Bienvenidos a Honduras, el país más peligroso del mundo

17 noviembre 2013 The TelegraphReino Unido

A primera vista, podría parecer una típica escena de un parque de juegos en cualquier lugar de Centro América. Las niñas juegan tranquilas y los niños corren detrás de una pelota de futbol desinflada en una cancha improvisada de barro seco.

Pero en medio de este cuadro típico en un barrio pobre en la capital hondureña de Tegucigalpa, hay un espectáculo nuevo y chocante. Se trata de soldados, armados con rifles de asalto, que pasean por los terrenos de la escuela.

honduras militares

Flickr / rbreve

A las aulas de madera de esta escuela se les ha asignado otro rol, como cuartel de una de las nuevas unidades militares, recientemente enviadas a los distritos más violentos del país: un último esfuerzo para detener el impacto diario de la muerte y derramamiento de sangre.

Es un signo de los tiempos desesperados en Honduras, el país de América Latina con más homicidios y el más peligroso del mundo entre los que no están en una condición de guerra. La tasa de homicidios alcanzó un máximo mundial poco envidiable de 85 por cada 100.000 habitantes el año pasado, y está en camino para alcanzar los 90 cada 100.000 en 2013.

La cuestión de cómo hacer frente a esta epidemia de pandillas y tráfico de droga, que estalló después de que Honduras se convirtiera en una parada clave para el contrabando de cocaína desde América del Sur a Estados Unidos, es la cuestión abrumadora a la cual se enfrentarán los candidatos a las elecciones presidenciales del próximo domingo.

Las bandas de narcotraficantes amenazan la viabilidad de Honduras, pero no está claro si alguno de los candidatos realmente tiene una respuesta.

Esta semana, el periódico inglés “The Telegraph” fue testigo de la magnitud de los problemas al acompañar a una de las nuevas patrillas militares a través de uno de los barrios más peligrosos de la capital, Tegucigalpa, un revoltijo de barrios en expansión que se extiende a través de un valle en forma de cuenco.

“Estas áreas estaban en las manos de las pandillas”, dijo el coronel José López Raudales, un ex comandante del ejército cuyos hombres fueron entrenados a través de un curso acelerado de estrategia policial antes de ser enviados a las calles el mes pasado.

El laberinto de viviendas marginales – donde las calles son pistas de tierra y las alcantarillas abiertas pasan a los lados de paredes con grafitis, en los cuales las pandillas amenazan de matar a los informantes – solía ser una zona de prohibición para las fuerzas de seguridad. La policía tenía demasiado miedo, estaba equipada demasiado mal, era ineficiente y con frecuencia cómplice de delitos relacionados con el crimen.

El coronel Raudales tiene 100 solados bajo su mando en la escuela, una parte de los 1.000 policías militares involucrados en la represión. Hablando anónimamente por temor a represalias, la directora de la escuela les dio la bienvenida en sus aulas, contando cómo sus alumnos solían tener que refugiarse debajo de sus escritorios cuando estallaban los tiroteos en las calles.

Una de las primeras tareas de la unidad militar fue retirar el cadáver de un hombre que recibió 12 disparos en la cabeza. Pero el coronel Raudales dijo que no había habido más muertes allí desde su implementación. “Nuestras operaciones continuarán hasta que esta área sea librada del crimen”,  insistió desafiante.

Eso, sin embargo, es una formidable misión en un país de 8,5 millones de habitantes, donde 20 personas son asesinadas cada día, cinco veces la tasa de la más violenta grande ciudad de Estados Unidos, Chicago.

Intercalada entre Nicaragua al sur y Guatemala al norte, Honduras tiene la dudosa distinción de ser la original “república bananera”, un término acuñado por el escritor estadounidense William Sydney Porter, conocido por su seudónimo de O. Henry, quien huyó allí en la década de 1890 para escaparse de los cargos de malversación de fondos. Pero mientras Porter utilizó la frase para describir un país en deuda con las grandes empresas de frutos sin escrúpulos, hoy es un comercio de otra naturaleza y mucho más implacable el que domina la escena.

Alrededor del 80 por ciento de la cocaína que llega a territorio de Estados Unidos ahora pasa a través de Honduras, ya sea por mar o por aire, con pistas de aterrizaje remotas excavadas en la inaccesible selva del noroeste del país.

Las violencias que traen el narcotráfico y la lucha entre pandillas son tristemente cotidianas para los hondureños. Sus periódicos ofrecen un resumen diario de asesinatos y caos, ilustrados con fotografías truculentas de cadáveres ensangrentados.

La violencia es más abierta y brutal en los barrios en las cimas de las colinas, donde hay pobreza extrema. Pero también se ha extendido hacia abajo en los barrios de clase media de la ciudad, que ahora son una red de enclaves vigilados por agentes de seguridad privados que controlan lo que una vez eran calles regulares de la ciudad.

Junto a secuestros, robos, asaltos y asesinatos, también existe la imposición del omnipresente “impuesto de guerra” a las pequeñas empresas, incluso las escuelas: de esta manera las pandillas locales venden la “protección”.

Y en un ataque que conmocionó a la élite rica de la ciudad, algunos hombres armados abrieron fuego este mes a la hija del ex presidente del país en un aparente intento de secuestro.

Donatella Micheletti, de 21 años, salía de un gimnasio cuando su automóvil fue bloqueado por tres hombres en otro vehículo que dispararon contra el conductor. Sus guardaespaldas devolvieron el fuego y la víctima logró escapar con heridas leves.

Su padre Roberto fue nombrado presidente tras un golpe de Estado en 2009, aunque no se cree que el asalto haya tenido fines políticos.

“Estas personas son tan descaradas que incluso atacan a la hija de un ex presidente y sus guardias”, dijo un empresario hondureño que maneja por la ciudad con una pistola en su cinto y un asistente armado.

“Este país se está convirtiendo en el perfecto apocalipsis zombi. Estamos cayendo en el mundo de los estados fallidos”.

Fuente: The Telegraph

Editado por Angelo Olivieri

Fuente: http://www.americaenelmundo.com/bienvenidos-honduras-el-pais-mas-peligroso-del-mundo/?fb_action_ids=10151967674279370&fb_action_types=og.recommends&fb_source=other_multiline&action_object_map=

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: