Archivos para 3/08/14

Honduras: Auto de prisión para el alcalde de Yoro y sus dos hermanos // Dictan auto de prisión al alcalde de Yoro y lo remiten al penal en SPS

domingo, 3 de agosto de 2014

Tiempo.hn /  Domingo,03 Agosto 2014 – 18:02   
San Pedro Sula, Honduras.
El vocero del Ministerio Público, Elvis Guzmán, confirmó hace unos minutos que el alcalde de Yoro, Arnaldo Urbina Soto y sus dos hermanos, recibieron auto de prisión por los delitos de tráfico de drogas, lavado de activos, posesión de arma prohibida, asosiación ilicita, y almacenamiento de municiones. Ellos serán remitidos al centro penal de San Pedro Sula.Los otros seis imputados, quedaron en libertad.
Arnaldo Urbina Soto, sus dos hermanos, y seis personas más enfrentaron ayer, una audiencia que conluyó a las 2:00 a.m de este día.

Los tres primeros enfrentaron una kilométrica audiencia inicial, por los delitos de lavado de activos y posesión de arma prohibida.
En este proceso también se acusó a sus hermanos Mario Roberto y Miguel Ángel Urbina Soto; al tío de estos, José Ángel Urbina, y a los trabajadores del alcalde: Pablo Noel Urbina Orellana, Héctor Rolando Burgos Puentes, Fátima Xiomara Ramírez Puentes, Josué Emil Burgos Vargas y César Antonio Díaz Rodas.
Durante la audiencia, el Ministerio Público presentó sus evidencias para acreditar la comisión de ambos delitos y la participación de los imputados en los mismos.

***************************************************
Autor del articulo: Proceso Digital / Domingo 3 de Agosto 2014 – 20:11

Naco, Cortés – Un juez con jurisdicción nacional, resolvió este domingo dictar auto de formal procesamiento al alcalde de Yoro, Yoro, Arnaldo Urbina Soto y sus hermanos Miguel Ángel y Mario Roberto Urbina Soto, por suponerlos responsables del delito de lavado de activos en perjuicio de la economía de Honduras.

Asimismo, el juez decretó auto de formal procesamiento a Arnaldo y Miguel Ángel Urbina Soto, al encontrarlos responsables del delito de posesión ilegal de armas comerciales en perjuicio de la seguridad interior del Estado de Honduras.
El togado también decreto auto de formal prisión contra Arnaldo Urbina Soto por suponerlo responsable del delito de posesión ilegal de armas prohibidas.
El portavoz del Ministerio Público en San Pedro Sula, Elvis Guzmán, indicó que el tribunal también decidió decretar sobreseimiento definitivo a favor de Héctor Burgos Fuentes, Mario Roberto Urbina, por el delito de posesión ilegal de armas comerciales.
Añadió que el juez determinó otorgar sobreseimiento provisional a favor de José Ángel Urbina Soto, Héctor y Yamil Burgos Vargas, César Díaz, José Lara Ramírez y Héctor Orlando Urbina, de los delitos de posesión ilegal de armas comerciales y lavado de activos.
En consecuencia, el juez consideró que tanto el alcalde de Yoro como sus hermanos deberán continuar en prisión por lo que deberán ser remitidos al Centro Penal de San Pedro Sula, detalló Guzmán.
Explicó que una vez agotada la kilométrica audiencia inicial que comenzó el sábado a las 8:00 de la mañana y concluyó este domingo a la 1:45 de la madrugada en las instalaciones del Tercer Batallón de Infantería de Naco, Cortés, las partes tienen la opción de presentar los recursos correspondientes ante la Corte de Apelaciones para que esa instancia pueda modificar o confirmar lo que ya estableció el juez con jurisdicción nacional.
“Las partes van a presentar los recursos correspondientes, lógicamente que si no presentan ninguna apelación, dentro de 60 días será la audiencia preliminar donde el Ministerio Público, formaliza la acción para que se vaya en su momento al Tribunal de Sentencia”, añadió.
Guzmán señaló que desde el momento que el juez consideró dictarles el auto de prisión por los delitos de lavado de activos y posesión ilegal de armas comerciales y prohibidas, significa que el togado encontró que había suficientes elementos probatorios.
Añadió que el juez también desestimó la petición del Ministerio Público de ampliar la acusación a los delitos de tráfico de drogas y almacenamiento de armas.
Reiteró que aunque el alcalde Urbina Soto guardaba prisión en las instalaciones del Tercer Batallón de Infantería en Naco, Cortés, el juez determinó que los tres hermanos sean remitidos al presidio sampedrano.
Urbina Soto fue capturado por las autoridades el pasado domingo 27 de julio en Yoro, acusado por los delitos de lavado de activos y posesión ilegal de armas prohibidas y comerciales y le incautaron y aseguraron al menos nueve propiedades.
Al edil las autoridades le aseguraron nueve propiedades entre ellas casas y haciendas ubicadas en la ciudad de Yoro, así como en las zonas de Ayala, El Manzano, en Locomapa, Santa Rosa de Aguán en el sector de Río Abajo.
Asimismo, una cuatrimoto, una camioneta Toyota Prado, color blanco. sin placas, un Toyota Land Cruiser, sin placas, una pistola nueve milímetros Colt, una pistola nueve milímetros glock, un fusil M-16, un fusil 2.23, una escopeta calibre 28, una pistola 45 milímetros, una pistola 45 CZ, dos fusiles AK 47, una pistola calibre 22 y ocho vehículos blindados.
                                 

Fuente: http://www.hondurastierralibre.com/2014/08/honduras-auto-de-prision-para-el.html

, , , , , , ,

Deja un comentario

Honduras: Mensualmente muere violentamente un docente en Honduras, según Observatorio de la Violencia

domingo, 3 de agosto de 2014

Autor del articulo: Proceso Digital  
 /  Domingo 3 de Agosto 2014 – 09:32.
Tegucigalpa – La directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Migdonia Ayestas, reveló que según las estadísticas de ese organismo, mensualmente muere violentamente un docente en el país.
Ayestas calificó como alarmantes las cifras de muerte de docentes que se registran en el país y hasta la fecha, en promedio, un maestro muere violentamente cada mes en Honduras.
“Efectivamente, los docentes que dan el pan del saber, como está establecido, que educan y forman a los alumnos en los centros educativos, están siendo víctimas de la violencia que aqueja al país”, lamentó.
Precisó que desde 2009 a 2014, los registros del Observatorio de la Violencia, indican que han muerto 83 docentes de los diferentes niveles de educación en Honduras y el principal pico de muertes violentas de maestros, ocurrió en 2011 con 20 docentes.
No obstante, destacó que en lo que va de este año, han muerto siete docentes, mayormente de educación primaria hasta julio.

“Lo lamentable de esto es que ha sido frente a los alumnos, niños que están teniendo el miedo y el horror al ver que asesinan a su docente que es como su padre o su madre y en el centro educativo los están matando violentamente y eso les deja una secuela sicológica de afectación”, acotó.
Reiteró que esa situación es lamentable porque los docentes no hacen otra cosa más que educar en valores e identidad y enseñarles a leer y escribir y que entren en ese mundo de la literatura, las matemáticas y las ciencias.
“Un docente está perdiendo la vida violentamente cada mes y eso lo podemos ver en diferentes departamentos y en diferentes municipios y lo lamentable de eso, es que uno mensual, va sumando a esa lista de grupos altamente vulnerables como lo son los abogados, los periodistas y las mujeres que violentamente están muriendo”, acotó.
Añadió que el gremio de los docentes no estaba siendo considerado como grupo en riesgo, pero en este momento ya se está viendo que muchas veces esos maestros están hablando con niños y jóvenes para que no incursionen en actividades ilícitas y muchas veces esos jóvenes o sus familias se sienten amenazados y tratan o le quitan la vida a un docente.
Entre los asesinatos más recientes y emblemático contra docentes figura el caso del maestro Moisés Cardoza, quien el 24 de mayo de este año se encontraba en plena clase con sus 33 alumnos en una escuela de San Alejo, Tela, Caribe de Honduras, cuando individuos armados irrumpieron y le asestaron varios impactos de bala, uno de los proyectiles impactó en una niña, a quien la bala le atravesó el brazo y le salió por el recto.
Cardoza ya había sido víctima de un atentado con arma de fuego en su propia vivienda, en esa ocasión logró salir vivo, reveló Reyes.
Los niños quienes presenciaron el fatal desenlace, consternados manifestaron que no volverán a ese centro educativo, tras sufrir el trauma espantoso acontecido en el lugar.
Entretanto, el 20 de enero de este año, una reconocida maestra de nombre Mayra Paz de la Escuela Normal España Villa Ahumada, de Danlí, El Paraíso, fue asesinada de un disparo en la cabeza.
Relatos de testigos dan cuenta que al lugar llegaron tres hombres encapuchados y sin mediar palabras la asesinaron en el acto.
Asimismo, el 6 de junio pasado, mientras se disponía a abordar un autobús luego de finalizar su jornada como maestro, Héctor Manuel Fuentes Edgar (28) fue asesinado por dos individuos que le infirieron al menos siete balazos.
El hecho ocurrió en la International Christian Academy Santa Rita (Icas) en Santa Rita, Yoro, donde el maestro laboraba desde hace dos años. La víctima se desempeñaba como profesor del segundo grado.
Más recientemente, el 30 de julio pasado, el director por ley del instituto oficial Triunfo de La Cruz en la ciudad de Tela, Mauro Álvarez Ferman, fue ultimado en el patio de su vivienda frente a una iglesia evangélica en el barrio El Paraíso de esta ciudad.
El maestro que desde hace años laboraba para el centro educativo fungía como director por ley, ya que recientemente se jubiló la anterior directora de la institución.

, , , ,

Deja un comentario

Los sobrevivientes de Ahuás y las secuelas que dejó el ataque de la DEA

E-mail Print PDF

Tegucigalpa.

La masacre que efectivos de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA)  y militares y policías hondureños protagonizaron en Ahuás el 11 de mayo de 2012, contra un pipante que transportaba a 16 indígenas miskitos desarmados e indefensos, aparte del dolor para los familiares de las víctimas mortales, también ha dejado secuelas permanentes en las vidas de los sobrevivientes.

Familiares de las víctimas y sobrevivientes de Ahuás permanecieron en la sede del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) del 28 de julio al 1 de agosto para ampliar testimonios del brutal hecho y además para testimoniar  incidentes que revelan que la DEA estaría involucrada en torturas psicológicas para obligar a los sobrevivientes a cambiar su versión de los hechos y reforzar la posición del gobierno de Estados Unidos en el sentido que los equipos antidrogas participantes, dispararon contra el pipante en respuesta a un supuesto ataque de los que se transportaban en la pequeña embarcación.

Clara Wood, sobreviviente y madre del niño Hasked Brook Wood (muerto en el ataque) reveló en una entrevista al periodista Félix Molina, director de Alternativas en Comunicación (AlterEco) durante su estancia en el COFADEH, que a finales de 2013 fue contactada por la vía telefónica por un hombre al que solo identificó como Edy (al parecer este hombre es miskito y maneja una organización ambientalista) para que viajara a Tegucigalpa.

Wood señaló que aceptó porque dicho hombre conoce a una prima suya, así que estuvo en la capital en 2 ocasiones a principios de este año, y que Edy la llevó ante don Andrés, un sujeto que se identificó como agente de la DEA.

Don Andrés junto a otros estadounidenses, le aplicaron el polígrafo a Clara Wood para obligarla a que cambiara su versión de los hechos del 11 de mayo de 2012 y  que declarara que tanto Melanio Olopio, piloto del pipante y su ayudante Emerson Martínez (muerto en el ataque), portaban armas y que habrían disparado contra uno de los 4 helicópteros que se incautaron de un cargamento de drogas sobre el Río Patuca a la altura de la comunidad de Paptalaya, municipio de Ahuás, en el departamento de Gracias a Dios.

Wood sostuvo que Edy le dio una pastilla para los nervios, pero que ella no sabía para qué era ni a qué sería sometida. Así que una vez que fue conducida en lo que aparentemente fue en las instalaciones de la Embajada de Estados Unidos en Honduras,  don Andrés (al que Clara llamó el gringo)le preguntó en varias ocasiones si Melanio Y Emerson portaban armas, y ella habría respondido que no, que ninguno de ellos portaba armas de fuego y que jamás dispararon contra el helicóptero.

Pese a que el agente de la DEA le indicó que abriera una cuenta de banco y que le ayudaría con 100 mil dólares, Clara Wood mantuvo su posición de que nadie disparó,  y que los narcotraficantes no andaban en pipantes, sino en lanchas.

De hecho la operación antidrogas ejecutada por la DEA falló, en el sentido que atacaron a una embarcación de indígenas miskitos que estaban desarmados e indefensos.

El error se produjo cuando la lancha que transportaba drogas y que aparentemente fue abandonada por los narcotraficantes, se cruzó en el cauce del pipante a pocos metros del landín (pequeño embarcadero) de Paptalya.

No se explica un error de este tipo cuando se sabe que los helicópteros utilizados cuentan con potentes faroles y sus efectivos están dotados con artefactos para visones nocturnas.

Pero volviendo al caso de las torturas psicológicas a la que fue sometida, Clara Wood comentó que una vez que los sujetos le quitaron el polígrafo, y le indicaron la salida del lugar donde se encontraba (del cual solo recuerda que era un edificio de una embajada con terraza) salió llorando y que Edy le dijo: ..”ay vieja perdimos todo por una cosita…”, refiriéndose a la pérdida de los 100 mil dólares que el agente de la DEA le habría prometido por cambiar la declaración.

La experiencia demuestra que los sobrevivientes de Ahuás han estado sometidos, como el caso de Clara Wood, a torturas psicológicas y a promesas de pago de dinero, aprovechándose de la ingenuidad y la buena voluntad de los sobrevivientes que viven en condiciones precarias en su comunidad.

Clara dijo que su deseo es alcanzar justicia por la pérdida violenta de quien llamó era su bebé, el niño de 14 años Hasked Brook Wood. “Cada vez que veo a un niño parecido, recuerdo a mi bebé”, dijo sollozando.

Otro caso lamentable de aquellos que vivieron para contar la tragedia, es el del joven Lucio Nelson (24) originario de Barra Patuca que aquella madrugada viajaba en el pipante para trasladarse a Ahuás y visitar a unos parientes.

Lucio Nelson recuerda que varios de los que viajaban dormían, eran alrededor de las 2:00 de la madrugada y que de repente despertaron por el ruido de los helicópteros y el sonido de la percusión de los proyectiles de armas de fuego, tanto de ametralladoras como de fusiles de asalto que provenían de los helicópteros.

Una lluvia de proyectiles, entre estos de grueso calibre, cayó sobre ellos y como pudieron se lanzaron al agua. Lucio afirma que sintió el quemón de las balas que impactaron su cuerpo y que logró llegar hasta la orilla. Su brazo derecho cerca del codo sangraba al igual que la parte de atrás de su cintura.

La vida para Lucio consistía en ayudar a su padre en el cultivo de arroz, plátano y yuca para la venta y para su propia subsistencia. “A veces se gana y a veces se pierde, porque algunas veces con las llenas se pierden las cosechas”, dijo.

“Antes del ataque yo ayudaba a mi papá (Edgardo Nelson) a sembrar arroz, trabajaba junto con mi hermano pequeño cuando viajaba mi papá, para sacar unos pesitos para darle a mi mamá, y ahorita como no puedo trabajar con este brazo, intento pero no puedo y eso me pone triste, mi esposa quiere estudiar enfermería pero no puedo apoyarla”, sostuvo Lucio.

Después del ataque de Ahuás, Lucio Nelson fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Regional Atlántida de La Ceiba, pero el hueso no se pegó bien y el brazo quedó  vulnerable y sujeto a eventuales fracturas.

El padre de Lucio, Edgar Nelson solicitó al personal médico que le dieran los proyectiles extraídos del cuerpo de su hijo, pero lo médicos se negaron. La idea de Edgardo Nelson era contar con una prueba balística del ataque para utilizarla en un eventual juicio.

“Esos proyectiles eran de las armas de los americanos (estadounidenses), uno de los tiros me pegó cerca del codo, uno en la espalda y otro en la pierna, y ahorita no puede agacharme bien, cuando camino me duele la espalda”, narró el joven.

Esta situación ha entristecido a mi familia porque antes ayudaba a mi papá, “ahora miro a mi padre que se va solo al trabajo, a veces me pega tristeza y le digo a mi papá, ..¡papá busca una persona que te ayude…!, pero él me dice, no tengo pisto para pagar a alguien, él se pone a llorar conmigo..

Las recientes radiografías practicadas en el brazo derecho, a la altura del codo, revelan que el hueso no se pegó bien y que es necesario practicar una nueva cirugía, de acuerdo con la recomendación hecha a la familia de Lucio, por parte de un ortopeda cubano.

Sin embargo, Lucio siente temor de ingresar nuevamente al quirófano porque cree que quedará peor. Su vida productiva fue frustrada por el ataque de Ahuás y las posibilidades de dedicarse a un trabajo que no requiera de gran esfuerzo, son mínimas, ya que en Barra Patuca solo hay empleo ya sea como agricultor o como pescador.

“Como no puedo trabajar y no puedo mantener la muchacha que está a mi cargo, me causa mucha tristeza a mí, a mi padre y a mi madre”, comentó este joven sobreviviente de Ahuás.

La DEA y los tratos crueles, inhumanos y degradantes

Los efectvos de la DEA no solo atacaron desde los helicópetros al pipante en que se transportaban  los indígenas miskitos, provocando 4 muertes y otras cinco víctimas con heridas de gravedad, tres de ellos que quedaron lisiados como Lucio Nelson. También perpetraron vejámenes, tratos crueles inhumanos y degradantes  contra pobladores de Ahuás.

Es el caso del comerciante Doly Wood, propietario de una bodega de abarrotes y venta de combustibles para las lanchas de transporte.

Doly Wood nació en Brus Laguna el 27 de octubre de 1957, desde niño se propuso trabajar como marino y lo logró. Estuvo embarcado por varios años y visitó numerosos países, hasta que decidió establecerse en el municipio de Ahuás en la mosquitia hondureña.

“Me gustó Ahuás porque Brus Laguna es una zona muy baja y me decidí ir a Ahúas porque aparte que la zona es más alta, hay hospitales, hay aviones privados conocidos como Aguilas de Socorro, entonces por cualquier emergencia yo puedo salir para La Ceiba porque soy un enfermo cardíaco, entonces debido a eso, yo me mudé para Ahuás”, relató Doly Wood.

Yo soy un comerciante, he luchado siempre y me manejé trabajando casi 15 años embarcado en marina mercante en el exterior, yo soy un marino experto y navegador también, desde la edad de 18 años y pude recaudar fondos, porque siempre fui futurista y ya no quería trabajar lo ajeno, quería ser independiente, añadió el entrevistado.

Consultado en torno a la vida y ambiente de Ahuás antes del ataque de la DEA, Wood dijo que “Ahuás ha sido un lugar tranquilo los 14 años que he estado ahí, entonces de repente sucedió esto y como siempre ésta gente anda trabajando ahí clandestinamente, y uno no está metido en esto, no sabe nada y de la noche a la mañana ahí están los accidentes”.

Sobre el ataque del 11 de mayo de 2012, Wood dijo que “eso fue terrible porque era la primera vez que mirábamos sucediendo estas cosas, a las 2:00 de la mañana, me sacaron de la casa, me intimidaron, bueno la familia quedó con traumas hasta el sol de hoy”.

“Recuerdo que había extranjeros porque el queme tenía encañonado, era un tipo con un acento inglés, me tuvo 3 horas en el piso del patio de mi casa, con la bota en el cuello, el tipo era de tez negra, alto y flaco, yo sentí que se me iba la vida y yo le advertí que era enfermo cardíaco, que yo no era narcotraficante, que era un hombre luchador…pero él me dijo:…¡ We don´t care, a nosotros no nos importa..andamos cumpliendo nuestra misión!…”.

Doly Wood añadió que durante era tratado de esa forma, los efectivos de la DEA rompieron la bodega de  su negocio para robarle combustible. “Ellos a la brava rompieron mi bodega a la fuerza, dejaron mi puerta quebrada, saquearon el combustible y después se fueron”.

“Ellos me decían que si la droga incautada era mía, y yo les decía que no sabía nada, que yo estaba durmiendo, pero ellos insistían en preguntarme si la droga era mía, me decían que yo era narcotraficante y yo les decía que no, que yo desconocía todo esto, que era un hombre trabajador y que además era un enfermo cardíaco”, explicó Wood.

Doly Wood indicó que aquella madrugada fueron varios los efectivos militares y agentes de la DEA los que descendieron de los helicópteros y  que en su casa permanecieron 3 de ellos, “dos en el portón y uno que me interrogaba”.

“Yo entiendo bien el inglés y del helicóptero bajaron los hombres y hablaban en inglés, yo los estaba escuchando a unos metros de distancia, gritaban para hablar porque  el helicóptero no se apagaba. Había dos helicópteros sobrevolando y otros dos estaban en tierra.

Recordando el ataque, Doly Wood aseguró que en la operación antidrogas los agentes de la DEA se equivocaron de embarcación. “Ahí fue donde fallaron, porque atacaron a civiles indefensos”

Afortunadamente cuando estaba por salir el sol, Doly Wood fue puesto en libertad y los militares se retiraron del lugar. “Hasta las 5:00 de la mañana me liberaron, me levanté y con mi carrito trasladé a Hilda Lezama que iba herida, saqué a los muertos, inclusive una de las muertas era Candelaria Trapp que era prima mía, yo la tuve en el corredor de la casa como dos horas hasta que vinieron otros familiares a recogerla; mi prima estaba muerta y estaba embarazada”.

Doly Wood nunca olvidará haber visto los cadáveres de Candelaria Trapp, Emerson Martínez, el niño Hasked Brook Wood y a Juana Jackson (que también estaba embarazada).

“Fueron cuatro muertes violentas, y yo estuve ahí, la comunidad se movió a cooperar después del ataque”.

En el ataque resultaron heridos de gravedad, el niño Wilmer Walter Lucas, Lucio Nelson e Hilda Lezama y de menor gravedad Melanio Olopio, además salieron ilesos e ilesas, Clara Wood, Bera Gonzáles y sus hijas pequeñas, Elvia Dolores Suansín y su pequeño hijo , Roldán López y Anderson Trapp

Procuradoras del Área de Acceso a Justicia del COFADEH acompañaron a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas, ante la Fiscalía Especial de Derechos Humanos para añadir los testimonios ampliados en el expediente del caso.

Por otra parte en audiencia inicial del juicio llevada a cabo el 29 de febrero de este año en Puerto Lempira, el COFADEH solicitó una ampliación del requerimiento fiscal presentado por el Ministerio Público para incluir a otras víctimas sobrevivientes del ataque, como el caso de Doly Wood y otras personas sometidas a lesiones, tratos crueles, inhumados y degradantes.

Luego, tras conocer de la disposición judicial, el COFADEH apeló la resolución emitida por el Juzgado de Puerto Lempira, el cual  sobreseyó provisionalmente a los efectivos militares y policiales que junto a agentes de la DEA perpetraron el ataque, aduciendo que pese a que existió el hecho, según el juez, no existen suficientes argumentos, para imputarlos de los delitos, de los cuales se les acusa.

Fuente: http://www.defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=3246:los-sobrevivientes-de-ahuas-y-las-secuelas-que-dejo-el-ataque-de-la-dea&catid=37:mem-y-imp&Itemid=150

, , , , ,

Deja un comentario