Diario Tiempo su papel histórico y su cierre forzado

Rolando Canizales

Nunca he sentido especial simpatía hacia Jaime Rosenthal debido a su adhesión ideológica tecnocrática-neoliberal. Pero eso no quiere decir que no reconozca a miembros de la burguesía con un claro principio de respeto a la libertad de expresión, algo de agradecer en el mar de derechas autoritarias que es Honduras. Después de todo, la democracia es eso, respeto por la diversidad de ideas y no tanto votar fanáticamente cada cuatro años por instituciones políticas que, gracias a décadas de componendas poco transparentes, han hecho de Honduras uno de los sitios más lúgubres del planeta
Particularmente, siento un cariño por este diario. Mi papá tenía una suscripción y a los cinco años aprendí a leer en sus páginas. Sus suplementos infantiles eran mis favoritos y leía todas las secciones (desde columnas editoriales hasta notas deportivas), sin entender al principio mucho de lo que decían.
Cuando realicé la tesis de grado sobre los movimientos de izquierda del período 1980-1990, este diario fue mi principal fuente, no tanto por elección como por obligación. El resto de medios hondureños, siguiendo la pauta dictada por Estados Unidos de proyectar a Honduras con la imagen de “oasis de paz” de la región, ocultaban las reivindicaciones de los sectores democráticos y las críticas a un regreso a la democracia marcado por la tutela violenta de las armas.

Mientras TIEMPO exponía las debilidades de la transición democrática (debilidades que hoy pagamos caro), el resto de diarios no hicieron eco de las demandas de cese de la intervención norteamericana y del militarismo en las instituciones del Estado. Por el contrario, estos diarios azuzaban la histeria anticomunista al grado que muchos cayeron en la esquizofrenia-paranoide de ver comunistas en todas partes. En un plano general, ese control de la información era propiciado por la estrategia de crear una tapadera que ocultara el hecho que el país se había convertido en una enorme base de operaciones contrainsurgentes, desde la que asesinaron a hermanos salvadoreños y nicaragüenses. También para encubrir al ejército hondureño de entonces, institución imprescindible en las naciones modernas, pero que en lugar de protegerlos, se cebaba en sus propios ciudadanos.
Sin diario TIEMPO no hubiera conocido los estertores del movimiento estudiantil, obrero y campesino, en auge durante el período de reformas militares de los setenta y ahogado con represión en el regreso a la democracia de los años 1979-1984. Es una historia que todavía está por contarse y los historiadores la conocerán con mayor precisión gracias a este diario. Lo mismo puede decirse de su papel, bajo otras condiciones y otros actores, en la difícil coyuntura del Golpe de Estado de 2009.
El último año, hay que reconocerlo, el diario se había vuelto repetidor de la línea oficial del gobierno, excepción del editorial, el caricaturista y uno que otro columnista valiente. Fenómeno intrigante pues en otras crisis políticas, en apariencia más preocupantes, su carácter independiente resistió mejor. Ojalá no sea la despedida del medio con el cual muchos hondureños se enteraron, aunque sea con opacidades, de las atrocidades y los mecanismos de control del sistema político oligárquico. Pero sobre todo, que no sea la despedida de un diario que despertó el interés por la lectura responsable y seria en varias generaciones. Las peores pesadillas se pueden hacer realidad en un país formado por lectores que únicamente tengan acceso a los “reportajes” o editoriales de La Tribuna, por poner un ejemplo.

http://voselsoberano.org/index.php?option=com_content&view=article&id=17353:diario-tiempo-su-papel-historico-y-su-cierre-forzado&catid=2:opinion

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: