Incertidumbre ronda seguridad de hondureños entre conatos de sublevación policial y compleja tarea del Conasin // A pie juntillas, ministro de Seguridad y jefe de la Policía, juran que no habrá paro de fusiles caídos

 lunes, 29 de abril de 2013
Autor del articulo: Especial Proceso Digital / 28.04.2013
Tegucigalpa – En medio de la incertidumbre ciudadana debido a que policías hondureños anuncian una segunda huelga de “fusiles caídos”, en menos de una semana, y luego de haber sido convocados por el aún ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, los representantes del Consejo Nacional de Seguridad Interior (Conasin) se reúnen hoy lunes para escoger una nómina de entre tres y cinco candidatos, para la escogencia del nuevo director y director nacional adjunto de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP) y a su adjunto.
La nómina será presentada al presidente hondureño Porfirio Lobo Sosa.
Al par las redes sociales alertan sobre otro paro de policías en la escala básica y parte de la oficialidad. Esta vez, dicen, el paro se extenderá a la zona norte de Honduras. Pero el ministro de Seguridad Pompeyo Bonilla, ha asegurado que no hay paro alguno y que se sancionará a quienes se atrevan a apoyar revueltas.

En tanto, el Consejo de Seguridad Interior tiene frente a sí una compleja tarea cuando en Honduras las protestas de policías, los pasos para la depuración y los accidentados movimientos pintan un panorama poco claro.
La semana pasada, el gobierno emitió un comunicado, en donde se informa que la presidencia de la República ha aceptado “las renuncias irrevocables” interpuestas por el director nacional y el director nacional adjunto, de la DIECP, Eduardo Villanueva y Mario Chinchilla, respectivamente.
Ambos funcionarios prácticamente abandonarán sus cargos, ante la presión ejercida por la Alianza por la Paz y la Justicia, que venía pidiendo su cabeza ante lo que ellos consideran el fracaso en el proceso de la depuración policial.
Depuración fracasó
El coordinador de esa organización de la sociedad civil, Josué Murillo, manifestó que el proceso de depuración policial ha fracasado “por el débil liderazgo” de Villanueva y Chinchilla.
“Las estadísticas no nos engañan, los números son claros, sólo siete policías depurados y ni uno solo de la escala superior de la Policía y no hay investigación del patrimonio de los miembros de la carrera policial”, cuestionó Murillo.
A juicio de Murillo es necesario que al frente de la DIECP esté “alguien que dinamice el proceso de limpieza de la Policía Nacional”, para sacar a los elementos corruptos “que manchan con sangre la institución”, que según asegura sería de un 10 por ciento.
Inicia proceso de escogencia
No obstante, en el comunicado se aclara que Villanueva y Chinchilla, estarán al frente de la DIECP hasta la fecha en que Lobo nombre en propiedad a los sustitutos en esos cargos y los mismos sean ratificados por el Congreso Nacional.
El gobierno también ha expresado que los nuevos nombramientos deberán recaer en dos ciudadanos que sean nominados de entre los tres a cinco candidatos que sean propuestos a la Presidencia de la República por el Conasin, de conformidad a lo establecido en el artículo 13 reformado de la Ley Orgánica de la Policía Nacional. El presidente exige, según el anuncio oficial, que la propuesta llegue a sus manos este mismo lunes.
Trascendió que en la carta de renuncia, Villanueva argumentó que su salida es “en virtud de la improbación de la conducta administrativa del suscrito -que no comparto- y la solicitud de mi destitución hecha por el Congreso Nacional de la República, lo que provoca incertidumbre en las actuaciones de esta entidad”.
Explicó que su renuncia fue presentada al presidente el miércoles 24 de abril, como lo constata el oficio DIECP-276/2013.
“Le presenté al presidente Lobo un oficio en el cual puse a su disposición, como el más alto representante del Estado de Honduras, el cargo para el que fui nombrado por un período de tres años, con el propósito de que él siguiera el procedimiento legal correspondiente y que en el más alto interés nacional pudiera tener la libertad de seguir de acuerdo a la legalidad el procedimiento mediante el cual se nombran a los funcionarios que asumen esta dirección”, arguyó Villanueva quien cambio su criterio porque días antes había dicho que su nombramiento era por tres años.
No hubo disponibilidad de fondos
Continuó que “nosotros tuvimos asignaciones presupuestarias que yo consideré suficientes, pero nunca tuvimos la disponibilidad real de los fondos, eso nos llevó por supuesto a tener algunas debilidades que fuimos supliendo gracias al apoyo que oportunamente nos dio el secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla”.
Detalló que entre los asuntos pendientes de la DIECP figura la integración técnica de organismos de inteligencia, órganos de investigación, la consolidación de la gerencia de evaluación del desempeño y la confiabilidad, pues se trata de un órgano técnico.
“No se trata de venir a convertir esto en una cuestión improvisada que lesione derechos de las personas, que destruya el derecho al honor, que destruya el derecho a la imagen y que violente el estado de inocencia que le corresponde a los policías y a todos los ciudadanos de Honduras”, agregó.
Villanueva aseveró que su gestión no ha sido un obstáculo para nadie, porque ha sido una persona respetuosa de la ley, cumplidor estricto de la legalidad y en eso es inflexible e inclaudicable.
Pruebas de confianza para la alta oficialidad
Anunció que queda organizada para la primera semana de mayo, seguramente cuando ya no esté al frente del cargo, el inicio del proceso de aplicación de mecanismos de confianza a la cúpula de la Policía Nacional empezando por el director general Juan Carlos “El Tigre” Bonilla y 50 oficiales de la alta superioridad policial.
Recomendó a su sucesor que “hay que ser prudente, hay que tener la actitud necesaria, la voluntad de querer hacer las cosas bien y sobre todo ser objetivo, no dejarse someter por las presiones de los organismos no gubernamentales que eventualmente hacen mucha presión acerca de sus propios intereses, pero, además de eso, someterse a la legalidad”.
Villanueva y Chinchilla fueron nombrados en la titularidad de la DIECP, mediante acuerdo ejecutivo número 150-2012 del 25 de abril de 2012 para un período de tres años.
DIECP perdió el control de la depuración
Su salida del cargo se detonó tras su comparecencia en el Congreso Nacional que hizo desfilar a los operadores de justicia para que expusieran los logros de su gestión frente a la ola de inseguridad que sufre el país.
Durante su comparecencia en la Cámara Legislativa, Villanueva reveló que la DIECP perdió prácticamente el control de la depuración policial.
Una de las críticas que se le ha hecho a los actuales directores de la DIECP, es que nunca convocaron a la cúpula policial para someterse a las pruebas de confianza y lo hacen hasta ahora que van de salida y luego que “El Tigre” Bonilla aceptara en el Congreso Nacional que estaba dispuesto a someterse a esos exámenes.
En ese sentido, Villanueva argumentó que se reformó la Ley Orgánica de la Policía Nacional, y la atribución para escoger a los miembros de la carrera que se someterían a las pruebas de confianza se le confirió al director general Juan Carlos “El Tigre” Bonilla.
“La DIECP, no ha estado subordinada al director general de la Policía Nacional, ni lo está, simplemente está sujeta a las disposiciones legales que el Congreso Nacional ha emitido, no obstante de eso, y siendo que nosotros conservamos la atribución de decidir a quiénes les hacemos las pruebas”, arguyó.
Agregó que además hubo un planteamiento de “El Tigre” Bonilla en el Congreso Nacional, en donde expuso su disponibilidad de someterse a las pruebas de confianza y siendo que él es un alto funcionario del Estado y una persona de confianza del presidente Lobo quien es la persona que lo nombró, los titulares de la DIECP dispusieron llevar adelante el proceso.
Argumentó que no habían decidido practicar las pruebas de confianza a la alta oficialidad de la Policía porque el proceso requiere de una planificación, inversiones y costos, de los que no dispone la DIECP y que esperan les sean dotados en el transcurso de esta semana.
No se cumplió lo planificado
Villanueva admitió que en el año que estuvo al frente de la institución no pudo cumplir a cabalidad con la misión como lo había planificado convertir a la DIECP, en una institución extra Policía Nacional, de carácter técnico profesional y científico que no solamente investigue los delitos cometidos por los policías sino que además evalúa su conducta, su comportamiento y su carrera y monitorea su desempeño profesional desde afuera de la institución armada.
Aseveró que esa aspiración no ha sido posible por las circunstancias propias por las que atraviesa el país, pero ya se está en proceso de constituir esa entidad y prueba de ello, es la reciente creación de la gerencia de la evaluación de la confiabilidad y el desempeño, para que justamente desde afuera de la Policía, se pueda realizar esa tarea para beneficio del servicio público policial.
Indicó que la aplicación del polígrafo requiere de cierto tipo de condiciones y facilidades científicas que afortunadamente le fueron proporcionadas, en su oportunidad, por la embajada de Estados Unidos y que fueron realizadas por expertos de la Asociación Americana de Poligrafistas debidamente certificados.
Explicó que las pruebas sicológicas, lo que requieren es de un equipo especializado de profesionales de ese campo que las practiquen así como las condiciones e instrumentos necesarios para efectuarlas.
Añadió que respecto a las pruebas toxicológicas, existe en el país una entidad especializada y calificada como la Dirección de Medicina Forense y se practican bajo un convenio de cooperación interinstitucional.
Entretanto, las pruebas de investigación patrimonial, requieren de un poco más de tiempo y un equipo especializado que pueda detectar, la licitud o ilicitud de los ingresos, pero en ese sentido, el Congreso Nacional, abrió la posibilidad de contar con auditores, contadores y financistas, entre otros, para determinar la legalidad o no de los bienes de una persona.
Consideró que no se ha perdido un año en el proceso de depuración policial, ya que en ese período se han practicado más de mil 300 pruebas de confianza a distintos miembros de la carrera policial y se emitieron resoluciones en las cuales 230 integrantes de la Policía de las distintas escalas jerárquicas, sobretodo de las escalas uno y dos que son las superiores en ese nivel, quienes deberían ser separados de la institución.
Agregó que igualmente se iniciaron acciones penales en contra de 63 miembros de la Policía en las que están involucrados oficiales de alto nivel de la institución policial y además, se abrió camino en algo que no se había hecho nunca, la evaluación técnica, profesional, científica, sustentada en el principio de legalidad y en los derechos constitucionales y sobretodo respetando el derecho al honor, a la imagen y tratando de que no se le hiciera daño a la entidad de manera institucional pues eso si afecta a la seguridad del país.
Villanueva admitió que mil 300 pruebas aplicadas a miembros de una institución que cuenta con 13 mil integrantes, es muy poco y por eso se propuso practicarlas de manera selectiva a 10 mil funcionarios policiales que involucran el inicio de una investigación toxicológica porque les preocuparon los indicadores sobre el consumo de drogas que se presenta en ciertos niveles de la Policía Nacional y que abrían el espacio para realizar investigaciones sobre aprovisionamiento, consumo y redes, entre otros, pero se trata de un trabajo de fondo, serio, que no se puede hacer de manera improvisada.

********************************************

A pie juntillas, ministro de Seguridad y jefe de la Policía, juran que no habrá paro de fusiles caídos

Autor del articulo: Proceso Digital  /  28.04.2013
Tegucigalpa – Luego que trascendiera que los agentes de la escala básica, retomarán este lunes su protesta de fusiles caídos, tanto el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla como el director general de la Policía Nacional, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, juraron a pie juntillas la noche de este domingo que han logrado controlar ese intento de sublevación al interior de la institución armada.
*Al enterarse de la revuelta, “El Tigre” Bonilla junto a varios directores nacional, visitaban afanosamente los escuadrones o distritos policiales de la capital con la intención de sofocar la sublevación.
Asimismo, revelaron que existen oficiales que pueden encontrarse en una lista de ser separados y que están induciendo a esas sublevaciones de los agentes policiales.
“Con toda propiedad, completamente seguro y con toda la confianza, yo quiero informarles, que el día de mañana, la Policía estará trabajando y dando sus mejores esfuerzos”, aseguró el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla.
Reiteró que “la Policía Nacional, el día de mañana (lunes), estará trabajando conforme a lo que establece la ley”.
El funcionario reveló que detrás de esas protestas de fusiles caídos, existen influencias de algunos oficiales que buscan dañar la institución, por haber sido señalados por irregularidades.
“Los policías de Honduras, no pueden dejarse influenciar por quienes quieren destruir la institución, ni tampoco pueden dejarse influenciar por recomendaciones de malos policías, malos oficiales que cuando les tocó asumir responsabilidades, desempeñarse en beneficio de la sociedad, no lo hicieron y ahora, pretenden dar cátedra de que es lo que se debe de hacer”, cuestionó.
Añadió que esos oficiales, “descuidaron a la institución, a la Policía y el quehacer fundamental de la Policía Nacional”.
Al ser abordado por periodistas que le cuestionaron si se trataba de oficiales que en su momento fueron señalados y que podrían encontrarse en una lista de ser apartados del cuerpo policial, Bonilla acotó que “se lo estoy confirmando”.
En ese sentido, afirmó que “se van a hacer los procedimientos del caso”, al respecto.
Añadió que “se procederá en contra de los que están induciendo este tipo de acciones contra los policías que están siendo utilizados para hacer esto”.
Refirió que las sanciones que recibirían los oficiales que están influenciando a los miembros de la escala básica, incluyen la suspensión de la institución.
“El oficial de Policía que va en contra de los intereses de la seguridad de Honduras y que va en contra de la institución, no merece portar uniforme y debe de ser sancionado de acuerdo con la ley por hacer acciones incorrectas en contra de la institucionalidad”, subrayó.
Indicó que se necesita tener las facultades de ley para actuar en contra de los policías porque actúan para dañar la colectividad y la imagen del país.
El todavía titular de Seguridad, no descartó que la reacción de los oficiales que estarían influenciando a los policías, se deba a que en los próximos días, la cúpula se va a someter a las pruebas de confianza.
“Están interesados en entorpecer el proceso, cando ven que la cosa va en serio, empiezan a hacer sus acciones”, acotó.
Reconoció que en los últimos días, “se ha venido haciendo una campaña orquestada por diferentes sectores”.
Detalló que en esos sectores figuran “policías molestos con la institución, el crimen organizado, las acciones que está haciendo la Policía y otros sectores que siempre andan pomponeándose el pecho por el bien de la sociedad y no se a que es que se dedican”.
Por su parte, el director general de la Policía, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, expresó que “tenemos una Policía que está comprometida con la sociedad, que está trabajando día y noche de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica de la Policía Nacional; yo creo de que no podemos seguir prestando a ningún juego, quiero que por favor, la escala básica sepa que en ningún momento se les quiere afectar”
Bonilla indicó que esta noche se dirigió a los distritos policiales del barrio La Granja y de Belén, junto a los directores nacionales, y lo mismo ahora en los demás escuadrones porque a su criterio, existe una desinformación.
Argumentó que se intentó ajustar un proyecto para que los policías permanecieran más tiempo prestando servicio, pero se determinó que no hay capacidad instalada en las unidades para albergar a los miembros de la escala básica tanto en Tegucigalpa como en San Pedro Sula, ni tampoco a nivel nacional-
Aseguró que en ese sentido, el personal de la escala básica y oficiales continúa con su rol normal de dos grupos porque si hubiera capacidad instalada y el personal suficiente podrían implementarse muchas estrategias para darle seguridad a la sociedad hondureña.
“Que esté completamente clara la sociedad hondureña que su Policía está trabajando de manera comprometida; que siempre van a haber voces disonantes, que van a haber personas que se están valiendo a veces de las circunstancias que está viviendo el país y no saben que a quien están haciendo daño, es a una institución con ganas de hacer su trabajo y a un país deseoso de seguridad”, expresó “El Tigre” Bonilla.
Señaló que el presidente Porfirio Lobo, como comandante general de la Policía, ha sido enfático en el sentido que va a apoyar el bienestar de los policías, pero las acciones se van ejecutando paso por paso.
“Sabemos que ha habido algunos inconvenientes con los desembolsos de la Tasa de Seguridad ciudadana, pero estamos presentando en los próximos días, algunos requerimientos que pensamos que van a ser también cumplidos en el seno del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad para poder velar por el bienestar de nuestro personal”, reiteró.
Respecto a la protesta por los horarios, Bonilla manifestó que los mismos no tienen ningún valor ni efecto y se continuará con los horarios normales que incluyen dos grupos de salida.
“Yo le digo a mis policías de la escala básica, que no sigan expresando cosas que no tienen ninguna contundencia”, acotó.
Aseguró que en ningún momento se han afectado las vacaciones y desde su llegada a la dirección general se elaboró un calendario de vacaciones a partir de enero y de igual manera la salida es un día de por medio, es decir que trabajan un día y al siguiente día están francos, mientras que la salida de fin de semana es desde el viernes hasta el lunes.
El jerarca policial advirtió que será inclaudicable con aquellas personas que traten de estar induciendo, de manera mal intencionada, a los policías. “Ya tenemos oficiales que han estado mandando bb (mensajes por teléfonos Blackberry) a diferentes medios y vamos a tomar las acciones que corresponden”, acotó.
Aseveró que cualquier petición que tengan los policías de la escala básica, la dirección general es de puertas abiertas porque no tiene ninguna mala intención, más que velar por el bienestar de su personal que es lo primordial,
Bonilla aseguró que posee información que hay acciones al interior de la Policía que están siendo financiadas por el crimen organizado y en ese sentid, dijo que “tengan claro que les vamos a hacer frente como corresponde y no vamos a quitar la mano, vamos a desarticular esa estructura criminal, haremos operaciones comunitarias y estaremos siempre cerca de nuestra ciudadanía”.

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: