“Andar en malos pasos” – 23 Marzo 2016

“Yo les digo a los que andan en esas luchas, no se compliquen la vida, pórtense bien, no anden en malos pasos”. Estas son palabras textuales pronunciadas en estos días por el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, a propósito del asesinato de la luchadora popular y defensora de los pueblos, Berta Cáceres.

La expresión “andar en malos pasos” se ha convertido en un emblema nacional, y hace referencia a quienes están en los márgenes del status quo, en la periferia de los círculos de poder, en las orillas de los corredores oficiales, en la marginalidad de la ortodoxia política, cultural y religiosa. “Andar en malos pasos” adquiere de inmediato una connotación peyorativa, y  quien la dice es quien se siente bien situado y en el camino correcto.

“Andar en malos pasos” tiene en Honduras concreciones históricas precisas. Son los jóvenes que viven en los barrios y colonias que engrosan los cinturones de miseria y de marginalidad de nuestros centros urbanos. Son las jovencitas que un día aparecen apuñaladas en alguna cañera, en la cuneta de una carretera o en un motel o una casa de citas. Son los jóvenes universitarios que se organizan y protestan por decisiones que toman sus autoridades y que son calificadas como arbitrarias.

Son los jóvenes que salen el fin de semana a las calles con antorcha en mano para exigir que se investiguen los actos de corrupción y para gritar a todo pulmón fuera JOH. Son las comunidades que se organizan para luchar en contra de la presencia de máquinas y empresas que sin permiso alguno se presentan a la comunidad con una orden para explotar una minería o construir una represa en el río que da sentido e identidad a la vida y laboriosidad de los pobladores. Son las comunidades indígenas que defienden su territorio y su cultura ante las amenazas extractivistas y de la industria del turismo.

“Andar en malos pasos” es lo que anduvo y por lo que luchó y fue asesinada Berta Cáceres. Son multitudes de personas, paisanas hondureñas que a lo largo del territorio nacional andan en malos pasos, miles de jóvenes que agarran camino hacia el norte porque en Honduras no se les permitió que sus pasos los condujeran a un empleo digno y a un respeto a sus derechos por parte de las autoridades.

No andar en malos pasos ha sido el consejo de Mauricio Oliva a la gente que como Berta y como COPINH han luchado y han defendido la soberanía nacional. Lo ha dicho el presidente del Congreso Nacional, justamente ese lugar político en donde se han aprobado en los últimos años las Ciudades Modelo, la ley de minería, la concesión de territorios, ríos y carreteras para ser privatizados; en donde se han elegido a fiscales y magistrados para que protejan a los grandes corruptos e impunes del país. Lo ha dicho Mauricio Oliva, presidente del Congreso Nacional, el hombre que anda en los pasos que le marca Juan Orlando Hernández, el de los pasos ambiciosos del dictador del siglo veintiuno.

Origen: “Andar en malos pasos” – 23 Marzo 2016

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: