos de hostigamiento” en su municipio de Santa Elena, en el departamento de La Paz, al suroeste del país, recordó  Lawlor.

Según ha denunciado “Front Line Defenders”, sus hijos debieron abandonar la escuela por los “constantes actos de hostigamiento”, como el ocurrido a principios de este año, en el que los agresores incendiaron su hogar cuando Romero regresaba a la casa después de dar a luz a su hija más pequeña.

El acoso a la activista se acentuó después de que presentara en 2010 un recurso ante la Justicia hondureña para que se reconozcan los derechos de sus tierras ancestrales.

La joven hondureña, colabora estrechamente con el Movimiento Independiente Lenca de La Paz (MILPAH) en su oposición a la instalación de la represa hidroeléctrica “Los Encinos” en territorios indígenas del pueblo lenca cercano al río Chinacla, en la frontera de los departamentos de Intibucá y La Paz.

Origen: Defensora de DDHH amenazada en Honduras recibe premio en Dublin

, , , ,

Deja un comentario