Del Golpe a las Antorchas: tras la indignación ¿Qué sigue?

13/07/2015
Opinión

Antorchas fuego que destruye y renueva, antorchas energía que mueve y da alegría, antorchas luz que disipa las sombras, antorchas calor que genera trabajo y color, antorchas amenaza de prender la inmensa y reseca estepa hondureña. Antorchas. ¡Qué símbolo más brillante y a la vez poderoso!

 

Contenido

 

A. Antecedentes

B. 2015: hay mayor conciencia que en 2009

C. “Estábamos dormidos, pero despertamos”. Las antorchas de la indignación.

D. La Ruta Crítica del periodo 2009 – 2015

E. El factor LIBRE

F. El carácter de clase de la Asamblea Nacional Constituyente

G. ¿Cuál es una alternativa a la violencia del Estado?

H. La CICI, el diálogo y la huelga general

 

A. Antecedentes

 

El 29 de noviembre de 2009, el imperialismo estadounidense y la oligarquía hondureña lograron celebrar un fraudulento proceso electoral a favor del Partido Nacional, como un intento de salida ante el estallido revolucionario que desató el Golpe de Estado del 28 de junio 2009, contra Manuel Zelaya Rosales quien tras haber sido exiliado, reingresó a Honduras resguardándose temporalmente en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

 

El golpe se inscribió en la aproximación de Zelaya al radio de influencia del fermento revolucionario en Sudamérica y en concreto de la revolución bolivariana en Venezuela, con la inserción de Honduras a la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), y el establecimiento previo de una serie de concesiones favorables al pueblo hondureño en salarios, educación, tenencia de la tierra, rompimiento del monopolio energético y farmacéutico, etc.1 Esto provocó la ira de la oligarquía expresándose en una serie de maniobras para frenar a Zelaya y sin embargo, estúpidamente decidieron dar el golpe porque calcularon que apagarían rápidamente cualquier respuesta y que las relaciones de explotación seguirían su curso habitual. El Golpe de Estado fue un “accidente” que la “necesidad” de la opresión acumulada de las masas usó para expresarse. Si la oligarquía hubiese esperado unos meses dándole cause a las acciones de Zelaya dentro de las instituciones burguesas, el estallido de la situación revolucionaria se habría pospuesto esperando algún otro accidente que hiciera uso de la necesidad. Pero no fue así.

 

El golpe detonó una fuerza social colosal desde lo más profundo del pueblo explotado —asombrando a propios y extraños—, estableciendo una jornada de manifestaciones en las calles que se prolongó por más de cinco meses a pesar de la brutal represión.

 

Al vapor de los acontecimientos se fue conformando una expresión del movimiento que aunque la mayor parte se mantuvo a la ofensiva, dio en llamarse Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), conformada por una heterogénea diversidad pluriclasista en la dirección pero con una base netamente proletaria y campesina pobre.

 

* Documento completo en PDF

, , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: